Capacidad cognitiva: concepto, tipos y alteraciones cognitivas

capacidad cognitiva
¿Qué es la capacidad cognitiva?

Nuestra capacidad cognitiva es clave para llevar a cabo nuestra tareas diarias. A veces el daño o deterioro en estas funciones puede dificultarnos en diferentes medidas nuestro día a día. Aquí te contamos qué son las capacidades cognitivas, cuáles son y en qué actividades se manifiestan, cómo podemos detectar cuándo están dañadas y qué podemos hacer para mantenerlas a pleno rendimiento.

Qué es la capacidad cognitiva. Significado y definición

¿Qué es la cognición? Tiene que ver con cómo una persona entiende el mundo y actúa en él. Es el conjunto de habilidades mentales o procesos que funciona en casi todas las acciones humanas cuando estamos despiertos.

Las habilidades cognitivas son aquellas habilidades que necesitamos para llevar a cabo cualquier tarea, por simple que sea. Tiene que ver con los mecanismo de aprendizaje, memoria, solución de problemas y atención, y no con el conocimiento. Por ejemplo, contestar el teléfono implica percepción (oír el tono de llamada), toma de decisiones (responder o no), habilidades motoras (coger el teléfono y dar a contestar) habilidades lingüísticas (hablar y entender), habilidades sociales (interpretar el tono de voz e interactuar apropiadamente con otra persona).

Las capacidades cognitivas están apoyadas por redes neuronales específicas. Por ejemplo, las habilidades de memoria se identifican principalmente con los lóbulos temporales (los laterales) y algunas partes del lóbulo frontal.

Listado de capacidades cognitivas

A continuación, puedes ver las principales funciones cerebrales implicadas en la cognición.

Percepción

Es el reconocimiento e interpretación de los estímulos sensoriales (olor, tacto, visión, audición…). En trastornos como la esquizofrenia la percepción sensorial está alterada, y por ello aparecen las alucinaciones.

Pon a prueba tu percepción con las siguientes ilusiones ópticas:

Atención

Es la habilidad de mantener la concentración en un objeto concreto, acción o pensamiento y la capacidad de manejar otras demandas de nuestro entorno que compiten por nuestra atención. La alteración de la atención se manifiesta a través del Trastorno por Déficit de Atención.

Descubre aquí los diferentes tipos de atención.

Memoria

Es la capacidad de almacenar y recuperar información. Está la memoria a corto plazo o memoria de trabajo, que tiene una capacidad de almacenamiento limitado por un tiempo limitado, y la memoria a largo plazo con almacenamiento ilimitado por tiempo, en principio ilimitado.

La alteración de esta capacidad cognitiva implicaría una pérdida de memoria, o amnesia. Y si esta alteración es progresiva estaríamos hablando de demencias.

Descubre aquí actividades para mejorar la memoria.

Habilidades motoras

capacidad cognitiva
Las habilidades motoras gruesas nos permiten correr

Es la capacidad para movilizar nuestros músculos y la habilidad de manipular objetos. Hay dos tipos de habilidades motoras, la motricidad gruesa, que es la primera en desarrollarse en la primera infancia y consiste en movimientos amplios que implican músculos grandes como andar, correr, mover brazos y piernas… La segunda habilidad motora en desarrollarse, debido a su complejidad, porque implica coordinar muchos más músculos y más pequeños es la motricidad fina, ejecutada principalmente por las manos y es esencial para poder escribir, cocinar, comer… El cerebelo es uno de los órganos más importantes para la coordinación motora.

Pon a prueba tu capacidad motora. Da golpecitos a la parte alta de tu cabeza con la mano izquierda y acaricia tu vientre en círculos con la derecha. Haz lo mismo con las manos contrarias.

Lenguaje

Son habilidades que nos ayudan a descifrar sonidos, traduciéndolos a palabras y generar respuestas verbales.

