Asertividad y Comunicación Asertiva. Una completa guía y test

 

La asertividad es una forma de comunicación que persigue entablar relaciones cordiales y adecuadas. La comunicación asertiva puede ayudarte a expresar tus opiniones, sugerencias, y deseos de una manera amable y honesta. Logrando decir lo que quieres de una manera adecuada, sin menospreciar ni herir a los demás, y sin caer en en la agresividad o pasividad. Respetando a los otros, y respetando también tus propias necesidades y derechos. La asertividad es una manera de relacionarse con los demás, pero también con uno mismo. Es saber pedir, saber negociar y saber decir “no”. Una persona asertiva es capaz de conseguir lo que quiere respetando los derechos de los demás, y expresando sus sentimientos, y negándose a las peticiones de otros de una forma amable. 

En este artículo descubrirás una guía completa sobre la asertividad, un test para saber si eres asertivo y las claves para potenciar y mejorar tu comunicación con los demás. Aprenderás qué es la asertividad, para qué sirve, sus beneficios, ejemplos y las diferencias con la empatía. Aprende los diferentes estilos de comunicación que existen y cómo emplear la asertividad en el trabajo, en la pareja y con los niños. Descubre técnicas y sencillos pasos para crear el mensaje asertivo perfecto y un interesante test que te permitirá detectar si eres una persona asertiva. Si tienes cualquier duda o quieres compartir tu experiencia con nosotros puedes dejarnos tu mensaje abajo y te responderemos.

Asertividad y Comunicación Asertiva - Guía completa

Asertividad y Comunicación Asertiva – Guía completa

La comunicación es esencial para el ser humano. Somos seres sociales. No podemos no comunicarnos, siempre estamos mandando algún mensaje, aunque no estemos diciendo o haciendo nada. El silencio ya es parte de la comunicación. Por ello, saber comunicarnos correctamente y transmitir bien nuestras necesidades o deseos, no solo nos reportará una buena autoestima y bienestar, sino que preservará nuestras relaciones. Por ello es importante trabajar.

¿Qué es la asertividad? Definición y Concepto

La asertividad se puede definir como es un estilo de comunicación que permite defender nuestros derechos respetando los derechos de los demás. La comunicación asertiva nos ayuda a enfrentarnos a las diferentes situaciones con calma, desde el respeto, donde puedes dar tu opinión y hacer valer tus necesidades sin enfrentarte o sobreponerte a los demás. La asertividad también consiste también recibir y hacer cumplidos, y en hacer y aceptar quejas.

La comunicación asertiva se contrapone a los estilos agresivos, pasivos o pasivo-agresivos. A grosso modo diríamos que es el estilo comunicativo más deseable.

En el siguiente vídeo Alberto Soler nos explica qué es la asertividad:

Comunicación pasiva, agresiva y asertiva

Las personas tenemos distintos estilos de comunicación, y aunque no siempre nos comunicamos de la misma forma sí tendemos a ser consistentes. La comunicación asertiva puede ser defender nuestros propios derechos sin violar los de los demás, pero también es ser flexible y ejecutar las diversas formas de comunicarse dependiendo de nuestros propios intereses, siempre respetando a los demás.

1- Estilo pasivo de comunicación

El estilo pasivo de comunicación se caracteriza por no expresar nuestros deseos, necesidades, derechos, evitando toda clase de enfrentamiento y plegándose a los deseos de los demás. Puede llegar un punto que la frustración por no poder expresarse termine en una explosión emocional con el consiguiente sentimiento de culpabilidad.

Este tipo de comunicación también implica un bajo tono de voz, disculpas continuas, dificultad por establecer contacto visual.

Por ejemplo:

Un compañero de clase te pide los apuntes porque ha faltado a clase. A ti no te apetece dejárselos pero al final cedes. Sintiéndote mal por ello.

Tu pareja y tu estáis pensando lo que hacer el fin de semana, pero por complacer al otro tu te limitas a decir: “lo que a ti te apetezca”,”a mi me da igual”, aunque sí tengas alguna que otra preferencia.

Test-Mental-Test-Cognitivo-CogniFit

Test Cognitivo Online de CogniFit: Evalúa de forma clínica y rápidamente tu funcionamiento cerebral, identifica debilidades y fortalezas cognitivas. Los resultados que proporciona este test neuropsicológico son muy útiles para ayudar a determinar si los cambios cognitivos que experimenta una persona son normales, o pueden ser reflejo de algún trastorno neurológico. Obtén tus resultados en menos de 30-40 minutos. CogniFit es la herramienta de evaluación cognitiva más recomendada y utilizada por profesionales.

