Hipocondría, una guía útil y test ¿Cómo se llega a ser hipocondríaco?

 

Miedo, preocupación o convicción de tener una enfermedad grave. ¿Qué es la hipocondría? ¿Cómo una persona puede llegar a ser hipocondríaca?  A nadie le gusta estar enfermo, es natural temer a la enfermedad y a la muerte. Sin embargo, hay personas muy aprensivas que tienden a interpretar de forma catastrófica cualquier signo o sensación corporal que aparezca en el cuerpo: latidos del corazón, lunares, movimientos involuntarios, heridas, toses, sensaciones físicas, etc… Y, aunque el doctor asegure que están sanos, la angustia, miedo y ansiedad no desaparecen. Una persona hipocondríaca experimenta un miedo desmedido al dolor, debilidad, muerte, sufrimiento, o a la dependencia de otros.

Descubre en esta guía todo sobre la hipocondría: Definición, síntomas, causas, test de hipocondría, tratamiento y mucho más. ¡Respondemos a todas tus dudas! Si tienes cualquier pregunta puedes dejarnos tu comentario abajo.

Hipocondría - Una completa guía para hipocondríacos

Hipocondría – Una completa guía para hipocondríacos

Hipocondría: Definición y concepto

La hipocondría se define como un miedo y ansiedad persistente a tener una enfermedad seria y/o la creencia de que se padece alguna enfermedad aunque no se haya diagnosticado. Es un tipo de trastorno de ansiedad.

La hipocondría o, tal y como aparece actualmente en el manual diagnóstico de enfermedades mentales, trastorno por ansiedad a la enfermedad, implica la constante auto-comprobación de los síntomas y visitas al médico.

¿Qué significa ser hipocondríaco?

Todos podemos tener un cierto grado de ansiedad cuando notamos un síntoma en nuestro cuerpo, ya que a nadie le gusta estar enfermo. Sin embargo, la hipocondría es una ansiedad y preocupación constante, que ni siquiera el médico es capaz de aliviar.

Cuando una persona tiende a preocuparse por la enfermedad de forma no patológica, en el momento en que las personas de su entorno o el médico le dice que no tiene nada, se quedan conformes. Su miedo no es irracional.

Pero la hipocondría es un miedo irracional que no disminuye por mucho que los demás le digan que no tiene nada. Es un miedo paralizante que prácticamente no les deja hacer nada.

CogniFit tecnología líder en envaluaciones neuropsicológicas y rehabilitación cognitivaCogniFit tecnología líder en envaluaciones neuropsicológicas y rehabilitación cognitiva

CogniFit programa líder en evaluación y estimulación cognitiva: Compara tus resultados cognitivos con el resto de población mundial

Síntomas de la hipocondría ¿Cómo se comporta un hipocondríaco?

  • Temer las funciones corporales normales. Para una persona con hipocondría, las funciones corporales normales como el latido cardíaco, la sudoración, movimientos del tracto intestinal, les puede parecer síntomas de enfermedades serias.
  • Temor a anormalidades menores. El moqueo, ligeras inflamaciones de los ganglios linfáticos o pequeños dolores pueden sentirse como problemas serios.
  • Comprobación. Comprobaciones regulares del cuerpo en busca de signos de enfermedad.
  • Tienen un foco de atención. Algunas personas centran su foco de atención en algún órgano concreto, como los pulmones o el corazón, en una enfermedad como el cáncer, o puede que teman una enfermedad tras otra.
  • Hablan constantemente de enfermedades.
  • Acuden frecuentemente al médico.
  • Pueden pasar mucho tiempo buscando en internet los síntomas de posibles enfermedades.
  • No se sienten mejor tras hacerse pruebas. Si se realizan pruebas médicas y los resultados son negativos, no hay alivio. De hecho, pueden sentirse peor, sus miedos aumentan debido a que nadie les cree, y además el posible problema de salud queda sin tratar.
  • Algunas personas puede que eviten el médico. Tienen miedo de descubrir que tienen alguna enfermedad seria.
  • Evitación. Es posible que también eviten personas, lugares o ciertas actividades por la creencia de que pueden poner en riesgo su salud.

Test Parkinson

Síntomas físicos reales de la hipocondría

Para las personas que padecen hipocondría los síntomas que sienten son reales, aunque es posible que no sean más que el producto de malinterpretar funciones corporales normales o magnificar problemas menores.

Pero en ocasiones, sobre todo cuando se da junto con el trastorno de síntomas somáticos, sí puede haber síntomas reales aunque no haya ninguna enfermedad subyacente.

Trastorno de síntomas somáticos

Este trastorno consiste en que una persona pone su foco de atención en los síntomas físicos, como el dolor, debilidad, falta de aliento… Esto resulta en una situación grave de estrés o ansiedad. La persona tiene muchos pensamientos, sentimientos y conductas relacionadas con esos síntomas físicos. Y realmente existen ciertos síntomas reales, pero más producto del estrés y la ansiedad que de otra cosa.

