10 consejos para dejar de pensar en negativo

 

“No lo voy a conseguir”, “Siempre todo me sale mal”, “Que mala suerte tengo”… Si mantenemos una actitud negativa ante la vida, raro será que algo nos salga bien, todo nos parecerá malo, inalcanzable, poco…  Los pensamientos negativos, inconscientemente, nos alejan de las metas que que realmente queremos conseguir. Todos tenemos momentos en los que la negatividad se apodera de nosotros. Sin embargo, si pensar en negativo se convierte en un hábito, esto puede destruir tu moral, tu autoestima, tu capacidad para hacer cosas, te hace más propenso a padecer depresión y ansiedad y tiene un efecto muy perjudicial en tus relaciones sociales. ¿Acaso hay alguien a quien le guste tener un amigo que solo ve lo malo  y encuentra un problema en todo? Aquí te damos 10 consejos para ayudarte a dejar de pensar en negativo.

Dejar de pensar en negativo

Dejar de pensar en negativo

¿Qué es un pensamiento negativo?

Los pensamientos negativos son aquellos, respecto a los demás, uno mismo y el mundo, que aparecen en nuestra mente de forma involuntaria, suelen ser irracionales y nos hacen sentir mal. ¿Cómo identificarlos?

  • Son generalizaciones: Cuando un pensamiento contiene “nada”, “todo”, “nunca”, “siempre” y te hace sentir mal, sospecha.
  • Son dramáticos: “Es terrible”, “horroroso”, “no hay nada peor que…”
  • Adivinan el futuro: “Voy a fracasar”. Nos adelantamos a los acontecimientos, como si supiéramos que ocurrirá de antemano.
  • Creernos los culpables de todo: “Mi compañero ha sido muy borde conmigo, seguro que es por mi culpa”.
  • Leer la mente de los demás: “No le he saludado, seguro que piensa que soy un borde”.

10 Consejos para dejar de pensar en negativo:

1. Apunta tus pensamientos negativos

El primer paso para dejar de ser una persona negativa es ser consciente de los pensamientos negativos que tenemos a lo largo del día. Si somos conscientes de ellos y de la forma que toman, seremos más capaces de reflexionar sobre ellos y cambiarlos.

¿Cómo hacerlo?: Llevar un registro del mal hábito del que te quieres deshacer (o auto-registro) es una forma muy eficaz para aprender sobre él. Lleva contigo una libreta o un papel doblado y un bolígrafo en todo momento. Puedes registrar solamente el pensamiento que has tenido, pero también puedes sacar más información, como el malestar que te ha generado ese pensamiento, qué te ha llevado a pensar así y qué has hecho después.

Dejar de pensar en negativo

Dejar de pensar en negativo: apunta tus pensamientos negativos

2. Busca una alternativa a ese pensamiento

Una vez que has apuntados varios de tus pensamientos, estos se hayan vuelto más conscientes y te hayas dado cuenta de que esos pensamientos que llamas”realistas” sólo te hacen sentir mal, piensa en una alternativa a estos.

¿Cómo hacerlo?: Si por ejemplo has pensado: “Esta entrevista de trabajo va a ser un desastre, no voy a conseguirlo, no estoy suficientemente cualificado”, lo puedes cambiar, por ejemplo, a: “Puede que no sea el candidato perfecto, pero yo voy a hacerlo lo mejor posible”. Puedes apuntar los pensamientos alternativos en tu autorregistro. Poco a poco, con la práctica, los alternativos te saldrán automáticamente.

3. No leas la mente

Muchos pensamientos negativos provienen de nuestro empeño en leerle la mente a los demás. Creemos que sabemos lo que los demás están pensando. Por ejemplo, si vemos a nuestro compañero de trabajo y no nos ha saludado, podemos pensar: “Es porque le caigo mal”. ¿Acaso eres adivino o lector de mentes? Lo cierto es que todavía nadie ha desarrollado esa capacidad.

¿Cómo hacerlo?: Como sabemos que no eres adivino o adivina, piensa en los hechos objetivos. Actúa como un científico. “¿Tengo alguna evidencia de que esto sea así? ¿Realmente se a ciencia cierta que le caigo mal a mi compañero de trabajo? ¿Acaso me lo ha dicho?”. Tanto si es cierto que tienes evidencias, como si no las tienes pero sigues pensando que le caes mal, ¿por qué no lo compruebas y se lo preguntas directamente? Si no puedes recabar los datos objetivos, no tienes evidencia suficiente de que eso sea así. Piensa entonces en una explicación alternativa que no te genere malestar: “No me habrá visto”, “tendrá un mal día”. Puedes hacer una lista con las explicaciones más plausibles a esa situación.

4. Tira el pensamiento a la basura

Según un estudio de la Universidad de Ohio, con la colaboración de investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid, apuntar los pensamientos negativos en un papel y luego tirar este a la basura, realmente nos ayuda a deshacernos del pensamiento. Este mecanismo nos ayuda a etiquetar el pensamiento como un objeto no válido, inútil, como basura.

