Abuelos y nietos (y viceversa). Una relación importante

La importancia de los abuelos. Todo lo que necesitas saber sobre la relación entre abuelos y nietos: ¿Por qué los abuelos son tan importantes en la infancia? ¿Cual es el papel de los abuelos? ¿Qué beneficios tienen los abuelos para los nietos? ¿Y los nietos para los abuelos?  Además, en este artículo te contamos las 30 claves sobre cómo debe ser el abuelo perfecto. Y un pequeño test para saber qué tipos de abuelos existen. 

Abuelos y nietos

Abuelos y nietos

¿Por qué son importantes los abuelos?

Últimamente el rol de los abuelos ha ganado en importancia con respecto a la educación de los nietos. Conciliar la vida familiar con la laboral obliga a los padres a dejar a sus hijos con los abuelos. Sin embargo, la labor de los abuelos trasciende el cometido de quedarse al cargo de los nietos como último recurso. No sólo son los cuidadores en ausencia de sus padres, son una figura muy importante en el desarrollo emocional y psicológico de los niños. A continuación se repasan algunas de estas ventajas que tienen los abuelos con respecto a otros cuidadores.

Para los abuelos la importancia de pasar tiempo con sus nietos radica en los siguientes beneficios:

  • Según un estudio del Instituto sobre el Envejecimiento de la Universidad de Boston disminuye el riesgo de depresión.
  • Aumenta el bienestar psicológico de los niños hasta la edad adulta.
  • Los abuelos se sienten más jóvenes de lo que indica su edad.
  • Acercamiento a la gente joven.
  • Actualización en las nuevas tecnologías (abuelos con WhatsApp) o los denominados “yayoflautas”, reivindicando los derechos de los ciudadanos.
  • Perciben que son más partícipes de la vida familiar.
  • Se sienten más queridos.

Para los niños la importancia de los abuelos viene dada por los siguientes factores:

  • Los abuelos pueden actuar como árbitros en casos de conflicto familiar entre padres e hijos.
  • Los abuelos transmiten valores propios de la familia a sus nietos.
  • El fortalecimiento del vínculo entre generaciones llega de la mano de los abuelos ejerciendo su influencia sobre los nietos.
  •  Los nietos tienen una visión más realista de sus padres, ya que los abuelos les hablan de lo que hacían sus hijos a su edad.
  • Los nietos se sienten cómodos en un ambiente donde pueden expresarse y sin tantas obligaciones como tienen en su casa en contraposición con la casa de sus abuelos.

Abuelos y nietos (y viceversa). Una relación importante

¿Cómo ser el abuelo perfecto? 30 consejos para ser el mejor abuelo

Si quieres saber cuáles son los consejos que te convertirán en el abuelo perfecto sigue leyendo. Aquí van 30 claves que te convertirán en el mejor de los abuelos posible.

  1. El abuelo no debe ser nunca un padre.
  2. Tiene que existir buena comunicación entre abuelos y nietos.
  3. Los abuelos han de establecer límites. No queremos criar a un pequeño delincuente.
  4. El abuelo ha de actuar como modelo o referente.
  5. No deben olvidarse los abuelos de respetar las normas de los padres.
  6. Siempre como abuelos hay que ser más flexibles que los padres (sin pasarse).
  7. El abuelo no debe olvidarse de uno mismo (hobbies, espacio propio, tu tiempo).
  8. Los abuelos han de ser pacientes con los nietos.
  9. Si como abuelo tienes algún problema que no sabes solucinar es importante delegar o ser capaz de pedir ayuda.
  10. Los abuelos han de tener una relación más cómplice que de autoridad con los nietos.
  11. Ser objetivo y no dejarse llevar por la subjetividad es una virtud de los abuelos.
  12. El abuelo perfecto interactúa con sus nietos.
  13. Un buen abuelo es el que juega con sus nietos.
  14. Si eres su abuelo también puedes ser su confidente. Gánate la confianza de tus nietos y no les defraudes.
  15. Los abuelos han de hablar con los padres sobre lo que desconocen de sus hijos.
  16. No es beneficioso que los abuelos compitan.
  17. Un buen abuelo no ha de ser materialista en lo que da, es preferible hacer cosas que comprar o dar cosas.
  18. Como abuelo hay que evitar los favoritismos con los nietos.
  19. Toma la iniciativa como abuelo. Los nietos probablemente no mantengan el contacto de motu propio al principio.
  20. Colecciona recuerdos familiares. Los abuelos son los encargados de perpetuar la historia familiar y transmitírsela a los nietos.
  21. Procura no criticar. Los nietos copian lo que ven en el abuelo. Tal vez te convenga conocer el poder que tienen tus palabras: Efecto Pigmalion en los niños.
  22. Los juicios son nocivos. La experiencia de los abuelos radica en mirar la vida desde otra perspectiva.
  23. Sé flexible. El pensamiento de los abuelos tiende a ser más rígido con la edad.
  24. Ten un criterio abierto. Los abuelos están abiertos a escuchar a los demás y no juzgar.
  25. Haz comentarios constructivos. La sabiduría de los abuelos les permite aconsejar a los nietos.
  26. Visita cuando te inviten. Los abuelos que se presentan sin avisar pueden llegar a ser una molestia. No invadas el espacio de los demás reiteradas veces, aunque una visita sorpresa siempre es agradable.
  27. Acepta que no te necesiten. Los abuelos pueden ser de gran ayuda para sus nietos pero no siempre es así.
  28. Sé imparcial en conflictos entre padres e hijos. Los abuelos no han de posicionarse a favor de sus hijos o nietos nunca.
  29. Deja tu legado. Transmite tu sabiduría. Los abuelos tienen valores y habilidades que pueden enseñar a sus nietos.
  30. Hazte querer. Entre los abuelos y los nietos existe el amor pero hay que potenciarlo.

