Mejorar la concentración: 4 trucos que te ayudarán a estar concentrado

¿Cómo podemos mejorar la concentración?  Nuestro estilo de vida actual dificulta que podamos mantenernos concentrados. El aumento del uso de las redes sociales, internet y todos los avances tecnológicos nos produce estar sobreestimulados por información que requiere nuestra atención constantemente y dificulta mantener la atención en una tarea y lograr el éxito.  En este post te enseñamos trucos para estar más atento y mejorar la concentración

¿Se puede mejorar la concentración?

¿Qué es la concentración?

La concentración es un proceso psíquico que consiste en centrar de forma voluntaria la atención de la mente sobre un objeto o actividad que se está realizando o pensando. De forma que queda aislado de otros objetos o actividades que pudieran inferir en su actividad o realización.

Por tanto, no podemos entender que es la concentración sin antes saber que es la atención. La atención es una capacidad compleja que practicamos en casi todas nuestras actividades diarias que nos permite seleccionar y orientarnos hacia los estímulos relevantes para procesarlos y responder en consecuencia. Existen distintos tipos de atención.

  • Atención focalizada: Capacidad de centrar nuestra atención en algún estímulo.
  • Atención sostenida: capacidad de atender a un estímulo o actividad durante un periodo largo de tiempo.
  • Atención selectiva: capacidad de atender a un estímulo o actividad en concreto aun en presencia de otros estímulos.
  • Atención alternante: Capacidad de cambiar la atención entre dos o más estímulos.  

Alteraciones en la concentración

A lo largo del día, es normal que nuestra concentración sufra oscilaciones a causa de la fatiga, el estrés y emociones diversas. Sin embargo, la concentración puede ser alterada por trastornos, enfermedades o conducta.

El trastorno más conocido que bloquea la capacidad de atención-concentración de un sujeto es el trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Aunque frecuentemente se diagnostica en la infancia, puede persistir en la edad adulta. Esta se caracteriza por personas que se distraen de forma moderada o grave, con inquietud motora e inestabilidad emocional con conductas impulsivas.

El uso y abuso de drogas provoca una alta alteración de la capacidad de atención, y por tanto la concentración. El alcohol es la sustancia más consumida que bloquea a corto y medio plazo la capacidad de atención, pudiendo llegar a producir daños irreversibles a largo plazo si su abuso es alto y prolongado. Aunque cualquier droga merma o anula la capacidad de atención, los efectos del consumo de ansiolíticos son especialmente dañinos para la concentración.

Las alteraciones de la atención se clasifican en:

Aprosexia: Reducción máxima o ausencia total de la atención. Como en el coma.

Hipoprosexia: Disminución de la atención o inatención.

Pseudoaprosexia: Falta de atención al entorno aunque se conserva la capacidad.

Paraprosexia: Atención producida en dirección anómala.

Hiperprosexia: Atención excesiva y transitoria. Típico de los estados delirantes.

La importanción de la concentración en nuestro día a día

La importancia de la concentración

Cultivar y mejorar la concentración es fundamental para poder dominar cualquier ámbito de la vida. Cuando estamos centrados trabajamos de manera más eficiente, realizando más tareas en menos tiempo. Las personas que dominan la concentración suelen tener trabajos mejor pagados y con una red social más profunda y duradera.

Pero aún más, estar concentrados nos ayuda a no sentir malestar, al estar centrados en nuestros objetivos, ignorando las intromisiones que puedan distraernos, evitamos sentir miedo y ansiedades. A través de la concentración, focalizamos nuestra energía dejando de lado los miedos del pasado y preocupaciones del futuro, así nuestro rendimiento se eleva ya que nos centramos en el presente, haciéndonos sentir mejor.

La concentración también favorece la creatividad, resulta más sencillo desarrollar nuestra imaginación e inspirarnos cuando la mente se encuentra libre de tensión.

En definitiva, a la larga esta capacidad nos ayuda a conseguir lo que sin ella nos hace tanta falta, tiempo. Ya que no es lo mismo estar haciendo las cosas pensando en otras mil más que si se está centrado, ya que de esta segunda forma se aprovechara mucho mejor nuestro tiempo.

Ejercicios para mejorar la concentración

Al igual que los músculos de nuestro cuerpo, podemos entrenar la concentración para ser más efectivos y productivos. Mejorar la concentración no es algo sencillo, requiere de esfuerzo, dedicación y tiempo. Para poder llevarlo a cabo hay que tener en cuenta diferentes aspectos que influyen a la hora de poder estar concentrados. El entorno, la condición física de nuestro cuerpo y el cuidado de nuestra mente, determinaran que podamos estar más o menos concentrados para realizar nuestra tarea y conseguir nuestros objetivos. A continuación vamos a ver cómo trabajar estos aspectos para entrenar nuestra concentración.

1. Crea un entorno idóneo

Mantener la mesa lo más despejada posible. Mantener la concentración es muy difícil si estamos todo el tiempo rodeado de estímulos. Por eso, algo importante para conseguir centrarnos en una única tarea es estar en un lugar donde no haya distracciones. Simplifica y deja en el escritorio solo las cosas que sean necesarias. Es aconsejable tener ordenado todo el material que vayas a utilizar y dejarlo al alcance, así lo encontraras fácilmente y no perderás tiempo innecesariamente.

Ruido ambiental. Es otro factor importante a controlar par amejorar la concentración.  Cada sonido que hay a nuestro alrededor provoca un foco de distracción y aunque no lo notemos, capta nuestra atención. Intenta buscar un lugar que este lo mas en silencio posible, dentro o fuera de casa. A veces se trata de encontrar el momento del día que hay menos ruido porque hay menos actividad y nos permite concentrarnos mejor. Otra solución para evitar distraernos con los sonidos y ruidos es utilizar tapones para los oídos, de esta forma reduciremos o aislaremos cualquier estimulo sonoro. Hay personas a las que la música les ayuda a concentrarse más, si es tu caso, haz tu tarea escuchando música. Lo importante es crear un ambiente que nos ayude a concentrarse a cada uno.

Iluminación y temperatura. La iluminación es una de los factores más importantes para mantener la concentración. Una mala iluminación prolongada provocara que nos cansemos antes por fatiga ocular. Trata de que la luz no provoque sombras ni reflejos en tu zona de trabajo. En cuanto a la temperatura, entre  20º-23º grados es la temperatura optima en la que casi todos nos sentimos a gusto. La humedad ambiental también influye, se recomienda que sea entre 30% mínimo y 70% máximo.

2. Evitar las distracciones

Evita tener los objetos distractores al alcance de la vista, como tablets, televisión, ordenador etc. El móvil es de las cosas que más nos distraen, mantenlo en silencio o en modo avión y con todas las aplicaciones de redes sociales desconectadas para evitar que llamen tu atención.  Puede significar que busques un espacio en el que solo estés cuando tengas que realizar tus tareas, por ejemplo, si tienes espacio en casa puede tener una pequeña oficina. Si no, puedes buscar o crear ese lugar sin distracciones en casa o trabajar en otro espacio como la biblioteca.

La meditación ayuda a mejorar la concentración

3. Cuida tu cuerpo

Cuida la alimentación y mantente hidratado: Los alimentos que comemos pueden llegar a determinar si vamos a realizar nuestras tareas fácilmente o si nos costará un esfuerzo mayor llevarlas a cabo. Por ejemplo, el azúcar o los carbohidratos, dificultaran la concentración a largo plazo. Pero las verduras, la carne o la fruta dan energía para que tu cerebro se concentre en las actividades que lleves a cabo. Realizar una alimentación saludable no se trata de prohibirse comidas poco sanas, suele funcionar mejor introducir poco a poco mejores alimentos a la dieta que ya tenemos. Por ejemplo, comiendo una pieza de fruta en cada comida, o sustituyendo algunos alimentos procesados por otros naturales. Mantener el cuerpo hidratado también es importante, piensa que nuestro cuerpo es en un gran porcentaje agua, y nuestro cerebro requiere de esa agua para funcionar en condiciones óptimas. Bebe mucha agua y mantente alejado de la cafeína y otros estimulantes.

Realiza ejercicio: La concentración depende mucho de nuestro bienestar físico. La práctica regular de deporte libera tensión muscular, reduciendo la sensación de ansiedad y estrés, por lo tanto libera tensión mental. No es necesario que lleves a cabo ejercicios de mucha intensidad ni de larga duración, cada uno puede tener un ritmo diferente. Si  buscas los deportes o actividades que más te gusten puedes combinarlos de forma que no se haga tan monótono. Introducir la actividad física de 5 días a la semana liberara tensión y mejorara tu concentración.

Cuida las necesidades básicas. Antes de ponerte a realizar tus tareas asegúrate de que no tienes hambre, sed o tienes que ir al baño, si no tenemos cubiertas nuestras necesidades básicas vamos a estas inquietos y nos va a costar mucho concentrarnos. Para evitar la sensación de hambre no hay que comer de manera copiosa ya que aumenta la somnolencia.

Descansa adecuadamente. Dormir las horas necesarias es fundamental para que nuestra mente pueda mantener la atención y mejorar la concentración. Al dormir poco o mal los procesos mentales se resienten y las tareas más sencillas se vuelven complicadas. Las investigaciones indican que dormir menos de 8 horas durante un largo periodo de tiempo puede tener consecuencias en nuestra capacidad de concentración. Por eso, dormir el menos 7 horas por noche ha de convertirse en una prioridad. Hay ocasiones en las que preferimos terminar algunas actividades y perder horas de sueño en lugar de dejarlas para el día siguiente y descansar, esto es porque no vemos el descanso como algo importante. Si descansas bien, al día siguiente tendrás más energía para realizar las tareas con mayor concentración.

4. Domina tu mente

Planificación. Programa por escrito las tareas que debes realizar, dedicándole el tiempo suficiente pero teniendo claro hacia dónde estás orientado y así no desviarte de tu camino. Una rutina desorganizada y caótica afecta muy negativamente a la concentración. Nuestra mente tiene un mejor rendimiento si hay una rutina presente con horarios más o menos fijos. Por eso cuando planifiques tus tareas, trata de que sea más o menos estable a lo largo de los días. No hace falta que estén todos los segundos del día organizados, pero sí seguir una pauta general, ya que mientras estamos realizando las tareas pueden suceder cosas que no podemos controlar. Hay que tener esto en cuenta y prever tiempo suficiente para poder reaccionar sin que tu planificación se perturbe ante el menor contratiempo y nos provoque estrés.

Metas claras y alcanzables. A veces lo que nos impide concentrarnos es la falta de metas concretas, puede parecer que estamos realizando tareas sucesivas de manera interminable sin ningún objetivo. Saber con exactitud que hay que hacer, como y para que vuelve a las tareas más sencillas.  Se realista cuando fijes los objetivos, que sean realistas, claros, específicos y alcanzables. Si nos ponemos metas muy optimistas podemos caer en la frustración al no llegar a realizarlas. La clave es poner metas que dividan a un objetivo y seas capaz de acabar poco a poco. Así, será más fácil mantener la concentración que si te enfrentas a todo en conjunto

Trabaja espacios cortos de tiempo. A la mayoría de las personas les cuesta mantener la concentración durante varias horas. Como cualquier órgano o musculo, el cerebro no puede estar rindiendo al máximo durante periodos muy largos de tiempo, necesita tiempo de descanso y recuperar su nivel de funcionamiento. Por eso, cuando ha pasado mucho tiempo trabajando sin descansar baja la productividad, de hecho, si no paramos para descansar, nuestro cerebro obligara a parar, aumentan las interferencias y se desvía la atención. Más horas trabajando no es sinónimo de mejores resultados. Distintas investigaciones hablan sobre el tiempo de concentración máxima con intervalos de tiempo. Como se ha dicho, la concentración se entrena, por lo sería más aconsejable saber cuál es tu tiempo máximo de concentración y a partir de ahí trabajarla para mejorarla en la medida de lo posible incorporando tiempos de descanso de entre 10-15 min. Sin embargo, tampoco permitas que las tareas se expandan en el tiempo, hay que ponerse algunos límites. Como dice la ley de Parkinson “el trabajo se expande hasta que se termina el tiempo disponible para su culminación” Si no poner límite de tiempo para terminar, tenderas a distraerte y te será más difícil concentrarte.

Motivación. La falta de motivación es uno de los motivos que más dificulta la concentración. Es necesario sentir deseo de hacer una tarea para poder hacerlo con éxito. A veces olvidamos el motivo por el que estamos haciendo algo, el objetivo último. Para mejorar la concentración hay que recordar constantemente porque estás haciendo esa tarea o actividad, puede ser por dinero, mejora de empleo, más tiempo libre, mejorar tu salud o tus relaciones sociales, etc. Pero debe ser algo te haga desear ponerte en marcha. Un modo de no olvidar tu objetivo es colocar a tu alrededor elementos que recuerden porque haces lo que haces.

Meditación. La meditación no solo se usa para relajarse, también puede ayudar a mejorar la concentrarción, entrenando la atención sostenida y la atención selectiva con la discriminación perceptiva, estaremos favoreciendo nuestra concentración. Dedicarle un tiempo diario a la meditación, entre 10 y 20 minutos, nos permite tener un momento en el que trabajar específicamente las técnicas de concentración.

Recompénsate. Cada vez que finalices una meta, recompénsate con algo que te guste. Premiarse por conseguir los objetivos no solo nos servirá para relajarnos y eliminar tensión física y mental, también supondrá un refuerzo positivo que recordaremos cuando comencemos la siguiente tarea y nos ayudara a concentrarnos para poder llegar con éxito a la siguiente meta para conseguir la próxima recompensa.

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) investiga el estado cognitivo de sus empleados usando CogniFit

ADIF tiene como objetivo potenciar el transporte ferroviario español mediante la gestión de un sistema de infraestructuras seguro y eficiente. Es primordial intentar reducir la probabilidad de accidentes debido a error humano en el sistema ferroviario. Debido a esto, ADIF ha decidido estudiar mediante el uso de CogniFit, el estado cognitivo de sus empleados para detectar qué habilidades están implicadas en los procesos diarios de trabajo. 

Logo ADIF

Hay muchos procesos que en la actualidad se encuentran automatizados, sin embargo, debido a imprevistos podría ocurrir la posiblidad de incurrir a lo manual. La evaluación cognitiva general de CogniFit ayuda ADIF a evaluar antes y despues de un período de entrenamiento para así observar sí alguna de las 23 habilidades cognitivas han mejorado y por ende mejorando los procesos diarios de trabajo ferroviario. 

“CogniFit le va permitir ADIF conocer si el perfil cognitivo de cada empleado es una posible variable que influye en el índice de accidentes” comentan el equipo de neuropsicólogos de CogniFit.

CogniFit líder en evaluaciones cognitivas demuestra una vez más su utilidad no sólo en ámbitos profesionales sino en protección de riesgos laborales. 

Memoria a corto plazo: ¿Qué es? y ejercicios prácticos

¿Qué es la memoria a corto plazo? ¿En qué se diferencia de la memoria a largo plazo? A lo largo del siguiente artículo vamos a intentar responder a estas y otras preguntas con ejemplos prácticos y situaciones de la vida diaria. Además, podrás poner a prueba tu memoria a corto plazo con las tareas que te proponemos.

Memoria a corto plazo

¿Qué es la memoria a corto plazo?

La memoria a corto plazo es un sistema que nos permite almacenar una cantidad limitada de información durante un breve periodo de tiempo.

Por ejemplo, la memoria a corto plazo ha hecho posible que hayas sido capaz de leer la frase anterior y comprender su significado. Sin memoria a corto plazo, para el momento en el que hubieras alcanzado la última palabra de la frase, probablemente ya habrías olvidado la primera palabra que leíste. Usamos la memoria a corto plazo en multitud de ocasiones en nuestra vida cotidiana. Otro ejemplo sería cuando alguien nos dice un número de teléfono: necesitamos la memoria a corto plazo para mantener el número en nuestra mente durante el tiempo que tardamos en apuntarlo o marcarlo en el teléfono.

Actividades para ejercitar la memoria a corto plazo:

¿Cuánta información podemos almacenar gracias a la memoria a corto plazo? ¿Y durante cuánto tiempo? Para contestar a estas preguntas, vamos a utilizar el siguiente ejercicio:

1. Recordando números

Lee en voz alta el siguiente los siguientes números: 7293 y después tápalos con un folio o un trozo de papel. ¿Puedes recordar los números en el mismo orden? Bien, probemos con más números. Tápalos con un papel en cuanto los hayas leído e intenta recordar cada serie de números en el mismo orden en el que aparecen escritos antes de pasar a la siguiente serie. ¿Preparado/a?

40863

785342

7916382

16249067

912308462

6129347320

¿Cuántos números has sido capaz de recordar? A este tipo de tarea se la conoce como amplitud o span de dígitos y se ha utilizado en numerosas ocasiones para estudiar la memoria a corto plazo. En esta tarea, la mayoría de las personas suelen recordar alrededor de siete dígitos en el mismo orden.

Por lo tanto, lo que esta tarea y otras nos dicen acerca de la memoria a corto plazo, es que una persona tiene una capacidad de memoria a corto plazo de más o menos siete elementos. En cuanto a la duración de este tipo de memoria, como habrás comprobado por tí mismo si has hecho la tarea de amplitud de dígitos, los elementos permanecen en nuestra mente solo durante unos segundos. Y después se desvanecen.

Capacidad limitada de la memoria a corto plazo

En resumen, la memoria a corto plazo es un tipo de memoria frágil con una capacidad limitada, muy sensible a las interferencias. El contenido almacenado en la memoria a corto plazo suele desaparecer a los pocos segundos a no ser que lo repitamos una y otra vez o utilicemos alguna otra estrategia. En estos casos, es posible que la información almacenada pase a formar parte de la memoria a largo plazo. A diferencia de la memoria a corto plazo, la memoria a largo plazo es una memoria estable, poco sensible a las interferencias y duradera.

2. Tarea del recuerdo libre

Otra forma de estudiar la memoria a corto plazo es mediante la tarea de recuerdo libre. Esta tarea consiste en repetir una lista larga de palabras un número de veces determinado con el objetivo de ver el proceso de aprendizaje de la persona evaluada. Veamos un ejemplo de este tipo de tareas. A continuación van a aparecer unas palabras en tres columnas. Léelas de forma correlativa, tápalas con un papel e intenta recordar las palabras que has leído. No hace falta que recuerdes las palabras en el mismo orden en que aparecen aquí:

Tarea de memoria a corto plazo

¿Qué palabras recuerdas? Apúntalas en un papel y repite el procedimiento cuatro veces más. ¿Has conseguido recordar todas las palabras?

Al hacer esta tarea, suele pasar que especialmente en los primeros intentos, las personas evaluadas recuerdan preferentemente las primeras y las últimas palabras de la lista. El hecho de recordar las primeras palabras de la lista se conoce como efecto de primacía y ocurre de una forma estable a lo largo de los ensayos, aunque se hagan descansos entre la lectura de la lista y su recuerdo. En este caso, “luna, arco y moneda” tendrían más probabilidades de ser recordadas que las palabras de la columna central. En cambio, el hecho de recordar las últimas palabras de la lista se llama efecto de recencia y tiene unas características particulares. Al finalizar la lectura de la lista, es más probable que recordemos las palabras “tenedor, calcetín y gimnasio” que las palabras de la columna central. A diferencia del efecto de primacía, el efecto de recencia es muy sensible a las interferencias. Esto significa que si hacemos un descanso tras la lectura de la lista o realizamos otra tarea antes de intentar recordar las palabras del listado, el efecto de recencia se desvanecerá y ya no recordaremos cuáles eran las últimas palabras que habíamos leído.

El efecto de primacía se relaciona con la memoria o aprendizaje a largo plazo, mientras que el efecto de recencia depende del uso que hacemos de la memoria a corto plazo.

CogniFit programa científico líder en evaluación cognitiva y entrenamiento cerebral online adaptado a tus necesidades cognitivas específicas. Descubre tu estado cognitivo en menos de 30-40 minutos. La herramienta clínica mas utilizada y recomendada por profesiones

Un truco para entrenar tu memoria a corto plazo: el chunking

Diversos estudios muestran que el entrenamiento puede mejorar la ejecución de una persona en tareas de memoria a corto plazo. Una estrategia para incrementar el número de elementos que somos capaces de repetir en una tarea de span de dígitos es el chunking. Un chunk puede definirse como un conjunto de elementos tratados como una unidad. Por ejemplo, la primera secuencia de dígitos que vimos en el primer apartado fue 7293, lo que es igual a cuatro elementos, el 7, el 2, el 9 y el 3. Sin embargo, si en vez de leer dígito a dígito leemos esa secuencia como “7.293”, estaremos codificando esos cuatro dígitos como un solo elemento, un chunk.

Veamos otro ejemplo del chunking, pero esta vez usando letras en lugar de dígitos. Imaginemos que tenemos que memorizar una secuencia de diez letras: “m”, “u”, “r”, “c”, “i”, “e”, “l”, “a”, “g”, “o”. Para repetir esta secuencia de letras, necesitamos retener diez elementos en nuestro sistema de memoria a corto plazo. En cambio, podemos juntar esas diez letras en la palabra “murciélago”, que contará como un solo elemento.

En estudios realizados, se ha visto que la capacidad de retención de chunks en tareas de amplitud de dígitos es de alrededor de cuatro o cinco chunks.

Un ejemplo muy conocido de entrenamiento de la memoria a corto plazo mediante la técnica del chunking es el caso S.F., presentado por los investigadores Ericsson, Chase y Faloon en el 1980. S.F. era una persona normal con un rendimiento intelectual medio que, tras un entrenamiento de más de un año en tareas de amplitud de dígitos, pasó de repetir siete dígitos a repetir 79. ¿Cómo pudo S.F. conseguir esto? Los investigadores cuentan que S.F. agrupaba los dígitos presentados en chunks de entre tres y cuatro dígitos cada uno, y después asociaba con estrategias mnemotécnicas cada chunk con tiempos de corredores en carreras. Así, la secuencia “3, 4, 9, 2” era categorizada como “3 minutos y 49,2 segundos”, un récord mundial en una carrera. Es decir, S.F. asociaba cada uno de los conjuntos de dígitos que retenía en la memoria a corto plazo con códigos ya existentes en su memoria a largo plazo.

El chunking como estrategia de memoria a corto plazo

No obstante, el hecho de que S.F. pudiera repetir hasta 79 dígitos en la tarea de amplitud de dígitos no quiere decir que tuviera una mejor memoria a corto plazo, ya que como hemos dicho en el primer apartado, la memoria a corto plazo es un sistema con una capacidad limitada. De hecho, cuando los investigadores cambiaron el formato de la tarea y S.F. tenía que repetir secuencias de letras en lugar de dígitos, el número de letras que era capaz de repetir ya no era 79, sino alrededor de siete elementos o cuatro/cinco chunks.

Curiosidades: el hombre con siete segundos de memoria

Otro caso muy estudiado en psicología en relación a la memoria es el caso de Clive Wearing, un caso que ha relacionado la memoria con la conciencia. Clive Wearing era un músico que sufrió un daño cerebral adquirido como consecuencia de una infección por el virus del herpes simple. La lesión cerebral de esta infección ocasionó a Wearing una consecuencias importantes en su memoria.

Además de perder gran parte de sus recuerdos vividos hasta ese momento, Clive Wearing perdió su capacidad para retener información más allá de unos segundos o minutos. Esto es, la información permanece en su memoria únicamente durante unos segundos y después se desvanece sin que pase a formar parte de su memoria a largo plazo. Como consecuencia de esto, Wearing no es capaz de reconocer a las personas con las que trabaja cada día o recordar lo que le ha ocurrido.

Lo que Wearing parece experimentar es que recupera su conciencia, tal como lo reflejaba en un diario que actualizaba cada pocos minutos. Durante esos segundos o minutos, Clive Wearing sentía que había despertado y no recordaba nada de lo que había hecho minutos antes. Cuando su almacén de memoria temporal se agotaba, toda la información retenida durante esos segundos se desvanecía y Clive volvía a escribir que había recuperado la conciencia.

No obstante, algunos aprendizajes de la vida anterior de Clive permanecieron, como por ejemplo, su habilidad musical. Esto puede verse como una evidencia de que la memoria es un sistema complejo que abarca diferentes sistemas de memoria independientes, de modo que unos pueden verse afectados y otros permanecer intactos.

¿En qué nos hemos basado para escribir esto?

Baddeley, A. D. (2014). Essentials of human memory. Nueva York, Estados Unidos: Psychology Press. Libro de referencia sobre el estudio de la memoria en el que se explican los procesos y el funcionamiento de la memoria en humanos.

Baddeley, A. D., Thomson, N. y Buchanan, M. (1975). Word lenght and the structure of short-term memory. Journal of verbal learning and verbal behavior, 14, 575-589. En este artículo los autores exploran el fenómeno del span de memoria a corto plazo verbal y proponen características de limitación para este y su relación con la memoria de trabajo.

Schwarb, H., Nail, J. y Schumacher, E. H. (2015). Working memory training improves visual short-term memory capacity. Psychological Research, 80(1): 128-148. Artículo de investigación acerca de los beneficios de un entrenamiento en memoria de trabajo visual para mejorar la capacidad de memoria a corto plazo.

Ericsson, K. A., Chase, W., y Faloon, S. (1980). Acquisition of a memory skill. Science, 208, 1181–1182. En este artículo se detalla el entrenamiento en tareas de memoria a corto plazo realizado en el caso de S.F., comentado en el texto, y las propuestas de explicación de los investigadores.

Morgado, I. (2005). Psicobiología del aprendizaje y la memoria. Cuadernos de Información y Comunicación, 10, 221-233. Artículo de revisión en el que se exploran los conocimientos sobre el aprendizaje y la memoria humanos.

Mathy, F. y Feldman, J. (2012). What’s magic about magic numbers? Chunking and data compression in short term memory. Cognition, 122, 346-362. En este artículo se propone una concepción cuantitativa del chunk como un código muy comprimido y se muestran una serie de experimentos para estudiar los límites de almacenamiento de chunks en memoria a corto plazo.

Neurociencia y neuroeducación: ¿Qué es? y su impacto en la educación

La neurociencia, y en concreto la neuropedagogía, es un campo de la investigación e innovación que, en los últimos años, ha brindado a los profesionales de la enseñanza nuevos conocimientos, herramientas y recursos interesantes para la mejora y optimización de los procesos de aprendizaje en los sistemas educativos. Sin lugar a dudas, la neuroeducación se está conviertiendo en un pilar fundamental en la educación, sobre todo en relación a las necesidades educativas especiales.

Neuroeducación en necesidades educativas especiales.

La : El en la educación

El mundo de la neurociencia ha estudiado durante los últimos años el sistema nervioso y el cerebro tanto en sus aspectos estructurales como funcionales. Estos avances, por su parte, nos han permitido entender, entre otras cosas, el proceso de aprendizaje.

¿Puede la neurociencia mejorar el sistema educativo?

La considerada neuroeducación es capaz de ofrecer una visión responsable de los proyectos pedagógicos a través del conocimiento de los procesos cerebrales.

Esta rama de la neurociencia es relativamente moderna. Sin embargo, ha realizado interesantes avances en la aplicación de estudios neurocientificos en diferentes sistemas educativos.

¿Cómo aprende nuestro cerebro?

Es importante destacar que cada cerebro es único, sin embargo, su anatomía, procesos y funciones son relativamente generalizables. El cerebro es capaz de aprender a través de patrones que interioriza cuando ve la necesidad de hacerlo. A parte de esto, los estímulos emocionales, los cuales interactúan con las habilidades cognitivas, también llevan a cabo un papel muy importante. Existen diferentes estudios científicos que demuestran cómo la sorpresa, la motivación, el deporte, la novedad, o el trabajo en equipo, favorecen y fomentan el aprendizaje.

Por otro lado, es importante destacar que el cerebro es capaz de aprender a través de distintos estilos o vías. De hecho, existen diferentes teorías, por ejemplo la de inteligencias múltiples, que nos permiten desarrollar sistemas de enseñanzas diversos a través de alternativas de aprendizaje.

La neurociencia y su avance

Sistema actual

En la actualidad, no contamos con un proyecto estratégico consolidado, por ello, es usual encontrar en las aulas diferentes sitemas conviviendo a la vez. Es decir, sistemas basados en las nuevas tecnologías con estrategias más tradicionales o clásicas.

Igualmente, nuestro mundo actual nos obliga a que, toda aquella reforma o avance en materia educativa, no sólo abarque aspectos en competencias, habilidades y conocimiento intelectual y cognitivo, sino que otorgue un desarrollo emocional y social competente.

Las necesidades educativas especiales

En los últimos años, aunque aún queda mucho recorrido, las reformas en el sistemas educativo han permitido el desarrollo de pedagogías integradoras y de calidad. En este sentido, los centros de enseñanza han asumido que la educación es el máximo motor del desarrollo humano y social. Esto ha llevado a que en todos los colegios se contemple un departamento dedicado a las “Necesidades Esducativas Especiales” (NEE).

Las necesidades educativas especiales

También es cierto, que la población que presenta dichas necesidades se ha visto incrementada. Se considera que un alumno o alumna presenta “Necesidades Esducativas Especiales” cuando presenta dificultades en el estudio correspondiente a su edad y requiere, determinados apoyos
especializados en el área de magisterio y psicología a lo largo de su escolarización.

Este tipo de necesidades pueden ser, además, transitorias o permanentes debido a limitaciones corporales, sensoriales, intelectuales, conductuales, emocionales, etc. En este sentido, es importante que cada una de estas modalidades se gestionen de forma individualizada y desde un marco de actuación adecuado.

Por este motivo, la neuropedagogía, es una herramienta que permite una mejora en relación al conocimiento del aprendizaje y puede ser un avance para la educación y sobre todo para las necesidades educativas especiales.

La neuropsicología y la neuroeducación en el sistema de enseñanza actual

En la actualidad, los sistemas educativas plantean grandes desafíos en la escolarización. Los avances de la neurociencia posibilitan grandes cambios y abren puertas a un sistema de aprendizaje adaptado al individuo.

Debido a sus avances en áreas como la memoria o la atención, incluir conocimientos de la neurociencia en el sistema educativo es un vía interesante para ayudar a potenciar las habilidades cognitivas de los estudiantes. Esto ocurre, sobre todo en aquellas personas con necesidades educativas especiales.

En resumen, teniendo en cuenta que la neurociencia hace referencia a un “conjunto de ciencias cuyo sujeto de investigación es el sistema nervioso, con particular interés en cómo la actividad del cerebro se relaciona con la conducta y el aprendizaje”, se vuelve sumamente útil para la enseñanza, y de ahí que muchos sean los que apoyen que esta tome relevnacia en la educación actual.

¿Cómo incluir la neurociencia en el sistema educativo?

La neuroeducación y el sistema educativo

Los educadores de la enseñanza deben ser capaces de comprender, desde las neurociencias, la influencia del cerebro en el aprendizaje. Así, las instituciones educativas podrían corregir sus estrategias educativas. De esta manera, estas influirían de forma positiva en el desarrollo del cerebro de los/as menores.

Los profesores deberían desarrollar actitudes que, a través de las palabras y las emociones, permitan un aprendizaje más adecuado. Los docentes con mayor inteligencia emocional son capaces de crear un clima en el aula que favorezca el aprendizaje.

Por un lado, en relación a las aulas de apoyo, las personas con necesidades educativas especiales necesitan de metodologías eficaces. Por otro lado, parece que la neuroeducación ofrece herramientas que pueden ayudar a mejorar su rendimiento y satisfacción.

Así, los profesionales deberían estudiar las dificultades presentes en el aula. Más tarde, investigar los estudios de neurociencia para dichas afecciones. Y, finalmente, desarrollar estrategias pedagógicas que mejoren el rendimiento de esos alumnos/as.

Pirámide alimenticia: La nutrición tiene forma triangular

También conocida como pirámide alimenticia o pirámide nutricional, esta figura con forma triangular es un modelo de nutrición que tiene que ir actualizándose a medida que se investigan las propiedades de los alimentos, pero que supone un excelente acercamiento al mundo de la comida sana.

Pirámide alimenticia y nutrición

¿Qué es la pirámide alimenticia?

La pirámide alimenticia es un gráfico que sirve de guía para llevar una dieta saludable y equilibrada. En ella vienen indicados gran cantidad de alimentos diferentes que se consideran necesarios para una dieta equilibrada.

Según diversas investigaciones, deberíamos preocuparnos por seguir, diariamente, una alimentación compuesta por un 55% de carbohidratos, un 30% de grasas y un 15% de proteínas, vitaminas, minerales y fibras; aproximadamente.

Así pues, la pirámide nutricional tiene como objetivo principal:

  • Propiciar la ingesta de alimentos más variados.
  • Reducir la toma de alimentos con alto contenido de grasas saturadas y colesterol.
  • Fomentar el deseo de comer de frutas, vegetales y cereales.
  • Moderar la cantidad de azúcar, sal y alcohol que consumimos.

Además, se recomienda practicar ejercicio físico con el fin de mantener un peso saludable y de prevenir enfermedades como la hipertensión, la diabetes, la osteoporosis o afecciones cardiovasculares.

En definitiva, la pirámide alimentaria muestra de manera clara y objetiva las necesidades calóricas y nutricionales de la población utilizando los alimentamos que manejamos de forma cotidiana.

Evolución de la pirámide alimenticia actual

Historia de la pirámide nutricional

La idea de agrupar jerárquicamente los alimentos en una figura piramidal proviene de Suecia. En la década de los 70, a causa de la inflación de precios, las autoridades suecas propusieron un sistema de alimentación asentado sobre productos nutritivos esenciales y baratos. Los estadounidenses tomaron este planteamiento y, en 1992, tras comprobar que este tipo de representación era el más sencillo de aceptar y comprender, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (United States Department of Agriculture, USDA) difundió una nueva versión de la pirámide alimenticia. En este modelo encontramos al trigo y al arroz en la base, y a las grasas saturadas y dulces en la cima.

13 años más tarde, en 2005, el propio organismo reformula la pirámide nutricional, intentando colocar todos los alimentos al mismo nivel, pero aconsejando la ingesta de mayores cantidades de algunos de ellos, como los cereales y las verduras.

