Dolor Crónico

“Cansancio, agotamiento, dolor en todo el cuerpo, algo muy malo. te duele todo y no se va con nada, la gente no lo entiende, me gustaría ser como yo era antes, soy una carga, ¡Yo quiero estar bien de una vez!”.  Si el dolor no cesa y no tiene ninguna lesión, estamos hablando de dolor crónico. Todo lo que necesitas saber sobre ello en este post. 

dolor cronico
¿Qué es el dolor crónico?

¿Qué es el dolor?

El dolor es una sensación molesta que limita la habilidad y la capacidad de las personas para realizar actividades cotidianas. En ocasiones, actúa como una señal inicial de advertencia de que algo no funciona bien en el organismo.

La definición de dolor más aceptada en la actualidad es la de la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor: “es una experiencia sensorial y emocional desagradable, asociada a un daño tisular, real o potencial, o descrita en términos de dicho daño”.

Sin embargo, cuando el dolor deja de ser puntual e identificador de riesgos y amenazas para la salud y se prolonga de forma, en muchas ocasiones inexplicable, extraña y hasta irracional, pasa a ser una enfermedad en sí mismo, de la cual todo individuo intenta librarse.

Diferencias entre: Dolor agudo y dolor crónico

El dolor agudo le permite saber que puede estar lesionado o tener un problema que debe atender. El dolor crónico es diferente.

Hablamos de dolor crónico cuando existe una duración de al menos 6 meses, de forma continua, que no responde a los tratamientos habituales disponibles y que puede persistir a lo largo de la vida del enfermo. La causa original puede haber sido una lesión o infección. En algunos casos, no hay una causa clara. Los factores ambientales y psicológicos pueden empeorar el dolor crónico.

Muchos adultos mayores tienen dolor crónico. Las mujeres también informan tener más dolor crónico que los hombres, y tienen un mayor riesgo de padecer muchas afecciones que provocan dolor. El dolor crónico no siempre es curable, pero los tratamientos pueden ayudar.

Cuando el dolor se cronifica provoca en los enfermos mayor ansiedad, depresión, pesimismo y diversos tipos de manifestaciones emocionales que los observados en otros enfermos con dolor no crónico. Estos aspectos han provocado un considerable interés en las formas más apropiadas y adaptativas a la hora de hacer frente a la enfermedad, destacando la importancia que tienen las estrategias de afrontamiento ante el dolor crónico

Test Depresion CogniFit
Evaluación clínica Test Depresión Online de CogniFit ¿Tienes dudas sobre si puede ser Depresión? ¿Quieres conocer si existe deterioro cognitivo asociado a este trastorno? Realiza este potente test clínico online, y descubre en menos de 30-40 minutos el funcionamiento de importantes procesos cognitivos, su relación con la depresión, nivel de riesgo ¡y mucho más!

Tipos de dolor

Dolor nociceptivo

El dolor nociceptivo es el tipo más común, de hecho todo el mundo va a experimentar este tipo de dolor en algún momento de la vida. Este tipo de dolor está causado por la activación de los nociceptores debida a estímulos mecánicos, térmicos o químicos.

El dolor nociceptivo se subdivide en dos: somático (superficial, bien localizado) o visceral (profundo, por distensión de órgano hueco, peor localizado, que puede ser referido). Este tipo de dolor se relaciona, por ejemplo con una herida, un corte, cuando nos quemamos, etc.

Dolor neuropático

El dolor neuropático es el causado por una lesión o disfunción del sistema nervioso. Podemos decir que esta sensación está causada por el resultado de un daño neurológico, no una enfermedad en sí misma.

Este tipo de dolor se subdivide en central y periférico. Y a diferencia del nociceptivo es un dolor desconocido y anormal para el paciente. El dolor neuropático suele describirse como entumecimiento, hormigueo o como una descarga eléctrica.

