¿Tienes miedo a envejecer? Descubre qué es la gerascofobia, sus síntomas y cómo superarla

¡Tengo mucho miedo a envejecer! Las arrugas, las canas que ya aparecen en el pelo, el sentirse cada vez más fatigado y cansado, olvidadizo y con menos memoria,… son algunas de las primeras manifestaciones de que el tiempo no pasa sin darnos cuenta. Es normal sentir cierta preocupación ante los cambios que nos esperan conforme vamos cumpliendo años.

Sentir un miedo excesivo ante la vejez es un problema que puede generarnos muchas dificultades. No te preocupes de los cambios y ocúpate de ellos. Mairena Vázquez, psicóloga, te habla sobre qué es la gerascofobia, cuándo y cómo se produce y cómo enfrentarnos a ella. ¡Sigue leyendo!

La gerascofobia es el miedo irracional a envejecer

La gerascofobia es el miedo irracional a envejecer

¿Qué es la gerascofobia? Definición

La gerascofobia puede definirse como el miedo irracional que algunas personas sienten a envejecer.

Este miedo a envejecer puede producirse porque asociamos la vejez a pérdida de la belleza, de la fuerza, de las capacidades mentales, miedo a no contar con los recursos económicos necesarios en la jubilación, pérdida de seres queridos, miedo a sentirse una carga o sentirse inútil… pero sobre todo lo asociamos a que la muerte está a la vuelta de la esquina.

El miedo a envejecer es algo muy común en la mayoría de las personas. Seguro que todos conocemos (o algunos de vosotros incluso os sentís identificados) a alguien que oculta su edad o incluso miente acerca de la misma.

A medida que vamos cumpliendo años y vamos adquiriendo experiencia y conocimientos nuestro cuerpo y capacidades mentales van sufriendo modificaciones hasta que llegamos a la vejez. Envejecer y morir forma parte del proceso natural de la vida. Sin embargo hay personas que sufren fobia a envejecer. Experimentar un miedo irracional a hacerse mayor se denomina gerascofobia.

Normalmente el miedo a envejecer o gerascofobia comienza a desarrollarse a mediados de los treinta años de edad, cuando aparecen las primeras señales del paso del tiempo, por ejemplo, las arrugas. El individuo geracofóbico sufre verdadera angustia y pavor extremo, al ser consciente de estos cambios.

La gerascofobia es un trastorno que afecta a la calidad de vida de la persona que lo padece. Provocando síntomas de ansiedad extrema. Las personas con este trastorno se horrorizan de los cambios que sufre su cuerpo y el declive cognitivo que experimentan con el paso del tiempo. Algunos de los temores de las personas que sufren gerascofobia pueden ser: Tener que depender de otros, pérdida de movilidad y caídas, soledad, tener que dejar su domicilio para ser llevado a una residencia, miedo a estar solo en sus últimos años de vida, a sufrir demencia, problemas de salud, cambios físicos y pérdida de la belleza, etc…

La gerafobia o gerascofobia frecuentemente se presenta acompañada de procesos de ansiedad, miedo y continuos pensamientos negativos que llevan al individuo a sentir horror cuando piensan en la vejez.

Es frecuente que las personas gerascofóbicas vean los años pasar y sientan que no han cumplido los objetivos de vida que se habían marcado ellos mismos o la sociedad. Personas que no han podido desarrollar su vocación, tener hijos, lograr sus metas, etc.. En algunos casos las personas con gerascofobia o miedo a envejecer tienden a presentar conductas narcisistas y buscan continuamente luchar contra el paso del tiempo: Son capaces de someterse a operaciones de estética, adoptan conductas poco apropiadas para su edad, se visten con ropas juveniles, etc…

Los medios de comunicación y la sociedad actual transmite un valor extremo a la juventud y belleza y es posible que esto sea la semilla causante de las creencias irracionales en los pacientes con gerascofobia.

A menudo los gerascofóbicos padecen otras fobias y manías asociadas a su patología, entre ellas la gerontofobia, que es el miedo a las personas ancianas y, en múltiples ocasiones, viene acompañado por un sentimiento de desprecio y rechazo hacia la tercera edad.