Paradigmas del pasado

La forma piramidal sigue vigente en las guías dietéticas de distintas organizaciones nacionales, aunque con destacables variaciones y matices, como el énfasis en la adopción de estilos de vida saludables. Un ejemplo reciente es el de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), que en 2015 publicó la siguiente versión de la pirámide alimentaria:

Pirámide alimenticia (Fuente: SENC)

Esta nueva versión, ha recibido críticas por parte algunos nutricionistas por los siguientes motivos:

  1. No es acertado considerar que ciertos alimentos son más importantes que otros. Resulta prejuicioso por nuestra parte ingerir legumbres o cereales como si de “calorías vacías” se tratase, mientras dejamos de lado otros productos que podrían ayudar a prevenir enfermedades.
  2. Cuando se habla de la importancia los cereales, no suelen incluir a las harinas integrales. Como tampoco se pone especial cuidado en detallar que es preferible que las frutas y las verduras estén frescas.
  3. No todos los productos son estrictamente imprescindibles. Por ejemplo, una dieta podría llegar a ser equilibrada eludiendo el grupo de los lácteos.
  4. Si tenemos en cuenta la presencia de nutrientes, la clasificación no es del todo precisa. Pareciera que las proteínas sólo se encuentran en el pescado o en la carne, cuando no es cierto.
  5. Las carnes procesadas, los dulces y el alcohol no son saludables, aunque aparezcan bajo la premisa de tomarse de forma ocasional.

Las nuevas alternativas

Actualmente vivimos un momento en el que ha dejado de existir una única referencia nutricional. Si bien es cierto que determinados nutricionistas defienden la actualización de la pirámide alimenticia conservando la forma clásica, otras organizaciones proponen una reinterpretación del modelo piramidal. Veamos las tres alternativas más modernas:

  • Healthy Eating Plate: La escuela médica de Harvard ha diseñado un sistema de alimentación con forma de plato, en el cual las verduras, las hortalizas y las frutas ocupan la mitad del círculo. Este patrón señala la relevancia de los cerales integrales e invita, desde el apartado de contenido protéico, a evitar completamente la carne procesada.
  • My Plate: El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos ha reinventado su clásica pirámide nutricional siguiendo la línea del Healthy Eating Plate.
  • El Triángulo Invertido: Nutricionistas como el español Juan Revenga destacan otros esquemas, como el del Instituto Flamenco de Vida Saludable (Vlaams Instituut Gezond Leven) ubicado en Bélgica. En este modelo se sitúan fuera del triángulo aquellos productos que en la pirámide convencional se colocan en la cúspide, con la sugerencia de tomarlos lo menos posible.
¿Qué alimentos hay en la pirámide alimeticia?

¿Cómo interpretar la pirámide alimenticia?

Como acabamos de ver, no hay una sóla guía de alimentación saludable. Es posible que la pirámide alimenticia de hace un par de años se haya quedado algo anticuada, pero es un modelo al que conviene acercarse para comenzar a adquirir conocimientos nutricionales básicos. Nuestro organismo, empezando por nuestro cerebro, necesita de superalimentos para poder aguantar el ritmo de vida diario y la pirámide puede ser una buena guía.

Antes de pasar a la interpretación de cada escalón que conforma la pirámide alimentaria estándar, conviene tener en cuenta algunas cuestiones:

  • La recomendación de los nutrientes puede variar entre poblaciones, con lo que sería necesario realizar un ajuste en los productos dependiendo del país o la región que se habite. Con este objetivo, la pirámide suele organizarse distribuyendo los grupos de alimentos entre cuatro y seis niveles.
  • Ningún grupo es más importante que otro. Cada conjunto de alimentos se asocia a ciertos elementos nutritivos, pero, para el buen funcionamiento del cuerpo, es necesario incluir en la dieta todos los nutrientes.
  • La cantidad recomendada de los alimentos de cada grupo depende de la demanda energética de cada individuo, que está relacionada con la edad, el peso, la altura y la actividad física que practique. Por lo tanto, cada persona puede organizar su plan alimenticio en función de las porciones valoradas para cada alimento; y dependiendo de las porciones ingeridas, el número de calorías puede oscilar entre 1600 y 2400.

Grupos de alimentos en la píramide alimenticia

1.Primer escalón: Carbohidratos

La base de la pirámide está compuesta por alimentos ricos en carbohidratos. Los hidratos de carbono (como la glucosa, la fructosa, la sacarosa, la maltosa, la lactosa o el almidón, entre otros) son la principal fuente de energía para el cuerpo. La glucosa, por ejemplo, es esencial para mantener la integridad funcional del tejido nervioso y, en circunstancias normales, supone el único aporte energético para el cerebro. Además, la presencia de carbohidratos es necesaria para el metabolismo corriente de las grasas. Se recomienda el consumo de 6 a 11 porciones diarias. El pan, los cereales, las masas o el arroz son algunos ejemplos de los alimentos que constituyen este primer nivel.

2.Segundo escalón: Vegetales y verduras

Aquí se encuentran los vegetales y las verduras. Ambos son ricos en vitaminas, minerales y fibra. Disponen de nutrientes esenciales para muchas funciones del organismo, como las reacciones metabólicas. Es preferible el consumo de verduras de hoja oscura como el brócoli, la zanahoria, la calabaza o la remolacha. Se aconseja ingerir entre 3 y 5 porciones al día.

3.Tercer escalón: Frutas

En el tercer nivel están las frutas, también encargadas de aportar las vitaminas, los minerales y la fibra necesarias en la dieta, especialmente cuando se consumen de manera natural. Se recomienda comer entre 2 y 4 piezas de fruta diariamente.

4.Cuarto escalón: Proteínas

Este grupo lo conforman las carnes, los huevos, las legumbres y los frutos secos. Imprescindibles para la construcción y el mantenimiento de los tejidos del cuerpo, la formación de enzimas, hormonas y diversos fluidos corporales; así como la preservación del sistema inmunológico. Incluye alimentos ricos en proteínas, vitamina B12 y minerales (como el zinc y el hierro). Se aconseja ingerir de 2 a 3 porciones al día.

5.Quinto escalón: Lácteos

En el quinto peldaño encontramos la leche y los derivados lácteos. Son los mayores proveedores de calcio, un mineral que interviene en la formación de huesos y dientes, la contracción muscular y la acción del sistema nervioso. Además, estos productos son fuentes de proteínas. Lo recomendable es tomar entre 2 y 3 porciones cada día.

6.Sexto escalón: Grasas

La cúspide de la pirámide está formada por los lípidos (grasas y aceites), una fuente más concentrada de energía que los carbohidratos y las proteínas. Además, sirven para almacenar energía una vez convertidos en tejido graso. Algunos ejemplos alimenticios son la crema, la mantequilla, la manteca, los aceites, etc. Se debe consumir con moderación, en la menor cantidad posible.

¿Por qué es importante conocer la pirámide alimenticia?

Tener conocimientos sobre la pirámide nutricional es importante porque, además de clasificar los alimentos según su grupo alimenticio y sugerir la moderación en el consumo de grasas, sal y azúcares agregados, incluye al ejercicio físico regular como un elemento fundamental para llevar un estilo de vida saludable. Una nutrición adecuada comienza con la compra de los alimentos y continúa con su correcta preparación para el consumo.

La pirámide alimenticia es una herramienta muy útil a la hora de seguir una dieta equilibrada. Nos permite distinguir fácilmente cuales son los alimentos que debemos consumir en mayor cantidad, los que conforman la base de nuestra alimentación y los que deben estar presentes sólo de manera esporádica, como los dulces, la bollería o los refrescos.

Nutrición equilibrada

Además, esta pirámide de la alimentación nos indica el número de raciones que debemos consumir de cada alimento. Así, podemos dividir las cinco comidas diarias de este modo:

Desayuno: Es considerada la comida más importante del día. 10-15 minutos son suficientes para sentarse a la mesa y desayunar tranquilos, sin prisas ni presiones. Un desayuno completo y sano incluye fruta, lácteos y cereales.

Almuerzo: Suele ser más ligero que el desayuno. El almuerzo es un tentempié que nos recarga de energía hasta la hora de la comida. Nuestro consejo: tomar alguna fruta, yogur o un sandwich.

Comida: Una comida completa está compuesta por un primer y un segundo plato, ensalada y postre. El primer plato podría constar de: arroz, pasta, patatas, legumbres o vegetales. El segundo, de un alimento rico en proteínas como carnes magras, pescado o huevos. Y para el postre, una pieza de fruta.

Merienda: Se trata de otro tentempié que nos permite aguantar hasta la hora de cenar. Al igual que el almuerzo, puedes prepararte un pequeño bocadillo, tomar una pieza de fruta o un yogur con un puñado de frutos secos.

Cena: Similar a la comida, pero más ligera. La cena puede constar de una ración de verduras y otra de carne, pescado o huevo. En este caso, tendremos en cuenta que hemos tomado durante la comida, para no repetir y conseguir que nuestro menú diario sea lo más variado posible. También es interesante incluir alimentos ricos en melatonina, para ayudarnos a conciliar el sueño.

Además, conocer los alimentos que comemos y los nutrientes contenidos en ellos es sumamente relevante para ayudarnos a prevenir enfermedades cardiovasculares.

Beneficios de la pirámide alimenticia

A parte de guiarnos para seguir una alimentación balanceada, la pirámide alimentaria propicia la construcción de una sociedad más sana a través de un método asequible para las diferentes culturas.

Podemos dividir las ventajas de seguir una dieta basada en la pirámide nutricional en dos grandes grupos según la edad de los consumidores:

Beneficios en niños y adolescentes

Una alimentación saludable hará que los niños destaquen académicamente, pues su organismo dispondrá de todos los nutrientes necesarios para realizar actividades de alto requerimiento energético como estudiar. Además, el consumo de alimentos en cantidades supervisadas por un especialista hará que se encuentren en un peso adecuado. Por si fuera poco, el uso de la pirámide alimenticia ayudará a prevenir enfermedades que se desarrollan en la adultez como la diabetes tipo 2 y la hipertensión. Por otro lado, os expertos han determinado que, en los países desarrollados, una de las causas de obesidad o descontrol alimenticio en adolescentes es la falta de conocimientos y concienciación sobre la importancia de tomar diariamente un menú sano y equilibrado.

Beneficios en adultos

Una nutrición apropiada en adultos es esencial para el óptimo funcionamiento de su organismo, ya que se necesitan numerosos antioxidantes, vitaminas y minerales para alargar y hacer más próspera la vida. El consumo de antioxidantes previene el deterioro de los órganos internos, favorece a la circulación sanguínea y ayuda a la regeneración de tejido.Por otra parte, la fibra facilita el proceso digestivo, de modo que el cuerpo pueda expulsar las toxinas y absorber los nutrientes de mejor manera. También, el consumo abundante de frutas o verduras es indispensable en la actividad e hidratación del organismo en general, pues aportan la energía y los nutrientes esenciales para ayudar al sistema óseo. Igualmente, el consumo, en menor medida, de carne y productos lácteos es beneficioso para el sistema inmunológico, fomentando la prevención de infecciones u enfermedades.

Tavad- Centro de Desintoxicación incorpora CogniFit para medir los cambios cognitivos de sus pacientes

TAVAD, Tratamientos Avanzados de la Adicción, es una clínica de tratamiento y desintoxicación de alcohol, tranquilizantes, cocaína, heroína, metadona y otras sustancias adictivas. ofrece una alta calidad de sus tratamientos y la eficacia de los procedimientos clínicos. Esta prestigiosa clínica apuesta incorporó a finales del 2018 a CogniFit a su lista de evaluaciones antes y despues del tratamiento para medir el estado cognitivo de sus pacientes. 

Logo TAVAD

La importancia de la rehabilitación cognitiva despues de un consumo es muy importante, sin embargo, para poder conocer los cambios de tratamiento se debe poder evaluar antes y despues. TAVAD apuesta por CogniFit por sus años de experiencia y evaluaciones completas para valorar a sus pacientes en 23 habilidades cognitivas. 

CogniFit cuenta con una evaluación cognitiva general y otras que se pueden ajustar a otros trastornos con un alto índice de comorbilidad con patologías de adicción. 

Pedagogía de Waldorf: Una nueva enseñanza

Una educación libre, creativa en continua renovación y en estrecha relación con el mundo social. Así es la pedagogía Waldorf. Existen una cantidad importante de proyectos educativos que se contraponen a la estructuración más antigua. En los últimos años han ido apareciendo nuevas formas de enseñanza que pretenden dar respuesta a las propuestas educativas que los niños, niñas y jóvenes de hoy en día demandan.

Aprender con un nuevo métdodo

Origen de la pedagogía Waldorf

La pedagogía Waldorf nació poco tiempo después de la Primera Guerra Mundial gracias al encargo que Emil Molt, director general de la empresa de cigarrillos Waldorf, le transmitió a Rudolf Steiner. En él recayó la tarea de organizar y dirigir una escuela libre en Stuttgart (Alemania) para los hijos de los empleados que trabajaban en la ya mencionada empresa. Así, Steiner formó un primer grupo de maestros que pasaron a formar parte de una nueva escuela que dirigió durante cinco años. La creación de este centro se basó en un modelo educativo social y vivo que pretendía crear individuos libres.

Steiner encabezó en esa época también el conocido “Movimiento de Trimembración Social” cuyo objetivo era crear un espacio de autonomía manteniendo los tres pilares de la sociedad (culturar-religioso, jurídico-político y económico).

Claves de la pedagogía Waldorf

La finalidad de la pedagogía Waldorf es ayudar al desarrollo de cada individuo. Este modelo de enseñanza concibe al ser humano de forma amplia e integral y permite que los individuos trabajen sus propias capacidades y habilidades.

Las aulas en los centros de pedagogía Waldorf se apoya una enseñanza libre basada en el juego como medio de aprendizaje. Así, los niños y niñas que están inscritos en estas instituciones acuden a sus aulas con ganas de crecer y aprender, no de aprobar. Podemos caer en la falsa idea de que en estos centros no se imparten las asignaturas comunes y conocidas como matemáticas, geografía, inglés… Sin embargo, además de trabajar estas materias de forma más libre dan importancia al desarrollo música, las manualidades, la creatividad, etc.

Características pedagogía de Waldorf

Una de las características más importante de la enseñanza Waldorf es que da la misma importancia a los contenidos y a los proceses para llegar a la adquisición de estos. La pedagogía Waldorf permite que los alumnos y alumnas desarrollen sus habilidades artísticas y estimula la enseñanza libre, espontánea y natural.

En los centros donde se aplica la pedagogía Waldorf no se realizan exámenes, lo que disminuye el estrés de los niños y las niñas permitiéndoles disfrutar de su aprendizaje. El ambiente de las escuelas Waldorf se considera una extensión del hogar, por lo que tiene elementos naturales, hechos a mano y cálidos. Por ello, los juguetes de los que se rodean los niños y niñas en estos centros están hechos a mano por padres, madres y profesorado en presencia de los alumnos y alumnas con materiales naturales. Estos son muy sencillos (muñecas de trapo, animales de lana o madera…) y sirven para desarrollar la imaginación y la fantasía creadora de los niños y niñas.

Finalmente, una de las características más curiosas de la pedagogía Waldorf es que los niños y niñas inscritas en estos centros no utilizan ningún tipo de tecnología hasta los 12 años. De hecho, la institución anima a las familias a alejar la tecnología de móviles, tablets, ordenadores, televisiones de hijos e hijas hasta esta edad. Por mucho que parezca una idea descabellada y difícil, grandes empresarios del mundo de la tecnología han inscrito a sus hijos e hijas en estos centros.

El método de enseñanza de Waldorf

Primeros 3 años:

A lo largo de los primeros tres años nuestros niños y niñas trabajan el equilibrio, consiguen caminar de forma correcta, adquieren el lenguaje y se desarrolla la base de su mundo cognitivo. Por ello, en la etapa del parvulario se trabaja a través de la imitación y el juego en entonos seguros, cariñosos y estructurados donde educaran su organismo, sus hábitos, su comportamiento y trabajaran su lengua materna. Con el juego alimentan la imaginación, la creatividad y la iniciativa y aprenden a relacionarse gracias a un entorno saludable donde se trabaja la memoria, la admiración, el orden, la escucha y el disfrute por la naturaleza. Durante esta etapa se trabaja a través de la pedagogía de repetición rítmica con la que los niños y niñas aprenden el ritmo-diario, semanal y el ciclo anual de las estaciones y festividades.

Los objetivos más importantes a desarrollar en esta etapa son: respeto y acompañamiento del niño, imaginación e imitación, entorno cálido, arte, juego, movimiento, desarrollo de los sentidos, naturaleza, cotidianidad y ritmos.

Etapas pedagogía de Waldorf

Educación primaria:

Cuando los niños y niñas inician la educación primaria comienzan un ciclo de 8 años donde los conceptos se presentan de manera artística y holística dándose importancia a los procesos de aprendizaje de los niños y niñas, la capacidad de transformar y de comprender los conocimientos de forma global. Un único profesor acompaña a una clase desde el inicio del ciclo hasta el final del mismo creando una relación cercano tanto con los alumnos y alumnas como con sus familias.

Durante esta época, las materias obligatorias por ley como pueden ser lengua castellana, biología, etc. se dan durante las primeras horas del día. Más tarde, se introducen las materias artísticas como pintura, música, etc. Los ocho años que dura este ciclo se desarrollan teniendo en cuenta el crecimiento personal interno de los alumnos y alumnas. Para aprender, por ejemplo, historia se les cuenta desde pequeños fábulas o leyendas, después trabajan historias de antiguas civilizaciones y avanzan a través de la historia hasta llegar al mundo moderno pasando por la Grecia, Roma, la Edad Media… Se realizan, además, trabajos en equipo con el fin de que los alumnos y alumnas desarrollen distintas capacidades, conozcan en qué puesto encajan mejor y se den cuenta de que los trabajos que se realizan en grupo solo pueden salir bien si cada uno de los presentes aporta lo mejor de sí mismos. En estas tareas se pretende hacer entender a los más pequeños que cada aportación es válida e importante. Los libros de texto que se utilizan son realizados por los mismos alumnos y alumnas, tanto la teoría como los dibujos que a esta le acompañan. Esto estimula su creatividad y responsabilidad. Las evaluaciones, como hemos dicho, no se basan en exámenes, sino en evaluaciones continuas a través de exposiciones orales, clases retrospectivas (no se avanza en materia si lo que anteriormente se ha dado no ha quedado claro), etc. La función de esta evaluación es desarrollar una enseñanza que se adecue al ritmo de la clase.

Existen críticas positivas y negativas a la pedagogía de Waldorf

Educación secundaria:

Durante la etapa de educación secundaria, comienza a cursar asignaturas como ciencias naturales, algebra, etc. pero no a través de una enseñanza tradicional, sino desde un método fenomenológico, es decir, desde la experiencia del alumno o alumna hasta el conocimiento. Además, realizan autoexploraciones y actividades creativas que les permiten conocerse mejor y analizar sus propias vivencias. Alejados de las nuevas tecnologías, también realizan actividades al aire libre y en entornos naturales con el objetivo de promover el encuentro real entre personas. En resumen, en esta etapa dan importancia al no adoctrinamiento y a las experiencias personales de cada alumno y alumna. Realiza, además, trabajos en grupo con el objetivo de hacerles ver que sin el apoyo de un compañero nuestro trabajo individual nunca será tan bueno.

Última etapa de escolarización:

Finalmente, en el periodo de bachillerato se realizan prácticas sociales, de voluntariado, creativas, etc. Los alumnos y alumnas continúan estudiando asignaturas tradicionales, pero siempre desde un método mucho más unido a la realidad. Es decir, no a través de libros de texto, sino a través de vivencias personales que desde el centro se impulsan en las distintas actividades.

Críticas la pedagogía de Waldorf

Críticas positivas a la pedagogía Waldorf

A continuación, exponemos cuatro de las mayores ventajas de la pedagogía Waldorf:

  1. El desarrollo pedagógico está marcado por el desarrollo personal de los individuos que conforman las aulas.
  2. Los niños y niñas aprenden a conocer sus propias debilidades y fortalezas y a reconocer aquellas que pertenecen al grupo y a sus compañeros.
  3. Los alumnos y alumnas de estos centros desarrollan una gran motivación y autoestima que les ayuda no a superar a sus compañeros, sino a superarse a sí mismos.
  4. Hay un esfuerzo genuino de los estudiantes que va más allá de conseguir un aprobado.

Críticas negativas a la pedagogía Waldorf

La pedagogía Waldorf, al igual que todos los nuevos modelos de enseñanza, recibe críticas por parte de aquellas personas que validan la enseñanza clásica. Algunas de estas críticas son las siguientes:

  1. Se da demasiada importancia a la imaginación y el arte.
  2. Las disciplinas académicas son secundarias.
  3. No se evalúa a los alumnos y alumnas con el fin de no dañar su autoestima.
  4. Los niños/as matriculados/as en estas escuelas no aprenden a leer y escribir hasta los siete años.

Una de las pedagogías alternativas que junto con la metodología Waldorf están teniendo más impacto es la pedagogía Montessori. Ambas son métodos de enseñanza distintos a los tradicionales, pero respetuosos con la infancia. Así, el centro de la educación es el alumno y sus padres, tutores, educadores, etc. son impulsores de la misma. Por ello, adecuan la transmisión de conocimientos a la forma de aprender de los más pequeños utilizando métodos adecuados y actividades adaptadas según la edad.

Sin embargo, son pedagogías distintas y, por tanto, podemos encontrar entre ellas varias diferencias. Por ejemplo, la pedagogía Montessori está dirigida por los niños, mientras que la pedagogía Waldorf está centrada en ellos. Así, esta última divide la enseñanza en tres etapas y la primera da libertad a los alumnos y alumnas para tomar decisiones como qué desean manipular, qué tipo de proyecto quieren desarrollar y cómo desean hacerlo, es decir, le dan el poder de dirigir su aprendizaje. Por otro lado, la pedagogía Montessori da más importancia al método científico y a la realidad que la pedagogía Waldorf, la cual está orientada al mundo creativo, la fantasía y la imaginación. Asimismo, las aulas en los centros Montessori son espacios abiertos, libres y de ambientes distintos en los que el niño y la niña puede sumergirse libremente. Los centros Waldorf, por su parte, tienen un ambiente hogareño en primaria y aulas tradicionales con espacios para actividades más creativas en secundaria. Por último, el papel de los maestros es destino dependiendo del centro. En la metodología Montessori actual como guía y facilitador de aprendizaje y en la metodología Waldorf como maestros de conocimientos.

La pedagogía Waldorf es una una alternativa educativa

Estas no son las únicas diferencias, pero sin duda son las más relevantes. Si estás buscando un centro de enseñanza alternativa y no te decides entre las distintas opciones, nuestro consejo desde Cognifit es que investigues las distintas pedagogías disponibles en tu área, visites los centros, preguntes a padres y madres, pero, sobre todo, cuentes con la opinión de tu hijo o hija. Al final, son ellos quienes tendrán que acudir a la escuela y no hay nada mejor que saber que tu pequeño o pequeña está en buenas manos y se divierte en su centro favorito.

Diferencias dopamina y serotonina: Los neurotransmisores que regulan nuestro bienestar

La serotonina y dopamina, son neurotransmisores que se encuentran en nuestro cerebro y en el intestino. Estos neurotransmisores juegan un papel muy importante en nuestro bienestar. Los neurotransmisores son  mensajeros químicos que regulan varias funciones de nuestro organismo, estos se relacionan a veces con enfermedades como la depresión. Pero, aunque ambos sean neurotrasmisores ¿cononces las diferencias entre dopamina y serotonina?

Dopamina y serotonina: los neurotransmisores que regulan el humor, el sueño y la digestión

El

Este modelo indica que factores quimicobiólogicos (como los neurotransmisores), los psicológicos (pensamientos, conductas y comportamientos) y las situaciones sociales (trabajo, amistades, etc.), juegan un papel importante en las causas de la depresión.

Basándonos en el modelo biopsicosocial, los niveles bajos de dopamina o serotonina, no necesariamente pueden conllevarnos a la depresión, pero si nos podríamos sentir algo más desanimados o tristes si el nivel no fuera el adecuado.

¿Qué es la ?

La dopamina es un neurotransmisor excitatorio  del sistema nervioso. La dopamina juega un papel muy importante en nuestro cerebro con respecto al esfuerzo y la recompensa. Por ejemplo; si hemos estudiado para un examen y obtenemos buena nota, el bienestar  y la euforia que sentimos al enterarnos es debido a un subidón de dopamina en nuestro cerebro.

Si sentimos motivación baja o pérdida de interés por actividades que antes nos entusiasmaban puede que sea debido a niveles bajos de dopamina en nuestro organismo. Sin embargo, también podemos sentir los mismos síntomas si estamos sufriendo una alta etapa de estrés.

La mayoría de actividades que nos proporcionan placer están relacionadas con una descarga de dopamina; por ejemplo el placer que sentimos al comer algo que nos gusta o el placer derivado del sexo.

La liberación de dopamina es muy placentera, por eso, algunas actividades que nos generan la liberación de dopamina se pueden volver adictivas, como ir de compras o consumir drogas. Cuando el cerebro se acostumbra a esos niveles, nos pide más. Es decir, si consumimos una droga que nos produce liberación de dopamina, el consumo de esta droga deberá ser cada vez más grande para producir los mismos efectos de placer que sentíamos al inicio de consumirla.

¿Qué es la serotonina?

La serotonina es un neurotransmisor inhibidor del cerebro, a diferencia de la dopamina que tiene efectos estimulantes, la serotonina ayuda a inhibir la violencia y el dolor.

Algunos antidepresivos, están destinados a aumentar los niveles de serotonina en el cerebro. Sin embargo, los efectos de estos antidepresivos no se producen hasta pasadas entre seis y ocho semanas. Por este motivo, mucha gente decide abandonarlos al no notar el efecto, aunque los médicos suelen advertir de esto al recetarlos.

Algunas enfermedades mentales también están asociadas con el nivel bajo de serotonina. Por ejemplo; se han encontrado niveles bajos de serotonina en casos de autismo y trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

Diferencias entre y

1. Diferencias producción

La serotonina se sintetiza a partir de un aminoácido llamado triptófano y por el contrario la dopamina se sintetiza a través de la tirosina.

2. Diferencias por los efectos que produce en el cerebro

La motivación, la euforia o l aexitación están regulados por la dopamina, si tienes falta de motivació e ilusiónn, muchas veces se debe a la carencia de esta sustancia. Sin embargo, la serotonina se encarga de calmar el estado de ánimo, es decir, una falta de serotonina se relaciona con la depresión y ansiedad.

3. Diferencias por los efectos que produce en el cuerpo

La dopamina se encarga de equilibrar los movimientos corporales, de ahí que esté relacionada con la enfermedad del Parkinson. Una falta de dopamina se reflejaría a través de rigidez en extremidades, por ejemplo. Por otro lado, la serotonina no tiene un papel definido en relación a los movimientos corporales, no obstante, puede conllevar a problemas digestivos o insomnio.

4. Diferencias por lo que causa en el cuerpo la ausencia de dopamina y serotonina

Los niveles bajos de dopamina causan: pérdida de memoria, baja líbido sexual, mala compransión. Por el contrario, los niveles bajos de serotonina pueden causar: alta sensibilidad al dolor, irratibilidad o insomnio.

El intestino y su relación con la dopamina y serotonina

Mucha gente cree que la dopamina y la serotonina solo se encuentran en el cerebro, sin embargo, estos se encuentran también en el intestino.

Aunque aún no se conoce bien el papel exacto que la dopamina desarrolla en el intestino; investigadores han descubierto que ayuda a regular la insulina que proviene del páncreas.

Estudios han demostrado que el intestino contienen cerca del 95% de la serotonina de nuestro cuerpo.  Esta se libera cuando la comida entra al intestino, ayudando a empujar la comida. El intestino libera más serotonina de lo normal cuando comemos algo dañino, para ayudarnos a expulsar los alimentos, normalmente a través de la diarrea o vómitos.

Cómo afectan al sueño la dopamina y serotonina

Dulces sueños: dopamina y serotonina

La dopamina y la serotonina, no solo están relacionadas con funciones digestivas en nuestro organismo; estos neurotransmisores también juegan un papel importante en el sueño.

La glándula pineal  regula nuestro ciclo de sueño recibiendo señales de luz y oscuridad por nuestros ojos.

Los neurotransmisores traducen estas señales produciendo melatonina, la hormona que nos hace sentir sueño.

La dopamina está relacionada con el estado de alerta; algunas drogas como la cocaína aumentan nuestro estado de alerta, haciendo que nos sintamos despiertos y sin sueño. Cuando la dopamina aparece, la glándula pineal produce menos melatonina, haciéndonos sentir despiertos.

La serotonina, por el contrario, puede causarnos los dos efectos: estado de somnolencia o de alerta. Esto depende de la parte del cuerpo de donde provenga. Si proviene del cerebro, se asocia con estado de alerta, sin embargo, si hay un cúmulo de esta, a la larga puede provocarnos somnolencia.

Algunos estudios también han demostrado que el incremento de la serotonina a través de antidepresivos, reduce el sueño.

Ahora que ya sabemos que son la serotonina y la dopamina, veamos modos de incrementar estos dos neurotransmisores en nuestro organimso de manera natural.

Alimentos para aumentar la serotonina

Hay varios alimentos que pueden ayudar a aumentar los niveles de serotonina en nuestro organismo.  Sin embargo, si se está sufriendo una depresión o algún problema relacionado con el sueño o la digestión, siempre se debe acudir a un médico. Comer estos alimentos no es una solución para este tipo de casos, ya que no sería una solución eficaz.

La serotonina aumenta vía un aminoácido llamado triptófano y se sintetiza a través de este.

Estudios han demostrado que llevando una dieta baja en triptófano, puede reducir los niveles de serotonina. 

La serotonina no se puede encontrar en los alimentos pero si se puede encontrar el triptófano, lo que provocará aumentos naturales de serotonina en nuestro organismo:

  1. Los huevos:  la proteína de los huevos puede aumentar los niveles de triptófano; hay que comerse la yema también, ya que es rica en triptófano y ácidos omega 3 entre otros nutrientes que contribuyen a la salud.
  2. El queso: también es una fuente rica en triptófano. Contiene todos los aminoácidos necesarios para que nuestro organismo funcione correctamente y es una fuente de calcio.
  3. La piña: A parte de ayudar a reducir los resfriados, contiene triptófano y ayuda a producir melatonina, lo que nos ayudará a dormir mejor.
  4. Tofu: los productos que contienen soja son ricos en triptófano, algún tipo de tofu también lleva calcio, lo cual beneficia doblemente nuestra salud.
  5. El salmón también es rico en triptófano: Lo puedes cocinar de varias formas, a la plancha o al horno, las dos opciones son saludables.
  6. Los frutos secos: aparte de ser ricos en triptófano, también ayudan a reducir el riesgo de padecer cáncer, así como de corazón y de problemas respiratorios.
  7. El pavo: también se encuentra en la lista. Naturalmente contiene mucha agua y aminoácidos esenciales.

Alimentos para aumentar la dopamina

La dopamina se puede generar naturalmente comiendo alimentos ricos en tirosina, un aminoácido que al igual que el triptófano se consigue en las proteínas.

  1. Las almendras: nos darán energía, calcio, y Vitamina E, entre otros minerales aparte de contener grasas saludables.
  2. Las bananas: nos darán un chute de bienestar, aparte de aportarnos fibra, vitaminas B, C y E.
  3. Judías: son antioxidantes y una gran fuente de proteína, regulan la diabetes y la glucosa en el metabolismo y controlan el apetito.
  4. Los huevos: aparte de generar serotonina en nuestro organismos también ayudan a generar dopamina naturalmente. La yema del huevo además, contiene hierro, potasio y magnesio.
  5. Aguacates: tienen un sabor extraordinario e infinidades de beneficios; te ayudan a mantener bajo el colesterol, son ricos en fibra, contienen más potasio que los plátanos, son buenos para el corazón y ayudan a absorber otros nutrientes entre otros.
  6. Pollo: contiene tirosina y también nos ayuda aumentar la serotonina, consiguiendo doble efecto. El pollo también es rico en fósforo, un mineral esencial para los dientes y los huesos.
  7. Pescado: el bacalao, el atún, el salmón y mariscos como el cangrejo también son ricos en tirosina.

Actividades que nos ayudan a producir dopamina de forma natural

No solo los alimentos pueden generarnos una dosis natural de dopamina, hay otras actividades que también nos pueden ayudar a aumentar la dopamina de manera natural

1.La música nos da energía y positividad. Es cuestión de buscar nuestro estilo y/o canciones preferidas para disfrutar de un buen momento. Después de escuchar música nos sentiremos mucho mejor.

2. Si te gusta bailar, no dejes de mover el cuerpo. El baile nos ayuda a conectarnos con nuestra mente, también nos ayuda a fortalecer el corazón, aumentar la memoria y por supuesto a perder peso. Bailar nos hace eliminar el estrés y nos ayuda a aumentar la flexibilidad, fuerza y resistencia.

3. Darnos un buen masaje. Los masajes nos ayudan a liberar estrés y también a aumentar la dopamina en nuestro organismo. Prueba el relajante o el descontracturante después de una semana de trabajo, seguro que te sentirás mucho mejor.

4. El ejercicio regular, está comprobado ser un buen generador de dopamina de una forma natural. Buscar actividades que nos gusten como correr, nadar o jugar algún deporte en equipo nos ayudará a generar dopamina y también a llevar un estilo de vida saludable.

La meditación puede ayudar a aumentar la dopamina

5. La meditación también nos puede ayudar a aumentar la dopamina. Hay muchos estudios que lo han demostrado. Hay varios conceptos de lo que es meditar, es por eso que hay cientos de métodos diferentes. Aquí podéis ver un vídeo sencillo para principiantes sobre la meditación.

