Depresión de alta funcionalidad: Guía completa

Todo el mundo sabe todos tenemos una parte que no solemos mostrar al exterior. En ocasiones la persona que aparentemente es la más feliz de la oficina o la clase, re repente se suicida…. ¿Cómo puede ser que estén tan tristes y nadie lo sepa? Esto nos lleva a preguntarnos: ¿qué es la depresión de alta funcionalidad? ¿Cuáles son los signos, síntomas, causas, diagnóstico y tratamientos? ¿Cómo trabaja el cerebro con este tipo de depresión y cómo se ven afectadas las habilidades cognitivas? ¿Cuáles son algunos consejos para controlar esta depresión?

despresión de alta funcionalidad
¿Qué es la depresión de alta funcionalidad?

Qué es la depresión de alta funcionalidad?

Depresión de alta funcionalidad, también conocida como una variación de la depresión que es mucho más difícil de diagnosticar que el Trastorno Depresivo Mayor (TDM) porque las personas que lo padecen a menudo son vistas como felices todo el tiempo y con una vida con alta capacidad de trabajo. Se estima que al menos 2,4 millones de personas mayores de 18 años que han tenido al menos un episodio depresivo en el último año en España. Esto equivale a aproximadamente el 5,2% de la población del país.

La depresión de alta funcionalidad es un tipo de depresión crónica con un diagnóstico moderadamente nuevo que combina tanto el trastorno depresivo mayor crónico como la distimia. Como con cualquier tipo de depresión, las personas que sufren de depresión de alta funcionalidad se sienten tristes, desesperanzadas y sin apetito, entre otras cosas. Sin embargo, las personas este tipo de depresión tienen síntomas que son menos severos, pero más duraderos. Pueden tenerlos durante años, lo que hace que sea más difícil de sobrellevar.

Algunas veces, las personas que sufren depresión de alta funcionalidad no parecen deprimidas ni por un instante. Como dice la Dra. Mayra Méndez, psicoterapeuta y coordinadora de programas para discapacidades intelectuales y de desarrollo y servicios de salud mental en el Centro de Desarrollo Infantil y Familiar de Providence Saint John’s: “La depresión puede inhibir el deseo de actividad y acción, pero los individuos con alta funcionalidad tienden a seguir adelante con esfuerzo por llegar exitosamente a las metas. El impulso por lograr los objetivos, a menudo, sostiene la acción y mueve a los individuos con alto rendimiento hacia la realización de las cosas”. Esto demuestra que las personas con depresión de alta funcionalidad pueden mantener y llevar a cabo la vida diaria como si nada estuviera mal.

Algunos ejemplos famosos de personas que realizaron tareas excepcionales mientras luchaban contra la depresión de alto funcionamiento son Charles M. Schultz, Winston Churchill, Owen Wilson y Emily Dickinson.

Signos y síntomas de la depresión de alta funcionalidad

Los síntomas de la depresión de alta funcionalidad son similares a los de otros tipos de depresión. Sin embargo, esta condición es crónica, lo que significa que los síntomas ocurren la mayoría de los días durante al menos dos años consecutivos. Es increíblemente importante tener en cuenta que los síntomas de la depresión, especialmente los de la depresión de alta funcionalidad, pueden parecer invisibles. A veces las personas más felices que conoces luchan en el fondo con sentimientos negativos de manera regular. Dicho esto, algunos de los síntomas más comunes de la depresión de alta funcionalidad incluyen:

  • Bajos niveles de energía
  • Problemas de concentración
  • Falta de autoestima o autoestima deficiente
  • Actitudes negativas
  • Cambios de apetito
  • Problemas para dormir
  • Evitan actividades sociales
  • Disminución de la productividad
  • Sentimientos constantes de desesperación y tristeza

Estos síntomas pueden aparecer durante la infancia, la adolescencia y la edad adulta. La mayoría de las veces aparecen a una edad temprana. Cuando aparece a una edad temprana, los niños y adolescentes a menudo parecen de mal humor, tienen problemas de comportamiento, parecen irritables, tienen dificultades en situaciones sociales y parecen pesimistas durante un largo período de tiempo.Con el paso de los años, los síntomas pueden aparecer y desaparecer con la gravedad de los mismos, variando en el tiempo.

