Aprendizaje Cognitivo: Tipos de aprendizaje, una guía educativa

 

Nuestra vida es aprendizaje cognitivo. Aprendemos a partir de las experiencias, de las emociones, de la novedad, de nuestras relaciones con las personas, etc… El aprendizaje y la educación que recibimos, define quién somos. En este artículo queremos ayudarte a aplicar los descubrimientos sobre el cerebro a la educación. 

Neuroeducación. Comprender cómo funciona nuestro cerebro para aprender y enseñar mejor. Descubre en este artículo los diferentes tipos de aprendizaje cognitivo. ¡Potenciar la capacidad de aprendizaje del cerebro está en nuestra mano!

Aprendizaje cognitivo

Aprendizaje cognitivo

Normalmente, en las escuelas, nos enseñan a repetir una y otra vez los datos hasta que conseguimos memorizar la información. Pero, ¿cómo aprende el cerebro? Memorizar información no nos enseña a enfrentarnos al mundo ni a desarrollar nuestro potencial, nuestra personalidad, nuestra forma de ser, la forma de afrontar los retos y objetivos…

Nuestra educación y aprendizaje define quién somos. Pero, a pesar de todos los avances y descubrimientos que se han hecho en el campo del aprendizaje cognitivo humano, no los aplicamos a la educación. Tenemos que aprender a educar con cerebro, a tener en cuenta las características de nuestra mente para educar mejor.

Un buen aprendizaje cognitivo pasa por el uso de la emoción, la sorpresa, el movimiento y el uso de herramientas de neuroeducación específicas que favorecen el desarrollo cognitivo de los individuos.

Aprendizaje cognitivo: La RAE define aprender como adquirir el conocimiento de algo por medio del estudio o de la experiencia. Por otro lado “cognitivo” hace referencia a la “cognición” que define la capacidad del ser humano para conocer por medio de la percepción y los órganos del cerebro. El concepto de aprendizaje cognitivo define los procesos que intervienen durante el proceso de información, que van desde la entrada sensorial, pasan por el sistema cognitivo y llegan hasta la respuesta producida.

Aprender es el verbo que quizás ha marcado más a la especie humana a lo largo de toda su filogenia. Somos la prueba viviente del continuo aprendizaje que ha supuesto la vida humana tal y como hoy la conocemos.

Nuestro cerebro es el guía y director de nuestro aprendizaje, pero no hay que equivocarse. A medida que el ser humano avanza, abarca cada vez más y más conocimiento. “Vamos haciéndonos más inteligentes”. Esto podría llevarnos a pensar que quizás, nuestro cerebro, se vuelva más sofisticado a medida que avanzamos, sin embargo no es así. Lo que cambia es nuestra forma de aprender, y a medida que conocemos más cómo funciona nuestro cerebro, más fácil nos es aprovechar sus características para hacernos más fácil aprender.

Comprar entrenamiento cerebral personalizado

Tipos de aprendizaje

1. Aprendizaje de tipo implícito

El aprendizaje implícito, es un aprendizaje “ciego”, ya que aprendemos sin darnos cuenta de que estamos aprendiendo.

Las características principales de este aprendizaje cognitivo, es que es no-intencional, el aprendiz no tiene consciencia de lo que aprende y que resulta en una ejecución automática de una conducta motora.

Ciertas actividades requieren de un aprendizaje no intencional como pueden ser hablar o caminar. Muchas de las cosas que aprendemos son sin darnos cuenta, de forma implícita.

2. Aprendizaje de tipo explícito

En contraposición al aprendizaje implícito, el aprendizaje explícito se caracteriza por la intención de aprender y la consciencia de ello. Hay muchos ejemplos de este tipo de aprendizaje cognitivo, como por ejemplo el acto de leer este artículo ya es un ejemplo de aprendizaje explícito, ya que lo hace con intención de aprender.

El aprendizaje explícito, al ser un gesto intencional requiere de atención sostenida, de un esfuerzo que siga a la intención para aprender.

3. Aprendizaje cooperativo y colaborativo

El aprendizaje cooperativo, es un tipo de aprendizaje en grupo. Por ejemplo, un alumno que aprende junto a su compañero o compañeros. El objetivo que persigue este aprendizaje cognitivo es que cada miembro aprenda dentro de sus posibilidades y que además se favorezca un trabajo en equipo.

Los cuatro pilares que sostienen este aprendizaje cognitivo, son la interdependencia positiva, la responsabilidad individual, la participación igualitaria y la interacción simultánea.

