10 Actividades de estimulación cognitiva para demencias

 

Las demencias, y la enfermedad de Alzheimer como su manifestación más común, son enfermedades altamente incapacitantes que implican el deterioro de las capacidades cognitivas de la persona, tanto de la memoria como del pensamiento o del juicio, hasta el punto de interferir gravemente en las actividades de la vida diaria del paciente.  La demencia representa un grave problema de salud pública, tanto por su alta prevalencia como por las graves consecuencias sociales y económicas que provocan, tanto en el paciente como en sus familiares. El impacto familiar se agrava por la falta de recursos terapéuticos y económicos. Es habitual que los cuidadores se sientan “quemados” por la responsabilidad y el desgaste que representa cuidar de un familiar con  demencia sin las ayudas adecuadas. Es importante que la persona con demencia pueda mantenerse autónomo durante el mayor tiempo posible, por eso las actividades de estimulación cognitiva para demencias pueden frenar el empeoramiento de sus capacidades cognitivas. Aunque los programas de estimulación cognitiva debería hacerlos un experto de neuropsicología tras una evaluación extensa de las capacidades cognitivas del paciente, queremos dejaros con algunos recursos que os pueden venir bien. Os proponemos una serie de actividades de estimulación cognitiva para demencias que podéis hacer en casa y que además intervenir sobre las capacidades mentales de vuestros familiares, os servirán para fortalecer vuestras  relaciones sociales y emocionales, aumentar la autoestima e identidad del paciente e incrementar autonomía personal.

actividades de estimulación cognitiva para demencias

10 actividades de estimulación cognitiva para demencias

Hay muchas actividades y juegos que podemos proponer a nuestros familiares con demencia que ayudarán a estimular sus capacidades cognitivas (memoria, atención, lenguaje, razonamiento, praxias…), pero también tendrán un repercusión en su bienestar emocional y su autoestima. Compartir un rato con ellos, darles amor, comprensión y hacerlos sentir útiles e importantes, sigue siendo la mejor terapia.

1- Jugar con plastilina

Dale una pelota de plastilina y anímale a que haga algo: un perro, un pastel, una pera o un cenicero. Jugar con plastilina es bueno para hacer ejercicio con la mano y estimular las praxias. Además es una actividad muy divertida, familiar e intergeneracional. Aprovecha la actividad para juntar a tres generaciones y que nietos y abuelos disfruten de una actividad conjunta con el objetivo común de crear, crear y crear… y pasárselo bomba.

2- Clasificar objetos

Anima a tu familiar a clasificar objetos. Por ejemplo, podrías ponerle botones y que los tuviera que clasificar según colores o tamaños. También puedes utilizar alimentos como legumbres o frutas, pelotas, piedrecitas, conchas o cualquier cosa que se te ocurra.

Estas actividades nos sirven para estimular las funciones ejecutivas, la abstracción y el razonamiento.

3- Haz un libro

Coged revistas viejas y pídele a tu familiar que te busque algo concreto. Pídele, por ejemplo que busque: pájaros, bebés, animales, coches, gente famosa, alimentos… Eso sí, pídeselos de uno en uno, ¡no le lies! Después pídele que recorte los objetos y que se monte una historia y haga un “libro” con ellos. Supervisa que tu familiar puede cortar y utiliza unas tijeras de punta redonda.

4- Diario  autobiográfico

Si le gusta escribir, puedes pedirle que haga un diario autobiográfico de su vida. Empezando desde que era pequeña hasta ahora. Repasad las fotos antiguas y las podéis añadir al diario para ayudar y dar apoyo al relato. Pídele que te explique quienes son los que aparecen en la foto, que estaban haciendo, cuantos años tenían, etc… Que te cuente anécdotas de su vida y de las experiencias que recuerde.

Si no le gusta mucho escribir, lo podéis hacer solo oral y hacer un álbum especial de fotografías o incluso grabarlo en vídeo para luego poder ver como explica todas sus historias.

