Cómo superar el síndrome de estrés postraumático: enfrenta tus miedos

Las personas que han pasado por una experiencia muy traumática pueden desarrollar un trastorno conocido como el síndrome de estrés postraumático. Después de pasar por una de estas experiencias la gente suele tener la reacción lógica de asustarse, pero en el caso de las personas que sufren este síndrome, el miedo va aumentando con el tiempo y se convierte en una sensación perturbadora. Si crees que estás pasando por esto te contamos cómo superar el síndrome de estrés postraumático, en cualquier caso se debe consultar con un especialista si has experimentado una experiencia muy traumática.

Cómo superar el síndrome de estrés postraumático

Cómo superar el síndrome de estrés postraumático

Reconoce que tienes estrés postraumático

Como se suele decir, el primer paso para superar algo es reconocerlo. La única forma de dejar atrás una experiencia traumática es dejar de negarla y tratar de superarla. Si aún no estás seguro de tener síndrome de estrés postraumático, estos son sus tres síntomas principales:

-Revivir el hecho traumático y las sensaciones que te produjo, esto implica episodios recurrentes, pensadillas y pensamientos irracionales que son provocados por el miedo.

-Sentimientos evasivos.

-Sentirse nervioso y sobrereaccionar a estímulos como el ruido.

Mucha gente tarda en admitir que tiene estrés postraumático por culpa de los sentimientos de evasión. Estos sentimientos bloquean de forma intencionada los episodios traumáticos, con la esperanza de que se pueden contener y desaparecerán con el tiempo. El enfermo también puede negarse a volver al sitio donde vivió la experiencia o a ver a la gente que está relacionada con ella. Esto a la larga no es bueno y sólo empeora las cosas.

Terapia para tratar el síndrome de estrés postraumático

La psicoterapia puede ser una buena alternativa para tratar el estrés postraumático. Durante ella conversas con un psiquiatra sobre las emociones y pensamientos que te provoca tu síndrome. Esta técnica es efectiva porque te ayuda a abordar tus problemas psicológicos de forma directa y así podrás procesar tus verdaderos sentimientos como la ira o la culpa en vez de negarlos. También te preparará para que puedas reaccionar de forma saludable ante las personas y sitios que te recuerden la experiencia traumática.

Si decides superar tu estrés postraumático con terapia, deberías probar la terapia de exposición que se centra en enfrentarse a las fobias personales. Este tipo de terapia te ayudará a afrontar tus miedos exponiéndote al trauma de nuevo, aunque de forma segura para que veas que no hay nada que temer. El objetivo de esto es hacerte capaz de manejar tus temores y controlar el estrés que sientes cuando el trauma se presenta ante ti.

Los tratamientos contra el estrés también te serán de mucha ayuda. Este tipo de terapia te enseñará la manera de poder controlar tu ansiedad y para ello se centrará en cambiar la forma que tienes de ver tus traumas, para evitar que te deprima o te cause ansiedad. Las terapias que usan la música para combatir el estrés son muy útiles.

La terapia de grupo también puede ser una buena forma de tratar tu estrés postraumático, funciona mejor con unas personas que con otras, pero el hecho de hablar con otras personas que hayan vivido experiencias parecidas a la tuya puede ayudarte a no sentirte sólo ni excluido por tu enfermedad.

Medicación para tratar el síndrome de estrés postraumático

La medicación para el síndrome de estrés postraumático tiene que ser tomada mientras haces terapia, si sólo tomas la medicación no tendrás tan buenos resultados como si haces las dos cosas de forma conjunta. La medicación puede ayudar a controlar los síntomas del estrés postraumático, pero no sirve para superar este trastorno de forma definitiva.

Reducir los síntomas del síndrome de estrés postraumático sin atacar el problema principal mediante terapia puede tener muchos efectos adversos más adelante y si dejas de tomar la medicación puedes volver a sentirte igual de mal que antes de tomarla o incluso peor. Aunque sea difícil tienes que ser fuerte y enfrentarte a tus miedos, te aseguramos que saldrás fortalecido de esto.