Factores de riesgo de la hipocondría

Hay ciertas circunstancias que favorecen el inicio de la hipocondría y juegan como factores de riesgo.

  • Trastorno de síntomas somáticos. Este puede comenzar durante la recuperación de una enfermedad, o por la enfermedad o fallecimiento de un ser querido. Haber sufrido alguna condición médica o enfermedad pueden llevar al desarrollo de este trastorno. Como hemos mencionado es un trastorno similar a la hipocondría y uno puede llevar al otro.
  • Sufrir estrés
  • Estar muy expuesto a información acerca de enfermedades, sobre todo por los medios de comunicación. Además la facilidad de acceso a la información mediante los motores de búsqueda favorecen la aparición de ansiedad ante la enfermedad.
  • Aproximarse a la edad en la que los padres murieron, especialmente si esta fue prematura.
  • Ciertos rasgos de la personalidad como la tendencia a la auto-crítica o el perfeccionsimo. Esto facilita la creencia de que la salud significa una completa ausencia de dolor o incomodidad, cuando lo cierto es que los dolores y molestias son normales en la mayoría de personas.
  • Baja tolerancia al dolor, esto puede hacer que perciban antes que otras personas ciertas sensaciones internas.

Causas de la hipocondría

No existen unas causas claras de la hipocondría, depende de cada persona, pero sí se pueden establecer ciertos factores que favorecen la aparición de este problema:

  • Malinterpretar las sensaciones físicas, y no saber realmente cómo funciona el cuerpo.
  • Familiares cercanos con hipocondría o muy aprensivos con sus salud.
  • Historia personal con malas experiencias relacionadas con la salud, que puede favorecer el desarrollo de un miedo desproporcionado a enfermar de nuevo.
  • Tener otros trastornos, como el trastorno de síntomas somáticos. También se  relaciona con depresión, trastorno de pánico, TOC o trastorno de ansiedad generalizada.

Test Depresión

Test de hipocondría

Algunos test o escalas pueden ser útiles para facilitarnos el diagnóstico de la hipocondría, como el Índice de Whiteley que presentamos a continuación.El test contendría tres subescalas que medirían la preocupación corporal, la fobia a la enfermedad y la convicción de la presencia de enfermedad. ¿Crees que puedes ser hipocondríaco/a? Realiza este test de Hipocondría

1. ¿Le suele preocupar la posibilidad de tener una enfermedad grave? Si/No
2. ¿Sufre de dolores y achaques? Si/No
3. ¿A menudo es consciente de distintas cosas que ocurren en su cuerpo? Si/No
4. ¿Le preocupa su salud? Si/No
5. ¿Padece con frecuencia síntomas de enfermedades muy graves? Si/No
6. Si tiene noticia de alguna enfermedad (a través de los medios de comunicación o de personas conocidas) ¿le preocupa la posibilidad de padecerla? Si/No
7. Cuando está enfermo, ¿le molesta que alguien le diga que tiene mejor aspecto? Si/No
8. ¿Se encuentra molesto por varios síntomas diferentes? Si/No
9. ¿Le resulta fácil olvidarse de sí mismo y centrarse en cualquier otra cosa? Si/No
10. ¿Le cuesta creer a su médico cuando le dice que no tiene ningún motivo para preocuparse? Si/No
11. ¿Tiene la sensación de que los demás no toman mucho en serio su enfermedad? Si/No
12.¿Considera que se preocupa por su salud más que la mayoría de las personas? Si/No
13. ¿Cree que hay algo que funciona realmente mal en su cuerpo? Si/No
14. ¿Tiene miedo a la enfermedad? Si/No

Puedes corregir el test de hipocondría asignando 1 punto a cada respuesta contestada como afirmativa (excepto en la pregunta 9, que si es afirmativa no se contabiliza). Se considera que la persona podría tener un diagnóstico compatible con la hipocondría si se puntúa 8 o más.

hipocondría

Test de hipocondría

Este test de hipocondría ha demostrado la capacidad de identificar a personas con rasgos y actitudes hipocondríacas, así como la gravedad de estas.

Sin embargo, el test tiene una carencia y es que no hay ninguna pregunta respecto a las posibles enfermedades diagnosticadas de la persona, o el padecimiento de dolor. Ya que, padecer enfermedades graves puede contribuir al miedo a estas. Aunque en estos casos estaría justificado.

En cualquier caso, este test de hipocondría puede resultar de utilidad a los profesionales clínicos, pero en ningún caso se deberían sacar conclusiones diagnósticas únicamente basadas en estos cuestionarios.

Tratamiento de la hipocondría

La terapia cognitivo conductual combinada con ciertos fármacos puede ser muy útil para el tratamiento de la hipocondría.

La terapia cognitivo conductual puede ayudar al paciente a racionalizar sus miedos mediante la reestructuración cognitiva y a tolerar esas sensaciones físicas que le producen ansiedad.

