Enfermedades crónicas ¿Qué son?

Vivir con una enfermedad crónica plantea nuevos retos a una persona. Aprender a afrontar esos retos es un proceso largo, no es algo que se consiga de la noche a la mañana. Pero entender lo que te ocurre y participar activamente en el cuidado de tu salud te ayudarán a afrontar esos retos. Todo lo que necesitas saber y más sobre las enfermedades crónicas en este post.

Dolor y enfermedades crónicas
Dolor y enfermedades crónicas

¿Qué son las enfermedades crónicas?

Hay dos tipos de enfermedades: agudas y crónicas. Las enfermedades agudas (como un catarro o una gripe) suelen durar relativamente poco. Sin embargo, las enfermedades crónicas son problemas de salud de larga duración.

El hecho de padecer una enfermedad crónica no implica necesariamente tener una enfermedad grave o que puede poner en peligro la vida de una persona, aunque algunas enfermedades crónicas, como el cáncer y el SIDA, lo pueden hacer. Las enfermedades crónicas también incluyen trastornos como el asma, la artritis y la diabetes. A pesar de que los síntomas de una enfermedad crónica pueden desaparecer con los cuidados médicos, generalmente la persona sigue padeciendo la enfermedad subyacente, aunque los tratamientos que recibe pueden implicar que se sienta sano y se encuentre bien gran parte del tiempo.

Cada enfermedad crónica tiene sus propios síntomas, tratamiento y evolución. Exceptuando el hecho de que son relativamente duraderas, las distintas enfermedades crónicas no se parecen necesariamente entre sí en otros aspectos. La mayoría de las personas que padecen enfermedades crónicas no piensan en ellas mismas como en un enfermo crónico, sino como en alguien que padece un trastorno específico.

Si padeces una enfermedad crónica, es posible que no sólo te afecte físicamente, sino también emocional, social y a veces, incluso, económicamente. La forma en que a una persona le afecta una enfermedad crónica depende de la enfermedad particular que tiene y cómo repercute sobre su cuerpo, la gravedad de la enfermedad y el tipo de tratamientos que requiere. Aceptar y adaptarse a la realidad de padecer una enfermedad crónica requiere tiempo, pero los jóvenes que están dispuestos a aprender cosas sobre su enfermedad, a buscar y aceptar el apoyo de los demás y a participar activamente en el cuidado de su salud generalmente superan con éxito el proceso de afrontamiento.

como sobrellevar enfermedad crónica
¿Cómo sobrellevar una enfermedad crónica?

Si padeces una enfermedad crónica, es posible que no sólo te afecte físicamente, sino también emocional, social y a veces, incluso, económicamente. La forma en que a una persona le afecta una enfermedad crónica depende de la enfermedad particular que tiene y cómo repercute sobre su cuerpo, la gravedad de la enfermedad y el tipo de tratamientos que requiere. Aceptar y adaptarse a la realidad de padecer una enfermedad crónica requiere tiempo, pero los jóvenes que están dispuestos a aprender cosas sobre su enfermedad, a buscar y aceptar el apoyo de los demás y a participar activamente en el cuidado de su salud generalmente superan con éxito el proceso de afrontamiento.

La mayoría de las personas atraviesan varias fases en el proceso de asumir que padecen una enfermedad crónica y de aprender a vivir con ella. Cuando a una persona le diagnostican una enfermedad crónica en concreto, puede sentir muchas cosas. Algunas personas se sienten vulnerables, confundidas y preocupadas por su salud y su futuro. Otras se decepcionan y se autocompadecen. Algunas encuentran injusto lo que les ha pasado y se enfadan consigo mismas y con la gente a quien quieren. Estos sentimientos forman parte del principio del proceso de afrontamiento. Cada persona reacciona de una forma diferente, pero todas las reacciones son completamente normales.

La próxima fase del proceso de afrontamiento consiste en aprender cosas sobre la enfermedad. La mayoría de la gente que tiene que vivir con una enfermedad crónica descubre que el conocimiento es poder, cuanto más saben sobre su trastorno, más sienten que controlan la situación y menos les asusta.