Es importante llevar una vida sana y equilibrada para ayudar a mantener los niveles adecuados tanto de dopamina como serotonina en nuestro organismo. Hacer ejercicio y comer saludable nos ayudará a estar más sanos física y psicológicamente. En caso de sufrir depresión u otra enfermedad mental, acudir a un especialista siempre es la mejor opción.

Como hemos visto, el desequilibrio de la dopamina y serotonina en nuestro organismo, puede producir alteraciones en nuestra salud mental, nuestro sueño y nuestra digestión. 

¿Qué es la dopamina y para qué sirve? Preguntas y respuestas

Seguro que todos hemos oído hablar alguna vez de la dopamina. Se ha dicho es la hormona de la felicidad, o la del placer, o la responsable de las adicciones… Pero, dejando de lado mitos y leyendas ¿Qué sabemos de la dopamina? Hoy respondemos a algunas preguntas que quizás alguna vez han pasado por tu mente. Qué es la dopamina y para qué sirve ¡Descúbrelo!

¿Qué es la dopamina y para qué sirve?

¿Qué es la dopamina y para qué sirve?

La dopamina es una molécula que produce nuestro cuerpo de forma natural. Se localiza en el Sistema Nervioso Autónomo (SNA). Se trata de un mensajero químico, es decir, un neurotransmisor. Los neurotransmisores son los encargados de propagar las señales nerviosas entre las neuronas, conectadas entre sí.

Sus principales funciones son el placer (en especial si este es anticipatorio), la motivación (el «querer hacer»), la coordinación de movimientos, la toma de decisiones, el aprendizaje, etc. En el siguiente apartado profundizaremos en estas y otras más.

¿Qué funciones tiene la dopamina?

1. Dopamina y sensación de placer

Los sistemas cerebrales de recompensa se ven activados ante la presencia de dopamina y responden ante estímulos con carga emocional (ya sea positiva o negativa, es decir, lograr algo bueno o evitar algo malo). Una de las estructuras más potentes en este ámbito es el núcleo accumbens, considerado el principal centro del placer en el cerebro.

Así, cuando se libera dopamina en estos sistemas, sentimos placer, bienestar, relajación… Son sensaciones de gran importancia a lo largo de nuestra evolución y están presentes en las necesidades básicas de supervivencia (por ejemplo, la alimentación y el sexo).

2. Dopamina, aprendizaje y memoria

En varios estudios como este apuntan a que la  dopamina  es clave para el aprendizaje y la memoria. La dopamina es un elemento esencial para el recuerdo de la información. Y es que el núcleo accumbens se comunica con aquellas áreas cerebrales encargadas de la memoria. De hecho, los aprendizajes que contienen carga emocional duran más. Aquello que nos emociona permanece más tiempo en nuestra memoria.

Por otro lado, cuando aprendemos algo que nos produce satisfacción, la dopamina activa el hipocampo y retenemos la información durante más tiempo.

¿Qué funciones tiene la dopamina?

También se relaciona con el aprendizaje asociativo. Se ha comprobado que, si se estimulan las vías dopaminérgicas mientras se recibe una recompensa, aumenta la tendencia a repetir la estimulación que originó dicha recompensa.

3. Dopamina y motivación

Muchos estudios, como este, apuntan a la función motivacional de la dopamina. Parece ser que este neurotransmisor no solo nos recompensa cuando hemos llevado a cabo una acción placentera, sino que actúa antes de eso. La dopamina es liberada para lograr algo bueno y evitar algo malo. La falta de dopamina que cursa en muchas enfermedades se refleja en sintomas como la baja motivación o anhedonia.

4. Dopamina y curiosidad

Podemos situar la curiosidad dentro de la motivación intrínseca. Nos mueve a hallar la respuesta a incógnitas, conseguir información que desconocemos. Para ello exploramos, investigamos y aprendemos, tres aspectos fundamentales para la supervivencia.

También está regulada por la dopamina: existe implicación de los mecanismos de recompensa, así como activación del núcleo accumbens.

En el reciente trabajo de Grubber sobre la curiosidad y la memoria, se ha visto que en la curiosidad intervienen las conexiones y estructuras implicadas en los mecanismos de recompensa como el sistema dopaminérgico y la activación del núcleo accumbens. Por ello podemos decir que la memoria también se relaciona con la curiosidad. Recordamos mejor la información de aquello que nos intriga, aunque sea poco importante.

5. Dopamina y creatividad

La  creatividad y el pensamiento divergente se relacionan con la dopamina. Tanto es así que se estima que los receptores dopaminérgicos de las personas muy creativas se asemejan a los de las diagnosticadas de esquizofrenia. Ambos perfiles poseen menos densidad de estos receptores en el tálamo, encargado de filtrar la información que recibimos. ¿Cuál es la consecuencia? Si se filtra menos, más información llega al cerebro. Esto aumenta la probabilidad de que tengan lugar conexiones inusuales, generando esa creatividad a la hora de, por ejemplo, solucionar problemas o afrontar situaciones.

6. Dopamina y personalidad

La extraversión es un rasgo de personalidad presente en muchas personas. Los individuos extravertidos se inclinan hacia el mundo exterior y la gente, procurando una mayor interacción social. También incluye niveles más altos de impulsividad, característica modulada por la dopamina.

Según varios estudios, las personas con mayor tendencia a la impulsividad y a la búsqueda de nuevas sensaciones también muestran mayor activación de los circuitos dopaminérgicos. Suelen presentar una mayor inclinación a las adicciones y a las conductas de riesgo: unas altas cantidades de dopamina aumentan las expectativas de éxito a la hora de buscar emociones fuertes.

CogniFit programa científico líder en evaluación cognitiva y entrenamiento cerebral online adaptado a tus necesidades cognitivas específicas. Descubre tu estado cognitivo en menos de 30-40 minutos. La herramienta clínica mas utilizada y recomendada por profesiones

7. Dopamina y status social

Se estima que cuando un individuo tiene mayor estatus social, más cantidad de receptores dopaminérgicos posee. Esto significa que produce una mayor cantidad de dopamina, por lo que su tendencia al bienestar es mayor.

8. Dopamina y obesidad

Se piensa que aquellas personas que tienden a la obesidad

poseen menor cantidad de receptores dopaminérgicos. Por eso, necesitan ingerir más cantidad de alimentos adictivos (como los dulces) para obtener un nivel aceptable de satisfacción.

Enfermedades asociadas a la falta o exceso de dopamina 

La dopamina no siempre se mantiene en niveles óptimos. Cuando se produce un desequilibrio de este neurotransmisor, los efectos pueden ser diversos, llegando incluso a desembocar en trastornos.

Falta de dopamina

Los motivos de este déficit pueden ser varios: mala alimentación, problemas estructurales, ciertos medicamentos, algunas drogas, etc.

Ciertas enfermedades están asociadas a niveles bajos de dopamina. A continuación, exponemos algunas de ellas:

  • Depresión. Bajos niveles de dopamina alteran el humor, inclinándolo hacia la tristeza, la anhedonia (ya no se disfruta de cosas que antes nos gustaban), la desmotivación y la angustia.
  • TDAH (Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad). El déficit de dopamina causa problemas atencionales y de falta de concentración, además de dificultades para encontrar algo que motive a quienes lo padecen (recordemos que la motivación influye en la atención y aprendizaje).
  • Enfermedad de Parkinson. Esta enfermedad va destruyendo poco a poco las neuronas dopaminérgicas de la sustancia negra, por lo que la cantidad de dopamina se ve reducida. Como esta se encarga de mandar información a los músculos y de la coordinación del movimiento, los niveles bajos causarán los problemas motores del Parkinson.

Otros trastornos causados por el déficit de dopamina son la fobia social, el síndrome de piernas inquietas y el hipertiroidismo.

Los fármacos utilizados para subir los niveles de dopamina deben ser recetados por el médico. Se administran a dosis bajas y controladas, pues pueden convertirse en sustancias igual de adictivas que otras clases de drogas.

Sin embargo, la dopamina externa no será demasiado eficaz si los pensamientos y las actitudes se mantienen disfuncionales. Una terapia psicológica cognitiva ayuda a afrontar e interpretar la realidad de un modo más adaptativo. Conseguido, es más fácil volver a establecer unos adecuados niveles del neurotransmisor.

Exceso de dopamina

Existen ciertos trastornos mentales asociados a una cantidad exagerada de dopamina:

  • Esquizofrenia. Niveles anormalmente altos de dopamina parecen ser los causantes de los síntomas positivos de la esquizofrenia (es decir, la sintomatología añadida, que antes no se poseía): delirios, alucinaciones, desorganización cognitiva, etc.
  • Trastorno bipolar. Se cree que la mayor cantidad de dopamina en las personas diagnosticadas con trastorno bipolar es la causante de las fases de manía e hipomanía.

Una vez más, debe ser el médico quien prescriba los medicamentos adecuados para la reducción de dopamina. Inhiben la acción del neurotransmisor para que se encuentre durante menos tiempo en el espacio sináptico.

En cualquier caso, no debemos automedicarnos para tratar el exceso o el déficit de dopamina. Puede ser contraproducente y peligroso: pueden aparecer efectos secundarios que quizá compliquen aún más nuestra situación.

¿Cómo se mide la dopamina?

¿Y cómo podemos saber si tenemos déficit o exceso de dopamina? Los procedimientos más usuales son los análisis de sangre u orina. No obstante, el método más preciso es la cromatografía líquida de alta presión con detección electroquímica en el plasma (HPLC).

¿Cómo interviene la dopamina en las adicciones?

La Real Academia Española define adicción como «hábito de quien se deja dominar por el uso de alguna o algunas drogas tóxicas […]». Es decir, se trata de un deseo intenso que implica pérdida de control, a pesar de las consecuencias indeseadas.

Las adicciones cambian el cerebro: modifican el modo de registrar el placer. Y no solo eso, sino que alteran el normal funcionamiento de la motivación y el aprendizaje.

Las drogas aumentan la producción de dopamina, y además inhiben su vía natural de recaptación (eliminación). ¿Cuál es el resultado? La acumulación exagerada de este neurotransmisor. Dicho de otra forma, se acumula más del 150% de la dopamina en el espacio sináptico (espacio entre neuronas).

La exposición repetida a sustancias adictivas provoca que se comuniquen las neuronas del núcleo accumbens y las de la corteza prefrontal (área encargada de la toma de decisiones y otras funciones ejecutivas). Así, asociamos el «me gusta» con «lo quiero» y nos motivamos para buscar aquello que nos produce placer.

El exceso de dopamina provoca la creación de nuevos receptores dopaminérgicos. Esta adaptación hace que, para lograr el mismo efecto, se necesiten más cantidades de dopamina. A este fenómeno lo conocemos como tolerancia.

Adicciones conductuales

No solo debemos pensar en sustancias tóxicas cuando hablamos de adicciones, sino que existen diversas conductas que también se consideran como tales. Llevarlas a cabo de forma desproporcionada puede llegar a acarrear efectos similares que una sustancia. A estas condiciones se las denomina trastornos del control de impulsos. Son ejemplos la adicción al juego, a las compras, al sexo, a la comida rápida, etc. También se realizan asociaciones con este tipo de comportamientos compulsivos (por ejemplo, «si me siento ansioso, comprar X conseguirá calmarme»).

No aumentan la dopamina de forma artificial como sí hacen las drogas, por lo que los efectos dañinos para el cerebro son menores. Aun así, no debemos subestimar las consecuencias nocivas que traen consigo las conductas adictivas.

Estímulos naturales vs drogas

La dopamina generada por los estímulos naturales no es suficiente para crear una adicción. Algunos los hemos nombrado más arriba: aprendizaje, motivación, curiosidad, etc. Se hace un poco raro pensar en volvernos adictos, por ejemplo, al aprendizaje, ¿verdad? La dopamina generada en estos casos alcanza niveles razonables, sin excesos, y se va eliminando a un ritmo adecuado. Existe equilibrio.

Emocionarnos con una escena en el cine, experimentar bienestar ante un paisaje bello, ilusionarnos al encontrar ese libro que tanto andábamos buscando, enamorarnos… La dopamina se encuentra presente en todos y cada uno de esos momentos. Plantearnos renunciar a ella es como negarnos la felicidad. En su justa medida y por sí misma, no genera adicción.

Ahora bien, si lo que buscamos es, con sustancias o conductas, conseguir niveles altos y continuos de dopamina, la adicción sí aparece. Esto es lo que debemos evitar.

Adicción a las redes sociales

No es descabellado catalogarlo como uno de los problemas que han traído las nuevas tecnologías, ¿verdad? Y es que, cuando vemos un «me gusta» o un comentario positivo en Facebook, Twitter, Instagram, etc., liberamos dopamina. Esta actúa en el sistema límbico, estructura encargada de interpretar y procesar nuestras emociones. También interviene en la aceptación de grupo y en la cognición social. Por tanto, sentimos sensaciones agradables de placer y satisfacción ante interacciones digitales positivas. La adicción aparece cuando sentimos la necesidad imperativa de repetir estas interacciones para sentirnos bien.

Tratamiento contra las adicciones

Una vez que la persona afectada reconozca que tiene una adicción y acepte que necesita tratamiento, este debe llevarse a cabo por profesionales cualificados. Un equipo multidisciplinar, que contará con atención psicológica, se encargará del proceso de desintoxicación, así como de la corrección cognitiva y de conducta en el caso de los problemas con el control de impulsos.

Diferencias entre la Dopamina y la Serotonina

La dopamina y la serotonina son dos neurotransmisores fundamentales para el funcionamiento adecuado de nuestro cerebro. Un desequilibrio en cualquiera de ellas puede acarrear diversas disfunciones. Pero ¿cuáles son las diferencias entre ambas?

Dopamina

  • A nivel cerebral, su papel es excitatorio.
  • Cuanta más dopamina, más motivación y felicidad.
  • Cuanta menos dopamina, más apatía y decaimiento.
  • A partir del aminoácido tirosina, se sintetiza en la sustancia negra (mesencéfalo) y el hipotálamo.

Serotonina

  • A nivel cerebral, su papel es inhibitorio.
  • Cuanta más serotonina, menos dolor y tristeza.
  • Cuanta menos serotonina, más irritabilidad, sensibilidad, ansiedad, depresión, etc.
  • A partir del aminoácido triptófano, se sintetiza en los núcleos del rafe (en la columna medial del tallo encefálico).

¿Cómo podemos aumentar nuestros niveles de dopamina?

Controlar los niveles de estrés

El estrés crónico inhibe la liberación de dopamina, lo que puede desembocar en una apatía, tristeza y anhedonia crónicas. Para evitarlo, tenemos que procurar desconectarnos de vez en cuando.

El deporte es una de esas actividades que no solo nos hará reducir el estrés y evadirnos, sino que también favorecerá la creación de los neurotransmisores implicados en la felicidad (entre ellos, la dopamina). Dar un paseo o actividades al aire libre también sirven para este fin.

Las actividades como yoga, taichí, meditación o incluso el baile también propician la producción de dopamina.

Disfrutar de las aficiones

Aunque pueda parecer obvio, hay que recordarlo. Aquello que más nos gusta activa los centros del placer en nuestro cerebro, por lo que generaremos dopamina de forma natural.

La música, por ejemplo, es una gran potenciadora. ¿Has sentido alguna vez cómo te recorre un escalofrío al escuchar tu parte favorita de una canción? Estás experimentando la acción de la dopamina.

Cuidar la alimentación

En el punto anterior desvelábamos que la dopamina procede de la tirosina (procedente, a su vez, de la fenilalanina; la tirosina también es precursora de la adrenalina y la noradrenalina). Nuestra alimentación no nos va a proporcionar dopamina directamente, sino que la obtendremos a partir del consumo de alimentos ricos en este aminoácido. ¿Dónde podemos encontrar la tirosina? En los lácteos, la soja, el té verde, el chocolate, las almendras, la carne y en frutas como el plátano, la sandía, los arándanos, el aguacate, etc.

Los alimentos ricos en antioxidantes también contribuyen a la formación de la dopamina. ¿En qué ayudan? En la neutralización de los radicales libres dañinos para nuestras células. Las verduras y las frutas tienen un papel importante en esta función.

En la medida de lo posible, hay que evitar el consumo de azúcar o café. A corto plazo, estas sustancias producen un incremento rápido, pero, como ya sabemos, terminan interfiriendo en la recaptación normal de la dopamina. Esto ocurre con la mayoría de las sustancias adictivas (tabaco, alcohol, drogas, etc.).

Orientarse a los demás

La cooperación, por encima de la competición, favorece las recompensas sociales. Es por eso que se trata de una gran forma de generación de dopamina.

La gratitud es otra buena opción para crear este neurotransmisor, fomentando unas mayores cuotas de felicidad. Además, afrontar con gratitud nuestro día a día (por lo que tenemos, por lo que hacen por nosotros, por lo que nosotros hacemos, por aquellos que nos rodean, etc.) nos ayudará a conseguir una perspectiva más positiva.

Disfrutar de las pequeñas cosas

Parece un cliché, pero es en las pequeñas cosas donde residen la mayoría de las alegrías. Ve al cine a ver la película que tanto te llama la atención, date un baño de burbujas con música relajante, contempla la lluvia desde el calor de tu casa, canta tu canción favorita, ríete con tus amigos… ¡Te sorprenderás de lo bien que te sienta!

Es importante que también procures terminar las tareas que empiezas. Los objetivos cumplidos y la satisfacción por el trabajo bien hecho aumentan la cantidad de dopamina en el cerebro.

Mantener las rutinas

Cumplir con unos horarios regulares y respetar los ciclos de luz y oscuridad, de sueño y de vigilia, es beneficioso. Nos proporciona sensaciones de placer y más niveles de dopamina. Es otra forma de ir cumpliendo objetivos a lo largo del día. Sin embargo, no olvides que introducir novedades a la rutina también es positivo y un buen modo de saciar la curiosidad.

Por supuesto, esto incluye una buena higiene del sueño. Recuerda que lo óptimo es dormir entre 7 y 9 horas diarias y en condiciones favorables (temperatura, luminosidad, tranquilidad, etc.). ¡Tu dopamina te lo agradecerá!

CogniFit colabora con el Centro de Instrucción de Medicina Aeroespacial- Ejército del Aire

El Centro de Instrucción de Medicina Aeroespacial (CIMA), dependiente del Ejército del Aire, centra sus acciones en  mejorar la seguridad y capacidad operativa del personal con responsabilidad de vuelo. Entre sus principales objetivos se encuentra la investigación aplicada. Recientemente el CIMA ha estado investigando cómo afectan las situaciones extremas al deterioro cognitivo de los pilotos del ejército usando CogniFit para medir diferentes habilidades cognitivas.

Debido a la rigurosidad, seguridad y características de la investigación aplicada, CogniFit ha adaptado sus evaluaciones para satisfacer los objetivos experimentales de dicha investigación, manteniendo la fiablidad y válidez de las mediciones en todo momento.

“Se creó un modelo offline específico para poder usar las evaluaciones cognitivas en situaciones extremas y se adaptó este a plataformas móviles como tabletas de forma de facilitar su uso” expresó el CTO Carlos Rodriguez  

Este compromiso pone en relieve la adaptabilidad y profesionalidad de CogniFit, que lleva más de 15 años de experiencia midiendo y entrenando habilidades cognitivas tanto en el ámbito de investigación como profesional. 

Atención dividida: qué es y cómo estimularla

Durante nuestro día a día utilizamos la atención dividida en más ocasiones de las que nos damos cuanta. Siempre que realizamos dos acciones a la vez, nuestro cerebro divide la atención en ambos estímulos. Veámos en el artículo porque es tan importante estimularala. 

¿Qué es la atención dividida?

La atención dividida se puede definir como la capacidad para responder a varias tareas o estímulos que aparecen de forma simultánea. Es un tipo de atención que permite procesar información que nos llega a través de diferentes canales y realizar más de  una actividad al mismo tiempo.

Veamos algunos ejemplos de la atención dividida en nuestra vida cotidiana:

Escuchar música mientras estudiamos o leemos: En el caso de escuchar música mientras se estudia, nuestro cerebro tiene que dividir la atención para procesar, por un lado, la información que nos llega por los oídos y por el otro, la información que nos llega a través de los ojos.

Conducir mientras hablamos con el copiloto: Nuestro cerebro nos permite mantener una conversación con una persona, con todo lo que ello implica (escuchar, respetar turnos, preparar nuestra respuesta), a la vez que prestamos atención a la carretera, ejecutamos las maniobras de cambio de marcha necesarias y ajustamos la velocidad.

Cocinar varias comidas al mismo tiempo: Sería el caso de preparar una ensalada mientras estamos pendientes de controlar que no se nos pase el tiempo que lleva el pescado en el horno.

Tocar un instrumento: Al tocar el piano, la guitarra o cualquier otro instrumento debemos hacer varias cosas a la vez: leer la partitura al tiempo que coordinamos ambas manos y llevamos el ritmo. Si además, tocas en un grupo, debes prestar atención a la ejecución de los demás miembros de la banda y sincronizar tu ritmo con el suyo.

En algunos de estos casos, cuando la tarea se complica (por ejemplo, en el caso de la conducción, incrementamos la carga atencional si queremos aparcar en un espacio muy ajustado), necesitamos que nuestra atención no se divida, sino que se dirija por completo a una sola cosa, y como consecuencia de ello, mientras aparcamos el vehículo podemos pedir a nuestro interlocutor que deje de hablar durante unos minutos. A esto hacen referencia los conceptos de limitación de la carga y de los recursos atencionales.

Diferencias de la atención dividida y otros tipos de atención:

Según el modelo atencional de Sohlberg y Mateer, la atención dividida estaría en la cúspide de un sistema jerárquico formado por cinco tipos de atención:

Atención focalizada:

Es la capacidad para responder a un estímulo específico que se presenta en una modalidad sensorial concreta (visual, auditiva, táctil). Es la capacidad atencional más simple según este modelo, ya que implica únicamente prestar atención a una sola cosa. Por ejemplo, fijarnos en un punto rojo que aparece en una pantalla.

Atención sostenida:

Aparece cuando debemos mantener esa respuesta en el tiempo, en una actividad prolongada. Un ejemplo de esto sería mantener nuestra atención en el punto rojo durante varios minutos.

Atención selectiva:

Es la habilidad de mantener la atención en un estímulo, discriminando con éxito el estímulo objetivo de entre sus distractores. Esto implica inhibir la información que no es relevante y activar la que sí lo es. Siguiendo con el ejemplo anterior, usaríamos la atención selectiva si tuviésemos que encontrar los puntos rojos que aparecen entre puntos de otros colores.

Atención alternante:

Es la capacidad que permite a nuestro cerebro prestar atención a diferentes tareas secuencialmente. Por ejemplo, contar los puntos rojos, y cuando suena una campana, pasar a contar los puntos verdes.

Atención dividida:

Sería el nivel más complejo de atención según este modelo, ya que como hemos dicho antes, requiere responder a varios estímulos y realizar varias tareas de forma simultánea. En nuestro ejemplo, esto implicaría contar los puntos rojos y los puntos verdes a la vez. O contar los puntos rojos mientras ordenamos alfabéticamente un listado de palabras.

Atención dividida a dos colores

Trastornos asociados a alteraciones de la atención dividida

Se han encontrado alteraciones en la atención dividida en diversos trastornos neuropsiquiátricos y del desarrollo. A continuación, se exponen algunos de ellos:

Uno de los trastornos del neurodesarrollo generalmente más relacionados con la atención es el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad), en el cual se han observado déficits al realizar tareas de atención dividida en comparación con personas con un desarrollo neurotípico (sin TDAH).

En personas con TEA (Trastorno del Espectro del Autismo) también se han encontrado dificultades a la hora de realizar tareas de atención dividida. Además, en los casos en los que las personas están diagnosticadas simultáneamente con TDAH+TEA, destacan las alteraciones en atención dividida.

También se ha observado una peor ejecución en tareas de atención dividida en niños con un nacimiento pretérmino (en concreto, menos de 32 semanas de gestación). Se ha planteado que en estos casos es posible que esta alteración esté debida a un impacto acumulativo de déficits en cada componente de la atención dividida.

En casos de Daño Cerebral Adquirido (término que engloba aquellas alteraciones neurológicas experimentadas en personas con un desarrollo cerebral típico) también se han encontrado problemas en tareas que implican la atención dividida, como en el caso de personas que han sufrido un traumatismo craneoencefálico. En este tipo de pacientes es importante tener en cuenta la atención dividida a la hora de planificar la evaluación y posterior intervención.

Test Cognitivo Online de CogniFit: Evalúa de forma clínica y rápidamente tu funcionamiento cerebral, identifica tus habilidades cognitivas. Obtén tus resultados en menos de 30-40 minutos. CogniFit es la herramienta de evaluación cognitiva más recomendada y utilizada por profesionales.

Efectos de la edad en la atención dividida

También la edad afecta a nuestra capacidad de prestar atención a varios estímulos simultáneamente o realizar más de una actividad al mismo tiempo. En general, se observa que durante el proceso de envejecimiento empeora la ejecución en tareas de atención dividida, especialmente cuando las tareas son más complejas. Este declive se observa cuando hay que prestar atención a varios estímulos a la vez (atención dividida multistream), así como cuando los canales por los que se recibe la información son diversos (atención dividida multimodal) o cuando hay que realizar varias tareas a la vez (atención dividida multitasking). A continuación, veremos ejemplos de estos tres tipos de atención dividida y su relación con la edad.

La atención dividida de múltiples fuentes (multistream)

Se refiere a la atención hacia más de un estímulo, y todos esos estímulos aparecen en la misma modalidad sensorial. Esto es, si tenemos que seguir con la mirada un punto que se mueve por la pantalla mientras clasificamos unas palabras que aparecen escritas en esa misma pantalla. En estos casos, se observa un declive en la atención dividida multistream en adultos mayores en comparación con jóvenes, en especial cuando las tareas son complejas y durante un tiempo prolongado. Por ejemplo, al seguir con la mirada múltiples objetos, los adultos mayores son menos precisos cuantos más estímulos tengan que rastrear.

La atención dividida multimodal

Se refiere a la atención orientada hacia múltiples estímulos presentados de forma simultánea por diferentes canales sensoriales, como atender a objetos con la mirada mientras prestamos atención a unos sonidos. Aunque lo hagamos de forma inconsciente, hacemos tareas de este tipo frecuentemente en nuestra rutina de cada día. Por ejemplo, cuando escuchamos lo que nos dice un amigo mientras miramos cómo se mueven sus labios al hablar. Normalmente, los sonidos que oímos coinciden con la forma en la que se mueve la boca, pero si no coincidieran (como en una película mal doblada), seguramente notaríamos que algo raro está pasando. En este tipo de tareas, las personas mayores no son capaces de detectar los estímulos igual que los más jóvenes.

La atención dividida multitarea (multitasking)

Es la que más demandas cognitivas requiere, ya que tenemos que dirigir la atención hacia varios objetivos y hacia diversos estímulos. Un ejemplo de tarea de este tipo sería intentar detectar palabras que se refieran a seres vivos auditivamente mientras se categorizan letras y números escritos en un papel. En estos casos, la ejecución de los adultos mayores se ve deteriorada, especialmente cuando las tareas son más complejas. Nos encontramos con ejemplos de este tipo de atención en muchas situaciones de nuestra vida diaria, como cuando hablamos por teléfono mientras leemos los titulares de la prensa. Otro ejemplo de una actividad del día a día que requiere atención dividida multitarea puede ser andar o permanecer de pie. De hecho, se ha observado que los adultos mayores muestran un peor control postural cuando están ejecutando a la vez distintas tareas cognitivas de complejidad creciente. Por ejemplo, se ha visto que los adultos mayores requieren de más tiempo para cruzar una calle mientras hablan por teléfono que los adultos jóvenes.

En resumen, se observa un efecto de la edad en la atención dividida, de modo que las personas mayores muestran más problemas a la hora de enfrentarse a tareas de atención dividida, particularmente cuando estas tareas son complejas. Estas mayores dificultades en atención dividida pueden resultar problemáticas en el día a día de los adultos mayores, aumentando las probabilidades de caídas y de daños personales.

Algunos trucos y ejercicios para estimular la atención dividida

A continuación, proponemos algunas actividades que puedes realizar en casa para estimular la atención dividida:

Ejemplo 1 actividad para mejorar la atención dividia

Necesitarás:

      • Un periódico, un libro o una revista.
      • Tu cerebro.

Selecciona una noticia o un artículo que te llame la atención y comienza a leerlo. Mientras lo lees, debes contar todas las veces que aparezca la letra “T”. Cuando llegues al final, anota el número de letras “T” que has contado e intenta hacer un resumen de lo que has leído para comprobar que estabas prestando atención a ambas cosas.

Ejemplo 2 actividad para mejorar la atención dividia

Necesitarás:

      • Una radio o cualquier dispositivo reproductor de música.
      • Lápiz y papel.

En este ejercicio tendrás que cantar o tararear la melodía de una canción (a ser posible, una que te guste) mientras realizas un conjunto de operaciones matemáticas: sumas, restas, multiplicaciones o divisiones. Comprueba luego los resultados.

Otras actividades, como bailar o el ejercicio físico también ayudan a mejorar tus habilidades de atención dividida. En concreto, se han encontrado efectos positivos del ejercicio físico (especialmente, con entrenamiento de tipo aeróbico) en la ejecución de tareas que implican diferentes tipos de atención, entre ellos, la atención dividida. En cuanto al tiempo que debemos emplear en realizar ejercicio físico para estimular la atención dividida, estos efectos positivos del ejercicio físico se observan a partir de los primeros diez minutos hasta más de una hora de entrenamiento.  

¿Sabías que…? Algunas curiosidades sobre la atención dividida

Se conoce como efecto de parpadeo atencional a la dificultad para detectar un estímulo cuando éste es presentado inmediatamente después de otro estímulo similar. Se estima que para que aparezca este efecto, el intervalo de tiempo entre un estímulo A y un estímulo B debe estar entre 100 y 400 milésimas de segundo. Este parpadeo atencional puede estar mediado por varios factores, entre los que se incluyen factores emocionales (por ejemplo, estímulos con una connotación negativa afectan a este fenómeno).

El efecto recibe este nombre precisamente porque es como si nuestro cerebro “parpadease” (metafóricamente) en el tiempo, no atendiendo a ciertos estímulos que aparecen mientras ese “parpadeo” está teniendo lugar.

¿En qué nos hemos basado para escribir esto? 

 
Sohlberg, M. M. y Mateer, C. (1986). Effectiveness of an attention-training program. Journal of Clinical and Experimental Neuropsychology, 9(2):117-130. En este artículo científico de 1986 Sohlberg y Mateer proponen un modelo y definición para los diferentes tipos de atención, entre ellos la atención dividida.
 
Arend, I. (2005). Dividiendo la atención entre dos objetivos: una revisión sobre el efecto de piscar atencional. Aletheia, 22, 7-22. Artículo de revisión en el que se recogen los resultados empíricos y los modelos explicativos del efecto de parpadeo atencional.
 
Baeyens, D., Roeyers, H. y Walle, J.V. (2006). Subtypes of attention-deficit/hyperactivity disorder (ADHD): distinct or related disorders across measurement levels.Child Psychiatry and Human Development, 36(4): 403-417. Revisión de la literatura sobre las características genéticas, neuroanatómicas, neuropsicológicas y clínicas de personas con TDAH.
Pérez, M. (2008). Procesos de atención en el autismo. Revista de Neurología, 46(1): 69-70. Artículo en el que se describen los diferentes procesos atencionales en personas con trastorno del espectro del autismo.
 
Delane, L., Campbell, C., Bayliss, D.M., Reid, C., Stephens, A., French, N. y Anderson, M. (2015). Poorer divided attention in children born very preterm can be explained by difficulty with each component task, not the executive requirement to dual-task. Journal of Child Neuropsychology, 23(5): 510-522. Artículo empírico que estudia los procesos implicados en la ejecución de tareas de atención dividida en niños con un nacimiento pre-término.
 
Azouvi, P., Couillet, J., Leclerq, M., Martin, Y., Asloun, S. y Rousseaux, M. (2004). Divided attention and mental effort after severe traumatic brain injury. Neuropsychologia, 42(9): 1260-1268. Estudio de investigación en el que se evalúa la ejecución de tareas de atención dividida de pacientes con daño cerebral por traumatismo.
 
Zanto, T. P. y Gazzaley, A. (2014). Attention and ageing. En A.C. Nobre y S. Kastner (Eds.), The Oxford handbook of attention (pp. 927-971). Oxford, Reino UnidoOxford University PressCapítulo de libro en el que se describen los procesos de atención dividida relacionados con el envejecimiento.

Pirámide de Maslow: Qué es y sus aplicaciones prácticas

Nuestras necesidades nos mueven para superar todos los retos que se nos presentan en el día a día. ¿Qué es la pirámide de Maslow? ¿Para qué sirve? ¿Cuáles son sus niveles? ¿Cuáles son las necesidades básicas? ¿En qué consiste la autorrealización? En este artículo haremos un recorrido por todos los peldaños de la pirámide de Maslow y resolveremos estas preguntas. Descubre los fundamentos de la motivación humana según esta teoría motivacional.

Pirámide de Maslow: Necesidades humanas. Imagen: Triangulum.com

¿Qué es la pirámide de Maslow?

La Real Academia Española define «necesidad» como «carencia de las cosas que son menester para la conservación de la vida» o «aquello a lo cual es imposible sustraerse, faltar o resistir», entre otras acepciones.

En este contexto, una de las aportaciones más importantes para la psicología es la llamada pirámide de Maslow. En ella, el autor ordenó las necesidades humanas en una jerarquía.

Para poder ir subiendo escalones, es necesario que se vayan satisfaciendo las necesidades de los peldaños anteriores. Nuestro progreso dependerá de nuestras propias acciones, de la actitud activa que adoptemos para seguir avanzando. ¿Cómo? A través de la motivación.

Los tres primeros escalones de la pirámide corresponden a las necesidades del déficit (D-needs), y las necesidades del ser (B-needs) se emplazan en los dos escalones de la cúspide.

La conducta humana se puede alterar si las diferentes necesidades no están satisfechas. Cuanto más bajo sea el escalón a satisfacer, más incide en el comportamiento.