¿Síntomas de gerascofobia o miedo a envejecer?

La gerascofobia o miedo a envejecer suele comenzar entre los 30 – 40 años (que es cuando empiezan a salir las primeras arruguitas). Cuando las personas empiezan a ser conscientes de sus propios cambios pueden manifestar incluso trastornos de ansiedad (puede interesarte saber cómo relajarte cuando sufres un ataque de ansiedad).

El miedo a envejecer se manifiesta de manera distinta en hombres y mujeres. Por un lado, los hombres sienten miedo a perder el vigor físico, potencia sexual y fortaleza muscular mientras que las mujeres por su parte intentan mantener la belleza y juventud a toda costa a través de cremas, tintes y hasta cirugías estéticas.

Entre los síntomas que pueden manifestar las personas que padecen gerascofobia podemos destacar:

  • Ansiedad
  • Taquicardia
  • Rabia y miedo a morir
  • Sudoración
  • Problemas para respirar y menos presión arterial
  • Temblores
  • Náuseas y mareos

La sociedad en la que vivimos con sus múltiples campañas publicitarias en las que nos intentan vender que todos debemos ser guapos y jóvenes y que debemos luchar con todas las armas posibles contra el paso del tiempo nos genera verdaderos problemas. Entre los problemas que generan encontramos la aparición de estereotipos negativos que nos provocan inseguridades y miedos ante la idea de hacernos mayores.

Gerascofobia: El valor del envejecimiento activo

A lo largo del ciclo vital, las funciones cognitivas experimentan una serie de cambios. Estos cambios pueden traducirse con la presencia de déficits cognitivos o de perdida de memoria, que interfieren en la realización de actividades complejas. La buena noticia es que actualmente existen herramientas muy potentes para mejorar nuestra reserva cognitiva y plasticidad cerebral permitiendo preservar nuestra salud cerebral, autonomía personal y movilidad física por más tiempo.

Llevar a cabo una evaluación cognitiva y entrenamiento cerebral puede ayudarnos a mejorar la calidad de vida y a reducir los síntomas asociados a la gerascofobia o al miedo a envejecer.

Existen programas clínicamente validados que nos permiten explorar nuestro cerebro, conocer nuestro estado cognitivo y nuestros puntos fuertes y débiles. Una evaluación cognitiva es el primer paso para reconocer si existe algún problema y poder tratarlo.

En este sentido, CogniFit es la herramienta líder. Sus herramientas de estimulación cognitivaentrenamiento cerebral permiten activar, ejercitar y fortalecer importantes capacidades cognitivas (atención, memoria, funciones ejecutivas, planificación, percepción, etc. ) y los más de 20 componentes que las integran.

Todos los juegos mentales de CogniFit han sido validados para que adultos, personas mayores o de la tercera edad puedan activar y fortalecer su capacidad mental y comparar su estado cognitivo con el resto de la población mundial. ¿Cómo empezar a usarlo? Es muy fácil, sólo tienes que registrarte.

CogniFit: Entrenamiento cerebral para el envejecimiento activo

CogniFit: Entrenamiento cerebral para el envejecimiento activo

Superar el miedo a envejecer

Está claro que la vejez tiene aspectos negativos pero en nuestra mano está vivir esta etapa como una época de sufrimiento o hacer que sea una de las mejores de nuestra vida.

Además la falta de información puede aumentar nuestras inseguridades y nuestros miedos ante los cambios. A modo de algunos ejemplos:

  • Pensamos que la edad nos impide tener una vida sexual satisfactoria. ¡Error! Con la edad disminuye la respuesta a los estímulos sexuales tanto en hombres como en mujeres pero esto se puede corregir.
  • Asociamos el envejecimiento a estar enfermos. ¡Error! Está claro que se necesitan más cuidados pero las personas mayores que llevan una vida sana se encuentran bien físicamente.
  • Creemos que las personas al cumplir años son menos eficaces en el trabajo que las personas más jóvenes. ¡Error! Las personas más mayores suelen ser más responsables con su trabajo y permanecer más comprometidas con sus labores.
Gerascofobia. Envejecer no es tan malo como parece.

