¿Mi hijo tiene mala letra o disgrafía? Qué es y cómo detectar esta dificultad del aprendizaje

 

¿Qué es la disgrafía? Pese a lo que muchos de vosotros podáis pensar, la Disgrafía no es simplemente la dificultad que tienen los niños en el trazo de las letras y en la correcta realización de las grafías. En este post os explicare exactamente en qué consiste este trastorno, cómo afecta al aprendizaje de nuestros hijos y cómo se puede detectar e intervenir. ¡Sigue leyendo! 

Qué es la disgrafia ¿Es lo mismo que mala letra? Cómo deterctarla

¿Qué es la disgrafia? ¿Es lo mismo disgrafía que “mala letra”? Cómo puedo detectarla

¿Qué es la Disgrafía? ¿Es lo mismo disgrafía que “mala letra”?

Uno de los mayores retos por los que pasa el niño durante los primeros años de su etapa escolar es la adquisición de la lectoescritura. La lectoescritura, además de ser un aprendizaje, ayuda al niño a comunicarse mejor con el entorno, por lo tanto es esencial su correcta enseñanza. Resulta muy complejo para los niños el aprender a escribir, de manera especial durante los primeros años escolares. La escritura no es una habilidad innata del ser humano, es algo que se aprende a través del tiempo y su calidad depende de mucha práctica y dedicación. Para aprender a escribir, el niño tiene que realizar correctamente los procesos de codificación de palabras y componer textos escritos.

¿Qué es la disgrafía? En las aulas, hay muchos niños que tienen una “deficiente grafía“, y los profesores pueden tender a denominarla “mala letracuando en realidad lo que el niño tiene es una dificultad de aprendizaje, dificultad en la adquisición de la escritura, o Disgrafía. El niño con Disgrafía presenta dificultades en la escritura aun cuando haga un esfuerzo apropiado y tenga la instrucción normal, es la dificultad para producir una letra legible que no se debe ni a una dificultad motora ni a que el niño tenga una imagen mental incorrecta de lo que desea escribir, es decir, no hay déficit neurológico o intelectual que explique esta dificultad.

El niño que padece Disgrafía no puede recordar cómo se escribe, o bien, su mano no responde correctamente a lo que él quiere escribir, es una dificultad en la organización de la escritura, en los procesos de la escritura.

Los procesos de la escritura son las estrategias y habilidades para llevar a cabo la escritura, tanto la escritura de palabras como la composición de textos. El niño tiene que asignar el correcto grafema a su correspondiente fonema para componer la palabra correcta. Además, tiene que ser capaz de realizar una correcta composición del texto, tiene que planificar las ideas que quiere plasmar en el texto, teniendo una correcta estructura.

Esta dificultad se diagnosticará alrededor de los 8 años. Antes, el niño está teniendo su primer contacto con la escritura, por lo que no es un proceso suficientemente automatizado, y por tanto, podrían confundirse síntomas de Disgrafía con impericia gráfica.  A partir de esta edad (los 8 años) es importante no desatender los síntomas de Disgrafía puesto que una detección temprana puede evitar muchos problemas solucionables más fácilmente en esta etapa.

¿Cómo saber si mi hijo tiene Disgrafía o “mala letra”?

Que es la disgrafia como detectarla

Que es la disgrafía cómo detectarla

Es importante saber si nuestro hijo tiene  mala letra o si lo que tiene es una dificultad en el aprendizaje de la escritura que nos puede causar,  por tanto,  dificultades para avanzar en su etapa escolar. El niño con Disgrafía presenta los siguientes síntomas:

  1. Rigidez motora o, por el contrario, excesiva laxitud puede ser un síntoma de disgrafía
  2. Malformaciones en el trazado de los grafismos
  3. Distinto tamaño en palabras y letras, incluso dentro del mismo párrafo suele asociarse con la disgrafía
  4. Movimientos para escribir lentos, tensos y rígidos
  5. Dificultades para organizar las letras dentro de la palabra o frase
  6. Falta de control en la presión del instrumento de escritura
  7. Posturas incorrectas
  8. Irregularidades de espacios entre líneas y entre palabras
  9. Mala organización de la página
  10. Cambia la dirección al escribir
  11. No recuerda cómo se escriben algunas letras o las altera
  12. Fragmenta el trazado de las letras
  13. Su escritura suele ser una cantidad de garabatos ilegibles

¿Cómo afecta la Disgrafía en el aprendizaje de nuestros hijos? 

Cómo os he dicho antes, la escritura es una competencia básica durante los primeros años de la etapa escolar y una de las formas que tiene el ser humano de comunicarse, por tanto, la mala realización de ésta le causará al niño dificultades en el aprendizaje, y a la hora de avanzar en su etapa escolar.

La disgrafía puede generar en el niño las siguientes consecuencias:

  1. Un descenso significativo en el ritmo de su aprendizaje
  2. Dificultades a la hora de expresarse
  3. Fatiga
  4. Rechazo al aprendizaje
  5. Falta de atención

Es importante tener esto claro y saber exactamente cual es el problema de nuestro hijo, su origen, para la correcta intervención. Con una detección temprana de la disgrafía, la intervención adecuada de especialistas, y del apoyo de las familias, los niños con este problema pueden superar sus dificultades de forma progresiva hasta conseguir una buena escritura.

¿Qué es la disgrafía? ¿Cómo afecta al aprendizaje?

¿Qué es la disgrafía? ¿Cómo afecta al aprendizaje?

Psicóloga especialista en Neuropsicología infantil. Apasionada de la primera infancia con conocimientos en Atención Temprana con un enfoque multidisciplinar, además de experta en análisis e interpretación de técnicas productivas gráficas y con conocimientos en Grafología.