CogniFit junto con University of Haifa estudian la relación entre importantes habilidades cognitivas y la dislexia

 
  • Se estima que al menos 1 de cada 10 personas sufre dislexia. Un alto porcentaje no es consciente de la patología. Varias investigaciones demuestran que disponer de bajos niveles de memoria de trabajo está directamente relacionado con la posibilidad de sufrir dislexia.
  • La dislexia no condiciona la inteligencia. En cambio, estudios muestran que las personas afectadas por este trastorno presentan menores niveles educacionales y mayor tasa de desempleo.
  • El innovador sistema de evaluación neuropsicológica de CogniFit permite detectar el índice de riesgo de padecer dislexia.
  • El estudio, publicado en PubMed concluye que entrenar el cerebro con la aplicación científica de CogniFit mejora de forma significativa la memoria de trabajo y la agilidad mental, incrementando (14,73%) el rendimiento en la lectura.

 

La memoria de trabajo es una habilidad cognitiva que usamos continuamente en nuestro día a día. Es la capacidad de mantener en la mente diferentes porciones de información relevante para la tarea que estamos realizando. Para entenderlo, la memoria de trabajo tiende a estar muy relacionada con el pensamiento “qué vine yo a hacer aquí”.

Pues bien, con el objetivo de conocer más a fondo el funcionamiento de nuestros cerebros y ayudar a tratar disfunciones neurológicas, CogniFit junto con la Universidad de Haifa han publicado un estudio en el que se refleja cómo unos bajos niveles de memoria de trabajo, un declive en las funciones ejecutivas y otras habilidades cognitivas pueden ser un potente indicador de dislexia.

Averiguar si padecemos esta disfunción no siempre es fácil. En cambio, el sistema de evaluación neuropsicológica de CogniFit para detectar la dislexia permite detectar con máxima fiabilidad el índice de riesgo de padecer dislexia.

CogniFit: Evaluacion cognitiva dislexia

CogniFit: Segmento de la Evaluacion cognitiva dislexia

Además, la investigación evidencia que al estimular determinadas redes de conexiones neuronales con el entrenamiento cerebral para la dislexia de CogniFit se aumenta de forma significativa la memoria de trabajo, el desarrollo cognitivo y rendimiento de lectura (incrementando en un 14,73% el número de palabras correctas leídas por minuto). Además, los resultados se prolongaron hasta seis meses después del entrenamiento, teniendo un efecto rotundamente positivo sobre la dislexia a cualquier edad.

QUÉ ES LA MEMORIA DE TRABAJO Y SEÑALES DE ALARMA PARA DETECTAR UN FUNCIONAMIENTO DEFICIENTE:

La memoria de trabajo es una habilidad cognitiva útil para multitud de situaciones de nuestra vida cotidiana porque nos permite mantener en la mente diferentes pedazos de información relevante durante breves periodos de tiempo. Nos capacita para recordar, pero es limitada y muy susceptible de interferencias. CogniFit determina que estas podrían ser algunas señales de alarma que indican que nuestra memoria de trabajo no está funcionando correctamente:

¿Algunas veces tienes que leer varias veces un mismo texto para comprenderlo? Podría ser signo de deficiencia en tu memoria de trabajo porque esta habilidad es fundamental para la lectura en general. Las personas con una memoria de trabajo deficiente dedican prácticamente toda su atención a decodificar las palabras al leer, esto provoca que su cerebro no tenga suficientes recursos para conseguir una comprensión global del texto.

Mejorar las redes de conexiones neuronales que conforman nuestra memoria de trabajo nos permite acceder sin esfuerzo al significado de las palabras que estamos leyendo, hacernos una idea mucho más completa del la información general del texto y almacenarla en nuestro cerebro de manera resumida y eficiente.