2- Estilo agresivo de comunicación

El estilo agresivo se caracteriza por la defensa de los propios derechos y la expresión de deseos y necesidades, pero de una forma que no respeta los derechos de los demás. Se puede ser agresivo físicamente o verbalmente. Con el tono de voz, con las palabras utilizadas, con la postura.

Cuando se usa este estilo, a menudo la persona:

  • Intenta dominar a los demás
  • Utiliza la humillación
  • Se aísla de los demás y aísla a los demás.
  • Critica, culpa o ataca a los demás
  • Es impulsiva
  • Tiene intolerancia a la frustración
  • Hablan alto, de forma exigente
  • Actúan amenazadoramente y de forma maleducada.
  • No escuchan bien a los demás
  • Interrumpen frecuentemente
  • Utilizan frases con “tú”
  • Tienen posturas intimidatorias

Las personas con un estilo de comunicación agresivo culpan a los demás de lo que les pasa, provocan miedo a los demás, dificulta mucho las relaciones.

Algún ejemplo de estilo agresivo:

Tus hijos están montando mucho alboroto y no puedes escuchar lo que te están diciendo al otro lado del teléfono. Entonces gritas: ¡¿Os queréis callar?!

Estás haciendo un trabajo de clase y tu compañero está intentando resolver un problema sin conseguirlo. Tú le quitas la hojas mientras dices mostrando cara de desprecio: “Déjame a mi”.

3- Estilo pasivo-agresivo de comunicación

Este estilo se caracteriza porque la persona puede parecer pasiva en la superficie pero están actuando en función de la ira de una manera sutil e indirecta. Estas personas a menudo se sienten sin poder, atrapadas, resentidas. Se sienten incapaz de manejar directamente el objeto de su resentimiento.

Este estilo suele ser más frecuente en mujeres, debido a que la cultura nos ha enseñado que no tenemos poder, no podemos sentir enfado, y debemos complacer a los demás. Por tanto es más frecuente que podamos sentirnos atrapadas y no sepamos manejar la ira.

Las personas con un estilo de comunicación pasivo-agresivo:

  • Se callan, en lugar de afrontar el problema.
  • Tienen dificultad para reconocer la ira.
  • Utilizan expresiones faciales que no corresponden a como se sienten. Pero la expresión corporal sí puede dar pistas de incomodidad.
  • Utilizan el sarcasmo.
  • Niegan que haya un problema.
  • Parecen cooperativas mientras a propósito hacen cosas para molestar.
  • Utilizan el sabotaje

Estas personas se aíslan de los demás, se quedan atrapadas en una posición sin poder y descargan su resentimiento sin resolver los problemas.

Por ejemplo:

Tu pareja no colabora en casa. Se sienta en el sofá, pone la tele y te pide que le traigas una bebida y unas patatas fritas. Tú le dices con tono irónico sutil: “Si claro cariño, no hace falta que muevas”. Mientras lo haces, procuras hacer todo el ruido posible para molestarle.

Tu pareja te dice que sus amigos le han dicho de salir a tomar algo, pero ya habías hablado de hacer algo juntos. Aunque tu no quieres que salga le dices con cierto tono: “Tú verás, haz lo que quieras”. Y cuando al final se va, tu actitud es distante, tu postura es de enfado. La pareja te pregunta qué te pasa y tu en un tono que no concuerda con tus palabras, dices: “Nada, no me pasa nada”.

4- Estilo asertivo de comunicación

El estilo asertivo se caracteriza por que la persona expone claramente sus opiniones y emociones, y defiende sus derechos y necesidades respetando los de los demás. Estas personas se valoran a sí mismas, su tiempo y sus necesidades emocionales, físicas y espirituales. Las personas asertivas son fuertes defensores de sí mismos mientras respetan los derechos de los demás.

