Condicionamiento evaluativo: el cómo y el por qué de formar opiniones sin hechos.

¿Alguna vez te has preguntado por qué juzgamos un libro por su portada? Aquí, leerá acerca de cómo y por qué formamos primeras opiniones sin evidencia y emitimos juicios sobre cosas que apenas sabemos. Un proceso denominado condicionamiento evaluativo trata de dar una explicación de por qué el libro con la hermosa portada está bien escrito.

Condicionamiento Evaluativo

Evaluativo Acondicionamiento: Por qué juzgamos un libro por su portada.

Todos los días, cada uno de nosotros está expuesto a varias experiencias diferentes y, a menudo, nuevas. Esto es inevitable en un mundo tan dinámico y diverso como el nuestro. Se abrió una nueva tienda tres cuadras más adelante, Katie tiene un nuevo novio y tu músico favorito acaba de lanzar su nuevo álbum. A veces, nos sorprendemos juzgando cosas que apenas conocemos y opinando sobre asuntos de los que apenas hemos oído hablar. Estoy seguro de que la nueva tienda no durará mucho más que la anterior, el novio de Katie es probablemente un chico guapo y el nuevo álbum? Bueno, eso sin duda va a ser genial! Sin embargo, ¿son ciertas nuestras predicciones? ¿Y sobre qué base exclamamos con tanta confianza lo que podría decirse que no tiene base? Estas preguntas son importantes tanto para la investigación psicológica como para la industrial. La forma en que evaluamos nuestro entorno influye en nuestro comportamiento hacia él. Dicho esto, quien comprenda sus mecanismos subyacentes y logre dirigirlos voluntariamente podría, a su vez, manipular a un paciente para que deje de comportarse mal o a un cliente para que compre un determinado producto.

Condicionamiento clásico: aprendizaje basado en la experiencia

Condicionamiento Evaluativo

Condicionamiento clásico: también conocido como condicionamiento pavloviano.

Un mecanismo de interés se denominó condicionamiento evaluativo. Fue nombrado de acuerdo al condicionamiento clásico previamente establecido. Este último, famoso por sus experimentos iniciales de Pavlov con perro salivación, describe un proceso de aprendizaje que crea expectativas basadas en patrones recurrentes. Si a una situación le sigue siempre el mismo evento, la vivencia del primero será suficiente para predecir que el otro también se instalará.

Entonces, por ejemplo, cuando ve la luz de señalización del intermitente izquierdo de un automóvil, automáticamente espera que gire a la izquierda. Esta es la secuencia natural de eventos, tal como hemos aprendido a conocerla: la luz parpadea y luego el automóvil gira.

Condicionamiento clásico

La primera investigación empírica sobre este dogma se realizó en perros. Cada vez que les daban de comer, el mismo sonido de una campana precedía el servicio de su comida. Al principio, los perros darían la bienvenida felizmente a la comida, y la saliva fluiría hacia su boca una vez que se les presentara la comida. Luego, después de un tiempo, la saliva comenzaría a gotear con solo el sonido de la campana. Con el tiempo, los perros aprendieron que cuando la campana comienza a sonar, pronto llegará la comida. Formalmente, el sonido de la campana se categorizó como un estímulo condicionado (CS), mientras que servir la comida se describió como un estímulo incondicionado (US). A partir de entonces, se concluyó que el proceso denominado condicionamiento clásico ocurre cuando un estímulo, un estímulo incondicionado, está precedido de forma fiable por otro estímulo, un estímulo neutro. El significado del último estímulo incondicionado se aplica al estímulo neutro. Una vez establecida la asociación, el estímulo neutro se denomina estímulo condicionado., ya que desencadena el mismo patrón de reacción que el incondicionado. Si aplicamos esto a nuestro ejemplo con el automóvil, entonces la luz parpadeante sería el estímulo condicionado, mientras que el giro posterior sería el incondicionado. Además, las luces intermitentes no tendrían sentido a menos que indicaran de forma fiable el giro del coche.

Posteriormente, se realizaron varios estudios sobre el condicionamiento clásico para dilucidar sus propiedades. Resulta que los estímulos no tienen que ocurrir siempre, solo con la suficiente frecuencia. Además, la tasa requerida depende de la naturaleza de los estímulos, ya que algunos pueden ser indicadores más fuertes que otros. La investigación también se llevó a cabo sobre la estabilidad del efecto. Aquí, se demostró que una vez que los estímulos dejan de ocurrir de manera confiable, la asociación deja de existir. A partir de ese momento, el estímulo condicionado vuelve a ser un estímulo neutro.

Condicionamiento evaluativo: opiniones basadas en la experiencia.

Condicionamiento Evaluativo

Condicionamiento Evaluativo

Si bien la base del condicionamiento evaluativo se encuentra en el condicionamiento clásico, sus raíces son más profundas. Surgió de la investigación sobre las actitudes. Cuando quedó claro que el condicionamiento evaluativo podría ser un mecanismo que influye en la formación y el cambio de actitudes, se estableció un campo de investigación propio. El condicionamiento evaluativo sigue reglas similares al condicionamiento clásico, ya que ambos tienen un estímulo incondicionado y condicionado. Aquí, sin embargo, un evento no es seguido por el otro, sino que ambos ocurren al mismo tiempo. Además, en lugar de predecir un evento inmediato y preparar la reacción adecuada, se predice una influencia a largo plazo y se elige la postura adecuada frente a ella.

