Niños Índigo ¿Existen o son fraude vestido de misticismo?

 

Niño Índigo es un término bastante controvertido, utilizado para referirse a niños que representarían un estado superior de la evolución humana.  Aunque no se ha demostrado su existencia por parte de psiquiatras, neurólogos y psicólogos, cada vez son más padres y educadores que se apuntan a esta corriente patentada por organizaciones sectarias (New Age). Creyendo en estos niños índigo como el cambio necesario para nuestra sociedad y nuestro mundo. A través de este artículo la neuropsicóloga Cristina Martínez de Toda te explica qué son los niños índigo, cómo se identifican y te alerta de los peligros de creer en ellos.

Niños Índigo

Niños índigo – Imagen: evolucionconsciente

¿Quiénes son los niños Índigo?

La parapsicóloga y psíquica Nancy Ann Tappe habla y acuña el término de los niños índigo en 1982, con la publicación de su libro Understanding Your Life Through Color (Comprendiendo tu vida a través del color)

En él, la autora afirma que en la década de 1970 estaban empezando a nacer niños especiales, concretamente con un aura de color azul índigo, pese a que no ha habido ningún estudio que respalde sus afirmaciones. Estos niños han venido para arreglar el mundo, son poderosos, y son llamados también los niños del nuevo milenio. Es más, son considerados como interplanetarios. Si todo esto te parece una soberana tontería, no lo es tanto, por los problemas que puede ocasionar. Sigue leyendo.

Dado que la teoría carece de evidencia científica, es más un mito que probablemente una serie de características medibles y contrastables.

De este modo, la autora conceptualiza a los niños índigo como “aquéllos que muestran una nueva y poco usual serie de atributos psicológicos con un patrón de comportamiento no documentado aún. Este patrón tiene factores comunes y únicos que sugieren a quienes interactúan con los niños (los padres en particular) que deben cambiar la forma de tratarlos y de criarlos para poder lograr un equilibrio adecuado. Ignorar estos nuevos patrones de comportamiento es crear desequilibrio y gran frustración potenciales en la mente de estas preciosas nuevas vidas”.

¿Cómo reconocer a un niño Índigo?

Entre las características que se les atribuyen a los niños índigo, destacan las siguientes:

  1. Los niños índico llegan al mundo sintiéndose reyes, y a menudo se comportan como tales. Descubre el síndrome del emperador.
  2. Tienen la sensación de merecer estar donde están, y se sorprenden cuando los demás no la comparten.
  3.  No tienen problemas de valoración personal, a menudo les dicen a sus padres quienes son.
  4. Otra característica de los niños índigo, es que les cuesta aceptar la autoridad que no ofrece explicación ni alternativa.
  5. Los niños índigo se niegan a hacer ciertas cosas, como por ejemplo esperar en una fila.
  6. Se sienten frustrados con los sistemas ritualistas que no requieren un pensamiento creativo.
  7. A menudo encuentran formas mejores de hacer las cosas, tanto en la casa como en la escuela.
  8. Los niños índigo pueden ser antisociales, a menos que se encuentren con personas como ellos.
  9. No reaccionan ante la disciplina de la culpa.
  10. No son tímidos para manifestar sus necesidades.

Además, a los niños índigo, se les atribuye habitualmente poderes telepáticos, telekinésicos, y hay quien se arriesga a afirmar que son extraterrestres, o que tienen el don de la sanación.

Te invito a que revises de nuevo la lista de características especiales, y te darás cuenta de que la mayoría son muy extrapolables y generales. Es decir, la mayoría de niños pueden presentar varias de estas características “extraordinarias”, y el problema surge cuando los padres creen o necesitan creer que su hijo es especial y supraevolucionado.

Así es como surge el Efecto Forer.

El Efecto Forer o cómo tenemos la necesidad de creer

El Efecto Forer o Efecto Barnum se demostró a raíz es un experimento muy curioso, realizado en 1948 por el Dr. Forer. El Doctor dijo a sus alumnos que a través de un test especial iba a poder precisar su personalidad.

El doctor, suministró el test a los alumnos, y más tarde les pasó sus resultados. Los alumnos debían valorar su grado de acuerdo con los resultados del 1 al 5, y la gran mayoría estuvo muy de acuerdo en que les había definido bien, siendo la puntuación global del experimento un 4.26.