    La importancia de los abuelos

    ¿Cómo ser el abuelo perfecto?

¿Qué tipo de abuelo eres? ¡Haz el test!

Como bien sabemos, por nuestras experiencias personales, no todos los abuelos son iguales. Encuentra qué tipo de abuelo eres tú eligiendo la respuesta que más se adapte a lo que tú harías en la misma situación. Recuerda anotar la letra que has elegido.

  1. Si tu nieto se tira al suelo a patalear y llorar:
    1. Se merece un castigo sin algo que le guste.
    2. Le ofrezco algo que le guste si deja de llorar.
    3. Hay que explicarle el por qué y dejarle ahí hasta que se le pase.
    4. Intento razonar con él hasta que entienda por qué.
    5. Mis nietos creo que ni patalean ni lloran.
  2. Es hora de cenar:
    1. Me aseguro de que se lo comen todo.
    2. Les pregunto qué quieren cenar o pedimos una pizza.
    3. Si sus padres han dejado algo de cenar se lo caliento y sino preparo algo.
    4. Depende de lo que hayan comido hay que guardar el equilibrio alimenticio.
    5. ¿Dónde están sus padres con la hora que es? ¿No piensan darles de cenar?
  3. Es el cumpleaños de tu nieto:
    1. Le compro un regalo que vaya a necesitar, nada de caprichos.
    2. Hace tiempo me dijo que quería el juguete del escaparate de aquella tienda. Es la oportunidad perfecta para regalárselo.
    3. Le preguntaré a sus padres qué creen que podría regalarle.
    4. Le compraré algo educativo con lo que puedan aprender o algo que de pequeño le gustaba a su padre.
    5. Dinero estará bien.
  4. Estás hablando con tu hija por teléfono y oyes como discute con tus nietos:
    1. Si les educara mejor no tendría esos problemas.
    2. Hago una broma sobre la situación.
    3. Le aconsejo que tenga más paciencia con ellos y que se fije en cómo les trato yo cuando vienen a casa.
    4. Le recuerdo lo mal que se portaba ella a su edad.
    5. La pregunto si prefiere que la llame luego.
  5. Vienen tus nietos de visita:
    1. A ver qué tal se portan.
    2. Ya les he comprado caramelos y a lo mejor vamos luego al cine.
    3. ¿De visita? ¡Pero si se pasan las tardes en casa!
    4. Saco los álbumes de fotos y empiezo a contar historias de la familia.
    5. Espero que no haya malas noticias ¿es por el cumpleaños de alguien?

Neugarten y Weinstein clasificaron a los tipos de abuelos en cinco estilos de crianza distintos.