¿Cuándo te lanzan una pregunta te cuesta responder de forma rápida y eficaz? Mejorar la memoria de trabajo no es importante únicamente para incrementar la capacidad de lectura en personas con dislexia, es fundamental también para sentirse más ágil y demostrar mayor seguridad en el día a día. Por ejemplo: Estamos en una entrevista de trabajo y el entrevistador nos pregunta por nuestras capacidades de atención al cliente. En ese momento tenemos que disponer de la agilidad suficiente para ser capaces de bucear en nuestro conocimiento y aplicarlo a nuestra respuesta de la forma rápida y eficaz: (Saber que en la oferta de trabajo pedían habilidades comunicativas y experiencia previa, acordarte de la recomendación que te dio un amigo sobre que pusieras ejemplos reales a la hora de explicar tus capacidades en una entrevista, ser capaz de encontrar situaciones donde has demostrado amplias dotes comunicativas, agilidad para encontrar las palabras para expresar de forma correcta aquello que quieres decir, etc…) ¡Y todo eso, en una fracción de segundo! Está claro, a mayor memoria de trabajo, más agilidad y eficacia respondiendo a la pregunta del entrevistador.

¿Encuentras dificultades siguiendo las indicaciones que te dan para llegar a un lugar? La memoria de trabajo nos permite mantener en la mente diferentes porciones de información relevante para la tarea que estamos realizando. Prestar atención a las explicaciones y seguir correctamente las indicaciones para llegar a un lugar sería un señal de nuestros niveles de memoria de trabajo son adecuados (toma la primera a la derecha, continúa por esa calle 300 metros, pasa una librería y cuando llegues a la esquina dobla a la derecha hasta el segundo semáforo, ahí gira a la derecha donde encontrarás la parada del autobús).

En resumen, cuando llega el momento de decidir qué carrera estudiar, qué dirección coger para ir a casa de tu tía o qué champú elegir. Para cada momento de tu vida disponer de una buena memoria de trabajo es fundamental porque es la capacidad que tenemos de aplicar nuestro conocimiento sobre lo que hemos visto, lo que hemos leído, lo que hemos probado, lo que nos han contado, etc..

La memoria de trabajo está estrechamente relacionada con la dislexia pero también con la forma que tenemos cada uno de enfrentarnos y resolver los pequeños problemas cotidianos, la agilidad a la hora de razonar y la capacidad de tomar decisiones correctas. Y aunque nuestra inteligencia no depende del nivel de nuestro nivel de memoria de trabajo si puede ayudarnos a desarrollar una vida más plena.

Actividad Cerebral - Dislexia

CogniFit: Actividad Cerebral – Dislexia

ENTENDER LA DISLEXIA:

La dislexia es el trastorno de neurodesarrollo más común, en España afecta a alrededor de 4.7 millones de personas (más del 10% de la población). Diversas investigaciones la definen como un déficit estructural en las redes de conexiones neuronales que procesan el lenguaje afectando al aprendizaje, dificultando la lectura, escritura y en general, la decodificación fluida de cualquier símbolo.

Esta disfunción dificulta el acceso a la información almacenada en el cerebro y, contrariamente a las creencias populares, no desaparece en la adolescencia. La dislexia cada vez es más conocida y diagnosticada a lo largo de la infancia, pero hoy en día existen muchos adultos que han podido sufrir dificultades en la lecto-escritura y comprensión a lo largo de su vida pero nunca han sido conscientes de esta disfunción. Ese suele ser el peor escenario, porque aunque tengan una capacidad intelectual normal o incluso superior a la media es muy probable que hayan sido considerados torpes o malos estudiantes. Estas dificultades trascienden la vida escolar y, también pueden manifestarse en el ámbito laboral y social. Aunque la dislexia no está relacionada con el nivel intelectual, varios estudios muestran que las personas afectadas por el trastorno presentan menores niveles educacionales, mayor tasa de desempleo, baja autoestima y estrés.

La dislexia puede ser muchas veces la causa subyacente de otros problemas. La mayoría de los adultos con dislexia, tienden a tratar de disimularla. Se avergüenzan de sus errores, por lo que utilizan estrategias para esconderlos. Y, aunque estas personas acudan a terapeutas, no suelen conseguir muchos resultados porque no es fácil que lleguen a dar con la raíz de su problema: El diagnóstico de la dislexia.

La buena noticia es que, gracias a la neuroplasticidad de nuestro cerebro podemos, a cualquier edad, minimizar las consecuencias de este trastorno. Al entrenar la mente con CogniFit creamos nuevas redes de conexiones neuronales que mejoran la agilidad cerebral permitiendo incrementar notablemente nuestra capacidad de lectura-escritura, comprensión, concentración, agilidad de aprendizaje y rendimiento académico y laboral.