¿Cómo saber si mi hijo tiene dificultades en la lectura?

 

Cuando el rendimiento en lectura no es acorde con el nivel de escolaridad, la edad cronológica o del coeficiente de inteligencia propio de la edad de la persona. nos encontramos con un problema de dificultades en la lectura. Las dificultades para leer  están dentro de los denominados trastornos del aprendizaje. Se caracteriza por la lentitud al leer, errores de comprensión lectora, omisiones, sustituciones y distorsiones en la lectura.

¿Cómo saber si tu hijo presenta dificultades en la lectura?

¿Cómo saber si tu hijo presenta dificultades en la lectura?

Síntomas de las dificultades en la lectura

Los síntomas de las dificultades de la lectura se manifiestan de forma diferente en cada persona, los más comunes suelen ser:

  • Problemas para vocalizar palabras.
  • Dificultad para reconocer palabras conocidas.
  • Dificultad para deletrear.
  • Lentitud para leer.
  • Problemas para leer en voz alta con la expresión correcta.
  • Problemas para entender lo que acaba de leer.

Causas de las dificultades en la lectura

Hay diferentes causas que pueden influir en las dificultades en la lectura, incluso puede que se tenga más de una causa o tan sólo una. Existen muchos trastornos del lenguaje, pero para este tipo de la principal causa suele ser la dislexia.

La dislexia Este trastorno del aprendizaje supone la dificultad para reconocer letras y su sonido correspondiente. Por lo que también afecta a su comprensión lectora, ya que es imposible comprender una historia si no es capaz de reconocer las palabras. Omiten palabras, incluso las cambian por otras.

Pero la dislexia no sólo es eso, también afecta a las habilidades de hablar y a la escritura.

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), puede influir en la concentración para leer y en otros ejercicios. Hay quien confunde el TDAH con la dislexia. Quien posee dificultades en la lectura pueden ser personas que son muy inquietas y que toquen todo cuanto vean debido a su gran frustración. A veces, pueden presentar conductas disruptivas para no hacer alguna tarea en clase que saben que le resulta muy complicada.

El trastorno del procesamiento auditivo. Este trastorno influye en el procesamiento de la información que escuchan. Esto puede suponer no comprender lo que las personas dicen o no saber continuar una historia que se lee en voz alta. También afecta a la habilidad lectora. Con este trastorno se tendría dificultades para distinguir los sonidos de las letras y para decir nuevas palabras.

El TPA es un trastorno que puede llegar a ser un causante de las dificultades para leer. En el proceso de la lectura se necesita conectar los sonidos con la letras. Es muy frecuente, ver a niños que tienen TPA con problemas para escuchar las diferencias entre los sonidos de las letras, como por ejemplo la b y d, así como para pronunciar nuevas palabras.

Dificultades del procesamiento visual. Esto supone la dificultad de diferenciar las letras o las formas. No las ven en el orden adecuado. Tener una visión borrosa o ver doble son quejas comunes. Los niños a menudo tratan de compensar entrecerrando los ojos o cerrando un ojo.

 

test tdah

La batería clínica de evaluación de dislexia de CogniFit: Una herramienta fundamental para colegios y familias

¿Cómo detectar las dificultades en la lectura?

Detectar las dificultades en la lectura en niños/as de 3 a 5 años.

Las dificultades de la lectura comienzan al inicio del colegio o de la guardería, en el momento que el niño/a es comparado con sus compañeros, porque no sigue el mismo ritmo que ellos en la lectura. Podemos empezar a detectarlo porque comienzan a expresar palabras mal pronunciadas, entrecortan las palabras o cambian el orden de las sílabas de una palabra.

En esta etapa, los niños/as con esta dificultad pueden presentar problemas atencionales y de conducta. También pueden presentar problemas escolares, como el bajo rendimiento.

Detectar las dificultades en la lectura en niños/as de 6 a 9 años.

El niño/a comienza a leer, se le hace unas sencillas preguntas sobre la lectura pero no sabe responder. Por lo tanto, nos damos cuenta que lee pero no comprende aquello que acaba de leer. Su comprensión oral es buena con respecto a su comprensión lectora.

Los problemas de lectura se intensifican a esta edad.

Detectar las dificultades en la lectura en niños de 9 a 12 años.

Los problemas de conducta a esta edad, se acentúan. Pueden mostrarse desinteresados académicamente, con baja capacidad de concentración, disminuye su autoestima, se vuelven apáticos y por lo tanto sus notas no son las esperadas.

Las dificultades para leer y para comprender textos aumenta.

Detectar las dificultades en la lectura a partir de los 12 años.

A parte de presentar problemas académicos porque presentan muy bajo rendimiento, pueden llegar a presentar depresiones o problemas de introversión.

A esta edad tienen problemas con todas las asignaturas, con una lectura muy lenta, con omisión de palabras o intercambio por otras, y una baja comprensión lectora.

Consecuencias de las dificultades en la lectura

En niños/as

Las consecuencias más comunes que podemos encontrarnos en niños/as con dificultades en la lectura pueden ser las siguientes:

No comprenden lo que leen, por lo que o cambian de tema o se inventan lo que han leído.

Problemas de atención, se aburren fácilmente en clase, no acaban los deberes, no atienden a la tarea que se hace, pierden el interés. Bajo rendimiento escolar, notas bajas, dificultad para aprender nueva materia, no hacen los ejercicios porque no comprenden el enunciado. Mayor dependencia a sus padres. Conductas de aislamiento, introversión, baja autoestima, falta de motivación. Errores en la lectura, confundiendo letras u omitiéndolas. Leen a un ritmo muy lento.

