Depresión Psicótica: Guía práctica para abordar este trastorno

Guía útil y práctica sobre la depresión psicótica: Qué es, definición, diferencias entre la depresión con síntomas psicóticos y la esquizofrenia. Descubre sus causas, los rasgos y características de las personas que sufren depresión grave con características psicóticas, los tipos de tratamiento y terapia, el pronóstico de recuperación. ¿Qué puedo hacer si creo que tengo depresión psicótica? ¿cómo ayudar a alguien con depresión combinada con alucinaciones? ¡Sigue leyendo!

Depresión psicótica

Depresión psicótica: Guía

Todos conocemos en mayor o  menor medida la depresión. Y seguro que todos hemos padecido en algún momento alguno de lo síntomas aunque nunca hayamos padecido el trastorno. Sin embargo, hay un subtipo de depresión que se puede confundir fácilmente con la esquizofrenia: la depresión psicótica. Y es que a veces, la depresión se manifiesta con síntomas psicóticos, como delirios o alucinaciones. 

Qué es la depresión psicótica. Definición

El término correcto para denominar la depresión psicótica es Depresión Mayor con Síntomas Psicóticos. Aunque este tipo de depresión también es conocida como depresión psicótica mayor, o PDM según sus siglas en inglés (psychotic major depression).

La depresión psicótica se puede definir como un tipo de depresión grave en la que se presentan rasgos psicóticos, como pueden ser alucinaciones, delirios o algún otro tipo de ruptura con la realidad, típicos de los brotes psicóticos. Se estima que la depresión psicótica puede afectar a 1 de cada 250 personas (a un 0.4% de la población). Algunos pacientes bipolares pueden padecerla en sus estadios depresivos.

La depresión psicótica suele ser episódica, presentándose durante un período definido de tiempo, pero en algunos casos puede ser crónica. En ocasiones, la depresión psicótica es confundida con el trastorno esquizoafectivo, la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos.

La depresión con síntomas psicóticos posee características biológicas propias, que han dado lugar a tratamientos innovadores. Aunque es frecuentemente tratada con una combinación de antidepresivos y antipsicóticos, se han desarrollado nuevos tratamientos encaminados más directamente a combatir la fisiopatología de la enfermedad.

A menudo los expertos dudan de si realmente la depresión psicótica es un tipo diferente de depresión o es una forma más grave de depresión. La experiencia clínica apoya a menudo la segunda opción. En muchos casos, una persona ha tenido episodios depresivos previos pero es cuando el episodio se vuelve más grave y extremo cuando comienzan a aparecer los síntomas psicóticos.

¿Cual es la diferencia entre depresión psicótica y esquizofrenia/diagnóstico diferencial?

Las que tienen depresión psicótica experimentan los delirios y las alucinaciones normalmente de forma congruente con el estado de ánimo (con sentimientos de inutilidad o fracaso). En la esquizofrenia son más habituales los delirios y alucinaciones implausibles y extraños, sin conexión evidente con su estado de ánimo. Por ejemplo pueden creer que los demás le vigilan para hacerle daño, sin razón alguna.

Las personas con depresión psicótica se avergüenza de sus pensamientos e intentan esconderlos. Por ello es tan difícil diagnosticar este tipo de depresión.

Síntomas de la depresión psicótica

Las características y rasgos de la depresión psicótica son una combinación de síntomas depresivos y de episodios psicóticos.

Para ser diagnosticado de depresión se deben cumplir cinco o más de los síntomas siguientes:

  • Función motora o agitada o enlentecida
  • Cambios en el peso o en el apetito
  • Estado de ánimo triste
  • Dificultad de concentración
  • Sentimiento de culpa
  • Insomnio o hipersomnia (sueño excesivo)
  • Falta de intereses o ausencia de placer en la mayoría de actividades
  • Bajo niveles de energía
  • Pensamientos sobre la muerte o el suicidio

Además de estos síntomas, en la depresión con síntomas psicóticos la persona experimenta lo siguiente:

  • Delirios: creencias falsas acerca de lo que ocurre o de la propia identidad. Por ejemplo, pueden pensar que tienen cáncer aunque no sea cierto.
  • Alucinaciones: ver, oír u oler cosas que no existen. A menudo oyen voces que les dicen cosas como: “no mereces vivir”, “o no eres suficientemente bueno/a”.

