¿Tu hijo no come bien? Tratamiento nutricional para el autismo

Ya hemos hablado de algunos tratamientos que mejoran la sociabilidad en niños autistas, como la musicoterapia para los que sufren el síndrome de Rett, pero aún no hemos explicado como combatir otro tipo de problemas derivados del autismo como los trastornos alimenticios. La alimentación es un tema muy recurrente entre padres de niños pequeños, pero los padres de los niños con espectro autista suelen lidiar con los problemas nutricionales de sus hijos sin consultar con un profesional, como debería hacerse. Esto no quiere decir que la culpa de los problemas de alimentación de los niños autistas sea de los padres, a veces los profesionales les dicen que no se deben preocupar ya que esas manías con la comida son típicas de niños. Muchas veces es cierto que sólo se trata de manías infantiles, pero a veces estos problemas pueden estar relacionados con el autismo, te hablamos sobre el tratamiento nutricional para el autismo, para evitar que los niños con esta enfermedad puedan tener problemas de alimentación.

Tratamiento nutricional para el autismo

Tratamientos nutricionales para niños autistas

Aún no existen estadísticas confiables sobre los trastornos alimentarios en niños autistas, pero muchas familias se quejan de ellos, así que parece que estos casos son relativamente comunes. Por suerte, existen algunas dietas que parecen ser de ayuda para solucionar los problemas de alimentación en autistas, por ejemplo muchas familias han notado que una dieta libre de gluten y cafeína suele ayudar a los niños autistas a comer más tipos de comidas voluntariamente y a no ser tan maniáticos.

Una dieta específica de carbohidratos también parece ser de mucha utilidad para ayudar a comer a los niños con autismo, ya que sirve para evitar los problemas relacionados con el sistema digestivo y los problemas de digestión. La dieta libre de levaduras también es otra opción para ayudar al niño a comer, ya que sirve para combatir los altos niveles de levadura que se encuentran en el intestino y pueden provocar efectos tóxicos.

También existen varios suplementos alimenticios que se usan en el tratamiento del autismo. Muchas vitaminas y minerales forman parte de la producción o la regulación del nivel de neurotransmisores y pueden reducir los síntomas del autismo. Algunos suplementos populares son la vitamina C, el ácido fólico, el magnesio, y el omega 3. Algunos estudios demuestran que la vitamina C y el Omega 3 tienen el potencial para ayudar a los niños autistas, pero aún se requiere más investigación para confirmarlo. Aún así, muchas familias argumentan que estos suplementos son de ayuda.

Además de las dietas, existen otras posibilidades para tratar los problemas de alimentación en niños autistas, aunque estos niños sean muy selectivos con la comida y no quieran comer muchos tipos de alimentos, necesitan una dieta equilibrada. Si tu hijo es muy exigente con la comida puedes probar las siguientes estrategias:

Introducir una nueva comida gradualmente: comienza con algo que tenga las características de lo que come habitualmente (olor, textura, sabor, etc.) y ofrecéselo al niño poniéndolo en un sitio en el que se sienta cómodo. Un plato pequeño puesto cerca de donde el niño se sienta suele funcionar. Exponiendo la misma comida repetidamente el niño la puede acabar aceptando.

Usar las historias sociales: si el niño tiene algún personaje favorito de ficción como Spiderman o algún otro héroe, puedes contarle una historia en la que ese personaje coma la comida que quieres introducir en su dieta, demostrando que esa comida aporta grandes beneficios a su héroe para despertar el interés del niño.

Tratamiento nutricional para el autismo

Convierte la experiencia de probar una nueva comida en algo placentero: puedes poner la comida que quieres que el niño pruebe al lado de su comida favorita para que las relacione. Si al niño le gusta la pasta y quieres que pruebe los guisantes puedes distribuir el plato de la siguiente manera: en un extremo pasta, en medio guisantes y en el otro extremo más pasta.

No intentes engañarle: intentar esconder verduras en una salsa o meter otros ingredientes en su comida favorita sin que se de cuenta puede funcionar, pero si el niño lo descubre tendrá efectos negativos. Puede que el niño empiece a sospechar y aún se vuelva más estricto con su dieta.

Las comidas son algo muy importante en la vida familiar, por lo que es normal que los problemas de alimentación en uno de los hijos sean algo que afecte a todos los miembros de la familia. Estos trastornos pueden generar mucha tensión, pero la paciencia es la clave para combatirlos. Consulta con otras familias que hayan pasado por lo mismo para que te aconsejen y apoyen, así todo será mucho más llevadero.

Aprende a ser más previsor: cómo desarrollar tu intuición

La intuición es la capacidad que tenemos para tomar un tipo de elecciones en vez de otras, también es la que se encarga de que seamos creativos y nos podamos adaptar mejor a los cambios y a las diferentes situaciones de nuestra vida. Muchos creen que la intuición es algo femenino, pero tanto hombres como mujeres pueden ser intuitivos y entrenar esta habilidad. Ya te contamos cómo mejorar tu memoria y tu capacidad de observación, ahora te damos algunos consejos sobre cómo desarrollar tu intuición.

Consejos para entrenar tu intuición

Aunque a veces no nos detengamos a entender la importancia de la intuición en el día a día, la verdad es que se trata de una habilidad muy necesaria y que influye en muchos más aspectos de los que creemos y es importante entrenarla.

El neurólogo Joaquín Fuster, nos explica la importancia de la intuición a la hora de tomar decisiones: “Las emociones y la intuición son muy relevantes en la toma de decisiones. En realidad, la intuición es el pensamiento lógico inconsciente.”  “Elegir es muy difícil y está determinado por factores genéticos, impulsos primarios, la historia personal, el ambiente en el que vivimos. Y todo esto no es necesariamente consciente. Muchas de nuestras decisiones están dictadas por influencias talmente inconscientes. Obramos por intuición y la corazonada es un razonamiento inconsciente.”

Fuster también nos explica que la intuición está muy relacionada con la creatividad: “La creación surge de la totalidad, de la corteza y promovida por las fuerzas del inconsciente, en buena parte de la emoción y la intuición.”

Ya has comprobado que la intuición es un aspecto muy importante de nuestras vidas. Cuando hablamos de esta habilidad muchas personas creen que se trata de una facultad innata, algo que tienes o no. Hay personas que tienen una especie de sexto sentido para ver venir las cosas antes de que ocurran o para saber cómo es una persona antes de conocerla. Aunque esto pueda parecer algo casi sobrenatural no lo es en absoluto, la intuición es una capacidad mental que todos tenemos y que podemos entrenar al igual que podemos entrenar nuestra memoria y concentración, estas son alguna formas de desarrollarla.

-Entrena tus sentidos: ellos son los encargados de recoger información de nuestro alrededor y transmitírsela al cerebro. Cada persona reacciona de forma diferente a la información recibida por los sentidos, algunos son especialmente sensibles a los colores, otros a los olores, y también existen las llamadas personas kinestésicas, en las que prima la sensación del tacto cuando tienen que sentir y definir el mundo que les rodea.

-Hazte preguntas: a veces nos acomodamos y dejamos de cuestionarnos lo que nos rodea, algo que frena nuestra intuición y nos lleva al conformismo. Olvida la necesidad de caer bien a todo el mundo, no hace falta que te comportes igual que los demás. Deja de ser tan rígido y empieza a abrir tu mente y ser más receptivo, así mantendrás a tu cerebro alerta y tendrá más facilidad para adaptarse a situaciones nuevas, algo que tiene mucho que ver con la intuición.

-Haz un ejercicio de visualización: visualizar cosas en tu mente es un buen ejercicio para desarrollar la intuición. Cierra los ojos y respira con suavidad mientras visualizas un lugar que te relaje y te haga sentir seguro. Piensa en todos los detalles de ese sitio y memorízalos. Cuando acabes te sentirás más relajado y si lo haces habitualmente mejorarás tu intuición.

-Usa tu subconsciente mientras duermes: antes de irte a dormir reflexiona sobre las cosas que te han ocurrido durante el día, cómo has reaccionado ante ellas y las posibles decisiones que podías haber tomado . Contempla distintas posibilidades para activar tu imaginación y poner tu subconsciente a trabajar para encontrar soluciones a tus problemas mientras duermes.

-Escucha tu voz interior: a veces nuestra mente nos dice algo como que no confiemos en una persona, puede que no entendamos el porqué, pero nuestra intuición nos esta mandando un mensaje y diciendo que hemos de hacer. Nuestro cerebro guarda todas las experiencias que hemos tenido y hace que tomemos nuestras decisiones basándonos en ellas aunque no seamos conscientes de este proceso.

Tienes que aprender a hacer caso a tu voz interior, ya que esto implica escucharte y empezar a conocerte a ti mismo. Esto mejorará tu intuición y también te ayudará a comprenderte, dos cosas que te ayudarán a sentirte mejor contigo mismo.

¿Te puede el estrés? Cómo superar la ansiedad y los ataques de pánico

¿Cómo superar la ansiedad y los ataques de pánico?. Estresarse de vez en cuando es algo bastante normal y comprensible, pero hay ocasiones en las que la ansiedad que sentimos puede ser tan grande que no nos permite llevar una vida normal. Los síntomas de una crisis de ansiedad pueden expresarse de diferente manera. Las personas que sufren una elevada ansiedad pueden llegar a sentir que les falta el aire, taquicardia, palpitaciones, sensación de mareo, náuseas, dolor en el corazón, fatiga, dificultades de concentración, atención o memoria, etc…

En algunas ocasiones, estas personas pueden reaccionar de forma muy intensa a la ansiedad y sufrir un ataque de pánico, durante los ataques de pánico la persona siente que no puede hacer nada contra la ansiedad y pierde el control de sí misma, llegando a creer que puede morir en ese momento. Estos desagradables síntomas pueden llegar a manejarse a través de diferentes estrategias y técnicas.  Te damos algunos trucos que pueden ayudarte a superar la ansiedad y los ataques de pánico.

Cómo superar la ansiedad y los ataques de pánico

Consejos para superar la ansiedad y los ataques de pánico

-Cuida tu entorno: un entorno estresante puede llegar a perjudicarte mucho, si hay gente discutiendo a tu alrededor de forma habitual, es muy probable que tu estrés aumente. Hay muchos casos de niños que sufren ansiedad porque sus padres discuten constantemente. Si vives estas situaciones habla con las personas cercanas a ti para tratar de ponerles fin. Las relaciones sociales pueden ser una gran fuente de ansiedad, tal como explicamos cuando hablamos sobre la ansiedad social.

-Busca un sitio tranquilo: si sufres un ataque de pánico o notas como tu ansiedad aumenta peligrosamente, busca un sitio tranquilo e intenta relajarte. En el caso de que no lo encuentres, prueba a respirar 10 veces con calma mientras tienes los ojos cerrados, puede parecer una tontería pero es una forma rápida de aliviar el estrés, ya que respirar profundamente ayuda a tranquilizarte. Si además imaginas que estás en un lugar en el que te sientes cómodo y relajado, notarás que tu ansiedad disminuye poco a poco.

