Adicción a las redes sociales, al móvil y a Internet: Guía para comprender y abordar el problema

 

¿Pasa tu hijo demasiado tiempo con el teléfono móvil? Es muy probable que la respuesta sea afirmativa. En este artículo te proponemos un completo manual que aborda la adicción a las redes sociales, al móvil o a Internet; qué es, causas, consecuencias, la responsabilidad de los padres, un test  para descubrir si existe adicción a Internet. También te damos pautas y consejos para para frenarlo y prevenirlo. Descubre una guía útil sobre la ciberadicción y cómo abordarla en la familia. 

 

Adiccion al movil y a interntet

Adiccion al movil y a interntet

Definición de las ciberadicciones

Las adicciones a internet, adicciones a redes sociales o al teléfono móvil, también denominadas ciberadicciones, pertenecen al grupo de adicciones sin sustancia o adicciones conductuales.

Es difícil discernir cuando una conducta es un hábito inofensivo o una adicción. Pero podríamos decir que se convierte en problemática cuando interfiere en actividades importantes como el trabajo, la escuela o la vida social.

En consulta psicológica se suele observar que las personas que pasan mucho tiempo online  (conectados a las redes sociales o internet) suelen tener más síntomas de depresión, ansiedad y otros problemas psicológicos. Aunque las redes sociales no tienen por qué ser la causa, ya que es posible que acudan a estas para mitigar su malestar.

Algunos expertos consideran que la adicción a las redes sociales o al teléfono movil es la forma más reciente de Adicción a Internet, un fenómeno del que se empezó a hablar en los 90. Todavía no hay un acuerdo en si incluir la adicción a internet como un tipo de adicción conductual, o es más un tipo de trastorno compulsivo.

Según la Asociación Americana de Psiquiatría (APA), en la última edición del Manual Diagnóstico de Trastornos Mentales, afirma que se incluye adicción al juego porque activa de forma similar a las drogas el sistema de recompensa del cerebro. Sin embargo, otros patrones de exceso conductual como juegos a través de internet y otras adicciones conductuales no se incluyen porque no hay evidencia suficiente para describir criterios diagnósticos para identificarlos como trastornos mentales.

En el siguiente vídeo aprendemos más acerca de las redes sociales y el uso excesivo de los móviles.

 

Síntomas de la adicción al móvil, internet y a las redes sociales

A continuación detallamos los signos y síntomas más comunes que un adolescente puede experimentar cuando su uso de las redes sociales se ha transformado en algo adictivo.

Síntomas conductuales de adicción a las redes sociales o Internet

  • Pérdida de interés en quedar con amigos y pasar tiempo con ellos.
  • Quiere estar solo la mayoría del tiempo, incluso si sus amigos están cerca.
  • Se vuelve irritable o se enfada si no puede volver a su ordenador o teléfono para comprobar las redes sociales.
  • Cualquier actualización de sus redes sociales le hace reaccionar de forma muy intensa.
  • Está en su habitación cada vez más tiempo y no quiere salir.
  • Cuando alguien se acerca, apaga la pantalla del ordenador o teléfono móvil.
  • Se comporta a la defensiva a la mínima provocación y se enfada si alguien usa su ordenador o teléfono.
  • El número de amigos o seguidores influye en cómo se percibe a sí mismo o el nivel de popularidad que tiene.
  • Comparte demasiados detalles privados y fotos en las redes sociales. Esto puede relacionarse con su necesidad de aprobación social y se reconocido por sus amigos.
  • Si te burlas de sus hábitos virtuales o sus amigos online puede reaccionar de forma agresiva.
  • Termina rápido otras tareas para pasar más tiempo en las redes sociales.
  • Puede evitar reuniones sociales o no cumplir sus compromisos y horarios.

Síntomas físicos de la adicción a las redes sociales

  • Quejas por dolor de cabeza, incomodez en los ojos o problemas de visión.
  • Dificultades de sueño, problemas para quedarse dormido o para permanecer dormido.
  • Variaciones de peso, puede ganar o perder mucho peso sin razón aparente.
  • Problemas como el Síndrome del Túnel Carpiano.

¿Cómo identificamos la adicción a las redes sociales?

