Competencias comunicativas: 22 claves para mejorarlas

La comunicación es esencial para la vida social tal y como la conocemos: interactuamos continuamente. Por eso, es muy importante gozar de unas buenas habilidades. ¿Sientes inseguridad al comunicarte? ¿Te cuesta hablar en público? ¿Tienes problemas para transmitir tus ideas por escrito? Te explicamos los tipos de competencias comunicativas y cómo puedes potenciarlas.

Competencias comunicativas
Competencias comunicativas

Competencias comunicativas: Definición y para qué sirven

Entendemos por competencias comunicativas el conjunto de aptitudes que permiten una comunicación adecuada. Para ello, el individuo se vale de todos los sistemas de signos de su comunidad sociocultural. D. H. Hymes, creador de este concepto, las resume en los siguientes puntos:

  • Cuándo hablar
  • Cuándo no hablar
  • De qué hablar
  • Con quién hablar
  • Cuándo hablar
  • Dónde hablar
  • Cómo hablar

¿Por qué son importantes las competencias comunicativas?

Nos comunicamos a diario con los demás y con nuestro entorno. Por eso, saber emplear estas habilidades es fundamental para el crecimiento personal y para el crecimiento social. ¿Y podemos desarrollarlas? ¡Claro! No son innatas, sino que se pueden aprender y mejorar.

Tipos de competencias comunicativas

Competencia lingüística

Es el pilar central de la comunicación. Hace referencia a la adquisición y el desarrollo de una lengua, y a su posterior dominio. También al nivel de integración del lenguaje, entendido como un sistema de símbolos articulados que posibilita el entendimiento entre personas. Nos permite pensar y expresarnos a través de las palabras y su combinación, así como asignar nuevos términos a objetos y sensaciones.

Competencia paralingüística

Está formada por los elementos adicionales que complementan al lenguaje. Distinguimos entre recursos orales (como la entonación, la intencionalidad, etc.) y recursos escritos (márgenes, negritas, cursivas, mayúsculas, etc.).

Por ejemplo, «amigo» tendrá una connotación distinta si se pronuncia entre dos colegas cercanos («gracias, amigo») a cuando la dice una persona que va a discutir con otra («eso me lo dices a la cara, amigo»). El tono es diferente.

Incluye la competencia cronética, definida como el manejo de la comunicación en el tiempo. Es decir, cuánto se tarda en decir algo o los segundos que dejamos antes de responder.

Competencias comunicativas en la vida cotidiana
Competencias comunicativas en la vida cotidiana

Competencia sociolingüística

El lenguaje depende de la cultura social, siendo inherente al momento y al lugar en que se utiliza. Es decir, varía según el contexto. Comprende elementos extralingüísticos:

  • Competencia quinésica. Es la comunicación no verbal: la llevamos a cabo a través posturas, gestos, miradas, etc. Puede complementar, enfatizar e incluso contradecir nuestras palabras. Conforma hasta el 80% de la comunicación.
  • Competencia proxémica. Es el manejo de las distancias con los demás. Dependiendo de la proximidad, distinguimos entre:
    • Distancia íntima: 15 – 45 centímetros. Propia de la familia, pareja y amigos íntimos. Se suele hablar en voz baja.
    • Distancia personal: 45 – 120 centímetros. Propia de los amigos y conocidos. Se usa una voz suave y distendida.
    • Distancia social: 1,2 – 3,5 metros. Propia de los contactos profesionales, más impersonal.
    • Distancia pública: a partir de 3,5 metros. Propia de los discursos ante un público

Competencia discursiva

Es la sucesión lógica y ordenada de las ideas o argumentos del discurso. Para comprender correctamente un mensaje, necesitamos que su contenido esté cohesionado y sus puntos sean coherentes. Por ejemplo, cuando contamos una historia, esta debe ser coherente en su línea temporal y sin que los sucesos se contradigan entre sí.

Competencia pragmática

Se trata de la habilidad para convencer y persuadir a otras personas, influyendo en sus conocimientos, opiniones, actitudes, etc. Es muy útil para conseguir objetivos profesionales.

Competencia estratégica

Se refiere a la capacidad de subsanar los posibles errores mientras transcurre el discurso. Logra una comunicación eficaz mediante el comienzo, mantenimiento, reparación, reorientación o conclusión de una conversación. Por ejemplo, intervenir ante los silencios prolongados, evitar los malentendidos, etc.

Test-Mental-Test-Cognitivo-CogniFit

Test Cognitivo Online de CogniFit: Evalúa de forma clínica y rápidamente tu funcionamiento cerebral, identifica tus habilidades cognitivas. Los resultados que proporciona este test neuropsicológico son muy útiles para ayudar a determinar el estado cognitivo en personas con trastornos como fibromialgia, depresión, etc y personas sin ningun trastoro diagnosticado.

