Demencia vascular: causas, síntomas y prevención

El término demencia resulta familiar para todos, sin embargo, ¿qué es la Demencia Vascular? A lo largo de este artículo se va a explicar en qué consiste este tipo de demencia, por qué se desarrolla, cuáles son sus síntomas y qué podemos hacer para mejorarlos. Además, se aportan algunos consejos acerca de cómo prevenir su aparición.

Demencia vascular
Demencia vascular

La demencia es un síndrome adquirido de origen orgánico, el cual provoca un deterioro progresivo de las funciones cognitivas. Este deterioro deriva, con el tiempo, en una incapacidad funcional tanto en el ámbito personal como social y laboral.

Los síntomas que acompañan a la demencia son de tipo cognitivo (pérdida de memoria, de atención, de orientación espacio-temporal, de reconocimiento de objetos o personas, etc.), de índole psiquiátrica o conductual (depresión, ansiedad, irritabilidad o agresividad, alucinaciones, delirios, etc.), así como del ámbito funcional (incapacidad para manejar actividades de la vida diaria básicas como la higiene o la alimentación, e instrumentales como la economía familiar).

Origen de la demencia vascular

Anteriormente se ha explicado de manera resumida en qué consiste una demencia, sin embargo, no se trata de un síndrome de carácter homogéneo, sino que, el término demencia engloba a su vez diversos tipos. La clasificación más básica dentro de las demencias es la que las divide dentro de dos grandes grupos: primarias y secundarias. La demencia vascular corresponde al grupo de demencias secundarias, es decir, demencias que se desarrollan a causa de otra lesión o patología.

La demencia vascular se origina a causa de lesiones de tipo vascular en el cerebro (como ictus, que es lo mismo que un derrame cerebral). El perfil del paciente con demencia vascular, y las alteraciones neurológicas que van a acompañar a la evolución de ésta, es muy heterogéneo ya que depende de la localización y el alcance de la lesión.

Las enfermedades cerebro-vasculares van a provocar una alteración en la irrigación sanguínea del cerebro, dando lugar a un daño cerebral focal, es decir específico, o a un efecto más global y difuso, conocido como diasquisis. Esta alteración puede tener como origen dos tipos de accidentes cerebro-vasculares:

1. Demencia vascular por isquemia cerebral:

Se trata de una interrupción de la circulación sanguínea en el cerebro, la cual provoca la falta de oxígeno y nutrientes necesarios para el mantenimiento de sus células. Los síntomas previos a la isquemia cerebral son:

  • Aletargamiento.
  • Incapacidad para hablar.
  • Falta de comprensión.
  • Falta de visión por uno o ambos ojos.
  • Adormecimiento  de un lado del cuerpo.
  • Dificultad en la coordinación motora.
  • Intenso y repentino dolor de cabeza.
  • Hormigueo en brazos y manos.

2. Demencia vascular por hemorragia cerebral:

Debido a la ruptura de un aneurisma (ensanchamiento anormal en una arteria) la sangre circula ocupando espacio en el cerebro. La afectación cognitiva generada a raíz de la hemorragia cerebral suele ser más generalizada y severa que aquella provocada por la isquemia. Los síntomas que se presentan de manera previa a la hemorragia cerebral son:

  • Cefalea severa.
  • Náuseas y vómito.
  • Pérdida de conciencia.
  • Rigidez de nuca.

La probabilidad de padecer un accidente cerebro-vascular aumenta en el colectivo de la tercera edad. Es común que aparezcan pequeños y múltiples accidentes cerebro-vasculares (subclínicos) en diversas áreas, los cuales provocan una afectación cognitiva menos específica y generalizada. A pesar de que estos infartos lacunares no sean percibidos en el momento en que ocurren, sí que se pueden observar mediante neuroimagen (TAC).

Demencia vascular cerebro
Demencia vascular cerebro: Imagen Onhealth

Diagnóstico de la demencia vascular

La demencia vascular es la segunda forma más prevalente de demencia, situándose por detrás de la enfermedad de Alzheimer. Resulta complicado establecer unos criterios clínicos determinados para el diagnóstico de la demencia vascular ya que, debido a la localización y el alcance de la lesión cerebral, va a existir una gran heterogeneidad en las formas clínicas de presentación de ésta. Los criterios aportados por NINDS-AIREN para llevar a cabo un diagnóstico de demencia vascular son los siguientes:

  1. Características clínicas de demencia (deterioro cognitivo y funcional)
  2. Características clínicas de enfermedad cerebro-vascular (haber sufrido un accidente cerebral vascular: isquemia o hemorragia)
  3. Relación temporal (tres meses) entre el accidente cerebro-vascular y la aparición de los síntomas clínicos que corresponden a la demencia, o inicio súbito de la demencia con curso fluctuante (inestabilidad en los síntomas)
  4. Confirmación por neuroimagen de enfermedad cerebro-vascular, mediante TAC o Resonancia Nuclear Magnética (RNM)
  5. Confirmación histopatológica (estudio de los tejidos orgánicos) de la existencia de daño cerebral isquémico o hemorrágico y exclusión de otros cambios patológicos asociados a la demencia