Puedes usar las siguientes preguntas para hacerte una idea de si tu hijo tienen un problema de adicción a las redes sociales, pero intentando ser compresivo, sin juzgarle ni atacarle:

  • ¿Dependes de las redes sociales para sentirte bien durante el día?
  • ¿Te pones nervioso si no estas usando las redes sociales? ¿Tienes miedo de estar perdiéndote algo importante si no compruebas tus redes sociales?
  • ¿El uso de las redes sociales te ha causado problemas? (Problemas con amigos,  te ha distraído en clase o en el trabajo)
  • ¿Has intentado disminuir tu uso de redes sociales pero no has tenido éxito?

Test para identificar la adicción a internet

Con este Test de Adicción a Internet (IAT) puedes identificar el nivel de adicción al que nos enfrentamos. Aunque está orientada al uso de internet también se puede orientar al uso del teléfono móvil y a las redes sociales.

Contesta a las siguientes cuestiones con la respuesta que mejor representa la frecuencia de la conducta descrita mediante la siguiente escala:

0= nunca

1= rara vez

2= ocasionalmente

3= frecuentemente

4= Muy a menudo

5= Siempre

  1. ¿Con qué frecuencia encuentras que estás conectado más tiempo del que pretendiste?
  2. ¿Con qué frecuencia descuidas tus tareas para pasar más tiempo online?
  3. ¿Con qué frecuencia prefieres la emoción de internet a la intimidad o diversión de tus amigos, pareja y familiares?
  4. ¿Con qué frecuencia creas nuevas relaciones virtuales con usuarios de internet?
  5. ¿Con qué frecuencia se quejan los demás del tiempo que pasas conectado?
  6. ¿Con qué frecuencia tus notas escolares han sufrido debido a la cantidad de tiempo que pasas conectado?
  7. ¿Con qué frecuencia compruebas las notificaciones de las redes sociales antes de hacer cualquier otra cosa?
  8. ¿Con qué frecuencia tu rendimiento académico o laboral se ha visto afectado por el uso de internet?
  9. ¿Con qué frecuencia actúas a la defensiva o te callas cuando alguien te pregunta qué haces online?
  10. ¿Con qué frecuencia bloqueas pensamientos molestos acerca de tu vida con pensamientos reconfortantes acerca de internet o redes sociales?
  11. ¿Con qué frecuencia te encuentras a ti mismo anticipando cuando volverás a conectarte o a usar las redes sociales?
  12. ¿Con qué frecuencia temes en lo aburrida y vacia que sería la vida sin internet?
  13. ¿Con qué frecuencia gritas o das malas contestaciones cuando alguien te molesta mientras usas internet?
  14. ¿Con qué frecuencia pierdes el sueño debido al uso nocturno de internet?
  15. ¿Con qué frecuencia te preocupas por internet o redes sociales cuando estás desconectado o fantaseas acerca de volver a conectarte?
  16. ¿Con qué frecuencia te dices “solo unos pocos minutos más” cuando usas internet?
  17. ¿Con qué frecuencia intentas sin éxito reducir la cantidad de tiempo que usas el móvil o internet
  18. ¿Con qué frecuencia intentas esconder cuanto tiempo has estado conectado?
  19. ¿Con qué frecuencia eliges pasar más tiempo conectado antes que salir con otras personas?
  20. ¿Con qué frecuencia te sientes deprimido, de mal humor o nervioso cuando no estas usando internet o redes sociales, y se te pasa cuando te conectas?

Numera tus respuestas y súmalas para obtener la puntuación final. Cuanto más alta sea la puntuación mayor nivel de adicción y problemas se derivan del uso de internet.

No adicción 0-30 puntos

Adicción leve 31-49 puntos: Eres un usuario medio de internet. Puede que lo uses demasiado tiempo pero tienes control sobre tu uso.

Moderado: 50-79 puntos

Tienes algunos problemas derivados de tu uso de internet. Deberías considerar el gran impacto que tiene en tu vida.

Severo  80-100 puntos: Tu uso de internet está causando grandes problemas en tu vida. Deberías evaluar el impacto que tiene y solucionarlo.

