Dislexia, ¿Cómo ayudar en casa?

La dislexia es un trastorno del lenguaje que se caracteriza por un deterioro en la capacidad de reconocer las palabras, lectura lenta e insegura y problemas de comprensión lectora. Para la mayoría de personas la dislexia se resume en “invertir letras similares” y “confundir derecha-izquierda”, pero la dislexia es mucho más y abarca otros muchos aspectos que afectan no solo a la vida escolar sino también a la emocional (baja autoestima, estrés, frustración…). En este post vamos a hablar de la dislexia y de cómo ayudar en casa con los problemas emocionales que se derivan de ella.

Estoy segura que todos tenemos un conocido con dislexia, porque lo cierto es que es bastante frecuente: se estima que un 10% de la población tiene dislexia. Esto significa que si en tu clase eráis 20 niños, 2 tenían dislexia ¿Lo sabías? Yo no. Cuando yo estudiaba nadie tenía dislexia. Sería más correcto decir que no se conocía, porque seguramente alguno de esos niños a los que les costaba tanto estudiar sí la padecían. Pero sus profesores, o incluso sus padres, los tildaban de vagos o, peor aún, tontos.

Así como de pequeña no conocía a nadie con dislexia, al crecer he ido conociendo a muchas más gente: en el trabajo, alguno de mis amigos, e incluso un familiar. Tengo una amiga que lo descubrió de adulta, a los 28 años, cuando volvió a estudiar en una universidad de Inglaterra. Tenía dificultades para seguir las clases y fue al counsellor universitario (allí tienen de eso) y ¡voilà! Ella pensaba que sus problemas eran por culpa del idioma y resulta que no, eran debidos a su dislexia.

¿Os habéis preguntado alguna vez cómo se debe sentir una persona con dislexia? ¿Cómo debe ser eso de leerlo todo al revés? El programador  Víctor Widell se lo preguntó y creó un sitio web que reproduce las condiciones de lectura de una persona disléxica, según la descripción que le hizo un amigo.

dislexia cómo ayudar en casa

Credit: Víctor Widell

Es una forma sencilla y atractiva de concientizar y ayudar a comprender la dislexia, y que nos permite ponernos en el lugar de la persona disléxica. Sin embargo, tenemos que ser conscientes de que la dislexia es mucho más que solo intercambiar el orden de las letras. La dislexia también otro tipo de problemas cognitvos como dificultades en la planificación, organización, gestión del tiempo y problemas de atención; pero además también son comunes los conflictos emocionales relacionados con la frustración, baja autoestima, ver que no se llega a pesar de los esfuerzos… ¿Cómo podemos ayudar a nuestro hijo con dislexia en estos problemas? Aquí os dejamos algunos consejos.

Consejos para padres con hijos con dislexia, cómo ayudar en casa.

Dar apoyo emocional

Es bueno que hables con tu hijo de sus dificultades. Escúchales. Interésate por ellos: responde a sus dudas, escucha como ven ellos el problema, cómo se sienten… Déjale claro que estás ahí para ayudarle y que se le quiere independientemente de las notas que saque en el colegio.  Valora su esfuerzo.

Ayudarle a mejorar la autoestima

Los niños con dislexia suelen tener la autoestima baja, por eso es importante ayudarles a mejorarla. Recuerda que los niños con dislexia no solo tienen dificultades, sino que también tienen muchos talentos como la facilidad de conectar ideas, flexibilidad mental y una mayor facilidad para ver la visión general de los problemas.

  • Ayuda al niño a descubrir sus habilidades y puntos fuertes. Seguro que son muchos. Apóyate en ellos para manejar las dificultades.
  • Mándale tareas que sepas que puede hacer bien y felicítale por ello. Cuando le mandes una tarea parte de lo que el niño puede hacer. Para las tareas que le cuesten, intenta apoyarte en sus habilidades y puntos fuertes.
  • No le presiones ni hagas comentarios negativos.
  • No le compares con otros niños.

Enséñale estrategias para organizarse mejor

Muchos niños con dislexia sufren un alto grado de estrés, provocado en parte por la frustración y auto-percepción de ineficacia: por mucho que se esfuercen y estudien no logran los resultados que esperan. Una mejor organización les facilitará el aprendizaje y les ayudará a mejorar la percepción de auto-eficacia y que disminuya la frustración.

  • Establece rutinas y utiliza apoyos externos para organizar mejor el tiempo, como por ejemplo el uso de calendarios y agendas para apuntar tareas y días de examenes (intenta que estén en lugares visibles), listado de cosas por hacer, fotos, apoyos visuales…
  • Déjale utilizar los medios técnicos que necesite. Por suerte ahora disponemos de un gran número de tecnología que puede ayudar en el aprendizaje: un ordenador, la tablet, una grabadora, audio-libros…
  • También nos puede ayudar eliminar las distracciones en su sitio de estudio, y mantener el espacio de estudio ordenado.

 

 

This post is also available in: Inglés