Cómo combatir el insomnio en niños autistas. Descubre algunos trucos.

¿Cómo combatir el insomnio en niños autistas? Algunas veces mejorar la calidad de sueño en niños autistas es complicado, ya que, éste puede estar causado por factores neuroquímicos, problemas de ansiedad y estrés, o malos hábitos de sueño. Aunque muchos niños tengan complicaciones para dormirse, mojen la cama, o se despierten en medio de la noche, tenemos que tener en cuenta que el estrés puede influir mucho en los niños con autismo en el momento de irse a la cama, por lo que son más vulnerables a los trastornos de sueño.

como combatir el insomnio en niños autistas

Si tienes un hijo autista es probable que te encuentres con este tipo de situaciones en el momento de llevarle a la cama: enfados y rabietas, querer dormir sólo con los objetos que el elija (pijamas, mantas y peluches), o que el niño no se duerma hasta haber completado una rutina.

Para que un niño autista duerma mejor, es muy aconsejable que intentes crearle unos buenos hábitos de sueño desde que es pequeño. Podemos conseguirlo cambiando el entorno, la manera en la que te diriges a él, y la forma en la que le explicas por qué es el momento de irse a la cama.

Los beneficios del descanso en niños con autismo

Un niño descansado tiene una mayor atención y capacidad para aprender. También es más sociable, está de mejor humor, y tiene más equilibrio emocional, factores que son muy importantes en los niños autistas. Todos los niños que estén en educación primaria necesitan tener de 10 a 13 horas de sueño al día, aunque los que tienen autismo pueden necesitar algunas menos.

Dormir lo suficiente mejora tu sistema inmunológico y ayuda a mantenerte sano. Si duermes menos horas de las necesarias tu salud puede sufrir graves consecuencias, en el caso de los niños autistas el insomnio puede ser algo constante, pero en principio no tiene ninguna relación con el extraño insomnio permanente, también conocido como insomnio fatal, así que no hay que preocuparse en exceso.

Padecer insomnio de forma regular puede producir estrés y ser perjudicial para los niños con autismo, por lo que si este es el caso de tu pequeño, te recomendamos que acudas a un especialista para que le realice una evaluación más exhaustiva. Además de descartar patologías graves, seguro que puede darte algún buen consejo que te ayude a combatir el insomnio en niños con autismo.

Estrategias para conseguir que un niño autista concilie el sueño

-Crea una rutina para que el niño la siga: los chicos autistas tienen problemas con la flexibilidad y la anticipación, así que es necesario darles seguridad, que puedan anticipar lo que va a pasar a cada momento. Esto les será más sencillo si tienen una rutina de sueño habitual, como por ejemplo: dejar de ver la tele, darse un baño, ponerse el pijama, cenar… después de esto, y cuando ya esté preparado para irse a dormir, puedes programar una actividad que le relaje como leerle un cuento o cantarle algo.

-Usa apoyos visuales: usar fotos y dibujos para mostrar al niño que la cama es el lugar para dormir puede ser muy útil. Enséñale imágenes de niños durmiendo en su cama para que aprenda que la cama es un sitio para conciliar el sueño y no para jugar, comer o ver la tele.

-Adapta el entorno a las necesidades del niño: los autistas pueden ser demasiado sensibles a estímulos como la luz, los colores, o algunos sonidos que les distraen cuando tienen que dormirse. Trata de evitar este tipo de estímulos en el cuarto del niño cuando vaya a dormirse.

-Convierte la hora de dormir en algo positivo: haz que el niño vea el momento de irse a la cama como algo agradable, para ello mantén una actitud amable y tranquila. Sé paciente y simpático con él.

-Investiga la razón del problema: si el insomnio sigue aunque lo hayas intentado todo, deberías hablar con el niño para saber si existen algunos motivos externos que le estresen y le impidan dormirse. En este post donde hablamos sobre insomnio en el primer mes de embarazo damos una lista de recomendaciones que pueden ayudar a relajarse, y también pueden ponerse en práctica en niños con autismo.

En caso de que el insomnio perdure, consulta siempre con un especialista.

 

This post is also available in: Inglés