Estas necesidades, además, pueden ser satisfechas por medios distintos del pensado inicialmente, o puede ocurrir que no se satisfagan del todo porque al mitigarse surgen otras nuevas.

Lo que un hombre puede ser, debe serlo. 

Abraham Maslow

Pirámide de Maslow: Los cinco estratos de necesidades

1. Necesidades fisiológicas o básicas

Son las primeras que se deben cubrir, las primigenias. Hacen referencia al mantenimiento de la salud, la respiración, la temperatura corporal, la alimentación, el sueño, las relaciones sexuales, etc. El resto de las necesidades surge con el tiempo, pero las básicas nacen desde el principio. Permiten la homeostasis, definida como el conjunto de procesos que autorregula nuestro cuerpo para alcanzar el equilibrio.

Si estas necesidades no están cubiertas, poco nos importa alcanzar otras. Por ejemplo, ¿cómo podemos dedicarle tiempo a querer sentirnos respetados si no tenemos nada con lo que llenar nuestro estómago?.

2. Necesidades de seguridad y protección

En este segundo escalón yacen las necesidades relativas a sentirse seguro y protegido. Esto incluye la propiedad privada (como la vivienda), el empleo, la seguridad física, etc.

Por ejemplo, ¿qué ocurre si se pierde un empleo que era la única fuente de ingresos de una familia? La inestabilidad de sus miembros aumenta.

3. Necesidades de afiliación y afecto

El tercer nivel está compuesto por las relaciones sociales, como la asociación, la amistad, el afecto, el amor, la aceptación de terceros, la intimidad, etc. Y es que necesitamos mantener contactos saludables y positivos con las personas que nos rodean.

Dicen que, para que el resto nos acepte, primero debemos aceptarnos a nosotros mismos. Sin embargo, el apoyo de los demás también supone un impulso muy importante en la búsqueda de nuestra mejor versión.

4. Necesidades de reconocimiento o estima

Se refieren a aquellas relacionadas con aspectos más profundos del yo, como la confianza, el autorreconocimiento, el éxito, el respeto, etc. La autoestima es clave para nuestro desarrollo personal. Una pobre autoestima o la falta de esta suele generar complejos de inferioridad, así como diferentes psicopatologías.

Las necesidades de reconocimiento se dividen en dos tipos:

    • Inferiores. Se basan en el respeto de los demás, en el aprecio y la atención que muestran hacia uno. Esto se relaciona con la reputación, el estatus y la posición que se logra en la sociedad.
    • Superiores. Se basan en el respeto hacia nosotros mismos. Nos permiten valorarnos, aceptarnos, comprendernos y cuidarnos. ¿Cómo pretendemos alcanzar la cima si no somos capaces de querernos a nosotros mismos?.

¿Cuáles son los estratos de la Piramide de Maslow?

5. Necesidades de autorrealización o autoactualización

Se encuentran en la cúspide de la pirámide, tan ansiada en la existencia humana. Necesita cubrir los cuatro estratos anteriores. ¿Qué es lo que encontramos aquí? El desarrollo potencial: moralidad, creatividad, espontaneidad y aceptación. Desaparecen los prejuicios. La visión positiva que se mantiene de la vida da ganas de vivirla al máximo.

Este nivel se reserva para las personas más exitosas, pero el éxito es subjetivo. Las metas pueden ser tan variadas como lo somos cada uno de nosotros. Tal vez alguien encuentra la realización en un voluntariado, otro siendo el capitán de su equipo de fútbol y un tercero formando una familia.

¿Cómo son las personas autorrealizadas?

Las personas que han logrado alcanzar el último nivel de la pirámide de Maslow se caracterizan por los siguientes rasgos:

    • Orientan los problemas hacia sus soluciones, más allá del propio interés
    • Su sentido del humor no conlleva crueldad.
    • Se respetan tal y como son, así como a los demás y a la naturaleza.
    • Muestran espontaneidad, creatividad y originalidad.
    • Pueden llegar a disfrutar de la soledad.
    • Sus relaciones personales no son muy numerosas, pero sí cercanas (rechazan la superficialidad).
    • Evitan las convenciones sociales y los estereotipos, confiando más en sus experiencias y juicios individuales.
    • No creen que el fin justifique los medios.
    • Suelen gozar las experiencias con más intensidad.
    • Son inconformistas e independientes.

Breves apuntes sobre el autor: ¿quién fue Abraham Maslow?

Nacido en Estados Unidos, Abraham Maslow (1908-1970) es considerado uno de los psicólogos más influyentes en la corriente humanista. Como hemos visto, las aspiraciones y motivaciones de las personas, así como el significado de sus vidas son varios de los aspectos que aborda. El humanismo es una muy buena vertiente para estudiar a las personas de forma holística: vernos como un todo en lugar de la simple suma de las partes.

¿Cómo se relaciona la pirámide de Maslow con la depresión?

Existen estudios que han hallado relación entre la depresión y los primeros niveles de la pirámide de Maslow. La insatisfacción de estas necesidades básicas y de seguridad, sobre todo, conduciría a estados depresivos. Sin embargo, esta no es una relación causa-efecto, sino que otras variables biopsicosociales intervienen en el desarrollo de este trastorno.

Con relación a esto, destacamos las llamadas necesidades irreales (virtuales o falsas). No tenemos que cubrirlas para alcanzar la felicidad, puesto que no son relevantes para la vida. De hecho, satisfacerlas puede implicar precisamente caer en esta depresión. Por ejemplo, los que consiguen más éxitos que otros y se avergüenzan de ello, los que confeccionan sus necesidades al compararse con los logros de los demás, los que se anticipan para acontecimientos que nunca ocurren, etc.

Pirámide de Maslow: Ventajas y desventajas

La pirámide de Maslow sigue siendo estudiada como referente cada vez que se habla sobre la motivación y su importancia. No obstante, también suscita críticas y su validez es cuestionada.

Ventajas de la pirámide de Maslow

    • Sencilla. Es muy fácil de entender y de ponerla en práctica en diferentes ámbitos.
    • De visualización comprensible. La pirámide gráfica es explicativa en sí misma, fácil de memorizar.
    • Muy aplicable a la realidad. Muchas personas de diversos perfiles encuentran útil e inspirador aplicar la pirámide a su vida cotidiana.
    • Innovadora. Frente al mecanicismo y reduccionismo de las corrientes conductistas, aporta flexibilidad e integración de planteamientos.

Desventajas de la pirámide de Maslow

    • Bastante ambigua. Algunas necesidades son fáciles de medir (como la respiración, la alimentación, etc.), pero otras son más abstractas (como el afecto o la autorrealización). Por eso, la teoría resulta discutible en el entorno científico.
    • Secuencialidad cuestionada. Existen muchas personas que por distintos motivos (éticos, ideológicos, etc.) no satisfacen sus necesidades básicas y, sin embargo, aspiran a otros escalones más elevados. Por ejemplo, el artista arruinado que lucha por terminar su obra como sea.
    • Teorías más sofisticadas. Autores como McGregor (1969) o Alderfer (1972) propusieron, posteriormente, otras explicaciones sobre la motivación. Ambas se basaban en la propia pirámide de Maslow.
    • Optimismo exagerado. Maslow creía fervientemente en la voluntad y la capacidad humanas. Es más, sus palabras fueron «cuando la gente parece ser otra cosa que buena y decente, es solo porque están reaccionando al estrés o a la deprivación de necesidades como la seguridad, amor y autoestima». De este modo, dejaba muchas otras variables psicosociales fuera de la ecuación.

¿En qué ámbitos podemos aplicar la pirámide de Maslow?

Su uso se ha extendido tanto que se puede emplear en diferentes ámbitos de la vida humana, tanto personal como profesional.

Pirámide de Maslow y la terapia psicológica

La priorización de las necesidades permite que el psicoterapeuta pueda comprender la situación de un paciente, entender su conducta y planificar una terapia concreta. Si se conocen las necesidades exactas de una persona, se le puede orientar mejor para ir logrando la satisfacción de estas.

Si la terapia sigue una corriente humanista, estará enfocada al crecimiento personal mediante el amor, la esperanza y el altruismo, entre otros. Siguiendo la pirámide, busca conseguir la autorrealización. Considera activos a los pacientes, capaces de encaminarse en su propio desarrollo, responsables de alcanzar los cambios que anhelan. En este recorrido, el psicoterapeuta tan solo es un guía.

Entonces, ¿cómo podemos embarcarnos en el desarrollo personal? Tratando de examinar en qué escalón de la pirámide estamos y cuáles son las necesidades que debemos ir cubriendo para poder progresar. Y será en este camino al progreso, más que en la meta, donde hallaremos el bienestar y se reducirán tanto la tensión como los conflictos internos.

Pirámide de Maslow y la vida personal

La familia suele jugar un papel muy importante en nuestras vidas, por lo que ocupa un lugar esencial dentro de la pirámide. Suele estar presente en varios de los niveles y ocupará diferentes necesidades según la relación concreta de cada individuo con su familia.

Bajo este prisma, ¿cómo podemos mejorar estas relaciones? Conociendo las necesidades de cada uno y mostrando interés en ellas. De este modo, será más fácil brindarles comprensión y ayuda.

Pirámide de Maslow y la educación

Es conveniente que los profesionales de la educación conozcan las necesidades de las personas a las que quieren educar. Dependiendo de cada etapa, estas van cambiando. Descubrir los estímulos que captan el interés permitirá utilizarlos en la enseñanza. ¿Por qué? Aprendemos mejor si nos sentimos bien, si nuestra curiosidad se despierta y si —según Maslow— tendemos a la autorrealización.

Para un buen aprendizaje, es evidente que primero necesitamos cubrir nuestras necesidades básicas. ¿Cómo pretendemos aprender en una situación, por ejemplo, bélica? Prima la supervivencia, lo demás es secundario.

Para que los estudiantes sean conscientes de esto, es útil explicarles en qué consiste la pirámide de Maslow. Después se les pide que rellenen cada nivel según su percepción. Veremos variaciones individuales, pero las necesidades suelen coincidir.

Pirámide de Maslow y las necesidades sociales

Las necesidades también se pueden provocar en grandes masas poblacionales. Buena parte de la población mundial no puede satisfacer sus necesidades básicas. Sin embargo, las empresas de producción se centran en las necesidades sociales de poblaciones menores pero con mayor poder adquisitivo. ¿Por qué? Estas últimas generan más dinero.

En los países desarrollados, los dos primeros escalones están satisfechos para la mayoría de los habitantes. Por eso, surgen productos orientados a peldaños más altos. Por ejemplo, un coche de alta gama no busca satisfacer la necesidad de movilidad, sino las asociadas al éxito y prestigio social (nivel 4). Y es que la mayoría de las sociedades se mueven por los beneficios económicos, por las necesidades impuestas, no por las necesidades reales de los individuos.

Pirámide de Maslow y el marketing

Las necesidades de los consumidores son fundamentales para saber qué productos serán líderes de ventas. Las empresas adaptan su producto, su mensaje y la comunicación de este al nivel de necesidades que pueden satisfacer. Para ello, utilizan distintas estrategias y herramientas de diseño y publicidad. A través de estudios de mercado descubren qué artículos cubren mejor las necesidades de una población determinada.

Por ejemplo, si queremos cubrir la necesidad de protección en la propiedad privada (nivel 2), se nos podría ocurrir un sistema de alarmas. Si queremos abastecer un barrio con más variedad de alimentos (nivel 1), podríamos abrir un supermercado. También podemos ofrecer un perfume como un producto asociado en su publicidad a la afiliación, el éxito y la autorrealización (niveles 3, 4 y 5).

Cuanto más bajos sean los niveles que ocupa un servicio o un producto, más imprescindible se vuelve en la vida de los consumidores.

Esta línea de pensamiento se puede extrapolar a la atención al cliente, puesto que el comercial deberá conocer las necesidades del potencial comprador a la hora de ofrecer y vender su producto.

Pirámide de Maslow y la economía

La economía es uno de los campos donde más se aplica la pirámide de Maslow. Esta estudia el modo de satisfacer las necesidades humanas en un entorno donde los recursos son limitados, por lo que deben ser priorizados. Así, la priorización de las necesidades seguiría el mismo orden mantenido en los estratos de la pirámide. ¿Qué significa esto? Que es más probable, por ejemplo, que alguien gaste su dinero en comprar comida que en una escultura.

Siguiendo esta lógica, cabe señalar que cuanto más alto es el precio de un producto, los compradores se situarán en escalones más elevados de la pirámide. Los precios bajos, por otro lado, aseguran un consumismo inmediato.

Aplicaciones prácticas de la Pirámide de Maslow

 

Pirámide de Maslow y el ámbito laboral

Las empresas y organizaciones, tanto públicas como privadas, precisan que sus trabajadores se encuentren motivados y que sepan motivar a las personas a su cargo. Por eso, unas condiciones favorables para los empleados están relacionadas positivamente con su rendimiento. ¿Por qué? Se ha comprobado que la felicidad y la motivación incrementan la productividad.

Huelga decir que buenas condiciones salariales, políticas de empresa de conciliación de la vida familiar con la laboral, flexibilidad horaria, buen ambiente en el trabajo e instalaciones salubres, entre otros, son fuentes potentes de motivación para los trabajadores.

Así pues, ¿cómo podríamos enfocar una pirámide de Maslow laboral?

    1. Tener un empleo que me permita vivir.
    2. Que mi empleo sea fijo y con un sueldo bueno.
    3. Tener buenos compañeros de trabajo.
    4. Que reconozcan mi experiencia y logros en el trabajo.
    5. Asumir retos que sean de mi interés en el trabajo.

Ejemplo de las diferentes necesidades de la pirámide de Maslow

Imaginemos a María, una chica adolescente de clase socioeconómica baja. Vive con sus padres desempleados en un barrio pobre y apenas pueden llevar una vida digna.

La familia de María hace que en casa no puedan pagar la calefacción y apenas llegan a fin de mes. Pasa hambre, sed y frío (necesidades básicas). Entonces, sus padres consiguen sendos trabajos. A las pocas semanas, pueden acceder a los recursos esenciales.

El barrio en el que viven sufre un elevado índice de delincuencia. Salir a la calle puede implicar ser víctima de un delito (necesidades de protección). Con el tiempo, consiguen ahorrar y acceder a un alquiler en un barrio más seguro.

Pero el barrio nuevo hace que María no tenga amigos y se sienta sola (necesidades de afiliación). Poco a poco, se vaya relacionando más en su nuevo instituto. Entra en un grupo donde pronto empieza a entablar amistades.

La nueva situación económica hace que pueda apuntarse a las clases de pintura que siempre quiso. Se adapta rápido y se le da bien. Su profesora la halaga delante del resto de la clase (necesidades de reconocimiento). Asiste a varios concursos de pintura y queda en buenas posiciones, llegando a ganar varias veces.

Con el tiempo, María se gradúa en Bellas Artes. Consigue un buen trabajo, lo que le permite encontrarse sana y segura, así como ayudar a su familia. Se siente bien consigo misma. Comienza a hacerse un nombre en el mundo de la pintura. Incluso se dedica a la venta benéfica de varios cuadros para destinar el dinero recaudado a asociaciones contra el cáncer (necesidades de autorrealización).

María puede ser cualquiera de nosotros. Esfuerzo, esperanza y motivación son los componentes que, junto a una actitud positiva, nos ayudarán a conquistar la pirámide.

Indagar en lo que nos mueve es esencial para cumplir nuestros deseos de una forma más eficaz. Nuevas hipótesis seguirán intentando descifrar las bases de las necesidades humanas en los próximos años.

Disciplina positiva: 23 técnicas para una educación firme pero amable

Todos los padres queremos lo mejor para nuestros hijos, sin embargo, a veces no disponemos del conocimiento necesario para actuar debidamente. Y es que educar no es una tarea fácil. Por ese motivo, es indispensable tener a nuestro alcance recursos que nos ayuden a actuar des de la comprensión y amabilidad. La disciplina positiva es esa herramienta que nos acerca técnicas para educar a los niños des de la cooperación  y el respeto mutuo entre padres e hijos.

Disciplina positiva: una educación firme pero amable

¿Qué es la disciplina positiva?

La disciplina positiva fue desarrollada por el psicoterapeuta Alfred Alder y por su aprendiz, psiquiatra y educador Rudolf Dreikurs. Más tarde, Jane Nelsen y Lynn Lott (fundadoras de la asociación americana de disciplina positiva) regularon sus principios y técnicas para su aplicación.

Muchas veces, al escuchar la palabra “disciplina” la asociamos con factores negativos, pero el verdadero significado de esta palabra es “discípulo”. Podríamos ver a nuestros hijos como discípulos que necesitan nuestra ayuda durante su desarrollo, para en un futuro ser seres libres, felices e independientes.

Firm & Kind

Son varios los estudios que han demostrado que los niños tienen la necesidad de crear vínculos con las personas más cercanas a ellos; como sus padres, amigos o profesores. Los niños que mantienen esos vínculos fuertes, son niños que por lo general, se comportan mejor. La disciplina positiva se basa en la premisa “Firm & Kind” (firme pero amable) y se encarga de reforzar esos vínculos mediante el respeto, la compresión, autoestima y la comunicación.

Principios básicos de la disciplina positiva

 

  • Comunicación y comprensión
  • Respeto mutuo entre padres e hijos
  • Amabilidad y firmeza
  • Fortalecer vínculos afectivos
  • Participación activa de los niños
  • Desarrollo emocional y de autonomía

 

Disciplina positiva y porqué se portan mal los niños

Como bien dice la palabra, los niños, niños son y a veces pueden llegar desesperarnos  cuando no hacen lo que esperamos. Quizás ahí está el primer error: “esperar algo de ellos”. En primer lugar, no debemos esperar que su comportamiento sea de una manera u otra. Hay que entender que su manera de comunicarse no es como la de un adulto y que detrás de su comportamiento, hay un mensaje que debemos descifrar para llegar a la raíz del asunto.

Rudolf Dreikurs, mencionó: “cuando los niños no se portan bien, nos intentan decir algo de una forma diferente a la que se comunicaría un adulto y por lo tanto, la percibimos como la manera errónea, sin pararnos a pensar que quizás es la única manera en la que pueden/saben expresarse”. Los motivos pueden ser varios; reclamar nuestra atención, aburrimiento, hambre, sueño… Aquí entraría en juego empatizar con nuestros hijos para saber el porqué de sus comportamientos.

Disciplina positiva para educar

Disciplina positiva no es igual a ser permisivo

 

Disciplina positiva no significa ausencia de esta y por lo tanto exceso de permisividad. Tampoco se parece a la disciplina punitiva (basada en el castigo), ya que esta hace que los niños aprendan  a base de sentirse mal y des del sentimiento de miedo. Con la disciplina positiva, lo que buscamos son resultados a largo plazo. El objetivo, es que los niños entiendan porque están mal ciertas cosas y porque no deben hacerlas. No imponemos castigos sin saber si los niños han comprendido realmente el porque no deben actuar de ciertas maneras.

 

23 técnicas para implementar la disciplina positiva

1. Autocontrol

Muchos padres pierden mucha energía tratando de controlar a sus hijos, pero la única conducta que realmente podemos controlar es la nuestra. Está en nuestras manos adoptar una actitud que beneficie nuestra salud mental y no dejar que nos abrumen las situaciones difíciles. Podemos reorientar la conducta de nuestros hijos y/o indicarles lo que si pueden hacer, en vez de enfocar nuestra atención en lo que no deben hacer. Transmitir seguridad y calma beneficiará la relación con nuestros pequeño.

2. Comunicación

Es la base de toda relación. Debemos procurar buscar momentos en los conectar con los niños. Por ejemplo, ir a merendar después del colegio, desayunar juntos cada día antes de ir al colegio o incluso celebrar reuniones familiares. Mantenernos comunicados con nuestros hijos y al día sobre posibles problemas que puedan tener en la escuela, actividades extra escolares, etc., nos ayudará a comprender mejor su comportamiento.

3. Mostrar interés

Preguntar por los intereses de nuestros hijos, aficiones y preferencias. Hacer que los niños se sientan valorados refuerza su autoestima y bienestar. Evitar hacer preguntas del tipo: “¿Has hecho los deberes?”. Si ya sabes que no los ha hecho. Podemos sustituirlo por frases como: “Me doy cuenta que no has hecho los deberes”. De ese modo evitaremos que los niños se sientan atrapados por nuestras preguntas.

4. Escuchar 

Por muy pequeños que sean, tienen sus propios sentimientos y emociones, escuchar lo que nos dicen ayudará a comprender sus comportamientos. A través de ellos tenemos la oportunidad de volver el mundo de una manera nueva y sorprendente, como cuando éramos niños. 

5. Comprensión

Intentar comprender que hay detrás de un mal comportamiento; puede ser cansancio debido a la escuela, las actividades extra escolares, que estén hambrientos, que hayan tenido un mal día o que les incomode algo en particular. Averiguar que les sucede realmente nos ayudará a adoptar soluciones eficaces. 

6. Firm & Kind

Ser firme en las decisiones pero amable a la misma vez. Mostrar comprensión hacia ellos pero sin ceder débilmente. Por ejemplo, el niño/a quiere jugar a la videoconsola al llegar a casa pero tiene deberes que hacer. Una actitud “Firm & Kind” sería: “Sé que quieres jugar a la videoconsola, pero antes deberás hacer los deberes y podrás jugar solo al finalizarlos”. 

7. Ser un ejemplo

Los niños tienen muchas maneras de aprender, una de las más conocidas es por imitación. Si intentamos que nuestros hijos no se comporten de ciertas maneras, debemos ser un ejemplo para ellos y hacer que nuestras palabras coincidan con nuestras acciones. Es decir, no sería conveniente decirle al niño/a que no se utiliza el móvil mientras nos sentamos a comer y que nosotros si lo hagamos. Porque ser un ejemplo es fundamental para que desarrollen principios y unos valores positivos, por eso también es importante preguntarse constantemente ¿qué fallos estoy cometiendo? e intentar mejorar cada día.

Test Cognitivo Online de CogniFit: Evalúa de forma clínica y rápidamente tu funcionamiento cerebral, identifica tus habilidades cognitivas. Obtén tus resultados en menos de 30-40 minutos. CogniFit es la herramienta de evaluación cognitiva más recomendada y utilizada por profesionales.

8. Prestar atención al esfuerzo más que al éxito

Es muy común centrarse en el éxito en vez de hacerlo en los esfuerzos realizados. Todos queremos que nuestros hijos sean los mejores en la escuela y en otras actividades, pero esto requiere tiempo y esfuerzo que hay que valorar si cabe más que el éxito. Supongamos que nuestra hijo/a suspende un examen. Tras identificar los problemas que le han llevado a suspender e intentar rectificarlos, en el próximo examen saca un 5. Estamos de acuerdo en que no es una nota muy alta, pero hay que tener en cuenta que el niño/a ha progresado, enfocando nuestra atención en esa mejora.

9. Buscar soluciones que involucren a los niños

Imaginemos que nuestro hijo/a está jugando en la habitación. Cuando vamos a llamarle para que se siente en la mesa a cenar, nos damos cuenta de que ha pintado la pared con lápices de colores. Una solución que involucre al niño/a, sería decirle que él/ella limpie la pared, o si es muy pequeño/a, limpiarla juntos. 

10. Responsabilizarse

Enseñarles a responsabilizarse de sus propias acciones. De esta manera aprenden a relacionar acciones con consecuencias. Podemos probar con frases como: “Debido a que no estudiaste lo suficiente has suspendido” o “Como ya has hecho todos los deberes ahora podemos ir al parque”.

11. Redirigir

Redirigir las acciones que no son apropiadas de una forma amable y sutil. Imaginemos que está en el parque y lleva mucho tiempo columpiándose y otros niños quieren subir al columpio. Podemos invitarle amablemente a dejar el columpio y llevarlo al tobogán.

12. Límites

Los límites son necesarios para proteger a nuestros hijos de peligros y así ayudarles a que se adapten al mundo que nos rodea. Es importante que los niños participen en el establecimiento de estos si son mayores de 4 años.La decisión no debe ser unilateral, ya que de ese modo fomentamos el poder y este a veces puede resultar en rebeldía. Por ejemplo, decidir juntos la hora de irse a dormir o la hora de regreso a casa cuando son mayores.

13. Consecuencias naturales

Son aquellas que se dan sin la intervención de un adulto. Por ejemplo, el niño no se quiere comer la comida y si no se la come más tarde tendrá hambre (consecuencia natural). Se trata de que los niños las aprendan por sí mismos.  Evitar frases como “Te lo dije” o “Mira que te avisé”. Este tipo de frases pueden hacer que el niño se sienta humillado. No hay que olvidar, que el objetivo principal es que los niños aprendan y no repitan los mismos errores, no que se den cuenta que los adultos lo sabemos todo.

14. Consecuencias lógicas

Las consecuencias lógicas requieren el seguimiento de los adultos. Por ejemplo: “Si te acuestas tarde no tendré tiempo leerte el cuento”. Por lo tanto, decidimos una consecuencia para sus acciones directamente relacionada con la conducta no deseada.

15. Seguimiento

Cuando apliquemos consecuencias lógicas, debemos de mantenerlas si los niños no han actuado debidamente. Si lo consideramos oportuno, podemos darles una nueva oportunidad para cumplirlas más adelante.

16. Evitar los premios y castigos

Los premios y castigos son arbitrarios. La consecuencia no está directamente relacionada con la causa y promueven la autoridad y el poder, sin tener en cuenta el respeto mutuo. Tratar de sustituirlos aplicando consecuencias lógicas, ya que están basadas en la elección y comprensión.

17. Error = oportunidad

La palabra crisis en chino está compuesta por dos caracteres, el primero significa peligro y el segundo oportunidad. Un error es una oportunidad para aprender. Podemos dejar que los niños se equivoquen y aprendan por ellos mismos. Cuando se equivoquen no les daremos la solución inmediatamente. Podemos hacer un “Brainstorming” (lluvia de ideas) y debatir juntos los pros y los contras.

18. No utilizar violencia física

No es recomendable utilizar violencia física cuando los niños se portan mal, ya que eso les enseña que la violencia está bien. Cuando estemos muy enfadados, podemos tratar de buscar un momento para calmarnos y después adoptar consecuencias lógicas des de la serenidad. Debemos recordar que nadie es perfecto y que todos hemos cometido errores.

19. Tiempo

Dedicar tiempo exclusivo a nuestros hijos es fundamental. Eso ayudará a evitar rabietas, que se centren demasiado en aparatos electrónicos o incluso despertares nocturnos en busca de nuestra atención. Es recomendable invertir tiempo en ellos de manera exclusiva para jugar con ellos, leerles un cuento antes de ir a dormir o aprovechar las comidas y cenas para pasar tiempo de calidad con ellos. 

20. Tono de voz

Es beneficioso dirigirse a ellos con un tono amistoso y cariñoso, eso facilitara que presten atención y realmente escuchen lo que queremos decirles. Percibir el “el tono de sermón” hará que quieran desconectar y no prestar atención a nuestras palabras. Es importante educar sin gritar.

21. Palabras 

La elección de las palabras adecuadas acompañadas del tono de voz correcto es esencial para que la comunicación entre padres e hijos refleje respeto y cariño.

22. Autonomía

Aunque a veces nos salga el instinto de sobre protegerlos, no es aconsejable hacerlo si queremos que crezcan con seguridad e independencia. Hay que permitir que los niños experimenten consecuencias basadas en sus propias acciones y/o decisiones (por supuesto,  aplicando el sentido común). No deberíamos hacer cosas que ya pueden hacer por ellos mismos, así les ayudaremos a ser seres más autónomos.

23. Paciencia

El cansancio acumulado, el estrés o la auto exigencia pueden hacer que perdamos la paciencia fácilmente. Somos humanos y es normal que a veces nos sintamos desbordados y perdamos la paciencia con nuestros hijos. No hay que culpabilizarse por ello, podemos buscar actividades que nos hagan desconectar como el deporte o simplemente, dedicarnos tiempo a nosotros mismos.

Psicomotricidad infantil: Guía completa sobre el desarrollo de los niños

¿Qué es la psicomotricidad infantil? ¿Cómo puedo saber si mi hijo/a se encuentra dentro de los patrones normativos del desarrollo? ¿Qué clase de trastornos psicomotrices existen? ¿Qué es el método de la estimulación temprana? Y finalmente, ¿Con que tipo de ejercicios se puede fomentar la psicomotricidad del niño/a en función de su edad? En este artículo se abordan estas y otras cuestiones con el fin de informar y facilitar conocimientos sobre la importancia que tiene la psicomotricidad infantil en el desarrollo integral de los niños/as en sus primeros años de vida.

 
¿Qué es la psicomotricidad infantil?

¿Qué es la psicomotricidad infantil?

La psicomotricidad infantil es una disciplina que conecta dos partes fundamentales del proceso de desarrollo integral del niño/a: el movimiento y la actividad psíquica. Se puede describir como una psicología del movimiento que se basa en una conexión cuerpo-mente, explicando cómo cada movimiento va acompañado de conocimientos, pensamientos y emociones. Se trata de conseguir, a través ejercicios, que el niño/a adquiera conocimientos, tanto de sí mismo como del medio que le rodea, a través de la interacción de sus propios movimientos con el entorno. Los niños, mediante ejercicios como correr, saltar, jugar con una pelota o manipular objetos, adquieren una conciencia del yo, de su cuerpo y de su mente además de conocimientos del espacio y el tiempo (arriba-abajo, izquierda-derecha, delante-detrás, rápido-lento…) y una serie de habilidades, tanto personales (control del equilibrio) como sociales, al interaccionar en los ejercicios y juegos con otros niños/as. La psicomotricidad es especialmente importante durante los primeros años de la infancia, ya que es cuando los niños tienen una mayor plasticidad cerebral. Esto quiere decir que su cerebro se moldea con mucha facilidad ante los conocimientos y las experiencias nuevas, y por tanto, durante estos años los niños/as asimilan mejor el aprendizaje. A esto hace referencia la expresión que compara a los niños de edades tempranas con esponjas, ya que estos absorben los nuevos conocimientos con mucha facilidad debido a su gran plasticidad cerebral. Esta plasticidad hace que se forjen mas conexiones neuronales y mediante los ejercicios de psicomotricidad se consigue que los niños estimulen estas conexiones a través del movimiento y se generen en mayor cantidad.  
Es fundamental trabajar la psicomotricidad en niños para un buen desarrollo
  Es por todo esto que resulta de vital importancia para el desarrollo integral del niño la práctica de actividades psicomotrices especialmente durante los primeros años de vida. Además, en estos ejercicios se pueden identificar dos funciones fundamentales: una de carácter educativa que consiste en formar al niño mediante estos juegos para los aprendizajes escolares posteriores y una de carácter social, ya que con la realización de estas actividades se ayuda a la niña/o a interaccionar con los demás.

Psicomotricidad infantil: Cambios durante el desarrollo infantil

El desarrollo psicomotor sigue unos patrones de evolución en gran medida marcados por la edad del niño/a.

Psicomotricidad infantil durante el primer año:

  • Se van controlando las partes del cuerpo más cercanas a la cabeza, extendiéndose el control hacia los brazos y posteriormente a las piernas. Un ejemplo de esto sería el niño controlando primero el movimiento del hombro, posteriormente del brazo y la muñeca y por último de la mano y los dedos.

Psicomotricidad infantil de 1 a 2 años:

  • El niño adquiere gran independencia con sus movimientos. Sin ayuda, gatea, mira hacia atrás, realiza juegos de construcciones y encaje, corre, salta, anda sincronizando brazos y piernas, puede golpear una pelota…
  • Es capaz de imitar algunos gestos.
  • Hace garabatos.
  • Identifica algunas partes del cuerpo.
  • Usa la cuchara.
  • Ayuda a vestirse y desvestirse.
  • Consigue utilizar frases cortas y simples.

Psicomotricidad infantil de 2 a 3 años:

  • Empiezan a montar en triciclo.
  • Sube escaleras (no las baja).
  • Se viste o desviste solo/a (sin botones ni cremalleras).
  • Come sin ayuda.
  • Hace, además de garabatos, rayas y le gusta pintar.
 
Cómo estimular la psicomotricidad infantil

Psicomoricidad infantil a los 3 años:

  • Espontaneidad y soltura en los movimientos.
  • Domina el propio cuerpo, diferencia partes del cuerpo en si mismo y en los demás.
  • Se desplaza en carrera y se para.
  • Tiene mayor coordinación y precisión en las tareas
  • Completa dibujos y figuras.
  • Comienza a manejar nociones del espacio y el tiempo básicas como arriba-abajo, delante-detrás, antes-después, deprisa-despacio.

Psicomotricidad infantil a los 4 años:

  • Percibe la estructura del cuerpo.
  • Realiza tareas complejas a través de la imitación (a este tipo de aprendizaje se le denomina aprendizaje modelado).
  • Tiene mayor dominio de los desplazamientos (velocidad, giros, cambios de dirección…).
  • Domina el trazo al dibujar.
  • Realiza tareas más complejas.
  • Representa la figura humana en sus dibujos y creaciones.
  • Ordena acontecimientos cortos en el tiempo y usa términos como ayer, hoy o mañana.

Psicomotricidad infantil los 5 años:

  • Es capaz de organizar el tiempo.
  • Distingue ambos lados del cuerpo y cual es el dominante (diestro o zurdo)
  • Control y dominio de la coordinación de movimientos.
  • Avance en su agilidad, equilibrio y control del cuerpo (similar al adulto)
  • Realiza tareas complejas que requieren coordinación de la vista y los movimientos manuales.
  • Dibuja utilizando más la imaginación.
  • Define su esquema corporal incluyendo detalles en la representación de la figura humana.
  • Usa los términos espacio temporales de manera mas precisa.

¿Cómo diferenciar lo normativo de lo patológico en el desarrollo de la psicomotricidad infantil?