  1. Mayoría de A. Abuelos autoritarios. Los abuelos autoritarios tienen un comportamiento rígido y tradicional. Estos serían los “abuelos sargento” que siempre están pendientes de lo que haces o lo que dices.
  2. Mayoría de B. Los abuelos relajados no autoritarios. Los abuelos no autoritarios son aquellos que buscan diversión. Estos son los abuelos divertidos, los que te llevan al cine, a comer un helado…
  3. Mayoría de C. Sustitutos. Los abuelos sustitutivos son como un seven eleven. Están disponibles las 24 horas, los 7 días de la semana. Para ellos cuidar de sus nietos es una responsabilidad ineludible.
  4. Mayoría de D. Reserva de sabiduría. Los abuelos sabios que lo conocen todo sobre las raíces familiares, los guardianes de la información. También conocidos como “los abuelos cebolleta”.
  5. Mayoría de E. Distantes. Los abuelos distantes rara vez ven a los nietos. Ni están ni se les espera.

¿Deben cuidar los abuelos de los nietos?

Cuál ha sido mi sorpresa al investigar los aspectos positivos acerca de la importancia de los abuelos en la vida de los nietos, ver que diversas publicaciones afirmaban que existían grandes desventajas ¡y hasta riesgos para la salud! La edad en sí es un factor de riesgo para la salud. Hay que apelar al sentido común, si existe un problema de salud físico grave a lo mejor no es adecuado dejar a los abuelos al cuidado de los nietos.

Es conveniente, asimismo, estar alerta de posibles signos psicológicos o indicadores de que los abuelos están sobrecargados por la responsabilidad de cuidar de los nietos. Los abuelos con apatía, falta de vitalidad, confusión mental o depresión como consecuencia de hacerse cargo de sus nietos son algunos ejemplos de situaciones en las que es conveniente intervenir. Como solución existe el establecimiento de límites de tiempo y espacio para que los nietos no supongan una carga para los abuelos.

También es evidente que la mayoría de los abuelos miman a los nietos, quizá en exceso. Son consentidores y poco exigentes, entrando en conflicto con las exigencias de su casa.

Esto en ocasiones puede interferir seriamente en la educación de los niños, por lo que hay que tomar medidas. Siempre teniendo en cuenta que los abuelos no son los responsables de la educación de los nietos, de eso se encargan los padres.

Lo más importante para evitar esta interferencia es la buena comunicación y el establecimiento de límites. Esta labor compete a todos: abuelos, hijos y nietos.

En la revista Anuario de Psicología del año 2000 se publicaban unos datos muy curiosos relacionados con la importancia de los abuelos en la vida de los nietos:

  • Los nietos varones están más distanciados de sus abuelos que las nietas.
  • Son más distantes los abuelos paternos que los abuelos maternos, más cercanos a sus nietos y ejercen un impacto más positivo.
  • Las abuelas están más relacionadas con el afecto y los abuelos se asocian más al conocimiento.

La importancia de los abuelos y la vejez. Una etapa de la vida común.

Integrar a las personas mayores en general en la sociedad, y a los abuelos en particular, es vital. Nos hace comprender una etapa de la vida fundamental, la vejez, que nos conduce inevitablemente a la muerte. Se han llevado a cabo campañas para concienciar de la importancia que tiene encontrar un lugar para los ancianos. Sobre todo en lo tocante a su dignidad. En otras culturas, como la china, el papel de las personas mayores se acerca más al de sabio que al de viejo. Sin embargo en nuestra cultura, por el contrario, tendemos a eliminar lo que no es nuevo.

Aún así, parece ser que nos estamos concienciando para evitar esta actitud errónea. Hace unos años en Grecia, emitieron el siguiente anuncio relacionado con el trato que los mayores reciben de sus hijos. Es absolutamente aleccionador.

Acompañar a los mayores cuando existen dificultades es una labor atribuida a los psicólogos. Pero es fundamental que la iniciativa la tome la familia. Es la principal responsable de darles apoyo, seguridad y amor.

Es de vital importancia que no se deshumanice el trato hacia los abuelos. Es bueno que la enfermedad y la muerte sean facetas incorporadas en nuestra vida. Dos cuestiones que en culturas distintas a la nuestra están integradas por tener un sentido de grupo familiar más cohesionado. Tanto es así, que en algunos lugares estos grupos familiares amplios viven bajo el mismo techo. Esta cohesión favorece la buena relación tanto fuera como dentro de la familia. Así como el conocimiento de otras etapas de la vida, que serán de una gran ayuda en el futuro.

Si todavía puedes, llama a tus abuelos, diles que les quieres, escribe una carta remitida por sus nietos, invítalos a tu casa o ve tú a la suya.