Marihuana… ¿Qué es y que efectos tiene en las personas que la consumen?

El consumo de marihuana es un tema muy debatido en los últimos tiempos con múltiples defensores y detractores a nivel mundial. Mucho se habla de la legalización o no de esta droga, de lo beneficioso (o perjudicial) que puede resultar el consumo terapéutico, de las diferentes formas en las que se puede consumir esta sustancia y de un largo etcétera.

  Pero… ¿Qué es la marihuana? ¿Conocemos los efectos que produce la marihuana a corto plazo en los consumidores? ¿Y a largo plazo? ¿Sabemos de qué manera influye en el cerebro? ¿Afecta la edad del consumidor en los efectos del consumo de marihuana? Mairena Vázquez, psicóloga, te invita a reflexionar sobre todas estas preguntas.

Qué es la marihuana

Qué es la marihuana

¿Qué es la marihuana?

Se conoce como marihuana (cannabis) a la droga de abuso más consumida en el mundo (129-191 millones de consumidores). Su principio activo es el delta-9-tetrahidrocarbocannabinol (THC) que puede permanecer activo en el cuerpo durante semanas.

El THC es la sustancia principal de la marihuana de la cual dependen los efectos psicoactivos y terapéuticos que produzca en los consumidores y dependiendo de cómo sea cultivada, recolectada y desecada, su concentración será mayor o menor.

A mayor concentración de THC, los efectos de la marihuana serán más fuertes, se producirán en menos tiempo y al mismo tiempo, la adicción será más rápida.

Podemos encontrar marihuana en la planta Cannabis sativa y se suelen consumir los cogollos (“maría”) y el polen (“polen” o hachís”). La marihuana se puede consumir de forma muy variada desde la forma más común que sería mezclándola con tabaco, quemándola e inhalándola hasta masticada en pasteles, galletas… en infusión en té, etc. Hay una enorme cantidad de productos que contienen algún componente de la marihuana.

La forma más común de consumir marihuana es fumándola.

La forma más común de consumir marihuana es fumándola.

Los efectos de la marihuana se producen de manera diferente en función de cómo sea ingerida. Cuando es ingerida de manera inhalada  (porros) los efectos son casi instantáneos ya que el THC (principio activo) llega de manera muy rápida a la sangre y al cerebro.  En cambio, cuando es consumida masticada o bebida, los efectos permanecen más tiempo pero de forma más lenta.

Una dosis demasiado alta en el cuerpo de la persona consumidora de marihuana puede provocar sensación de extrañeza, nerviosismo, ansiedad y sensación de “sentirse colocado”.

¿A qué se puede deber el aumento del consumo de marihuana?

El consumo de marihuana ha aumentado progresivamente a lo largo de los años. Cada vez hay más personas que piensan que la marihuana no tiene efectos perjudiciales y que no produce adicción. Esto hace que la venta de marihuana se convierta en un negocio muy atractivo para los oportunistas.

Actualmente podemos encontrarnos cada vez más países en los que la marihuana se encuentra legalizada (por ejemplo Holanda) ya sea para uso medicinal como recreativo. En países como España, la legalización se encuentra a debate.

Hay un gran debate con personas a favor y en contra de la legalización de la marihuana.

Hay un gran debate con personas a favor y en contra de la legalización de la marihuana.

Diversas personas se manifiestan a favor de la legalización diciendo que la marihuana tiene un gran potencial terapéutico, se trata de una “simple planta natural inofensiva” y creen que si se convierte en legal se acabaría con el mercado negro.

Un importante factor que influye  en el consumo excesivo de marihuana se debe a la presión social del grupo y a la desinformación que sufren algunos adolescentes. Se puede iniciar el consumo por “sentirse guay”, “lo hacen todos mis amigos”, “me fumo un porrito y soy un machote”.

La marihuana produce efectos en todas las personas que la consumen pero cuando el consumo se inicia en la adolescencia puede incluso inducir esquizofrenia. Según estudios de la Universidad de Duke, “el uso persistente de marihuana durante la adolescencia daña de forma duradera la inteligencia, la memoria y la capacidad de atención”.

La adolescencia es un período crítico del desarrollo donde el cerebro en formación experimenta múltiples cambios y se encuentra más vulnerable y susceptible a la marihuana.

Si se dan unas condiciones determinadas como cierta predisposición genética o vivir en un ambiente concreto, sumado al consumo de marihuana, puede inducir las probabilidades de sufrir esquizofrenia.

Otro factor que propicia el aumento del consumo de marihuana en los últimos días se debe a sus propiedades terapéuticas como relajante, ansiolítico, antidepresivo,… utilizado para paliar los efectos de enfermedades como el dolor crónico, cáncer, fibromialgia o esclerosis múltiple. Eso sí, siempre recomendado por un médico, y en bajas dosis buscando los efectos deseado y con unos efectos secundarios mínimos.

Entre sus efectos destaca el antiemético que reduce las náuseas y vómitos que produce la quimioterapia, y el orexígeno que aumente el apetito, sobre todo, en enfermos de Sida.

¿Cuáles son las razones por las que la gente consume marihuana?

Por lo general, las personas buscan las drogas para cambiar algo de su vida. Se piensa que la marihuana es una posible solución a un determinado problema a pesar de que con el tiempo se convierte en el problema en sí.

Se comienza a consumir por diferentes motivos: por experimentar y probar cosas nuevas (“hay que probarlo todo en la vida“), por integrarse en un grupo (“mis amigos consumen, así que yo también“), por aburrimiento, para relajarse (“un porrito antes de acostarme y duermo como los ángeles“),…

Las personas consumen marihuana para evadirse de los problemas.

Las personas consumen marihuana para evadirse de los problemas.

