¿Cómo prevenir la demencia? 10 consejos sencillos para “regenerar” tus neuronas

 

¿Por qué debemos intentar prevenir la demencia? El Alzheimer es la causa más común de demencia: 1 de cada 10 personas mayores de 65 años tiene Alzheimer. La demencia se caracteriza por una pérdida gradual y progresiva de la memoria, el pensamiento y las habilidades mentales. Cada vez vivimos más tiempo, pero a medida que cumplimos años, nuestro cerebro se va deteriorando y se incrementa la probabilidad de padecer una enfermedad neurodegenerativa. Cómo prevenir la demencia

Prevenir Demencia

Prevenir Demencia – Cerebro nomal VS Cerebro con demencia Fuente: Ken-Kenc2 (PR)

No existe ninguna manera conocida de prevenir la demencia. Sin embargo, hay ciertas medidas podemos tomar para reducir el riesgo de desarrollar demencia, ralentizar nuestro declive cognitivo y mejorar la función cognitiva. Nuestras acciones y estilo de vida juegan un papel decisivo en cómo nuestro cerebro cambia físicamente.

Para prevenir la demencia hemos de centrarnos en luchar contra los factores de riesgo asociados a ella, y sobre todo, en los hábitos y el estilo de vida que cada persona lleva. A continuación, se exponen 10 medidas de prevención que pueden ayudarnos a frenar el declive cognitivo. Mejorar nuestras funciones cerebrales y reserva cognitiva puede ayudarnos a prevenir la demencia.

Según la Organización Mundial de la Salud, la demencia se puede definir como “un síndrome que implica el deterioro de la memoria, el intelecto, el comportamiento y la capacidad para realizar actividades de la vida diaria. Es una de las principales causas de discapacidad y dependencia entre las personas mayores en el mundo entero. La demencia tiene un impacto físico, psicológico, económico y social”. Entre las formas más comunes de demencia encontramos la enfermedad de Alzheimer, demencia vascular y demencia por cuerpos de Lewy.

¿Se puede prevenir la demencia? 10 consejos para regenerar tus neuronas

Aunque no se puede hacer nada para prevenir la demencia, si que podemos poner en marcha diferentes estrategias mentales que permitan mejorar nuestra reserva cognitiva y compensar el deterioro cerebral. Practica estos 10 consejos que propone Mairena Vázquez, psicóloga. Una vida saludable puede ayudarte a mantener un cerebro sano por más tiempo y llegar a prevenir la demencia.

1. Cuida tu alimentación ¡Somos lo que comemos!

¿Habéis escuchado alguna vez la frase “Somos lo que comemos”? En el caso de las demencias, esta frase cobra aún más sentido. Llevar una dieta sana y equilibrada es de vital importancia para frenar la aparición de una posible demencia.

Cómo prevenir la demencia: Es muy recomendable llevar una dieta formada por frutas, verduras y cereales integrales ya que se ha observado que este tipo de alimentos contienen unas sustancias conocidas como “antioxidantes” encargadas de proteger a las neuronas.

Debemos realizar una dieta baja en grasa y con unas cantidades de sal limitadas.

Los ácidos grasos Omega-3 también tienen una función protectora para el cerebro frente a la demencia. Podemos encontrar ácidos grasos Omega-3 en diferentes tipos de pescado.

Según un estudio encontrado en la revista Plos One se ha observado que la vitamina B6 (presente sobre todo en hígado, pollo, pescados, lácteos, patatas, frutas,…) disminuye el avance del deterioro cognitivo.  A esta vitamina se le suma la vitamina B9 (ácido fólico) y B12. Se ha relacionado algunas demencias con una deficiencia de vitamina B6 y B12.

2. Procura mantener y cuidar tu peso corporal

Una alimentación sana y equilibrada influye de manera directa en nuestro peso. De este modo, si cuidamos nuestra alimentación, cuidamos nuestro peso y prevenimos enfermedades relacionadas como el sobrepeso y la obesidad, diabetes, hipertensión arterial, etc…

Si padecemos alguna de estas enfermedades tendremos mayor probabilidad de que el riego sanguíneo y el corazón funcionen peor, lo que producirá en consecuencia, dificultades en el cerebro.

Cómo prevenir la demencia: Si somos capaces de mantenernos en nuestro peso ideal (diferente en cada persona) disminuiremos el riesgo de padecer diferentes enfermedades, entre ellas la demencia.