Tipos de demencia vascular

Existen tres tipos de demencia vascular provocados por diferentes lesiones:

  • Vasculopatía cerebral: Se produce una degeneración de vasos arteriales debida a dos causas: la edad y la hipertensión arterial.
  • Síndromes lacunares: El término “laguna” hace referencia a las cavidades que se forman tras sufrir un ataque isquémico transitorio (duración de 2-3 minutos). La mayoría de estos infartos lacunares son múltiples y conforman un riesgo importante de sufrir una isquemia cerebral. Los factores de riesgo en este caso son también la edad y la hipertensión arterial.
  • Enfermedad de Binswanger: Este tipo de demencia vascular es causada por una isquemia crónica. Se producen lesiones cerebrales asociadas a una disminución en la densidad de mielina (sustancia que envuelve y protege a los axones de las neuronas, promoviendo un aumento en la velocidad de transmisión del impulso nervioso). Se observan como síntomas clínicos una reducción en la velocidad de los procesos mentales y motores, déficit atencional, disartria (dificultad articulatoria para la expresión del habla) y depresión.

Síntomas de la demencia vascular

Como ya se ha mencionado anteriormente, a diferencia de otros tipos de demencia como la enfermedad de Alzheimer, es complicado establecer unos síntomas y una evolución concreta para la demencia vascular. Esto se debe a la variedad en las lesiones cerebrales y, por lo tanto, en sus consecuentes síntomas. Sin embargo, sí existen una serie de síntomas que se consideran característicos de la demencia vascular:

  1. Disfunción Ejecutiva: Las Funciones Ejecutivas son una serie de habilidades superiores que dirigen nuestra conducta, tales como la planificación, la solución de problemas, la toma de decisiones o la monitorización y supervisión de acciones. Los pacientes con demencia vascular presentan un deterioro en estas capacidades. Descubre actividades para mejorar las funciones ejecutivas.
  2. Alteración visoespacial: Supone una dificultad en la percepción y manejo mental de figuras, así como reconocimiento de objetos y caras.
  3. Apraxia: Se trata de una incapacidad para llevar a cabo movimientos simples o complejos, sin tener como origen una causa física.
  4. Déficit atencional: Distracción moderada o grave.
  5. Curso fluctuante: La persona con demencia vascular no se mantiene estable, en algunos momentos se encuentra más deteriorado que en otros.
  6. Alteraciones de conducta: Apatía, depresión, irritabilidad y ansiedad más comúnmente.
  7. Afectación funcional: Dificultad para llevar a cabo las actividades de la vida diaria tanto básicas como instrumentales.

Evolución y tratamiento de la demencia vascular

La demencia vascular, al igual que el resto de demencias, es una enfermedad degenerativa. Es decir, se trata de un trastorno el cual conlleva un deterioro progresivo de las funciones afectadas. Por lo tanto, a pesar de que en el caso de la demencia vascular el curso sea fluctuante, el deterioro de los síntomas cognitivos avanza, provocando con el tiempo una pérdida total de funcionalidad.

El tratamiento farmacológico utilizado para la demencia vascular se centra en procurar enlentecer el proceso de deterioro, así como en lograr una mejora de los síntomas cognitivos y conductuales. Por otro lado, para favorecer el estado cognitivo de la persona con demencia vascular, es aconsejable realizar actividades de estimulación cognitiva para demencias que refuercen sus capacidades.

¿Cómo prevenir el desarrollo de la demencia vascular?

Prevenir la demencia vascular
Prevenir la demencia vascular

La demencia vascular se desarrolla tras haber sufrido un accidente cerebro-vascular, por lo tanto, para prevenir la demencia vascular se deben tener en cuenta ciertos factores que aumentan el riesgo de sufrir isquemia o hemorragia.

Existen circunstancias de riesgo que no es posible controlar, tales como la edad, el sexo (los hombres padecen esta patología de manera más frecuente que las mujeres), las características genéticas, o alguna enfermedad como el cáncer o las enfermedades autoinmunes. No obstante, se pueden tener en cuenta otras medidas que promueven una vida más saludable:

  • No fumar ayuda a prevenir la demencia vascular.
  • Tomar medidas de control de la presión arterial como la dieta o los medicamentos prescritos para esta finalidad.
  • Realizar ejercicio físico, evitando mantener una vida sedentaria.
  • Evitar las comidas con mucha sal.
  • No consumir alimentos con grasas saturadas o hidrogenadas.
  • Mantener un peso adecuado.
  • Comer frutas y verduras que aumenten el potasio. Descubre estos alimentos y sus vitaminas para el cerebro.
  • Reducir el consumo de alcohol, dadas las consecuencias del alcohol en el cerebro.
  • Controlar el nivel de colesterol a través de la alimentación y los medicamentos, si son necesarios.
  • Reducir el consumo de alimentos de origen animal y de aquellos que contengan queso, crema o huevos.

Gracias por leer mi artículo sobre la demencia vascular. Si tienes alguna duda acerca este tema o de algún tema relacionado con esto, escríbeme un comentario e intentaré ayudarte!

This post is also available in: Francés