Todo sobre las neuronas espejo. La imitación, una poderosa herramienta de aprendizaje

 

Neuronas Espejo. La imitación constituye una poderosa herramienta de aprendizaje. El cerebro humano está habilitado con diferentes mecanismos que nos permiten imitar acciones. Los bebés son capaces de reproducir expresiones faciales y, en el caso de los adultos, también se imitan conductas básicas. Nos contagiamos de la risa de los demás, nos emocionamos al ver una película triste… Parece que estamos hechos para sentir lo que sienten los demás, para empatizar con ellos y entenderlos profundamente. ¿Qué ocurre en nuestro cerebro para que esto suceda? La respuesta está en las neuronas espejo.

En este artículo te explicamos todo acerca de las neuronas espejo: Qué son, cómo intervienen en la educación y empatía, por qué sucede el contagio emocional, cultura y patologías asociadas a un déficit en la estructura de nuestras neuronas espejo, etc…   

Neuronas espejo - Imitación

Neuronas espejo. Imagen: Fundación Marian Elavallejo

Definición ¿Qué son las neuronas espejo?

En el cerebro del hombre y del mono hay unas neuronas denominadas Neuronas Espejo. Estas células cerebrales, se activan cuando vemos que alguien hace algo. Por ejemplo, cuando un chimpancé observa a su madre, y luego, al imitarla, aprende a romper la nuez con la piedra. Las neuronas espejo están relacionadas con los comportamientos empáticos, sociales e imitativos y constituyen una herramienta fundamental para el aprendizaje. 

“Somos criaturas sociales. Nuestra supervivencia depende de entender las acciones, intenciones y emociones de los demás. Las neuronas espejo nos permiten entender la mente de los demás, no sólo a través de un razonamiento conceptual sino mediante la simulación directa. Sintiendo, no pensando”.
G. Rizzolatti.

En los años 90 un grupo de neurocientíficos, dirigido por Giacomo Rizzolatti en la Universidad de Parma (Italia), descubrieron algo sorprendente. Ciertos grupos de neuronas en el cerebro de los macacos se activaban, no solo cuando el mono estaba realizando alguna acción, sino también cuando el mono veía a otro mono realizar esa acción.

Las neuronas espejo pueden definirse como un un grupo de neuronas, que tenemos los primates, que se activan tanto cuando realizamos una acción como cuando vemos a otro realizarla.

neuronas espejo

Neuronas espejo e imitación. Fuente: yolandadc.files

Las neuronas espejo son esenciales para que podamos imitar a los demás, algo clave en el aprendizaje.

Ya desde el nacimiento este grupo de neuronas se encuentra activa y es lo que nos permite aprender a comer, vestirnos, hablar… Las neuronas espejo también son muy importantes a la hora de planificar nuestras acciones, y a la hora de entender las intenciones que existen tras los actos de los demás.

En el siguiente vídeo el neurocientífico Ramachandran nos explica qué son las neuronas espejo y por qué son importantes. (No olvides activar los subtítulos en español desde “settings”).

Neuronas espejo y educación

Las neuronas espejo nos permiten aprender por imitación. Nos permiten reflejar el lenguaje corporal, las expresiones faciales y emociones. Las neuronas espejo juegan un papel esencial en nuestra vida social. Son esenciales para el desarrollo del niño, sus relaciones interpersonales y aprendizaje.

Los humanos somos seres sociales, estamos programados para aprender de los demás. Todos nosotros llegamos más lejos y más rápido trabajando de forma cooperativa. Ver a los padres, al profesor, u otro estudiante mostrar una habilidad, nos aporta una experiencia de aprendizaje de mucho más completa que si únicamente escuchásemos una explicación. Por eso debemos educar con el ejemplo.

¿Cómo intervienen las neuronas espejo en nuestra vida diaria?

  • Las neuronas espejo son las responsables de que bostecemos cuando vemos a alguien bostezar.
  • Estas neuronas intervienen en el sentimiento de tristeza cuando vemos a alguien sufrir, o incluso cuando vemos a alguien llorar.
  • Lo mismo ocurre cuando nos reímos al ver a alguien reír, aunque no sepamos la causa.
  • Según un estudio, tanto sentir asco como ver a otra persona con expresión de asco, activa la misma área cerebral encargada de procesar los olores, llamada ínsula anterior.
  • Otro estudio encontró que una zona de la corteza somatosensorial, se activa cuando los participantes del estudio eran tocados y cuando observaban a otro ser tocado.