Las personas asertivas se caracterizan por:

  • Muestran sus necesidades y deseos clara, apropiada y respetuosamente.
  • Expresan emociones clara, apropiada y respetuosamente.
  • Utilizan expresiones de “yo”.
  • Muestran respeto hacia los demás
  • Escuchan sin interrumpir
  • Sienten control sobre sí mismos
  • Establecen un buen contacto visual
  • Hablan en un tono calmado y claro
  • Tienen una postura corporal relajada
  • Se sienten conectados con los demás
  • No se dejan manipular
  • Defienden sus derechos

Los mensajes asertivos nos hace conectar con los demás, mantener buenas relaciones, sentirnos en control sobre nuestra vida, nos permite madurar porque nos ocupamos de nuestros problemas, crea un espacio respetuoso para que los demás puedan crecer y desarrollarse.

La asertividad implica adaptarnos a la situación

Sin embargo, ser asertivo también puede implicar ser flexible en nuestra comunicación.  A veces, para conseguir lo que queremos (que nos dejen en paz, o conseguir un clima favorable en casa) tenemos que responder de forma más pasiva o más agresiva. Dependerá de las circunstancias y las personas con las que estemos.

Por ejemplo, si un niño en el cine está golpeando nuestra butaca todo el tiempo, a veces la comunicación agresiva será la que mejor funcione para conseguir que nos dejen en paz y un: “¿Puedes parar?” en un tono algo elevado puede ser lo más eficaz. Y más cuando no nos interesa tener una buena relación con él.

Otras veces la pasividad puede ser una alternativa, por ejemplo, puede que tu padre esté muy enfadado por algo que has hecho. Intentar explicar tu punto de vista y las razones por lo que lo has hecho, asumir cierta responsabilidad, etc. puede no servir en ese momento, y que estemos echando más “leña al fuego”. Asumir una actitud pasiva puede ser eficaz, para, en un momento posterior, hablar del tema con calma. Lo importante es ser flexibles y adaptarnos a la situación.

También puede suceder que aunque seamos asertivos la otra persona se lo tome como un ataque. En este caso, no debemos ceder, y mantenernos en nuestra posición asertiva. En cualquier caso sería la otra persona la que tiene que reflexionar acerca de cómo le están afectando las conductas de los demás. Posiblemente sea una falta de autoestima lo que lo esté causando.

Derechos asertivos

Hemos hablado de que mostrar asertividad consiste en defender nuestros derechos, pero ¿sabemos cuáles son esos derechos?

En el siguiente vídeo Alberto Soler nos explica cuáles son los derechos asertivos:

Estos son 20 derechos asertivos que debes conocer:

  1. Tienes derecho a ser tratado con dignidad y respeto
  2. Derecho a tener y juzgar tus propios pensamientos, ideas y opiniones y expresarlos sin violar los derechos de los demás.
  3. Tienes derecho a tomar tus propias decisiones decisiones aunque puedan parecer irracionales.
  4. Tienes derecho a decidir si comportarte según los deseos o expectativas de los demás o no.
  5. Derecho a preguntar y pedir, teniendo en cuenta que el otro tiene el derecho a poder decir que no.
  6. Derecho a no justificarte ante tus actos.
  7. Tienes derecho a rechazar las peticiones de los demás sin sentirte culpable.
  8. Derecho a establecer tus prioridades y tomar tus propias decisiones.
  9. Tienes derecho a cambiar de opinión.
  10. Derecho a decidir lo que hacer, con tu tiempo, con tu cuerpo y tus propiedades.
  11. Tienes derecho a cometer errores, responsabilizándote de ellos.
  12. Derecho a no responder inmediatamente, a pararte a pensar antes de tomar una decisión.
  13. Derecho a no dar el 100%.
  14. Tienes derecho a estar en desacuerdo con los demás.
  15. Derecho a pedir información, a decir “no lo sé”.
  16. Tienes derecho a decidir si responsabilizarte o no de los problemas de los demás.
  17. Tienes derecho a sentirte bien contigo mismo, independientemente de tus logros o éxitos.
  18. Derecho a reconocer tus logros y éxitos, y sentirte orgulloso de ellos.
  19. Derecho a decidir si comportarte o no de una forma asertiva.
  20. Tienes derecho a no seguir los consejos de los demás.

¿Qué beneficios tiene la asertividad?

