Afasia de Conducción: Qué es, síntomas, causas y tratamiento

 

Situémonos en la situación que tras un accidente de repente nos damos cuenta que no podemos repetir una palabra que nos acaban de decir. Lo intentamos de todas de las maneras posibles, pero somos incapaces de reproducir la palabra, como mucho, nos aproximamos a su significado. Aunque puede parecer extraño, es una situación real y sucede cuando una persona padece afasia de conducción.

 

afasia de conducción que es

¿Qué es la afasia de conducción?

Concepto de Afasia

La Afasia es un trastorno del lenguaje a consecuencia de una lesión cerebral focal izquierda. Es decir, es una lesión adquirida (no de nacimiento), normalmente con una localización en el lado izquierdo del cerebro. Es un síndrome, un conjunto de síntomas y signos asociados a una lesión cerebral. Este trastorno tiene un origen neurológico que conlleva la inhabilidad comunicatitiva.

La afasia es una condición altamente discapacitante que afecta la comunicación, a la participación social y a la calidad de vida (Van de Sandt-Koenderman 2012). Es una pérdida total o parcial del lenguaje como consecuencia de lesiones en determinadas áreas cerebrales. Se trata de un fenómeno heterogéneo y de gravedad variable: oscila de una incapacidad total para expresarse o comprender, a una dificultad leve para la búsqueda de palabras.

Exiten diferentes tipos de afasias, ellas se diferencia por la sintomatología que presentan. El tratamiento de la afasia dependerá del diagnótico, no obstante, todas ellas requieren de una rehabilitación profunda con el logopeda.

Trastornos del lenguaje: ¿Qúé es la Afasia de Conducción?

 

La afasia de conducción se caracteriza por un lenguaje fluido, pero con una alteración importante de la repetición, junto con una comprensión preservada o casi, y una expresión con dificultades para encontrar las palabras (anomia), es decir, reemplazar un fonema por otro (parafasias fonémicas). De forma característica la persona realiza aproximaciones sucesivas hasta evocar la palabra, la lectura en voz alta y la escritura también están alteradas.

El trastorno central de la afasia de conducción, aparentemente, se sitúa en la repetición. En casos más graves, la repetición es nula. El paciente puede repetir palabras con significado (p.,ej. Bicicleta), pero no es capaz de repetir palabras sin significado o pseudopalabras (p.,ej. Basomida).

Diagnóstico de la afasia de Conducción

El diagnótico de la afasia de conducción es uno de los más sencillos, este tipo de trastorno es de los más leves dentro de las afasias. No osbtante, es importante llevar a cabo una evaluación neuropsicológica. Durante esta exploración, es importante tener en cuenta las variables que influyen en la comunicación oral:

  1. Extensión de la lesión: Exiaten varios grados dentro de este trastorno, hay que diagnósticar cual es el que presenta el paciente. Es importante revisar si existen otros défitics cognitivos, así como cuales son sus habilidades cognitivas en cuanto a memoria, atención, etc.
  2. Nivel de eduación y edad: se evalúa teniendo en cuenta el nivel previo del que partía la persona.

Entrenamiento cerebral

Repetición en afasia de conducción

En el caso de la afasia de conducción, el diagnóstico se centrará en la repetición. Para ello, se pedirá al paciente que intente decodificar la información auditiva, buscar la manera de localizar el código fonológico correspondiente y reproducirlo. Si alguno de estos aspectos se encuentra alterado, la repetición se verá afectada. A través de la repetición de letras, palabras, pseudopalabras (palabras inventadas) y frases, se observa que dificultades existen en la repetición.

Síntomas de la afasia de conducción

Tal como hemos visto, la afasia de conducción está ligada a la repetición. Por ello, uno de los síntomas más específicos e importante es la dificultad en la repeción, es decir, el paciente es capaz de comprender todo lo que le dicen pero no puede reproducirlo.

Existen otros síntomas asociados a este tipo de trastorno, estos puede tener ser neurológicos y normalmente afectan a la capacidad de lectura y escritura.

Causas de la afasia de Conducción

La afasia de conducción es causada por una lesión en un área cerebral llamada circunvolución supramarginal. También se produce por lesión del fascículo arcuato, en general en la sustancia blanca subyacente al lóbulo parietal y debajo de la cisura de Silvio. Normalmente este tipo de trastorno tiene su origen en un accidente cerebrovascular (ictus o hemorragia cerebral).

Auque el accidente carebrovascular es el más común, existen otra causas que pueden derivar en este trauma:

  • Traumatismo craneoencefálico: Tras sufrir un accidente puede darse esta circunstancia en el paciente. En algunos casos se puede llevar a rehabilitar totalmente.
  • Tumores del sistema nervioso central: Uno de los síntomas puede ser la incapacidad de reproduccción. Aunque no siempre suele causar este trastorno, en ocasiones se da.
  • Enfermedades degenerativas: (Enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson, etc.)
  • Infecciones localizada o difusas del cerebro
Entrenamiento cerebral

CogniFit programa científico líder en evaluación mental y entrenamiento cerebral online adaptado a tus necesidades cognitivas específicas. Descubre tu estado cognitivo en menos de 30-40 minutos. La herramienta clínica mas utilizada y recomendada por profesiones.