Competencia textual

Se define como la comprensión y producción de textos. Para ello, necesitamos valernos de otras tres competencias:

  • Competencia cognitiva. Se apoya en las categorías formales del pensamiento para crear argumentos.
  • Competencia comunicativa. Consiste en el manejo adecuado del lenguaje.
  • Competencia técnica. Se relaciona con el uso de dispositivos para escribir.

¿En qué consisten unas buenas competencias comunicativas?

Observación y escucha

A través de la observación del lenguaje no verbal y de la escucha de los mensajes del interlocutor, además del significado de sus palabras, podemos inferir sus estados mentales. ¿Cómo? La Teoría de la Mente nos explica la atribución de estos estados. De esta forma, un buen comunicador es capaz de prever las reacciones de los demás, reconocerlas y adaptar su comunicación a las mismas.

Interpretación del contexto

Las diferencias individuales, sociales y culturales marcarán las características de la comunicación. Por ejemplo, en España los dos besos o el apretón de manos son habituales para saludar; sin embargo, en Japón no son muy dados al contacto físico en estas circunstancias. Deberemos adaptarnos al lugar y al momento para saber qué transmitir y la forma de hacerlo.

Aprendizaje

Uno de los recursos más habituales para aprender es el modelado, es decir, fijarnos en otra persona para imitar sus habilidades. Puede hacerse de forma consciente o inconsciente. Los buenos comunicadores buscan perfeccionar sus competencias comunicativas fijándose en los éxitos de los demás y cómo han llegado a ellos.

Respeto

Es frecuente que en muchas disputas se pierda el respeto y la educación hacia el interlocutor cuando pensamos diferente. La otra persona se siente atacada y difícilmente escuchará nuestra postura. Un buen comunicador acepta otros puntos de vista y argumenta con respeto para defender los propios. Así, temas sensibles como la política, la religión o incluso el fútbol podrán ser debatidos sin enfados.

Organización

Parece obvio afirmar que se debe pensar antes de hablar, pero no siempre se aplica. Tener un pensamiento organizado facilita ordenar nuestras ideas antes de expresar algo de forma verbal o escrita. Un mensaje ordenado siempre es un mensaje más atractivo.

Autoeficacia

Los obstáculos no son dificultades, sino retos para un buen comunicador. Creen en sí mismos y en sus posibilidades. Y no es que no tengan dudas (¿quién no las tiene en algún momento?), pero no dejan que hagan zozobrar la confianza en su valía.

Tampoco les importa admitir que desconocen algo. Es imposible saberlo todo.

competencias comunicativas para la comunicacion efectiva
Competencias comunicativas para la comunicación efectiva

Inteligencia emocional

Aceptar otros puntos de vista también conlleva tener en cuenta que estos pueden estar ligados a emociones. Un buen comunicador goza de alta inteligencia emocional, destacando también por su empatía y asertividad. Saben diferenciar momentos: de qué pueden hablar, cómo hacerlo y en qué circunstancias es mejor no decir nada.

Creatividad e imaginación

La creatividad rompe con la monotonía. Un mensaje diferente atraerá más la atención de nuestro interlocutor. Los ejemplos, las historias o las metáforas son buenos aliados. Adaptados a cada situación, podrán conectar con las emociones de los demás y apoyar nuestro mensaje.

Errores como parte del proceso

Tener todas las situaciones controladas es imposible y es normal que surjan fallos. En lugar de buscar la perfección, los buenos comunicadores se centran en aprender de la imperfección.

Práctica

Si bien las competencias comunicativas no son innatas, algunas personas tienen más facilidades que otras para comunicar. ¿Significa que lo tienen todo hecho? No. Si no se ejercitan estas habilidades, no aprovecharán su potencial. Y, en el caso de aquellos con más dificultades, la práctica conseguirá grandes avances. El buen comunicador no nace, sino que se hace.

Aplicación de las competencias comunicativas

La comunicación se encuentra presente en cualquier ámbito de nuestras vidas. También cuando hablamos con nosotros mismos, ya sea en voz alta o mediante pensamientos. A continuación, exponemos tres contextos donde las competencias comunicativas cobran especial importancia.

Ámbito familiar y social

A veces, tendemos a olvidar las reglas más sencillas para una comunicación adecuada cuando nos encontramos en familia. Esto suele ocurrir por exceso de confianza o por su falta. Gritarse entre hermanos, recordarle a nuestro compañero de piso que esta vez le toca a él limpiar el baño, decirle a nuestros padres lo que realmente queremos estudiar (y más si esto contradice ciertas expectativas), etc., son ejemplos donde la comunicación suele fallar. Las competencias comunicativas, junto con las habilidades sociales, ahorran esfuerzo, evitan malentendidos y, en general, amenizan nuestra vida cotidiana.