  Cuando se habla de un desarrollo de la psicomotricidad infantil normal se hace referencia a un proceso que permite al niño/a adquirir las habilidades adecuadas para su edad. No obstante, existe una gran variabilidad en las edades de adquisición de algunos conocimientos y habilidades puesto que, a pesar de que el desarrollo psicomotor es un proceso evolutivo y continuo que sigue una secuencia similar en todos los niños, no se realiza de una manera rígida y existe una gran diversidad sin tener porque supone una patología. Por todo esto, la línea que separa lo normal de lo patológico es bastante difusa y en ocasiones es complicado hacer un diagnóstico de problemas en el desarrollo psicomotor, ya que se necesitan muchos factores en conjunto para poder diagnosticar con precisión. No obstante, existen algunos signos de alerta de un desarrollo psicomotor patológico como son los siguientes:
  • Retardo en la adquisición de habilidades o conocimientos
  • Estancamiento o regresión en habilidades adquiridas
  • Persistencia de conductas de etapas previas
  • Calidad de respuestas no adecuada
  • Signos físicos anormales

Los principales trastornos del desarrollo psicomotor son:

  • Debilidad motriz: torpeza en los movimientos e incapacidad para relajar los músculos voluntariamente
  • Inestabilidad motriz: incapacidad de inhibición de movimientos, así como la emoción que los acompaña
  • Inhibición motriz: tensión e indiferencia en contexto sociales, muestran temor ante las interacciones sociales, tienen miedo de caerse, inseguridad, inhiben sus movimientos con la pretensión de hacerse invisibles
  • Trastorno del esquema corporal o lateralidad:dificultad de adquisición de conocimientos y representación del propio cuerpo. Le cuesta la orientación espacio -temporal y utilizar su cuerpo de forma efectiva para relacionarse con el entorno. Un ejemplo de este trastorno sería un niño que a los tres años no identifica los elementos de su cara.
  • Apraxias y dispraxias infantiles: el niño conoce el movimiento, pero es incapaz de realizarlo correctamente, no coordina en las actividades y no puede imitar gestos sencillos
  • Tics o trastorno de Tourette: movimientos repentinos e involuntarios que afectan a pequeños grupos de músculos y se repiten de manera intermitente. Pueden ser crónicos o transitorios.
  • Sinestesias:movimientos involuntarios que nacen mientras hacemos otras actividades (un ejemplo sería sacar la lengua mientras pintamos)
Test Cognitivo Online de CogniFit: Evalúa de forma clínica y rápidamente tu funcionamiento cerebral, identifica tus habilidades cognitivas. Obtén tus resultados en menos de 30-40 minutos. CogniFit es la herramienta de evaluación cognitiva más recomendada y utilizada por profesionales.

¿Por qué es importante estimular la psicomotricidad infantil?

  En los primeros años de vida, la psicomotricidad juega un papel muy importante porque influye en el desarrollo intelectual, físico y social del niño/a y favorece su relación con el entorno. Estos ejercicios les permiten explorar, investigar, superar y transformar situaciones de conflicto, así como enfrentarse a limitaciones y relacionarse con los demás. A través de la psicomotricidad se pretende que el niño se divierta, desarrolle y perfecciones sus habilidades motrices y cognitivas.

Nivel motor

La psicomotricidad trabaja aspectos como la coordinación, el equilibrio, los reflejos, la lateralidad (disposición de destreza orientada hacia la derecha-diestro- o hacia la izquierda-zurdo), el control respiratorio, el ritmo o control del movimiento y  conductas perceptivo-motrices con las que el niño a través de su cuerpo se orienta en el espacio y el tiempo. En resumen, a nivel motor, la psicomotricidad permite al niño dominar el movimiento corporal. Al ejercicio del control sobre el propio cuerpo se le denomina motricidad, ésta se divide en dos grupos según las partes del cuerpo que intervienen:
  • Motricidad gruesa:es el control y coordinación de movimientos que abarcan el tamaño del propio cuerpo o superior. Por ejemplo: bailar, correr, saltar.
  • Motricidad fina: control y coordinación de movimientos que abarcan menos del tamaño del propio cuerpo, compromete las partes finas del cuerpo como las manos o los dedos. Se centra en movimientos realizados con partes concretas: colorear, escribir, dibujar.

Nivel cognitivo

Se desarrollan habilidades y destrezas por medio de la adquisición de experiencias y aprendizajes para su adaptación al entorno. Los procesos cognitivos que se trabajan mediante la psicomotricidad son los siguientes:
  • Atención: es la función que nos permite concentrarnos, aunque es un proceso cognitivo también tiene una parte afectiva ya que depende de las emociones que haya experimentado el individuo con lo observado. Es el primer factor que influye en el rendimiento escolar
  • Memoria: Es la capacidad para evocar lo previamente aprendido.
  • Imitación:es la capacidad para aprender y reproducir conductas. Se involucran aspectos cognitivos, afectivos y conductuales. La imitación se desarrolla fundamentalmente durante el juego (jugar a papás y mamás)
  • Conceptualización:es el proceso por el que el niño identifica y selecciona una serie de características relevantes con el fin de identificar y diferenciar entre unos objetos y otros.
  • Resolución de problemas:es la capacidad para dar respuesta a las diferentes situaciones y conflictos
  • Creatividad: es la capacidad que tiene el niño/a de usar su imaginación para realizar distintas actividades o juegos.

Nivel socio- afectivo

Mediante la psicomotricidad se permite lograr en el niño destrezas afectivas que aumentan el conocimiento de sí mismo y la independencia. Las destrezas sociales y el desarrollo emocional (cooperación, empatía, compartir…) son una parte muy importante de la habilidad escolar, ya que permite la socialización con otros niños, la resolución de problemas y la adquisición de capacidad para enfrentarse a los miedos. La educación psicomotriz, por tanto, permite lograr en el niño el control del movimiento de sí mismo, el desarrollo mental y la adquisición de nociones básicas. Esta educación debe estructurarse en función del niño considerando su edad, intereses y necesidades.  
Actividades par amejora rla psicomotricidad infantil

Psicomotricidad y estimulación temprana

Definición de estimulación temprana

La estimulación temprana tiene por objetivo aprovechar la capacidad de aprendizaje y adaptabilidad del cerebro humano en beneficio del niño/a mediante la repetición de diferentes juegos y ejercicios. El objetivo principal de este método es potenciar las funciones cerebrales mediante una serie de estímulos repetitivos. De una manera más sencilla se puede definir la estimulación temprana como el conjunto de actividades con base científica aplicadas de forma repetitiva que se emplea con niños desde su nacimiento hasta los cinco o seis años, con el objetivo fundamental de desarrollar al máximo sus capacidades cognitivas, físicas y psíquicas.

Ejercicios para la estimulación de la psicomotricidad infantil

Aquí os proponemos una lista de juegos para estimular la psicomotricidad infantil, no obstante, si deseáis más información, podéis leer nuestro artículo completo con 10 juegos para mejorar las habilidades psicomotoras.

Actividades estimulación psicomotriz para niños de 0 a 3 años:

De 0 a 1 año:

  • Se puede ejercitar mediante el juego de “las palmitas” sirve para mejorar la motricidad gruesa y la coordinación de movimientos lateras, el objetivo es tocar las palmas mientras cantas y le haces cosquillas
  • Estirarse para coger un objeto
  • Motivarlo a levantar la cabeza o mover la cabeza hacia los lados
  • Viéndose en el espejo
  • Soltar y recoger un objeto
  • Aparecer y desaparecer delante de él

De 1-2 años:

  • Recoger juguetes del suelo: mejora el equilibrio.
  • Ejercicio de equilibrio: sosteniendo al niño por las axilas e inclinándolo con suavidad hacia los lados
  • Pintar
  • Recitarle las partes del cuerpo
  • Rodar una pelota: sigue un objeto visualmente, además ejercita el control manual.

De 2 a 3 años:

  • Lanzamiento de globos para desarrollar la motricidad manual gruesa
  • Dar patadas al balón
  • Clasificando objetos
  • Leer historias o cuentos con ilustraciones
  • Expresar y describir sus sentimientos

Actividades estimulación psicomotriz para niños de a partir de 3 años:

Los ejercicios de psicomotricidad pueden ejercitar tanto la psicomotricidad fina como la gruesa.

Ejercicios de psicomotricidad fina:

  • Adivinar objetos con los ojos tapados solo con el tacto
  • Apretar con fuerza una pelota con una mano
  • Reproducir construcciones realizadas con bloques
  • Abrir y cerrar botellas o tarros
  • Modelar con plastilina
  • Pasar las paginas de un libro una a una
  • Trocear papeles
  • Pulsar teclas
  • Adivinar que partes del cuerpo te estoy tocando (con los ojos cerrados)
  • Recortar con tijeras
  • Dibujar y colorear.

Ejercicios de psicomotricidad gruesa:

  • Coordinación de pies: subir o bajar escaleras, andar de puntillas, saltas con los pies, andar sobre una línea recta manteniendo el equilibrio, andar marcha atrás, saltar a la comba, sostenerse a la pata coja, andar a gatas.
  • Coordinación de brazos: botar una pelota, lanzar un objeto con las dos manos y con una, recibir un objeto
  • Destacan ejercicios al aire libre, deportes, montar en bicicleta o juegos tradicionales.
La psicomotricidad es la disciplina encargada de desarrollar habilidades sociales, cognitivas y físicas en los niños mediante juego y actividades que implican movimiento y coordinación. Es de vital importancia la realización de estos ejercicios para fomentar un desarrollo normativo en los niños/as puesto que tienen funciones tanto educativas como sociales facilitando la interacción de los niños con su entorno y con los demás.

5 tips para mejorarla la lectoescritura en niños

La lectoescritura se basa en la habilidad para leer y escribir. Dos actividades que, resultan fundamentales dado que, con el inicio de la adquisición de éstas, comienza una nueva etapa en nuestras vidas. Leer es un recurso cognitivo que no solo es capaz de proporcionarnos información, sino también nos ayudará a ir creando hábitos y a obtener con mayor facilidad técnicas que nos permitan expresarnos de una forma más adecuada y rica, por escrito.

5 tips para mejorarla la lectoescritura en niños

¿Qué es la lectoecritura?

La lectura es una herramienta intelectual única, pone en marcha nuestras funciones cognitivas, agudizando la inteligencia, desarrollando la creatividad y la fantasía, promueve el esfuerzo y estimula la capacidad atencional y concentración, lo que se puede ver reflejado en un mejor rendimiento académico. La escritura, por su parte, nos permite organizar y estructurar nuestro pensamiento, y en ocasiones, incluso, nuestros propios sentimientos, llegando a niveles de expresión más elaborados.

¿Por qué debemos mejorar la lectoesctitura en niños?
Hoy en día damos por hecho que la lectura y la escritura son aprendizajes mecánicos y puramente instrumentales, sin embargo, son aprendizajes fundamentales debido a su importancia a nivel cognitivo, y afectivo. No se aprenden de forma aislada, sino mediante un proceso integrado, dinámico y constructivo, que requieren de práctica de habilidades como la observación reflexiva, la identificación, la comparación, la clasificación, la resolución de problemas, el análisis, la generalización y otras. No obstante, la lectura nos será, en todo caso, más cercana que la escritura, ya que probablemente desde muy pequeños nuestras madres o adultos cercanos, nos han leído cuentos o corregido nuestras expresiones orales, por ejemplo, un niño que dice “Se ha rompido” y le han explicado que “Se dice roto, no rompido”.

Estas habilidades son importantes para desarrollar niveles cada vez más elaborados de pensamiento, estilos de comunicación e interacción con el medio, además de que son la base de aprendizajes futuros.

El aprendizaje de la lectoescritura es un proceso complejo, requiere que se hayan alcanzado ciertos niveles de maduración en torno a tres factores que intervienen:

  • Desarrollo de la psicomotricidad, es decir, nuestra capacidad para realizar actividades motrices.
  • Función simbólica, es decir, nuestra capacidad para comprender que, por ejemplo, la escritura conlleva algún sentido, ya que transmite un mensaje.
  • Afectividad, referida a la madurez emocional

Pero ¿cómo saber si un niño está preparado para iniciar el proceso de aprendizaje de la lectoescritura?. Lamentablemente no podemos dar una respuesta concreta a esta pregunta, puesto que no existe un perfil preciso que garantice que se está totalmente preparado para aprender a leer o escribir, sin embargo, múltiples investigaciones señalan que se comienza a tener las aptitudes adecuadas alrededor de los 6 años, de edad cronológica, siempre y cuando el niño se haya desarrollado en un ambiente enriquecido de estímulos.

Causas de los problemas de lectoescritura

En relación con esto, debemos tener en cuenta que cada persona tiene su propio ritmo de maduración y desarrollo, por lo que es probable que no exista, al mismo tiempo en dos personas diferentes, las condiciones necesarias para enfrentar con éxito el aprendizaje de la lectura y la escritura. Esto puede suponer una dificultad en el ámbito escolar, debido a que es posible que no todos los niños del mismo curso estén preparados para llevar a cabo dicho aprendizaje al mismo nivel. En este sentido, podríamos valernos de la educación inicial o educación infantil, ya que ésta potencia y desarrolla muchas habilidades en los niños, preparándolos para aprender herramientas como la lectoescritura. A este aspecto de la educación, se le denomina aprestamiento.

El aprestamiento consiste en los ejercicios preparatorios para la lectoescritura, y resulta fundamental, puesto que es un período en el cual se podrán adquirir ciertas aptitudes que serán necesarias para aprender a leer y escribir en un proceso fluido y exitoso.

¿Qué métodos podemos utilizar para mejorar la lectoescritura?

Es importante dejar claro que todos los métodos nos llevan al aprendizajede la lectoescritura, algunos pueden ser más rápidos que otros, más sencillos o más difíciles, pero todos consiguen el mismo fin.

Entonces, os preguntaréis ¿da igual el método que utilicemos? Y una vez más, la respuesta es NO, la diferencia radica en el nivel de importancia que pueda adquirir el proceso de aprendizaje para el desarrollo del niño. No podemos seleccionar un método con un único objetivo basado en lograr una mayor efectividad en la adquisición de la lectura y escritura, puesto que hay diversos criterios que se han de contemplar, puede resultar contraproducente no tener criterios claros acerca de cómo queremos que se vaya adquiriendo esta habilidad, ir improvisando, no variando de forma adecuada el grado de dificultad, cogiendo materiales sin un orden y usarlos sin saber para qué o por qué.

Métodos para mejorar la lectoescritura

El aprendizaje de la lecto-escritura es quizás el primer aprendizaje formal y sistemático más importante que adquieren los niños, convirtiéndose en un referente para la adquisición de otros procesos que se irán adquiriendo a lo largo de la etapa escolar.

Algunos de los métodos más empleados, son:

Método Alfabético o deletreo.

En éste se sigue el orden alfabético de las letras, cuyo estudio se basa en la pronunciación de su nombre. La lectura y escritura se van haciendo de forma simultánea. Este método pone especial énfasis en la lectura mecánica y posteriormente la expresiva, para finalmente interesarse por la comprensión.

Método fonético o fónico.

Se enseñan las letras mediante su sonido, utilizando láminas que con imágenes que inicien con la letra que se está estudiando. Luego se van combinando las letras y las sílabas y al contar con varias palabras, se construye la oración. Con la práctica se perfecciona la lectura mecánica, luego la expresiva, y finalmente la comprensión.

Método silábico.

Este método consiste en la enseñanza de las vocales, para posteriormente pasar a la enseñanza de las consonantes, para lo cual se van cambiando con las vocales y formando sílabas, y finalmente palabras. Con el silabeo se pasa con facilidad ala lectura mecánica, la expresiva y la comprensiva.

Método de palabras normales.

Este método parte de la palabra normal denominada “generadora o generatriz”, prevista previamente, y luego se presenta una figura que posea dicha palabra, y se escribe, primero por un adulto para posteriormente ser reproducida por el niño.

Método global.

Desde el primer momento se presentan las palabras con un significado global. Este método consiste en aplicar a la enseñanza de la lectura y escritura el mismo proceso que se sigue para enseñar a hablar. Espontáneamente se establecen relaciones, se reconocen frases, oraciones y en ellas las palabras, y también de forma espontánea se reconocen los elementos idénticos en una imagen de dos palabras.En sí, desde el primer momento se presentan unidades con un significado completo.

Método ecléctico.

Este método se forma al tomar lo más valioso y significativo de los métodos anteriores.

5 procesos que intervienen en la lecto-escritura

Es importante conocer qué procesos intervienen en la adquisición de la lectura y escritura ya que, si tenemos algún problema en alguno de estos procesos o varios, sabremos si es necesario acudir a un especialista, para que lo valore, y en caso de ser necesario, trate.

Conciencia fonológica

Nos permite “ver”que el lenguaje que oímos está compuesto por palabras, sílabas, fonemas, … Así como la conciencia fonológica ayuda y beneficia a la adquisición de la lecto-escritura, la práctica de ésta, beneficia a la conciencia fonológica.

Conocimiento alfabético

Es la capacidad que tenemos para que cuando vemos una palabra escrita, sepamos distinguir qué sonido se corresponde con cada letra del abecedario (grafema-fonema/letra-sonido).

Fluidez lectora

La fluidez lectora se basa en la capacidad para leer rápido, con la correcta entonación. Para ello, se ha de aprender correctamente la conversión grafema-fonema(letra-sonido), de manera que podamos acceder más fácilmente a su significado y darle el valor que tiene dentro de la oración.

Mayor vocabulario

Cuánto más vocabulario adquirimos, mayor mejora de la comprensión y fluidez lectora.Cuando vemos una palabra que conocemos, la leemos mediante la ruta visual, de reconocimiento automático, que es la vía más directa y rápida de la lectura.

Comprensión lectora

En este proceso, se ven todos los demás involucrados, puesto que sí, no tenemos un vocabulario acorde a nuestra edad, no entendemos la conversión letra-sonido, no podremos comprender lo que leemos.

Dificultades más comunes relacionadas con la lectoescritura

  • Retraso lector. A pesar de que no podemos establecer una edad concreta del inicio de la lectura y escritura, se considera que existe un retraso en la adquisición de la lectura cuando, a pesar de no existir ningún tipo de patología, se tarda más tiempo en alcanzar la comprensión del lenguaje y la lecto-escritura, que se sitúa en torno a los 6-8 años.
  • Dislexia. Las personas que la poseen presentan dificultades para reconocer las letras y los sonidos asociados a éstas, teniendo dificultades para pronunciar palabras nuevas e incluso una vez aprendidas pueden olvidarlas con relativa facilidad. En otras ocasiones pueden omitir palabras o no saber dónde colocarlas.
  • Disortografía. Se basa en la dificultad para aplicar las normas de ortografía a la escritura.
  • Disgrafía. Dificultad para realizar el trazo o grafía de las letras. Es una dificultad de tipo funcional.

Causas de la dificultades en la lectoescritura

Pueden existir diversas causas por las cuales se puedan presentar dificultad en la lectura y escrotura, no obstante, haremos referencia a aquellas patologías que resultan más comunes en la actualidad.

  • Trastorno Específico del Lenguaje. Existen dificultades marcadas en el lenguaje expresivo o compresivo, que no se deben a alteración neurológica, psíquica ni sensorial, con una capacidad intelectual normal. Las personas con este trastorno tienen un nivel de lenguaje por debajo de lo esperado según su grupo de edad, pero mantienen un desarrollo normal en el resto de áreas.

Aunque todos los tipos de lenguaje se encuentran alterados, la afección principal la encontramos en el lenguaje oral. Las dificultades se dan a nivel sintáctico, morfológico, fonológico, semántico y/o pragmático.

  • Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH). Se trata de un trastorno de carácter neurobiológico originado en la infancia que implica un patrón de déficit de atención, hiperactividad y/o impulsividad.

Algunas investigaciones han determinado que entre un 6 y un 35% de las personas con TDAH presentan retraso en la adquisición del lenguaje, apareciendo más tarde las primeras palabras y las combinaciones de éstas. Aproximadamente del 40 al 60% presentan también trastornos del desarrollo del lenguaje.

  • Trastorno procesamiento auditivo (TPA). Los niños con TPA tienen, por lo general, niveles de audición normal, pero presentan dificultades para entender o dar sentido a los sonidos que escuchan. Hay que tener claro que en este trastorno lo que está alterado es el entender los sonidos del lenguaje hablado, no el significado de éstos.
  • Dificultades procesamiento visual. Las dificultades del procesamiento visual son complejas. Existen 8 tipos diferentes:
  • Dificultades de discriminación visual.  Problemas para ver la diferencia entre dos letras, formas u objetos parecidos.
  • Dificultades de discriminación visual figura-fondo. Dificultad para separar una letra o forma del fondo en el que están.
  • Dificultades de secuenciación visual. Dificultad para establecer el orden de las palabras, o imágenes.
  • Dificultades de procesamiento visomotor. Dificultades para utilizar una referencia visual para coordinar un movimiento.
  • Dificultades de memoria visual a corto o largo plazo. Problemas para recordar lo que han visto.
  • Problemas visoespaciales. Dificultad para saber dónde están los objetos en el espacio. Esto también sucede con objetos descritos en papel o en una historia narrada.
  • Dificultades de cierre visual. Dificultad para identificar un objeto cuando solo parte de él es visible. Los niños tienen problemas con el deletreo de las palabras, no la pueden reconocer si le falta alguna letra.
  • Dificultades de inversión (revertir) de letras y símbolos. Se cambian letras o números cuando se escribe, o sustituyen letras al leer. Dificultad con la formación de las letras, lo que afecta a la lectura, la escritura y las habilidades matemáticas.

5 tips para mejorar la lectoescritura en niños

Dedicar tiempo a los niños

Intentar, al menos, reservar un ratito del día a leer con ellos, y a escucharlos. Se puede establecer una rutina, en la que se incluya la lectura de un cuento antes de irse a la cama.

Entender la lectura como un juego

Es importante que los peques asocien la lectura como algo lúdico, para ello, podemos proponerles actividades relacionadas con lo que están leyendo, como hacer un dibujo de lo que han leído al finalizar el capítulo, disfrazarse como el protagonista del libro, utilizar cuentos ilustrados, crear historias a través de una imagen que vemos, realizar un juego de pistas relacionadas con lo que hemos leído (favoreciendo la atención y comprensión lectora), crear un bingo de letras e imágenes, …

Leer delante de ellos para estimularlos

Los niños son esponjas, y actúan por imitación, por lo que, si nos ven leyendo, quizás, nos quieran imitar.

Lectura digital

Podemos intentar adecuarnos a las nuevas tecnologías y considerar el utilizar libros interactivos, en los que el niño a medida que va leyendo, va creando su propia historia.

Impulsar la imaginación

Cuando leemos, nuestra imaginación se puede disparar, y una forma idónea de dar salida a toda esa creatividad es que el niño escriba, dibuje, …  

Beneficios de las nuevas tecnologías para las dificultades de lectoescritura

En la actualidad es cada vez mayor el tiempo que empleamos en internet o en diversas apps, por lo que resultaría interesante poder hacer uso de éstas para mejorar nuestros hábitos de lectura y escritura, incluso mejorarlos en caso de presentar dificultades.

Las nuevas tecnologías facilitan la búsqueda de información y elaboración de trabajos, favorecen el desarrollo de capacidades integrales para leer e interpretar la información que se está leyendo, requiriendo la creación de texto auténticos.

Tres aspectos fundamentales que pueden ofrecernos las nuevas tecnologías en este ámbito son:

  1. Motivación.Los recursos digitales pueden ser una buena herramienta para despertar la curiosidad y la motivación para aprender.
  2. Adaptación a cada estilo de aprendizaje. Como sabemos, existen diversos estilos de aprendizaje, algunas personas son más visuales, otras más auditivas, lectoras/escritoras, o kinestésicas (experimentación). El lenguaje digital facilita, a quien lo utilice, todos esos estilos de aprendizaje, mediante imágenes (visual), vídeos (visual, auditivo), contenidos interactivos (lector/escritor), y actividades (kinestésico).
  3. Creatividad. La tecnología pone a nuestro servicio innumerables herramientas para crear contenido o proyectos propios: blogs, webs, vídeos, …

21 actividades para mejorar la memoria

«¿Dónde he dejado las gafas? ¿Cuál era el número de teléfono de mi hermano?» Si tuvieras que responder a estas preguntas, ¿sabrías hacerlo? Parece fácil, ¿verdad? Damos la memoria por supuesta. Pero no siempre es así. Múltiples factores hacen que los recuerdos vayan perdiendo consistencia en nuestra mente. ¿Podemos evitarlo? ¿Podemos entrenar la memoria? En este artículo te explicamos 21 actividades para mejorar la memoria

Entrenamiento cognitivo para mejorar la memoria

¿Qué es la memoria?

La memoria es aquel proceso cognitivo superior que codifica, almacena y posteriormente recupera la información que aprendemos y que ya sabemos. No se trata de un único procedimiento, sino que está constituida por tipos de memoria diferentes que nos permiten una adecuada adaptación al entorno en el que vivimos.

Factores que perjudican la memoria

No necesitamos estar diagnosticados con algún tipo de trastorno de la memoria (de los cuales hablaremos más adelante) para que tengamos problemas a la hora de recordar. Existen ciertas situaciones que nos obstaculizan el buen cauce de nuestra memoria.

Déficit de sueño

Produce cansancio y agotamiento, los cuales no son nada buenos para nuestras capacidades cognitivas. En concreto, el sueño interviene en la recuperación del cuerpo en general y del sistema nervioso en particular, además de en la consolidación de los recuerdos. Por tanto, la escasez de sueño afectará no solo a la memoria, sino a otros procesos cognitivos superiores como la atención y la concentración.

Problemas de atención

Lo que a veces creemos que pueden ser problemas de memoria son en verdad problemas de atención. Si no nos concentramos correctamente en un estímulo, difícilmente podremos memorizarlo. Igual sucede cuando atendemos a varios estímulos a la vez.

Interferencias en la memorización

Si hemos aprendido algo justo antes o justo después de aquello que debemos recordar, es muy posible que no lo hagamos bien. Por ejemplo, nos aprendemos una lista A de animales y a continuación leemos una lista B donde coinciden algunos con la A y otros son distintos; si nos piden que nombremos los que recordamos de la lista A, es muy posible que se cuele alguno de la lista B. Esto es lo que conocemos por interferencia.

Envejecimiento

Uno de los primeros motivos que se nos vienen a la mente cuando pensamos en problemas de memoria es, inevitablemente, el envejecimiento. Según las personas se van haciendo mayores, se van dando cuenta de que cada vez les cuesta más recordar cierta información o aprender cosas nuevas. Además, los despistes tienden a hacerse más habituales (¿dónde he dejado las llaves?). Por lo general, las dificultades en las tareas de recuerdo o aprendizaje en las personas mayores se pueden contrarrestar si se les deja más tiempo para realizarlas.

Emociones negativas

La depresión, la ansiedad o el estrés conllevan sentimientos de soledad, preocupación, tristeza y angustia. Estos contribuyen a desarrollar problemas atencionales y un peor recuerdo. Esta propensión al olvido suele ser temporal, desapareciendo cuando las emociones negativas también lo hacen. Además, se tiende al sesgo hacia los recuerdos negativos, es decir, que solemos recordar más aquellos aspectos malos de nuestras vidas y desestimamos el resto.

Consumo de alcohol

El alcoholismo causa graves problemas de memoria a largo plazo. En concreto, puede hacer que se desarrolle el síndrome de Korsakoff, que genera amnesia tanto anterógrada como retrógrada (las veremos más adelante), lo que termina convirtiendo al afectado en alguien sin pasado ni futuro. Es posible que trate de compensar estas deficiencias de memoria con historias y datos inventados. Provoca, además, problemas de coordinación motora, somnolencia, confusión, nerviosismo, pérdida de audición, depresión y, en algunos casos, incluso alucinaciones.

Problemas físicos

Coágulos de sangre en el cerebro, infecciones, tumores, una carencia de vitamina B12, anemia o trastornos de la tiroides también pueden influir en el déficit de memoria. Es importante visitar al médico si estamos diagnosticados de estas enfermedades o si creemos que podemos tenerlas.

Los accidentes cerebrovasculares y los traumatismos craneoencefálicos son otra de las causas de fallos en la memoria. Suelen generar amnesia y pueden terminar desembocando en una demencia vascular (la veremos en el siguiente apartado).

Los medicamentos utilizados para ciertas dolencias también pueden interferir con la memoria. Los ansiolíticos, los antiepilépticos y aquellos contra la hipertensión son algunos ejemplos.

Trastornos de la memoria más habituales

Como ya sabemos, la vejez es uno de los elementos que trae consigo ciertos problemas de memoria. Sin embargo, a veces la gravedad es mayor de la que consideramos propia de la edad. En estos casos, las actividades cotidianas, la autonomía y la funcionalidad de la persona se suelen ver seriamente perjudicadas y po ello, realizar actividadaes para mejorar la memoria se vuelve casi una necesidad diaria. Estos problemas también pueden aparecer en personas más jóvenes por razones muy diferentes.

La senectud puede generar problemas de memoria, pero no es la única causa

¿Qué se puede hacer para evaluar si la pérdida de memoria se debe a causas más serias? Un examen médico es fundamental. El historial personal y familiar del paciente, análisis de sangre y orina, así como pruebas físicas y neurológicas permitirán un diagnóstico correcto.

Deterioro cognitivo leve

Los problemas de memoria en este trastorno son mayores que los que presentan las personas de la misma edad. No obstante, los afectados pueden realizar sus tareas cotidianas sin muchos contratiempos. Con todo, suelen olvidarse de citas, perder cosas con frecuencia, mostrar dificultades para encontrar las palabras para expresarse, etc.

Padecer esta condición hace a los diagnosticados más propensos a desarrollar la enfermedad de Alzheimer posteriormente.

Demencia

Implica la pérdida de la capacidad satisfactoria de recordar, pensar y razonar. Además, interfiere en el comportamiento. No se pueden llevar a cabo correctamente las tareas cotidianas. Esta no es una enfermedad propiamente dicha, sino más bien se define como un conjunto de síntomas:

  • Incapacidad para recordar cierta información.
  • Desorientación general (lugares, tiempo y personas).
  • Perderse en sitios familiares.
  • Preguntar o contar lo mismo varias veces.
  • Problemas para acatar instrucciones.
  • Dificultades para utilizar el dinero.
  • Incremento de la agresividad y/o de la ansiedad.

En cuanto a los tipos más habituales de demencia, destacamos los siguientes:

  • Demencia vascular. Los vasos sanguíneos que riegan el cerebro sufren lesiones que desembocan en la muerte del tejido cerebral. Normalmente ocurre a partir de uno o varios derrames cerebrales. La memoria, el razonamiento, la coordinación, el lenguaje, la personalidad y/o el estado de ánimo son aspectos que pueden verse perjudicados.
  • Enfermedad de Alzheimer. Conlleva la muerte de muchas células cerebrales. A medida que estas van desapareciendo, los síntomas van empeorando, llegando a la incapacidad de reconocer a las personas allegadas, pérdida severa de memoria, imposibilidad de realizar las tareas diarias, etc. En los estadios más avanzados, el paciente necesitará cuidados constantes.

Amnesia

De carácter transitorio o permanente, de mayor o menor duración, distinguimos dos tipos de amnesia:

  • Amnesia retrógrada: incapacidad de recordar vivencias e información pasada; suele ocurrir por causas psicológicas y/o emocionales.
  • Amnesia anterógrada: incapacidad para la codificación y posterior almacenamiento de nueva información; suele ocurrir por los accidentes cerebrovasculares o por traumatismos craneoencefálicos.

Una variante es la paramnesia. En este caso, la persona sí es capaz de recordar, pero tales recuerdos se encuentran alterados. Así, es habitual el fenómeno de confabulación, por el que la mente añade elementos a los recuerdos fragmentados para rellenarlos.

Por otro lado, la criptoamnesia consiste en la convicción de que un recuerdo es en realidad una vivencia que se está experimentando ahora como nueva.

¿Por qué es importante realizar actividades para mejorar la memoria?

Muy sencillo: porque no hacerlo significa ir perdiéndola poco a poco con el paso del tiempo. Si no la entrenamos podría sucedernos que, en algún momento, nos damos cuenta de que somos menos eficientes a la hora de recordar datos específicos, que las tareas en las que antes éramos habilidosos ahora nos cuestan más. Nuestras estructuras neuronales se debilitan.

Entonces, ¿el entrenamiento cognitivo es útil para mejorar nuestra memoria? Definitivamente, sí. Practicando a diario ejercicios que requieran esfuerzo mental conseguiremos buenos resultados: una memoria más potente y mejor. Además, la constancia crea rutinas, y las rutinas fortalecen las conexiones neuronales. ¡Todo son ventajas!

Actividades para mejorar la memoria

La plasticidad neuronal de la que hablábamos permite que el cerebro pueda seguir asimilando información durante toda la vida. Recordamos que así se crean, modifican y eliminan conexiones entre neuronas que posibilitan el aprendizaje. Por supuesto, se puede entrenar el cerebro tanto para mantenerlo activo como para perpetuar lo aprendido. A continuación, os dejamos algunas actividades que nos ayudarán a mantener la mente ágil y a que nuestra memoria nos acompañe en el tiempo. Ya sea con problemas de memoria o sin ellos, ¡la memoria se puede ejercitar!

Actividades memorísticas

1. Palabras encadenadas

En este juego popular, se empieza la siguiente palabra a partir de la última sílaba de la anterior. Vocabulario y agilidad mental, ¡dos por uno!

2. Objetos ocultos

Coloca diez objetos en una mesa, contémplalos durante un minuto y después tápalos con un trapo grande. Recita en voz alta todos aquellos que recuerdes. Puedes subir el número de objetos a esconder para aumentar la dificultad. Puedes realizar este ejercicio también con palabras: se lee una lista durante un minuto, se le da la vuelta a la hoja y se intentan recordar todos los elementos.

3. Dibuja mapas

Intenta plasmar en papel las rutas que has seguido ese día o el día anterior para regresar a casa. Pueden ser caminos conocidos o nuevos. Trata de indicar los establecimientos que encuentras, las estaciones, nombres de calles, etc.