  • La asertividad mejora la autoestima, porque escuchamos nuestras necesidades, no nos dejamos pisar.
  • Nuestras relaciones mejoran.
  • Nuestras necesidades se verán satisfechas.
  • Podemos resolver conflictos de forma más eficaz.
  • Sentimos control sobre nosotros mismos y nuestra vida.
  • Reduce tu estrés, niveles de ansiedad y depresión, según este estudio.
  • Te ayuda a madurar como persona.
  • Te ayuda a reconocer emociones en uno mismo y en los demás.
Entrenamiento cognitivo

CogniFit programa científico líder en evaluación mental y entrenamiento cerebral online adaptado a tus necesidades cognitivas específicas. Descubre tu estado cognitivo en menos de 30-40 minutos. La herramienta clínica mas utilizada y recomendada por profesiones

Ejemplos de asertividad

Ejemplo 1: Tener en cuenta nuestras necesidades

Tu madre quiere que vayas a su casa ahora para ayudarla a organizar su garaje. Tu habías planeado una tarde de relax porque has tenido una semana dura.

Le dices: “Entiendo que necesites ayuda, y me gustaría ayudarte, pero esta tarde necesito descansar, he tenido una semana dura. Puedo ayudarte mañana, ¿te parece bien?”

Ejemplo 2: No culpo ni insulto

Has planeado una cena con tu pareja en un restaurante. Pero llega tarde, otra vez. Siempre que hacéis planes tu pareja llega 20 o 30 minutos tarde.

Le dices: “Has llegado tarde, ¿ha pasado algo? Me duele tener que esperarte porque a menudo llegas tarde. Me hace sentir ansioso y como que no soy una prioridad. Quizá yo le doy mucha importancia a la puntualidad. ¿Hay algo que pueda hacer para ayudarte a solucionar este problema?

Ejemplo 3: No asumo que los demás conocen mis necesidades y deseos.

Todos los días cuando llegas a casa del trabajo, tu marido y tus hijos te ignoran y continuan haciendo lo que estaban haciendo. Nadie se fija en ti o te pregunta qué tal el día.

Tu dices: “Me da pena llegar a casa y que nadie parezca feliz de verme o me pregunte que tal el día. Me siento sola y poco valorada”

Asertividad y empatía

La asertividad y la empatía son dos habilidades muy necesarias para desenvolvernos en la vida, y aunque tienen algunos puntos en común no son equivalentes.

Diferencias entre asertividad y empatía

La asertividad es una forma de comunicarse. Por otro lado, la empatía es la capacidad de sentir y entender lo que sienten los demás, está en el plano emocional.

La asertividad está mas orientado a uno mismo, mientras la empatía se orienta más hacia los demás.

Semejanzas entre asertividad y empatía

Ambas son habilidades sociales que nos ayudan a mejorar nuestras relaciones, a estar integrado en la sociedad.

Ambos se basan en el reconocimiento de los pensamientos y emociones de los demás, permitiendo comprenderlos y respetarlos.

Son dos habilidades interrelacionadas, ya que sin empatía es difícil ser asertivo. Esto se debe a que siendo asertivo, también tienes en cuenta los derechos y necesidades de los demás, y estos solo se pueden percibir mediante la empatía.

La empatía y la asertividad contribuyen a tener una buena comunicación en cualquier ámbito.

Test de asertividad

¿Eres una persona asertiva? Descúbrelo con este test de asertividad. Marca con un sí o un no en cada pregunta, con sinceridad.

SI NO
1. ¿Cuando una persona es injusta, ¿tiendes a no decirle nada al respecto?
2. ¿Siempre haces todo lo posible por evitar enfrentamientos o problemas con otras personas?
3. ¿Sueles evitar contactos sociales por miedo a hacer o decir algo inadecuado?
4. Si un amigo te traiciona revelando algún secreto suyo , ¿le dices lo que piensa realmente?
5. Si compartieras habitación o piso con otra persona, ¿insistirías en que haga su parte de la limpieza?
6. Cuando un empleado en una tienda o establecimiento atiende primero a una persona que llegó después de ti, ¿se lo dice?
7. ¿Conoces pocas personas con las que te sientas relajado y te lo pases bien?
8. ¿Dudarías antes de pedirle dinero a un amigo?
9. Si le prestaste bastante dinero a una persona que parece haberse olvidado de ello, ¿se lo recordarías?
10. Si una persona se burla de ti constantemente, ¿tienes dificultad para expresarle tu irritación o desagrado?
11. ¿Prefieres quedarte de pie al fondo de un salón de actos por no buscar asiento adelante y poder molestar a los que estén ya sentados?
12. Si alguien le diera patadas continuamente el respaldo de tu butaca en el cine, ¿le pedirías que parara?
13. Si un amigo o amiga te llamara todos los días a altas horas de la noche , ¿le pedirías que no llamara más tarde de cierta hora?
14. Si estuvieras hablando con otra persona que de repente interrumpe la conversación para hablar con otra persona, ¿le dirías que te molesta?
15. Si estás en un restaurante y su plato no esta cocinado de su agrado ¿le pediría al camarero que te lo arregle o te lo cambie?
16. Si tu casero no ha hecho los arreglos en el piso que se comprometió, ¿insistirías para que los hiciera?
17. ¿Devolverías una prenda de ropa con errores que compraste hace unos días?
18. Si una persona a quien respetas expresara opiniones contrarias a las suyas, ¿te atreverías a exponer tu propia opinión?
19. ¿Puedes decir “no” cuando te piden cosas poco razonables o que no quieres hacer?
20. ¿Consideras que cada uno debe de defender sus propios derechos?

