No dejes que tu hijo se haga daño: cómo calmar a un niño con autismo

Es normal que las personas con síntomas graves de autismo puedan pasar por rabietas o crisis nerviosas cuando se sienten molestas o estresadas. Hay que estar preparado y saber cómo calmar a un niño con autismo para poder lidiar con estas situaciones ya que pueden llegar a ser peligrosas para ellos y los que les rodean.

No dejes que tu hijo se haga daño
No dejes que tu hijo se haga daño

Calmar al autista durante la crisis

Durante estas crisis trata de actuar de forma calmada, el niño puede sentirse confuso y asustado y experimentar todo tipo de emociones negativas, por eso gritarle será contraproducente y empeorará las cosas. Lo que el autista necesita en este momento es saber que está a salvo y que no hay motivos para tener una crisis. Abrazarle puede ser una buena forma de demostrárselo, pero tienes que ser cuidadoso porque puede perder el control y expresar su ira de forma física, aún así abrazarle limitará sus movimientos y evitará que se haga daño a si mismo o a otros. Al principio puede tratar de apartarte, pero pasado un tiempo se relajará.

Algunas veces los abrazos o las palabras amables no funcionarán y tendrás que dar un tiempo al niño para que se tranquilice. Para facilitarle esto puedes probar a cambiarle de entorno y llevarle a una habitación distinta, estar aislado podría calmarle.

Tienes que estar preparado para las crisis futuras asegurándote de que no haya cosas peligrosas al alcance del autista ya que podría hacer daño a alguien. También puedes necesitar tener un teléfono siempre encima por si necesitas llamar para pedir ayuda, puedes llamar a alguien fuerte por si necesitas sujetar al niño y no puedes hacerlo solo, o llamar a algún especialista.

Cómo evitar que los autistas sufran una crisis

Aprende a fijarte en los detalles que indican que se avecina una crisis y trata de mantener al niño entretenido para que no le de vueltas a las cosas que le molestan y deje de sentirse mal. Las actividades físicas pueden ayudar a conseguir esto, a despejar la mente, y a liberar energía, lo que provocará que la persona se sienta menos agresiva.

Si hay alguna situación que provoque estrés en el autista, es importante que le retires de ella antes de que desemboque en una crisis.

Grabar al autista durante una de sus crisis también puede ser de ayuda en el futuro. Muéstrale la grabación cuando esté más tranquilo para que pueda ver cómo son sus reacciones con perspectiva y tenga la oportunidad de reflexionar sobre ellas.

En el caso de que el niño aprenda a controlar sus crisis o de muestras de intentarlo, debes reforzarle positivamente y elogiar su esfuerzo. Muestrate orgulloso y trata de dar más importancia a sus comportamientos positivos que a los negativos.

Entender las causas de las crisis en autistas

Las personas autistas son muy sensibles a los estímulos, por eso hay entornos y actividades que pueden resultarles muy intensas y estimularles en exceso, lo que lleva al autista a sufrir una crisis. Además, has de tener en cuenta que los autistas tienen problemas para comunicar lo que sienten, algo que les produce estrés y les complica hacer amigos, cosa que también les estresa.

Si las personas autistas reciben demasiada información también pueden sentirse abrumados, ya que tienen problemas para procesarla. Hay que darles la información de forma dosificada porque si se les presenta la información de forma demasiado rápida pueden sufrir una crisis.

Romper la rutina de un autista también puede ser muy estresante para él ya que tienen unas expectativas preestablecidas para todo, las cosas inesperadas no les gustan ya que les hacen sentir inseguros y piensan que todo es imprevisible, lo que les hace entrar en pánico.

Nuestro último consejo es que intervengas sólo si es necesario. Tienes que dejar que el niño sea independiente y haga las cosas por su cuenta, si intervienes y haces alguna de las tareas que él debería hacer sólo, podría molestarse mucho y tener una crisis. Por eso, lo mejor es permitirle que haga las cosas por sí mismo y sólo preguntarle si necesita ayuda.

This post is also available in: Inglés