Con este tipo de actividad estimulamos la memoria y el lenguaje.

http://blog.cognifit.com/es/sintomas-de-alzheimer/

5- Descubre lo que hay en la bolsa

Este juego es más divertido si lo hacéis entre más gente. Puedes animar al resto de tu familia a participar y a los niños, que seguro les encantará. Mete en una bolsa grande todo tipo de objetos: pelotas, revistas, frutas, calcetines, rodillos de hilo, bayetas, cucharas… Ahora pide a los participantes que metan la mano y que te digan que objeto han cogido.

Ese ejercicio sirve para estimular las gnosias táctiles, o la capacidad para reconocer objetos por el tacto.

6- Utiliza CogniFit: Programa líder en evaluación y estimulación cognitiva para demencias

La estimulación cognitiva de CogniFit es el tratamiento no farmacológico más utilizado en casos de deterioro cognitivo leve y alzheimer, o demencias en su etapa temprana. La tecnología de CogniFit está normalizada y validada por la comunidad científica. El programa se centra en la neuroplasticidad, que es la capacidad del cerebro para crear nuevas conexiones neuronales, recuperarse y reestructurarse, permitiendo ralentizar la evolución de la enfermedad, y preservar, por más tiempo, las habilidades cognitivas de la persona, mejorando su calidad de vida.

CogniFit es el programa clínico líder en entrenamiento cerebral. El programa consta de divertidos juegos científicos, basados en estudios clínicos, que pueden practicase online.

¡Solamente tienes que registrarte! La batería de juegos de CogniFit, permite evaluar y medir de forma precisa las debilidades y fortalezas cognitivas de cualquier persona (con, o sin demencia). Después de practicar los ejercicios, CogniFit mostrará un gráfico con los resultados cognitivos y presentará automáticamente el régimen de entrenamiento personalizado que mejor se adapta a las necesidades cognitivas de cada individuo.

Cómo prevenir la demencia: Nuestro cerebro es moldeable y elástico, la estimulación cognitiva para alzheimer y otras demencias promueve la plasticidad cerebral y favorece que se produzcan nuevas conexiones entre las neuronas.

7- MasterChef

Una buena estrategia de estimulación cognitiva para demencias, es que pidas a tu familiar que te ayude en la cocina. Déjale hacer la receta pero supervisa como lo está haciendo. Pídele que haga recetas adaptadas a su nivel de competencia. Pueden ser cosas sencillas, como una ensalada de frutas: pídele que corte las piezas de fruta (con cuchillos de plástico, por ejemplo), que añada el yogur y ¡listo para comer! O recetas un poco más elaboradas si es capaz de hacerlas ¡ves probando!

8- Mima a tu mascota

Si os gustan o tenéis animales, supongo que os habréis dado cuenta de que son perfectos para tratar todo tipo de enfermedades, y entre ellas también la demencia. Que se involucren en el cuidado o en darles de comer o en sacarles a pasear (a los perros) ejerce efectos terapéuticos en muchas enfermedades.

9- Música para la intervención cognitiva

Utiliza la música como aliada para la intervención cognitiva. Pon una música que le guste y conozca, y mira a ver qué pasa. Quizás cante la canción, o se ponga a bailar o simplemente se relaje. Puedes inventarte otras actividades para trabajar con la música, por ejemplo podéis trabajar las letras de las canciones, ver si se la sabe, qué entiende, qué le recuerda o le sugiere…

10- Juegos de mesa

Los juegos de mesa son grandes aliados para estimular las funciones cognitivas de nuestros familiares y además pasar un buen rato en familia. Jugar al pictionary, al memory o al trivial. Eso sí, las preguntas o los ítems tienen que ser sencillos y adaptados a las capacidades de nuestro familiar, es decir, tiene que poder hacerlo ya que no queremos que se frustre. Por ejemplo, si en el pictionary tiene que dibujar algo que sean cosas concretas como una pera o un perro, no conceptos muy abstractos como “la envidia”, y dar el tiempo que se necesite si dibuja muy lento

Cristina es psicóloga, especialista en neuropsicología, investigación y rehabilitación cognitiva. Sin embargo, es comunicadora de vocación. Apasionada por el lado más curioso y extraordinario de la neurociencia, acerca temas clínicos del sector salud-investigación a un público no especializado a través de publicaciones interesantes, amenas, que puedan inspirar y ser útiles para el lector.

This post is also available in: Francés Alemán Ruso