-Localiza la fuente de tu ansiedad: la ansiedad y el estrés no siempre son provocados por las discusiones o los ruidos fuertes, a lo mejor existen otras cosas que desencadenan tus ataques de pánico. En ocasiones puede ser el silencio, razones internas o ninguna razón en particular. Todos estos casos son normales, aunque si no estás seguro de qué es lo que te causa ansiedad puedes consultar a un especialista que te ayude a localizar la fuente del estrés.

Cómo superar la ansiedad y los ataques de pánico

-Vigila tu postura corporal: si cuando sientes ansiedad comienzas a temblar o a moverte nerviosamente, intenta sentarte y mantenerte quieto. Durante los ataques de pánico tendemos a agitarnos y esto sólo es contraproducente, ya que en vez de calmarnos nos pone más nerviosos.

-Identifica los ataques de pánico: cuando sufres uno de estos ataques estás tan nervioso que puedes sentirte como en un sueño, o no llegar a entender ni a oír lo que está ocurriendo a tu alrededor. Cuando te sientas así reacciona y en vez de dejarte llevar trata de resistirte al ataque, repítete a ti mismo que sólo es un ataque de pánico y aunque te de miedo no te va a matar.

En el caso de que no superes estos ataques, consulta a un médico para estar seguro de que no tienes otro problema médico. Tienes que saber que muchas personas han pasado por ataques de pánico antes que tú y lo han acabado superando. Mantén la calma y piensa que todo tiene solución, esperemos que estos consejos te sean de ayuda y no sea necesario que tengas que acudir a un especialista. Lo más seguro es que con algo de calma consigas superar pronto los ataques de pánico.

Por qué tu “cuñao” es más listo que tú: desmontamos el test de cociente intelectual

Hace muchos años, los seres humanos inventamos el concepto del cociente intelectual (que no coeficiente intelectual) para poder medir la inteligencia y así descubrir cuáles eran las mentes más privilegiadas de nuestra sociedad. Tiempo después, descubrimos que estas pruebas no son tan fiables como creíamos por dos cosas: la primera es que el ser más inteligente de la creación es tu “cuñao”, él siempre sabe más que tú de todo: política, religión, deportes… y nunca va a dudar en darte su opinión sobre cualquier tema para dejar bien clara su supremacía mental. ¿Quieres saber cuál es la segunda cosa? En nuestro blog desmontamos el mito del test de cociente intelectual.

test de cociente intelectual

Un estudio realizado por los científicos Adrian M. Owen, Adam Hampshire y Roger Highfield, en 2012, sacó a la luz el otro defecto que tienen las pruebas para medir el cociente intelectual.

Nuestro cerebro usa partes diferentes para los distintos procesos del pensamiento, por este motivo serían necesarias pruebas independientes de habilidades de razonamiento, habilidades verbales y memoria si queremos llegar a medir la inteligencia de alguien. El test de cociente intelectual sólo mide aspectos muy concretos de nuestras capacidades cognitivas.

La psicoterapeuta Jeanne Siaud-Facchin opina sobre este tema: “Para saber si una persona es superdotada, no basta con determinar su cociente intelectual (CI). Es como la fiebre en una enfermedad, que no te dice lo que tienes. Lo importante es saber cómo funcionamos, cuáles son los mecanismos que se activaron para producir ese CI, explorar la inteligencia pero también el mundo psicológico y emocional, para poder imbricar ambos aspectos. Se empieza a hablar de superdotados con un CI igual o superior a 130, pero esa cifra no significa nada. Una persona puede dar en un test de inteligencia un nivel más bajo porque sea muy ansiosa, inhibida o depresiva, y aun así ser superdotada.”

La investigación también descubrió que los fumadores y los que padecen ansiedad lo hacen peor en este tipo de pruebas, mientras que las personas que juegan videojuegos sacan mejor calificación en las pruebas de razonamiento y de memoria a corto plazo. Esta es una gran noticia para las actuales generaciones de gamers y youtubers, que también explica como alguien es capaz de ganarse la vida jugando a videojuegos. Tontos no son, desde luego.

Otra crítica a los tests de inteligencia es que los que están habituados a realizar pruebas o exámenes tienen más facilidad para adaptarse a estas evaluaciones y están más relajados y cómodos a la hora de hacerlas. Este suele ser el caso de las personas que han tenido una educación universitaria, para que luego digan que las carreras no valen para nada. Obviamente, la mejor facultad para desarrollar tu cerebro es la Escuela de la Vida, donde tu “cuñao” se graduó magna cum laude.

Las pruebas de cociente intelectual también podrían estar sesgadas hacia algunos grupos raciales o culturales. Es muy difícil crear un test de esta clase sin meter sesgos culturales en ella. En ocasiones se ha intentado diseñar pruebas sólo con demostraciones e imágenes, que no incluyan el lenguaje, pero muchos científicos han declarado que eso es imposible.

En resumen, los nuevos descubrimientos demuestran que es imposible que el test de cociente intelectual mida las capacidades de una persona con un solo parámetro, ya que el cerebro humano es demasiado complejo. Hay gente que tiene mucha capacidad de razonamiento, pero es muy olvidadiza. En cambio, otros puede tener un talento especial para los idiomas, pero no destacar en otras áreas.

Por todo esto, si quieres evaluar tus funciones cerebrales de forma precisa, o estimular tu cerebro de una forma profesional, debes recurrir programas científicos. CogniFit cuenta con una completa batería de tareas online capaz de medir más de 20 funciones cognitivas fundamentales: Atención, memoria, planificación, etc… Cada una de estas habilidades está perfectamente definida y sometidas a un control de medida objetivo. Este sistema de pruebas evalúa varias capacidades cognitivas abarcando distintos tipos de inteligencia. Hagas lo que hagas nunca vas a sacar una nota tan alta como cierto familiar tuyo, pero existen ejercicios para entrenar tu mente que pueden dejarte casi a su altura. ¡Ánimo y a entrenar!

Aprende a cuidarte con la edad: cómo prevenir el cáncer cerebral

A la hora de tratar el cáncer cerebral, los especialistas no suelen estar seguros de cuál es la causa de los distintos tumores cerebrales a los que se enfrentan, pero si que saben que hay varios factores de riesgo que te pueden hacer más propenso a tener esta enfermedad. Te contamos más sobre estos factores de riesgo y cómo prevenir el cáncer cerebral.

Cómo prevenir el cáncer cerebral

Factores de riesgo para el cáncer cerebral

Entre los principales factores de riesgo para el cáncer de cerebro encontramos la edad, la exposición a la radiación y tener algún cáncer que pueda extenderse hasta tu cerebro.

Cuantos más años tienes más riesgo corres de contraer esta enfermedad. Reconocerlo es importante para que puedas buscar ayuda médica inmediatamente si notas alguno de los síntomas de esta enfermedad.

Infórmate sobre los casos de cáncer que ha habido en tu familia. Si existen antecedentes familiares de tumores estás en un riesgo mayor de desarrollar cáncer cerebral.

Algunos tipos de radiación pueden aumentar el riesgo de que desarrolles un cáncer cerebral. Si estás bajo terapia por otro tipo de cáncer, lo más probable es que no puedas evitar la radiación ionizante que se usa en este tipo de terapias. En cuanto a la radiación ultravioleta, también deberías tener cuidado con ella y usar protección solar, además de evitar exponerte demasiado al sol. No hay pruebas de que la radiación de los móviles o los microondas aumenten el riesgo de tumores.

Consejos para prevenir el cáncer cerebral

Cambia tu alimentación: comer muchas frutas y verduras y reducir tu nivel de colesterol puede ayudar a prevenir los tumores cerebrales. Si durante la infancia comías muchas frutas y verduras es posible que tengas menos probabilidades de desarrollar este cáncer. Una buena alimentación una gran aliada contra el cáncer, este vídeo lo explica perfectamente.

Limita el consumo de alcohol: el consumo excesivo de tabaco y alcohol pueden provocarte algunas enfermedades que te ponen en riesgo de cáncer. Un ejemplo es el cáncer de pulmón causado por el tabaco. Si alguien desarrolla este cáncer por fumar, puede que le provoque enfermedades del hígado que a su vez pueden propagarse al cerebro.

Haz ejercicios con regularidad: intenta hacer ejercicio varios días a la semana. Los ejercicios cardiovasculares pueden mantenerte sano y reducir el riesgo de cáncer cerebral. Algunos ejercicios cardiovasculares son correr, nadar, caminar o montar en bici.

Visita a tu médico de manera regular: hacerse un examen físico al año es importante, especialmente si estás experimentando algún síntoma anormal. Identificar un tumor cerebral en sus primeras etapas es de mucha ayuda para poder combatirlo.

¿Eres una persona dependiente? Cómo superar el síndrome de Cenicienta

Ya hemos hablado de varios síndromes con nombre de cuento de hadas, vamos a volver sobre este tema para repasar uno de los más curiosos, el síndrome de Cenicienta. Este síndrome tiene dos variantes:

  • La primera variante del Síndrome de Cenicienta sucede cuando el afectado siente rechazo por su madrastra.
  • La segunda, y más extendida, generalmente hace referencia únicamente a las mujeres. Se dice que una persona padece el Síndrome de Cenicienta cuando tiene miedo a la independencia y desea de manera inconsciente ser atendida y cuidada por otra, al igual que Cenicienta fue salvada por el príncipe azul. Vamos a analizar este segundo caso y a contarte cómo superar el síndrome de Cenicienta.
Cómo superar el síndrome de Cenicienta

¿Cómo superar el Síndrome de Cenicienta? El papel de la autoestima

Para saber cómo superar el síndrome de Cenicienta, antes tienes que comprender el trastorno. Las mujeres que sufren el síndrome de Cenicienta tienen la necesidad inconsciente de ser cuidadas. Este deseo está provocado por el miedo a tomar responsabilidad de sus actos y a cuidar de si mismas, o por una necesidad patológica de ser protegidas por otro.

Este síndrome tiene un componente de fantasía de rescate, las afectadas suelen estar insatisfechas con su vida, familia y relaciones y en vez de actuar por sí mismas para solucionar sus problemas, esperan que llegue un príncipe azul que las saque de esa situación. Es por eso que estas mujeres no luchan por mejorar ni por cambiar las cosas y se pasan toda su vida esperando a que su fantasía de rescate se haga realidad, algo que no suele suceder. La clave para dejar atrás este síndrome es aceptar la realidad y entender que el mundo no es perfecto, pero que pese a todo se puede dejar atrás este problema y llevar una vida feliz.

Por otra parte, el síndrome de Cenicienta también puede afectar a las mujeres que se sienten solas o infelices por no tener pareja. En este caso, las afectadas tienen que aprender que uno no es feliz por el mero hecho de tener pareja, la felicidad y el bienestar nacen de uno mismo. Hay que aprender a ser feliz en base a lo que uno tiene, aceptar la realidad y no esperar a que la felicidad nos llegue mágicamente. Para superar este trastorno hay que superar la ilusión de un amor idear para poder tener relaciones reales y empezar a ver el mundo tal y como es.