Corrección

Estilo asertivo:
1-Si, 2-No, 3-No, 4-Si, 5-Si, 6-Si, 7-No, 8-No, 9-Si, 10-No, 11-No, 12-Si 13-Si, 14-Si, 15-Si, 16-Si, 17-
Si, 18-Si, 19-Si, 20-Si.

Estilo no asertivo:

1-No, 2-Si, 3-Si, 4-No, 5-No, 6-No, 7-Si, 8-Si, 9-No, 10-Si, 11-Si, 12-No 13-No, 14-No,
15-No, 16-No, 17-No, 18-No, 19-No, 20-No
Total =

Resultados:

Compara la puntuación total del estilo asertivo y no asertivo. ¿Donde tienes más puntuación? Esto indiciará cual es tu tendencia comunicativa.

Asertividad en el trabajo

En una sociedad tan individualista y tan preocupada por el éxito a cualquier precio, es común que en el ámbito laboral se sea cada vez más agresivo. Que lo más importante sea el beneficio propio, y pasar por encima de los demás para conseguirlo se ve algo normal.

asertividad

Asertividad laboral

Sin embargo, esto trae muchos problemas, sobre todo en las relaciones laborales. Las personas van disminuir su autoestima, van a sentir más estrés, presión, disgusto por su trabajo. Esto disminuye su salud mental, haciendo más probable que tengan ataques de ansiedad, depresión, bajas laborales, perjudicando a la larga a la empresa y a las vidas de los trabajadores.

Por ello es importante crear un buen clima laboral, y que la asertividad sea la forma de comunicación predeterminada en el trabajo. La asertividad laboral no tiene diferencias con otros tipos de asertividad.

A veces, aunque seas asertivo en el trabajo, sigues sin conseguir lo que quieres. Es posible que no consigas ese aumento, o que ese compañero siga odiándote. Esto puede pasar, porque la asertividad no es la panacea. Sin embargo, sí nos va a acercar más a nuestro objetivo, será más probable que lo consigamos, y desde luego, es mucho más efectivo que callarse o ser agresivo.

Asertividad en la pareja

Es importante ser asertivo en pareja, ya que si no, esta se puede volver tóxica. La mayoría de problemas de pareja tienen su origen en una forma inadecuada de comunicación, es decir, estilos pasivos, agresivos o pasivo-agresivos en uno o en ambos miembros de la pareja. Suele ser muy frecuente que el estilo agresivo se complemente bien con un estilo pasivo. Esto puede funcionar a corto plazo, pero a largo plazo y en casos extremos puede dar lugar a maltrato y violencia.

Una pareja con asertividad va a tener una convivencia más agradable, solucionarán los conflictos más eficazmente.

Asertividad en los niños

La asertividad no es algo con lo que nacemos, sino algo que vamos aprendiendo y desarrollando con el tiempo, en función de nuestra crianza y nuestras experiencias. Por ello, es importante que los padres sepan transmitir los valores de la asertividad, de forma que sus hijos crezcan con seguridad, autoestima, respeten a los demás y a sí mismos.

¿Cómo transmitimos la asertividad a los niños?

En el siguiente vídeo aprendemos cómo enseñar a los niños a ser asertivos.