Causas de la depresión de altro funcionamiento
Causas de la depresión de alto funcionamiento

Causas de la depresión de alta funcionalidad

Si bien no existe una causa exacta y única que sirva para todos los casos de depresión de alta funcionalidad, existen ciertos factores que pueden contribuir al desarrollo de la depresión. Algunos de estos factores que incluyen:

  • Traumatismo cerebral físico. Por ejemplo, una conmoción cerebral o un derrame cerebral.
  • Antecedentes familiares o personales de depresión, ansiedad o trastorno bipolar.
  • Desequilibrios químicos en el cerebro y el cuerpo.
  • Acontecimientos estresantes en la vida o traumas. Por ejemplo, problemas financieros o la pérdida de un ser querido.
  • Enfermedades físicas crónicas. Por ejemplo, diabetes o enfermedad cardíaca.

El cerebro y la depresión de alta funcionalidad

Como con cualquier tipo de depresión, el cerebro está muy afectado. De hecho, la depresión puede causar encogimiento e inflamación cerebral y causar restricción de oxígeno.

Encogimiento e inflamación

Investigaciones recientes demuestran que el tamaño de partes específicas del cerebro en realidad disminuye cuando las personas pasan por picos depresivos. Aunque los investigadores están debatiendo acerca de qué regiones del cerebro se encogen específicamente debido a la depresión y cuánto se encoge en realidad, varios estudios actuales han establecido que la corteza prefrontal frontal, el hipocampo, el tálamo y la amígdala pueden verse afectados.

En cuanto a la cantidad de encogimiento que puede ocurrir depende de la duración y severidad del episodio depresivo. Por ejemplo, se pueden observar cambios notables en el hipocampo cuando el episodio depresivo dura por lo menos 8 meses o cuando hay múltiples episodios más cortos durante el transcurso de un año.

Es usual que cuando el cerebro se encoge, también lo hagan las funciones neurales que están asociadas con la parte encogida del cerebro. Por ejemplo, la amígdala y la corteza prefrontal trabajan en tándem para ayudar a controlar las emociones de uno mismo y ver/entender las reacciones emocionales de otras personas. Esta conexión entre los dos es en realidad la razón por la que algunos científicos afirman que algunas personas que tienen depresión postparto pueden ser mostrar una reducción en la empatía.

También existe una gran conexión entre la depresión y la inflamación. Dicho esto, no está claro si la depresión cause inflamación o es al revés. En cualquier caso, tanto la inflamación como la depresión ocurren al mismo tiempo y la inflamación está directamente relacionada con el tiempo que una persona ha estado deprimida. Es decir, cuanto más tiempo esté deprimido alguien, más inflamado estará su cerebro. Un estudio mostró que las personas que han estado deprimidas durante más de diez años tenían un 30% más de inflamación cerebral en comparación con las que estuvieron deprimidas durante menos de diez años. Debido al hecho de que la inflamación cerebral hace que las células cerebrales mueran, hay una serie de consecuencias cognitivas que provienen de la inflamación, como el encogimiento (razón por la cual la contracción cerebral y la inflamación están directamente relacionadas), la neuroplasticidad, la disminución de la función neurotransmisora y la disminución de la capacidad cerebral para cambiar a medida que uno envejece. La combinación de estos factores puede llevar a cambios negativos en la memoria, el estado de ánimo, el aprendizaje y el desarrollo general del cerebro.

Reducción del oxigeno

La depresión también se ha relacionado con una cantidad reducida de oxígeno en el cuerpo y el cerebro. Al igual que con la inflamación, no está claro si los niveles reducidos de oxígeno causan depresión o viceversa. Hay un factor celular que se produce en respuesta a que el cerebro no recibe una cantidad suficiente de oxígeno, conocido como hipoxia cerebral, que se eleva en ciertas células inmunitarias que se encuentran en personas con trastorno bipolar y depresión. Cuando el cerebro carece de oxígeno, puede causar inflamación y matar o lesionar las células cerebrales. Incluso la hipoxia a corto plazo puede convertirse en confusión (piense en los deportistas de altura y en sus cerebros). En general, una reducción de oxígeno puede llevar a cambios en el estado de ánimo, el aprendizaje, la memoria y el desarrollo cerebral. Afortunadamente, se ha comprobado que el uso de cámaras de oxígeno hiperbárico puede aliviar los síntomas de la depresión.

habilidades cognitivas afectadas en la depresión de alta funcionalidad
¿Qué habilidades cognitivas se ven afectadas en la depresión de alta funcionalidad?