La psicoanalista María Michelena nos habla sobre la dependencia propia de este síndrome: “El síndrome de Cenicienta, que es cuando el hombre viene con su zapatito y tú tratas de adaptarte a él. En el cuento de los hermanos Grimm una de las hermanastras de Cenicienta se corta los dedos de los pies para entrar en el zapato, inútilmente, y la otra, al ver que esto no funciona, se rebana el talón para entrar en el zapato, también inútilmente. Las mujeres, con tal de entrar en el zapato que el otro nos presenta, somos capaces de sacrificios innombrables que cercenan lo que somos, lo que hacemos, lo que hemos conseguido, con tal de encajar en el zapatito.”

La solución no está en acudir al rescate de estas personas y cumplir su fantasía, ya que ellas siempre van a demandar más y más atención y cuando no puedas estar ahí para ellas o no cumplas sus expectativas se sentirán muy decepcionadas, lo que sólo empeorará sus problemas. Normalmente, se suele llegar a un punto en el que el “príncipe” se siente demasiado agobiado y se aleja de esa persona, lo que resulta un golpe muy duro para su autoestima. Por todo esto, conviene que en vez de reforzar sus fantasías, ayudemos a las que sufren síndrome de Cenicienta a olvidar sus ensoñaciones.

“Si tú no te sientes cómoda en tu relación, si sientes que tienes que desempeñar un determinado papel y que tienes que cumplir ciertas expectativas, algo falla.” “Si no te sientes cómoda en la relación porque te parece que te tienes que portar de una cierta manera, que tienes que aplacarlo y contentarlo, hay algo que no funciona. Uno se tiene que sentir cómodo, cómodo en tu vida, cómodo de ser la mujer que eres, con la profesión que tienes, con la vida social que llevas, con las amigas que has elegido…” argumenta Michelena.

Aceptar la realidad puede ser complicado para alguien que tiene este síndrome ya que las afectadas suelen haber sido educadas para ser sumisas o dependientes y es normal que al estar acostumbradas a serlo no busquen cambiar. Además, cuando las que sufren el síndrome no encuentran a su hombre ideal empiezan a sentirse inútiles y a tener menos autoestima, lo que refuerza su necesidad de dependencia, por lo que el trastorno empeora. Este síndrome no tiene una cura sencilla, para superarlo es necesario hacer psicoterapia para desarrollar una autoestima saludable y dejar atrás la dependencia.

¿Puedes ser más inteligente? Cómo mejorar el cociente intelectual

Ya habíamos explicado en otros artículos qué es el cociente intelectual y cómo se mide, ahora vamos a explicarte que aunque existen niveles de inteligencia innatos, es posible aumentar el nivel de inteligencia que tenemos. Te explicamos cómo mejorar el cociente intelectual de varias formas.

Cómo mejorar el cociente intelectual

Diviértete ejercitando tu mente

Ya sabes que existen algunos juegos que pueden ayudar a incrementar tu inteligencia y mejorar el cociente intelectual como los sudokus, el ajedrez, etc. Cuando te vuelvas un experto en uno de estos juegos prueba otro nuevo y trata de volverte bueno en él. En el momento en que llegas a ser bueno en algo tu cerebro deja de funcionar de forma tan intensa, explorar nuevos juegos mentales o dificultades y retos es importante.

Los videojuegos o juegos de ingenio online también pueden ser una buena manera de estimular tu cerebro y mejorar tu cociente intelectual, busca aquellos que estén diseñados por neurólogos porque son mucho más efectivos y profesionales. CogniFit es un buen recurso porque está dirigido a a estimular tus capacidades cognitivas y plasticidad cerebral. Este programa evalúa tu nivel de ingenio y presenta automáticamente los retos mentales que mejor se adaptan a tu perfil. Estos ejercicios te hacen pensar de forma rápida y generar diferentes estrategias cerebrales para solucionar problemas y puzles. Además, después de cada sesión CogniFit evalúa tus resultados y evolución. Cada vez más empresas privadas y de selección de personal utilizan estos sistemas para examinar a los diferentes candidatos a un puesto. Por lo que no está de más familiarizarse con estas herramientas que pueden ayudarte a que tu actividad cerebral sea más eficiente.

Pon nuevos desafíos a tu cerebro: resuelve acertijos de lógica y de pensamiento lateral, haz ejercicios matemáticos, incluso prueba la criptología que se basa en descifrar un mensaje que está escrito siguiendo un código. En la red hay muchos de estos pasatiempos que te harán pensar de distintas maneras y entrenar varias zonas de tu cerebro.

¿Cómo mejorar el cociente intelectual? Entrena cuerpo y mente

Hacer ejercicio físico ayuda a mantener en forma tanto tu cuerpo como tu mente, ya que el deporte mejora la circulación y aumenta el flujo de sangre que llega al cerebro, lo que ayuda a éste a crear nuevas conexiones entre neuronas.

Al igual que tu cuerpo necesita moverse y sufre cuando está todo el día sin hacer nada, tu mente también necesita algo de actividad, por eso te recomendamos que intentes aprender cosas nuevas continuamente. Puedes estudiar un nuevo idioma o descubrir más sobre alguna actividad que te interese como la pintura, la música, etc. Las experiencias nuevas te hacen liberar dopamina, una hormona que aumenta las neuronas y te causa una sensación de placer.

Cómo mejorar el coeficiente intelectual

También puedes pensar nuevas formas de hacer tus cosas cotidianas. Puedes probar un nuevo camino para ir al trabajo, parece una tontería pero la rutina hace que hagas las cosas sin pensar y sin poner atención por lo que tu cerebro apenas se esfuerza. Intenta evitar rutinas y enfoques mecánicos para mantener a tu mente activa.

Trata de escribir a mano más a menudo, ya que aumenta tu estimulación visual. Si vas a escribir un texto en tu ordenador puedes probar a hacer un borrador a mano antes de escribirlo. Prueba a escribir de vez en cuando con tu mano torpe para estimular también el otro lado del cerebro.

Si estás estudiando esfuérzate mucho en tus estudios ya que muchas carreras requieren un aprendizaje intensivo que mantendrá tu cerebro en forma y mejorará su capacidad cognitiva.

Sé una persona sociable y cultiva tu cultura

Relacionarte con otras personas y descubrir diferentes opiniones y puntos de vista te servirá para aprender y poner a prueba las cosas que ya sabías. En algunas ocasiones tendrás que adaptarte a distintas situaciones sociales e ideas lo que hará que pienses de formas diferentes a las habituales.

Sé una persona observadora y trata de ver la relación entre distintos eventos. Si alguien se ha enfadado contigo no te limites a pensar “mi amigo se ha enfadado”, trata de ver la relación que hay entre esto y eventos recientes, piensa en qué factores son los que desencadenan distintas reacciones y sucesos a tu alrededor, esto te hará pensar a otros niveles y no dejar que tu cerebro se acomode.

Escuchar música tiene muchas ventajas en el cerebro, pero también existen otras expresiones culturales que pueden ayudarte a incrementar tu inteligencia: cine, teatro, lectura… Todas estas actividades son beneficiosas para tu cerebro, especialmente la lectura ya que mejora la capacidad de comprensión y te hace pensar de forma crítica, así que intenta leer todo lo posible.

Estos son algunos consejos para mejorar tu coeficiente intelectual, pero la clave es mantener tu cerebro activo, recuerda que después de todo es un músculo y se puede ejercitar, ¡así que nada de hacer el vago!

11 consejos para desarrollar la inteligencia emocional de tus hijos

La inteligencia emocional es la capacidad que tenemos para conocer y manejar nuestras emociones y para poder interpretar los sentimientos de los que nos rodean. Es vital aprender a usar la inteligencia emocional desde que somos pequeños, para poder interactuar con los demás con seguridad y tener confianza en nosotros mismos. Por eso queremos darte una lista de 11 consejos para que ayudes a tus hijos en el desarrollo de esta capacidad.

Consejos para desarrollar la inteligencia emocional de tus hijos

1. Ayúda a tus hijos a expresar sus sentimientos

Muchas veces los niños no saben controlar sus emociones y llegan a gritar o a romper cosas. Es importante que les hagamos saber que hay otras formas de lidiar con nuestras emociones y que es preferible expresar lo que sienten hablando antes que con una rabieta.

2. Enséñales a fijarse unas metas

Ayuda a tus hijos a que se pongan sus propios objetivos y a ser constantes y responsables para cumplirlos.

3. Cultiva su empatía

Si quieres conseguirlo, tendrás que preguntarles sobre los sentimientos de los demás: ¿por qué crees que tu hermano está triste? ¿Crees que eso hace a tu madre feliz?

4. Favorece la comunicación con tus hijos

Es muy importante enseñar a los niños a expresarse y a preguntar las cosas que no entienden. Aprender a dialogar es un pilar básico de la educación infantil.

5. Controlar sus enfados

Los niños necesitan sobre todo cariño y afecto hasta que llegan a los 18 meses, así consiguen sentir seguridad para adaptarse a su entorno, manejarse y controlar sus miedos. Aunque hay que saber que pasados los 6 meses van a comenzar el desarrollo de emociones como la ira, por lo que también es importante enseñarles a controlar sus reacciones y a rectificar sus malos actos. Es necesario establecer unos límites y dialogar con los niños para razonar con ellos y que aprendan a controlar sus enfados.

6. Enséñales a reconocer emociones

Los niños empiezan a interactuar de forma más abierta cuando llegan a los 2 años, esta es la edad indicada para enseñarles a reconocer emociones básicas como la alegría y la tristeza. Para ello puedes mostrarles fotos o dibujos de caras y preguntarles qué emociones ven en ellos, así desarrollarán mejor su empatía y aprenderán a relacionarse.

7. Enséña a tus hijos a escuchar

Haz que tus hijos aprendan a escuchar y a no interrumpir mientras otros están hablando. Enséñales a escuchar activamente hablándoles con calma y preguntando si han entendido las cosas que les acabas de contar.

8. Muéstrales las emociones secundarias

Cuando un niño cumple 10 años, empieza a experimentar más emociones secundarias como la vergüenza y el amor. Hay que ser abierto a la hora de hablar de estos temas y tener una buena comunicación entre padres e hijos.

9. Intenta que el diálogo con tus hijos sea democrático

Hay que enseñar a los niños a que den su brazo a torcer y a admitir cuando otra persona tiene razón. Aprender a llegar a un acuerdo es algo muy importante para la vida familiar y adulta.

10. Aníma a tus hijos a interesarse por los demás

Haz que se preocupe por los sentimientos de los que le rodean, que llegue a interesarse por lo que siente su familia, para que con el tiempo pueda aprender a ser más empático con los que le rodean en otros ámbitos sociales.

11. Asegúrate de que tengan confianza para expresar sus emociones

Hay que dar seguridad a los niños para que puedan expresar sus preocupaciones y sentimientos, lo que les pone tristes y lo que les hace felices. Esto les enseñará a desenvolverse mejor en el colegio y en su entorno.

