Aprendiendo a conducir de forma responsable: efectos de las drogas y medicamentos en conductores

 

Si estás aprendiendo a conducir de forma responsable, has de saber que muchos accidentes son consecuencia de conducir bajo el efecto de las drogas o alguna medicación.Todos los tipos de drogas afectan en gran medida a nuestra capacidad de conducción. En cuanto a los medicamentos, pueden tener efectos secundarios que nos dificulten conducir. Estos efectos son llamados efectos indeseables y tienen distintas intensidades en cada persona.

aprendiendo a conducir drogas y medicamentos

Medicamentos

Estos son algunos de los efectos indeseables que pueden provocar ciertos medicamentos:

-Somnolencia y reducción del estado de alerta.
-Alteraciones en la vista como visión borrosa y problemas de enfoque.
-Problemas auditivos como zumbidos y ruidos en el oído.
-Vértigos.
-Temblores.

Cuando estás aprendiendo a conducir de forma eficiente,  es importante conocer cómo te afectan los distintos medicamentos. Si estás bajo alguna medicación, es importante leer bien el prospecto del fármaco para saber cuáles pueden ser sus efectos secundarios. Consultar a tu médico de cabecera para informarte mejor sobre como afectará cierto medicamento a tu conducción también es bastante recomendable.

Hay que tener especial cuidado con los psicofármacos, ya que son los medicamentos que más perjudican a los conductores. Se pueden dividir en tres grupos:

-Estimulantes: se usan contra la depresión y el TDAH, en altas dosis pueden producir euforia.
-Tranquilizantes: disminuyen el tiempo de reacción y reducen la actividad psíquica y nuestros niveles de alerta.
-Sedantes: disminuyen la ansiedad y provocan los mismos contratiempos que los tranquilizantes.

Drogas

Si estas aprendiendo a conducir de forma segura, tienes que saber que las drogas pueden crear una dependencia física y mental en los conductores que complica enormemente el manejo de un automóvil. Se dividen en distintos grupos según sus efectos:

-Estimulantes: incrementan la actividad neuronal y la dopamina, creando una sensación de satisfacción.
-Depresoras: reducen la actividad física y neuronal.
-Alucinógenas: alteran la percepción de la realidad que tiene el sujeto.

El cannabis, los tranquilizantes y otras drogas depresoras, merman enormemente la capacidad de reacción del que las consume, y disminuyen sus reflejos. Lo que es muy peligroso tanto para el que conduce como para los otros conductores y peatones que circulan cerca de él.

La cocaína, el éxtasis y otras drogas estimulantes aumentan la confianza y crean una sensación de control exagerada que no se corresponde con la realidad ya que el conductor puede experimentar alteraciones en la vista y el oído, y tener problemas de reflejos.

Por último, las drogas alucinógenas como el LSD y los hongos, causan alucinaciones y cambian la manera en la que percibimos la realidad. Sus efectos varían mucho dependiendo del estado anímico del que las consume y pueden agravar los problemas psicológicos puntuales.

La concentración de las drogas en la sangre dura muy poco, pero sus efectos suelen llegar a alargarse más de dos horas. Conducir bajo la influencia de las drogas es un acto muy temerario y no hay que hacerlo bajo ningún concepto.

Redactor, experto en contenidos médicos y de salud. Apasionado de la psicología y neurociencia.

Siempre en búsqueda de nuevas fuentes, noticias y tendencias. Especializado en abordar publicaciones que ayuden al público en general. Consejos, terapias, curiosidades, tratamientos…

This post is also available in: Inglés