Cómo afecta el parkinson juvenil a las emociones de tus hijos

 

Solemos dar por hecho que el parkinson es una enfermedad de la tercera edad, pero como ya hemos visto, también existe el parkinson juvenil. Muchos de los que sufren esta enfermedad tienen hijos menores de edad que pueden verse muy afectados emocionalmente por culpa de este trastorno, si quieres saber cómo afecta el parkinson juvenil a las emociones de tus hijos, sigue leyendo.

A pesar de que en los últimos años se han incrementado los casos de parkinson juvenil, aún no se han hecho muchos estudios sobre el impacto emocional, o las preocupaciones que provoca esta enfermedad en los hijos de los que tienen parkinson en su juventud. Por suerte, existen excepciones como los estudios realizados por la Royal Free y University College Medical School, University College de Londres.

impacto emocional en los niños con padres con parkinson juvenil

La directora de estos estudios, la doctora Anette Schrag, asegura que el impacto emocional en los hijos de los que tienen parkinson es severo. En los estudios se repartieron una serie de formularios entre hijos de enfermos de parkinson. Todos los niños querían conocer a fondo la enfermedad y estaban muy preocupados por el avance del parkinson, necesitaban saber a que podían atenerse.

Además de estas, los niños que pasan por esto tienen muchas otras preocupaciones: ¿la enfermedad irá a peor? ¿Mi padre/madre va a seguir pasándolo mal? ¿Puedo seguir contando con él/ella cuando la necesite? ¿Quién se va a ocupar de mí?

¿Qué emociones sienten los hijos de alguien con parkinson?

Respondiendo a cómo afecta el parkinson juvenil a las emociones de tus hijos, has de saber que los niños pueden mostrarse muy preocupados e interesados por el mal de parkinson y su progreso, además de experimentar una súbita tristeza y una sensación de pérdida, lo que podría implicar el riesgo de que desarrollasen algún trastorno emocional como la depresión o la ansiedad. En algunos casos los niños podrían sentir rabia o incluso sentimientos de culpa. Algunos niños se sienten culpables al ver que uno de sus seres queridos sufre y no pueden hacer nada para ayudarle.

Si tu también estás pasando por el parkinson juvenil y tienes hijos menores de edad, lo más probable es que ellos estén muy preocupados por tu estado. En estos casos es muy recomendable estar abierto a dialogar con ellos en vez de tratar de protegerles ocultándoles información sobre la enfermedad que pueda impactarles. Tienes que hablar con ellos sobre cómo se sienten y decirles que sus sentimientos son perfectamente naturales.

¿A quién puedes pedir ayuda para informar a tus hijos sobre el parkinson?

Es recomendable que pidas ayuda a especialistas para que informen a tus hijos sobre el parkinson y sobre cómo lidiar con él. Si consideras que tus hijos lo están afrontando bien, puedes llevarles a un grupo local de apoyo al Parkinson, quizás haya otros niños que estén pasando por lo mismo con los que puedan hablar. Si en los grupos de apoyo de tu localidad no hay otros niños que estén pasando por un caso parecido, puedes llegar a plantearte el crear uno tú mismo, con una reunión de familias afectadas por esta enfermedad puede bastar, no tienes que hacer algo formal. Lo verdaderamente importante es que muestres a tu hijo que no está solo y que no es la única persona que alberga todas esas emociones y preocupaciones sobre el parkinson.

Por último, te recordamos que si estás pasando por esto es importante que te preocupes también por tus propias emociones, porque pueden tener un efecto negativo en ti y en los que te rodean. Francisco Grandas, neurólogo del hospital Gregorio Marañón de Madrid y director del programa de Trastornos del Movimiento del hospital Ruber Internacional, nos explica: “Afortunadamente cada vez hay más médicos que tratan tanto los aspectos motores como la depresión, trastornos del sueño, sudoración u oscilaciones del estado de ánimo. Porque hay pacientes que pasan de la depresión intensa a la hipomanía incluso varias veces en el mismo día”.

Muchas veces nos centramos en los síntomas físicos de una enfermedad y no atendemos los síntomas emocionales tanto como se merecen, puedes llegar a olvidar cómo afecta el parkinson juvenil a las emociones de tus hijos y a las tuyas. No cometas este error y asegúrate de poner en orden tus emociones y las de tus hijos para que podáis afrontar juntos esta enfermedad.

Redactor, experto en contenidos médicos y de salud. Apasionado de la psicología y neurociencia.

Siempre en búsqueda de nuevas fuentes, noticias y tendencias. Especializado en abordar publicaciones que ayuden al público en general. Consejos, terapias, curiosidades, tratamientos…

This post is also available in: Inglés