Estimula a tu hijo: cómo criar niños para que sean inteligentes

El desarrollo cerebral de un niño tiene mucho que ver con la experiencia y la estimulación que reciba del exterior. Los distintos sentidos estimulan las conexiones que existen entre neuronas y esto ayuda a que se creen conexiones nuevas. Cuantas más conexiones se creen más inteligente será el niño, por eso conviene estimularle desde que es pequeño para favorecer su desarrollo cerebral. Te contamos algún consejo sobre cómo criar niños para que sean inteligentes.

Cómo criar niños para que sean inteligentes

Consejos para criar a niños inteligentes

-Interactúa con el niño: los niños que no juegan y que no reciben el suficiente cariño cuando son pequeños, tienen más problemas para desarrollar su cerebro. Interactuar con tus hijos y ser cariñoso con ellos es de mucha ayuda para que desarrollen su inteligencia.

-Habla con el niño: aunque aún no se exprese bien, habla y escucha al niño, esto le motivará a mejorar su forma de comunicarse y a usar el lenguaje. Además, también ayudará a que el niño se interese por la lectura, algo que le hará desarrollar su inteligencia aún más.

-Acostumbra al niño a hacer ejercicio: la actividad física y el ejercicio no sólo sirven para mejorar las capacidades físicas del niño, también aumentan el flujo de sangre que va al cerebro, lo que favorece la creación de células cerebrales.

-Anima al niño a escuchar música: la música tiene efectos muy positivos en el cerebro, mejora la memoria, la concentración y la capacidad de aprendizaje. Además, la música combate el estrés, que es dañino para las células cerebrales. Aprender a tocar algún instrumento puede ser muy bueno para el desarrollo cerebral.

-Sé un ejemplo para el niño: si tu hijo te ve leyendo y haciendo cosas creativas, él también tendrá ganas de hacer ese tipo de cosas, ya que los niños aprenden imitando a sus padres.

-Pon a tu hijo juegos educativos: hay muchos juegos para mejorar la memoria y las capacidades cerebrales en internet, además de ejercicios de letras, matemáticas, etc. Si el niño juega con ellos se divertirá y estimulará su cerebro.

-Aliméntale bien: asegúrate de que tu hijo tenga una dieta saludable. Las proteínas que hay en alimentos como la carne, los huevos, el pescado y la leche, sirven para mejorar su atención. Los carbohidratos que hay en la comida integral y en la fruta darán energía a su cerebro. Evita las comidas procesadas ya que provocan el efecto opuesto en el cerebro, reducen la atención y la actividad cerebral.

-Lleva al niño a hacer actividades fuera de casa: salir de excursión a ver museos y otros sitios de interés también es muy bueno para el desarrollo cerebral. Intenta llevar al niño a sitios educativos y que a la vez sean entretenidos para él.

¿Relacionarte te estresa? Cómo superar la ansiedad social

Puede ser que ante los ojos de los demás parezcas una persona solitaria, pero en realidad te gustaría hablar con la gente y hacer nuevos amigos y no puedes porque las interacciones sociales te provocan mucha ansiedad. Ya hemos visto otros casos en los que los demás son fuente de estrés, como el estrés de segunda mano, los que tienen ansiedad social sienten un gran estrés porque piensan constantemente en cómo les calificarán los demás y les preocupa en exceso que piensen cosas negativas de ellos. La terapia puede ser de mucha ayuda en estos casos, pero hay varios métodos que puedes intentar antes de hablar con un profesional, te contamos cómo superar la ansiedad social.

El método de la lista para superar la ansiedad social

Los que tienen ansiedad social suelen evitar sus miedos en vez de encararlos, esto puede aliviar su estrés a corto plazo, pero a largo plazo podría empeorar las cosas. Enfrentarte a tus miedos es algo muy difícil y que requiere mucho valor, pero es necesario para dejar atrás tu ansiedad.

Para conseguirlo te recomendamos que escribas una lista con las situaciones sociales que te provocan estrés. Después revisa la lista y organiza las situaciones de menor a mayor estrés. Trata de enfrentarte a estas situaciones empezando por las que menos te incomodan y ve superando tus miedos poco a poco.

No dejes la lista sólo porque no consigas enfrentarte a una de sus situaciones. Piensa que afrontar tus miedos no es sencillo y que a veces tendrás que intentarlo más de una vez para conseguirlo, aunque el hecho de que te esfuerces ya significa algo, y cada intento te acercará más al éxito.

Técnicas para calmar la ansiedad social

Las técnicas de relajación como la meditación y el yoga pueden ser muy útiles para calmar tu ansiedad. Tienes que aprender a reconocer en qué momentos estás reaccionando de forma exagerada ante una situación social y procurar relajarte.

Cuando sufres de ansiedad social es posible que te dejes llevar por el pánico en algunas situaciones y tengas problemas para respirar. En estos casos te conviene usar técnicas de respiración: concéntrate sólo en tu respiración, inhala profundamente por la nariz durante unos segundos y luego suelta el aire despacio, centrándote en cómo entra y sale el aire de tu cuerpo. Poco a poco te irás tranquilizando.

Recitar un mantra, o frase motivadora, también puede calmarte. Tiene que ser una frase corta, algo que te reconforte y que puedas repetir cuando te sientas estresado. Algo tan sencillo como recitar “yo puedo con esto” o “todo va a salir bien” puede ayudarte a controlar tus nervios.

¿Cómo superar la ansiedad social? Cambia tu forma de pensar para controlar la ansiedad social

Tienes que empezar a identificar tus pensamientos negativos, a lo mejor sientes tanto estrés en situaciones sociales por tu forma de pensar. Estos son algunos pensamientos negativos que debes identificar y sustituir por otros positivos.

Saber lo que piensan los demás: a veces puedes creer que lees la mente de los otros y que sabes que están pensando cosas negativas sobre ti.

Predecir el futuro: tratas de adelantarte a lo que va a pasar y piensas que todo va a salir mal. Sientes ansiedad porque crees que te van a suceder cosas malas antes de que pasen.

Pensar que todo gira en torno a ti: crees que los que te rodean piensan en ti constantemente y de forma despectiva, además de creer que todo lo que dicen y hacen se relaciona contigo.

Cuando hayas aprendido a identificar este tipo de pensamientos debes empezar a cuestionarlos. Usa la lógica y recházalos de forma racional. Con el tiempo dejarás de pensar negativamente de forma automática y empezarás a tener pensamientos más positivos.

Interactuar con otros no siempre va a salir bien, las relaciones son complicadas y unas veces te llevarás bien con alguien y otras no. Lo importante es aceptar que esto es algo natural y no sentirse juzgado constantemente, no es culpa tuya, son cosas que pasan. Sólo confía en ti mismo y déjate llevar, pronto relacionarte con otros te resultará mucho más sencillo.

¿Problemas de pareja? Cómo acabar con el estrés asociado al rendimiento sexual

Las relaciones sexuales pueden producir estrés tanto a hombres como a mujeres, y está causado por muchos factores como miedo injustificado a embarazos, enfermedades o vergüenza, y a ser demasiado exigente con uno mismo. Estos pensamientos hacen que nuestro organismo libere hormonas de estrés que pueden dificultar las relaciones íntimas. Te explicamos cómo acabar con el estrés asociado al rendimiento sexual para que puedas llevar una vida sexual más sana y feliz.

Cómo acabar con el estrés asociado al rendimiento sexual

Déjate disfrutar de las relaciones sexuales

-Habla con tu pareja sobre lo que te preocupa: no te guardes tus pensamientos negativos para ti mismo, comenta tus ansiedades con tu pareja y trabajad juntos para superarlas.

-Confía en tu pareja y en ti mismo: algunos profesionales creen que la ansiedad sexual puede tener su origen en la ansiedad social. Los pensamientos que se asocian al fracaso sexual están relacionados con el miedo a lo que piensan los demás de nosotros, confiar en tu pareja es la mejor forma de evitar estos miedos.

También puedes sentirte inseguro por algún aspecto de tu cuerpo o tu apariencia. Ante estos problemas lo principal es aceptarse a uno mismo y ver las buenas cualidades que tienes y que hacen que gustes a tu pareja.

-No te sientas cohibido: quizás te avergüencen algunas fantasías o deseos sexuales, está bien tenerlos. Puedes hablar con tu pareja sobre ellos y practicarlos de forma segura.

Cambia tu forma de tener relaciones sexuales

-Respira hondo: antes de empezar con el sexo puedes tomarte un momento para respirar profundamente y liberar tu mente de pensamientos negativos. En el caso de que te resulte imposible, puedes probar a tener relaciones un día que haya sido menos estresante.

-Tómatelo con calma: ir con más tranquilidad en los preliminares puede ayudarte a mentalizarte para el sexo poco a poco.

-Céntrate en tu pareja: piensa en cómo conectas con ella cuando estáis teniendo relaciones y en cómo la haces sentir. Disfruta de estos momentos de unión con tu pareja y permítete ser feliz.

-Elimina las expectativas: no tener expectativas en cuanto al sexo es muy útil para evitar la presión que sientes en el momento de tener relaciones.

-Haz una pausa de vez en cuando: si no puedes superar la tensión mientras tienes relaciones, puede que te haga falta parar un rato y descansar. Muchos terapeutas recomiendan hacer una pausa hasta que la ansiedad disminuya.

Saber cuándo acudir a un especialista

Hay muchas señales que indicas que sufres un estrés excesivo relacionado con las relaciones sexuales. Si experimentas estos síntomas de forma constante y no logras superarlos, conviene que acudas a un especialista.

-Dudas recurrentes respecto a tu rendimiento sexual y tu atractivo.

-No poder evitar imágenes mentales de anteriores fracasos.

-Problemas para respirar y controlar tus sensaciones corporales.

-Disfunción erectil en hombres y falta de lubricación en mujeres.

-Preocupación constante y exagerada por tu rendimiento sexual.

También tienes que tener en cuenta que pasar una temporada sin tener relaciones sexuales puede afectar a tu rendimiento. Algunas enfermedades y medicamentos también pueden hacerlo, así que en el caso de que estés siendo medicado por algo deberías consultar con tu médico antes de preocuparte en exceso. Tienes que saber que estos problemas son frecuentes y con la ayuda de un especialista se acaban superando, así que relájate y piensa que tarde o temprano volverás a disfrutar de tus relaciones, sólo es cuestión de tiempo y esfuerzo.

Manten sana tu mente: aprende cómo rejuvenecer tu cerebro

Algo que probablemente no sabías sobre tu cerebro es que tiene tantas células nerviosas como estrellas hay en la Vía Láctea, unos 100 billones aproximadamente. Con el tiempo estas células se van desgastando, pero existen métodos para mantenerlas jóvenes y evitar que envejezcan prematuramente. Te contamos cómo rejuvenecer tu cerebro.

Cómo rejuvenecer tu cerebro

Hábitos saludables para rejuvenecer tu cerebro

-Consume alimentos que nutran tu cerebro: evita todo lo posible los alimentos procesados y consume grasa, proteínas y carbohidratos saludables para que tu cerebro no se quede sin energía.