La tercera fase del proceso de afrontamiento de una enfermedad crónica consiste en tomar las riendas de la situación. En esta etapa, la persona se siente cómoda con los tratamientos y las herramientas que debe utilizar para llevar una vida normal.

No existen límites definidos de tiempo para completar el proceso de afrontamiento, el proceso de hacerse a la idea y aceptar que se padece una enfermedad crónica es diferente en cada persona. De hecho, la mayoría de gente comprobará que tiene las emociones a flor de piel en todas las fases del proceso. Aunque el tratamiento vaya bien, es normal estar triste o preocupado de vez en cuando. Reconocer esas emociones y ser consciente de ellas cuando emergen forma parte del proceso de afrontamiento.

Qué es una enfermedad crónica
¿Qué es una enfermedad crónica?

Vivir con una enfermedad crónica

Es comprensible que de vez en cuando cualquier persona sienta sencillamente que no puede más y que está harto de tener que vivir con una enfermedad crónica.

Incluso aquellas personas que convivieron bien con su enfermedad durante la infancia pueden sentir el acuciante deseo de llevar una vida “normal”, sin medicinas ni limitaciones y sin tener que cuidar de sí mismos de ninguna forma especial. Es una reacción completamente normal. Algunas personas que han aprendido a controlar su enfermedad se sienten tan sanos y fuertes que se llegan a cuestionar si necesitan continuar con el programa de tratamiento.

Por ejemplo, un adolescente con diabetes puede plantearse la posibilidad de saltarse una comida mientras está de compras en unos grandes almacenes o de medirse el nivel de azúcar en sangre después del entrenamiento en vez de antes.

enfermedad y dolor crónico
Enfermedad y Dolor Crónico

Lamentablemente, dejar de seguir el programa de tratamiento puede tener consecuencias desastrosas. Lo mejor que puedes hacer es decirle al médico cómo te encuentras. Coméntale qué te gustaría hacer pero se supone que no puede hacer, para que él te indique exactamente lo que puedes y no puedes hacer. Sólo es cuestión de que responsabilices y adoptes un papel activo en el cuidado de tu salud.

Cuando una persona tiene que vivir con una enfermedad crónica, a veces puede resultarle difícil querer a su cuerpo. Pero no hace falta tener un cuerpo perfecto para tener una buena imagen corporal. Tu imagen corporal puede mejorar si te cuidas, sabes valorar tus capacidades y aceptas tus limitaciones — algo que es cierto para todo el mundo, padezca o no una enfermedad crónica.

Cuando una persona está cansada de estar enferma, le puede ayudar mucho expresar su frustración o su tristeza a un oído comprensivo. En momentos como ésos, es importante que pienses en cómo te pueden ayudar los demás y que pidas ayuda y expreses qué es lo que te gustaría que hicieran por ti. Algunas personas descubren que pueden aliviar su sensación de pérdida tendiendo la mano a otra gente y ofreciéndose a ayudar a otras personas que necesitan ayuda. Echar una mano a alguien te puede ayudar a que tus propios problemas te parezcan más fáciles de afrontar.

Adaptarse a vivir con una enfermedad crónica exige tiempo, paciencia, apoyo y ganas de aprender y de participar en el cuidado de la propia salud. Las personas que se tienen que enfrentar a retos inesperados a menudo descubren en ellas una capacidad de adaptación y una resistencia que antes no imaginaban que pudieran tener. Muchos dicen que aprenden más sobre sí mismos al tener que enfrentarse a esos retos, y sienten que crecen como personas y desarrollan la fortaleza interior y la autoconciencia en mucha mayor medida que si no se hubieran tenido que enfrentar a tales retos. Las personas que padecen enfermedades crónicas descubren que, cuando adoptan un papel activo en el cuidado de su salud, aprenden a entender y valorar sus puntos fuertes y a adaptarse a los débiles como jamás habían hecho.