3. Elimina los hábitos tóxicos de tu vida

Debemos ser conscientes de cómo nuestros hábitos (tóxicos) influyen en nuestra presión sanguínea y en nuestro corazón.

¿A qué me refiero con “hábitos tóxicos“? Podemos hablar de dejar de fumar, dejar o reducir el consumo de alcohol, evitar o reducir el estrés,…

Descubre cómo dejar de fumar. Dejar de fumar es muy importante ya que este hábito hace que los vasos sanguíneos se estrechen, lo que aumenta la tensión arterial y de este modo, existe un mayor riesgo de padecer demencia vascular y otras enfermedades cardiovasculares.

Una de las demencias que más se previene si se eliminan los hábitos tóxicos es la demencia vascular. La demencia vascular es la segunda demencia más común (después de las enfermedad de Alzheimer) y se produce a causa de pequeños accidentes cerebrovasculares (por ejemplo ictus). Descubre qué es el daño cerebral adquirido.

Según el informe publicado en el último número de Archives of Internal Medicine, la hipertensión arterial está relacionada con un mayor riesgo de padecer demencia o deterioro cognitivo leve.

Cómo prevenir la demencia: Una vida saludable y sin excesos puede ayudarte a mantener tu cerebro sano por más tiempo.

4. ¡Muévete! Practica ejercicio físico

No es necesario realizar todos los días un deporte excesivo para conseguir beneficios.

Existen diferentes formas de realizar ejercicio físico, desde dar un paseo hasta salir a correr, cada persona puede elegir el ejercicio que más se adapte a su forma física. En personas más mayores se ha observado que incluso caminar durante una hora hace que tengan menor declive cognitivo y su cerebro funcione mejor. (¡Nunca es tarde para ponerse en forma!)

Cómo prevenir la demencia: Es necesario buscar la estimulación física del cuerpo adoptando poco a poco diferentes rutinas. Además, el ejercicio físico ayuda a paliar los pequeños problemas de memoria ya que oxigena el cerebro y rejuvenece las células.

Prevención de la demencia: No te quedes parado. El ejercicio fisico es muy importante. ¡Muévete!

Prevención de la demencia: El ejercicio físico es muy importante

5. Utiliza CogniFit: Programa líder en evaluación cognitiva y estimulación cerebral

La estimulación cognitiva de CogniFit es el tratamiento no farmacológico más utilizado en casos de deterioro cognitivo leve y demencias en su etapa temprana. La tecnología de CogniFit está normalizada y validada por la comunidad científica. Se centra en la neuroplasticiadad. Esta capacidad del cerebro permite ralentizar la evolución de la enfermedad, y preservar, por más tiempo, las habilidades cognitivas de la persona, mejorando su calidad de vida.

CogniFit es un programa clínico de entrenamiento cerebral, normalizado y validado por la comunidad científica. El programa consta de diferentes juegos científicos, basados en estudios clínicos, que pueden practicase online.

¡Solamente tienes que registrarte! La batería de ejercicios de CogniFit, permite evaluar y medir de forma precisa las debilidades y fortalezas cognitivas de cualquier persona. CogniFit mostrará un gráfico con los resultados cognitivos  y propondrá automáticamente el régimen de entrenamiento personalizado que mejor se adapta a las necesidades cognitivas de cada individuo.

Cómo prevenir la demencia: Nuestro cerebro es moldeable y elástico, la gimnasia cerebral y la estimulación cognitiva promueve la plasticidad cerebral y favorece que se produzcan nuevas conexiones entre las neuronas.

6. Crea tus propios hábitos y rutinas

Siempre es favorable ser capaz de seguir y mantener unos hábitos y rutinas. Nuestra memoria agradece que tengamos ciertos hábitos del día a día establecidos ya que al tenerlos, debemos seguir un horario fijo y al mismo tiempo, ejercitamos la memoria.

Con unas simples rutinas, podemos ayudar a prevenir la demencia.

Prevención de la demencia. Es favorable ser capaz de seguir unos hábitos y rutinas

Prevención de la demencia. Seguir unos hábitos y rutinas

7. Procura hacerte revisiones médicas

El deterioro cognitivo es un tema que está siendo muy estudiado en los últimos tiempos. Continuamente la investigación está haciendo grandes avances para prevenir y tratar de la mejor manera posible el deterioro cognitivo y la demencia.