En cuanto a las grasas saludables, para asegurarte de que ingieres todas las necesarias, puedes cocinar con aceites saludables como el de oliva. También puedes tratar de consumir más omega 3, que está en comidas como el salmón y las nueces.

Además, come alimentos con vitaminas B y E como verduras de hoja verde y carnes magras. Consumir frutas y verduras también es muy importante para tu salud cerebral, intenta comer una gran variedad de frutas como plátanos, kiwis y ciruelas. Todos estos alimentos contienen antioxidantes que previenen el daño celular.

Por último, bebe más agua. Tu cerebro está formado por un 85% de agua, así que es vital mantenerte hidratado para que siga sano.

-Haz ejercicio: a partir de los 25 nuestra salud empieza a decaer. Hacer algo de ejercicio es muy útil para mantenerse joven y sirve para oxigenar el cerebro y mejorar el flujo sanguíneo que le ayuda a crear nuevas ramas de neuronas.

-Ten unos buenos hábitos de sueño: descansar es muy importante para evitar que nuestro cuerpo envejezca de forma prematura. Intenta irte a la cama siempre a la misma hora y dormir entre 7 y 8 horas para mantener tu cerebro joven.

Ejercicios mentales para rejuvenecer el cerebro

-Algunos pasatiempos son muy buenos ejercicios para el cerebro, como los sudokus, las sopas de letras y los crucigramas.

-Memorizar secuencias de letras, imágenes o números y hacer ejercicios de memoria también te ayudará a mantener tu cerebro joven.

-Resuelve rompecabezas y juegos matemáticos en tu ordenador, hay muchos juegos para entrenar el cerebro en internet.

-Lee buenos libros: la lectura es una gran forma de mantener el cerebro alerta y ejercitarlo con nuevas ideas y puntos de vista.

-Aprende nuevas habilidades: si siempre estás aprendiendo cosas nuevas estarás haciendo que tu cerebro se adapte y esté en constante funcionamiento, lo que ayudará a prevenir su envejecimiento.

-Sé una persona social: los cerebros solitarios suelen envejecer de forma prematura. Mantener conversaciones con otras personas nos obliga a pensar rápido y de forma organizada y a intentar comprender nuevas perspectivas y formas de ver las cosas.

Si sigues todos estos consejos es probable que mantengas tu cerebro sano por muchos años, lo más importante es no estancarse y tener la mente siempre abierta a nuevos puntos de vista e ideas, al igual que con el resto del cuerpo nunca te acomodes y sigue activo, tu mente lo agradecerá.

Problemas de retrasar 5 minutos tu despertador: trastornos del ciclo sueño vigilia

La forma en la que empiezas el día influye mucho en tu rendimiento psicológico, estado de ánimo y productividad. Si empiezas mal el día es probable que la cosa no vaya a mejor. Para evitar esto es necesario levantarse descansado, algo que no conseguiremos mientras sigamos teniendo la manía de retrasar la alarma 5 minutos y volvernos a dormir, retrasarla otros 5 minutos y volvernos a dormir… Se ha demostrado que este es un círculo vicioso que en vez de ayudarte a estar más descansado provoca el efecto contrario. Te contamos qué son los trastornos del ciclo sueño vigilia y cómo evitarlos.

Trastornos del ciclo sueño vigilia

Aprende a respetar los ciclos del sueño

Para empezar, has de saber que no existe un número ideal de horas de sueño que sirva para todo el mundo, pero si que tenemos un pequeño metrónomo en nuestro cerebro, conocido como núcleo supraquiasmático, que se encarga de regular la cantidad de horas que dormimos y los ciclos de sueño.

A las células de este núcleo les encantan los patrones, en un mundo ideal podríamos irnos a dormir cuando estuviésemos cansados y despertarnos cuando hubiésemos dormido las horas necesarias. En la realidad, estas células mantienen su propio ritmo y por eso si nos habituamos a dormirnos a una hora, es probable que nos acostumbremos y no logremos conciliar el sueño antes. Por eso conviene mantener unos horarios de sueño regulares para levantarse descansado y no estar medio dormido todo el día. Es probable que nos saltemos estos horarios los fines de semana, y por eso levantarnos los lunes nos cuesta más, ya que nos hemos salido del ritmo de las células.

Explicado esto, vamos al punto central del artículo: los problemas de descanso provocados por retrasar la alarma unos minutos y volvernos a dormir. Hacer esto es muy tentador, pero puede llegar a convertirte en un zombie durante el resto del día. La explicación es sencilla: en cuanto la alarma suena por primera vez nuestro cuerpo se prepara para entrar en el estado de vigilia, pero si retrasamos 5 minutos la alarma, el cerebro interpreta que vamos a seguir durmiendo y se prepara para entrar en la fase de sueño profundo de la que cuesta mucho más salir. Entrar y salir de forma continua en esta fase altera el ritmo de las neuronas e interrumpe los ciclos de sueño repentinamente, algo que hace que nos sintamos más cansados de lo que deberíamos.

Lo aconsejable es que dejes de retrasar la alarma y que cuando suene te levantes de la cama y evites dormirte de nuevo. Si haces esto y empiezas a acostarte y a despertarte a las mismas horas durante varios días seguidos, lo más probable es que te despiertes a la hora habitual sin necesidad de usar una alarma y que te sea más fácil levantarte y salir de la cama.

Si tienes problemas para seguir estos horarios y cumplir los ciclos de sueño, existen aplicaciones como Sleep Better que te ayudan a despertarte en el momento ideal, cuando ya has acabado el ciclo. Para lograrlo monitorizan el movimiento de tu colchón y te despiertan cuando estas entrando en la etapa de sueño ligero. Este tipo de aplicaciones no están perfeccionadas del todo ni son aptas para uso médico, pero si que pueden ser una ayuda extra.

Si respetas los ciclos de sueño te despertaras mucho más descansado y podrás empezar tu día lleno de energía. Recuerda que desayunar bien y de forma equilibrada, además de hacer un poco de ejercicio antes de ir al trabajo, son maneras excelentes de activar tu metabolismo y los complementos ideales a un sueño reparador.

Educa jugando: cuáles son los mejores juguetes para niños autistas

Los juegos que son buenos para los niños tienen que ser disfrutados por ellos y además ayudar en el desarrollo de los rasgos de la personalidad y de mecanismos de supervivencia. A veces cuesta hacer que un niño autista se involucre en juegos, pero existen ciertos juguetes que pueden facilitarte esta tarea. El juego es una parte vital del desarrollo y de la infancia y por eso es importante saber cuáles son los mejores juguetes para niños autistas.

Consejos para encontrar juguetes adecuados para autistas

-Elige juguetes que estimulen los sentidos: los niños autistas pueden tener problemas sensoriales, sobre todo en cuanto al tacto. Algunos juguetes pueden ser muy útiles para acostumbrarles a sensaciones táctiles de forma segura y divertida. Varios juguetes para estimular el tacto son: libros de tela, bloques con letras o números en relieve y juguetes con partes en relieve o distintas texturas.

En ocasiones, los niños autistas también tienen problemas con ciertos sonidos o ruidos fuertes, los juguetes con música y sonidos pueden venir muy bien para solucionar este problema.

-Dale juguetes que sirvan para mejorar las interacciones sociales: es aconsejable enseñar a los niños a cooperar y a compartir con la ayuda de juguetes, pero en el caso de que el niño tenga autismo, esto aún es más importante. Para conseguirlo, los juegos de mesa son muy recomendables y pueden ayudar al niño a interaccionar con su familia y con otros chicos de su edad. Este tipo de juegos también sirven para que el niño aprenda a ser paciente esperando su turno y para que se acostumbre a no tener pataletas cuando algo le sale mal.

-Escoge juguetes que ayuden en el desarrollo de las habilidades motoras: como ya hemos visto, la pintura puede ser de mucha ayuda para niños autistas, aunque es mejor el uso de pinceles que de pintura para dedos, ya que puede incomodar a los niños. Los triciclos y bicicletas son útiles para desarrollar el equilibrio.

-Elige los juguetes del niño según su nivel de autismo: para los niños con un nivel bajo de autismo son mejores los juguetes simples. Si el niño tiene un nivel alto de autismo es mejor que juegue con juguetes de construcción, para crear, etc. Si el niño tiene un interés muy claro, como los coches, dale juguetes relacionados con él. Ten cuidado de que no se obsesione con su interés y deje de hacer cosas que no tengan que ver con él.

-No le des demasiados juguetes: en este caso la calidad prima sobre la cantidad. Los niños autistas pueden sentirse abrumados si tienen una gran cantidad de juguetes para escoger, es mejor darles un juguete de calidad ya que pasarán muchas horas jugando con él.

-Déjale escoger: de vez en cuando lleva al niño a una juguetería y deja que elija por si mismo cuál es el juguete que quiere.

-Busca en la red: hay muchas tiendas especializadas en juguetes para niños con autismo que también te dan consejos para jugar con ellos. Hay muchos juguetes distintos que se adaptan a cada niño, por eso te conviene investigar cuál es el juguete que mejor se adapta a tu hijo y que más va a ayudar en su desarrollo.

¿Tu hijo repite todo lo que dices? Cómo conseguir que un niño autista supere la ecolalia

La ecolalia es una parte muy natural de la adquisición del lenguaje y consiste en repetir las mismas palabras o frases que acaba de decir otra persona, es una forma de imitación parecida a la que hacen los loros. La ecolalia suele ser usada por niños muy pequeños, pero en el caso de niños con autismo puede llegar a usarse en exceso y a extenderse hasta la adolescencia o la adultez. Para evitar que este proceso se alargue más de lo necesario, te enseñamos cómo conseguir que un niño autista supere la ecolalia.

Cómo conseguir que un niño autista supere la ecolalia

Técnicas para superar la ecolalia

Los niños autistas pueden memorizar ciertas frases para facilitar su forma de comunicarse. Muchos autistas usan la ecolalia para expresar que han oído lo que ha dicho otra persona y están pensando en la respuesta. En el caso de que el niño use la ecolalia porque no sabe la respuesta a una pregunta puedes enseñarle a decir “no sé.” Para conseguirlo hazle al niño preguntas cuyas respuestas no conozca o pide a otra persona que responda a preguntas usando esas dos palabras a modo de ejemplo.

También puedes practicar otro tipo de preguntas como: ¿Cómo te llamas? ¿Dónde vives? Para que esto funcione tienen que ser preguntas que vayan a tener siempre la misma respuesta. Si le enseñas al niño muchos guiones podrá responder a preguntas básicas sin sentirse desbordado y tener que recurrir a la ecolalia.

Además, el niño puede aprender frases para comunicar sus necesidades como: “tengo hambre” o “hay mucho ruido.” Esto evitará que el niño solucione sus problemas antes de que se angustie y tenga una crisis. En este caso es importante saber cómo calmar a un niño con autismo.