Ámbito educativo

Ya sabemos que estas competencias se aprenden. Es conveniente entrenarlas desde que somos pequeños. De esta forma, se terminarán aplicando de forma natural y permitirán una mejor adaptación al entorno.

Por esta razón, es fundamental incluir el desarrollo de las habilidades comunicativas en la enseñanza. Una buena comunicación es vital no solo para aprendizajes posteriores y más complejos, sino para el desarrollo como personas: proporciona autonomía, resolución y satisfacción. Permite una mejor comprensión y facilita la expresión de uno mismo.

Ámbito laboral

En cualquier empleo es esencial una relación adecuada con los compañeros y los jefes, saber desenvolverse en el trabajo en equipo, encontrar buenas soluciones para los problemas que se presentan, tomar decisiones acertadas, etc. Por eso, las competencias comunicativas se valoran mucho en el currículum actualmente. En las entrevistas de trabajo, dan una imagen muy positiva del candidato.

Por otro lado, cobran especial importancia en las actividades comerciales y de persuasión. Se podrá llegar mejor a clientes potenciales si se dominan ciertas técnicas de influencia.

22 claves para mejorar tus competencias comunicativas

1. Analízate tanto a ti como al entorno

¿Conoces tus virtudes y tus defectos? Obsérvate. ¿Qué es lo que haces bien? ¿En qué necesitas mejorar? ¿Y cómo puedes conseguirlo? Fíjate en cómo lo hacen aquellas personas que tienen éxito transmitiendo sus mensajes.

Al principio, será un ejercicio, pero pronto irás viendo cómo se convierte en un proceso automático. Y no te evalúes con una dureza desproporcionada. Recuerda que a andar se aprende caminando.

2. Apuesta por la sencillez

Solemos pensar que las expresiones recargadas y las palabras pomposas demuestran cuán cultos somos. Pero, salvo excepciones, lo único que hacen es complicar el entendimiento de nuestro mensaje. ¿Significa esto que debemos limitar nuestro lenguaje a lo simple? De ningún modo. Enriquecer el vocabulario siempre es una ventaja, pero hay que saber distinguir cuándo utilizar unas palabras y cuándo otras.

3. Busca lo auténtico

No debemos reducirnos a presentarnos como un personaje que no somos, aunque muchas veces lo hagamos para adaptarnos a la situación. Sonar forzado o artificial disminuye nuestra credibilidad y además podemos generar desconfianza. La naturalidad siempre es la mejor opción, incluso en diferentes contextos. Muéstrate tal y como eres. Quien no esté dispuesto a aceptarte, tal vez no sea la mejor compañía.

4. Recurre a la honestidad

La mentira es una de las cosas que se adhieren muy rápido a la imagen de una persona. Genera enfado y puede provocar una gran pérdida de confianza. Además, para que una mentira no sea descubierta, necesita no contradecirse; será como una bola de nieve: cada vez se hará más grande. Por eso, es mejor enfrentarse a la verdad desde el respeto y la asertividad que contar una mentira que lo único que hará es complicar más la situación.

5. Entrena la asertividad

Se trata de una habilidad fundamental para una buena comunicación. Nos permite defender nuestra propia postura mientras respetamos las opiniones de los demás, protegiendo nuestras opiniones sin agresividad. En una sociedad tendente a los malos modos, ¡marca la diferencia desde el respeto!

6. Enfatiza tus palabras

El mensaje no solo está compuesto por palabras, como hemos visto, sino que influyen muchos aspectos más. Por ejemplo, utiliza pausas y entonaciones que despierten la atención en la otra persona. Aportarán frescura y harán que tus mensajes sean más interesantes.

7. Parafrasea

La técnica del parafraseo consiste en expresar las propias ideas de modos distintos. Conseguirás que tu punto de vista quede claro y también servirá para reafirmarte ante ti mismo y ante los demás.

8. Practica la escucha activa

Escuchar no es simplemente oír las palabras que nos llegan. Si queremos ser activos en nuestra escucha, deberemos procurar que la otra persona se sienta atendida y comprendida desde la empatía. La conversación será más efectiva y la relación con nuestro interlocutor mejorará.

9. Ten en cuenta a tu interlocutor

Todos somos diferentes y a la vez igual de válidos. Esto incluye la forma de pensar. Dependiendo del nivel económico, sociocultural, educativo, etc., nuestro punto de vista puede ser uno u otro. E incluso compartiéndolos, podemos tener mundos internos completamente distintos. Creer que todo el mundo debería opinar como nosotros es un grave error.

Observar a nuestro interlocutor nos permite ir adaptándonos a él. ¡Utiliza tus recursos!