Consecuencias de la adicción a las tecnologías

  • Perjudica las relaciones sociales (no virtuales). Los jóvenes elegirán las interacciones virtuales antes que las reales porque requieren mucho menos esfuerzos, disminuyendo mucho el tiempo que pasan con los amigos. Pasar poco tiempo interaccionado con amigos a la larrga puede producir baja autoestima y depresión.
  • Provoca estrés y ansiedad. Cuando los adolescentes no pasan en las redes sociales el tiempo que quieren, aparece la ansiedad.
  • Interrumpe el sueño. Muchas veces podemos preferir usar las tecnologías antes que dormir, reduciendo nuestro tiempo de sueño. La luz que desprende las pantallas también nos puede poner en un estado de alerta que luego nos dificulte el dormirnos.
  • Afecta a la concentración. Pensar todo el tiempo en las redes sociales y la necesidad de comprobarlas todo el tiempo nos distrae de cualquier cosa que estemos haciendo.
  • Disminuye el rendimiento escolar. Derivado del punto anterior, si no podemos concentrarnos en los estudios por culpa de las redes sociales, difícilmente podremos obtener unos buenos resultados académicos.
  • Causa problemas físicos. Las malas posturas derivadas del abuso de las nuevas tecnologías y la falta de ejercicio físico conlleva a dolores musculares y articulares y un aumento del peso corporal.
  • Falta de habilidades sociales en interacciones cara a cara. Si no practicamos nuestras habilidades sociales en nuestras relaciones cara a cara, con el tiempo no sabremos interaccionar con los demás si no es a través de las redes sociales.

El papel de la crianza en la ciberadicciones

Adicción a internet y al móvil en niños

Adicción a internet y al móvil en niños

Como explicamos en el artículo Los riesgos de calmar a los niños con el móvil o tablet, dejar que nuestros hijos pasen un tiempo ilimitado con las tecnologías conlleva muchos riesgos.

Uno de ellos es que aumenta el riesgo de padecer TDAH. Si desde pequeños les acostumbramos al contenido digital, van a tener mucha más dificultad de poder atender al contenido de la aburrida vida real.

Si se deja que el niño esté todo el día con pantallas de televisión, tablet, ordenador y móvil, no va a dedicar casi nada de tiempo a interaccionar con personas, por lo que no va a desarrollar sus habilidades sociales.

Muchas veces los niños ven normal estar todo el día pegados al móvil porque ven a sus padres hacerlo. El aprendizaje vicario, o por imitación es una poderosa herramienta de aprendizaje, pero a veces se nos puede volver en nuestra contra. Entonces luego no nos puede extrañar que nuestro hijo también lo haga.

Existe un Innovador test de TDA, TDAH e Hiperactividad online que permite realizar un completo screening cognitivo, y evaluar el índice de riesgo de presencia del Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad y su subtipo con una excelente fiabilidad. Si existe riesgo o sospecha de TDA-H recomendamos aplicarlo. Puede ser utilizado por niños a partir de 7 años y adultos. Su precio actual son 49.95€ y la información que te da sobre el perfil cognitivo del individuo es realmente útil. Os recomiendo que os descarguéis el pdf de ejemplo para descubrir lo completo que es este test. 

Además, la plataforma de CogniFit puede ayudar a tu hijo a superar las dificultades en las funciones ejecutivas que conlleva el TDAH. Mediante su programa de estimulación cognitiva validado científicamente, ayuda a los niños a controlar su conducta y a mejorar su atención.

Frenar la adicción al celular de los hijos: Consejos para padres

Prohibir el uso de internet o de las redes sociales no es realista, y en este mundo tecnológico tampoco es posible. Lo importante es prestar atención al comportamiento de tu hijo. Es importante asegurarse de que tiene muchas actividades fuera de la red que le mantengan interesado. Pueden ser todo tipo de aficiones, reuniones con amigos o actividades familiares.

Algunas aplicaciones web y móviles pueden ser útiles para llevar un seguimiento del uso que hace tu hijo de internet, e incluso pueden limitar el acceso a algunos sitios que no sean apropiados para su edad. Lo mejor es controlar el uso que hace de internet, limitándolo, enseñarle a manejar su estrés, y animándole a que realice actividades placenteras y que participe en reuniones sociales.

En algunos casos graves es necesario contactar con un profesional que pueda ayudarle.

¿Cómo prevenimos la adicción al movil, internet y redes sociales?