Gerascofobia. Envejecer no es tan malo como parece.

Siempre hay que sacarle el lado bueno a las cosas porque aunque a veces nos parezca que no, dentro de lo malo siempre hay algo bueno. Asociamos el hecho de envejecer a muchas connotaciones negativas sin pararnos a pensar en las cosas buenas que nos aporta el hacernos mayores.

1. La experiencia es un grado.

Con los años vas adquiriendo conocimientos y vivencias que cuando eres joven es imposible tener. Los años vuelven sabias a las personas y además permite ayudar con muy buenos consejos a los más jóvenes lo que hace que las personas conforme van cumpliendo años se vuelvan más y más interesantes.

2. Estás viendo cómo se cumplen tus sueños.

Conforme las personas crecen van generando sueños e ideas para el futuro que con mucho tesón y sacrificio se ven cumplidas a lo largo de la vida. Es a lo largo de la madurez y vejez donde hay que sentirse orgulloso y ver todo lo bueno que has conseguido.

3. Seguridad y comodidad en tu vida.

Cuando se llega a una determinada edad los ajetreos y agobios del día a día se deben aparcar a un lado y se debe intentar disfrutar de lo cómoda que se ha conseguido que sea la vida. Con los años vas aprendiendo a saber quién eres con tus virtudes y tus defectos y empiezas a sentirse seguro con la vida que llevas, tu casa, tu familia,…

¿Cómo enfrentarnos a la gerascofobia o miedo a envejecer?

Ya sabemos que los actos que hagamos en el presente repercutirán en nuestro futuro y de nosotros depende como lleguemos a la vejez. Para una mejor salud cuando seamos mayores, una dieta equilibrada y una actividad física y mental constante es de vital importancia.

Debemos saber que a lo largo de la vida pasamos por diferentes etapas (infancia, juventud, adultez y vejez) con sus ventajas e inconvenientes y el cómo vivamos cada etapa depende única y exclusivamente de nuestra actitud. Debemos centrarnos en el presente y ser conscientes de todo lo que ocurre a nuestro alrededor sin juzgarlo y sin pensar de manera excesiva en el futuro. Es bueno conocer la meditación y los beneficios del mindfulness.

Desde mi punto de vista, el hecho de llegar a ciertas edades debería ser visto como una alegría y una fortuna personal. Desgraciadamente ¡cuánta gente por  unas causas u otras no llega a hacerse mayor!

La vejez además te aporta tiempo libre en el que poder disfrutar de todas las actividades o experiencias que no has podido hacer cuando eras más joven  por falta de tiempo o incluso de dinero o por el exceso de responsabilidades.

Si tienes miedo a envejecer, reflexiona y valora todo lo bueno que tienes alrededor. Puedes aprovechar este proceso de cambio para viajar a sitios que siempre has querido ir pero no has tenido ocasión, aprender cosas nuevas, desarrollar tu espiritualidad, pasar más tiempo con los amigos,… El momento es ahora, márcate objetivos a corto plazo y llévalos a cabo.

Gerascofobia. La vejez se puede aprovechar para hacer planes que antes no se han podido hacer.

Gerascofobia. La vejez se puede aprovechar para hacer planes que antes no se han podido hacer.

Si crees que tienes gerascofobia puedes acudir a un psicólogo especializado para recibir terapia y que de este modo, te ayude a abordar el problema. El psicólogo te puede ayudar a aumentar tu autoestima y la confianza en ti mismo.

No reprimas tu tristeza porque llorar tiene muchos beneficios psicológicos para la salud y acéptate tal y como eres.

Si tienes alguna duda por favor déjamela abajo, estaré encantada de poder ayudarte. 😉

“Nada nos hace envejecer con más rapidez que el pensar incesantemente que nos hacemos viejos”. (George Cristoph Lichtenberg).