Habilidades cognitivas y depresión de alta funcionalidad

Las habilidades cognitivas se ven muy afectadas por la depresión. De hecho, la depresión afecta la capacidad de pensar… de hecho, no se sabe si los antidepresivos pueden ayudar a tratar el deterioro de las habilidades cognitivas que se deriva de la depresión. Además de los medicamentos (que no son un tratamiento para el deterioro de las habilidades cognitivas), la terapia cognitivo-conductual puede se apropiada para este tipo de personas y ayudarlas a aprender a reconocer los patrones de pensamiento distorsionados. La técnicas de resolución conflictos también se puede utilizar para ayudar a entrenar a las personas a mejorar sus habilidades generales a la hora de resolver sus problemas. Algunas personas con depresión de alta funcionalidad también prueban la terapia de recuperación cognitiva, la cual utiliza ejercicios para ayudar a mejorar la memoria y las funciones ejecutivas.

Otras funciones cognitivas como el procesamiento motivacional, el procesamiento emocional y el procesamiento cognitivo requieren interacciones entre redes neuronales. Por ello es importante destacar que, la depresión puede desregular y causar problemas dentro de estas redes neurales y las conexiones entre ellas.

Diagnóstico de la depresión de alta funcionalidada

Para diagnosticar la depresión de alto funcionamiento, el médico utilizará un examen físico. Si no hay nada alterado, el médico puede plantearse la posibilidad de una depresión. Muchas veces también se pueden utilizar análisis de sangre u otros exámenes para descartar cualquier otra afección médica que pueda estar causando los síntomas. Con frecuencia, los médicos utilizan el Manual de Diagnóstico y Estadística de los Trastornos Mentales (DSM-5) para ayudar en el diagnóstico. El manual enumera los siguientes síntomas de depresión de alto funcionamiento:

  • Dificultad para conciliar el sueño y/o dormir
  • Tener mucho o poco apetito
  • Baja autoestima o poca autoestima
  • Tener poca energía
  • Sentirse deprimido la mayor parte del día (casi) todos los días

Los adultos, deben sentirse deprimidos la mayor parte del día, todos los días, o casi todos los días, durante dos años. Para los adolescentes y los niños, deben sentirse deprimidos o irritables la mayor parte del día, casi todos los días, durante un año como mínimo.

Tratamiento para la depresión de alta funcionalidad

Hay tres maneras principales de tratar la depresión de alta funcionalidad. Primero, cambios en el estilo de vida. Segundo, la medicación. Tercero, la terapia. A menudo, se utiliza una combinación de terapia y medicación y se cree que es la más efectiva.

Los cambios en el estilo de vida son una parte importante del tratamiento para la depresión de alto funcionamiento, ya que la afección es crónica y prolongada. Al ajustar la forma en que se vive, los síntomas pueden aliviarse un poco. Por ejemplo:

  • Evitar las sustancias tóxicas como el alcohol o las drogas
  • Acudir a un quiropráctico o acupunturista
  • Hacer ejercicio con frecuencia, tres veces por semana en la medida de lo posible
  • Escribir un diario para poder expresar tus sentimientos
  • Tener una dieta saludable, llena de frutas y verduras
  • Tomar suplementos alimenticios con triptofano

Los medicamentos para la depresión de alto funcionamiento pueden incluir tres tipos de antidepresivos:

  • Antidepresivos tricíclicos, conocidos como ATC, que incluyen fármacos como amoxapina (Asendin) y amitriptilina (Elavil).
  • Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, también conocidos como ISRS, que incluyen fármacos como sertralina (Zoloft) y fluoxetina (Prozac).
  • Los inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina, también conocidos como IRSN, que incluyen medicamentos como duloxetina

La terapia también es una opción de tratamiento beneficiosa para algunas personas. Ir a psicoterapia, también conocida como terapia de conversación, puede ayudar a la gente a hacerlo:

  • Enfrentar sus emociones y cualquier otra cosa que pueda estar sucediendo en sus vidas.
  • Facilitar la adaptación a una crisis o desafío
  • Expresarse con naturalidad
  • Ponerse metas alcanzables
  • Reemplazar la negatividad por la positividad
  • Obtener un mejor control de la propia vida
  • Identificar los pensamientos, comportamientos y desencadenantes que uno siente

Tips para manejar la depresión a alta funcionalidad

  • Vea a un terapeuta. El hecho de que usted no sienta a menudo que necesita ver a alguien, el tener a alguien allí puede ayudarlo. Incluso si no es un terapeuta, siempre ayuda tener un hombro, especialmente uno que entiende lo que está pasando, en el que apoyarse
  • Acepte su situación y estado mental. Nadie es perfecto
  • Haga algunos cambios en su estilo de vida, como dieta y ejercicio.
  • Entienda que usted no es perezoso, sino que es transitorio debido a su depresión de alto funcionamiento.
  • Confíe en que usted puede salir de esto.

Let us know what you think in the comments below!