  1. Da ejemplo. No va a servir de nada que le digas la importancia de ser asertivo si tu comunicación no es así.
  2. Cuando tu hijo se comporte de forma asertiva felicítalo: “Muy bien dicho” “Me alegra que me hayas dicho eso, porque ahora se cómo te sientes”.
  3. Enséñale a negociar: “Hoy por ti y mañana por mi”.
  4. Transmitele que gritando o siendo maleducado no se van a conseguir las cosas. Explícaselo, no cedas cuando se comporte así y hazle caso cuando comunique correctamente.
  5. Anímale a expresar sus emociones, tanto positivas como negativas, y ayúdale a reconocerlas.
  6. Permite que tome sus propias decisiones y a resolver sus problemas. Ayúdale dando algunas opciones o ideas si no se le ocurre nada, pero no decidas por él o resuelvas todos sus problemas. De esta manera le ayudas a generar confianza en sí mismo. Está claro que un niño no puede decidirlo todo, pero cosas como qué ropa ponerse o elegir entre varios opciones de merienda puede ser suficiente. También es importante que aprenda a resolver conflictos con otros niños de su edad.
  7. Enseñarles a no dejar pasar ciertos límites cuando otros niños intenten imponerles algo. Que sean conscientes de qué conductas están mal y que no hay que soportar.

¿Cómo ser asertivo?

A continuación que contamos las claves para ser mas asertivo. ¿Cómo comunicarse de forma asertiva?

  • No acuses, culpes o ataques. Olvídate del “tu haces”, del “eres X”.
  • Habla desde el “yo”. “Yo me siento…”
  • Asume la responsabilidad, o parte de ella. “Quizá lo doy mucha importancia”, “Quizá no me haya explicado bien…”
  • Evita las generalizaciones: siempre, nunca.
  • Practica, practica y practica. La única manera de ser asertivo es practicando. Quizá las primeras veces no te salga del todo bien, o sea mejorable. Pero cuanto más practiques más natural te saldrá, menos culpable te sentirás.
  • Ensaya primero lo que tiene que decir. Escríbelo. Puedes anticiparte a lo que la otra persona puede decir, y así estar mejor preparado. También puede ayudarte un amigo asertivo a pensar lo que decir.
  • Maneja la expresión no verbal. Utiliza un tono de voz ni muy alto ni muy bajo, que transmita calma y firmeza. Adopta una postura erguida, que no intimide ni te pliegues sobre ti mismo. Mantén contacto visual. Procura que tu expresión facial vaya acorde a tus palabras.

¿Cómo hacer críticas de forma asertiva?

Elegir el momento adecuado, lo antes posible, una crítica a la vez y “si merece la pena”.

  1. Describir lo que ha ocurrido (cuándo, dónde, con quién), lo más objetivamente posible. No decir: lo has hecho mal.
    2. Explicar cómo nos afecta (“yo me siento…”).
    3. Asumir parte de responsabilidad (“tal vez yo…”).
    4. Pedir soluciones y alternativas. En último término ofrecer sugerencias (“me gustaría…”).
    5. Agradecer (tanto si acepta cambiar como si no).

¿Cómo recibir críticas de forma asertiva?

  1. Escuchar.
  2. Aceptar nuestra responsabilidad (“tienes razón”; en caso de que estemos parcialmente de acuerdo: “es verdad que… pero…”).
  3. Si hay algún dato que pueda justificar nuestro error, explicarlo, sin entrar en defensas ni excusas.
  4. Expresar el deseo de cambiar y el modo en que se llevará a cabo.

¿Cómo decir que no?

  1. Escuchar sin interrumpir.
  2. Expresar empatía (“comprendo que…”).
  3. Decir “no” sin justificaciones (“ahora no puedo”).
  4. Proponer una alternativa (“cuando termine…”). Este paso es muy importante, porque la persona se puede sentir no valorada. También depende del tipo de relación que queramos tener con esa persona, y si de verdad nos importa.

Dificultades:

A veces puede resultarnos difícil decir que no, cuando nos presionan, hacen chantaje emocional, sentimos pena… O tenemos el valor de sacrificio que nos impide tenernos en cuenta a nosotros mismos. En estos casos, es importante reconocer nuestras propias dificultades, y mantenernos firmes.

Descubre aquí más técnicas.

Psicóloga General Sanitaria y sexóloga. Deseosa de mejorar la calidad de vida de las personas mediante la práctica clínica y la comunicación a través de la red.