Paranoia: Descubre todo sobre la personalidad paranoica o paranoide

 

¿Qué es la paranoia? ¿Qué quiere decir que alguien es paranoico? Todos hemos tenido en algún momento pensamientos paranoides leves, ¿pero qué es exactamente? ¿Cuáles son las causas de la paranoia? ¿Cuando la paranoia se convierte en un problema? ¿Qué tipos de paranoia hay? ¿Que puedes hacer si tienes un familiar que sufre de pensamientos paranoides? ¿Qué hacer si tengo paranoia? Descúbrelo todo en este artículo. Si tienes cualquier duda, puedes dejarnos tu pregunta abajo y te responderemos.

Paranoia: Una guía útil con todo lo que necesitas saber

Paranoia: Una guía útil con todo lo que necesitas saber

¿Qué es la Paranoia? Definición y significado

La paranoia implica intensos sentimientos y pensamientos de ansiedad y miedo a menudo relacionados con la persecución, amenaza o conspiración. La paranoia ocurre en muchos trastornos mentales, pero suele estar presente en los trastornos psicóticos. La paranoia puede convertirse en delirios, cuando los pensamientos irracionales y creencias se fijan tanto que nada (incluyendo evidencia y pruebas que indiquen lo contrario), puede convencer a la persona de que lo que piensa o siente no es cierto.

Cuando una persona tiene paranoia o delirio pero ningún otro síntoma (como las alucinaciones) puede padecer el llamado trastorno delirante.

Debido a que sólo los pensamientos están afectados, una persona con trastorno delirante puede funcionar en la vida cotidiana, aunque suelen aislarse de los demás.

Los pensamientos paranoides o paranoicos pueden ser sospechas muy exageradas. Por ejemplo, que alguien te haya hecho un comentario desagradable alguna vez y pienses que dirige una campaña de odio hacia ti.

En la paranoia tus miedos se ven amplificados, te conviertes en el centro de un universo amenazante.

Test Cognitivo Online de CogniFit

Test Cognitivo Online de CogniFit: Evalúa de forma clínica y rápidamente tu funcionamiento cerebral, identifica debilidades y fortalezas cognitivas. Los resultados que proporciona este test neuropsicológico son muy útiles para ayudar a determinar si los cambios cognitivos que experimenta una persona son normales, o pueden ser reflejo de algún trastorno neurológico. Obtén tus resultados en menos de 30-40 minutos. CogniFit es la herramienta de evaluación cognitiva más recomendada y utilizada por profesionales.

Paranoia y delirio

¿El delirio paranoide es lo mismo que la paranoia?

Un delirio es una creencia extraña que la persona insiste que es cierta a pesar de la evidencia contraria y que no es compartida por la mayoría de las personas de esa cultura. Dos de los delirios más comunes son los de persecución y grandiosidad.

El trastorno delirante se caracteriza por la presencia de esos delirios y durar al menos 1 mes o más para que se pueda diagnosticar. Esos delirios pueden ser imposibles o posibles.

La paranoia es el sentimiento de que la gente va en tu contra o quiere dañarte. Si la paranoia es persistente puede convertirse en una creencia firme, esto es el delirio. Pero delirios hay de muchas más clases, como el erotomaníaco (creencia e que alguien está enamorado del individuo), o somático (creer que tienes una enfermedad).

Paranoia y esquizofrenia

La paranoia puede ser un síntoma de algunos tipos de esquizofrenia.

Paranoia y depresión

Aunque no es común, la paranoia y la depresión pueden darse juntas. Cuando ocurre puede que estemos hablando de depresión psicótica, esquizofrenia, trastorno bipolar…

Si no se trata, las personas con signos de depresión y paranoia pueden ser un peligro para sí mismos y/o los demás. Cuando ocurren juntos, estos síntomas pueden ser difíciles de tratar.

Paranoia y ansiedad

La relación entre paranoia y ansiedad es complicada. Un pensamiento paranoide puede ser descrito como un tipo de pensamiento ansioso. Tienen que ver con la reacción ante la una posible amenaza.

La ansiedad puede causar paranoia. La investigación sugiere que puede afectar al objeto de la paranoia, cuanto dura y cuánto malestar te provoca. Los pensamientos paranoides pueden favorecer la ansiedad.