En adolescentes

Ante un caso de estos, solemos ver adolescentes que en esta etapa de la vida siguen produciendo errores en la lectura y la comprensión sigue siendo muy baja. Este hecho, causa que su rendimiento escolar sea muy bajo y que obtengan malas notas frecuentemente. Además, en muchos casos existen factores emocionales como la baja autoestima, aislamiento social, ansiedad o incluso depresión.

Es importante destacar que si este problema no se detecta antes de la adolsecencia puede tener consecuencias en su edad adulta.

¿Qué hacer si mi hijo/a tiene dificultades con la lectura?

Cuando a unos padres se les dice que su hijo/a tiene dificultades en la lectura, es normal que surjan muchas preguntas sobre qué hacer y cómo ayudarle para mejorar el rendimiento académico. Aquí se le presentan varias pautas o consejos a seguir:

  • Lo principal es acudir a un profesional e informar a los padres sobre lo que le está sucediendo a su hijo/a, sus posibles causas, consecuencias y técnicas para mejorar su dificultad.
  • Los padres deben de ser empáticos, para acompañarle en este proceso que para él o ella no resulta fácil. Mostrarle que le entendemos, escucharle prestando interés a sus necesidades. Necesitan sentir apoyo por parte de sus padres para que no se rindan si alguna vez sienten rabia, frustración o ganas de no seguir intentándolo. No queremos que acaben siendo un fracaso escolar. Debéis de ser su principal apoyo, ya que vuestros hijos/as os ven como su modelo de referencia.
  • Aumentar su autoestima y la motivación destacando todo el esfuerzo que está realizando. Darle ánimo para que siga trabajando a pesar de las dificultades pero nunca forzarle a trabajar más.
  • No centrar toda la atención en su dificultad, hay más temas que son más importantes, como su nuevo profesor, sus deberes de música, su mejor amigo/a.
  • Crear autonomía e independencia en el niño/a. Hay que saber cuándo prestarle ayuda y cuando dejarles que ellos mismos resuelvan sus propias dificultades. Ofrecerles que tomen sus propias decisiones y que comentan sus propios errores.
  • Convertir la lectura en una actividad divertida, lee con él y que él te lea a ti. Haced representaciones de los personajes, cambiando el tono de voz, incluso disfrazándoos de los personajes. Entre lectura y lectura, dale 15 minutos de descanso, proponle un juego o una actividad que le guste.
  • Considere una evaluación educativa y cognitiva. Es importante que desde la escuela se le lleva a cabo una evaluación para entender mejor qué es lo que le sucede, la visión de su profesor seguramente sea muy realista. Además, se recomienda realizar una evaluación cognitiva específica para ayudar en el dignóstico y descartar otro tipo de trastornos.
  • Cambia las actividades de ortografía por juegos como la sopa de letras, trabalenguas, rimas o juegos específicos para la lectura con aplicaciones cognitivas.

Estos consejos ayudarán a tu hijo/a a combinar su aprendizaje con juegos o actividades. Que sienta que él puede con su dificultad.

¿Qué hacer si mi hijo/a tiene dificultades de lectura?

¿Qué hacer si mi hijo/a tiene dificultades de lectura?

Habilidades cognitivas asociadas a las dificultades con la lectura.

Para poder entender mejor que trabajar y que supone tener problemas en la lectura, es importante analizar cuales son las habilidades cognitivas que se asocian a la lectura:

Concentración y atención: permiten que toda la información percibida entre en nuestra conciencia.

Conciencia fonológica: habilidad para la reflexión del lenguaje oral, eso implica las palabras, las sílabas o los fonemas.

Conciencia ortográfica: habilidad para utilizar la ortografía adecuada.

Conciencia de las palabras: habilidad para separar las oraciones en palabras, diferenciar antónimos de sinónimos, comparar palabras y sustituirlas por otras.

Conciencia sintáctica o semántica: habilidad para encontrar las palabras que falten en las frases, detectar errores en el orden de la frase y detectar la ambigüedad estructural.

Decodificación rápida: habilidad para procesar la información de forma automática y con rapidez.

Comprensión verbal y conciencia pragmática: esencial para la comprensión lectora.

Inteligencia general: ligada a la capacidad para la lectura.

Técnicas para mejorar las dificultades de la lectura

Técnicas para mejorar las dificultades de la lectura

Técnicas para mejorar las dificultades en la lectura

Si detectamos dificultades de la lectura en nuestro hijo/a, la enseñanza temprana por parte de profesionales especializados es la mejor manera de mejorar la habilidad lectora. Aunque las técnicas utilizadas va a depender de las necesidades de cada niño/a.

Utilizar la repetición, podemos contarle con nuestras propias palabras aquello que el niño debe aprenderse para que luego él repita lo mismo.

Utilizar el juego para animar a que lean cuentos o historias de forma dinámica. Siempre dándole el tiempo que necesite, sin agobiarlo ni presionándolo.

Enseñar reglas mnemotécnicas, por ejemplo, utilizando la primera inicial de cada palabra crear rimas, canciones o frases que puedan recordar fácilmente. Utilizar la memoria para aprenderse el orden de las palabras.

En el colegio, las tareas que se les manden deben ir estructuradas paso a paso y en partes más pequeñas, además de que reciban clases más prácticas.

Añadir en las clases material resumido y visual, con gráficas, esquemas, dibujos, etc. Incluso al principio de cada temario, un guión con todos los puntos a tratar en el tema.

En clase, eliminar o reducir aquello que pueda distraerlo, para que así tenga toda su atención en aquello que el profesor esté diciendo, sin distracción.

Futura Psicóloga General Sanitaria. Exploradora e investigadora en educación. Especialista en la búsqueda de las necesidades y características de cada niño para encontrar la sonrisa de cada uno de ellos.