Cuando enseñas a un niño autista a usar una frase básica, a veces es necesario enseñarle el resultado que tendrá esa frase. Por ejemplo: si estás enseñando al niño a pedir un juguete diciendo “quiero eso”, y por mucho que repites la frase el niño no responde, puedes probar a darle el juguete aunque el niño no lo haya pedido y volver a intentar que aprenda la frase en otro momento. De esta forma, el niño aprende a relacionar la frase con la acción y más adelante empezará a usarla.

Para enseñar al niño estas frases también puede ser de ayuda no acabar tus frases y señalar la respuesta, por ejemplo: puedes decirle al niño “quiero beber…” y señalar una botella de agua. De esta forma ira aprendiendo a llenar los huecos por sí mismo.

Es mejor no hacerle preguntas al niño como “¿quieres ayuda?” porque las acabará repitiendo. En vez de esto dile la frase que quieres que diga como “ayúdame a recoger mi cuarto.” Intenta que repita la frase y luego ayúdale aunque no lo consiga.

Algo que debes evitar cuando te comuniques con el niño es decir su nombre al final de una frase porque el empezará a repetirlo. Lo que puedes hacer es decir su nombre dejando una pausa antes de la frase que le quieres comunicar.

Enseñar a un niño autista a decir las frases correctas puede ser agotador, pero es muy importante que el proceso de enseñanza sea divertido y animado. Hazlo en momentos en los que los dos estéis tranquilos y aunque a veces sea difícil no pierdas la paciencia y sigue adelante, todo este esfuerzo acabará dando sus frutos.

Beneficios de la pintura en niños autistas: Iris Grace la pequeña genio

Iris Grace es una niña autista de 6 años que siente fascinación por tres cosas: su gata Thula, tocar el violín y pintar. No hay nada que calme más a la pequeña Iris que tener un pincel en sus manos y plasmar su forma de ver el mundo a través de la pintura. Gracias a esta pasión, la pequeña ha conseguido ser famosa en todo el mundo, y es que para Iris la pintura es más que una afición, es la manera que tiene de relacionarse con el mundo y entenderlo. Te contamos más sobre la historia de esta genio y sobre los beneficios de la pintura en niños autistas.

Beneficios de la pintura en niños autistas

Muchos expertos han relacionado los cuadros de Iris con los de Monet por la fuerza y el colorido que tienen sus trazos. Azules, grises, blancos, rosados, amarillos… Los cuadros de la pequeña Iris están llenos de calidez y han conseguido que muchas galerías y coleccionistas se interesen por esta pintora de 6 años.

Como es natural, los padres de la niña están muy orgullosos de ella, y se sienten muy felices porque Iris haya encontrado una forma de expresarse gracias a la pintura. Cuentan que antes de descubrir su pasión era una niña muy hermética ya que padece un espectro autista muy restringido, que permite el lenguaje y la interacción de forma muy escasa. Iris también tenía muchos ataques de nervios y sólo podía calmarse cuando escuchaba música, pero gracias a la pintura logró avanzar mucho en la forma de relacionarse con su entorno. Esta es una lista con los principales beneficios que ha tenido la pintura en Iris y otros niños autistas.

Beneficios de la pintura en niños autistas

Ayuda a expresarse, algo muy útil para personas con timidez, autismo y problemas de comunicación.

Sirve de terapia ya que ayuda a aislarse de la realidad de forma positiva y limpiar la mente del estrés y otros pensamientos negativos.

-Si se hace de forma relajada y no competitiva ayuda a fortalecer la autoestima y la individualidad.

-Manejar el pincel fortalece la motricidad y estimula las conexiones cerebrales.

Mejora la concentración y la inteligencia emocional.

Ayuda a crear un sentido del arte y a apreciarlo.

Sirve para socializar y divertirse, algo que es muy saludable, sobre todo en niños autistas.

La historia de Iris es tan inspiradora, que se ha convertido en un ejemplo a seguir para muchos niños autistas. Además de grandes pintores, estrellas del cine como Asthon Kutcher y Daniel Radcliffe han promocionado su obra y algunos de los actos en los que ha participado, que han servido para invertir en centros de ayuda al autismo y ayudar a otros niños como Iris a encontrar nuevas formas de expresarse.

Consejos para mejorar la memoria: ¡Come chocolate!

Dulces noticias para los amantes del chocolate: un nuevo estudio vuelve a asociar el consumo de chocolate con una mejora en las funciones cognitivas. Lo novedoso de este estudio es que han demostrado esta relación controlando el efecto que podrían tener otras variables como los factores cardiovasculares, la dieta y el estilo de vida de los participantes. Chocolateros del mundo celebremos que tenemos otra nueva evidencia de “comer chocolate” es sano y, además, podemos incluirlo entre los consejos para mejorar la memoria. ¡Comamos chocolate sin sentirnos culpables y por prescripción médica!

El Maine-Syracuse Longitudinal Study (MSLS) es el último estudio publicado que se hace eco de esta relación. El MSLS es un estudio longitudinal, epidemiológico y comunitario sobre los factores de riesgo vascular y el funcionamiento cognitivo de personas adultas de la región de Siracusa (Nueva York). En el estudio, los investigadores de la Universidad de Maine, analizaron a 968 participantes de la muestra del MSLS,  sin demencia y con edades entre los 23 y los 98 años. Los investigadores han encontrado una asociación entre el consumo de chocolate y la cognición, en concordancia con otros estudios y ensayos clínicos sobre el tema. Lo interesante de este trabajo es que además de encontrar esta asociación del consumo de cacao con las funciones cognitivas, la asociación se mantiene a pesar de ajustarla con los factores cardiovasculares (niveles de colesterol, hipertensión, diabetes…), factores dietéticos (consumo de carnes, de pescados, de frutas y verduras y/o lácteos)  y del estilo de vida de los participantes (el consumo de alcohol). Esto quiere decir que la relación encontrada se explicaba básicamente por el consumo de cacao y no por el hecho de que los chocolateros consumieran menos alcohol o más verduras o no tuvieran factores de riesgo vascular.

Beneficios del chocolate

Desde la antigüedad el chocolate y los flavanoles del cacao han sido utilizados para la curación de múltiples trastornos. En la medicina tradicional de algunas culturas, o puede que incluso en tu tradición familiar (¿quizás tu abuela siempre lo decía?), se ha usado para cosas tan variadas como:

  • Reducir la fiebre,
  • Tratar la diarrea infantil,
  • Paliar los dolores menstruales,
  • Afrodisíaco (para aumentar el apetito sexual),
  • Depresión,
  • Incrementar la producción de leche en mamás lactantes,
  • Inducir el sueño e incluso…
  • Limpiar los dientes.

La medicina moderna también se ha interesado en los beneficios que tiene el consumo de chocolate para la salud.  Hasta el momento, se han demostrado asociaciones a nivel cardiovascular y cognitivo/emocional en diferentes grados:

  • Beneficios cardiovasculares (asociaciones muy consistentes)
    • Mejora la sensibilidad a la insulina
    • Mejora la presión arterial
    • Mejora la función endotelial
    • Mejora en el flujo sanguíneo cerebral
  • Beneficios neurocognitivos y del estado de ánimo (las evidencias no están tan claras, son más inconsistentes entre estudios)
    • Mejora de la memoria verbal y visual
    • Incremento del procesamiento de la información
    • Mejora la memoria de trabajo
    • Mejora en la capacidad atencional

¿Por qué es bueno el chocolate?

¿Os habéis preguntado alguna vez qué es lo que tiene el chocolate, y los productos que contienen cacao, que lo hace tan saludable? La respuesta son los flavonoides, más concretamente flavanoles y epicatequinas. Ambas sustancias han sido relacionadas en muchos estudios con la salud cardiovascular y la mejora de memoria. No solo los encontramos en el cacao, también podemos encontrarlos en otros alimentos como las uvas, las manzanas, el té o el vino tinto.

Así pues, aunque estas sustancias serían las principales responsables de los efectos beneficiosos del chocolate para la salud, no podemos olvidarnos de que el cacao tiene otros componentes psicoactivos, como la cafeína y la teobromina, que también han sido asociadas con mejoras en la atención y otras funciones cognitivas, con lo cual son sustancias que también podrían jugar un papel importante o incluso sumar al efecto positivo de los flavanoles.

Más consejos para mejorar la memoria

  1. Come chocolate (ya sabes porqué!)
  2. Asegúrate un buen descanso. Se ha demostrado que el sueño influye en la memoria y que es cuando dormimos que fijamos nuestros recuerdos.
  3. Haz ejercicio. Que el ejercicio es beneficioso para nuestro cuerpo es un hecho, pero también lo es para nuestra mente. Un estudio de la Universidad de Pittsburg concluyó que el ejercicio aeróbico aumenta el tamaño del hipocampo, relacionado con la memoria y las habilidades visoespaciales.
  4. Medita. Algunos estudios sugieren que en entrenamiento en meditación continuado mejora la memoria operativa, la atención y la comprensión lectora.
  5. Entrena tu cerebro con ejercicios de CogniFit. Un estudio publicado en PLOS One mostró como realizar un programa diario de ejercicios por ordenador mejoraba el rendimiento de los sujetos en memoria de trabajo, funciones ejecutivas y velocidad de procesamiento de la información.

 

 

 

Cómo educar a un niño autista: descubre las mejores estrategias de aprendizaje

Cada niño autista tiene su propia forma de responder a las estrategias educativas, aún así hay varios métodos que se pueden usar para que alcancen sus objetivos académicos. Para saber cómo educar a un niño autista, tienes que conocer métodos que se centren en los síntomas del autismo como los problemas de comunicación, las habilidades sociales y los problemas sensoriales.

Cómo educar a un niño autista

Estrategias que ayudan a la comunicación con autistas

Todos los niños autistas pueden aprender, lo que necesitan es un método que les ayude a asimilar la información. Empieza por no darles órdenes o explicaciones demasiado extensas, ya que pueden tener problemas para procesar la información, sobre todo cuando reciben mucha información de golpe porque pueden llegar a bloquearse y entrar en pánico. Es mucho mejor que les presentes la información de forma gradual.

Los niños autistas también tienen problemas para procesar la información cuando se les presenta de forma oral. Es mejor darles las explicaciones de manera escrita, para que puedan leerlas y las asimilen mejor. Si les pones algún programa o vídeo educativo intenta que tenga subtítulos, así lo entenderán más fácilmente.

Estrategias para los problemas sociales y de conducta en autistas

Usa los intereses del niño para hacer que le resulte más fácil aprender. Si al niño le gustan los coches, puedes enseñarle geografía usando un coche de juguete para recorrer mapas. Intenta educarle de maneras creativas ya que así estará más dispuesto a aprender.

El ejemplo de otros niños también puede ser muy útil. Los niños pequeños pueden aprender tareas sencillas al ver cómo las realizan sus compañeros, si un niño autista tiene problemas con los colores, conviene hacerle trabajar con otro que sea bueno en este área. Un niño autista puede aprender una conducta al ver a otro niño desempeñándola.