Síntomas y signos de la paranoia

¿Cómo se detecta la paranoia? Cuando alguien experimenta paranoia puede mostrar síntomas como:

  • Dificultad para creer o confiar en los demás.
  • Se ofende fácilmente.
  • Es incapaz de entender o manejar la crítica.
  • Cree que los comentarios hacia él tienen una connotación dañina.
  • Actúa a la defensiva.
  • Es incapaz de comprometerse.
  • Incapaz de dejar pasar las transgresiones incluso tras una disculpa.
  • Asume que desagrada a los demás, incluso si hay evidencia contraria.
  • Cree que los demás mienten o están en su contra.
  • Encuentra dificultad para mantener relaciones debido a los problemas de confianza.
  • Se siente perseguido cuando ocurren cosas negativas, no importa lo grandes o insignificantes que sean.
  • Cree en teorías de la conspiración.
CogniFit tecnología líder en envaluaciones neuropsicológicas y rehabilitación cognitivaCogniFit tecnología líder en envaluaciones neuropsicológicas y rehabilitación cognitiva

CogniFit programa científico líder en evaluación mental y entrenamiento cerebral online adaptado a tus necesidades cognitivas específicas. Descubre tu estado cognitivo en menos de 30-40 minutos. La herramienta clínica mas utilizada y recomendada por profesiones

Causas de la paranoia

No se sabe la causa exacta de la paranoia. Hay muchas teorías que proporcionan diferentes explicaciones. Lo más probable es que sea una combinación de ellas.

La investigación ha identificado algunos factores de riesgo generales que pueden hacer a un individuo más proclive a experimentar paranoia:

  • Tener experiencias confusas o perturbadoras que no pueden ser fácilmente explicadas.
  • Cómo te sientes: preocupación excesiva o una baja autoestima (esperar que los demás te critiquen o rechacen)
  • Cómo piensas: si tiendes a saltar a las conclusiones fácilmente, crees cosas muy fervientemente y no cambias de opinión fácilmente.
  • Estar aislado.
  • Haber vivido una experiencia traumática en el pasado.

Otros factores más específicos que pueden favorecer que se experimenten esos factores de riesgo mencionados pueden ser:

  • Experiencias vitales. Es más probable que experimentes pensamientos paranoides cuando estás vulnerable, aislado o en situaciones estresantes que pueden conducirte a tener sentimientos negativos sobre ti mismo. Si eres acosado en el trabajo, o te roban en casa es más probable que tus pensamientos de sospecha se conviertan en paranoia.
  • Experiencias en la infancia pueden llevarte a creer que el mundo es inseguro o hacerte sospechar de os demás. Esto también puede afectar a tu autoestima o a cómo piensas de adulto.
  • Ambiente externo. Los pensamientos paranoides son más comunes si vives en un ambiente urbano o comunidad de la que te sientes aislado. Los medios de comunicación informando sobre crimen, terrorismo y violencia pueden jugar un papel importante en disparar sentimientos paranoides.
  • Salud mental. Si experimentas ansiedad, depresión o baja autoestima, es más probable que experimentes pensamientos paranoides- o que te provoquen más malestar. Esto se puede deber a que tienes ya un sesgo que te hace más proclive a interpretar de forma negativa las cosas que suceden. Además la paranoia puede ser un síntoma de algunos problemas de salud mental, como esquizofrenia o un episodio psicótico.
  • Enfermedades físicas. La paranoia es a veces un síntoma de ciertas enfermedades físicas como la enfermedad de Huntington, Parkinson, infartos, Alzheimer y otras formas de demencia. La pérdida de la audición puede disparar los pensamientos paranoides en algunas personas.
  • Falta de sueño: La falta de sueño puede disparar sentimientos de inseguridad e incluso sensaciones perturbadoras y alucinaciones. Los miedos y preocupaciones. pueden desarrollarse de madrugada.
  • Efectos de drogas y alcohol. Drogas como la cocaína, cannabis, alcohol, extasis, LSD y anfetaminas puede disparar la paranoia. Algunos esteroides tomados por atletas y levantadores de pesas pueden provocar también síntomas de paranoia. Algunos insecticidas, carburante y pintura también han sido asociados a la paranoia.
  • Genética. Algunos de nuestros genes nos predisponen a desarrollar o no paranoia.
Test Depresion CogniFit

Evaluación clínica Test Depresión Online de CogniFit ¿Tienes dudas sobre si puede ser Depresión? ¿Quieres conocer si existe deterioro cognitivo asociado a este trastorno? Realiza este potente test clínico online, y descubre en menos de 30-40 minutos el funcionamiento de importantes procesos cognitivos, su relación con la depresión, nivel de riesgo ¡y mucho más!

