Lateralidad cruzada: Guía para padres

 

En el ámbito escolar se utilizan términos como lateralidad, lateralidad cruzada, problemas de lateralidad y expresiones similares, casi siempre relacionadas con dificultades de aprendizaje. Pero, ¿sabemos lo qué es y cómo puede influir en el rendimiento escolar?

En este artículo la neuropsicóloga Cristina Martínez de Toda te explica todo lo necesario para conocer y ayudar a desarrollar una buena lateralidad en tus hijos. Además descubrirás 10 sencillos juegos para realizar con los peques, y prevenir posibles problemas de lateralidad más adelante.

Lateralidad cruzada

Latrealidaad Cruzada – Imagen fuente virginiaruiz.es

¿Qué es la lateralidad?

Según el Diccionario de Psicología, de Dorsch (1985) Herder, Barcelona:

“La lateralidad es la dominancia lateral, acentuación lateral en la estructura y función de los órganos duplicados. Aparece con especial claridad en la mano (…). Pero la lateralidad se da también en los ojos, los oídos, los brazos, las piernas, los pies, y en muchos órganos.”

La lateralidad es un elemento clave en el desarrollo de los niños, con gran incidencia en el rendimiento escolar, por lo que es necesario darle la importancia debida.

Así, podemos entender la lateralidad como una distribución de funciones entre los dos hemisferios; un reparto que no se hace de forma absoluta, ya que no hay un hemisferio dominante para todo.

La construcción de una lateralidad adecuada es esencial para el correcto desarrollo del niño, y ésta se produce y se va desarrollando desde muy pequeños. Alrededor de los 4-5 años es cuando la preferencia ya debería estar establecida por el niño. A esta edad ya podemos realizar una evaluación de su lateralidad, pero hay que tener en cuenta que todavía está en proceso de construcción, por lo que el diagnóstico no será determinante. Además, podemos realizar una serie de actividades con nuestro hijo en casa para favorecer el desarrollo de su lateralidad, y te cuento los mejores más adelante.

Los problemas asociados a una lateralidad cruzada son suficientemente importantes como para prevenir y actuar cuanto antes. De hecho, sino tenemos una lateralidad bien definida puede ser un factor del fracaso escolar.

Aproximadamente, un 25% de los escolares padece trastornos relacionados con la lateralidad, incluyendo los casos de niños no lateralizados, los cruces laterales y las lateralidades contrariadas (Ferré, Catalá, Casaprima y Mombiela, 2000).

Diferentes tipos de lateralidad

Diestro: Habitualmente utiliza la mano derecha para realizar las acciones. Cuando la persona es diestra se debe a la existencia de un dominancia cerebral izquierda.

Zurdo: Es la persona que utiliza la mano izquierda para hacer las cosas. Una persona puede ser zurda cuando los principales centros de mando se encuentran en el hemisferio derecho.

Zurdería contrariada: Su lado izquierdo es el dominante, pero utilizan la derecha por influencias sociales y culturales.

Ambidextrismo: Utilización de los dos lados del cuerpo. Puede haber dificultades en el aprendizaje relacionados con la utilización del espacio al escribir o en otras situaciones.

Lateralidad cruzada: Se utilizan claramente diferentes lados del cuerpo por “cruces” de ojo, oído, o ambos. Por ejemplo, en caso de ojo derecho, oído derecho y mano y pie zurdos, puede darse lateralidad cruzada. Si todo es diestro y el ojo es el izquierdo: es diestro con cruce visual. Si todo es diestro y el oído es el izquierdo, es diestro con cruce auditivo.

Lateralidad sin definir: La expresión lateralidad sin definir se refiere a la utilización de un lado del cuerpo u otro, sin la aplicación de un patrón definido y estable. En esos casos el empleo de una mano, ojo, oído o pierna, no es constante ni está diferenciada totalmente.

Funciones de la lateralidad

  1. La lateralidad permite la organización de las referencias de orientación espacial de eje, y esto es básico para una buena percepción espacial.
  2. Facilita el espacio de la percepción
  3. Favorece la integración de los procesos secuenciales, complejos y abstractos
  4. Expresa el lado del cerebro que controla una función, es decir, nuestro hemisferio dominante
  5. Indica el lado del cuerpo que es regulado por uno u otro hemisferio (izquierdo o derecho)
  6. Es susceptible de sufrir influencia del entorno (de hecho la lateralidad morfológica de la persona puede alterarse)

¿Cuándo debo preocuparme por la lateralidad de mi hijo?

