Tratamiento para el autismo Pitt-Hopkins: nueva diana terapéutica

Los investigadores del Lieber Institute for Brain Development (LIBD) han identificado por primera vez un posible tratamiento para el autismo del tipo Pitt-Hopkins.  El síndrome de Pitt-Hopkins (SPH) es un tipo de autismo genético caracterizado por un retraso general en el desarrollo que provoca déficit intelectual, dismorfia facial, epilepsia y un patrón de respiración anormal e irregular entre otros síntomas. Es una enfermedad bastante desconocida, por eso queremos hablaros de ella y de esta posible nueva diana terapéutica que da esperanza a personas y familiares con SPH.

Tratamiento para el autismo

Causas del Síndrome Pitt-Hopkins

El síndrome de Pitt-Hopkins es una enfermedad rara de tipo genético con un patrón autosómico dominante, es decir, que con solo una copia del gen alterado tendremos la enfermedad.

Está causada por una mutación (o la deleción completa) en el gen TCF4. Esta mutación altera la capacidad de la proteína TCF4 de unirse al ADN y de controlar ciertos genes relacionados con maduración celular y con los procesos de diferenciación celular y apoptosis (auto-destrucción de células) que se producen durante el desarrollo.

Síntomas del Síndrome Pitt-Hopkins

Entre los síntomas más habituales de este tipo de autismo encontramos:

  • Discapacidad intelectual.
  • Problemas con el lenguaje y la comunicación. Muchas personas con el SPH no llegan a adquirir el lenguaje aunque pueden comprenderlo y comunicarse con gestos.
  • Estado de continua alegría, aunque también pueden tener episodios de ansiedad y problemas de conducta.
  • Epilepsia desde la infancia.
  • Es común tener convulsiones.
  • Hipotonía muscular que les pueden llevar a dificultades al tragar.
  • Movimientos repetititvos (aleteo de las manos).
  • Ataxia o marcha inestable.
  • Patrón de respiración anormal. Muchos SPH respiran muy rápido o presentan hiperventilación o, por el contrario, tienen apneas.
  • El cuerpo calloso suele ser más pequeño
  • Problemas visuales: el estrabismo y la miopía son frecuentes.
  • Escoliosis de la columna.
  • Problemas gastrointestinales. Lo más común es que presenten estreñimiento crónico. Pero también pueden presentar reflujo lo que les puede causar dolor, irritabilidad y vómitos.
  • Rasgos físicos distintivos: suelen ser más bajos de lo normal, microcefalia, criptorquidia (los testículos no han descendido completamente)
  • Rasgos faciales distintivos: cejas delgadas, ojos hundidos, nariz prominente, boca ancha con labios gruesos, orejas gruesas y en forma de copa.

Tratamiento del síndrome Pitt-Hopkins

Hasta ahora el tratamiento de este síndrome había sido sintomático. Y de hecho, para tratar tratar los síntomas cognitivos y conductuales que presentan estos niños, no existe un tratamiento farmacológico.

La buena noticía es que este estudio abre la puerta a un nuevo tratamiento para el autismo. Los investigadores han encontrado unas proteínas que representan potenciales dianas terapéuticas para el SPH, pero también pueden servir para otros tipos de autismo y enfermedades neuropsiquiatricas como la esquizofrenia. Lo que vieron es que modificando estas proteínas, se revertían las anormalidades producidas por la mutación del gen del SPH.

¿Qué hicieron? Hasta ahora, otros estudios se habían centrado en corregir la mutación del gen TCF4 en sí misma y no habían dado resultados, pero los investigadores del Lieber Institute escogieron un acercamiento nuevo para entender los déficits cognitivos y conductuales que se observan en la enfermedad. Lo que hicieron fue identificar, en ratas modificadas genéticamente, las anomalías en la función celular cerebral que son responsables de estos déficits. Encontraron que una proteína del canal de iones (regulada por el TCF4)estaba demasiado activada lo que provocaba un mal funcionamiento celular. Cuando administraron medicamentos que bloqueaban estos canales alterados, la función celular volvía a la normalidad.

A pesar de que este estudio está en una fase muy inicial, abre nuevas esperanzas a la búsqueda de tratamientos que sean efectivos para tratar el SHP y otros síndromes del espectro autismo. Lo mejor de este trabajo es que los medicamentos que bloquean estos canales ya existen en el mercado, por el que traslado de los resultados que vemos en el laboratorio a la clínica podría darse antes de lo que esperamos.

This post is also available in: Inglés