Tipos de paranoia

Hay distintos tipos de paranoia, al igual que de delirios. Como hemos visto el delirio es como la paranoia pero cuando esa creencia se ha asentado y es resistente a la evidencia contraria.

Paranoia persecutoria o de persecución

Es el tipo de paranoia más común. La persona cree que las personas de su alrededor son sus enemigos, quieren dañarle, está siendo espiado, envenenado, abusado, que conspiran en su contra. Puede que la persona reaccione violentamente o se dirija a órganos judiciales o policiales buscando ayuda.

paranoia

Paranoia de persecución

De celos o celotípico

La persona desarrolla un miedo de que su pareja le sea infiel. Estas dudas pueden estar infundadas y causar un daño severo a la relación. Quién lo sufre puede llegar muy lejos para encontrar evidencia de que su pareja tiene “aventuras” y puede incluso contratar detectives privados para ello. Los estudios han mostrado que esa forma de paranoia es más común en hombres que en mujeres. En ocasiones se denomina celotipia o celos patológicos.

De grandiosidad o megalómano

En esta forma de paranoia, la persona cree que es mucho mejor, más influyente de lo que en realidad es. Por ejemplo puede que crea que tiene un talento excepcional, riquezas extravagantes o una relación especial con una persona importante.

Erotomaníaca

La persona cree que los demás están enamorados de ella, incluso personas con las que no tiene mucha relación o que no ha conocido. Este tipo de paranoia es común en personas con trastorno bipolar en el episodio maníaco. Puede que digan que están casados con una estrella de cine, por ejemplo.

Somática o hipocondríaca

La persona piensa que tiene todo tipo de enfermedades y el médico conspira contra él para no darle el tratamiento adecuado.

¿Cómo se diagnostica la paranoia?

La paranoia no es un trastorno en sí mismo, por ello no se puede diagnosticar de paranoia. Es más un síntoma de otros trastornos, como hemos mencionado. Todos en algunas situaciones hemos mostrado pensamientos paranoides.

Cuando la paranoia se convierte en trastorno

Los pensamientos paranoides pueden ser de leves a severos y las experiencias pueden ser muy diferentes unas de otras. Esto depende de cuánto:

  • te creas tus pensamientos paranoicos
  • pienses acerca de tus pensamientos paranoides
  • malestar te provoquen
  • interfieran en tu vida diaria

Muchas personas experimentan paranoia leve en algún momento de su vida, esto se denomina paranoia no clínica. Este tipo de pensamientos paranoides cambian con el tiempo, por lo que es posible que te des cuenta de que esos pensamientos están justificados o simplemente dejes de tenerlos.

En el otro extremo del espectro está la paranoia más grave, paranoia clínica o delirios de persecución. En estos casos se necesita tratamiento.

La paranoia puede ser un síntoma del trastorno paranoide de la personalidad, trastorno delirante o esquizofrenia paranoide.

Trastorno de personalidad paranoide

Un trastorno de personalidad es un patrón consiste de pensamiento, emoción y conducta. Las personas con trastorno paranoide de la personalidad tiene la tendencia a sumir que los otros le dañarán, decepcionarán o se aprovecharán de él. Pueden parecer callados, fríos o discutidores, y puede ser dificil llevarse bien con ellos. Este trastorno no es común y suele mejorar con la edad.

Trastorno delirante

Las personas con trastorno delirante pueden tener un delirio (creencia falsa inamovible) sin ningún otro síntoma de trastorno mental. Los delirios paranoides son los más comunes aunque hay más tipos.

Esquizofrenia paranoide

La esquizorenia es una forma de psicosis que causa dificultades para interpretar la realidad. Los síntomas principales de la esquizofrenia paranoide son los delirios y las alucinaciones (habitualmente oír algo que no está ahí).

Tratamiento de la paranoia

El tratamiento de la paranoia suele realizarse a través de medicación y terapia psicológica.

Uno de los elementos más importantes en el tratamiento es crear una relación de confianza y colaboración para reducir el impacto de las creencias irracionales y mejorar las habilidades sociales. Puede ser difícil tratar a una persona con paranoia, ya que los síntomas suelen ser irritabilidad, hostilidad y retraimiento emocional. El tratamiento puede ser largo pero la recuperación y la reconexión es posible.