El lenguaje es una capacidad cognitiva que está muy focalizada en áreas concretas del cerebro: el área de Wernicke, que se encarga de la comprensión del lenguaje (lóbulo temporal del hemisferio izquierdo) y el área de Broca (lóbulo frontal del hemisferio izquierdo) que se encarga de la producción del lenguaje.

Cuando el lenguaje se ve afectado estaríamos hablando de afasias, disfasias, dislexias, discalculias y otros tipos de trastornos del lenguaje.

Procesamiento visual y espacial

Son las habilidades de procesar los estimulos visuales que recibimos, entender la relación espacial entre objetos y visualizar imágenes y escenarios. Es fundamental para entender e interpretar planos, esquemas y mapas visuales, también para reconocer objetos y caras.

Cuando esta capacidad cognitiva está alterada nos encontramos con agnosias y prosopagnosias, incapacidad para reconocer objetos y caras respectivamente. También pueden aparecer problemas en la lecto-escritura, como la dislexia.

Funciones ejecutivas

Son habilidades más complejas que nos permiten llevar a cabo conductas orientadas a metas, como la planificación y ejecución de objetivos:

  • Flexibilidad: la capacidad de cambiar rápidamente hacia modos mentales apropiados.
  • Teoría de la mente: la comprensión de que otras personas tienen un mundo interno propio, con planes y preferencias propias. Esta capacidad cognitiva está alterada a menudo en personas con autismo.
  • Anticipación: predicción basada en el reconocimiento de patrones.
  • Solución de problemas: definición de problemas de forma adecuada para generar soluciones y escoger la más apropiada.
  • Toma de decisiones: habilidad para tomar decisiones basada en la solución de problemas, con información incompleta y teniendo en cuenta las emociones propias y de otros.
  • Memoria de trabajo: capacidad de mantener y manipular información a tiempo real.
  • Auto-regulación emocional: la capacidad de identificar y manejar nuestras propias emociones para un buen desempeño diario. Cuando esta habilidad está alterada puede dar lugar a multitud de trastornos emocionales, como la depresión, las fobias, trastorno bipolar…
  • Secuenciación: la capacidad de desgranar acciones complejas en unidades manejables y priorizarlas en un orden correcto.
  • Inhibición: la habilidad de resistir la distracción y los impulsos internos. La alteración de esta capacidad cognitiva puede manifestarse a través de muchos trastornos del control de los impulsos, conductas compulsivas, adicciones, TDAH…

¿Por qué se alteran las capacidades cognitivas?

Las alteraciones en las capacidades cognitivas se refieren a trastornos cognitivos. Estos suelen empezar de forma sutil, pero progresan hasta que afectan significativamente la calidad de vida.

Como la mayoría de trastornos mentales, los trastornos cognitivos son causados por una variedad de factores. Algunos pueden deberse a desequilibrios hormonales en el vientre, otros a una predisposición genética o factores ambientales. Algunas causas ambientales comunes de los trastornos cognitivos incluyen la falta de nutrientes y las interacciones durante estados vulnerables del desarrollo cognitivo como la infancia y adolescencia.

capacidad cognitiva

Otras causas comunes incluyen abuso de sustancias y daños físicos (accidentes cerebro-vasculares, lesiones cerebrales traumáticas). Cuando un área cerebral implicada en una función cognitiva se daña, bien por drogas, alcohol o trauma físico, esos cambios neurofisiológicos pueden resultar en disfunciones cognitivas. Es decir, el cambio en la estructura física del cerebro puede llevar a que disminuyan esas capacidades cognitivas.

¿Cómo detectar una capacidad cognitiva alterada?

