Las enfermedades mentales más comunes: 10 tips para prevenirlas

Los trastornos mentales son cada vez más comunes, situándose como una de las primeras causas de discapacidad en el mundo. 450 millones de personas padecen de alguna enfermedad mental. Al año mueren unas 3500 personas por suicidio en nuestro país y unas 800.000 en todo el mundo. ¿Cuáles son las enfermedades mentales más comunes? ¿Cuáles son las causas? ¿Cómo podemos prevenirlas y tratarlas? Aquí te lo contamos.

¿Qué es una enfermedad mental?

Hay muchos tipos diferentes de enfermedades mentales, pero generalmente implican cambios emocionales, de pensamiento y/o de conducta que generan malestar y deterioro en la vida social, laboral y/o familiar.

Mientras, por otro lado, la salud mental implica un funcionamiento efectivo en actividades diarias, resultando en actividades productivas (trabajo, escuela, cuidados), relaciones saludables y la habilidad para adaptarse al cambio y manejar las situaciones adversas.

enfermedades mentales más comunes

Causas de las enfermedades mentales

La aparición de enfermedades mentales suele darse por una combinación de circunstancias, derivadas de los siguientes factores de riesgo:

  • Circunstancias difíciles en el embarazo y nacimiento ( Consumo de sustancias durante el embarazo, bajo peso al nacer, complicaciones perinatales)
  • Problemas en la familia: Enfermedad mental o abuso de sustancias de los padres, conflicto familiar o desorganización familiar.
  • Experiencia de situaciones traumáticas o estresantes: abuso, agresión, violencia, eventos de mucha tensión, pérdida personal (duelo), cuidar a pacientes crónicamente enfermos o con demencia.
  • Circunstancias que reduzcan el contacto social: soledad, discapacidades sensoriales e impedimentos orgánicos, dificultades en las relaciones sociales.
  • Enfermedad médica, dolor crónico, desbalance neuroquímico
  • Dificultades escolares; fracaso académico y desmoralización estudiantil, déficits de atención, discapacidades de lectura
  • Insomnio crónico
  • Comunicación anormal
  • Embarazos tempranos
  • Inmadurez y descontrol emocional
  • Uso excesivo de sustancias
  • Clase social baja
  • Habilidades y hábitos de trabajo deficientes

Fuente: OMS

Enfermedades mentales más comunes

Depresión

Se estima que unos 300 millones de personas padecen depresión en el mundo. Es el trastorno mental más común, y generalmente afecta más a mujeres que hombres, aunque también es posible que simplemente aparezcan más mujeres en las estadísticas porque ellas tienden a reconocerlo y a pedir ayuda más frecuentemente.

Se caracteriza por pérdida de interés o placer por cosas que antes sí lo generaban, tristeza general, sentimientos de culpa o de baja auto-valía, dificultad para dormir, cambios en los patrones de alimentación, cansancio y problemas de concentración y memoria.

La depresión no aparece simplemente por un resultado muchos o pocos químicos cerebrales, como la serotonina, como a veces se dice. Sino que muchos factores como la genética, situaciones vitales, problemas médicos y medicamentos pueden desencadenar la enfermedad.

La depresión puede interferir gravemente con la capacidad de la persona para funcionar en el trabajo o la escuela y puede tener un impacto muy negativo en las relaciones. En su estado más severo, la depresión puede llevar a pensamientos y/o acciones suicidas.

Los tratamientos más efectivos suelen ser la terapia cognitivo-conductual, psicoterapia y tratamiento farmacológico.

Ansiedad

No es raro que una persona que experimenta depresión, sufra también ansiedad (y vice-versa). Los trastornos de ansiedad se desarrollan por muchos factores, incluyendo genética, química cerebral y eventos vitales, y aunque es una enfermedad tratable solo un 36% de las personas buscan ayuda.

Tanto la psicoterapia como la medicación juegan un papel fundamental en ayudar a controlar y manejar los síntomas de la ansiedad.

Descubre cómo controlar la ansiedad aquí.

Trastorno bipolar

El trastorno bipolar se caracteriza por episodios cíclicos de depresión y de estado de ánimo exaltado o manía. Si predominan la manía sería Bipolar tipo I, y si predomina la depresión sería Bipolar tipo II. Este trastorno afecta a 60 millones de personas en todo el mundo.

Los episodios maníacos a menudo se caracterizan por estado de ánimo irritable, hiperactividad, autoestima inflada y falta de deseo de dormir. La hipomanía es una forma menos severa de manía que aparece el trastorno bipolar tipo II. Los episodios depresivos se caracterizan por extrema tristeza, desesperanza, poca energía y problemas para dormir.

La persona con trastorno bipolar alterna esos dos estados, llamados ciclos. La duración de los ciclos pueden ser de días, semanas, meses o incluso años. Y puede tener periodos de estabilidad entre ambos polos.

La causa del trastorno bipolar no es bien conocida. Se cree que una mezcla de factores biológicos y ambientales puede jugar un papel en la progresión de la enfermedad. Puede ser tratada mediante medicación y apoyo psicosocial.

Descubre esta guía completa sobre el trastorno bipolar.

Esquizofrenia y otros trastornos psicóticos

enfermedades mentales más comunes

La psicosis, incluyendo la esquizofrenia, es una enfermedad mental que afecta a 23 millones de personas en todo el mundo. Se caracteriza por distorsiones de pensamiento, percepción, emoción, sentido del yo y conducta. Los que padecen esta enfermedad puede experimentar alucinaciones y delirios, con inicio en la adolescencia o principios de la juventud, dificultando a las personas acceder a un trabajo, estudios o interacción social. Debido al estigma y la discriminación, muchos de los que experimentan estas enfermedades no tienen un acceso adecuado a la salud o apoyo social, empeorando su pronóstico.