Cabe destacar que son dolores que responden mal a las medicaciones analgésicas convencionales, y aunque existen tratamientos que palían en parte el dolor, en general desarrollados para otras indicaciones, no obstante no suelen ser eficaces en muchas ocasiones.

Tipos de dolor
Tipos de dolor

Locus de control

El locus de control es un término psicológico que hace referencia a la percepción que tiene una persona acerca de dónde se localiza el agente causal de los acontecimientos de su vida cotidiana.

Un individuo con locus de control interno tendrá tendencia a atribuir a causas internas todo aquello que le suceda. Estas personas perciben que los eventos positivos o negativos ocurren como efecto de sus propias acciones y que están bajo su control personal. Así, estas personas valoran positivamente el esfuerzo y la habilidad personal.

Un individuo con locus de control externo tendrá tendencia a atribuir a causas externas todo aquello que le suceda. Estas personas perciben el refuerzo como no contingente a sus acciones sino como resultado del azar, el destino, la suerte o un poder sobrenatural. Así, el locus de control externo es la percepción de que los eventos no se relacionan con la propia conducta y que por ende no pueden ser controlados, de manera que no se valora el esfuerzo ni la dedicación.

Si las personas con locus de control externo lo atribuye al destino: “Haga lo que haga, si mi dolor va a empeorar, empeorará”. “Haga lo que haga, es probable que mi dolor empeore”. “No importa lo que haga, si mi dolor tiene que mejorar, mejorará”.

Si las personas con locus de control externo lo atribuyen a la suerte: “La mayoría de las cosas que alivian mi dolor me ocurren por casualidad”. “La suerte tiene una gran influencia en la rapidez con que mi dolor se alivia”. “Si mi dolor se alivia es, en gran medida, cuestión de buena suerte”.

Tratamiento del dolor crónico

Aproximación fisiológica: Relajación.

Existen técnicas de relajación que ayudan a controlar la ansiedad, mejoran la inducción al sueño, estabilizan la relación entre actividad diaria y dolor y generan un estado de reposo que favorece el autocontrol del dolor y sus aspectos emocionales.

Generalmente se utiliza cualquier variante de la relajación progresiva de Jacobson (ejercicio tensión-relajación). Consiste en tensar y relajar todos los grupos musculares principales, uno cada vez, de la cabeza a los pies. Al aprender a sentir la diferencia entre tensión y relajación, se puede llegar a desconectar de forma más activa la respuesta de lucha o huida del cuerpo del paciente frente al dolor, que es la causa de casi todas las dolencias, la depresión y el estrés.

Tratamiento dolor crónico
Tratamiento dolor crónico

Aproximación operante: Extinción/Refuerzo

La extinción/refuerzo del dolor consiste en la eliminación de conductas de dolor y promoción de conductas adaptadas incompatibles con el dolor.

Hay que tener en cuenta que las conductas de dolor son comportamientos, y como tales, pueden ser condicionados y aprendidos si son reforzados por el ambiente. Las conductas de dolor de los pacientes están influidas de formar sistemática por el refuerzo social.

Un ejemplo de un programa de tratamiento para el paciente con dolor crónico es el siguiente:

  1. Apoyo médico.
  2. Interrupción de toda la medicación innecesaria.
  3. Incremento de la actividad física.
  4. Implicación de todos los miembros de la familia en el refuerzo de la actividad física pero no de la incapacidad.

Aproximación cognitivo conductual: Inoculación del estrés

La inoculación del estrés consiste en la modificación de los factores cognitivos y afectivos relaciones con el dolor.

Fases Inoculación del estrés

Fase educacional: en esta fase se explica qué es el dolor crónico y qué es lo que supone.

Fase de adquisión y entrenamiento de habilidades específicas: en esta fase se exponen y se desarrollan estrategias de afrontamiento frente al dolor crónico, como la relajación. Va a ser la fase más larga, pero es muy importante que se haga bien.

Fase de aplicación práctica: en esta fase trasladamos todo lo aprendido a la vida real.