Cómo prevenir la demencia: Es fundamental que ante determinadas circunstancias o síntomas, se realicen chequeos para procurar hacer un diagnóstico temprano de la demencia. Como se dice en puntos anteriores, es muy importante tomarse la tensión con frecuencia para evitar problemas relacionados.

8.  Haz cosas nuevas

Cuando aprendemos a hacer cualquier cosa nueva o hacemos algo a lo que no estamos demasiado acostumbrados, estimulamos de una u otra forma nuestro cerebro. Al estimular nuestro cerebro, las conexiones entre las neuronas se ven fortalecidas e incluso el número de neuronas se puede ver aumentado.

Según este estudio se ha observado que “los cerebros bilingües retrasan los efectos del envejecimiento”. ¡Ser bilingüe tiene muchas ventajas! Aunque no es necesario ser bilingüe para beneficiarse de los efectos positivos de conocer un segundo idioma. 

En este otro estudio, Thomas Back, del Centro de Envejecimiento Cognitivo y Epidemiología Cognitiva en la Universidad de Edimburgo afirma lo siguiente: “Obligar a nuestro cerebro a una atención constante para diferenciar entre un idioma u otro tiene beneficios a largo plazo. Las personas que hablan dos o más idiomas, incluso aquellos que adquirieron la segunda lengua en la edad adulta, pueden retrasar el deterioro cognitivo propio del envejecimiento”.

Cómo prevenir la demencia: Aprende a tocar un instrumento, apúntate a esas clases de baile que siempre has querido hacer, aprovecha para leer tus libros favoritos, escucha música, aprende un nuevo idioma, o acostúmbrate a ver las películas en versión original…  hay miles de actividades y cosas nuevas que puedes realizar. Practicando estas actividades, además de aumentar tu motivación y autoestima, las funciones cognitivas de tu cerebro mejorarán y tendrás la clave para frenar de algún modo el deterioro causado por el paso de los años.

9. Queda con tus familiares y amigos, conoce a gente diferente

Las actividades sociales como salir con los amigos, ir al cine o teatro, conocer gente diferente a la de tu círculo más cercano,… estimulan nuestro cerebro y hace que se generen nuevas conexiones entre nuestras neuronas. Cualquier cosa para combatir el aislamiento es buena, ya que no es conveniente que te encierres en ti mismo.

Según diferentes estudios se ha observado como las personas que realizan mayor número de actividades sociales tienen un deterioro cognitivo menor que aquellas que no se relacionan o se relacionan menos.

Cómo prevenir la demencia: Para ello te animo a que mantengas reuniones con tus amigos y familia pero además, intentes conocer gente nueva con tus mismos gustos y aficiones acudiendo a diferentes centros sociales. Anímate a salir de tu zona de confort.

10. Evita el estrés y disfruta de la naturaleza

La naturaleza, el conocer gente nueva o rodearte de aquellas personas que te brindan apoyo,… influyen a la hora de eliminar el estrés y la tensión.

El mero hecho de vivir en una ciudad grande también influye a la hora de sufrir una demencia o enfermedad neurodegenerativa. No solo por el estrés que genera el ritmo vertiginoso de la ciudad, sino que además, existen datos difundidos por la Organización Mundial de la Salud que indican que la contaminación atmosférica provoca cada año 3.7 millones de muertes prematuras. Como asegura la investigación reciente publicada en en «The Proceedings of the National Academy of Sciences» (PNAS). El estudio, realizado en la Universidad Lancaster indica que la presencia de nanopartículas tóxicas, derivadas de aire contaminado en el tejido cerebral humano pude provocar estrés oxidativo e incrementar el riesgo de enfermedades neurodegenerativas como la demencia y el Alzheimer.

Cómo prevenir la demencia: Es muy recomendable disfrutar de la naturaleza y del aire libre siempre que las circunstancias lo permitan tanto para una mejor calidad de vida como para eliminar el estrés y la tensión del día a día.

 

Psicóloga especializada en psicología clínica infanto-juvenil. En continua formación para ser psicóloga sanitaria y neuropsicóloga clínica. Apasionada de la neurociencia e investigación del cerebro humano. Miembro activo de diferentes asociaciones e interesada en labores humanitarias y emergencias. A Mairena le encanta escribir artículos que puedan ayudar o inspirar.
“Magia es creer en ti mismo”.

This post is also available in: Alemán Ruso