Los signos de los trastornos cognitivos pueden variar según el tipo particular de trastorno, pero algunos signos y síntomas comunes son compartidos en la mayoría de trastornos. Algunos de los más habituales son:

  • Confusión
  • Mala coordinación motora
  • Pérdida de memoria a corto y largo plazo
  • Confusión de identidad
  • Capacidad alterada de juicio

Algunos trastornos cognitivos se desarrollan en etapas y los síntomas aumentan en severidad a medida que la enfermedad progresa. La enfermedad de Alzheimer, por ejemplo, comienza con signos menores de olvidos. Los que lo sufren puede que olviden nombres que conocen bien, o pueden tener problemas recordando que han hecho recientemente. Los síntomas iniciales son indistinguibles de errores normales de memoria o del deterioro normal de la edad. Sin embargo, a medida que la enfermedad progresa, la memoria de la persona afectada se ve cada vez más perjudicada. Puede que tengan algún momento de claridad ocasional, pero su vida es vivida generalmente en un estado de confusión.

Aquí te contamos las fases del Alzheimer.

Sin embargo, otros trastornos sobrevienen de forma repentina debido a ictus o accidentes cerebrovasculares, que en muchos casos, si se interviene a tiempo, se pueden recuperar muchas de las capacidades cognitivas perdidas. Esto se debe a la gran plasticidad cerebral que tenemos, ya que, aunque algunas zonas queden completamente inactivas, las zonas cerebrales adyacentes pueden adquirir las funcionas de aquellas áreas dañadas.

Síntomas emocionales de problemas en las capacidades cognitivas

Los problemas en las capacidades cognitivas pueden manifestarse de muchas maneras, siendo los desequilibrios emocionales uno de los síntomas más comunes. Las disfunciones cognitivas son frustrantes, y aquellos que lo sufren reaccionan a menudo con crisis emocionales, haciendo la ayuda muy difícil para sus familiares y amigos. Otras personas pueden querer aislarse, empeorando el problema. Algunos trastornos pueden incluso tener el efecto opuesto, adormeciendo las emociones.

Síntomas físicos de problemas en las capacidades cognitivas

Los problemas cognitivos se manifiestan a menudo en síntomas visibles. La persona afectadas puede parecer aturdida y confusa, y sus ojos pueden tener una apariencia vidriosa. La coordinación motora está habitualmente afectada. Puede tener manierismos o posturas inusuales o simplemente una falta de equilibrio.

¿Cómo mejorar las capacidades cognitivas?

Las capacidades cognitivas no son fijas e inamovibles. Podemos mejoralas con ayuda del estilo de vida y una práctica dirigida a unos objetivos.

Con la edad, algunas habilidades cognitivas tienden a declinar, sobre todo las funciones ejecutivas y aquellas que no son usadas habitualmente. Afortunadamente hay cada vez más evidencia que muestra que el declive puede ser retrasado con un buen estilo de vida y prácticas y opciones saludables.

Test para medir la capacidad cognitiva

Los test cognitivos de Cognifit pueden ser muy útiles para darnos una idea general de nuestro estado cognitivo. Sin embargo, es muy importante que, si creemos que podemos tener síntomas serios, la utilización de estos tests se lleve a cabo siempre por profesionales.

Ejercicios para la capacidad cognitiva

La investigación nos muestra algunas formas en las que aumentar nuestra agudeza mental y ayudar al cerebro a mantenerse saludable, sin importar nuestra edad. Hacer algunos ejercicios mentales puede ayudar a mejorar la memoria, concentración y ayudarnos a que las tareas diarias sean más rápidas y fáciles de hacer, así como mantener nuestro cerebro en forma a medida que envejecemos

A continuación te contamos algunos ejercicios mentales basados en la ciencia para mejorar tu capacidad cognitiva.

1. Haz puzles

Bien sean los puzles de imágenes de toda la vida, puzles en 3D o montar cualquier cosa, los puzles son una excelente manera de fortalecer el cerebro.

capacidad cognitiva
Los puzles mejoran nuestra capacidad cognitiva

Este estudio sugiere que hacer puzles moviliza muchas capacidades cognitivas y es un factor protector para el declive visoespacial normal. En otras palabras, cuando hacemos un puzle, tenemos que mirar a las diferentes piezas y averiguar en qué parte de la imagen completa van. Esto puede ser una buena manera de desafiar y ejercitar el cerebro.