Los delirios y las alucinaciones pueden estar o no relacionados con los sentimientos depresivos, (sentimientos de inutilidad y culpabilidad) aunque lo normal es que sí haya esa congruencia con el estado de ánimo. Por ejemplo, habitualmente, la persona con depresión psicótica puede oír voces que le dicen lo inútil que es, o tener el delirio de padecer una enfermedad porque se lo merece (y que esa enfermedad no este ahí).

Los síntomas de la depresión psicótica son bastante peligrosos, ya que los delirios y las alucinaciones pueden ser tan negativas que pueden incrementar el riesgo de suicidio. Por ello un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado son esenciales para evitar que se produzcan daños hacia sí mismos o otras personas.

Causas de la depresión psicótica

No está clara la causa de este tipo de depresión, sin embargo se cree que una combinación de vulnerabilidad genética y de estrés contribuyan a la aparición del trastorno de depresión psicótica.

  • Tener un familiar con depresión o un trastorno psicótico aumenta el riesgo de desarrollar depresión psicótica.
  • Se asocia a altos niveles de cortisol en sangre (la hormona del estrés). Este aumento suele estar provocado por situaciones estresantes como problemas económicos, rupturas sentimentales…
  • Acontecimientos traumáticos pueden favorecer el desarrollo de la depresión psicótica, así como otros trastornos psicológicos.

Tratamiento de la depresión psicótica

No hay un tratamiento específico para la depresión con síntomas psicóticos, sin embargo se utilizan tratamientos combinados de la depresión y de la psicosis.

  • La terapia farmacológica se basa en medicamentos tanto antidepresivos como antipsicóticos. Como tratamiento de segunda opción está la terapia electroconvulsiva, que parece ser eficaz en algunos casos.
  • Terapia psicológica, como la cognitivo-conductual es eficaz en el tratamiento de la depresión y puede ser de ayuda en algunas personas con psicosis.
  • Apoyo social, crear un núcleo de apoyo y confianza mejora el pronóstico y reduce la probabilidad de recaídas.

Pronóstico de la depresión con síntomas psicóticos

El pronóstico de la depresión psicótica es peor que el de la depresión no psicótica.

Además hay ciertos factores que influyen en un mejor o peor pronóstico:

  • Si el primer episodio de depresión psicótica aparece a temprana edad el desarrollo del trastorno tendrá peor pronóstico.
  • Cuanto más largo sea el episodio de depresión psicótica es más probable que haya recaídas.
  • Cuantos más episodios aparezcan, peor será el pronóstico y más probable es que aparezcan otros muchos episodios.

Por ello es importante obtener atención psicológica y psiquiátrica cuanto antes, para evitar la aparición de más episodios y aumentar todo lo posible las probabilidades de éxito en el tratamiento.

Creo que tengo depresión psicótica, ¿qué hago?

1. Busca ayuda

Si sospechas que puedas cumplir varios síntomas de la depresión psicótica que hemos descrito previamente, lo mejor es acudir a un profesional. Ponte en contacto con un psicólogo o habla con tu médico para saber qué pasos seguir. La depresión no es algo de lo que puedas salir por ti mismo. Y pedir ayuda nunca significa que has fracasado, sino que eres lo suficientemente valiente como para reconocer que tu sólo no puedes.

2. No te culpes

Nadie es responsable de tu problema, ni siquiera tu mismo. Has llegado a ese punto porque te has enfrentado a situaciones difíciles en tu vida y cierto estrés que no has sabido gestionar de otra manera. Es la única forma que has tenido de ir sobreviviendo. Sin embargo ha llegado un punto en el que tus estrategias han dejado de funcionar.