La sorpresa viene cuando el Dr. Forer les explica que no ha habido tal valoración, sino que todos han recibido el mismo resultado, que es este:

“Tienes la necesidad de que otras personas te aprecien y admiren, y sin embargo eres crítico contigo mismo. Aunque tu personalidad tiene algunas debilidades, generalmente eres capaz de compensarlas. Tienes una considerable capacidad sin usar que no has aprovechado. Aunque disciplinado y con autocontrol hacia el exterior, tiendes a aprensivo e inseguro por dentro. A veces tienes serias dudas sobre si has obrado bien o tomado las decisiones correctas. Prefieres una cierta cantidad de cambios y variedad y te sientes defraudado cuando te ves rodeado de restricciones y limitaciones. También estás orgulloso de ser un pensador independiente; y de no aceptar las afirmaciones de los otros sin pruebas suficientes. Pero encuentras poco sabio el ser muy franco en revelarte a los otros. A veces eres extrovertido, afable, y sociable, mientras que otras veces eres introvertido, precavido y reservado. Algunas de tus aspiraciones tienden a ser bastante irrealistas”.

(Análisis personalidad Experimento Forer, 1948)

De este modo, el Efecto Forer consiste en un tipo de prejuicio cognitivo, en el que la persona acepta como propias descripciones o valoraciones que son demasiado ambiguas o imprecisas.

Este Efecto puede verse en las creencias en el horóscopo, la adivinación, o similares, y es lo que ocurre con los llamados niños Índigo.

Peligros de creer en los niños Índigo

Racismo encubierto de esperanza y misticismo

Abrazar la teoría de los niños Índigo supone creer que hay personas supra-evolucionadas, con mejores características que los humanos actuales, es decir, una súper raza. A mi personalmente me recuerda de manera inquietante a la teoría de Hitler de la superioridad de la raza aria, llegando a crear guarderías y colegios para esos súper niños, que sólo podían ser engendrados por padres y madres de casta aria de varias generaciones. No es necesario que recuerde el odio que genera este racismo, produciendo uno de los sucesos más horripilantes de la historia de la humanidad.

A nivel individual, parece no haber peligro en que unos padres crean que su hijo es un niño Índigo, pero esto puede ser el inicio de futuras segregaciones. Y es que vamos para atrás, como los cangrejos.

Las “necesidades especiales” de los niños Índigo

Otro concepto que postulan los teóricos de esta corriente New Age es que estos niños especiales necesitan educación y atención especiales, para poder desarrollar todo su talento. ¿Y entonces qué pasa con el resto de niños? ¿No tienen derecho también a una atención individualizada por parte de padres y educadores?

Todos, absolutamente todos los niños, independientemente de si tienen el aura azul índigo o rosa palo tienen derecho a una educación que permita desarrollar todo su potencial.

Actualmente se están becando a niños prodigios para que estudien en las escuelas creadas por esta corriente, lo que puede resultar tremendamente sectario. En este caso, sólo los elegidos pueden acceder a la información superior.

Cerrar los ojos ante posibles patologías

Otro riesgo de la teoría de los niños Índigo es que muchas veces se han considerado como tales a niños que padecen trastornos de atención, como TDAH. Síndromes como el autismo o el Síndrome de Asperger también son los grandes olvidados de esta corriente.

El problema es cuando los padres prefieren no creer que su hijo tiene un déficit o trastorno, sino que es un niño Índigo.

De este modo, patologías y trastornos que tienen muy buena evolución desde una atención temprana, no son consideradas como tales, con los riesgos que ello conlleva para ese niño en su futura etapa adulta.

Niños Índigo

Niños Imagen evolucionindigo

¿Existen realmente los niños índigo?

Las personas tendemos a buscar un sentido a nuestra vida, a un todo, a tratar de interconectar sucesos para no volvernos locos. De este modo pueden producirse lecturas pseudocientíficas como el tarot, la astrología…. condicionando nuestras vidas en términos de destino. Y no hay nada que me dé más miedo que un destino escrito.

Si has llegado hasta aquí, te felicito, puesto que demuestras tener una visión crítica de lo que te rodea. Te animo a qué mires desde una distancia prudente este tipo de corrientes pseudocientíficas del New Age, y cuando te sientas tentado, te acuerdes del Efecto Forer.

Las creencias van mucho más allá del raciocinio humano…

Y los humanos tenemos la necesidad de creer.

 

 

Psicóloga especializada en neuropsicología y neurociencia aplicada a la educación.
Curiosa por naturaleza, le encanta investigar sobre la conducta y comportamiento humano y compartir nuevos descubrimientos y consejos útiles que puedan ayudar a los lectores.
Experta en temas de psicología positiva e inteligencia emocional.