Las opiniones influyen en el comportamiento

Es así: la calificación de algo en una escala bidimensional (como bueno y malo, gustos y disgustos), oficialmente llamada valencia, influye en el comportamiento hacia ella. Te acercas a algo que te gusta y te distancias de algo que no te gusta. Por lo tanto, los eventos dañinos inminentes o incluso los que amenazan la vida deben ser ignorados, ya que los mecanismos de defensa y autoconservación influirían en el comportamiento de formas que van más allá de las actitudes. Te acercas o te distancias de algo que puede tener una influencia positiva o negativa a largo plazo sobre ti. Hace poco conociste a Thomas, sin embargo, no te gusta Thomas. Tiene opiniones con las que no estás de acuerdo. Aunque no hace nada perjudicial, supones que seguirá siendo una “mala” influencia para ti. Por lo tanto, tratas de distanciarte de él. (Lo siento por todos, Thomas, es solo un ejemplo, no lo tome como algo personal).

¿Suposiciones sin fundamento?

Si entonces aparece un factor desconocido junto con un factor ya juzgado, el proceso llamado condicionamiento evaluativo utiliza la evaluación del conocido para predecir la influencia a largo plazo del nuevo evento. En otras palabras, este es un mecanismo que utiliza la categorización de un objetivo conocido para clasificar un objetivo de alguna manera conectado pero aún desconocido en la misma escala bidimensional subjetiva (por ejemplo, bueno y malo, gusto y disgusto).

Para facilitar la comparación, los eventos se denominaron de manera similar a los del condicionamiento clásico. Primero, tenemos un estímulo incondicionado que es o con valencia positiva o negativa. Entonces, tenemos el Estimulo condicionado con un valencia neutra, o al menos una valencia menor, que la de su contraparte incondicionada. Cuando ambos estímulos se ven juntos, aparentemente conectados entre sí, la opinión del estímulo incondicionado se aplica luego al condicionado.

Lo siento Thomas, pero para mantener nuestro ejemplo: si este Thomas mencionado anteriormente aparece con un amigo suyo, lo más probable es que no esté muy interesado en conocer a este nuevo compañero. Probablemente tendrá una convicción similar a aquella con la que usted no está de acuerdo y, por lo tanto, sería la misma “mala” influencia que Thomas. Por lo tanto, es tan desagradable como su amigo. De este modo, se creó una asociación cognitiva entre Thomas y este extraño que categorizó a la persona desconocida de manera similar al Thomas conocido, lo que provocó una postura de distanciamiento hacia el nuevo sujeto. No hace falta decir que no tenemos evidencia objetiva de que esta persona recién conocida sea tan "mala" como la primera, además, no sabemos con certeza si Thomas nos influiría de manera incorrecta.

Propiedades del condicionamiento evaluativo

Parece que la actitud adoptada es siempre la de la opinión más extrema. Para aclarar, si un estímulo visto ligeramente negativo y uno fuertemente positivo aparecen juntos, el ligeramente negativo seguramente será juzgado más positivamente por eso. Si su mejor amiga Rebecca de repente le presenta a un conocido suyo, sorprendentemente el mismo extraño que vio antes conversando con Thomas de manera amistosa, entonces probablemente cambiar de opinión y darle una oportunidad. Rebecca es increíble, no hay ninguna posibilidad de que este tipo pueda ser una decepción. Claro, parecía amistoso con Thomas antes, pero si está con Rebecca, entonces estará bien.

Sin embargo, cabe señalar, especialmente en lo que respecta a nuestro ejemplo con el pobre Thomas, que todavía está en debate si se produce este cambio de valencia. consciente o inconscientemente, o si incluso podría prevenirse a través del conocimiento consciente. Más aún, no se presentó evidencia sólida sobre cómo íbamos a juzgar un estímulo condicionado positivo o negativo después de varias presentaciones con estímulos neutrales. Desafortunadamente, algunos estudios mostraron que después de repetidas co-ocurrencias, el estímulo previamente condicionado se vuelve neutral nuevamente, mientras que otros mostraron que la evaluación de valencia resiste este llamado estímulo. fase de extinción. Por fin, el tiempo parece jugar un papel en el proceso. Se demostró que el condicionamiento evaluativo funciona mejor cuando ambos estímulos aparecen al mismo tiempo. No obstante, si el estímulo condicionado se presenta poco antes o después del estímulo incondicionado, el condicionamiento aún puede tener lugar.