Léele al niño historias que le enseñen las conductas adecuadas para distintas situaciones, este tipo de historias son conocidas como historias sociales y son relatos breves que describen comportamientos sociales. También puede aprender a identificar las emociones de otros si le cuentas una historia sobre un niño que esté contento y le muestras dibujos de caras sonrientes para ponerle ejemplos de alegría.

Haz un horario para el niño que le evite imprevistos, los niños autistas se sienten más seguros siguiendo una rutina diaria, y les será más agradable ponerse a estudiar si forma parte de su horario.

Estrategias para los problemas sensoriales en autistas

Prepara un espacio para el aprendizaje y procura que siempre se mantenga igual, los niños autistas tienen problemas con los sitios caóticos o cambiantes.

Deja que el niño cree su propia estructura de aprendizaje. A veces pueden incluir algunos objetos o conductas que les ayudan a retener la información, debes permitir que los use y aprenda a su manera. También debes respetar sus movimientos autoestimulantes como mover las manos de forma inquieta, que son comunes en niños autistas.

No le toques de forma repentina ya que puede enfadarse o incluso sentir dolor. Recuerda que los niños autistas son muy sensibles a los estímulos y sólo debes tocarles cuando sea necesario (si sufren una crisis o necesitan atención médica.) También evita los ruidos fuertes ya que les sobrecargan sensorialmente y también pueden hacerles daño.

Para terminar un último consejo: si tienes dudas con algún método de enseñanza consúltalo con el terapeuta o especialista que esté tratando al niño. Él siempre sabrá decirte qué es lo que más le conviene.

Dormir bien mejora la memoria: Ventajas de un buen descanso

¿Dormir bien mejora la memoria?, ¿Quién no ha tenido problemas para concentrarse en el trabajo después de una noche sin dormir? En 2013, un estudio demostró que esa queja tan habitual entre las personas que han pasado una mala noche no era algo subjetivo, sino que se trataba de una realidad: Las personas que no han disfrutado de un sueño reparador durante la noche, o que sufren algún tipo de insomnio, presentan problemas de memoria y concentración. Pero, ¿hasta qué punto dormir bien mejora la memoria?

Dormir bien mejora la memoria

En las enfermedades que cursan con pérdida o dificultades de memoria como el Alzheimer o la esquizofrenia es habitual que coexistan trastornos de sueño o insomnio. Actualmente existe una fuerte discusión entre los expertos sobre si esta privación de sueño puede estar relacionada con los problemas de memoria. ¿Qué vino antes el huevo o la gallina?.

Tener un sueño reparador se ha convertido en una de las principales recomendaciones para gozar de una buena memoria. No cabe duda que en los últimos años se ha puesto muy de moda hablar de los beneficios de un buen descanso. Algunas de las conclusiones a las que han llegado los estudios son:

  1. Dormir bien mejora la memoria y la concentración.
  2. Ayuda a sacar mejores notas.
  3. Dormir bien aumenta la creatividad.
  4. Combate la depresión.
  5. Te ayuda a mantener el peso a ralla.
  6. Facilita la oxigenación de las células porque la respiración se ralentiza durante el sueño.
  7. Protege al corazón.
  8. Dormir bien refuerza el sistema inmunológico,  y en general..
  9. Nos alarga la vida.

No cabe duda de la importancia de un buen descanso pero todavía se desconocen los mecanismos a través de los cuales se producen estos fenómenos. En este sentido, hace algunos días, un equipo de investigadores del Bristol’s Center for Synaptic Plasticity de la Universidad de Bristol han aportado nueva evidencia sobre los mecanismos que explican porque dormir bien mejora la memoria. Su estudio de investigación básica aporta nuevas claves para comprender cómo y porqué se produce el aprendizaje mientras dormimos.

En su investigación, el equipo liderado por el Dr. Mellor, han visto como algunos de los patrones de actividad cerebral que se producen durante el día, vuelven a repetirse a mayor velocidad durante la noche. Esta repetición, que tiene lugar en el hipocampo (que es una estructura cerebral íntimamente relacionada con la memoria), sirve para reforzar las conexiones neuronales entre las células nerviosas activas, lo cual es crítico para la consolidación de nuevos aprendizajes y de la memoria. Además, en el estudio vieron que la selección de los patrones diurnos de actividad cerebral que se repetían durante el sueño dependían del estado emocional que se tenía mientras lo estaba aprendiendo.

Según apuntan los propios investigadores, esto es importante y podría tener repercusiones prácticas a la hora de diseñar, por ejemplo, nuevas estrategias de enseñanza donde se tengan en cuenta los estados emocionales de las personas para facilitar el aprendizaje y el recuerdo.

Parece que con este estudio tenemos algo más de luz en cuanto a porque existe esta relación entre el sueño y la memoria.  Ahora nos toca a nosotros asegurarnos un buen descanso.

Consejos para dormir bien y mejorar tu memoria

  1. Haz ejercicio. No hace falta que te machaques en el gimnasio. Con salir a caminar entre 20-30 minutos a paso rápido es suficiente. Con un poco de  ejercicio conseguimos dormirnos más rápido, con un mayor porcentaje de sueño profundo y nos despertamos menos
  2. Mantén una rutina. es importante tener unos mismos horarios para irse a dormir  y levantarse cada día.
  3. No tomes tantas bebidas con cafeína durante el día. Intenta evitar los cafés y refrescos con cafeína por la tarda. Puedes tomar infusiones sin teína.
  4. Bebe menos alcohol. El alcohol tampoco es bueno para asegurarnos un buen descanso. A pesar de que por un lado nos ayuda a quedarnos dormidos porque deprime nuestro sistema nervioso, por otro lado nos despertamos más frecuentemente durante la noche. Conclusión: dormimos mal.
  5. Utiliza la cama solo para dormir (o tener sexo). Debemos evitar hacer cualquier otro tipo de actividad en la cama como leer, mirar pelis, jugar en el móvil o tableta… ya que no nos aportan nada bueno en cuanto a la higiene del sueño.

Referencias:

Sharp-Wave Ripples Orchestrate the Induction of Synaptic Plasticity during Reactivation of Place Cell Firing Patterns in the Hippocampus” by Sadowski, JHLP, Jones, MW and Mellor, JR in Cell Reports. Published online January 19 2016 doi:10.1016/j.celrep.2016.01.061

Memory trace replay: the shaping of memory consolidation by neuromodulation by Atherton, LA, Dupret, D & Mellor, JR (2015) in Trends in Neuroscience. 38, 560-70.

Qué es el amor: enamorarse provoca cambios en el cerebro

Qué es el amor

Muchos poetas se han preguntado qué es el amor, creyendo que este sentimiento se originaba en el corazón, pero la ciencia ya demostró que el amor no surge en el corazón sino en el cerebro, aunque hasta hoy no se sabía exactamente en qué parte. Un grupo de científicos de la Universidad de Concordia, en Canadá, han descubierto que este sentimiento surge muy cerca del área del cerebro que se encarga del deseo sexual.

Los científicos llegaron a esta conclusión alternando imágenes eróticas con fotos de los seres queridos de los sujetos a estudio, descubriendo que el amor y el deseo sexual activan áreas colindantes del cerebro, pero mientras el sexo activa zonas relacionadas con el placer inmediato, el amor está relacionado con el condicionamiento, un proceso relacionado con las recompensas. Vemos el amor como una recompensa, algo con valor añadido, que transforma el deseo en algo más.

El amor también activa zonas del cerebro relacionadas con la monogamia. Jim Pfaus, uno de los científicos que ha realizado este estudio, argumenta: “Mientras el deseo sexual tienen un objetivo específico, el amor es más abstracto y más complejo, y no depende tanto de la presencia física de la persona hacia quien se profesa”. Respondiendo a qué es el amor, Pfaus añade que el amor es un hábito que no es perjudicial, pero que nos vuelve cerebralmente adictos.

Cambios que produce el amor en nuestro cerebro

Ahora que sabemos cuál es el origen del sentimiento romántico, un equipo de neurólogos chinos y estadounidenses se han propuesto descubrir las maneras en las que el amor altera nuestra estructura cerebral y aunque parezca mentira, aquellos que aseguran que el amor atonta están equivocados.

La revista Frontiers in Human Neuroscience, ha publicado en sus páginas que las personas que están enamoradas tienen una conectividad mayor en las zonas del cerebro que están asociadas con la motivación, la recompensa, la cognición social y la regulación de la emoción. Hongwen Song, autora principal del estudio, declara que “el estudio proporciona la primera evidencia empírica de alteraciones relacionadas con el amor en la arquitectura funcional del cerebro”.

Para obtener estos resultados, los investigadores usaron imágenes de resonancia magnética para analizar los patrones de conectividad del cerebro de 100 estudiantes distintos que se dividían en tres grupos: solteros, enamorados, y los que habían estado enamorados pero ya no lo estaban.

En el grupo de los enamorados se reconoció un incremento de la actividad cerebral en una zona situada en el hemisferio izquierdo que es conocida como cortex del cíngulo anterior, lo que da a pensar que este área tiene mucho que ver con lo que sentimos al enamorarnos.

Por otra parte, la zona del cerebro relacionada con la sensación de recompensa, las expectativas y el planteamiento de objetivos, presentaba menos actividad de lo normal en el grupo de las personas que habían dejado de estar enamoradas. Los enamorados, en cambio, presentaban una conectividad mayor entre el cortex del cíngulo anterior y otras partes del cerebro relacionadas con la motivación y la recompensa.

Según los expertos, este incremento de conectividad “puede ser el resultado de los esfuerzos frecuentes (de los enamorados) para controlar su propio estado emocional, así como el estado emocional de su amante, y ajustar estrategias cognitivas para resolver conflictos a fin de mantener su relación romántica”. El grupo de los enamorados también presentó una conectividad mayor que el resto en las zonas del cerebro relacionadas con la cognición social. Los investigadores concluyen: “Estos resultados arrojan luz sobre los mecanismos neurofisiológicos subyacentes del amor romántico mediante la investigación de la actividad cerebral”.

Qué es la musicofilia: ¿Un accidente puede darte talento para la música?

El famoso neurólogo Oliver Sacks, nos cuenta en su libro Musicofilia, los casos de algunos pacientes que tras padecer una alteración cerebral han desarrollado una fuerte pasión por la música (musicofilia). Antes de contar el curioso caso de Tony Cicoria, me gustaría remitirme a un viejo chiste:

-Doctor, dígame la verdad, ¿cuando me recupere de este accidente podré tocar el piano?

-Claro, esté usted tranquilo.

-¡Genial! ¡Antes no podía!

Todos hemos oído esta gracia alguna vez, pero lo que no podíamos imaginarnos es que esto podría no ser sólo un chiste y haber pasado de verdad. Sé que de primeras puede sonar absurdo, pero Tony Cicoria pasó por esto en la vida real.