Demencia

Otra de las enfermedades mentales más comunes es la demencia, una condición neurológica progresiva que implica un deterioro en la función cognitiva más allá de lo que sería un envejecimiento normal. Afecta a 50 millones de personas en el mundo. Desde la memoria, orientación, pensamiento, comprensión, cálculo y lenguaje, el declive en la función cognitiva también afecta a control emocional y social.

La demencia está causada por una variedad de enfermedades que afectan al cerebro y no se conoce cura. Sin embargo existen tratamientos paliativos para ralentizar el progreso de la enfermedad y prolongar la calidad de vida del paciente y sus familiares.

Cómo prevenir y tratar las enfermedades mentales. 10 estrategias

La prevención de trastornos mentales se basa en reducir los factores de riesgo y aumentar los factores de protección. Tanto para el tratamiento como para la prevención es necesario promover las mismas habilidades, que son las siguientes.

1. Manejo del estrés

El estrés es habitual en nuestras vidas y en muchas ocasiones es necesario. Pero si se mantiene durante mucho tiempo puede dar lugar a problemas de ansiedad cronificados o derivar en otro tipo de trastornos. Por ello es importante conocer estrategias para manejar el estrés, técnicas de relajación y ser capaz de identificar nuestros pensamientos negativos para poder distanciarnos de ellos y no creérnoslos.

El yoga, la actividad física, técnicas de respiración pueden ayudarnos a manejar el estrés.

2. Resiliencia

La resiliencia es la capacidad para enfrentarse a la adversidad y hacerse más fuerte en cada uno de los desafíos que nos ofrece la vida y ser capaz de adaptarse a los cambios. Es no desmoronarse y no rendirse.

La resiliencia tiene que ver con la aceptación de nuestro entorno y la motivación para llegar a donde queremos.

3. Autonomía

Ser capaz de llevar una vida autónoma es esencial para mantener nuestra salud mental. Por ello, las personas que tienen dificultades para ser autónomas, como aquellas con enfermedades médicas, discapacidad… tienen mayor riesgo de desarrollar una enfermedad mental.

4. Ejercicio físico

Se ha visto que la actividad física (al menos 30 minutos de actividad moderada al día) es beneficiosa para prevenir y aliviar los síntomas de trastornos mentales. Disminuye el estrés, mejora nuestro estado de ánimo y autoestima, mantiene el cerebro oxigenado y nutrido mejorando nuestra atención y previniendo enfermedades neurodegenerativas.

5. Sensación de control

La falta de sensación de control puede conducirnos a desarrollar un trastorno mental. Cuando sentimos que no tenemos control sobre nuestra vida o nuestro entorno surgen una serie de síntomas en un intento desesperado de ganar ese control.

Es importante aceptar que no podemos controlarlo todo. Tenemos que aprender a distinguir aquello que está en nuestra mano controlar y aquello que no. Podemos controlar nuestras acciones, las decisiones que tomamos, pero no podemos controlar a los demás, ni podemos controlar directamente los pensamientos que tenemos.

Debemos darnos cuenta de que tenemos responsabilidad, es decir capacidad de responder a nuestro entorno, de que influimos en él, y que somos agentes activos de nuestra vida.

6. Infancia positiva

Si bien no podemos cambiar la infancia que hemos tenido sí podemos influir positivamente en la infancia de nuestros hijos. Por ello es importante fomentar un apego seguro e interacciones positivas entre hijos y progenitores.

enfermedades mentales más comunes

Descubre aquí los tipos de apego.

7. Resolución de problemas y conflictos

Saber resolver conflictos y situaciones díficiles que nos presenta la vida es una habilidad muy importante que nos va a proteger de las enfermedades mentales. Ya que estas a menudo son los intentos poco efectivos de solucionar algún tipo de problema. Las personas con ideas suicidas, por ejemplo, piensan en quitarse la vida porque no ven otra forma de solucionar sus problemas.

Para la solución de conflictos es importante también comunicarse de una forma efectiva, la comunicación asertiva es fundamental para defender nuestros derechos, respetando los de los demás y comunicar necesidades correctamente.

Descubre aquí la técnica de resolución de problemas.

8. Autoestima

Cuando tenemos una baja autoestima, además de sentirnos mal con nosostros mismos, podemos crear toda una serie de acciones poco efectivas para para contrarrestarla, salvar nuestro ego auto-engañándonos. Es por ello por lo que es importante trabajar en nuestra autoestima, conocer nuestras virtudes y mostrar autocompasión hacia nuestras dificultades.

Descubre aquí 10 consejos para mejorar tu autoestima.

9. Apoyo social de la familia y amigos

Tener una red de apoyo social es esencial para nuestro bienestar. Tener seres queridos a nuestro alrededor, personas con las que contar puede ayudarnos a prevenir trastornos mentales y también nos facilitan la recuperación de ellos.

A veces, por diversas circunstancias, no tenemos esta red de apoyo, pero eso no quiere decir que no la podamos crear. Busca grupos de personas con tus mismas aficiones, asociaciones y grupos de apoyo…

10. Terapia psicológica

La terapia no sólo sirve para tratar los trastornos mentales, sino que también puede ayudarnos a prevenirlos. Acudir a terapia cuando estemos pasando momentos difíciles o de forma regular para aprender estrategias de gestión emocional, y conflictos es algo que puede evitar que caigamos en patrones conductuales y emocionales que deriven en un trastorno mental.

Plataformas de psicología online y económicas como Psicología Online Avanzada pueden ser una buena solución.