4. El palacio de los recuerdos

Se le conoce también por el «método loci», por el que dibujamos un recorrido en nuestra mente (por ejemplo, las paradas de metro que hacemos siempre o las habitaciones de nuestra casa). Si tenemos que recordar una lista, asociar cada ítem a una parada o a una habitación nos ayudará a hacerlo.

Test Cognitivo Online de CogniFit: Evalúa de forma clínica y rápidamente tu funcionamiento cerebral, identifica tus habilidades cognitivas. Obtén tus resultados en menos de 30-40 minutos. CogniFit es la herramienta de evaluación cognitiva más recomendada y utilizada por profesionales.

Actividades para mejorar la memoria específicas

5. Ejercicio de memoria visual

Observa un dibujo durante un minuto. No debe ser una composición excesivamente enrevesada. Pasado este tiempo, intenta reproducir la imagen en un papel con todos los detalles posibles.

6. Ejercicio de memoria espacial

Además del ya mencionado «método loci», intenta llevar a cabo diferentes actividades en casa a oscuras o con los ojos vendados. No solo trabajas la memoria, sino también la orientación.

7. Ejercicio de memoria a corto plazo

Encontrar las diferencias entre dos imágenes potencia este tipo de memoria.

8. Ejercicio de memoria a largo plazo

Se trata de responder preguntas sobre tu vida, directa o indirectamente. Por ejemplo: ¿qué cené ayer?, ¿cómo se llama el presentador de mi programa favorito?, ¿en qué año terminé mis estudios?, ¿qué día es el cumpleaños de mi padre?

9. Ejercicio de memoria selectiva

Se colocan parejas de cartas boca a bajo y mezcladas. Se le da la vuelta a una carta y si al voltear la siguiente es la misma, se dejan ambas boca arriba. Si no, se vuelven a poner boca abajo. También ejercita la memoria de trabajo.

10. Ejercicio de memoria olfativa

Relacionar una tarea específica con un olor permite que posteriormente se recuerde mejor. Por ejemplo, si masticas un chicle de menta a la hora de estudiar, en el examen accederás mejor a esa información si también lo haces.

11. Ejercicio de memoria semántica

Aunque interpretar la hora resulte sencillo, no lo es tanto para quienes padecen demencia leve. Practicar la lectura de la hora es una buena forma de entrenar su memoria.

Interpretar la hora es un buen ejercicio para la memoria semántica en la demencia leve

Actividades para la vida diaria

12. Mantén vivas tus aficiones

Continuar con nuestros pasatiempos y actividades preferidas nos mantiene activos, y nunca está de más desarrollar unos nuevos. ¿Qué tal aquel curso que te gusta y que nunca te animaste a hacer? ¿O aquel voluntariado que tanto te llamó la atención? Siempre es buen momento.

13. Las agendas, calendarios y las listas son muy útiles

Y si contienen distintos colores para diferentes actividades, están relacionados con tus aficiones y se encuentran a la vista cada día, su efectividad se potencia.

14. Escucha música

Además de que recordar las letras es en sí un ejercicio de memoria, es común que se asocien recuerdos a canciones. ¿Recuerdas alguna vez que, oyendo una melodía, hayas viajado a un momento concreto del pasado?

15. Escribe a mano

La era de la tecnología está consiguiendo que cada vez utilicemos más las teclas y menos los bolígrafos. Escribir a mano de vez en cuando no solo hará que recordemos cómo era nuestra caligrafía, sino que desarrolla la motricidad fina.

16. Calcula con la mente

Sí, es muy tentador utilizar el móvil o la calculadora incluso para las operaciones más sencillas. Y precisamente porque son sencillas prueba a calcularlas a mano, como cuando las aprendiste a hacer. Siempre puedes comprobar el resultado después.

17. Leer

Además de proporcionar conocimientos y aprendizajes nuevos, la lectura es un hábito muy productivo para la memoria.

18. Higieniza tu sueño

Un buen clima de descanso y no menos de seis horas de sueño marcarán la diferencia en tu memoria. Intenta llegar a dormir las ocho horas establecidas para maximizar los beneficios. Tampoco olvides las famosas siestas de veinte minutos si te las puedes permitir.

19. Mens sana in corpore sano

La actividad física en general es muy beneficiosa para cualquier proceso cognitivo, memoria incluida. Ayuda a asimilar la información previamente aprendida, además de aliviar los síntomas de la depresión y la ansiedad.

20. Cuida tu alimentación

Una dieta sana es una muy buena forma de optimizar las capacidades de nuestro cerebro. Por supuesto, esto incluye la eliminación (o, al menos, la limitación) del consumo de alcohol.

21. Utiliza tu otra mano

Si eres diestro, la izquierda; si eres zurdo, la derecha. Realizar tareas sencillas como coger el tenedor, usar el peine o cocinar pueden contribuir enormemente al desarrollo de tu cerebro.

¿Cómo desarrollar las habilidades cognitivas en la infancia?

Desde que nacemos, estamos expuestos a estímulos y aprendizajes continuos. La forma de ver el mundo y de adaptarnos a él dependerá en gran parte de cómo desarrollamos nuestra mente. En otras palabras, las habilidades cognitivas son necesarias para resolver tareas y obstáculos diarios satisfactoriamente. La infancia es una etapa esencial en la adquisición y desarrollo de estas competencias. Una buena estimulación cognitiva es la clave. Pero ¿Cómo desarrollar las habilidades cognitivas en la infancia? Te lo explicamos en este artículo.

¿Cómo se potencian las habilidades cognitivas en la infancia?

¿Qué son las habilidades cognitivas?

Se les llama habilidades, capacidades o funciones cognitivas a aquellos procesos mentales gracias a los cuales nos desenvolvemos en el día a día, y a partir de ellas podemos realizar todo tipo de tareas.

Las habilidades cognitivas no son innatas, es decir, hay que aprenderlas. También se pueden practicar, mejorar o contener según la actividad que se esté realizando. Así, este proceso tiene lugar desde que nace el niño y se mantiene durante el resto de su vida.

Tipos de habilidades cognitivas

Percepción

Nos permite, a través de los diferentes sentidos, recibir e interpretar los estímulos del medio que nos rodea, haciéndonos consciente de él. De esta forma, transformamos la información de este mundo físico en información psicológica.

Relacionadas con este ámbito, las gnosias se definen como la capacidad de reconocer la información aprendida con anterioridad gracias a los sentidos.

Atención

Recibimos tanta información continuamente que sería imposible hacerle caso a toda a la vez, además de que requeriría un gasto de energía gigantesco. Frente a varios estímulos (externos o internos, de la misma o diferente clase), la atención nos permite concentrarnos en uno y descartar los demás (discriminación). Así, nos vamos focalizando en los diferentes estímulos conforme vamos procesando otros.

La atención favorece llevar a cabo otros procedimientos como la observación, anticipación, interpretación e inferencia.

Memoria

A través de los distintos tipos de memoria de los que disponemos, podemos recibir, registrar, almacenar y recuperar las experiencias y aprendizajes previos.

Funciones ejecutivas

Facilitan que se lleven a cabo los procesos cognitivos superiores, como la planificación, organización, inhibición de conductas, control de impulsos, la creatividad, etc.

Gracias al razonamiento podemos asociar ideas, conceptos, procesos mentales y deducciones lógicas.

También es importante la resolución de problemas. A partir de nuestras experiencias y aprendizajes, tratamos de responder satisfactoriamente ante conflictos o situaciones de diversa índole.

En cuanto a la conceptualización, podemos identificar y seleccionar un conjunto de objetos para buscar sus características principales. Es así como realizamos clasificaciones y diferenciamos unas clases de otras.

Lenguaje

Tanto verbal como no verbal, es fundamental para la comunicación con otras personas. Nos permite expresar pensamientos, emociones, opiniones, conocimientos, etc., de manera satisfactoria.

Orientación espaciotemporal

Necesitamos saber situarnos en un espacio y tiempo determinados para poder integrarnos en sociedad. No solo reconocer el lugar donde vivimos para movernos libremente por él, sino también a qué familia pertenecemos, cuáles son nuestros amigos… En definitiva, nuestro lugar y momento en el mundo.

Esquema personal

Nos permite conocer tanto nuestro cuerpo como nuestra mente, así como nuestras fortalezas y limitaciones.

Desarrollo habilidades cognitivas en los niños

Desde que nacen, los niños van adquiriendo sus habilidades cognitivas según atraviesan las distintas etapas de desarrollo. Gracias a ellas, van avanzando en su conocimiento sobre los objetos, sus propiedades y cómo pueden interactuar con ellos. Como hemos visto, esto incluye la exploración, manipulación, transformación, así como la agrupación, la seriación (por ejemplo, colocar de mayor a menor), la medición, el conteo, la representación a través de símbolos, la localización, la interpretación de la hora y de los calendarios, la anticipación de sucesos, etc.

Para entender mejor estos conceptos, nos basaremos en la teoría del psicólogo Jean Piaget, quien elaboró una serie de estadios y subestadios que atraviesan los niños en su desarrollo cognitivo.

Período sensoriomotor (0-2 años)

La actividad motriz y la experiencia sensorial son claves para el aprendizaje. La imitación es la estrategia más utilizada. Este período se divide, a su vez, en otros seis:

  • Ejercicio de reflejos (0-1 mes). El bebé se relaciona con el entorno mediante reflejos innatos.
  • Reacción circular primaria (1-4 meses). El bebé realiza acciones simples con su cuerpo que repite por placer.
  • Reacción circular secundaria (4-8 meses). El bebé realiza acciones con objetos porque le gusta el efecto que consigue.
  • Coordinación de esquemas secundarios (8-12 meses). El bebé actúa con intencionalidad. Coordina diversas acciones para lograr cierto objetivo.
  • Reacción circular terciaria (12-18 meses). El niño realiza más acciones con objetos, buscando nuevos resultados.
  • Combinaciones mentales (18-24 meses). El niño es capaz de imaginar lo que sucederá si lleva a cabo un tipo u otro de conducta.

En el período sensoriomotor, el niño busca nuevos resultados con los objetos

Período preoperacional (2-7 años)

El lenguaje empieza a desarrollarse, así como la utilización de símbolos como medio de comunicación. Se trata de un lenguaje egocéntrico, característica que comparte con el pensamiento. Esto significa que el niño no tiene en cuenta la perspectiva de los demás, tan solo la suya.

Período de operaciones concretas (7-11/12 años)

Los sistemas de símbolos empiezan a emplearse de un modo lógico y orientado a la solución de problemas. Ahora es capaz de relacionar y clasificar a partir de los principios de conservación, reciprocidad, simetría y seriación.

Período de operaciones formales (a partir de 11/12 años)

El cerebro está lo suficientemente desarrollado como para establecer las líneas de pensamientos que conducen a las hipótesis necesarias para la resolución de problemas.

Desarrollo de las habilidades cognitivas: ¿Cómo se adquieren las habilidades cognitivas en la infancia?

Son tres etapas gracias a las cuales se adquieren estas capacidades, se almacenan y se aplican automáticamente cuando es necesario.

  • Reconocimiento. El niño aún no cuenta con la habilidad cognitiva en su repertorio.
  • Desarrollo. Se asimila la capacidad mediante la experiencia y el aprendizaje. Después, la práctica hace que se desarrolle y afiance.
  • Capacidad. La habilidad cognitiva ya se ha interiorizado, así que se puede recurrir a ella de manera inconsciente y espontánea.

¿Qué es la estimulación cognitiva?

Entendemos la estimulación cognitiva como el conjunto de acciones orientadas al mantenimiento y/o la mejora del desempeño cognitivo. Dicho de otra forma: potenciar la capacidad mental.

En el ámbito infantil es crucial, pues cuanto más se estimulen las habilidades cognitivas desde el nacimiento, el desarrollo de estas será mejor. De hecho, una carencia o estimulación deficiente desembocará en un progreso inferior al que corresponde a su edad. Y es precisamente la edad la que hay que tener en cuenta para adaptar la estimulación cognitiva a cada una de las etapas del desarrollo.

Por otro lado, la estimulación cognitiva también es muy importante en aquellos niños que presentan dificultades en el desarrollo de sus facultades.

Los entrenamientos cognitivos se convierten en una gran forma de que el niño adquiera estas competencias, e incluso que pueda destacar en ellas. De este modo, su rendimiento será mayor en las distintas actividades en las que participe. Poco a poco, su cerebro se hará más competente y hábil gracias a la plasticidad neuronal, por la que el cerebro cambia tanto su estructura como su funcionamiento en su adaptación al entorno. Las neuronas establecen nuevas conexiones, las modifican y las eliminan a partir de la experiencia.

 

Test Cognitivo Online de CogniFit: Evalúa de forma clínica y rápidamente tu funcionamiento cerebral, identifica tus habilidades cognitivas. Obtén tus resultados en menos de 30-40 minutos. CogniFit es la herramienta de evaluación cognitiva más recomendada y utilizada por profesionales.

 

¿Cuáles son los beneficios de la estimulación cognitiva en la vida diaria?

Además de la mejora de las habilidades cognitivas propiamente dichas, la estimulación cognitiva afecta de un modo muy positivo a otros aspectos diarios:

  • Mejora de la autoestima.
  • Mejora de la autonomía personal y social, tanto en la familia como en el colegio.
  • Incremento de las competencias sociales (relaciones interpersonales, respeto de las normas, respeto a los demás, saber escuchar, etc.)
  • Mejora de la comprensión de los términos abstractos.
  • Mejora de la capacidad comunicativa: comprensión y expresión, tanto oral como escrita.
  • Aumento de la motivación sin aburrimiento.
  • Aprendizaje de la abstracción y la simbolización de los conceptos.
  • Generalización de los diferentes aprendizajes a otros contextos.
  • Comprensión de la importancia del aprendizaje para desenvolverse en la vida.
  • Adquisición de competencias escolares y, posteriormente, laborales.

Actividades para el desarrollo de las habilidades cognitivas en la infancia

¿Quién dijo que el aprendizaje debe ser aburrido? El juego, agradable en sí mismo, permite interactuar con el entorno y aprender de él, además de transferir los aprendizajes a la vida real. Por eso os presentamos una pequeña selección de actividades y juegos para la estimulación cognitiva en la infancia. Estos se pueden adaptar a diferentes edades y diferentes niveles de dificultad para que supongan retos sin llegar a generar frustración.

Estimulación de la percepción

Adivinar los objetos por su sonido

Se sacan varios objetos sonoros de una caja. Se van enseñando uno a uno mientras se hace que suenen. Luego, se introducen en la caja de nuevo. Ahora, sin que el niño mire, se van sacando los objetos otra vez. El niño deberá adivinar cuál es el objeto que está sonando.

¿Quién hace el ruido?

Se trata de una actividad para jugar en grupo, ya sea con la familia o con otros niños. Sentado y con los ojos tapados, el niño deberá señalar a uno de los demás participantes. Después, le pedirá que haga el sonido de un animal. Deberá adivinar quién está haciendo el sonido, y para ello puede ayudarse del tacto.

Unir los puntos

El niño traza líneas de unos puntos a otros, cada uno marcado con un número y en orden. El resultado final será el dibujo de una figura. Esta actividad también desarrolla la memoria visual y numérica, así como la coordinación óculo-manual.

Estimulación de la atención

¿Para qué sirve?

Se guardan varios objetos, dibujos o recortes de revista de la misma temática en una caja. El niño los va sacando y debe decir qué es cada cosa y para qué sirve.

Elementos comunes

Se presentan una serie de dibujos de objetos y se le pide al niño que solo seleccione aquellos con características en común. Por ejemplo, «cosas que usamos en la cocina». Entrena la atención selectiva y la memoria semántica.

Encontrar las diferencias

Se le presentan dos imágenes muy parecidas entre sí. El niño deberá marcar las diferencias de formas y colores que encuentre.

Sopa de letras

Se le presenta al niño una serie de dibujos cuyos nombres deberá encontrar y señalar en una sopa de letras. Este juego también trabaja la memoria visual y la asociativa.

Estimulación de la memoria

Recuerdo de objetos

Se colocan en una mesa diez objetos o juguetes. Después de diez segundos, se tapan con una manta. El niño deberá expresar en voz alta todos los que recuerde.

Pintar lugares

Se le pide al niño que dibuje un sitio específico, como su parque favorito o la casa de los abuelos. La calidad del dibujo no importa tanto como los detalles que sea capaz de recordar y plasmar en el papel.

Encontrar la pareja

Se colocan parejas de cartas boca abajo. El niño levanta una carta y, si la siguiente levantada es la pareja de la primera, se quedan boca arriba; si no, ambas cartas vuelven a colocarse boca abajo. El juego termina cuando todas están boca arriba. Esta actividad entrena la memoria episódica y la de trabajo, así como la atención selectiva.

Estimulación de las funciones ejecutivas

Discriminación de figuras

Ya sea por color, tamaño, forma, etc., permite al niño aprender a clasificar a partir de las distintas características de los objetos.

Crear categorías

Es una versión más compleja que la anterior. Se presentan una serie de dibujos y el niño deberá clasificarlos en función de rasgos comunes. Este ejercicio facilita el aprendizaje de nuevos significados y su almacenamiento de forma duradera. Por ejemplo, de un grupo de animales, dividir en mamíferos, aves, reptiles, etc.

Crear una historia

Dentro de una caja se colocan diferentes imágenes sin relación entre sí (objetos, animales, etc.). Se le pide al niño que saque tres o cuatro papelitos y que invente una historia que conecte las imágenes que han salido. También se puede jugar en grupo: cada niño sacará una imagen y, por orden, irán creando la historia entre todos.

Interpretación de pistas

Un juego muy divertido y que suele gustar mucho es el de esconder pistas en casa y que, mediante la interpretación de cada una, se llegue a la siguiente. Un adecuado razonamiento y deducción terminarán conduciendo al niño al premio final.

Estimulación del lenguaje

¿A qué te recuerda?

Se dice una palabra en voz alta y el niño debe responder inmediatamente con otra relacionada que se le venga a la cabeza. Por ejemplo, ante «cielo» el niño podría responder «azul». La evocación de palabras contribuye a la mejora de su vocabulario y al desarrollo de su competencia lingüística.

Nombrar partes del cuerpo

También se le puede pedir que señale, a su vez, la zona en cuestión. Este ejercicio también ayuda a trabajar el esquema corporal.

Crear una frase

Se le da al niño varias palabras y se le pide, con cada una de ellas, que escriba o diga una oración en voz alta.

Crear una frase a partir de una palabra estimula el lenguaje en los niños

 

Muchas de estas actividades se pueden realizar a través de cuadernos de estimulación cognitiva, así como en ordenadores, tablets y teléfonos móviles. Aconsejamos crear hábitos de práctica junto al niño para también reforzar los vínculos familiares y su percepción de apoyo.

Los anteriores solo son unos cuantos ejemplos, pero existen multitud de variantes de actividades. ¡También podemos inventar las nuestras! Adaptando los juegos, además, podemos incluso aplicarlos a bebés. Para ello, debemos tener en cuenta los diferentes estadios del desarrollo cognitivo que ya hemos aprendido. La estimulación temprana es la antesala de un buen entrenamiento cognitivo.

Como apunte final, debemos recordar que una de las formas más comunes de aprendizaje es la imitación. Se define como la capacidad para aprender y reproducir comportamientos de un modelo. Por esta razón, resaltamos la importancia de un comportamiento y lenguaje adecuados tanto en casa como en la escuela.

¿Cómo influyen nuestras habilidades cognitivas en nuestro éxito profesional?

Las habilidades cognitivas son capacidades que tiene el cerebro para funcionar y trabajar con la información que obtenemos en nuestro ambiente. Estas capacidades enfocadas en el desempeño laboral podrían llevarnos al éxito. Pero, ¿Cómo influyen las habilidades cognitivas en el éxito profesional?. ¿Podemos trabajar nuestra habilidades cognitivas y potenciar nuestro cerebro?.

 

Desarrollo profesional y habilidades cognitivas

¿Qué es el desarrollo profesional?

Primero, para entender lo que es el desarrollo profesional tenemos que comprender que es el desarrollo personal.

El desarrollo personal es un proceso de transformación mediante el cual una persona adquiere nuevas formas de pensamiento, comportamientos y actitudes que dan como resultado una mejora en la calidad de vida de esta persona.

La fase de desarrollo profesional es una etapa de crecimiento personal que obedece a las necesidades de auto-superación que experimenta cada individuo.

Además, se trata de una etapa en la cual el trabajador se siente satisfecho y feliz con las tareas que desempeña. En este periodo una persona siente que ha entrado en un momento de crecimiento laboral, mira hacia atrás y valora de manera positiva el haber cumplido objetivos importantes y tener perspectivas de cambio.

Por lo tanto, tenemos que tener en cuenta que no podemos separar el desarrollo personal del profesional, sino que van de la mano, y normalmente se realizan de manera paralela.

La clave del éxito profesional

“El éxito es la paz mental, es la autosatisfacción de saber qué haces lo máximo para llegar a ser lo mejor que eres capaz de ser”, Wooden.

No existe una definición correcta de éxito porque el éxito es muy individual y personal, ¿qué es el éxito para ti?

De manera general, podríamos decir que éxito proviene del término latino Exitus (“salida”), que se refiere al efecto o la consecuencia acertada de una acción o de un emprendimiento.

Se ha relacionado mucho la palabra “actitud” o “competencia” con la palabra éxito.

Por encima de todo, la respuesta solo la tienes tú, ¿qué es el éxito profesional para ti? ¿qué pasos vas a dar para conseguirlo?.

¿Qué son las competencias?

Las competencias son los conocimientos, habilidades y destrezas que desarrolla una persona para comprender, transformar y practicar en el mundo en el que se desenvuelve.

Por ejemplo, ¿De qué manera me comunico con los demás? ¿Cómo organizo mi día a día? ¿Cómo comprendo lo que los demás sienten en diferentes situaciones e intento responder en base a ello?

Nos encontramos con tres tipos de competencias:

Competencias profesionales:

Las competencias profesionales son las capacidades que tenemos para poner en práctica todos nuestros conocimientos, habilidades y valores en el ámbito laboral. Estas habilidades nos permiten incorporar a nuestro trabajo todos los conocimientos que hemos adquirido en los años de estudio y formación.

Es importante tener en cuneta que las competencias están, estrechamente relacionadas con las nuevas necesidades y las nuevas situaciones laborales. Por este motivo, hoy día no basta solo con tener habilidades profesionales, pues es importante buscar la autenticidad y el desarrollo te todas las competencias de manera equilibrada.

 

Competencias sociales y competencias profesionales ¿Qué son?

Competencias o habilidades sociales:

Dentro de las competencias sociales destacamos:

  • Autogestión: es la manera en la que manejamos nuestros propios asuntos, por ejemplo, el cómo gestionamos el tiempo en el día a día, cuantas horas dedicamos al trabajo, amistades o familia etc.
  • Conciencia social: es la capacidad de darse cuenta de aquellas situaciones y problemas que existen a su alrededor, ¿por qué esto es importante? Porque en base a ello vamos a responder y gestionar lo que esté sucediendo. Y también podremos crear una opinión respecto a ello.
  • Gestión de las relaciones: aquí entran en juego a la vez varías habilidades como la empatía, el asertividad
  • Autocontrol emocional: estamos hablando de tomar un tiempo para responder con la emoción adecuada para la situación.
  • Adaptabilidad: vivimos en un mundo de constante cambio por lo que necesitamos tener un amplio repertorio de competencias para que esta adaptación sea mejor.
  • Optimismo: ¿Qué sucedería si ante cada improvisto lo viéramos como una oportunidad en lugar de como un obstáculo que superar? La cosa cambia mucho porque estaríamos adaptándonos a la situación de manera rápida y gestionándolo de manera más beneficiosa para nosotros.

Competencias personales:

Son las competencias psicológicas que posee un individuo para poder desempeñar una labor con éxito ya sea en el campo profesional o la vida privada. Entre ellas destacamos:

  • Conciencia emocional de uno mismo para poder gestionar las emociones que se desencadenan en nuestro día a día. Actuamos en base al contexto.
  • Autoestima: valoración adecuada de uno mismo.
  • Confianza en uno mismo: la confianza es un concepto que se transmite, y que si la depositamos en nosotros mismos los demás podrán valorarla y apreciarla.
  • Resiliencia: se trata de una habilidad o capacidad que engloba a otras muchas capacidades. Consiste en aprovechar un evento adverso y ante ello aprender algo que nos haga tener más capacidad, más aprendizaje…

Importancia de las habilidades cognitivas para el éxito profesional

“Conocimientos puede tenerlos cualquiera, pero el arte de pensar es el regalo más escaso de la naturaleza”, Federico II

Las capacidades o habilidades cognitivas son las aptitudes del ser humano que están relacionadas con el procesamiento de la información. Esto implicaría el uso de la memoria, la atención, la percepción, la creatividad y el pensamiento abstracto o analógico.

Es decir, las habilidades cognitivas están muy relacionadas con la inteligencia, el aprendizaje y la experiencia.

Es importante distinguir que las habilidades cognitivas permiten la elaboración del conocimiento, operando directamente sobre la información recogida por los sentidos.

Las funciones cognitivas más destacadas:

    • Orientación: Es la capacidad que tenemos de ser conscientes de nuestra propia persona y de nuestra situación espacio-temporal.
    • Atención: capacidad de captar detalles y de focalización en una o en varias situaciones (procesos selectivos, procesos de distribución y procesos de mantenimiento o sostenimiento). Incluimos dentro las capacidades de concentración, atención selectiva, velocidad de respuesta, etc.
    • Percepción: la primera habilidad que ponemos en marcha para poder obtener cualquier tipo de información de nuestro ambiente es la percepción. Tiene como función codificar y coordinar las diferentes sensaciones elementales para darles un significado, tanto del medio externo como del interno.
    • Memoria: Es la capacidad de codificar, almacenar y recuperar de manera efectiva la información aprendida. Tenemos diferentes tipos de memoria; la sensorial de 1 a 3 segundos, la memoria a corto plazo de 18 a 30 segundos y la memoria a largo plazo. Si memorizamos lo vivido para tenerlo como referencia para experiencias futuras similares, pudiendo recuperar lo aprendido.
    • Lenguaje: proceso de relacionar un sistema de códigos con significados de objetos, acciones, cualidades, etc. Está íntimamente ligado a la memoria. Dentro del lenguaje, debemos destacar dos capacidades más: como son la comprensión y la elaboración.

La metacognición permite tener en cuenta nuestras capacidades y conocimientos, analizar por ejemplo el tipo de información que necesitamos y mejorar nuestras respuestas. La importancia de estas habilidades recae en que se puede transmitir el conocimiento adquirido, a través del lenguaje o de un sistema de representación de las ideas.

Las habilidades cognitivas más importantes para el éxito profesional

Si bien, todas las habilidades cognitivas son importantes para nuestro día a día, hay unas que son las que más influyen en nuestro ámbito profesional y capacidad de desempeño, estas son las relacionada con las funciones ejecutivas.

Las siguientes habilidades cognitivas, son las que más deberían trabajar aquellas personas que quieren potenciar su cerebro con una aplicación directa en el éxito profesional.

La planificación:

La planificación es una habilidad cognitiva muy importante para el éxito profesional y también para alcanzar nuestros objetivos. La planificación se puede definir como la capacidad para “anticiparse al futuro”, de pensar de antemano la forma más eficiente de ejecutar una tarea o alcanzar una meta específica.

Esta capacidad nos ayudará a establecer lospasos para alcanzar los objetivos que nos exigen en nuestro trabajo. Gracias a esta habilidad, podemos decidir sobre el orden apropiado, asignar a cada tarea los recursos cognitivos necesarios y el establecer el plan de acción adecuado.

La inhibición:

La inhibición se define como la capacidad del ser humano para controlar las respuestas impulsivas, y generar respuestas regidas por el razonamiento. Esta habilidad se relaciona con la anticipación, planificación y al establecimiento de metas. La inhibición o control inhibitorio pone freno al comportamiento ynos ayuda en nuestro trabajo a dar una respuesta más razonada y más adaptada a la situación.

 

Test Cognitivo Online de CogniFit: Evalúa de forma clínica y rápidamente tu funcionamiento cerebral, identifica tus habilidades cognitivas. Obtén tus resultados en menos de 30-40 minutos. CogniFit es la herramienta de evaluación cognitiva más recomendada y utilizada por profesionales.

La monitiorización:

La monitorización cognitiva se puede definir como la capacidad para supervisar la conducta que llevamos a cabo y asegurarnos de que cumple el plan de acción preparado. Esta capacidad nos permite asegurarnos que nuestras acciones van bien encaminadas hacia el objetivo marcado y planificado. Cuando detectamos que nos hemos desviado del plan, hemos de corregirlo. Esta función es de gran importancia, pues la usamos en una gran cantidad de situaciones cotidianas, sobre todo en nuestro ámbito profesional.

La toma de decisiones:

La toma de decisiones es el proceso a través del cual, se escoge un curso de acción como respuesta a un problema de decisión.

La memoria de trabajo o memoria operativa:

La memoria de trabajo nos permite almacenar y manipular de manera temporal la información para poder realizar tareas cognitivas más complejas. En nuestrodesempeño profesional vamos a tener que utilizar esta hablidad, pues nos ayuda en la comprensión del lenguaje, la lectura, las habilidades matemáticas, el aprendizaje o el razonamiento. La memoria de trabajo es un tipo de memoria a corto plazo.

Flexibilidad cognitiva:

Ser flexibles nos permite adaptarnos a las condiciones que van cambiando y modificar nuestros esquemas en función de lo que nuestra experiencia vaya demandando.

También nos permite tener en cuenta las perspectivas de las demás personas.

Resolución de problemas:

Capacidad de utilizar los conocimientos adquiridos, organizarlos y vincularlos a la búsqueda de soluciones. Ciertamente, esta capacidad englobaría las capacidades de anticipación y planificación que permiten establecer planes y acciones adecuadas para conseguir nuestros objetivos.

Por tanto, teniendo en cuenta las habilidades cognitivas que influyen la ejecución diaria de nuestro trabajo y siendo concientes de cuales son las que necesitamos mejorar en nuestro caso, es importante realizar actividades o ejercicios que nos ayuden a potenciar aquellas funciones ejecutivsa que tenemos más débiles o menos desarrolladas.

¿Cómo influyen nuestras habilidades cognitivas en nuestro éxito profesional?

La manera en que influyen las habilidades cognitivas en el éxito profesional depende del tipo de profesión de la que estemos hablando.

Sin duda, existen profesiones en las cuales hay una mayor demanda de las capacidades cognitivas y en las que estas capacidades se desarrollan cada vez más.

¿Qué habilidades cognitivas necesito para tener éxito?

El ambiente del trabajo es una clave importante a la hora de emprender una mejora en estas habilidades cognitivas. Mejores condiciones se obtienen para construir una “reserva cognitiva” que ayuda al cerebro a disminuir los efectos del deterioro que viene con la edad.
Este concepto de reserva cognitiva explica por qué las personas que mantienen un cerebro activo, tienen la capacidad de minimizar el declive mental que aparece durante el proceso de envejecimiento normal.
Tenemos en cuenta que en diferentes profesiones necesitaríamos unas capacidades cognitivas diferentes.

En rasgos generales, a mayores habilidades cognitivas supondría un mejor desempeño laboral. Esto podrían en movimiento estos recursos para la mejora de producción, un trabajo de mayor calidad, mayor repercusión de ese trabajo en otros ámbitos y en otras personas.

Definitivamente, para alcanzar el éxito a nivel profesional es necesario contar con algunas habilidades que nos innovar más en el área que trabajamos. Además tener una mejor relación con nuestros compañeros de trabajo.

¿Qué es más importante la inteligencia cognitiva o la inteligencia emocional?

“Es la combinación entre el talento razonable y la capacidad de perseverar ante el fracaso lo que conduce al éxito”. Goleman

Como hemos visto hasta ahora la inteligencia cognitiva está constituida por capacidades como la memoria, la atención, el lenguaje, etc. Mientras que la inteligencia emocional abarca elementos tanto sociales como emocionales.

Ambos tipos de inteligencia son importantes para el desarrollo exitoso del comportamiento, al igual que no podíamos separar el desarrollo profesional y personal. Por tanto, para nuestro desarrollo profesional y personal son necesarias ambos tipos de inteligencia.

Por ejemplo, para Goleman son necesarios tres requisitos para el éxito profesional:

Capacidades cognitivas:

  • Memoria
  • Razonamiento
  • Capacidad verbal
  • Capacidad matemática

Capacidades técnicas:

conocimientos específicos que cada trabajo demanda. Por ejemplo: de marketing, de gestión de tiempo, de contabilidad, de informática etc.

Capacidades emocionales:

  • Autoconciencia: estar familiarizado con las emociones, saber fortalezas y debilidades propias, que necesidades tenemos etc.
  • Autogestión: capacidad para canalizar los impulsos emocionales.
  • Empatía: tener en cuenta los sentimientos de los demás a la hora de realizar acciones que les afectan.
  • Capacidad social: es la suma de las características anteriores.

El arte de recordar: ¿cómo almacena los recuerdos el cerebro?

Nos encontramos en constante interacción con el medio en el que vivimos. Desde que llegamos al mundo, cada día nuestra memoria almacena información: desde cómo atarnos los cordones hasta qué ocurrió en el Desembarco de Normandía, desde recordar la secuencia de un número de teléfono hasta cuáles son los pasos para preparar una tortilla. Pero de poco sirve toda la información que nos rodea si nuestro cerebro no la registra. ¿Cómo funciona nuestra memoria? ¿Cómo almacena los recuerdos el cerebro? Resuelve tus dudas con este artículo.

¿Cómo se almacenan los recuerdos en nuestro cerebro?

¿Qué entendemos por memoria?

La memoria se define como la capacidad mental destinada a compilar información y recuperarla posteriormente. Se lleva a cabo gracias a las millones de neuronas y las billones de conexiones sinápticas entre ellas.

La memoria nos permite adaptarnos al entorno, es producto de la evolución y se halla al servicio de la supervivencia. Aunque es un proceso sujeto a errores, determina quiénes somos a partir de lo que aprendemos y de todas las experiencias que atravesamos a lo largo de nuestras vidas.