10. Anticípate a las reacciones

Aunque puedas imaginar las reacciones de tu interlocutor, nunca las des por hecho. Estar preparado para reacciones inesperadas hará que sientas más seguridad ante posibles contratiempos. Incluso puedes tener alguna contraargumentación o alguna estrategia preparada de antemano por si eso ocurre. ¡Guárdate las espaldas!

11. Apóyate en el lenguaje no verbal

Los gestos, expresiones, pulcritud, vestuario, etc. también influyen en cómo nos ven. Procura controlar estos aspectos para no transmitir algo que no quieres. Por ejemplo, no gesticules de forma excesiva, presta atención a tus movimientos, cuida tu vestuario… Por supuesto, siempre en función de cada contexto.

12. No evites el contacto visual

Rehuir la mirada del interlocutor denota inseguridad. Por eso, debemos procurar mirar a los ojos, demostrando así confianza. ¡Ojo! Una mirada demasiado fija puede causar el efecto contrario y llegar a resultar agresiva. Hay que alcanzar un término medio.

13. No interrumpas

Interrumpir cuando otra persona está hablando no sienta muy bien, se considera una falta de respeto. Además, esto imposibilitará que comprendas al cien por cien lo que tu interlocutor está intentando decirte. Si tienes este mal hábito, ¡bórralo del mapa!

competencias comunicativas y exito
Competencias comunicativas y éxito

14. No termines las frases de los demás

Finalizar las frases ajenas no solo no ayuda en la comunicación, sino que suele causar enfado. Puedes transmitir abuso de poder.

15. Opta por el buen humor

La sonrisa es un recurso que suele estar infravalorado: es muy sencilla de utilizar y muy fácil de contagiar. Bien es verdad que no todas las situaciones admiten una actitud desenfadada y alegre, pero la empatía es algo que podemos mantener siempre.

Ser amable también nos beneficia a nosotros. Los días transcurren más agradables cuando no fruncimos el ceño continuamente.

16. Recurre a técnicas visuales

¿Tienes que exponer para un público? Si existe la posibilidad, no te cortes: las ilustraciones, fotografías e incluso vídeos pueden potenciar tu mensaje. También puedes valerte de la psicología de los colores para crear y reforzar vínculos con tus oyentes. La información ligada a lo emocional se recuerda mejor. ¡Una imagen vale más que mil palabras!

17. Procura no perder la calma

Solemos ponernos nerviosos ante circunstancias específicas: un examen, hablar en público, comunicarnos con alguien que nos altera, etc. Nuestras competencias comunicativas pueden verse mermadas. Intentar mantener la calma es un buen modo de preservarlas. Existen ciertas técnicas de control de la activación (como la relajación muscular o las técnicas de respiración) que nos serán de mucha ayuda.

18. Gestiona tus emociones

Es imposible separarnos de nuestras emociones. Sin embargo, permitir que las que son muy intensas (en especial, las negativas) interfieran en la comunicación no es muy recomendable. Ya sabemos que la esta fluye mejor desde la serenidad, y lo mismo ocurre con la toma de decisiones. Si vemos que no somos capaces, lo mejor será posponer la conversación para cuando estemos más calmados.

19. Reconoce tus fallos

Tu valía no va a caer por reconocer que has cometido un error. Al contrario, la capacidad de autocrítica y la pretensión de mejora nos acerca a los demás. Tratar de tapar los fallos y no estar dispuesto a ceder solo alimenta un orgullo que no lleva a ninguna parte.

20. Mantén la confianza en ti

La inseguridad en uno mismo puede arruinar un examen, la presentación que con tanto esfuerzo has preparado o incluso una simple conversación. Recuerda: los errores no suponen ningún drama y se pueden solucionar. Te facilitará mantener la confianza.

21. Inspírate

Hoy en día podemos encontrar multitud de libros y artículos orientados a la mejora de las competencias comunicativas. Otra buena opción es la literatura: además de satisfacer nuestra afición, nos ilustra con diversos modos de transmitir de forma escrita. En Internet también podemos encontrar numerosas charlas de expertos de cualquier materia. Observa cómo se expresan, de qué elementos se valen para hacer llegar su mensaje.

22. Disfruta de la propia comunicación

La comunicación es vital para la existencia humana. Y tampoco es un secreto que las demás especies, a su modo, se comunican entre sí. Mires donde mires, hay interacción. Tratar de mejorarla hará que disfrutemos más de las experiencias que nos hace vivir.

Si bien las competencias comunicativas no son innatas, algunas personas tienen más facilidades que otras para comunicar. ¿Significa que lo tienen todo hecho? No. Si no se ejercitan estas habilidades, no aprovecharán su potencial. Y, en el caso de aquellos con más dificultades, la práctica conseguirá grandes avances. El buen comunicador no nace, sino que se hace.

This post is also available in: Alemán Ruso