Cómo prevenir la demencia senil: la educación académica puede ayudar

El riesgo de padecer demencia es menor para aquellos que tienen estudios académicos. Un nuevo estudio sobre cómo prevenir la demencia senil, sugiere que la educación mejora nuestra salud mental y ayuda a prevenir el deterioro cognitivo.

Este estudio ha sido publicado en The New England Journal of Medicine, y proporciona la mayor evidencia hasta la fecha de que una población educada y que practique ejercicio cardiovascular tiene menos probabilidades de sufrir casos de demencia, o de que esta enfermedad aparezca más tarde. Otra conclusión que se puede sacar de este estudio es que la obesidad y la diabetes pueden aumentar las probabilidades de padecer este trastorno.

como prevenir la demencia senil

De todas formas, en las próximas décadas aumentará el número de casos de demencia, ya que las personas cada vez tienen una esperanza de vida mayor y viven más tiempo, por lo que es más fácil sufrir este tipo de deterioros.

Dallas Anderson, directora del programa de demencia en en el National Institute on Aging, comenta que “no queremos dar la impresión de que el problema del Alzheimer y la demencia está desapareciendo, no es eso, los números siguen aumentando por el envejecimiento de la población.” Además añade, que el nuevo estudio muestra que “lo que pasa en la vida de una persona también es importante, no es sólo: oh, está en tus genes, vas a tenerlo. Puedes tomar medidas para posponer la enfermedad.”

Cómo prevenir la demencia senil: educación y vida saludable

Aún así, María Carrillo, científica de la Asociación del Alzheimer, pone un toque de esperanza al estudio diciendo: “esto me demuestra que hay esperanzas para el Alzheimer, si apostamos por estilos de vida más sanos y nos esforzamos en encontrar nuevos tratamientos para la demencia.”

Los autores de este estudio sobre cómo prevenir la demencia senil evaluaron el estado cognitivo de más de 5000 personas que superaban los 60 años en cuatro periodos de tiempo distintos, empezando en 1977. El estudió demostró que los casos de demencia se redujeron un 20% cada década. También descubrieron que las personas cada vez desarrollaban la demencia a edades más tardías. En los 70 las personas solían tener esta enfermedad cuando llegaban a los 80 años, mientras que en la actualidad suele desarrollarse a los 85.

Significativamente, esta reducción de casos de demencia se daba sólo en personas que habían recibido por lo menos una educación secundaria. Hay varias teorías que intentan explicar cómo influye la educación en la prevención de la demencia, entre ellas se incluye que la educación te brinda una mejor situación económica y esto se relaciona con llevar unos hábitos más saludables y un mejor acceso a cuidados médicos. Otro punto de vista es que aprender te ayuda a crear más conectores neuronales, permitiendo al cerebro compensar a largo plazo la pérdida de memoria y de funciones cognitivas.