Fases básicas de la memoria

No podemos reducir algo tan complejo como la memoria a un único procedimiento. De este modo, la dividimos en tres fases:

  • Codificación. La información se elabora para poder almacenarla posteriormente. Procesos como la motivación, la atención y la concentración son claves en esta etapa.
  • Almacenamiento. Se guardan los datos a corto o largo plazo para que se puedan utilizar más tarde.
  • Recuperación. Se trata del rescate de la información en el momento en el que precisamos de ella. Es lo que denominamos «recordar».

Cómo almacena los recuerdos el cerebro: Tipos de memoria

Existen diferentes vías por las que llegar a las tres fases explicadas en el punto anterior. De esta forma, hablamos de tipos de memoria. Todos son necesarios para el registro completo de información en nuestra mente, por ello, tener buena o mala memoria, dependerá de cómo almacena los recuerdos el cerebro.

Memoria sensorial

Se la conoce también por «memoria inmediata» y llega a nosotros mediante los sentidos con elevada exactitud. Con una duración de tan solo 200-500 milisegundos, puede desaparecer inmediatamente después o, por el contrario, transferirse a la memoria a corto plazo. Cada sentido tiene su propia ruta de registro y almacén de recuerdos.

Estamos recibiendo una cantidad enorme de estímulos a cada momento. Prestar atención a todos es imposible. Lo mismo ocurre con el almacenamiento. Los que sí son registrados son los que forman parte de esta memoria sensorial. Distinguimos entre:

  • Memoria ecoica. Utiliza la vía auditiva. Un ejemplo de su uso son las conversaciones, por lo que es vital para la comunicación interpersonal.
  • Memoria icónica. A través de la vía visual, permite retener imágenes segundos después de que estas desaparezcan.
  • Memoria olfativa. Es la más poderosa en cuanto a la evocación de recuerdos.
  • Memoria háptica. Almacena sensaciones táctiles: picor, calor, dolor, cosquilleo, etc. Permite las interacciones con los objetos y el reconocimiento de estos mediante el tacto.
  • Memoria gustativa. Relaciona los sabores y los gustos. Depende de elementos como consecuencias gastrointestinales, el grado de expectación o de saciedad ante un alimento.

Memoria a corto plazo

Se crea a partir de la memoria sensorial después de un proceso de atención. Dura entre 30 y 45 segundos y su capacidad de retención es de 7+-2 ítems. Mantiene los datos en la mente durante unos instantes sin necesidad de que estos estén presentes y es la base para otros tipos de memorias y procesos cognitivos.

Memoria de trabajo

Conocida también como «memoria operativa», es un subtipo de memoria a corto plazo. Se encarga de la información que se debe retener y la manipula para llevar a cabo labores importantes (por ejemplo, la solución de problemas, la toma de decisiones, el razonamiento o la comprensión).

Memoria a largo plazo

A diferencia de la memoria a corto plazo, esta posibilita el almacén de manera prolongada. Puede permanecer el cerebro semanas, meses, años e incluso el resto de nuestra vida. Este «cajón de recuerdos» está, a su vez, subdividido en compartimentos:

Memoria implícita

También conocida como «memoria procedimental» o «memoria instrumental», se centra en el aprendizaje de habilidades o patrones de acciones de manera inconsciente. Se activa automáticamente y una de sus peculiaridades es que existen dificultades a la hora de verbalizar las secuencias (es más fácil enseñarlo haciéndolo que explicando cómo se hace). Son ejemplos anudarse la corbata o patinar (¡incluso después de años!).

  • Memoria incidental. Este subtipo, también conocido como «priming», consiste en el aumento de la identificación o el procesamiento de un ítem porque este ya se ha presentado con anterioridad. Por ejemplo, cuando se escucha un nombre hace poco, es más probable que aparezca en la mente más rápido que otros.

Memoria explícita

Se le llama «memoria declarativa» y se refiere al conocimiento que tenemos acerca de las cosas, los lugares y los significados de ambos. Se accede a ella de un modo consciente y las verbalizaciones son más fáciles.

La memoria explícita se divide, a su vez, en otros dos subtipos:

  • Memoria semántica. Es el conjunto de información almacenada con el paso de los años. La temática es muy variada: cultural, histórica, literaria, científica, geográfica, etc. También se incluyen los nombres asociados a personas, las palabras por las que se conocen a los distintos objetos y lo que significan, etc. Por ejemplo, saber que un perro es un mamífero, que el Sena es el río que atraviesa París, que el hielo es el estado sólido del agua o que Barack Obama fue presidente de Estados Unidos.
  • Memoria episódica. Llamada «memoria autobiográfica», se refiere al recuerdo de experiencias o sucesos determinados. Por ejemplo, el día del nacimiento de un hijo, el momento de recibir un paquete en casa o el día de la boda.
La memoria episódica o autobiográfica es un subtipo de memoria a largo plazo

Otros tipos de memoria

Memoria retrospectiva

Los recuerdos que se evocan pertenecen al pasado. En esta categoría se pueden incluir todos los tipos que hemos visto anteriormente.

Memoria prospectiva

Se utiliza cuando somos conscientes de que debemos recordar algo en el futuro y nos esforzamos por ello. Por ejemplo, cuando pensamos que al día siguiente tenemos que enviar un correo importante, o cuando ponemos la lavadora y tenemos en cuenta que deberemos tenderla dentro de un rato.

Memoria de reconocimiento

Se activa cuando un elemento nos resulta familiar y por qué es así. Por ejemplo, en un examen con preguntas tipo test donde debemos reconocer la opción verdadera.

Memoria de recuperación

A diferencia de la anterior, la empleamos cuando debemos recordar algo y no contamos con ninguna clave para ello. Por ejemplo, ante preguntas abiertas de examen como «escribe todo lo que sepas sobre la Revolución Industrial».

Áreas cerebrales relacionadas con el almacenamiento de recuerdos

Mientras que el hipocampo es la región del cerebro donde se produce la memoria a corto plazo, la corteza cerebral es la que almacena los recuerdos a largo plazo. Se han encontrado evidencias científicas de que, a diferencia de lo que se creía anteriormente, ambos tipos de recuerdos se generan de forma simultánea.

Además, existen regiones especializadas en tipos de recuerdos o aprendizajes concretos. Veamos algunos ejemplos:

  • Cerebelo. Se encarga de los procesos automáticos que necesitamos a diario (desde la coordinación motora hasta la conducción de un coche, pasando por el equilibrio, entre otros).
  • Lóbulos frontales. Relacionados con las funciones ejecutivas, es decir, aquellas que nos otorgan la racionalidad (el lenguaje, la socialización, la capacidad de improvisación, el control de impulsos, etc.)
  • Córtex temporal. Se ha visto asociación con los recuerdos registrados en la infancia.
  • Sistema límbico. Implicado en los recuerdos asociados a emociones.

¿Por qué la repetición se asocia con el aprendizaje?

Todos sabemos que una de las técnicas de estudio más utilizadas es la repetición (interna o verbalizada) hasta la memorización. Cada vez que aprendemos algo, se crean nuevas conexiones entre neuronas. Para acceder a los recuerdos de estos nuevos aprendizajes y que estén disponibles con mayor facilidad, es necesario reforzar estas vías neuronales en varias ocasiones. Así, cuanto más repetición, más consolidación del recuerdo.

¿Existe relación entre las emociones y la memoria?

Como hemos visto, así es. Un aprendizaje con una carga emocional grande resultará casi imposible de olvidar. En otras palabras, lo que nos emociona mucho queda en nuestra memoria durante largos períodos de tiempo. Esto es aplicable tanto para emociones positivas como para las negativas.

Los recuerdos asociados a emociones duran mucho más tiempo

Por otro lado, recordamos con más intensidad nuestras primeras veces en aquello que es importante para nosotros (por ejemplo, el primer día de la universidad, el primer beso o la primera vez que se viaja al extranjero).

Aquí podríamos destacar la memoria flash, encargada de recuerdos autobiográficos muy detallados y vívidos en momentos impactantes, sorprendentes o de fuerte carga emocional. Por ejemplo, en el caso de accidentes o atentados.

«Recordar es fácil para el que tiene memoria, olvidarse es difícil para quien tiene corazón» — Gabriel García Márquez

¿Qué es el olvido y cómo funciona? 

Los recuerdos no son permanentes, en especial si no se refuerzan, por lo que algunos terminan desapareciendo. Esto se conoce como olvido. Se debe a que el tejido cerebral cambia constantemente: neuronas que mueren y/o conexiones que cambian o se vuelven más débiles. El paso del tiempo, el contexto de aprendizaje con respecto al contexto de recuperación, las interferencias a la hora de aprender, la intensidad de la consolidación del recuerdo, etc., son algunos de los motivos por los que somos incapaces de acceder a cierta información registrada con anterioridad.

Hay veces en las que el recuerdo se pierde para siempre, pero en otras nos encontramos con la incapacidad temporal de acceder a la información. Por ejemplo, «tener una palabra en la punta de la lengua» o cuando nos suena la cara de una persona y no logramos saber de qué.

También puede producirse olvido a causa de un suceso traumático, tanto orgánico como funcional, lo que conocemos por amnesia. Al igual que este, existen otros problemas de memoria a los que hay que prestar atención para intervenir lo antes posible y minimizar así las consecuencias derivadas.

Estrategias para una mejor recuperación de los recuerdos, ¿Por qué es importante entrenar la memoria?

Test Cognitivo Online de CogniFit: Evalúa de forma clínica y rápidamente tu funcionamiento cerebral, identifica tus habilidades cognitivas. Obtén tus resultados en menos de 30-40 minutos. CogniFit es la herramienta de evaluación cognitiva más recomendada y utilizada por profesionales.

Una de las propiedades más hermosas de nuestro cerebro es su plasticidad. Esta nos permite seguir aprendiendo toda la vida y evitar perder, con el tiempo, los recuerdos que nos importan. Debemos aprovechar esta capacidad y trabajar en nuestro cerebro. ¿Cómo?

  • Entrena los recuerdos. Practicar con frecuencia el recuerdo de aquellas cosas que no queremos olvidar ayuda a fortalecer sus conexiones. Nombres de allegados, fechas especiales o la alineación de nuestro equipo favorito. ¡Todo vale!
  • Utiliza el chunking. Ya hemos visto que la memoria a corto plazo puede retener hasta 7+-2 ítems. La técnica del chunking consiste en la agrupación de elementos, así que permite recordar algo más. Por ejemplo, en lugar de memorizar las nueve cifras de un número de teléfono, hacerlo en paquetes de tres. ¡Notarás la diferencia!
  • Ejercita la memoria de trabajo. Apuesta por los juegos que te hagan pensar, planificar, tomar decisiones. Los sudokus, sopas de letras, crucigramas o el ajedrez son algunos ejemplos. El entretenimiento no está reñido con los cuidados del cerebro.
  • Respeta tus horas de sueño. Tendemos a subestimar el poder de un buen descanso, pero es el momento en el que nuestro cerebro aprovecha para estabilizar y consolidar recuerdos. Por esta razón, le hacemos un flaco favor a la memoria cuando nos quedamos estudiando toda la noche antes del examen en lugar de dormir.
  • Cuida tu alimentación. Se ha visto que la restricción calórica no solo mejora la salud, sino que retrasa el envejecimiento cerebral y el declive cognitivo asociado. Por tanto, una alimentación sana favorece la conservación de la memoria.
  • Di sí al deporte. Lo decimos siempre: la actividad física beneficia enormemente al organismo, procesos cognitivos incluidos. Ayuda a las neuronas en la codificación y recuperación de los recuerdos, mejorando además el tiempo de reacción y la velocidad de procesamiento.
  • Apuesta por la lectura. Dicen que los libros son la mejor forma de viajar sin movernos de casa, y si además nos ayudan a mantener activa la mente, se disfrutan por dos. Es muy importante no aburrirse leyendo, porque perdemos el interés, así que tenemos que escoger aquellas lecturas que realmente nos gusten. ¿Solo valen los libros? ¡No! Periódicos, revistas, incluso la etiqueta del champú. No importa, pero lee.
  • Aprende idiomas. Con el tiempo, la flexibilidad mental y las capacidades cognitivas parecen encontrarse mejor en las personas bilingües. Pero no hace falta dominar a la perfección dos o más idiomas para que el cerebro trabaje, saber defendernos en otra lengua ya implica un trabajo mental. El freno no lo marca la edad, sino la actitud.

La adaptación como modo de supervivencia: Tips para afrontar cambios

Sabemos que la vida no es estática, sino dinámica. Está en constante cambio, y nosotros tenemos que adaptarnos a esas variaciones para sobrevivir. La adaptación es una característica esencial de los seres vivos. Y como tal, resulta interesante conocer las diferentes formas de adaptación asociadas a los cambios evolutivos de las especies animales, además de la principal adaptación experimentada por los seres humanos en la actualidad: la tecnología. ¿Crees que te adaptas con facilidad a los cambios? ¿Te consideras una persona versátil? ¡Apunta las claves de los últimos apartados y estarás preparado para afrontar cualquier cambio!

 

Adaptación biológica

¿Qué es la adaptación?

Como sucede con muchas de las palabras del castellano, el término adaptación proviene del latín. Dentro de la mencionada lengua su origen reside en la palabra adaptare que es un verbo compuesto por dos partes. Así, en primer lugar está el prefijo ad, que significa “hacia”, y en segundo lugar nos encontramos con el verbo aptare que vendría a traducirse como “ajustar” o “equipar”.

Partiendo de esta explicación hay que subrayar que, por tal motivo, en el pasado el término adaptare se definía como ajustar una cosa a otra. Un significado que se asemeja al actual.

Adaptación es un concepto que está entendido como la acción y el efecto de adaptar o adaptarse, un verbo que hace referencia a la acomodación o ajuste de algo respecto a otra cosa. La noción, como se desprende de la práctica, posee diferentes acepciones según al ámbito donde se aplique: por ejemplo, la adaptación es hacer que un objeto o un mecanismo cumpla con distintas funciones a aquellas para las que fue construido.

Cuando se habla de la adaptación de un ser vivo, en cambio, se hace mención al hecho de que un organismo ha podido acomodarse a las condiciones de su entorno. Dicho de una persona, la adaptación se produce cuando el individuo se habitúa a múltiples circunstancias y condiciones.

La adaptación como forma de entender la evolución

La adaptación evolutiva va asociada a la famosa adaptación biológica descrita por Charles Darwin. Una adaptación biológica es el proceso, y el resultado, de la evolución natural de un organismo, a través de la selección natural mediante modificaciones en la estructura anatómica, en los procesos fisiológicos o en comportamientos específicos.

Una adaptación biológica termina en una mejor adaptación de una población a su hábitat. Y este proceso tiene lugar entre varias generaciones poblacionales.

La adaptación es uno de los principales mecanismos que explican la diversidad de las especies, pues todas las adaptaciones ayudan a los organismos a sobrevivir en su nicho ecológico.

Adaptaciones morfológicas

Son los cambios que presentan los organismos en su estructura externa y que le permiten confundirse con el medio, imitar formas, colores de animales más peligrosos o contar con estructuras que permiten una mejor adaptación al medio. Los dos principales ejemplos de las adaptaciones morfológicas son el camuflaje y el mimetismo ocasionados por los cambios del ambiente o de hábitat.

El camuflaje es el mecanismo que permite a los organismos hacerse poco visiblemente para sus depredadores o para sus presas ya que de otra forma serian detectados por estos últimos, pues cuando la forma o color del organismo es similar al medio donde vive, se confunde fácilmente con él.

El mimetismo es un fenómeno que consiste en que un organismo se parece a otro con el que no guarda relación y obtiene de ello alguna ventaja funcional. Se puede entender como la semejanza en apariencia que desarrollan algunos organismos inofensivos para parecerse a otros que son peligrosos o desagradables.

Adaptaciones funcionales

Son aquellas que guardan relación con el metabolismo y funcionamiento interno de diferentes órganos o partes del individuo, es decir representan un cambio en el funcionamiento de su organismo para resolver algún problema que se les presenta en el ambiente. Los ejemplos principales de las adaptaciones fisiológicas son la hibernación y la estivación.

La hibernación es un estado de hipotermia (disminución de la temperatura corporal) regulada durante algunos días o semanas, lo que permite a los animales conservar su energía durante el invierno, es el ejemplo más claro de la adaptación fisiológica ya que es un estado de latencia o somnolencia que como consecuencia reduce las funciones metabólicas.

La estivación, al igual que la hibernación, es un estado de somnolencia que presentan algunos organismos como consecuencia de la reducción de sus funciones metabólicas durante la estación cálida, en regiones como el desierto.

Adaptaciones sociales

Son aquellas que implican alguna modificación en el comportamiento de los organismos por diferentes causas como asegurar la reproducción, buscar alimento, defenderse de sus depredadores o trasladarse periódicamente de un ambiente a otro cuando las condiciones ambientales son desfavorables para asegurar su sobrevivencia. Los más claros ejemplos de este tipo de adaptación son la migración y el cortejo.

La migración es el movimiento periódico de salida y regreso a un área determinada que llevan a cabo algunas especies para buscar alimento, pareja o cuando las condiciones climatológicas hacen difícil la supervivencia. Para ello se organizan en grupos con el fin de protegerse, pues muchos depredadores no se atreven a atacar a sus presas cuando éstas se encuentran agrupadas.

El cortejo consta de una serie de exhibiciones que realiza el macho para atraer a la hembra, con lo cual se facilita el encuentro de la pareja para lograr el apareamiento. En los mamíferos están mucho menos desarrolladas que en las aves. Este grupo animal suele tener conductas de cortejo espectaculares, predominando los despliegues de las alas de diversos colores, los cantos y las danzas.

¿Cómo adaptar al cambio y buscar un objetivo?

¿Cómo adaptarse a los cambios?

Las personas que son capaces de adaptarse, también pueden organizar sus pensamientos de manera que generan acciones productivas y positivas. La capacidad de adaptación es necesaria cuando se producen cambios en las personas y las circunstancias que lo rodean.

Las conductas adaptativas dependen de las habilidades cognitivas y las habilidades sociales. Ambas habilidades bien conjugadas, nos permiten participar de manera exitosa en las actividades de la vida diaria a lo largo de nuestras vidas. También podemos pensar en las conductas adaptativas como las habilidades que nos permiten ser flexibles cuando se producen en nuestras vidas cambios personales o profesionales, así como a tomar decisiones que nos lleven al éxito.

Al poseer una correcta conducta adaptativa, vamos a reaccionar a eventos inesperados o a acciones poco frecuentes de manera creativa y constructiva. Una persona que se sabe adaptar, será capaz de ser resiliente y volver a centrar la mente en la búsqueda de nuevas direcciones basándose en los resultados deseados. Quien está abierto al cambio sabe que lo que importa no son las velas del barco sino la dirección en que corre el viento.

Toma en cuenta las siguientes cinco habilidades para lidiar de manera constructiva con los cambios o circunstancias desfavorables que se presenten en tu vida diaria:

  1. Detente y tómate unos minutos para meditar. Date tiempo para analizar las situaciones a fin de observa las acciones y las circunstancias desde diferentes ángulos y perspectivas para obtener una comprensión exacta de lo que ha sucedido y no caigas en malas interpretaciones. Si hay personas involucradas, comunícales tus inquietudes y haz las preguntas necesarias para obtener la información que pueda no ser aparente. Esto te permitirá tomar decisiones estando bien informado.
  2. Piensa a largo plazo. Pregúntate a ti mismo ¿Qué pasaría si…?. Piense en las consecuencias de resolver una situación de varias maneras. Pregúntate: ¿Qué voy a perder? y ¿Qué voy a ganar? ¿Cómo podría esta elección afectar a mi familia, amigos, o pareja? ¿Me traerá un beneficio a futuro?
  3. Prepárate para el aprendizaje continuo que el cambio te traerá. El cambio es una constante en la vida de todos. Las habilidades necesarias para satisfacer las diversas necesidades cambiarán en todas las etapas de la vida. Constantemente vamos a seguir necesitando conocimientos actualizados en áreas tales como cuidado personas, preparación profesional, relaciones sentimentales, etc.
  4. Mira más allá de la superficie. Dale la bienvenida a los desafíos. Cada situación desafiante te traerá la oportunidad de crecer, ganar sabiduría y desarrollo de habilidades. En algún lugar del mundo, alguien ha afrontado con éxito la misma situación. Incluso las circunstancias que parecen más devastadoras lleven dentro de sí la semilla de una nueva bendición. Aquellos que buscan estas bendiciones al final las encontrarán.
  5. Ten en claro tus valores. Los principios deben guiar tus acciones. Al cumplir tus objetivos debes mantenerte siempre fiel a tus valores. Plantéate varias cuestiones: ¿Mi reacción es un intento de satisfacer una necesidad personal de una manera sana? ¿Hay alguna otra solución creativa para este problema? Luego pregúntate si as acciones que elegiste son acordes a tus valores fundamentales.
  6. Entrena tu mente. Trabajar las funciones ejecutivas es de las mejores maneras de mejorar la resolución de situaciones novedosas o cambiantes de una forma efectiva. Adaptarse al cambio pasa por saber como reformular metas, adaptar planes y crear nuevas estrategias.

Analizando a conciencia y poniendo en práctica estas habilidades lograrás tomar decisiones positivas en situaciones que requieren una mayor capacidad de adaptación y de resolución de problemas. Cada nuevo reto es una oportunidad de volverse más sabio, más hábil, adaptable, actualizado y mejor preparado para el futuro.

Tips para ser una persona versátil

La versatilidad es la principal característica de la adaptación. Aquí aparecen algunas de las claves que te pueden ayudar a adaptarte mejor a cada momento y seguir avanzando hacia tus metas:

  • No seas perfeccionista. El perfeccionismo es el mayor enemigo a la hora de adaptarte a cualquier circunstancia. No puedes alargar las horas del día, y si tratas de hacer todo perfecto, no podrás compaginar muchas tareas. Cualquier contratiempo en tu jornada te impedirá alcanzar el resultado que deseas y te sentirás frustrado. Si quieres ser versátil, deja de ser perfeccionista.
  • Cualquier momento es bueno. Haz que tu agenda sea flexible. En ocasiones puede que tengas que hacer algunas tareas en horarios que, en principio, no serían tus preferidos. Pero si no lo haces así, tendrás que renunciar a algunos de tus objetivos. No seas inflexible con tus horarios. Lo que cuenta son las metas alcanzadas.
  • Busca herramientas móviles para trabajar. Una de las mejores cosas con las que contamos hoy en día para mejorar nuestra productividad y ser más adaptables son las herramientas móviles. Actualmente podemos acceder a cualquier documento desde el móvil, lo que ofrece una libertad de movimientos casi absoluta, con la única restricción de tener siempre una conexión a Internet disponible.
  • Calcula la dosis mínima efectiva. Hagas lo que hagas, siempre se puede mejorar, pero deberías vigilar el esfuerzo y el tiempo que dedicas a cada asunto. Si quieres ser adaptable, ajusta tu esfuerzo al nivel mínimo que te proporcione un resultado suficientemente bueno. Pero no pases de ahí. Emplearás demasiado tiempo, y no mejorarás mucho más el resultado.
  • Mantén tu equilibrio personal. Todo esto es posible mientras seas capaz de mantenerte en equilibrio. Si no duermes lo suficiente, si  comes de manera desequilibrada y precaria, si no atiendes nunca tus proyectos más personales, y demás, llegará un momento en que no podrás seguir adelante, te verás bloqueado y colapsado por las circunstancias. Hagas lo que hagas por ser más flexible y versátil, siempre ten como una de tus máximas prioridades mantener tu equilibrio.

La adaptación en la actualidad: Organizaciones

Los negocios, como actividad social, no están exentos de la afectación de la cuarta revolución industrial: la digitalización. Las organizaciones, sus medios, sus recursos, sus actividades y su gente están altamente expuestos al cambio.

Obviamente, cuando se está dentro de la turbulencia revolucionaria propia de un cambio profundo en progreso no se puede observar o inferir el final del mismo, ni el estado de cosas posterior a él o cómo ha de ser su resultado. Tener una respuesta a esa interrogante es tan difícil como estimar si la velocidad de la evolución se acelerará o se frenará.

Frente a lo expuesto, las organizaciones empresariales deben generar estrategias de supervivencia y crecimiento para cumplir estos objetivos últimos enclavados en su esencia. Por lo tanto deben generar mecanismos adaptativos frente a la turbulencia. De allí que ya se habla de empresas adaptables o empresas ágiles como sinónimos.

Pero la agilidad estratégica no es un patrimonio exclusivo de las grandes empresas o de las empresas tecnológicas. Todas las compañías, tanto las pequeñas como las medianas y grandes, y por igual las de todos los sectores económicos, deben ser ágiles. El precio a pagar por carecer de esta habilidad es la desaparición.

 

El desarrollo de la Era de la tecnología ha supuesto la mayor adaptación para el ser humano en la actualidad

La importancia de la agilidad aparece frente a organizaciones que compiten, algunas en forma tradicional, otras tratando de ser disruptivas para establecer diferencias, pero ambas buscan triunfar en un entorno altamente competitivo en el que las ventajas competitivas son efímeras como nunca antes.

Las formas competitivas basadas en lo tradicional o en la disrupción no se gestan sobre una industria, se gestan sobre los consumidores que son también muy cambiantes en sus hábitos y preferencias. De ahí que se trate de manejar cuestiones volátiles, complejas y de alta velocidad de cambio. Por lo tanto, el tiempo se transforma en un elemento valioso y debe ser aprovechado por la rapidez de la organización, pues el mundo no se detiene mientras los planes de la empresa se cumplen.

No obstante, la adaptabilidad, desde Darwin hasta hoy, no es solo para ser pensada a nivel de empresas. Todas las profesiones deberán mostrar agilidad frente a los cambios. La tecnología es una herramienta muy útil, pero no lo es todo. No basta con trabajar empleando una computadora. La clave está en la capacidad de ser ágil ante las transformaciones que se observan y el conocimiento que se adquiere en el proceso adaptativo. Los ejemplos abundan, pero tomemos dos: por un lado las impresoras 3D, empleadas por los tecnológicos médicos para lograr avances fundamentales en el desarrollo de prótesis; por el otro, las bases de datos, los abogados ahora cuentan con programas para la búsqueda de información legal.

La adaptabilidad implica un proceso de aprendizaje, lo que a su vez implica que aquella es función del conocimiento. En efecto, las organizaciones están frente a un cambio de paradigma que las lleva desde la eficiencia al aprendizaje. Las organizaciones ágiles aprenden todo el tiempo, la eficiencia ya no está en el centro de la escena como paradigma dominante como sí lo está el conocimiento.

Personalidad: qué es y cuales son los rasgos que la definen

La personalidad es uno de los elementos psicológicos más estudiados y a su vez más difíciles de definir. Entendemos por personalidad al conjunto de características que no definen. Conocer bien como es nuestra personalidad o la de los demás puede ayudarnos en nuestro crecimiento personal.

Evolución del término “personalidad”

La palabra “personalidad” proviene del término en latín “persona” término que significa “máscara que portaban los actores de teatro en la antigüedad” y posteriormente “ciudadanos jurídicamente provistos de derechos, que gozaban de honra y prestigio”.

Después en la Edad Media el termino personalidad se utiliza para describir una serie de características que determinan las tendencias comportamentales de una persona.

Qué es la personalidad

La personalidad es un constructo psicológico que refiere a un conjunto dinámico de características psíquicas de una persona. Se trata de un patrón de emociones, pensamientos y comportamiento de cada individuo que persiste a lo largo del tiempo frente a distintas situaciones. Esta característica diferencia a unos individuos de otros.

 

En la formación de la personalidad intervienen tanto la base biológica (temperamento) como las influencias ambientales (carácter). Estos dos conceptos son de vital importancia en el ámbito de la personalidad.

“El que sabe conocerse a sí mismo es dueño de sí”. Pierre De Ronsard

 

Definición de personalidad

A lo largo de la historia el término personalidad ha recibido numerosas definiciones, destacando más las siguientes:

  • La personalidad es la suma total de los patrones de conductas actuales o potencial de un organismo, en tanto que determinados por la herencia y el ambiente, y que se originan y se desarrollan mediante temperamento y constitución (Eysenck).
  • Una estructura mental que se obtiene de la observación coherente de un determinado comportamiento; se compone de rasgos únicos (individuales) y comunes (poseídos por todos los que conviven ciertas experiencias) (Catell).
  • La personalidad es el patrón de pensamientos, sentimientos y conducta que presenta una persona y que persiste a lo largo de toda su vida, en diferentes situaciones (Freud).
  • La personalidad son características psicológicas y distintivas de una persona que conducen a respuestas a su ambiente relativamente consistente y permanente (Kotler).
  • Diferencia individual que constituye a cada persona y la distingue de otra (RAE).

Aspectos de personalidad

Como indicamos anteriormente al explicar lo que es personalidad, nos referíamos a que la personalidad tiene elementos de origen hereditario y ambiental. Estos aspectos son: temperamento, carácter, inteligencia y roles sociales.

El temperamento es la dimensión biológica y por tanto heredable de la personalidad que se manifiesta desde edades tempranas.

Se distinguen aspectos estáticos y dinámicos: los primeros se refieren la morfología, mientras que los segundos hacen alusión a la fisiología.

El carácter es un componente aprendido de la personalidad. Diferenciándose con temperamento, el carácter está en función de los valores de cada sociedad, de su sistema educativo y cómo son transmitidos. Incluye valores (componentes afectivos y cognitivos) y componentes motivacionales y comportamentales. Aparece como consecuencia de las experiencias que vivimos, que influyen en nuestra forma de ser modulando las predisposiciones y tendencias biológicas, es decir, temperamentales.

La niñez y adolescencia son etapas muy importantes en la formación del carácter, tanto positiva como negativamente.

Todas las teorías del carácter tienen en común la idea de que no se manifiesta de forma total y definitiva en la infancia, sino que pasa por distintas fases hasta alcanzar su completa expresión al final de la adolescencia

-La inteligencia, no entendiendo la inteligencia como coeficiente intelectual, sino como elementos relacionados con el aprendizaje, la adaptación a situaciones nuevas, la solución de problemas el proponerse fines, la capacidad de valoración y autocrítica.

Es una forma de interactuar con el mundo, y engloba habilidades: control de los impulsos, la autoconciencia, la motivación, el entusiasmo, la perseverancia, la empatía, la agilidad mental, etc.

-Roles sociales: es el conjunto de valoraciones que tiene una persona por desempeñar un puesto independientemente del valor de la persona.

Entendemos por rol como función o papel que cumple una persona en un contexto determinado (familiar, amistades, laboral…).

 

Características de personalidad

“A veces, ante la mala manera de ser de los otros, uno se siente orgulloso de ser uno mismo y no otro”. André Maurois.

A pesar de las distintas definiciones de personalidad, podemos destacar una serie de características en la personalidad, que serían las siguientes:

  • Consistente: la personalidad es un rasgo distintivo de cada persona este relativamente establece a lo largo del tiempo, incluye en su comportamiento.
  • Identificativa: porque la personalidad permite identificar a cada individuo como ser único. Por ejemplo, no actuamos igual en diferentes situaciones. La conducta y el pensamiento son característicos de cada individuo, y que en ellos se refleja su adaptación al ambiente, a la vez que son formas de acción sobre él.
  • Evolutivo: aunque se trate unas características consistentes, puede variar a largo plazo por la interacción con el medio.
  • Es algo interno, no de apariencia externa: Es decir, no existen determinados rasgos físicos que determinen que una persona piensa o actúe en una manera determinada.
  • Que no es exclusivamente mental, sino que exige una combinación en el funcionamiento de mente y cuerpo. Recordemos la frase: Mens sāna in corpore sānō (Mente Sana en cuerpo sano).
  • Previsibilidad: Sobre cómo actuará y cómo reaccionará una persona bajo diversas circunstancias.

Estudios sobre la personalidad

Dentro de los estudios que se han centrado en los aspectos que determinan la personalidad, uno de los más destacados ha sido el Modelo de los cinco grandes (Big Five) que estudia la personalidad en base a cinco dimensiones:

  • Apertura a la experiencia: grado en que la persona busca nuevas experiencias personales y visualiza de manera creativa su futuro. La dimensión opuesta sería la Evitación de la experiencia.
  • Responsabilidad: grado en el que una persona está centrado en sus objetivos y de todo lo que pone en práctica para conseguirlos.
  • Extraversión: grado en el que una persona se muestra abierta con lo demás y canaliza adecuadamente su energía en contextos sociales. Es decir, evalúa como una persona se siente al estar rodeada y la manera en que expresa con los demás.
  • Amabilidad: grado en que la persona se muestra respetuosa, tolerante y tranquila. Definiría a una persona que confía en la honestidad de las demás personas, con vocación a ayudar y asistir a quien lo necesite.
  • Estabilidad emocional: grado en qué una persona afronta exitosamente las situaciones complicadas de su día a día en diferentes ámbitos.

Otro de los modelos destacados es el Modelo de los 16 factores de Catell. Catell desarrolla un modelo que abarca 16 factores de personalidad, considerándola como un conjunto de rasgos que define a la persona con un carácter predictivo sobre su conducta.
El objetivo de Catell era encontrar una serie de rasgos que resumiese las características de personalidad de todas las personas y dentro de estos rasgos establecer una clasificación.

Estos 16 factores son:

  • Afectividad: grado en que la persona establece contacto con otros individuos.
  • Razonamiento: mide la capacidad intelectual según predomine el pensamiento abstracto o el pensamiento concreto.
  • Estabilidad: evalúa la estabilidad emocional de la persona y a la manera en que se adapta al ambiente que le rodea.
  • Dominancia: mide el grado dominancia o sumisión que presenta un individuo en sus relaciones sociales.
  • Impulsividad: nivel de entusiasmo y espontaneidad en contextos sociales.
  • Conformidad grupal: mide aceptación de los valores morales.
  • Atrevimiento: evalúa la reactividad del sistema nervioso según la dominancia del sistema nervioso simpático o parasimpático.
  • Sensibilidad: mide el predominio de los sentimientos frente al pensamiento racional.
  • Suspicacia: evalúa el nivel de confianza o desconfianza que un individuo tiene hacia los demás.
  • Imaginación: mide la capacidad de abstracción del individuo.
  • Astucia: evalúa la capacidad de analizar la realidad de forma exhaustiva y describe en qué grado las personas se ocultan, mostrando sólo aquellos rasgos que generen las respuestas que desean obtener de los demás.
  • Culpabilidad: evalúa la capacidad de una persona de responsabilizarse de sus actos.
  • Rebeldía: mide la predisposición hacia el cambio y la apertura mental.
  • Autosuficiencia: mide el grado de dependencia o independencia personal.
  • Autocontrol: mide el autocontrol emocional y comportamental.
  • Tensión: mide el nivel de tensión o ansiedad nerviosa del sujeto.