  • Proporciónale fuentes de bienestar saludables y muchas de ellas fuera de las redes.
  • Equilibra su actividad y productiva con un manejo del estrés saludable. Muchos chicos utilizan internet para desestresarles, pero si no aprenden otras formas saludables de reducir su estrés, será más probable caer en la adicción. Enséñale que pasar tiempo con amigos, familiares, salir a dar un paseo, realizar ejercicio físico o dedicarle tiempo a sus aficiones puede reducir notablemente su ansiedad.
  • Cultiva su identidad en el mundo real. Ayuda a tu hijo a encontrar sus habilidades y virtudes fuera del mundo online.
  • Considera tratamiento cuando haya un problema y acude a un profesional.

Causas de la adicción a las redes sociales

¿Por qué los jóvenes se vuelven adictos a las redes sociales? Es importante tener en cuenta estas posibles causas:

Ansiedad o depresión

La adicción a las redes sociales puede ser un síntoma de ansiedad o depresión. Es posible que sentirse abrumado, solo, aburrido, estresado o deprimido nos impulse a utilizar las redes sociales para entretenernos. Nos ayuda a abstraernos y a sentirnos mejor. Esto generará un aprendizaje conductual que, para cuando volvamos a sentirnos así, recurramos a las redes sociales.

Aislamiento y marginación

La adicción a las redes sociales puede ser un síntoma de aislamiento y marginación. En la adolescencia es común sentirse desconectado de la familia. Las redes sociales proporcionarían un sentimiento de pertenencia a su grupo de referencia, sería una manera sencilla de conectar con sus amigos.

Algunos chicos, si se sienten marginados o apartados de la gente de su edad, si no se siente cómodo con otros, internet le proporcionaría un espacio en el que siente que puede ser él mismo sin sentirse apartado.

Timidez o ansiedad social

La adicción a las redes sociales puede ser un síntoma de timidez o ansiedad social. Un adolescente tímido tendrá dificultades para conectar con sus amigos en un entorno real. Las redes sociales le pueden facilitar la labor de contactar y hacer nuevos amigos. También puede sentirse más abierto y confiado con sus amigos a través de las redes sociales que cara a cara.

Químicos cerebrales

Algunas investigaciones apunta a que el uso de las redes sociales tiene un impacto en el cerebro. Concretamente apuntan a que los químicos cerebrales como la dopamina se activan de una manera similar a cuando fumamos o bebemos.

Otra hormona importante es la oxitocina, que se libera en el cerebro cuando besamos, abrazamos y ayuda a crear un vínculo entre madres e hijos. Se ha encontrado que también se libera cuando publicamos algo en las redes sociales.

Se estima que en 10 minutos de uso de redes sociales los niveles de oxitocina pueden incrementar hasta un 13%, equivalente a lo que algunas personas sienten en el día de su boda.

Un área especialmente activa es el núcleo accumbens, parte del circuito de recompensa del cerebro, que es particularmente sensible durante la adolescencia. Cuando los adolescentes ven sus fotos o plublicaciones con un gran número de “me gusta”, se produce una activación del sistema de recompensa, haciendoles sentir placer y satisfacción.

Narcisismo e imagen social

Las personas utilizamos el 30-40% de nuestro discurso hablando de nosotros mismos. Pero en las redes sociales ese porcentaje aumenta hasta un 80% de las publicaciones.

Las redes sociales sirven como ámbitos ideales para aquellos a los que les gustan las actividades que aumenten su ego.

Un estudio ha encontrado que existe una relación entre un uso adictivo de las redes sociales y una personalidad narcisista. Esto serviría como una forma de alimentar el ego e inhibir una auto-evaluación negativa.

Las personas con rasgos narcisistas usarían las redes sociales de forma excesiva porque ayudan a satisfacer su necesidad de confirmar la imagen idealizada de sí mismos. Esto va en línea con lo que otros estudios han encontrado, como la relación entre narcisismo y actualizaciones de perfil acerca de logros personales, dieta y ejercicio.

Comunicación menos demandante

Socializar en persona requiere una mayor implicación emocional y física. Las redes sociales y los servicios de mensajería instantánea eliminan el lenguaje corporal, expresiones faciales, la prosodia (la entonación en el habla)… Es por ello por lo que es más fácil caer en malentendidos a través de estos medios de comunicación. Además tenemos más tiempo para refinar nuestros comentarios e interactuar de forma más calculada. También podemos presentarnos de una manera que mejoremos nuestra autoestima y confianza.

Psicóloga en continua formación. Apasionada de la sexología y la intervención psicológica. Deseosa de mejorar la calidad de vida de las personas mediante la práctica clínica y la comunicación a través de la red.