Tratamiento enfermedad crónica
Tratamiento enfermedad crónica

Enfermedades crónicas más frecuentes

La Organización Mundial de la Salud explica que las enfermedades crónicas no se transmiten de persona a persona, son de larga duración y generalmente de evolución lenta. Además, la OMS menciona cuatro ejemplos de enfermedades crónicas, las principales en el mundo:

  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Cáncer.
  • Enfermedad respiratoria crónica
  • Diabetes

Vamos a conocer más de cerca 10 enfermedades crónicas y algunas de ellas quizás nunca las habías visto como tal.

Artritis

Un término que se emplea para describir más de 100 condiciones que cursan con afectación de las articulaciones y otros tejidos conectivos, provocando dolor y rigidez articular.

Hipertensión

Cada año mueren 7.5 millones de personas en el mundo como consecuencia de la hipertensión, una enfermedad que provoca el aumento de la presión arterial de forma sostenida.

Como muchos otros ejemplos de enfermedad crónica, la hipertensión arterial no tiene cura, pero puede ser controlada a través de la medicación y de modificaciones en el estilo de vida.

Trastorno bipolar

Es una alteración mental que, al igual que otras como la esquizofrenia, constituye a su vez una enfermedad crónica.

Las personas con trastorno bipolar experimentan cambios en el estado de ánimo que pueden ir desde la manía a la depresión.

Enfermedad de Crohn

Es una enfermedad inflamatoria intestinal que puede provocar cólicos, diarrea, pérdida de peso, lesiones cutáneas o fiebre.

Epilepsia

Es una alteración cerebral que predispone a la persona a experimentar convulsiones. Aunque en la actualidad muchas epilepsias pueden ser controladas con medicación, el trastorno en sí no tiene cura.

Enfermedades crónicas frecuentes
Enfermedades crónicas frecuentes

Enfermedad de Párkinson

El párkinson es un trastorno del movimiento que cursa con temblor, rigidez, lentitud de movimiento e inestabilidad al andar.

Esta enfermedad tampoco tiene cura en la actualidad, sino tratamientos sintomáticos que al inicio del trastorno resultan muy efectivos, pero que al pasar el tiempo y avanzar la patología, disminuye su eficacia.

Esclerosis múltiple

Enfermedad autoinmune que afecta especialmente a adultos jóvenes. Tiene una sintomatología muy variada que incluye alteraciones visuales, de la marcha y cognitivas.

Al igual que otros ejemplos de enfermedades crónicas que hemos mencionado, la esclerosis múltiple no tiene cura, aunque los tratamientos que hay actualmente en el mercado logran controlar la actividad de la enfermedad en muchos casos.

Demencia

La demencia es un síndrome provocado por decenas de enfermedades, aunque la causa más común de demencia en la actualidad es la enfermedad de Alzheimer.

La demencia se manifiesta en un deterioro cognitivo tan acusado que impide al afectado realizar las actividades de la vida diaria.

VIH / SIDA

El VIH es el virus que, sin tratamiento adecuado, llega a provocar un conjunto de manifestaciones clínicas que constituyen el llamado sida.

Los fármacos actuales, aunque muy efectivos controlando la replicación del virus, no lo eliminan del organismo, con lo cual estamos ante una enfermedad crónica.

Apnea del sueño

Un trastorno del sueño que provoca que la respiración se interrumpa al dormir durante algunos segundos. Estas interrupciones llegan a ocurrir decenas de veces en una hora. Como consecuencia, la persona experimenta gran cansancio durante el día.

Vivir con dolor crónico
Vivir con dolor crónico

Consejos para sobrellevar una enfermedad crónica

  • Mantenga relaciones sociales. Establezca y mantenga relaciones de calidad con amigos y familiares. Muchas organizaciones de salud auspician grupos de apoyo compuestos por otras personas que experimentan desafíos similares. Estos grupos no sólo contribuirán a su bienestar sino que también le proporcionarán oportunidades gratificantes cuando ayuda a otros.
  • Cuide de sí mismo. No permita que las preocupaciones por su enfermedad interfieran con mantener una buena alimentación, con descansar, hacer ejercicios y con divertirse.
  • Mantenga una rutina diaria de trabajo, mandados, tareas domésticas y hobbies/pasatiempos siempre que sea posible. Esto le brindará un sentimiento de estabilidad dentro del caos y lo incierto de su enfermedad.