Un aprendizaje similar (pero no igual) a éste, es el aprendizaje colaborativo. En este tipo de aprendizaje, generalmente es una persona fuera del grupo (ya sea un profesor, educador etc.) quién propone un tema y se desarrolla en grupo.

aprendizaje cognitivo

Aprender con los demás es aprender mejor

4. Aprendizaje significativo

Este tipo de aprendizaje recoge de la dimensión cognitiva, emocional y motivacional. Este tipo de aprendizaje supone un proceso de organización de la información y de conexión con el conocimiento y la experiencia previa del que aprende. La nueva información se relaciona con nuestras experiencias. Esto desemboca en que el nuevo conocimiento se transforme en único para cada persona, ya que cada uno tenemos una historia propia. Es como aprender a través del filtro con el que vemos la realidad.

5. Aprendizaje asociativo

Si te suenan los perros de Pavlov quizás ya sepas de qué consiste este tipo aprendizaje cognitivo. El aprendizaje asociativo define la asociación entre un determinado estímulo y un comportamiento preciso. En el caso de los perros de Pavlov el sonido de una campana con la llegada de comida, lo que se traducía en que los perros empezaban a salivar cada vez que escuchaban el sonido de la campana.

6. Habituación y sensibilización: Aprendizaje no asociativo

Estos dos procesos están incluidos dentro del mismo tipo de aprendizaje: el no asociativo. Éste define un cambio nuestro ante un estímulo continuo.

El aprendizaje de habituación es un aprendizaje de tipo primitivo que permite adaptarnos al medio. Es un fenómeno cotidiano y muy frecuente en nuestro día a día. Se produce cuando dejamos de prestar atención a un estímulo (decremento de la respuesta a un estímulo)Un ejemplo de aprendizaje de habituación lo encontramos en aquellas personas que viven cerca de una carretera muy ruidosa. El primer día escucharán mucho el ruido, pero a medida que van pasando las semanas, se habituarán al ruido, y dejará de molestarles como lo hacía al principio.

Por otro lado, el aprendizaje por sensibilización, es el caso contrario al anterior: Nuestra respuesta se incrementa ante un estímulo repetido. Eso significa que cuantas más veces se nos presente el mismo estímulo, más veces daremos la misma respuesta. La sensibilización es un tipo de aprendizaje muy adaptativo y muy primitivo.

7. Aprendizaje por descubrimiento

Cuando se busca activamente información y lo que mueve al cerebro es la curiosidad, estamos aprendiendo por descubrimiento. En este aprendizaje cognitivo, el individuo descubre, se interesa, aprende, relaciona conceptos y los adapta a su esquema cognitivo.

8. Aprendizaje observacional o por imitación

Este tipo de aprendizaje vicario se sirve de un modelo a seguir para, posteriormente, imitarlo. En este aprendizaje cognitivo, tienen mucho que ver las neuronas espejo. La imitación es una poderosa arma de aprendizaje.

9. Aprendizaje emocional

Este tipo de aprendizaje implica un desarrollo emocional del individuo. La inteligencia emocional se desarrolla a partir de este aprendizaje que permite gestionar las propias emociones. (Test de inteligencia emocional)

Además, la emoción juega un papel muy importante dentro del aprendizaje que señalaremos más adelante.

10. Aprendizaje de tipo experiencial

Nuestras experiencias son el mejor libro para aprender. Según las experiencias que nos brinda la vida, vamos aprendiendo las lecciones de ésta. Este tipo de aprendizaje cognitivo es muy potente pero también subjetivo, ya que, al igual que con el aprendizaje significativo, cada experiencia es un libro distinto del que aprender, y cada persona un estudiante diferente.

11. Aprendizaje memorístico

Como su propio nombre indica, este tipo de aprendizaje cognitivo se basa en el uso de la memoria, fijando en ella unos datos determinados. La diferencia que hay entre este tipo de aprendizaje y el significativo, es que el memorístico actúa como una grabadora, sin necesidad de que el sujeto entienda lo que está aprendiendo.

12. Aprendizaje receptivo

Es un tipo de aprendizaje completamente pasivo en el que la persona tan sólo recibe la información que ha de aprender. Un ejemplo muy bueno de este aprendizaje cognitivo, es la charla del profesor mientras el alumno está sentado escuchando en el pupitre.

13. Estrategias metacognitivas

Es importante señalar este otro tipo de estrategias de aprendizaje para entender un poco mejor nuestra forma de aprender. Estas estrategias implican conocer el propio proceso de aprendizaje. Aprender a aprender. Conocerse a uno mismo, sus actitudes y sus aptitudes, para así saber cómo aprender mejor según el caso. Qué es el la metacognición.