8 consejos: ¿Cómo influyen las neuronas espejo en la educación?

Gracias a las neuronas espejo las emociones que mostramos tienen una influencia directa en los demás. Y el ámbito del aula y el hogar no es una excepción. Por ello, los profesores y padres tienen que esforzarse en controlar sus emociones, para utilizar las neuronas espejo como un aliado que facilite el aprendizaje, y no lo contrario. 

  1. Muestra alegría y optimismo, ya que así lo transmitirás a tus hijos o a tus alumnos (por contagio emocional).
  2. Controla y evita tus emociones negativas. Todos tenemos días de mal humor, pero debemos aprender a minimizar su impacto en los niños ya que influirá negativamente en su estado de ánimo. Pero tampoco fomentes que los niños las repriman. Detecta las emociones de los pequeños y ayúdales a identificarlas y gestionarlas de la mejor manera posible.
  3. Utiliza las demostraciones visuales y la imitación siempre que puedas. Acompaña la teoría con demostraciones y permite a los niños que te imiten.
  4. Fomenta la interacción de los niños con el mayor número de personas posible. Las neuronas espejo se activarán mucho más y potenciará el aprendizaje de habilidades sociales y empatía.
  5. Utiliza la imitación en cualquier actividad que quieras que los niños aprendan (lavarse los dientes, recoger la habitación…)
  6. Huye de la violencia. Los niños aprenden con lo que ven. Si se educan en un ambiente que permite comportamientos violentos, se activarán las neuronas espejo implicadas en esas acciones y es más probable que las repitan.
  7. Enseña a los niños la importancia de prestar atención al lenguaje corporal de los demás. De de esta manera podrán saber cuándo alguien tiene algo para compartir con los demás pero está dudando, o cuando alguien necesita ayuda. Las neuronas espejo son claves en el desarrollo de la empatía. 
  8. Enseña a los niños a identificar sus propias emociones y las de los demás.

Neuronas espejo y contagio emocional

¿Te sientes feliz cuando te rodeas de gente alegre? ¿Te deprimes en presencia de personas pesimistas y negativas? Esto se debe al contagio emocional, que está facilitado por las neuronas espejo.

El contagio emocional es un proceso por el cual una persona o grupo influye en las emociones y en el comportamiento afectivo de otra persona o grupo, a través de inducción emocional consciente o inconsciente.

Las personas, cuando nos comunicamos con otros tenemos la tendencia a imitar sus gestos y expresiones faciales, y en muchos casos, a sentir lo que ellos están sintiendo.

Aunque se ha demostrado ampliamente el impacto que tiene el contagio emocional en nuestras relaciones personales y laborales, todavía no somos del todo conscientes de la gran capacidad que tenemos de influir en el estado emocional de los demás y de ser influenciados por los otros.

Las neuronas espejo, nos permiten, literalmente sentir lo que otras personas sienten, “vivir” sus emociones. Las neuronas espejo son la base de la empatía. 

La empatía es la capacidad que tenemos la mayoría de seres humanos, de ponernos en el lugar de los demás, de entender lo que sienten desde su propia perspectiva.

Nos permiten ver a los otros como algo no diferente de nosotros mismos. Es otra prueba más de que somos seres sociales. Esto ha sido esencial para la supervivencia de nuestra especie, quienes sin el vínculo y la protección de los demás no habríamos sido capaces de sobrevivir.

En el siguiente vídeo puedes ver el programa de Redes Mentes conectadas sin brujería, en el que Punset nos habla de las neuronas espejo y de su relación con la empatía.

¿Cómo aprovecharnos del contagio emocional?

Podemos sacar partido de esta capacidad nuestra de contagiarnos de las emociones de los demás e influir en los otros.

  • Afortunadamente, la alegría es más contagiosa que la tristeza, por tanto rodeate de personas alegres. Pero tampoco evites en exceso a las personas con depresión o tristes. A estas personas hay que darles todo el apoyo que podamos, y ayudarles a su recuperación.
  • Imita a las personas alegres y positivas, haz lo que ellos hacen. Practica deporte y sonríe más (aunque no te apetezca, luego te sentirás mejor). Mantén una sana autoestima y deja de  pensar en negativo.
  • Piensa antes de actuar, sobre todo si vas a decirle algo negativo a alguien. Dilo de la forma más educada y calmada posible, ya que tu enfado puede fácilmente, pasar a la otra persona.

