7 claves para ser feliz

 

¿Por qué nos cuesta tanto ser felices? ¿Por qué nos da la sensación de que se nos resiste?  A pesar de que cada vez vivimos mejor y tenemos más cosas, parece que la felicidad todavía es algo que se nos escapa de las manos. La buena noticia entonces es que, a falta de pociones mágicas, la ciencia nos da las claves para ser feliz. En los últimos años, son muchas las investigaciones que se llevan a cabo entornos a la felicidad y el bienestar. El profesor  de la Universidad de Harvard Tal Ben-Shapar, que investiga todo lo relacionado con la felicidad, asegura que el secreto de una vida más rica y feliz es aceptarla tal y como es ya que eso “te liberará del miedo al fracaso y de unas expectativas demasiado perfeccionistas”. El neurocienctífico Dr. Richard Davidson, director del Center for Healthy Minds de la Universidad de Madison-Wisconsi, insiste en que “la felicidad y el bienestar son habilidades que pueden ser entrenadas y aprendidas”. Entonces, ¿qué consejos nos da la ciencia para poder conseguir la tan ansiada felicidad?

claves para ser feliz

7 sencillas claves para ser feliz

 

1- Deja de buscar la felicidad, y empieza a vivirla

Como bien dice el profesor Ben-Shapar, una de las causas de no ser felices, es la propia expectativa de que tenemos que serlo. El pensar continuamente en que debemos ser felices, no solo no provoca felicidad sino todo lo contrario. En un estudio de June Gruber vieron que la búsqueda de la felicidad provocaba angustia. ¿El motivo? No ser capaces de manejar la frustración que nos provoca no encontrarla.

Tenemos que ser conscientes que la felicidad no es producto de hacer una sola cosa, sino que probablemente se trata de un cambio en nuestro estilo de vida que puede requerir algo más de tiempo (y más resistencias): aprender a relajarse, a soltar, a dar las gracias, a no presionarse.

Mathama Gandhi decía que la felicidad se alcanza cuando lo que una piensa, hace y dice está en armonía. Hazle caso y vive de acuerdo con lo que piensas y sientes. Vivir pendiente de lo que piensan o quieren los demás es una pérdida de tiempo. Esto lo aprendemos de los pacientes de cuidados palitiavos de Bonnie Ware. Al final de la vida, de lo único que se arrepintieron fue de haber tenido el valor de vivir una vida propia en vez de lo que otros esperaban. Seamos valientes y vivamos de acuerdo a lo que somos y sentimos.

clavclavesclaves para ser feliz

2- Vive el ahora para ser feliz

 

Vivir en el presente, estar conectados en el momento es uno de los factores claves de la felicidad, sin embargo es una de las cosas que más nos cuesta. En un famoso estudio conducido por Killingsworth & Gilbert vieron que las personas  pasaban más del 47% de su tiempo divagando y que esto, además, les hacía ser infelices. Y no solo eso, en otro estudio con adolescentes se vio que los jóvenes preferían (asombrosamente) recibir descargas eléctricas que estar sentados sin hacer nada.

Investigaciones recientes, conducidas por el Dr. Davidson, han demostrado que la práctica de mindfulness disminuye la activación de las áreas cerebrales que se activan mientras estamos divagando o sin hacer nada (áreas mediales prefrontales y del cingulado anterior), lo que nos ayuda a estar más centrados en el presente, por tanto la meditación nos puede ayudar a la hora de empezar a centrarnos en el presente.

3- Practica la gratitud para ser feliz

La gratitud, el sentimiento de aprecio por las cosas que tenemos, es clave para ser felices. Agradecer implica, de algún modo, aceptar tu vida tal y como es, y también tiene que ver con vivir el momento.

Agradece las cosas que has conseguido, los amigos y familia que tienes, agradece el sol por la mañana, agradece a la naturaleza y el universo. Agradece que puedes ver, oler, sentir, vivir…

Hay estudios que confirman el impacto que tiene la gratitud en el bienestar emocional y la felicidad de las personas. Por ejemplo, en el trabajo liderado por el profesor Toepfer de la Kent State University vieron cómo escribir cartas de agradecimiento incrementaba la felicidad y la satisfacción vital mientras disminuía los síntomas de depresión en los participantes. Así que ya sabes, algo tan sencillo como escribir un pequeño agradecimiento antes de ir a dormir o al levantarte por la mañana, puede ser lo que marque la diferencia para conseguir ser feliz.

4- Haz deporte para ser feliz

 

Hacer deporte sale en todos los consejos de salud y bienestar que podamos dar. Los efectos beneficios del ejercicio para la salud, tanto física como mental, están más que demostrados. Al realizar ejercicio el cuerpo libera endorfinas, unos opiáceos naturales, que disminuyen el dolor, nos provocan placer y nos hacen estar más felices.

En un estudio con pacientes depresivos vieron que aquellos pacientes a los que se les había suspendido la medicación pero se les prescribió ejercicio físico mostraban no solo mayores índices de recuperación, sino también menos recaídas en el futuro.

No seas vago, y haz un poco de ejercicio cada día. No hace falta que corras una maratón ni que te vuelvas loco con el  gimnasio. Con caminar 30 minutos diarios es suficiente.