Efectos del consumo de marihuana

El consumo de marihuana tiene diferentes efectos y consecuencias que dependen de la genética, la forma física, el ambiente, el nivel escolar, las relaciones sociales,… del consumidor. Algunos efectos se producen solo durante el consumo, otros tienen carácter crónico, y otros se mantienen a lo largo de la vida. Algunos de los efectos de consumir marihuana son los siguientes:

Efecto nº 1. Marihuana estimulante y sedante

Cuando las dosis de marihuana consumidas son bajas, se produce euforia, reducción de algunos dolores, mayor sensibilidad a luces, colores y sonidos, reducción de la ansiedad,… en cambio cuando se consumen dosis elevadas, se puede producir pánico o incluso psicosis. El consumidor de marihuana al principio puede sentir sensación de euforia seguido de relajación. Tras “el subidón”, la persona se siente somnolienta e incluso deprimida.

Efecto nº 2. La marihuana produce alteraciones en…

Otro de los efectos de la marihuana es alterar la percepción. Tanto la percepción de los sentidos (vista, oído,…) como la percepción del tiempo y/o espacio se alteran. Al no ser consciente de la forma o colores de los objetos, los sonidos que hay en el ambiente o no saber dónde se encuentra ni la hora que es, la persona que consume marihuana puede sentirse confusa y alterada. Si además se deteriora el sentido del auto-reconocimiento pueden producirse ataques de pánico o ansiedad y delirios. Además, se pueden ver alterados el equilibrio y la coordinación.

Efecto nº 3. Atracones después de consumir marihuana

Tras el consumo de marihuana, se produce un aumento del apetito debido a la activación de las neuronas responsables de la regulación del hambre.

Hambre voraz tras consumir marihuana.

Hambre voraz tras consumir marihuana.

Efecto nº 4. Ritmo cardíaco alterado y pupilas dilatadas tras consumir marihuana

Al fumar esta droga, el ritmo cardíaco se acelera y hace que aumenten las probabilidades de sufrir un ataque al corazón.

Además, la marihuana provoca la expansión de los vasos sanguíneos de los ojos y hace que los fumadores de cannabis suelan tener los ojos rojos y las pupilas dilatadas.

Efecto nº 5. La marihuana produce adicción a nivel psicológico

Se produce un aumento de dopamina en el cerebro lo que provoca un efecto placentero que hace que el consumidor necesite seguir consumiendo. A largo plazo esto provoca cambios de personalidad, apatía y pérdida de la motivación.

Efecto nº 6. La marihuana afecta al cerebro produciendo deterioro

La marihuana produce anormalidades y cambios en el cerebro afectando a sus conexiones. Entre las capacidades del cerebro que se encuentran más alteradas se encuentra la capacidad para tomar decisiones, o la memoria. Algunas veces, la persona incluso se siente incapaz de recordar sucesos recientes.

Menor habilidad para retener información, aprender y comprender nuevos conocimientos.

Efecto nº 7. La marihuana en mujeres embarazadas…

Las mujeres que consumen marihuana durante el embarazo pueden provocar la división de la célula causando múltiples defectos en el bebé, entre ellos un parto prematuro, anormalidades mentales, menor capacidad de concentración e iniciativa disminuida.

Además de una capacidad sexual disminuida también se puede observar reducción y esterilidad temporal de las hormonas sexuales en los hombres y alteraciones en la menstruación en las mujeres.

Efecto nº 8. Produce enfermedades relacionadas con su consumo al fumarla

Entre las enfermedades relacionadas con el consumo de marihuana se puede hablar de enfermedades respiratorias como bronquitis, tos crónica,… enfermedades cardiovasculares y diferentes tipos de cáncer como de pulmón, estómago o boca.

Efecto nº 9. El consumo prolongado de marihuana produce efectos indeseados en la conducta

El cannabis produce efectos en el cerebro que se pueden mantener durante un tiempo. Si se consume de manera prolongada, al cerebro no le da tiempo a recuperarse entre consumo y consumo y da lugar al síndrome amotivacional que conlleva pérdida de motivación, depresión o trastornos de la personalidad que incluyen pensamientos suicidas. En aquellas personas con predisposición genética puede desencadenar que se produzca un cuadro psicótico.

Efecto nº 10. Aumenta la tolerancia

El cerebro de la persona consumidora de marihuana genera dependencia a los estados de euforia y relajación que esta droga produce. Poco a poco, el cuerpo va generando cierta tolerancia a la marihuana y necesitará consumir mayor cantidad para provocar los efectos que antes le generaba una dosis menor. Es de esta manera como se produce la adicción y la persona se convierte en un consumidor crónico. (No solo a la marihuana, sino a cualquier tipo de droga).

A mayor tiempo de adicción de la persona = mayor consumo = mayores repercusiones.

Es posible que la persona se vea incitada a consumir drogas más fuertes (por ejemplo, cocaína) para conseguir los mismos efectos.

Efecto nº 11. Si consumes, no conduzcas

La somnolencia, pérdida de las capacidades motoras, alteración de los reflejos y distorsión tanto del tiempo como del espacio entre otros factores  hace que aumente las probabilidades de sufrir un accidente de tráfico. Aprende a conducir de forma responsable.

¿Se puede dejar de consumir marihuana? ¿Cómo?

Como en cualquier tipo de adicción, el primer paso que tiene que dar la persona es reconocer que tiene un problema y se llama adicción a la marihuana. Después es importante saber de qué manera produce daño tanto en la persona como en su entorno y querer superarlo.

La determinación de querer hacer frente al problema, el compromiso con uno mismo y la paciencia ya que se trata de un proceso largo y costoso son las claves para dejar de ser consumidor.

Algunas claves para conseguirlo son:

  • Grupos de ayuda
  • Ambiente saludable
  • Deporte y actividades para mantener la mente ocupada