Cada persona es un mundo y no hay un método de aprendizaje idóneo que sirva a la perfección para todo el mundo. Por ello, saber las propias fortalezas y las propias debilidades es un plus a la hora de aprender.

test tdah

Aprendizaje cognitivo: Cómo aplicar el conocimiento del cerebro a la educación

A pesar de que los hallazgos sobre el cerebro y la forma en la que éste aprende hayan avanzado mucho en los últimos treinta años, la mayoría de los sistemas educativos se basan en un modelo erróneo de aprendizaje. Leer y memorizar frases de un libro no es el camino para aprender. Los estudios demuestran que otros factores como pueden ser el deporte, la emoción, la sorpresa y la experimentación son los ingredientes perfectos para conseguir sumar conocimiento.

La importancia de la emoción

Emocionarse es vital para recordar. La emoción es el cemento del recuerdo. En palabras de Francisco Mora: “El binomio emoción-cognición es indisoluble, intrínseco al diseño funcional del cerebro”

La información que recogemos a través de los sentidos pasa por el sistema límbico antes de ir a parar a la corteza cerebral. En el sistema límbico participa una de las partes más primitivas de nuestro organismo, la amígdala, que se activa en las ocasiones que cree importantes para la supervivencia. La amígdala es un gran cemento del recuerdo ya que lo consolida.

Seguro que recuerda mejor su cumpleaños que la clase o el día de trabajo de hace dos semanas.

Hacer deporte y aprender

Estudios han demostrado que el deporte no solo mejora el rendimiento físico sino que también mejora el rendimiento y aprendizaje cognitivo. Al hacer deporte se liberan determinadas proteínas que favorecen la plasticidad cerebral, lo que genera nuevas neuronas y nuevas sinapsis o conexiones.

Según afirma el observatorio de salud de la infancia y la adolescencia, La actividad física contribuye a mantener, e incluso mejorar, aspectos relacionados con el rendimiento cognitivo y la salud mental.

Entre los muchos beneficios que tiene el deporte, la persona que lo practica obtiene a nivel cognitivo:

– Un mejor rendimiento académico y una mayor capacidad de atención.

– Una menor probabilidad de sufrir trastornos como  depresión o ansiedad.

– Un mejor estado de ánimo y emocional.

aprendizaje cognitivo

Moverse es bueno para aprender

Las ventanas

Si hablamos de aprender debemos mencionar las ventanas.

Las ventanas es una idea que defiende la neuroeducación y que habla de los lapsos de tiempo en los que es más óptimo aprender. Se trata de periodos críticos en los que se favorece más un aprendizaje que otro, afirma Francisco mora.

Se puede aprender a hablar en cualquier momento de nuestra vida pero el momento óptimo es desde los 0 a 3 años. Más adelante se puede aprender también pero con mucho más esfuerzo y sin lograr los mismos resultados.

Teniendo en cuenta esta idea, afirma Jaime Romanos que sabemos que tener a niños muy pequeños sentados en una clase, quietos, influye negativamente en su cerebro. Descubre las etapas del desarrollo según Piaget.

Errores en nuestra forma de educar

Desaprovechar las ventanas

Teniendo en cuenta lo que sabemos de nuestro cerebro y de las estrategias óptimas para aprender, deberíamos pensar que se han realizado reformas en pos de optimizar el sistema educativo. Pero no es así.  Enseñamos de forma equivocada. Si tuviésemos en cuenta las ventanas del aprendizaje, no sentaríamos a niños muy pequeños, porque tendrían que estar aprendiendo mientras se mueven. O no hablaríamos de ciencias puras de una forma tan teórica a adolescentes cuyo cerebro en esos momentos es totalmente emocional.

Utilizar siempre el mismo tipo de aprendizaje

Parece ser que el aprendizaje que domina en las aulas es el receptivo o el memorístico. Un aprendizaje totalmente mecánico y pasivo que no aprovecha nada las ventajas de nuestra forma de aprender.

 ¿Cómo deberíamos aprender?

Es una buena pregunta. Está claro que hay muchos cambios difíciles de realizar, pero no tanto como para no tener en cuenta ni un poco como funciona realmente nuestro cerebro.

Utilizar el movimiento, la emoción, la sorpresa para despertar el interés y el cerebro de los estudiantes. Hemos aprendido mucho los últimos años, es hora de empezar a aplicar lo aprendido y educar con cerebro. Descubre el programa de neuroeducación líder.

 

 

Mario es redactor especializado en contenidos sobre psicología social y neuropsicología. Apasionado por el estudio del cerebro y su interacción con el ambiente. Investiga los aspectos más curiosos del cerebro humano, acerca recursos clínicos a un público no especializado, buscando siempre inspirar y ayudar.

This post is also available in: Francés Alemán Ruso