En una tarde lluviosa de 1994, Tony se acercó a una cabina de teléfono para llamar a su madre. Hoy sigue recordando lo que pasó con perfecta claridad: “Estaba hablando por teléfono con mi madre. Estaba chispeando y se oían truenos a lo lejos. Mi madre colgó. Yo tendría el teléfono a unos 30 centímetros cuando sufrí la descarga. Recuerdo un fogonazo de luz que salía de la cabina y me dio en la cara. Lo siguiente que recuerdo es que salí despedido hacia atrás”.

Tony recibió el impacto de un rayo y logró sobrevivir de milagro. Después de esto fue examinado por un cardiólogo y sólo le diagnosticó una parada cardíaca breve. Tony también experimentó perdidas de memoria durante un tiempo, pero se acabo recuperando con normalidad. Lo que no podía imaginar es que este incidente iba a tener unas consecuencias mucho más inusuales.

“De repente, en dos o tres días, me entraron unas ganas irrefrenables de escuchar música de piano”.

Después de escuchar todo tipo de canciones para piano, “Tenía el deseo de tocarlas. Pedí todas las partituras. Justo entonces, una de nuestras niñeras preguntó si podía dejar su piano en nuestra casa, de modo que en el preciso instante en que a mí se me antojó, apareció uno, un pequeño piano de pared. Era perfecto para mí. Apenas podía leer las partituras, apenas sabía tocar, pero empecé a aprender yo solo”.

Tony empezó a desarrollar un gran talento para el piano, y conforme pasaba el tiempo, empezó a sentir que le venía la inspiración para componer sus propias canciones, hasta el punto de llegar a experimentar una gran musicofilia. “Era una lucha terrible. Me levantaba a las cuatro de la mañana y tocaba hasta que me iba a trabajar, y cuando volvía a casa del trabajo, me pasaba toda la tarde en el piano. Mi mujer no estaba nada contenta. Yo estaba poseído”.

En el momento de su accidente, Tony tuvo la sensación de estar fuera de su cuerpo durante un momento, además de ver una luz blanca y azul. Estos fenómenos pueden tener cierta base neurológica, ya que en una situación de peligro tan extrema como esa, es natural sentir una gran bajada de presión en la sangre y del riego cerebral, con una parada cardíaca también puede faltar oxígeno en el cerebro. En estos casos es probable pasar por un intenso despertar emocional y por un incremento de neurotransmisores inducido por el miedo o el éxtasis.

Por el momento, no sabemos mucho de las reacciones neuronales que se producen en estas experiencias, pero pueden llegar a causar alteraciones emocionales y conductuales muy intensas, ya que implican todas las partes emocionales del cerebro. Puede que la nueva sensibilidad de Tony para la música se deba a un despertar emocional de su cerebro. Aunque no se sepa mucho más sobre su caso, él no quiere seguir investigándolo. Sea cuál sea el origen de la música, para él ha sido una bendición.

Alucina con estas ilusiones ópticas, ¿cómo funcionan?

Hay un gran número de ilusiones ópticas circulando por la red: figuras que parece que se mueven, pero en realidad no lo hacen, imágenes en las que identificas una figura y luego resulta ser otra… Hay infinidad de ilusiones que nos hacen alucinar, pero que en realidad tienen una explicación lógica y sencilla.

Todas las ilusiones ópticas tienen su base en pequeños fallos del cerebro. Cuando nuestra mente procesa la información lo hace a través de un procedimiento estadístico. En el momento en que nuestros sentidos recogen información que no es del todo precisa o que no está del todo clara, la mente trata de completar la información con recuerdos almacenados de anteriores experiencias.

Cuando nuestros ojos reciben estímulos visuales vagos o difusos, el cerebro se desorienta y piensa que la imagen que percibimos está incompleta e incluye en ella movimiento y profundidad. Este movimiento no es real, sólo es creado por nuestro cerebro porque tiene la impresión de que faltan datos en la información recogida.

Las ilusiones ópticas se dividen en dos grupos diferentes:

Ilusiones ópticas cognitivas

Esta es la clase de ilusión óptica más común y más divertida, se basa en los errores que comete el cerebro analizando la perspectiva. Agrupa a todas esas imágenes en las que nos cuesta distinguir si vemos una figura o dos, por ejemplo:  el rostro de mujer que según como se mire puede ser el de una joven o el de una anciana.

Otro ejemplo de este tipo de ilusiones es esta imagen que puede ser percibida como una calavera o como una pareja de enamorados, ¿puedes ver la escena romántica?

En el caso de esta imagen de dos señoritas saludándose, podemos ver un demonio oculto, ¿lo has encontrado?

 

Ilusiones ópticas fisiológicas

Si miramos mucho tiempo un punto fijo la retina se estresa y queda impresa en ella una postimagen extraña, produciendo extraños efectos visuales como cambios de color y de forma. Si miras durante unos segundo el centro de esta imagen acabarás viendo el rostro de una mujer.

Si haces lo mismo con esta imagen deberías poder una figura religiosa oculta.

Para terminar, si miras atentamente al punto negro que está en el centro de la imagen, tendrás la sensación de que los otros colores desaparecen.

Las ilusiones ópticas son un tema fascinante y nos demuestran que cada persona tiene su propia percepción de las cosas, ya que el cerebro humano puede hacer diferentes interpretaciones de una sola imagen. Ya sea por eso o por lo entretenidas que resultan, la popularidad de estas imágenes es fácil de entender.

Fuente PsicoActiva.

¿Donde he puesto las llaves? ¿De qué me suena su cara? Formas de memoria

 

¿Donde he puesto las llaves? ¿De qué me suena su cara? ¿Cómo se llamaba esta persona? La memoria es una de las capacidades cognitivas que más usamos de forma cotidiana e inconsciente. Nos permite aprender nueva información, almacenarla correctamente en el cerebro para más tarde poder recuperarla. Aunque el proceso de recordar sea algo intuitivo, es mucho más complejo de lo que parece porque existen múltiples tipos de memoria. La buena noticia es que esta compleja capacidad cognitiva se puede entrenar practicando ejercicios específicos para la memoria.

Aunque muchas veces no seamos conscientes de ello, nosotros mismos podemos poner en marcha acciones para entrenar nuestra memoria y evitar que se deteriore antes de tiempo. Es mucho más efectivo prevenir su declive y potenciar nuestra memoria cuando aún tenemos la mente en plena forma, que esperar a percibir los primeros síntomas de deterioro para actuar. Los fallos de memoria generan mucha ansiedad a quien los padece, por eso cada día más personas se preocupan por establecer rutinas que les permitan mejorar sus funciones cognitivas. Numerosos estudios científicos han demostrado que, sin lugar a dudas, la memoria es una de las habilidades cognitivas que se puede trabajar con ejercicios diseñados por neurólogos y especialistas.

 

Memoria sensorial

Recibimos la memoria sensorial mediante nuestros sentidos y dura muy poco, entre 200 y 300 milisegundos, luego estos recuerdos se desvanecen o se almacenan en la memoria a corto plazo. La información recibida solo perdura lo necesario para ser identificada y procesada a continuación, puede ser de tipo visual, auditiva, olfativa…

Memoria a corto plazo

La memoria a corto plazo es limitada y tiene dos objetivos. El primero es mantener la información en nuestra mente sin que esté presente, el segundo es manejar esa información para que sea usada en procesos mentales superiores. La memoria a corto plazo también es conocida como memoria de trabajo porque es clave para el procesamiento cognitivo ya que sirve para cumplir tareas como el razonamiento y la comprensión.

Memoria a largo plazo

Este tipo de memoria es la encargada de guardar la información de manera duradera y se divide en dos subtipos:

Tipos de memoria a largo plazo

-Memoria implícita: se usa de forma inconsciente y se usa para aprender varias habilidades como conducir o andar en bicicleta.

-Memoria explícita: se usa de forma consciente y está relacionada con el conocimiento objetivo de personas, lugares y cosas. Puede ser semántica o episódica.

  • Memoria semántica: incluye los nombres de personas y cosas, y lo que significan, además de los conocimientos sobre nuestro entorno que hemos ido almacenando durante nuestra vida. Es la que interviene en el uso del lenguaje.
  • Memoria episódica: sirve para recordar las experiencias personales, es una memoria autobiográfica que incluye momentos especiales de nuestra vida como el primer día de escuela.

Además de estos grandes tipos de memoria existen otros sub-grupos fundamentales para nuestro día a día: la memoria auditiva a corto plazo, memoria contextual, memoria no verbal, memoria visualMemoria de trabajo, etc.. De estos tipos de memoria hablaremos en el próximo post.

El uso de todos los tipos de memoria es esencial en nuestro día a día, ya que es una de las capacidades cognitivas que usamos de forma constante. Gracias a los juegos de memoria de Cognifit, que han sido validados científicamente, podrás entrenar los distintos tipos de memoria y las demás capacidades cognitivas de forma divertida y sin tener que moverte de casa. Puedes empezar cuando quieras, ¿a qué estás esperando?

Cómo aprender a conducir con seguridad: 11 consejos de seguridad vial

Hace poco comentamos el estudio de la Universidad de Granada que demuestra la importancia de las emociones mientras conduces. Estar relajado al volante y no tener muchas cosas en la cabeza es muy importante, pero saber algunos consejos básicos sobre seguridad vial y ponerlos en práctica también te ayudará a mantenerte concentrado mientras conduces. Estas son nuestras recomendaciones de seguridad vial para una conducción eficiente.

Consejos de seguridad vial
  1. Cuando arranques el motor no pises el acelerador. Si tu motor es de gasolina pon la primera marcha justo después de arrancar, si es diesel espera un momento antes de hacerlo.
  1. Cambia a segunda en cuanto puedas, se estima que debería hacerse tras avanzar unos 6 metros.
  1. Si tu motor es de gasolina deberías cambiar de marcha a las 2000-2500 revoluciones por minuto. Si es diesel a las 1500-2000 revoluciones por minuto. Después de realizar un cambio de marchas es aconsejable acelerar.
  1. En cuanto al uso de las marchas, es importante moverse en las marchas más largas y a revoluciones bajas. Es mejor moverse en marchas largas pisando más el acelerador que en marchas cortas pisándolo menos.
  1. Siempre que sea posible, usa la cuarta y quinta marcha en ciudad.
  1. Intenta que tu velocidad de circulación sea fluida, evita frenazos, acelerones bruscos y cambios de marcha que no hagan falta.
  1. Cuando reduzcas la velocidad suelta el acelerador y pisa el freno con suavidad. Retrasa la reducción de marcha todo lo que puedas.
  1. Cuando quieras detener el coche intenta hacerlo sin bajar de marcha previamente, siempre que la velocidad que lleves y el espacio que tengas te dejen hacerlo.
  1. En paradas largas, que duren más de un minuto, es aconsejable no tener el motor encendido.
  1. Mientras conduzcas, asegúrate de mantener una distancia de seguridad correcta y de que puedas ver a 2 o 3 de los vehículos que tienes por delante.
  1. Cuando veas un obstáculo o los vehículos que tengas delante reduzcan la velocidad, quita el pie del acelerador para prepararte para las próximas maniobras.

Salud, Cerebro & Neurociencia

Salir de la versión móvil