Descubre más acerca del contagio emocional con Elsa Punset en el siguiente vídeo.

Neuronas espejo y cultura

¿La cultura en la que nos hemos criado influye en nuestro cerebro? La respuesta parece ser afirmativa.

Según una investigación, llevada a cabo en la Universidad de California – Los Angeles, la red de neuronas espejo responde de manera diferente dependiendo de si la persona que tenemos delante comparte nuestra cultura o no.

Los investigadores usaron dos actores, uno americano y otro nicaragüense para representar a un grupo de participantes americanos una serie de gestos (americanos, nicaragüenses y otros gestos sin significado).

Mediante el procedimiento de Estimulación Magnética Transcraneal investigaron la actividad de las neuronas espejo. Encontraron que los participantes mostraban mayor actividad en estas neuronas mientras veían al americano realizar los gestos, en comparación con el nicaragüense. Cuando este último hacía gestos americanos, la actividad de las neuronas espejo de los observadores disminuyó drásticamente.

Aquí vemos que la cultura tiene una influencia medible en nuestro cerebro, y como resultado, en nuestro comportamiento. Los resultados de este estudio nos muestran que estamos más preparados para entender y empatizar con miembros de nuestra propia etnia y cultura que con los que no compartimos esa cultura. También explica por qué conectamos mejor con personas con las que tenemos una cultura en común.

Neuronas espejo, empatía y psicopatía

La psicopatía es un trastorno de la personalidad caracterizado por un encanto superficial, mentira patológica y una capacidad muy reducida para sentir remordimiento o empatía.

Cabe destacar que muchas personas con psicopatía siguen el camino criminal, pero no todos son asesinos. Muchos de ellos están socializados y llevan una vida perfectamente normal.

Entonces, si los psicópatas no son capaces de sentir empatía, ¿sus neuronas espejo no funcionan? Un estudio ha llegado con la respuesta.

En el estudio, se observó la actividad cerebral de dos grupos de participantes (18 con psicopatía y 26 sanos) mientras veían breves vídeos. En estos se mostraba una mano que tocaba otra de forma cariñosa, dolorosa, social, rechazándola o de forma neutra. Primero se les pidió que vieran el vídeo y luego se les dio la instrucción de que intentaran sentir lo que las personas del vídeo sentían. En la tercera parte del estudio fueron golpeados con una regla para localizar su región cerebral que procesaba el dolor.

Los científicos encontraron que sólo cuando a los psicópatas se les pedía que empatizaran, pudieron sentir lo que la otra persona sentía, incluso el sistema de neuronas espejo se activó al igual que el grupo sin psicopatía. Sin ninguna instrucción, mostraron una actividad muy reducida en las regiones cerebrales asociadas al dolor.

Por tanto, no es que los psicópatas no tengan empatía, sino tienen un interruptor que la activa y la desactiva. Por defecto, tiende a estar desactivada.

Descubre aquí cómo detectar a un psicópata.

Neuronas espejo y autismo

Las personas con trastorno autista sufren, entre otros síntomas, retrasos en la adquisición del lenguaje y tienen muy afectado el sistema de reconocimiento emocional. No son capaces de percibir las emociones, tanto propias como las de los demás.

Por ello, los científicos pensaron que, en las personas con autismo, este sistema de neuronas espejo estaba “roto”. Más recientemente se ha visto que esto no es así. El sistema no esta roto, sino que sufre retrasos en el desarrollo. Mientras la mayoría de nosotros tiene en la infancia una actividad de las neuronas espejo muy grande, la actividad de las neuronas de los niños con autismo es más débil. Sin embargo, esta va aumentando con la edad, es normal a los 30 años e inusualmente elevada posteriormente.

Otros estudios también muestran no siempre este grupo de neuronas está hipoactivado en niños con autismo. De hecho, se activa de forma normal ante la presencia de personas que les son familiares.

Muchas gracias por leer, ¡Puedes dejar tu comentario! 😉

Psicóloga en continua formación. Apasionada de la sexología y la intervención psicológica. Deseosa de mejorar la calidad de vida de las personas mediante la práctica clínica y la comunicación a través de la red.

This post is also available in: Alemán Ruso