  • Lateralidad sin definir: El niño utiliza indistintamente ambas manos.
  • Cambiar de mano en función de las actividades que se realicen: Para comer usa la derecha, para pintar la izquierda…
  • Dificultades al escribir, con inversión de letras o números
  • Lentitud al realizar las tareas escolares
  • Dificultades lectoras: Habitualmente hay problemas de lecto-escritura
  • Problemas de direccionalidad izquierda-derecha: Tiene problemas de diferenciación
  • Disfunciones y problemas de dislexia u otros trastornos y dificultades de aprendizaje

Tipos de lateralidad cruzada

Puede haber lateralidad cruzada:

Lateralidad mixta y ambidextrismo cuando se observa una lateralidad no establecida en un solo lado del cuerpo.

Lateralidad cruzada cuando la lateralidad es distinta de ojo, oído y mano y pie u otras.

Se pueden dar cruces de ojo, oído, mano y pie.

Juegos para fomentar el desarrollo de la lateralidad en casa

Un buen desarrollo de la lateralidad podemos y debemos fomentarla desde casa. Con esta serie de juegos fáciles que apenas necesitan preparación podrás ayudar a tu hijo a un correcto desarrollo de la lateralidad, evitando futuros problemas como lateralidad sin definir o lateralidad cruzada.

Juego 1: Descubrir las posibilidades de movimiento

Los pies (descalzos), las manos, la cara, la columna vertebral, la cadera… Lo puedes realizar en forma individual o en parejas, haciéndolo con él.

Juego 2: El robot

Tu hijo recibe órdenes y mueve las partes del cuerpo o realiza las acciones que le indiques, del modo en que le digas.

Juego 3: El camino

Realiza con tu hijo plantillas de distintas partes del cuerpo y luego montad con ellas un camino. Cada plantilla indicará qué parte del cuerpo tiene que apoyar a medida que recorre el camino.

Juego 4: La marioneta

Jugar con los tonos musculares buscando que, con relajación voluntaria, los peques tomen conciencia de sus músculos. Puedes hacerlo con y sin objetos.

Juego 5: Juegos de prensión manual y modelado

Se pueden realizar con plastilina, con barro, arena o arcilla. Se amasa con una mano, luego con la otra. Elegid qué queréis construir juntos.

Lateralidad cruzada

Imagen cortesía etapainfantil.com

Juego 6: Dibujar

Con una tiza y con la mano más hábil tiene que dibujar un coche, un sol o un avión. Luego, pídele que intente hacerlo con la mano menos hábil.

Juego 7: En la arena

En un parque o en la playa puedes realizar muchos ejercicios.

–          Con los pies descalzos pídele que realice distintos dibujos sobre la arena.

–          Probar con algún elemento sujeto a uno de los pies (lápiz, pincel, ramita), dibujar sobre la arena. Luego se observan las diferencias y se comparan.

Juego 8: Amasar

Pídele a tu hijo que “amase” tu cuerpo, es decir, que lo moldee y te deje en la postura que quiera. A continuación el tendrá que imitarla.

Juego 9: Ejercicios de izquierda- derecha

Puedes realizar distintos. Por ejemplo, esconde un objeto en la casa y guía a tu hijo con indicaciones de izquierda- derecha para encontrarlo.

Pídele que te ayude a cocinar, y para ello vete solicitándole ingredientes, guiándole solo con orientaciones izquierda-derecha.

Juego 10: Realiza juegos con CogniFit

CogniFit es un programa basado en la neuroeducación que te permite realizar un montón de juegos diseñados para mejorar las capacidades cognitivas de tu hijo. Además, podréis practicar diferentes juegos mentales relacionados con el desarrollo de una buena lateralidad; como ejercicios de coordinación o de percepción espacial.

Lateralidad - CogniFit

Lateralidad – CogniFit

Por otro lado, CogniFit te proporciona al finalizar un gráfico detallado con la evolución de tu peque, por lo que nunca ha sido más fácil ayudarle en su desarrollo cognitivo.

Para finalizar te dejo con un vídeo para profundizar un poquito más en la lateralidad cruzada, y cómo fomentarla con tu hijo:

 

 

Psicóloga especializada en neuropsicología y neurociencia aplicada a la educación.
Curiosa por naturaleza, le encanta investigar sobre la conducta y comportamiento humano y compartir nuevos descubrimientos y consejos útiles que puedan ayudar a los lectores.
Experta en temas de psicología positiva e inteligencia emocional.

This post is also available in: Francés