Tratamiento del cáncer cerebral:¿Esperanza para los glioblastomas?

El glioblastoma multiforme es uno de los tumores más comunes y malignos de las neoplasias cerebrales. A pesar de los avances médicos, la esperanza de vida de un paciente con glioblastoma ronda los 15 meses y menos del  5% supera los 5 años. Un panorama realmente devastador tanto para ellos como para sus familias.

Tratamiento del cáncer cerebral
Tratamiento del cáncer cerebral

Uno de los principales problemas que existen con el tratamiento del cáncer cerebral es que los fármacos de los que disponemos son tóxicos para las células, y tienen poca permeabilidad en la barrera hemato-encefálica (BHE), es decir, que no llegan bien al cerebro y no pueden actuar directamente sobre las células cancerígenas. Para los que no lo sepáis, y de manera sencilla, la BHE es una formación de células que existe entre los vasos sanguíneos y el sistema nervioso que impide que muchos de los componentes tóxicos que ingerimos lleguen a nuestro cerebro; mientras que por otro lado sí que permite la entrada de las sustancias que son necesarias para el buen funcionamiento cerebral como pueden ser los nutrientes y/o el oxígeno. Tener esta barrera en nuestro cerebro, por un lado es bueno porque nos protege de los agentes nocivos, pero en cuanto al tratamiento del cáncer cerebral impide que la mayoría de los fármacos de quimioterapia lleguen a actuar sobre las células cancerosas, por lo que son inefectivos.

La investigación está tratando de encontrar nuevas vías para el tratamiento del cáncer cerebral. Recientemente, un estudio piloto conducido por neurocirujanos en la Escuela de Medicina de St. Louis de la Universidad de Washington, nos aporta nuevas esperanzas para el tratamiento de estos pacientes. En su estudio, los neurocirujanos sometieron a los primeros 14 pacientes de un ensayo clínico, con glioblastomas recurrentes, a una pequeña intervención invasiva con tecnología láser. Sabemos por estudios previos que el calor del láser puede matar células cancerígenas, lo que no esperaban los investigadores es que además dejaran abierta la BHE hasta 4-6 semanas. Esto implicaba conseguir una ventana terapéutica para aplicar la quimioterapia de casi 6 semanas lo que es prometedor. Hasta ahora los estudios previos que habían intentado romper la BHE solo habían conseguido hacerlo durante 24h, tiempo totalmente insuficiente para aplicar este tratamiento.

El estudio, que forma parte de un ensayo clínico en fase II, incluirá a un total de 40 pacientes, así que tendremos que esperar hasta ver los resultados finales y conocer las consecuencias reales de esta terapia. De momento se está haciendo un seguimiento exhaustivo de todos ellos: en general la terapia con láser se ha tolerado bien en todos los pacientes incluidos. Durante el seguimiento  (hasta el momento de 10 semanas), en 12 de los 14 pacientes no hubo progresión del tumor, en un paciente el tumor creció antes de que le administraran la quimioterapia y en el otro paciente sí observaron un crecimiento tumoral post-tratamiento.

A pesar de tratarse de un estudio muy preliminar, y del que todavía desconocemos los posibles efectos secundarios que pueda suponer la aplicación de quimioterapia en el cerebro (en cuanto a pérdida de funciones cognitivas o consecuencias emocionales, por ejemplo) es muy esperanzador porque:

  • Los glioblastomas son devastadores y no existen tratamientos efectivos hasta el día de hoy.
  • La tecnología láser abre la BHE hasta un total de 6 semanas, tiempo suficiente para administrar la quimioterapia.
  • La tecnología láser solo abre la BHE que está cerca del tumor, dejando al resto del cerebro bien protegido de la citotoxicidad de estos medicamentos. Los estudios anteriores donde se había conseguido romper la BHE, era una rotura generalizada, en todo el cerebro, lo que podría tener consecuencias fatales.
  • Otras terapias tan prometedoras como la inmunoterapia del cáncer quizás también puedan ser utilizadas en los glioblastomas, tras la intervención con tecnología láser.

Referencias:

“Hyperthermic laser ablation of recurrent glioblastoma leads to temporary disruption of the peritumoral blood brain barrier” by Eric C. Leuthardt, Chong Duan, Michael J. Kim, Jian L. Campian, Albert H. Kim, Michelle M. Miller-Thomas, Joshua S. Shimony, and David D. Tran in PLOS ONE. Published online February 24 2016doi:10.1371/journal.pone.0148613