3. El suicidio no es la solución

Cuando se tiene depresión o depresión con síntomas psicóticos es fácil considerar el suicidio como una opción a todos los problemas. Incluso la única solución. Sin embargo, esto no es cierto. En momentos de gran angustia, desesperanza y desmotivación por la vida se piensa que una solución racional y meditada es quitarse de en medio. Pero, de racional tiene poco, porque se es víctima del propio malestar. Una persona feliz no lo consideraría como opción, ¿verdad?

Además, los seres queridos siempre sufren mucho, y a veces experimentan graves traumas emocionales. El suicidio elimina el malestar, es cierto, pero también cualquier posibilidad de volver a ser feliz. Es una “solución” definitiva.

Hay otras soluciones más adecuadas y menos drásticas, como pedir ayuda e intentar salir del pozo.

depresión psicótica

Depresión psicótica: el suicidio no es la solución

Cómo ayudar a alguien con depresión psicótica

1. Sugiere la búsqueda de ayuda profesional

La depresión psicótica o depresión combinada con alucinaciones, como la mayoría de trastornos psicológicos graves necesita un tratamiento para poder ser superada. Por ello, si crees que un ser querido puede tener este problema sugiere de forma sutil que busque ayuda psicológica y médica. Pero para hacer esto, es importante no transmitir la idea de que la persona está loca, porque puede generar resistencias. Simplemente dile que ves que no se encuentra bien y que quizá un psicólogo puede ayudarla a mejorar su estado de ánimo.

depresión psicótica

Depresión psicótica: Consigue ayuda

2. Hazle saber que tiene tu apoyo

Esta es una de las cosas más importantes que deberías hacer. La persona que sufre depresión psicótica puede o no aceptar tu ayuda, tus consejos, etc. Pero es esencial que comprenda que tiene apoyo, que hay gente que la quiere y se preocupa por ella.

3. No le culpes de su estado

Es muy fácil caer en el error de hacerle responsable de lo que le ocurre. Son comunes las frases como, “pero alégrate, hombre”, “no tienes motivos para estar así”. Estos comentarios, aunque hecho con buena fe, transmiten la idea de que las personas con depresión, o depresión psicótica pueden cambiar su estado de ánimo a voluntad y que si se  esforzaran podrían salir de ella.

Esto puede ser cierto en personas con un estado de ánimo bajo transitorio. O cualquiera de nosotros, si hemos tenido un mal día podemos tener la suerte de ser capaces de dejar de lado nuestro malestar y comenzar a hacer cosas que nos hacen sentir bien.

Una persona con depresión psicótica no puede hacer esto. Ha entrado en un bucle del que no es capaz de salir sin ayuda. Por tanto esos comentarios, lejos de ayudar, le hacen sentir peor. Sienten que no hacen lo suficiente y que son unos inútiles por no sentirse mejor.

4. Respétale y no des consejos

A veces caemos en sugerir o animar a una persona con depresión a que haga alguna actividad o se una a algún plan contigo. Sin embargo es una tarea inútil y es posible que se sienta peor.

Las personas con este tipo de trastorno están bloqueadas y no van a acceder a estas propuestas. Tenemos que alejarnos de los típicos consejos como: “no puedes quedarte todo el día en casa”, “sal y diviértete”. Sólo conseguirá que la persona se de cuenta de que no es capaz de hacerlo, haciéndola sentir mucho peor.

5. Refuerza sus cualidades

Las personas con depresión con síntomas psicóticos tienen una muy mala concepción de sí mismos. Por ello, aprovecha cualquier circunstancia para resaltar las cualidades positivas que tiene la persona y así ir reforzando poco a poco su autoestima.

6. No le critiques

Las críticas, sobre todo si se hacen de una forma poco adecuada, empeoran el cuadro y hacen más probables las recaídas. Por ello es importante que vigiles la forma en que te comunicas con todos, pero con la persona con depresión psicótica en particular. Su estado de vulnerabilidad la hace especialmente sensible a las críticas y comentarios hostiles. Por ello aprende a comunicarte con asertividad y a transmitir de forma adecuada que es lo que no te gusta y cómo se puede solucionar. Si no eres capaz de tener una relación adecuada con esta persona, quizá sería buena idea que asistieras a terapia, sobre todo si convives con ella.