¿Cómo hacerlo?: Es sencillo. Simplemente escribe en una hoja de papel los pensamientos negativos de los que te quieres deshacer. Arruga o rompe la hoja y tírala a la papelera. También funciona si lo haces desde tu PC, en un procesador de texto y luego arrastras el documento hasta la papelera de reciclaje. Si no tienes nada de esto a mano, puedes intentar visualizar tu pensamiento y tirarlo a una papelera imaginaria. Es posible que el pensamiento vuelva. En ese caso puedes volver a intentarlo. Con el tiempo y la práctica, el  pensamiento tardará más tiempo en volver.

Dejar de pensar en negativo

Dejar de pensar en negativo: Tira el pensamiento a la papelera, literalmente.

5. Rodéate de personas  positivas

De la misma manera que las personas te pueden contagiar su negatividad, el optimismo también se puede contagiar. Evita a las personas que sólo ven lo negativo en todo y rodeáte de personas que te aporten felicidad y buenas vibraciones.

¿Cómo hacerlo?: Intenta pasar el menor tiempo posible con esas personas tóxica que desprenden negatividad. Pasa más tiempo con personas positivas. Aprende de ellas la forma que tienen de ver el mundo, pídeles consejo. Cuando tengas un pensamiento negativo, pregúntales cómo lo ven ellos.

Dejar de pensar en negativo

Dejar de pensar en negativo: rodéate de personas positivas

6. Disfruta de lo positivo

Muchas veces nuestra negatividad proviene de una incapacidad de disfrutar de lo positivo que nos sucede en nuestra vida.

¿Cómo hacerlo? No infravalores tus logros, felicítate por ellos. Disfruta del momento presente. Practicar meditación Mindfulness puede ayudarte a ello.

7. Sé agradecido

Es muy fácil que nos dejemos llevar por las cosas desagradables que hemos vivido durante el día, y no nos paramos a pensar en que también ha habido cosas positivas. Siempre hay algo positivo, el problema es que nos cuesta mucho verlo a veces. Se agradecido por lo bueno que te pasa cada día. De esta manera te resultará más fácil dejar de guiar tu vida desde lo negativo.

¿Cómo hacerlo?: Ten un diario en el que, al final de cada día, apuntes las cosas que te han pasado por las que deberías estar agradecido.

8. No te quejes tanto

Quejarse de las desgracias puede servirnos para desahogarnos en un momento dado y está bien de forma puntual. Sin embargo, al quejarnos continuamente estamos focalizándonos de nuevo en lo negativo. Y, además, no estamos haciendo nada por solucionar esa situación que tanto nos molesta.

¿Cómo hacerlo?: Cada vez que haya una situación desagradable y vayamos a quejarnos, piensa primero “¿Tiene solución?”. Si la tiene, no te quejes y ponte a ello. Si no la tiene, intenta ver la situación de la mejor manera posible. Acéptala. La meditación Mindfulness también te puede ayudar a aceptar las cosas desagradables que nos suceden en nuestra vida. Ninguna situación dura eternamente. Son como nubes que viene y se van.

9. No generalices lo negativo

¿Eres de los que dicen “siempre me pasa a mi”, “que mala suerte tengo”? Generalizar lo negativo que te ocurre, además de hacerte sentir fatal, suele estar bastante alejado de la realidad.

¿Cómo hacerlo?: Cuando pienses o digas cosas como “siempre me pasa lo mismo”o “todo lo malo me pasa a mi” párate un momento a pensar. ¿Realmente es siempre? Haz una lista de las cosas buenas que te han pasado en la vida. De esta manera te darás cuenta de que no es cierto que siempre te pasen cosas malas. Es inevitable vivir experiencias negativas, y siempre hay rachas malas. Pero también vivimos cosas maravillosas a las que no damos la importancia suficiente.

10. Distráete

A veces sabemos perfectamente que ese pensamiento negativo que nos ha venido a la cabeza es una tontería y no tiene ningún fundamentos, pero aún así, no podemos evitar tenerlo. En estos casos lo mejor es distraerte, pensar en otra cosa y dejar que ese pensamiento desaparezca.

¿Cómo hacerlo?: Podemos llevar a cabo la técnica parada de pensamiento. Cuando aparezca ese pensamiento indeseado, grita mentalmente “basta”,si la situación lo permite da un golpe a la mesa. Puedes probar cualquier cosa que te ayude a romper la cadena del pensamiento. También puedes probar a pensar en otra cosa, en algo agradable, como los planes que tienes para el fin de semana o imaginarte en una escena relajante.

Aprende más acerca de los pensamientos negativos y cómo deshacerse de ellos en el siguiente vídeo. ¡Activa los subtítulos!

 

 

Psicóloga en continua formación. Apasionada de la sexología y la intervención psicológica. Deseosa de mejorar la calidad de vida de las personas mediante la práctica clínica y la comunicación a través de la red.

This post is also available in: Ruso