Rehabilitación de la afasia de Conducción

La rehabilitación en la afasia de conducción va a depender, como en cualquier afasia, de la severidad de los síntomas. Es posible que veamos una recuperación al inicio de manera espontánea, no obstante, es la rehabilitación la que va a marcar la gran mejora.

El obtetivo principal de esta rehabilitación consiste en:

  • Mejorar las habilidades del lenguaje oral y repetición.
  • Mejorar la calidad de vida del paciente y su comunicación diaria.

Para una buena rehabilitación de la afasia de conduccción es esencial el logopeda, es una afasia fluida que afecta sobre todo a la repetición, de ahí que sea vital seguir un tratamiento marcado por un profesional del habla. Si bien es cierto, una rehabilitación neuropsicológica también es importante, ya que entrenar otras habilidades cognitivas (memoria,atención, funciones ejecutivas…etc) puede ayudar mucho en la recuperación.

Lo más importante para poder rehabilitar al paciente es en primer lugar, hacer un buen diagnóstico y evaluar qué partes son las que están dañadas.

 

Afasia de conducción afecta a la repetición

Afasia de conducción afecta a la repetición

Otros tipos de Afasias

Según el modelo clásico, las afasias se clasifican y definen en función de la localización de la lesión cerebral. El criterio de clasificación de las afasias es en base a la evaluación de las siguientes capacidades: expresión, comprensión, repetición y denominación.

A continuación, se muestra un listado de los tipos de afasias que existen a parte de la afasia de conducción:

Afasia de Broca (afasia motora mayor)

El área de Broca se encuentra ubicada en el lóbulo frontal izquierdo del cerebro y se se considera centro del lenguaje expresivo. En la afasia de broca predomina la insuficiencia de los aspectos motores del lenguaje y de la escritura, acompañado de agramatismo y en algunos casos trastornos de comprensión del lenguaje. Además normalmente va acompañado de otros problemas sensoriales en el lado derecho.

En el caso más agudo, el paciente se encuentra prácticamente mudo, no es capaz de comunicarse y además no comprende lo que le dicen. Este tipo de afasia suele ir acompañada de un fuerte impacto emocional.

En este tipo de afasia, además del lenguaje hablado también existe una afectación en la escritura debida a la parálisis de la mano derecha.

Con el tiempo el paciente mejora, se oberva que poco a poco puede hablar en voz alta, aunque se expresa con lentitud y con mucho trabajo. Debido a estos aspectos la acentuación de las palabras y frases es inadecuada, a veces hay tartamudeo. En cuanto a la escritura, muchas veces estos pacientes aprenden a escribir con la mano izquierda.

Afasia global

En estos casos la comunicación suele estar afectada en un alto grado. Existen problemas de fluidez y comprensión, y los trastornos del habla son severos. Los pacientes que presentan este tipo de afasia suelen decir pocas palabras y la comprensión es limitada.  Aunque puede deberse a diferentes causas, cuando se trata de: parálisis postconvulsiva, edema, una alteración metabólica o hipertermia transitoria, la recuperación suele ser posible y normalmente rápida.

Afasia transcortical motora

Sus síntomas son muy similares a los de la afasia de Broca. En este caso existe una lesión subcortical por encima del área de Broca. Este tipo de afasia conlleva un déficit en la producción del habla, sobre todo al inicio de la frase y cuando es algo espotáneo. La repetición no se ve afectada, sin embargo se observan dificultades vinculadas a la organización de frases o al inicio de la misma.  La producción de nombres personales o de lugares no está frecuentemente afectada. Suele estar más relacionada cuando el paciente tiene que responder con varias frases seguidas.

Afasia de Wernicke

La afasia de Wernicke suele depender de una lesión en la porción posterior de la primera circunvolución temporal del hemisferio izquierdo. El habla suele ser fluido en este caso, aunque existe una frecuencia de sustituciones del mismo. Admeás, sulen haber dificultades de comprensión.

Estudios científicos hablan de que Wernicke constituye la zona de cruce de todas las asociaciones entre los significados y los sonidos. Por este motivo, en estos casos la comprensión del lenguaje suele estar muy deteriorada, en casos muy agusdos puede existir una incomprensión total.

Normalemente, cuando se tiene una lesión en la afasia de Wernicke, no hay lesiones en el área motora, por ello,  no existe una parálisis del lado derecho. Los pacientes con este problema, pueden escribir, aunque el contenido suele ser desorganizado y confuso, asemejándose al habla.

En este tipo de afasia, una vez pasadas las fases aguda y subaguda, la comprensión auditiva suele mejorar y la parafasia se reduce. Muchos pacientes tienen conciencia de sus propios errores y se corrigen ellos mismos.

 

Experta en Neuropsicología Clínica, colaborando en el diagnóstico y la rehabilitación neuropsicológica a pacientes con diferentes patologías. Atención y asesoramiento a cuidadores principales de personas con demencia. Girona.