¿Tu hijo está triste? Cómo notar la depresión infantil

Muchos creen que la depresión es algo que sólo se da en adultos, pero los niños también pueden llegar a deprimirse. En estos casos es normal que el niño no entienda lo que le pasa, que no sepa que está deprimido, y le resulte complicado explicar cómo se siente a sus padres. Por eso es importante que te informes y aprendas unos truquillos que te ayuden a saber cómo notar la depresión infantil para tomar medidas a tiempo. Estas son algunas formas de saber si tu hijo está deprimido.

Cómo notar la depresión infantil

Cómo notar la depresión infantil

¿Cómo notar la depresión infantil? Presta atención a los cambios emocionales del niño

Si ves que tu hijo ha tenido algún cambio emocional o en su estado de ánimo podría estar pasando por una depresión. Fíjate en si muestra una tristeza o una preocupación prolongada durante mucho tiempo y que no tenga explicación. Debes estar atento a expresiones generales de tristeza como llorar mucho, orinarse en la cama, sobresaltarse con facilidad o tener miedo de algo o de alguien.

También debes prestar atención a las expresiones de culpa y a la desesperanza. Si tu hijo se culpa constantemente por las cosas malas que suceden a su alrededor o piensa que la vida es injusta o sin sentido es probable que en vez de pasar por una angustia del desarrollo esté experimentando una ansiedad o tristeza más preocupante. Las expresiones de desesperanza pueden ser no esforzarse en el colegio ni en actividades que antes le gustaban.

Que tu hijo se muestre enfadado e irascible habitualmente también son señales de depresión. Los niños deprimidos pueden mostrarse especialmente susceptibles y exagerar su ira y su frustración, además de sentirse inquietos y tener problemas para mantener la calma. Si tu hijo no acepta las criticas, aunque sean constructivas, es posible que se sienta deprimido.

¿Cómo notar la depresión infantil? Fíjate en posibles cambios de conducta

Además de cambios emocionales, los niños que tienen depresión también pueden pasar por cambios de conducta. Es posible que el niño se queje de dolores de cabeza o de otras molestias sin tener ninguna enfermedad y que no pueden aliviarse con medicamentos.

Los cambios en el apetito también pueden ser otra señal de depresión, siempre que sean prolongados y que no tengan explicación. El niño puede experimentar aumento o falta de apetito, e incluso perder el interés por sus comidas favoritas.

Fíjate en si tu hijo se aísla de otros niños y prefiere jugar solo. Si el niño se desvincula de su familia y amigos durante una larga temporada es probable que esté deprimido.

Por último, observa los patrones de sueño del niño. Si se dan cambios como insomnio o exceso de fatiga puede ser por culpa de la depresión, observa si tu hijo suele sentirse cansado y tiene pocas energías.

Cómo notar la depresión infantil

Cómo notar la depresión infantil

Habla con tu hijo sobre cómo se siente

Los niños pueden esconder los síntomas de la depresión o no saber como expresar correctamente sus sentimientos. Es raro que un niño le diga a sus padres que está deprimido o que explique cómo se siente en estos casos, ya que no comprende la depresión. Tienes que estar atento para percibir si el niño se está guardando algo y sacar tú mismo el tema, ya que él puede sentirse avergonzado por el problema.

Si tienes sospechas de que tu hijo sufre depresión, puedes empezar a preguntarle cómo se siente al final de cada día. Poco a poco a tu hijo le resultará más fácil comunicarse contigo, es importante que si el niño tiene alguna inquietud o está preocupado por algo le tomes en serio porque podría llegar a sentirse cohibido para hablar contigo la próxima vez. Hablar con los profesores del niño también puede ser muy útil para saber como se porta el niño en clase y si tiene algún problema con otros niños que le haga sentirse mal.

Para terminar, si tu hijo tiene alguno de los síntomas mencionados no saques conclusiones precipitadas ni te preocupes en exceso. Puede que tu hijo aún no tenga depresión, y en ese caso puedes seguir estos consejos para prevenir la depresión infantil. Si esto no funciona mantén la calma y busca a un especialista que pueda ayudar a tu hijo, lo importante es identificar la depresión a tiempo y actuar para solucionarla. Con algo de paciencia tu hijo acabará superando sus problemas.

This post is also available in: Francés