Consecuencias de las drogas en nuestro cerebro: drogadicción y deterioro cognitivo

El consumo de drogas afecta al sistema límbico del cerebro. Esta estructura cerebral se encarga de premiar la satisfacción de nuestras necesidades vitales mediante una sensación agradable o de placer (cuando tenemos hambre y comemos, sentimos placer). Cuando consumimos drogas producimos en el cerebro una sensación similar basada en placer artificial. Es mediante este proceso cuando se inicia la adicción a las drogas.

¿Qué es la drogadicción?

Hablamos de adicción cuando alguien tiene una dependencia psicológica hacía el consumo de una sustancia. La dependencia psicológica está enlazada con la física, ya que el cuerpo desarrolla su propia respuesta ante el consumo de esa sustancia y en el caso de su ausencia en el organismo.

Las adicciones suelen estar relacionadas con problemas personales como la baja autoestima, depresiones o trastornos mentales, aunque también pueden estar causadas por tener una química cerebral distinta.

drogas y deterioro cognitivo

Steve Snodgrass

Tanto en la drogadicción como en el alcoholismo o la adicción al sexo, se involucran una serie de circuitos neuronales, que son conocidos como circuitos del placer. Las drogas actúan a través de mecanismos neuronales que sirven para disparar nuestro instinto de supervivencia, por eso hay sustancias que pueden llegar a convertirse para algunas personas en una verdadera necesidad.

Cuando un adicto consume una droga como la cocaína, puede llegar a experimentar una sensación de placer equiparable a la que siente cuando satisface una necesidad como comer o practicar sexo. Así se entiende el llamado “subidón” que producen estas drogas, que tiene su base en la dopamina: un transmisor neuronal que se activa cuando vamos a recibir una recompensa.

Por otra parte, cuando el placer provocado por las sustancias desaparece del organismo aparecen distintos efectos perniciosos como sudores, depresión, ansiedad… Lo que lleva al adicto a volver a consumir para dejar atrás estas sensaciones y volver a sentir placer, entrando en un círculo vicioso.

Drogadicción y deterioro cognitivo

Viendo lo implicados que están los circuitos neuronales en la drogadicción es evidente que el consumo de estas sustancias produce varios daños cognitivos. Existen drogas que causan mayor deterioro cognitivo que otras. Es el caso del éxtasis y la cocaína, que afectan al área cognitiva más rápidamente y de manera más agresiva. Los adictos a estas sustancias tienen trastornos de conducta y psiquiátricos de forma más habitual que otros adictos y también sufren más ataques de agresividad e ira.

Los que han pasado por una drogadicción también pueden presentar un declive en el razonamiento abstracto y complicaciones a la hora de resolver problemas. Su juicio crítico también se ve afectado y su razonamiento para resolver conflictos también se empobrece. El cerebro de alguien que ha pasado por una drogadicción, nunca volverá a ser el de antes.

Los programas de rehabilitación más eficaces suelen contar con una mezcla de distintas clases de terapia y servicios para atender las necesidades específicas de cada paciente. Estos tratamientos suelen combinar terapias conductuales y fármacos como la metadona, la buprenorfina y la naltrexona, que son utilizados para que los pacientes puedan sobreponerse a la ausencia de la droga a la que estaban enganchados. En el caso de que la adicción tenga su base en una depresión u otro trastorno psicológico, también pueden llegar a usarse fármacos psicoactivos como depresivos y ansiolíticos.

En cuanto a las terapias, suelen enfocarse en motivar a los adictos a combatir su deseo de consumir drogas, enseñan a evitarlas y cómo se debe actuar en caso de recaída. Las terapias conductuales también pueden ayudar al paciente a reparar sus relaciones personales, que a menudo se ven dañadas por culpa de su adicción.

Por último, para contrarrestar los efectos del deterioro cognitivo provocado por el consumo de drogas, es conveniente que el paciente ejecute un programa de estimulación cognitiva. Los especialistas en neurología de CogniFit han diseñado un entrenamiento especializado dirigido a explorar y detectar de forma precisa las funciones dañadas. Este programa clínico validado se ajusta a las necesidades cognitivas de cada individuo estimulando sus funciones deficitarias y ayudando a la recuperación.

 

This post is also available in: Inglés