¡Evita las grasas! Alimentos para pacientes con Parkinson

La dieta a seguir por los pacientes de Parkinson, tiene que tener presente el tratamiento médico al que se someten estas personas. La L-dopa es un fármaco que se usa de forma frecuente para tratar esta enfermedad y se puede encontrar de forma natural en algunos alimentos que conviene incluir en la alimentación de estas personas. Por otra parte, los alimentos para pacientes con Parkinson deben evitar el exceso de grasas, ya que éstas dificultan la absorción de la L-dopa y de otros fármacos usados para tratar esta enfermedad.

Además de tener en cuenta la medicación propia de la enfermedad, la dieta para enfermos de Parkinson tiene que valorar las necesidades nutricionales de estas personas y los problemas de estreñimiento que suelen sufrir los pacientes de esta enfermedad. Esta es una lista de alimentos recomendados y alimentos a evitar para personas con Parkinson que esperamos que sea de ayuda para los enfermos y sus cuidadores.

¡Evita las grasas! Alimentos para pacientes con Parkinson

Alimentos aconsejados para pacientes de Parkinson

  1. Alimentos ricos en proteínas: son muy importantes para el cuidado de los músculos y para que tengamos energía a lo largo del día, pero en el caso de los enfermos de Parkinson pueden interferir en la absorción de la L-dopa, por lo que es aconsejable tomarlas de noche para evitar que esto ocurra. Algunos alimentos ricos en proteínas son los lácteos, carnes, pescado, huevos y los derivados de estos alimentos.
  2. Legumbres y frutos secos: La L-dopa está presente en su estado natural en estos alimentos, por lo que es importante que estén presentes en la alimentación de las personas con Parkinson.
  3. Verduras, hortalizas y frutas: son bajas en grasas y nos dan mucha energía por lo que es más que recomendable incluirlas en la dieta de los enfermos de Parkinson.
  4. Bebidas: es importante mantener al paciente hidratado para evitar los problemas de estreñimiento. Algunos líquidos recomendables son el agua, los caldos desgrasados, las infusiones suaves y los zumos naturales.
  5. Grasas: Aunque en exceso no son nada recomendables, alimentos como el aceite de oliva y las semillas de girasol son ricos en vitamina E, lo que significa que tienen propiedades antioxidantes muy beneficiosas para los enfermos de Parkinson.

Alimentos permitidos para pacientes de Parkinson (consumo moderado y ocasional)

Estos alimentos son ricos en grasas, por lo que conviene tomarlos de forma moderada para evitar que interfieran con los fármacos indicados para esta enfermedad.

  1. Cereales: Bollería suave.
  2. Bebidas: Zumos comerciales y refrescos.
  3. Grasas: Mayonesa y nata.
  4. Otros productos: Gelatinas, salsas comerciales y caseras como el bechamel o la salsa rosa.

Alimentos limitados para pacientes de Parkinson (consumir de forma muy esporádica o en cantidades pequeñas)

En esta lista incluimos los alimentos con mayor exceso de grasas y azúcares, conviene evitar estos productos en la dieta de los enfermos de Parkinson o limitarlos a ocasiones muy exclusivas.

  1. Carnes: Las carnes grasas de ternera, cerdo y ternera pato son especialmente ricas en grasas. También se deben evitar las carnes ahumadas o curadas, la charcutería, vísceras, productos ahumados, escabeches…
  2. Frutas: aunque las frutas son muy recomendables, hay que evitar las frutas confitadas y escarchadas.
  3. Bebidas: la hidratación es importante, pero las bebidas estimulantes como el café y los refrescos energéticos pueden ser dañinas para las personas con Parkinson.
  4. Comida rápida: las hamburguesas, pizzas, perritos calientes y snacks, además de la bollería industrial son alimentos nada saludables, poco nutritivos y llenos de grasas.

Si añades los alimentos que te hemos recomendado a la dieta de una persona con Parkinson, es posible que notes algo de mejoría en los síntomas de la enfermedad. Aún así, estas son sólo recomendaciones diéteticas generales y en el caso de que la enfermedad esté muy avanzada conviene consultar a un especialista para que supervise la alimentación del enfermo personalmente.