 

Personalidad positiva y personalidad madura


Se define como personalidad positiva la capacidad de afrontamiento positivo de los eventos estresantes de la vida, dándole significado y ajustándose a las demandas ambientales y expectativas personales.
Este concepto es muy importante ya que habla de una visión más activa de la personalidad. Es la capacidad de cada persona para intervenir modificando su contexto en la medida que puedan.

Es importante mantener la sensación de control sobre el ambiente, visión que le permitirá aprender de todo tipo de experiencias, aunque sean a priori negativas, para obtener mejores resultados en el futuro.
Respecto a la personalidad madura, la meta del desarrollo de la personalidad es lograr la madurez en sí misma. Un individuo con personalidad madura presenta las siguientes características:

  1. Estabilidad emocional: capacidad de la persona para reaccionar ante los distintos estímulos de forma estable y autónoma determinada no por impulsos.
  2. Conocimiento de sí mismo: conocimiento de las capacidades, cualidades y valores que posee uno mismo (deficiencias, debilidades y tendencias de acción). De esta manera, la persona podrá tomar decisiones adecuadas
  3. Capacidad de autoevaluación: El individuo maduro se juzga a sí mismo y reconoce cuándo actúa bien o mal, que aspectos positivos y negativos posee. La autoevaluación permite estar en una actitud de cambio y superación.
  4. Capacidad de decisión: esta característica proporciona a la persona una mayor autonomía para decidir por sí mismo. Esto implicaría no consultar a otros o no buscar otras opiniones.
  5. Capacidad de aceptar riesgos y responsabilidades un individuo con personalidad madura acepta responsabilidades y se arriesga para emprender tareas y acciones.
  6. Autonomía del yo: consiste en actuar tal como es y de acuerdo con sus criterios, valores y conciencia.

Tenemos que destacar de nuevo que la personalidad tiene dos elementos muy importantes, que son ambiente y genética. La genética no la podemos elegir, pero el ambiente ¿tenemos la capacidad de transformarlo en nuestro beneficio? ¿podemos madurar a través de las experiencias?

La respuesta es definitivamente si. Se recomiendan la gran mayoría de los procesos terapéuticos, visualizados como un camino de transformación y crecimiento personal.

Conclusiones

Existen varios conceptos de personalidad tenemos que entender que es un proceso activo. Como activo entendemos que se va definiendo y desarrollando a lo largo de la vida de una persona.

No existe un tipo de personalidad que sea mejor o peor, sino que cada una de ellas tiene sus fortalezas y sus debilidades, por lo que la clave es el equilibro entre todas.

¿Cómo cambia la personalidad con los años? Si miramos atrás nos podemos dar cuenta alguna de las cosas que nos han dejado de interesar y cuántas otras muchas hemos acogido con interés.

La personalidad cambia y lo hace en base a las experiencias que vamos viviendo y la manera en la que interpretamos estas situaciones.

“Hay dos formas de difundir la luz. Ser la lámpara que la emite o ser el espejo que la refleja”. Lin Yutang

Las 15 habilidades sociales que mejorarán tu día a día

La naturaleza del ser humano es social, es decir, mantenemos relaciones recíprocas con quienes nos rodean. El funcionamiento de cada individuo, el de la sociedad en general e incluso la garantía de la supervivencia dependen de estas relaciones. Es por ello que estas deben ser buenas, armónicas, equilibradas. Sanas. ¿Podemos conseguirlo? ¡Claro! Las habilidades sociales son la clave. Conocerlas y desarrollarlas aseguran un mayor éxito en nuestros nexos con los demás. ¿Cómo? Tan solo hay que seguir leyendo.

¿Qué son las habilidades sociales?

Habilidades sociales: definición

Se definen como herramientas de comunicación, un conjunto de conductas con las que establecemos interacción con otras personas. Nos permiten relacionarnos de un modo práctico, ventajoso y productivo para ambas partes.

Las habilidades sociales no están determinadas por el nacimiento, sino que se pueden adquirir, desarrollar y mejorar a lo largo de la vida. Conseguir perfeccionarlas conlleva entrenamiento y esfuerzo. Y, como el resto de aprendizajes, dependen mucho de la sociedad y la cultura en la que estamos inmersos.

Pero no solo es importante dominarlas, sino también saber distinguir los momentos y lugares propicios para llevarlas a la práctica. Hablamos de competencia social.

¿Para qué sirven las habilidades sociales?

Podemos llegar a pensar que, al fin y al cabo, las habilidades sociales no son tan importantes. Error. La imagen que proyectamos de nosotros mismos, las relaciones de diferentes tipos que vamos forjando a lo largo de nuestra vida o los éxitos en el trabajo dependen de ellas. Además, evitan la tan odiada ansiedad que nos generan las situaciones sociales nuevas o complicadas.

En otras palabras, las habilidades sociales determinan en gran parte nuestra felicidad.

Clases de habilidades sociales

Se diferencia entre habilidades sociales básicas y habilidades sociales avanzadas. Mientras que las primeras se enfocan a aquellas conductas que no requieren mucho esfuerzo (preguntar, escuchar, presentarse, etc.), las segundas ya exigen algo más de dominio (persuadir, disculparse, opinar, etc.).

A continuación, mostramos otro tipo de clasificación donde la importancia reside en el contenido de la comunicación.

1. Respeto

A todos nos gusta que nos muestren respeto hacia nuestra forma de pensar, nuestras ideas, nuestros valores, nuestras creencias. Cuando es así, estamos más dispuestos a relacionarnos de un modo más positivo.

Se pueden expresar opiniones diferentes siempre y cuando se tenga en consideración a la otra persona. Si se le falta al respeto, esta suele sentirse atacada, lo que empeora la calidad de la relación.

2. Cortesía

Esta habilidad se encuentra estrechamente relacionada con la anterior. La educación y la amabilidad son fundamentales para conseguir el agrado de los demás y, por tanto, unas buenas relaciones con ellos.

3. Paciencia

Es una herramienta muy útil para no perder los estribos y molestarnos ante cualquier cosa que salga de nuestro agrado. Recapacitar a tiempo puede evitar conflictos motivados por ataques de ira.

4. Empatía

La Real Academia Española define la empatía como la «capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos». Es lo que coloquialmente denominamos «ponerse en el lugar del otro», llegar a armonizar con sus pensamientos y/o sentimientos a través de la Inteligencia Emocional.

5. Credibilidad

Está muy relacionada con la confianza, así como con la persuasión. La credibilidad no es un rasgo del emisor, sino una característica atribuida por el receptor. Esto significa que está constituida por lo que interpreta este receptor sobre lo que ve en la otra persona.

Se puede construir mostrando competencia y experiencia, así como sinceridad. Mantener la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace es vital para que no se dañe nuestra credibilidad.

Tipos de habilidades sociales

6. Mentalidad positiva

Podemos ver el mundo de manera muy diferente si lo enfocamos de un modo negativo a si lo hacemos de forma positiva. Esta última perspectiva hace que se afronten las distintas circunstancias con optimismo, lo que proporciona un mayor bienestar emocional.

Las personas suelen huir de aquellas que son muy negativas. Adoptar el optimismo como forma de vida constituye una ventaja en todos los sentidos.

7. Escucha activa

Solemos confundir «oír» con «escuchar». No es lo mismo escuchar y prestar atención a la otra persona que estar oyendo pero pensando más bien lo que vamos a responder. Muchas veces, nos centramos más en esta última opción.

Para inclinar la balanza hacia la escucha activa, debemos procurar centrarnos también en el lenguaje no verbal de nuestro interlocutor, así como captar y conectar con las emociones que nos está transmitiendo.

8. Saber expresarse

Es difícil relacionarse adecuadamente con otras personas si no somos capaces de expresarnos como querríamos. Un lenguaje verbal claro es la clave, pero también lo son respetar los tiempos en los diálogos, la improvisación, los ejemplos o la vocalización. Por supuesto, esto se extiende a la lectura y escritura, básicas en nuestra sociedad.

Esta habilidad incluye iniciar una conversación, la formulación de preguntas, dar las gracias y la presentación de nosotros mismos o de otras personas en diferentes contextos.

9. Asertividad

Consiste en la expresión de la opinión, los intereses y deseos de uno mismo sin provocar conductas agresivas, de rechazo o huida en el otro. La persona asertiva siempre respeta a los demás, es capaz de decir «no» cuando es necesario y sabe expresar las emociones positivas y negativas.

Además de ser una habilidad social fundamental para una comunicación eficiente, contribuye en gran manera a la satisfacción con nosotros mismos.

10. Pedir ayuda

Aunque puede parecer fácil en un principio, no lo es tanto en realidad. No siempre estamos dispuestos a admitir que necesitamos que nos echen una mano, que no lo sabemos todo. Ser capaces de pedir ayuda no nos hace menos válidos, ¡al contrario! La humildad favorece, no solo las interacciones con otras personas, sino también la efectividad en nuestras tareas.

Uso de habilidades sociales y éxito

11. Apertura de mente

Entendemos por estereotipo la percepción desmesurada y simplificada de un individuo o un grupo que comparte características, habilidades y/o cualidades similares, y que se basa en estas para justificar ciertos comportamientos. Los estereotipos parten de los prejuicios, es decir, de conceptos formados de antemano en nuestras mentes que también suelen distorsionar la percepción.

Estos dos términos encajan dentro de lo que conocemos como una «mente cerrada». Aquí, la intolerancia, la rigidez y el fanatismo, entre otros, influyen negativamente en las relaciones con los demás. Por eso es vital trabajar en la apertura de la mente para conseguir una adaptación óptima al entorno.

12. Regulación emocional

Para poder regular nuestras emociones, primero debemos tener conciencia de ellas. Es importante conocernos a nosotros mismos, identificar las emociones que sentimos y por qué aparecen. Una vez conseguido esto, es más fácil ser capaces de alcanzar un equilibrio y control saludables.

13. Validación emocional

Se define como la expresión del entendimiento y la aceptación de las emociones del otro. Al conseguir que la otra persona se sienta comprendida, reconocida y aceptada, se favorece que aumente su confianza hacia a nosotros. Esto significa que probablemente nos hablará más acerca de sus pensamientos y de sus sentimientos.

14. Compasión

La primera regla para mostrar compasión es aceptar que todos cometemos errores, y que muchas veces estos no se deben a haber actuado con maldad. Aceptar a los demás tal y como son y perdonar sus equivocaciones no solo hace que se sientan bien ellos, sino también nosotros mismos.

15. Negociación y persuasión

La habilidad de negociación es fundamental a la hora de evitar los conflictos. Si el conflicto ya ha surgido, también es muy importante para la resolución de problemas de un modo sano y eficaz.

En cuanto a la persuasión, se centra más en cómo uno es capaz de influir en las opiniones y/o actitudes de los demás. Normalmente, mostrar una ausencia de interés personal e incluso hablar en contra de los propios intereses (entre otras técnicas) suele resultar muy efectivo. Y es que la manipulación no siempre debe ir acompañada de connotaciones negativas, sino verse como una oportunidad de obtener el máximo beneficio recíproco de una interacción.

¿Es importante desarrollar las habilidades sociales?

Por supuesto. Como hemos aprendido, influyen a la hora de desenvolvernos en la vida diaria. Recordemos que somos seres sociales, conseguir unas relaciones beneficiosas nos permite avanzar como personas y dentro de la sociedad. E, indudablemente, alcanzar estos objetivos mejorará nuestra autoestima.

Por otra parte, las habilidades sociales nos alejan de las actitudes pasivas hacia nuestro alrededor. Estas tienen lugar cuando no expresamos nuestros deseos y siempre hacemos lo que los demás quieren, cuando no defendemos nuestros intereses y siempre deciden por nosotros, cuando ignoramos las oportunidades y la lucha por nuestras metas. También evitan que nuestra conducta sea agresiva, rehuyendo las amenazas, los gritos, las imposiciones y las faltas de respeto.

Trastornos psicológicos con posible déficit en habilidades sociales: TDAH, Dilsexia, Autismo

Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

Quienes padecen TDAH no suelen saber cómo relacionarse de un modo adecuado en los diferentes contextos. Problemas con la impulsividad y el autocontrol hacen que no sea tan fácil para ellos controlar las emociones, inhibir ciertas conductas, demorar otras, mantener el orden, respetar turnos o el espacio personal de otros, respetar las normas o guardar secretos. La mayoría de las veces son rechazados por su grupo de iguales, y se termina originando un aislamiento voluntario.

Es recomendable explicarles cómo hay que interactuar de forma positiva con otras personas, ejemplificando o mediante un role-playing. Hacer que el niño experimente lo que se siente ante conductas inadecuadas puede llegar a ser muy útil para este aprendizaje.

La empatía constituye un factor de protección frente a las posibles conductas antisociales. Mejora el autoconcepto, la autoestima, el ambiente familiar y escolar, así como la salud mental y el éxito académico.

También es importante el entrenamiento en comunicación asertiva. Aprenden a expresar críticas de manera adecuada, a transmitir apropiadamente sus emociones (previa psicoeducación de las mismas) y deseos, y a resolver conflictos de forma satisfactoria.

Dislexia

El principal problema en la dislexia se centra en las dificultades con el lenguaje y, por tanto, para expresarse. El efecto se acentúa si deben emitir una respuesta rápidamente. No interpretan bien el lenguaje no verbal ni las expresiones faciales, así como las bromas y el sarcasmo. Las abreviaciones de las palabras tampoco son su fuerte, de modo que se sienten inseguros con formas de comunicación tales como el WhatsApp.

Con todo esto, les resulta complicado hacer y mantener amigos, integrarse con sus iguales. Una vez más, la autoestima es una de las grandes afectadas.

La enseñanza es clave para animarlos a mejorar. Darles tiempo para pensar en sus respuestas suele ser una gran alternativa para que adquieran confianza ante su propia comunicación. Los juegos de memoria y de adivinación de estados de ánimo a partir de señales sociales también les ayudan mucho.

Trastorno del Espectro Autista (TEA)

Con el TEA se suele fallar en las reglas implícitas del comportamiento social. El aprendizaje incidental también es todo un reto, lo que significa que tienen dificultades en aprender de las experiencias. Además, su rendimiento es muy pobre en la Teoría de la Mente, consistente en otorgarles a los demás pensamientos y sentimientos propios, diferentes a los de uno mismo.

También se ven afectadas las habilidades conversacionales y de juego cooperativo, puesto que les resulta difícil respetar los tiempos de habla y escucha, así como saber ganar y perder, unirse a las reglas de juegos de otros, etc. No entienden muy bien el concepto de empatía ni gestionan adecuadamente los propios sentimientos ni los de los demás.

El entrenamiento en habilidades sociales en personas con TEA se asemeja mucho a lo que ya hemos visto: psicoeducación, ejemplos, ensayos, interpretación de papeles, provocar la petición de ayuda, colocar un cartel con las normas de la casa, etc. El deporte y la musicoterapia también parecen adecuados para este tipo de perfiles.

Como siempre, es recomendable acudir a un especialista para lograr un mayor éxito. Cada caso es único, con sus necesidades particulares.

Algunas estrategias para entrenar las habilidades sociales

  • Escucha sin juzgar.
  • Trata de averiguar las verdaderas necesidades de tu interlocutor. Los porqués son muy importantes.
  • Habla menos de ti mismo y más del otro. Esto le produce placer y, por tanto, agrado.
  • Utiliza la comunicación emocional. En ella se habla desde el punto de vista de las experiencias y emociones propias, y estas no se pueden discutir.
  • Procura hacerle sentir al otro que está siendo escuchado.
  • Para fortalecer una relación, mantén un contacto continuado, como mínimo cada quince días. Si no puede ser en persona, las llamadas telefónicas o el WhatsApp son instrumentos muy útiles.
  • Reconoce tus emociones negativas en voz alta, pues tratar de ocultarlas o suprimirlas solo hará que se vuelvan más fuertes.
  • Utiliza una postura corporal de poder. En una investigación sobre la postura corporal dominante se demostró que esta influye significativamente en la conducta y el estado de ánimo.
  • Céntrate en las cosas que has conseguido y no en aquellas que crees que te faltan.
  • No esperes a sentirte confiado antes de actuar, pues actuar te hará sentirte confiado.
  • Habla de tus necesidades reales para conseguir el agrado y la empatía de los demás. Esto hará que mejores tu asertividad.
  • No temas al «no». Es necesario para preservar los propios deseos y no ceder siempre a que decidan por nosotros, en especial cuando estamos en desacuerdo.
  • No temas al contacto personal. Tocar ligeramente el brazo o el hombro de tu interlocutor transmite confianza. Pero, ¡ojo!, siempre respetando los espacios.

CogniFit colabora en el Máster de Neuropsicología Infantil (Córdoba 2018-2019)

CogniFit, empresa líder en evaluación y entrenamiento cognitivo, va a colaborar con Ítaca Formación y Hablemos de neurociencia en el Máster en Neuropsicología Infantil (Córdoba 2018-2019) para que los alumnos puedan ampliar sus conocimientos y poner en práctica las últimas tendencias en evaluación y entrenamiento cognitivo computarizado online.

Máster Neuropsicología Infantil

Las últimas tendencias en neuropsicología muestran un claro interés en adaptar a las nuevas tecnologías las tareas y los test clásicos. Las plataformas digitales como CogniFit, que es la herramienta de evaluación y entrenamiento cognitivo que cuenta con mayor evidencia científica, aportan un apoyo imprescindible para la actividad neuropsicológica clínica, permitiendo facilitar la labor durante la sesión y dando la posibilidad de que los pacientes mantengan su trabajo desde casa.

Por todo esto, resulta importante que los profesionales de la neuropsicología se actualicen, se formen y se familiaricen con las herramientas digitales que facilitarán y mejorarán la calidad de las sesiones de neuropsicología clínica con herramientas como CogniFit, que ha sido considerada una de las 50 empresas más innovadoras del mundo.

Entre los productos de CogniFit dirigidos a la población infantil, destacan las evaluaciones y los entrenamientos para la dislexia, para el TDAH, para la discalculia o para el insomnio. Además, CogniFit también ofrece una evaluación y un entrenamiento para medir y entrenar las capacidades cognitivas cuando no haya sospecha de trastorno.

Durante el desarrollo del máster organizado por Ítaca Formación y Hablemos de Neurociencia, que se celebra en Córdoba (España) en el curso académico 2018-2019, los alumnos podrán conocer su propio perfil cognitivo a través de las evaluaciones cognitivas de CogniFit, practicar los juegos de entrenamiento cerebral, familiarizarse con el uso de la plataforma para profesionales y aplicárselo a pacientes a partir de 7 años.

Cartel Máster Neuropsicología Infantil

La colaboración entre CogniFit, Ítaca Formación y Hablemos de Neurociencia durante el Máster en Neuropsicología Infantil servirá para mejorar la formación, tanto de los nuevos neuropsicólogos, como de aquellos que lleven años en la práctica clínica y quieran actualizar sus conocimientos.

Inteligencia Emocional: entrena tus emociones

Todos conocemos el concepto de Inteligencia Emocional, pero ¿cómo la entrenamos?. Las emociones juegan un papel muy importante en nuestro día a día. ¿De qué manera influyen las emociones en nuestras decisiones diarias? ¿en las decisiones de nuestro trabajo ponemos en marcha nuestra Inteligencia Emocional? ¿y en la educación de nuestros hijos? La Inteligencia Emocional es una capacidad con la que nacemos pero que se debe trabajar cada día. En este artículo aprenderemos nuevas maneras de conocer nuestras emociones.

¿Por qué es importante la inteligencia emocional?

¿Qué es la Inteligencia Emocional? 

El concepto de inteligencia emocional ha sido definido de múltiples maneras, sobre todo debido a los dos términos que la forman: inteligencia y emoción. La inteligencia es la capacidad de resolver problemas, aprender a través de nueva información y crear nueva información. Por otro lado, la emoción es una alteración del ánimo producido por factores externos (al recibir una sorpresa, al darnos una noticia…) o internos (cuando nos preocupa alguna cosa, tenemos un mal día…), y en base a este acontecimiento nuestro cuerpo produce una acción adaptativa. Por tanto, la inteligencia emocional sería la capacidad de conocer y gestionar nuestras propias emociones, y reconocerlos tanto en nosotros mismos como en los demás.

El termino fue popularizado por Daniel Goleman, pero este concepto surgió hace varias décadas y tiene sus inicios con Thorndike quien la define como la habilidad para comprender y dirigir a las personas. Goleman divide la inteligencia emocional en cinco componentes: autoconciencia, autorregulación, automotivación, empatía y habilidades sociales.

 Cambia tu atención y cambiarás tus emociones. Cambia tu emoción y tu atención cambiará de lugar. Frederick Dodson

Este concepto también fue incluido dentro de la teoría de las inteligencias múltiples, en las dos inteligencias denominadas intrapersonal e interpersonal. La inteligencia intrapersonal es la capacidad de percibirnos a nosotros mismos y dirigir nuestra propia vida. Por otro lado, la inteligencia interpersonal es la capacidad de percibir, en base a personas o factores externos, diferencias en relación a sus estados de ánimo, motivaciones o temperamento.

En definitiva, la inteligencia emocional es la capacidad que tenemos para procesar la información sensorial y, adaptar nuestra conductas y pensamiento a una determinada situación o contexto.

Elementos de la Inteligencia Emocional

La inteligencia emocional está formada por cinco componentes:

Autoconocimiento emocional

Es el conocimiento de nuestras propias emociones y en cómo estas nos afectan. Es importante reconocer como nuestro estado de ánimo puede influir en nuestros comportamientos, nuestra capacidad, y cuáles son nuestros puntos fuertes y débiles.

Autocontrol emocional

Es la capacidad que nos permite reflexionar sobre nuestras emociones y llegar cómo poder llegar a dominarla. Esta habilidad permite detectar cómo son nuestros patrones emocionales y cómo actuar ante ellos.

Automotivación 

Consiste en la capacidad para enfocar las emociones hacia unos objetivos, y así ser capaces de mantener la emoción durante todo el proceso. Es importante esta iniciativa para la proactividad y para la resolución de imprevistos.

Reconocimiento de emociones en los demás o empatía

La empatía es la habilidad para la detección de emociones ajenas. Esta aptitud nos permite establecer vínculos más estrechos y duraderos con las personas que nos relacionamos en nuestro entorno.

Relaciones interpersonales  o habilidades sociales

El establecer buenas relaciones con los demás es importante para la propia felicidad y salud emocional. Para ello es importante no sólo la capacidad de empatía, sino otras habilidades sociales más como la asertividad, la escucha activa…

Test Cognitivo Online de CogniFit: Evalúa de forma clínica y rápidamente tu funcionamiento cerebral, identifica tus habilidades cognitivas. Los resultados que proporciona este test neuropsicológico son muy útiles para ayudar a determinar si los cambios cognitivos que experimenta una persona son normales, así como conocer mejor nuestras capacidades. Obtén tus resultados en menos de 30-40 minutos. CogniFit es la herramienta de evaluación cognitiva más recomendada y utilizada por profesionales.

Tipos de Inteligencia Emocional

Cuando hablamos de inteligencia emocional podemos hacer referencia a dos tipos de inteligencia: inteligencia interpersonal e inteligencia intrapersonal o personal.

La inteligencia interpersonal implica la capacidad de establecer relaciones con otras personas. En cambio, la inteligencia intrapersonal es el conocimiento de uno mismo y todos los procesos relacionados, como la autoconfianza ya automotivación.

La inteligencia intrapersonal o personal

Está formada por una serie de competencias que determinan el modo en que nos relacionamos con nosotros mismos. Para ello tendríamos que tener en cuenta cuatro componentes:

  • Conciencia de uno mismo: tomar conciencia de uno mismo y de nuestras capacidades (fortalezas y debilidades), nuestras emociones e impulsos, cómo influyen en los demás nuestras emociones y conductas.
  • Autorregulación o regulación de nuestras propias emociones: es la habilidad de gestionar nuestras propias emociones e impulsos para enfocarlos hacia un foco concreto. Para ello es importante tomar conciencia de nuestra responsabilidad, darnos un tiempo para responder ante los demás (no acción-reacción), encontrar soluciones, afrontar las situaciones etc.
  • Automotivación: capacidad de alcanzar y mantenerse en un estado de continua búsqueda y persistencia en la consecución de los objetivos, hacer frente a los problemas y encontrar soluciones.
  • Autorrefuerzo: bondad y pericia para darse recompensas ante determinadas situaciones y de esta manera conseguir mantener la motivación, un estado de ánimo adecuado etc.

La inteligencia interpersonal

Está compuesta por otras competencias y habilidades que determinan el modo en que nos relacionamos con los demás:

  • Empatía: es una capacidad que nos ayuda a comprender los sentimientos de los otros, facilitando también la comprensión de los motivos de su comportamiento. Este rasgo nos permite prevenir importantes conflictos. No nacemos siento empáticos, sino que vamos adquiriendo esta capacidad en nuestro desarrollo emocional y social comenzando a desarrollarse desde nuestra infancia. La empatía presupone tres condiciones básicas: vivir como pensamos, aceptación incondicional positiva del otro y esfuerzo por ponernos en el lugar del otro sin dejar de ser uno mismo.
  • Habilidades sociales: Es la cualidad que tenemos para relacionarnos con los demás. Dentro de estas habilidades nos encontramos la asertividad que es una estrategia de comunicación que nos permite defender nuestros derechos y expresar nuestra opinión, gustos e intereses, de manera libre y clara, sin agredir a otros y sin permitir que nos agredan.

Cómo se utiliza la Inteligencia Emocional

El propósito final de todas nuestras acciones como ser humano es la búsqueda del equilibrio emocional. El balance a nivel emocional se obtiene cuando cada emoción y sentimiento crea en nosotros la función para la cual ha sido desarrollada. Por ello es importante el saber distinguir entre nuestras diferentes emociones, saber trabajarlas, aceptarlas y expresarlas.

La importancia del trabajo de la inteligencia emocional se debe a la necesidad de encontrar una estabilidad ante las diferentes situaciones de nuestro día a día. Por ejemplo, ¿qué hacer ante un enfado? Una persona con inteligencia emocional sabría que el enfado tiene como objetivo el poner límites o tomar decisiones y trabajaría en el enfoque hacia ello. También aprenderían a expresar el enfado de manera saludable tanto para sí mismo como para los demás.

La inteligencia emocional ha sido relacionada positivamente con otros conceptos muy importantes. Se ha establecido que las personas con alta inteligencia emocional presentan una mayor extraversión, mayor amabilidad, mayor estabilidad emocional, mayor apertura o conciencia. En cambio, se relaciona de forma negativa con el neuroticismo, consumo de sustancias y problemas psicosociales. En relación con otros conceptos, si presentamos un nivel adecuado de inteligencia emocional se observará:

  • Confianza
  • Curiosidad
  • Intencionalidad
  • Autocontrol
  • Creatividad
  • Capacidad de comunicación y cooperación con los demás: mejora las relaciones personales y ayuda a desarrollar la empatía, la integridad y el respeto hacia los demás.

En definitiva, la inteligencia emocional es una herramienta con la cual obtenemos un mejor funcionamiento emocional en nosotros mismos, y el establecimiento de mejores relaciones sociales con los demás.

Tipos de Inteligencia Emocional

La inteligencia emocional está compuesta por diferentes factores. Solovey lo clasificó denominándolo “esferas de la inteligencia emocional”: conocer las propias emociones, manejar las emociones, la propia motivación, reconocer las emociones de los demás y manejar las emociones.

Entrenamiento de la Inteligencia Emocional

El entrenamiento de la inteligencia emocional no suele ser un proceso único, sino que aparece de manera complementaria a un desarrollo dividido por fases donde se trabajan todas las emociones. Aquí se trabajan los tres pilares fundamentales de la psicología, entre ellos, las sensaciones enfocadas desde la educación emocional y el entrenamiento en inteligencia emocional.

El proceso de puede dividir en 4 etapas:

1. Educación emocional

Es muy importante el procedimiento de psicoeducación donde se aclararía lo que es una emoción, la evolución de éstas y cómo sacarles provecho.

2. Conciencia de la localización de las emociones

Las emociones forman parte de nuestro cuerpo y es importante detectarlas en nuestro cuerpo para escucharlas y aprender a gestionarlas. Por ejemplo: el enfado a veces se detecta por un pequeño dolor de cabeza y la tristeza se detecta como un vacío en la zona del estómago. Aunque tenemos que tener en cuenta que esto es algo muy personal por lo que el terapeuta tiene que individualizar mucho el proceso y ayudar a cada persona a crear su propia enciclopedia de las emociones.

3. Regulación emocional

Esto se llevaría a cabo a través de herramientas psicológicas, como ejercicios de liberación de enfado, aceptación de las emociones (Mindfullness), etc

4. Aprendizaje en habilidades sociales

Dentro de estas habilidades incluiríamos las que hemos hablado anteriormente en el artículo. Principalmente se trabajaría la asertividad y la empatía, redirigiéndolo hacia otras situaciones que hayan surgido a lo largo de las sesiones de terapia. Por ejemplo: cómo gestionar una discusión, tomarme un tiempo para contestar etc.

CogniFit programa científico líder en entrenamiento cerebral online adaptado a tus necesidades específicas. La herramienta clínica mas utilizada y recomendada por profesiones para trabajar las habilidades cognitivas.

¿Por qué entrenar la Inteligencia Emocional?

Entrenar la inteligencia potencia muchas de nuestras capacidades como hemos visto anteriormente. Estas ventajas no sólo se presentan a nivel individual sino también a otros niveles.

Ventajas de la inteligencia emocional para el trabajo

Tenemos que tener en cuenta la variable emocional en el trabajo organizacional. Durante mucho tiempo las emociones han sido ignoradas en el contexto laboral ya que sólo se ha tenido en cuenta que un trabajo está bien hecho en base a pruebas de desempeño (técnica del trabajador) o de su currículo (preparación académica).

En la actualidad las empresas no sólo buscan competencias profesionales, sino también competencias personales, entre ellas destaca la inteligencia emocional y otras capacidades que también se podrían englobar dentro de inteligencia emocional.

En el entorno laboral actual, caracterizado por un ambiente altamente competitivo y una fuerte presión por los resultados y la eficacia, algunos de los aspectos más demandados por las empresas son: tener capacidad de escucha activa y comunicar de manera efectiva, creatividad ante obstáculos y capacidad de resiliencia, capacidad para trabajar en equipo, para negociar y resolver los desacuerdos que se presenten dentro del contexto laboral, confianza en uno mismo, motivación para trabajar…

Como podemos ver, engloba aspectos de la inteligencia emocional, es decir, la habilidad de identificar, comprender y regular las emociones propias y las de los demás.

Muchas empresas se han dado cuenta de que es importante que sus trabajadores conozcan y controlen sus emociones, y sepan reconocer las de los demás. Por ello a día de hoy se realizan actividades en la empresa para incrementar esta capacidad en sus trabajadores.

Las ventajas de la aplicación de la inteligencia emocional en las organizaciones:

  • Optimizar el desenvolvimiento laboral y la productividad
  • Mejora la comunicación y el trabajo en equipo
  • Reduce el nivel de conflicto entre trabajadores y trabajadores con empresa.
  • Mayor adaptación en los procesos de cambio en la empresa (mayor flexibilidad).
  • Disminuyen los abandonos de puesto de trabajo y despidos.
  • Mayor autoestima grupal, incremento en la satisfacción personal y el rendimiento general

Importancia de educar la inteligencia emocional desde la infancia

Es positivo educar a los niños en emociones porque durante los primeros años de vida es destacable la plasticidad cerebral. En esta etapa se producen experiencias y aprendizajes muy importantes para el enriquecimientos y adecuado desarrollo de la cognición y la afectividad.

Educamos a nuestros hijos a nivel intelectual, físico y social, pero es de igual importante la emoción. Es necesario enseñar al niño a expresar y manejar adecuadamente sus emociones a través del juego, y permitirles que vayan incorporando este aprendizaje en las situaciones de su vida cotidiana.

Importancia de la inteligencia emocional en el desarrollo infantil

Un niño o una niña con inteligencia emocional presenta una mayor confianza en sus capacidades, mantiene relaciones satisfactorias, comunica lo que piensa y lo que siente. Este tipo de niños tienen más en cuenta los pensamientos y los sentimientos de los otros, tiene recursos para la solución de conflictos etc. Esto a su vez influye en su desarrollo académico escolar. El progresivo desarrollo de la capacidad cognitiva en el niño permite que las emociones se conviertan en herramientas que ayudan a la atención y el uso del pensamiento de modo racional lógico y creativo.

Importancia de la Inteligencia Emocional

La inteligencia emocional es cada acto de aprendizaje consciente requiere la voluntad de sufrir una lesión a la propia autoestima. Es por eso que los niños pequeños aprenden tan rápido antes de ser conscientes de su propia importancia. Thomas Szasz.

Una herramienta que nos abre puertas y nos conduce hacia el desarrollo como individuos y como sociedad. Esta habilidad la podemos poner en práctica en muchos contextos y situaciones. Nos permiten conocernos un poco más cada día.

Podemos aprender y desarrollar a lo largo de nuestra vida esta capacidad, acercándonos hacia el autoconocimiento, la autorregulación, la motivación y las habilidades sociales.

¡Entrenar la inteligencia emocional es un paso más hacia la felicidad¡

Salud, Cerebro & Neurociencia

Salir de la versión móvil