2. Juega a las cartas

Este estudio acerca de actividades mentalmente estimulantes para adultos sugiere que jugar a las cartas puede ayudarnos a aumentar nuestro volumen cerebral en varias regiones, así como ayudarnos a mejorar nuestra capacidad de memoria y pensamiento.

3. Haz actividad física

Mover el cuerpo tiene muchos beneficios, no solo para el cuerpo mismo. Se ha visto que tiene un impacto muy positivo también en la salud de nuestro cerebro. La actividad física mejora la capacidad de aprendizaje. Al mover nuestro cuerpo se incrementa el flujo de sangre en todo el cuerpo, también el cerebro, oxigenándolo y favoreciendo la creación de nuevas neuronas. También, al ayudarnos a reducir nuestros niveles de estrés (que se sabe que favorece la muerte celular) el cerebro está más dispuesto a aprender.

Según este estudio la actividad física promueve el crecimiento de células nuevas en el hipocampo, área clave para la memoria. Este otro sugiere que aprender nuevos movimientos de baile puede aumentar la velocidad de procesamiento de tu cerebro y aumentar la memoria.

El tai chi también puede ser una actividad muy positiva para el cerebro. La práctica regular de tai chi puede reducir el estrés, mejorar la calidad del sueño y mejorar la memoria. Según este estudio, las personas que pratican tai chi a largo plazo tienen mayor volumen cerebral.

4. Aprende nuevas habilidades

Aprender habilidades nuevas no solo es divertido e interesante, sino también ayuda a fortalecer las conexiones cerebrales.

Este estudio muestra que aprender una nueva habilidad puede mejorar la memoria en adultos mayores.

¿Qué es eso que siempre quisiste aprender? Quizá artes marciales, tejer, fotografía, programación, mecánica, escalada, pintura. Ahora tienes una buena razón para aprender.

5. Escucha música

Según este estudio, escuchar música clásica, especialmente piezas alegres mejora la creatividad frente a no escuchar nada.

Además, la música puede mejorar la memoria, fortalecer conexiones cerebrales y mejorar el estado de ánimo, así como mejorar ciertas condiciones neurológicas como demencia y Parkinson, según este estudio.

6. Practica meditación

La meditación diaria puede tener muchos beneficios. Reduce la ansiedad, mejora nuestro estado de ánimo, favorece el autoconocimiento. Pero también puede mejorar nuestra memoria, aumentar nuestra capacidad de procesamiento de información y retrasar el envejecimiento cerebral.

capacidad cognitiva
La meditación nos aporta muchos beneficios cognitivos y emocionales

Descubre aquí todo acerca de la meditación Mindfulness.

7. Aprende un nuevo idioma

Según este estudio, hablar más de un idioma nos aporta muchos beneficios cognitivos. Los niños bilingües se adaptan mejor a cambios ambientales y adultos mayores bilingües muestran un menor deterioro cognitivo, ya que pone en práctica las capacidades cognitivas de atención en inhibición.

Nunca es tarde para obtener los beneficios de hablar un nuevo idioma.

8. Realiza entrenamiento cerebral

Llevar a cabo un entrenamiento cerebral de manera constante y organizada puede ser una de las mejores actividades para mejorar las habilidades cognitivas. Para llevar a cabo este tipo de entrenamientos, lo idóneo es que esté pautado por un profesional. Hoy día existen herramientas y aplicaciones que hacen que este tipo de entrenamientos sean sencillos y fáciles de utilizar. Entre ellos, destacamos nuestros entrenamientos de CogniFit, se tratan de entrenamientos personalizados adaptados a cada usuario en función de sus necesidades específicas y edad.