Implicaciones del condicionamiento evaluativo

Condicionamiento Evaluativo

Condicionamiento Evaluativo

El conocimiento sobre la formación de opinión y su cambio es un tema serio y como muchos otros debe abordarse con responsabilidad. Lo más probable es que las empresas privadas ya estén realizando investigaciones en el campo, ya que asociar de manera eficiente un producto con algo agradable podría aumentar enormemente sus ventas. Hay dos problemas principales con esto:

  1. Primero, estos hallazgos no serían accesibles ni al público ni a otros investigadores.
  2. El segundo problema que enfrentamos es que sus propiedades no se comprenden completamente. Esto significa que quien los descubra podría influir en el público sin el aviso de un especialista.

Por ejemplo, si resultara que el condicionamiento evaluativo funciona solo de manera subconsciente, los comerciales se verían mientras se transmite el programa de televisión, en lugar de en el medio, o los productos aparecerían más a menudo en el fondo de una película. Estos cambios parecerían insignificantes a los ojos de un observador ignorante, mientras que en realidad influyen fuertemente en las ventas. Dicho esto, los fondos de investigación deben invertirse en temas como la formación de opinión, evitando así su abuso para beneficio personal (como una posible herramienta de propaganda, por ejemplo) mientras se utiliza su enorme potencial.

Piense en el beneficio para el cuidado de la salud. Insalubre el comportamiento (como ciertas adicciones) podría curarse o aumentar la productividad y la motivación a través de asociaciones. Entonces, si alguien tenía una fobia horrible que impedía su calidad de vida, por ejemplo, el pobre botánico Steven con su repentino miedo a las arañas después de unas desafortunadas vacaciones, las simples asociaciones con temas fuertemente positivos podrían curar rápidamente su desagradable situación. O, dado que la adicción a los medios es un problema aparentemente creciente entre nuestros jóvenes, este conocimiento podría usarse para reintroducir la diversión de la vida real mejorando gradualmente la actitud hacia las experiencias reales. Además, estos hallazgos podrían tener una contramedida contra los prejuicios, que beneficiaría a toda la humanidad.

No obstante, tenemos un largo camino por delante hasta entonces. Los hallazgos actuales pueden ser contradictorios y confusos. La mayor parte de la investigación se realizó en humanos, lo que conlleva ciertos riesgos, como la conciencia de la demanda, entre otros. Conciencia de la demanda puede crear resultados artificiales debido a que los sujetos de prueba sospechan qué resultados buscan y reaccionan en consecuencia. Cabe señalar que los hallazgos de otros campos de investigación sugieren que a los animales también les gusta y les disgusta, al igual que a nosotros, y tienen formas de expresar estos sentimientos. Sugeriría un enfoque adicional a través de experimentos con animales. Esto extinguiría algunos de los riesgos y, al mismo tiempo, haría que los resultados fueran más comparables con otros experimentos sobre el condicionamiento evaluativo y el condicionamiento clásico. Sin embargo, debemos reconocer la investigación realizada sobre el tema y alentar a los investigadores a continuar con su trabajo, ser creativos y no darse por vencidos cuando todo parezca diferente. El primer paso para acortar la distancia a la visión mencionada anteriormente y evitar el abuso de hallazgos importantes es crear conciencia en este campo para que más investigadores reciban fondos para profundizar en el condicionamiento evaluativo.

Consulte los siguientes artículos para obtener más información sobre el tema y dar crédito a los hombres y mujeres diligentes que trabajaron arduamente para obtener este conocimiento:

Referencias

Bethell, EJ (2015). Una guía práctica para diseñar estudios de sesgo de juicio para evaluar el bienestar de los animales en cautiverio. Revista de ciencias aplicadas al bienestar animal, 18 Suppl 1, S18-42. doi:10.1080/10888705.2015.1075833

Bohner, G. y Dickel, N. (2011). Actitudes y cambio de actitud. Revista anual de psicología., 62, 391–417. doi:10.1146/annurev.psych.121208.131609

Davey, GC (1994). ¿Es el condicionamiento evaluativo una forma cualitativamente distinta del condicionamiento clásico? Investigación y terapia del comportamiento., 32(3), 291-299.

De Houwer, J., Thomas, S. y Baeyens, F. (2001). Aprendizaje de asociación de gustos y disgustos: una revisión de 25 años de investigación sobre el condicionamiento evaluativo humano. Boletín psicologico, 127(6), 853–869. doi:10.1037//0033-2909.127.6.853

Campo, AP (2000). El condicionamiento evaluativo es el condicionamiento pavloviano: problemas de definición, medición y la importancia teórica de la conciencia de contingencia. Conciencia y cognición, 9(1), 41–49. doi:10.1006/ccog.1999.0412

Gawronski, B. y Bodenhausen, GV (2006). Procesos asociativos y proposicionales en la evaluación: una revisión integradora del cambio de actitud implícito y explícito. Boletín psicologico, 132(5), 692–731. doi:10.1037/0033-2909.132.5.692

Havermans, RC y Jansen, A. (2007). Condicionamiento evaluativo: una revisión y un modelo. revista holandesa de psicología, 63(2), 31–41. doi:10.1007/BF03061060

Rozin, P., Wrzesniewski, A. y Byrnes, D. (1998). El carácter esquivo del condicionamiento evaluativo. Aprendizaje y motivación, 29(4), 397–415. doi:10.1006/lmot.1998.1012