Otras medidas que pueden ayudar a mejorar el estado general de la persona es llevar un estilo de vida saludable, evitar los estimulantes como el café, comer saludablemente, hacer ejercicio físico… La práctica de meditación mindfulness puede ser también una buena estrategia.

Cómo hacer frente a la hipocondría

No hay una solución rápida a trastornos complejos como estos. Si consideras que puedes tener hipocondría lo mejor es que acudas a un especialista, un psicólogo preferiblemente.

  • No busques síntomas ni enfermedades en internet. Esto alimenta mucho los miedos y la ansiedad. Además, tampoco te puedes fiar de lo que aparezca en la web. Los diagnósticos que ahí aparecen suelen ser poco corrientes y muy catastrofistas. Si todos los que sufrimos dolores de cabeza de vez en cuando fuera por tumor cerebral, probablemente moriría más de la mitad de la población.
  • No cambies de doctor como de camisa. Encuentra un médico que te de confianza y no busques infinitas segundas opiniones. Está bien pedir segundas opiniones si no te convence lo que te ha dicho tu médico, pero si el segundo doctor te ha dicho lo mismo, lo más probable es que sea cierto.
  • Deja de comprobar tu estado corporal. Saca de tu casa los dispositivos para medir el azúcar, la tensión, la temperatura corporal, etc.
  • Centra tu atención en otra cosa. Encuentra una afición o pasatiempo que te motive, con el que disfrutes y con el que no puedas pensar en otra cosa. Puede ser ejercicio físico (con el que además mejorarás tu salud que tanto te preocupa), jardinería, pintura… Además esto ayudará a disminuir tu ansiedad general y mejorará tu estado de ánimo.
  • Cuando notes que el miedo comienza a invadirte no hagas nada, simplemente respira, intenta relajarte, espera a que la ansiedad desaparezca sola.
  • Busca a un psicoterapeuta. La terapia psicológica es un paso fundamental para superar la ansiedad ante la enfermedad.

Entrenamiento cerebral

¿Cómo ayudar a un hipocondríaco?

  • Anímale a buscar ayuda profesional pero no le presiones.
  • No le juzgues ni le culpes, ya que él no tiene la culpa de su problema.
  • Anímale a que conozca sobre su problema, pero tampoco presiones.
  • Escúchale y anímale a exprese cómo se siente.
  • Hazle ver cómo su ansiedad te afecta y afecta a los que están a su alrededor.
  • Hazle saber cuando su ansiedad a mejorado y cuando ha empeorado, pero sin reprochar.
  • Las conversaciones con estas personas suelen siempre girar en torno a su preocupación por su salud. Establece límites para que esto no monopolice los temas de conversación. Puedes establecer 1 hora al día para hablar de sus preocupaciones.
  • No alimentes sus comprobaciones ni sus obsesiones. No entres en su juego. Por ejemplo si te pregunta si crees que su respiración suena raro respondele que no, y si te lo vuelve a preguntar dile que ya le has contestado a esa pregunta.
  • Intenta distraer su atención de su cuerpo o de sus preocupaciones y recuerdale que comprobar su estado de salud constantemente empeora su ansiedad a largo plazo.
  • Recuerdale que la información que hay en internet puede equivocarse y que saltar a las conclusiones por algo que ha leído va a empeorar su ansiedad.

¿Cómo prevenir la hipocondría?

  1. 1. Encuentra un médico de tu confianza: Como hemos mencionado anteriormente, encuentra un médico en quien confíes y quédate con él.
  2. 2. Se sincero con los niños acerca de los problemas de salud. Inventar historias poco realistas acerca de enfermedades, puede favorecer la ansiedad y el miedo a la enfermedad, por ejemplo cosas como: “conozco a un niño que no se comió todas las verduras y le salieron verrugas por todo el cuerpo”.
  3. 3. No busques en internet o en libros de referencia médica acerca de síntomas o diagnósticos. Si lo haces, intenta ser crítico, no te lo creas todo y mejor consulta a tu médico.

¿Es la hipocondría hereditaria?

La ansiedad tiene cierto componente genético. Hay personas que intrínsecamente tienden a ser más ansiosas que otras. Si tienes cualquier tipo de ansiedad, es probable que tus hijos hereden géneticamente esa tendencia a la ansiedad.

Sin embargo, el aprendizaje por modelado, es decir por imitación y la crianza tiene un papel fundamental en que finalmente se desarrolle un trastorno por ansiedad. Y el que ese trastorno llegue a ser hipocondría depende de muchos factores que no se suelen conocer.

Es posible que transmitas a tus hijos el miedo a la enfermedad, si le has enseñado a temerle, si has comprobado continuamente su salud, se le has llevado al médico por cualquier cosa…

Si por el contrario, aunque tu hijo tenga tendencia a la ansiedad, le has enseñado a que se calme, a que no se centre en pequeños signos corporales que podemos tener, etc. tu hijo no tendrá hipocondría.

Psicóloga General Sanitaria y sexóloga. Deseosa de mejorar la calidad de vida de las personas mediante la práctica clínica y la comunicación a través de la red.