5- Ayuda a los demás y sé generoso para ser feliz

 

“Si quieres felicidad durante una hora, échate una siesta.

 

Si quieres ser feliz durante un día, ves a pescar.

 

Si quieres ser feliz durante un mes, cásate.

 

Si quieres ser feliz durante un año, hereda una fortuna.

 

Si quieres ser feliz para toda la vida, ayuda a alguien” 

 

Proverbio Chino

 

Los chinos no van nada errados, y desde hace siglos han tenido claro que el secreto de la felicidad propia pasa por la felicidad ajena, por ayudar a los demás. Si os fijáis echarnos la siesta o ir a pescar son placeres momentáneos, que por si solos no generan estados de felicidad muy largos. Casarse o heredar una fortuna sí que son cosas que pueden cambiar nuestras vidas, pero teniendo en cuenta que las personas nos adaptamos muy rápido a las situaciones, es probable que con el tiempo el hecho de habernos casado o recibir mucho dinero ya no nos genere mucha felicidad. Queremos más. Lo que sí provoca un bienestar más duradero es ayudar a los demás. Incluso la ciencia nos da muestras de ello. Por ejemplo en un metanálisis (estudio donde se analizan varios estudios sobre una misma temática) se mostró como donar tiempo en un voluntariado aumentaba la sensación de bienestar y satisfacción personal de los participantes, es decir, se sentían más felices.

De hecho, se sabe que uno de los mayores indicadores de felicidad y bienestar es la calidad de las relaciones sociales que tenemos. Se ha visto que cuando se obliga a sujetos a vivir en aislamiento social, se activan las mismas cerebrales que cuando se experimenta dolor físico. ¿Y cual es la mejor manera de mejorar la calidad de nuestras relaciones sociales?  Sin lugar a dudas, los comportamientos que más incrementan los lazos sociales entre individuos son el altruismo y el comportamiento pro-social, que incluye la empatía (ser capaz de entender los sentimientos del otro) y la compasión (preocupación sincera por el otro y deseo de mejorar sus situación).

claves para ser feliz

El comportamiento pro-social, la amabilidad hacia los demás, aumenta la aceptación por parte del grupo. Es decir que cuanto más amables seamos con nuestros compañeros, más gustaremos y más probable será que tengamos muchos, y muy biuenos, amigos.

El altruismo, el ser generoso con los demás, también aumenta considerablemente nuestra percepción de felicidad o así se desprende de un estudio  realizado por la Universidad de British Columbia donde los participantes que gastaron más dinero en otros se sintieron más felices que los que no.

Además, el altruismo y una conducta pro-social no solo se han asociado a felicidad y bienestar sino también a una mejor salud y mayor longevidad. Y se ha visto que esto no solo pasa en niños y adultos, sino que también es algo universal, que se da en diferentes culturas.

Así, parece que una de las claves para ser feliz está en centrarnos en el bienestar de los demás. Ayudarlos en aquello que podamos y ser generosos con ellos. ¡No lo dudes, la clave de tu felicidad pasa por cuidar y mimar a los tuyos y tu entorno!

6- Sonríe o Ríete a carcajadas para ser felíz

Todos hemos experimientado los beneficios de la risa, lo bien y relajados que nos sentimos después de una buena risotada entre amigos. La ciencia apoya esta teoría y un estudio mostró como  aquellos que sonreían como resultado de pensar en cosas positivas mejoraban su humor, mientras que los que sonreían de manera fingida (sin pensar en nada agradable) lo empeoraban.

Así que ya sabes, intenta sonreír a lo largo del día ¡pero no lo finjas! Céntrate  en pensar cosas bonitas y que te gusten: unas vacaciones en una isla desierta, piensa en tu hija o en alguien a quien quieres mucho, en algo divertido que te pasó…

7- Júntate con personas positivas y felices.

 

Dicen que todo se pega menos la hermosura. Aunque este dicho popular es un poco tonto, y probablemente no todo se pega… lo que supongo que sí  te habrá pasado es que cuando te rodeas de gente positiva y feliz, como que también se te pega un poco. Y lo mismo para la tristeza, ¿nunca te has sentido pesado y cansado después de pasarte toda una tarde con alguien extremadamente negativo? ¿Nunca has sentido como hay personas que te chupan la energía?

Pues bien, parece ser que sí, que la ciencia también confirma que la felicidad se pega.  Un estudio realizado dentro del Framinghan Heart Study apoya esta tesis. Tras analizar a casi 5000 personas, con un seguimiento de unos  veinte años, vieron que la felicidad dependía de la felicidad de las personas con las que estaban conectadas.

Aléjate de las personas tóxicas y amargadas, y apuesta por personas positivas y alegres para compartir tu tiempo.

 

 

 

Cristina es psicóloga, especialista en neuropsicología, investigación y rehabilitación cognitiva. Sin embargo, es comunicadora de vocación. Apasionada por el lado más curioso y extraordinario de la neurociencia, acerca temas clínicos del sector salud-investigación a un público no especializado a través de publicaciones interesantes, amenas, que puedan inspirar y ser útiles para el lector.

This post is also available in: Inglés