La terapia psicológica puede ayudarte a entender tus experiencias y desarrollar estrategias para manejarlas.

La terapia cognitivo conductual es la forma más común de psicoterapia para el tratamiento de la paranoia. Durante esta terapia se examina la forma de pensar y se discute la evidencia de las creencias, mirando otras formas de interpretar la realidad. También disminuye la preocupación y la ansiedad que pueda influir en el empeoramiento de la paranoia.

Otras formas de tratamiento son la terapia psicodinámica o la terapia familiar sistémica.

¿Cómo tratar a una persona paranoica?

paranoia

¿Cómo ayudar a una persona con paranoia?

Si tienes un familiar que puede estar experimentando pensamientos paranoides, puede ser difícil saber cómo ayudarle. Puede que no estés seguro de cómo reaccionar, sobre todo si no estás de acuerdo con sus creencias.

  • Considera si sus creencias pueden estar justificadas. Es fácil etiquetar un pensamiento de paranoide si no estás de acuerdo con él o no coincide con tu experiencia. Incluso es más fácil si esa persona a experimentado otros pensamientos paranoides o delirios en el pasado. Pero es importante comprobar que no lo estás dando por hecho.
  • Considera si hay una base para esas creencias. Incluso aunque creas que sus pensamientos no están justificados, merece la pena recordar que muchos pensamientos paranoides se desarrollaron debido a ansiedades sobre una situacion real. Intenta explorar si hay una base para sus miedos. Esto puede ayudaros a ambos a entender cómo se han desarrollado esos pensamientos.
  • Habla abiertamente. Las creencias paranoides pueden hacer sentir aislada a la persona, pero hablar sobre el tema puede ayudar a reducir su estrés.
  • No desestimes sus miedos. Incluso si no estás de acuerdo con que esté bajo una amenaza real, intenta entender cómo se siente. Es importante reconocer que sus emociones son muy reales, incluso aunque las creencias que las sustenta están infundadas.
  • Céntrate en sus emociones. Céntrate e el nivel de malestar que están sintiendo y ofrece consuelo. Es posible reconocer su alarma y comprender sus emociones sin estar de acuerdo con la razón de por qué se siente así. Puede ayudar frases generales como “Todo está bien, estás a salvo, no hay de que preocuparse”. También es de ayuda para romper el ciclo de la paranoia actividades distractoras.
  • Apóyale para que busque ayuda. No puedes forzar a nadie para que reciba ayuda si no quiere, por ello es importante recordarle que está bien que pida ayuda y que la ayuda está ahí fuera.
  • Respeta sus deseos. Incluso si sientes que no es lo mejor, es importante respetar sus deseos y no intentes tomar decisiones sin él.
  • Conoce cuándo pedir ayuda en una emergencia. Si tu ser querido no ha sido capaz de hablar sobre sus experiencias, puede encontrarse realmente mal antes de darse cuenta de que necesita ayuda. Si te preocupa que pueda estar teniendo una crisis infórmate acerca de qué hacer, o provéele de un plan de emergencias.
  • Cuida de tí mismo. Ver a alguien que te importa experimentar paranoia puede ser estresante y angustiante. Cuida tu salud física y mental, encuentra tiempo para tí mismo, construye relaciones positivas y pide ayuda si lo necesitas.

¿Qué hacer si tengo paranoia? ¿Cómo dejar de ser una persona paranoica?

Aquí te damos algunos consejos y ejercicios para controlar la paranoia y ansiedad.

Ten un diario

Puede que te sirva de ayuda tener un diario donde apuntes, por ejemplo:

  • Cuáles son tus pensamientos paranoides
  • Cómo te hacen sentir
  • La frecuencia con que los tienes
  • Cómo duermes
  • Otras situaciones vitales

Puedes hacerlo en un cuaderno o utilizar aplicaciones digitales también. Puede que te sirva de ayuda darle a los pensamientos del 1 al 10 cuánto te los crees y cuánto malestar te generan.

Puede ayudarte:

  • Identificar lo que puede estar disparando tu paranoia y cuando es más probable que te surjan los pensamientos.
  • Reconocer los pensamientos paranoides cuando ocurren y cuestionarlos. Para ello en consulta se usa la técnica de reestructuración cognitiva.
  • Piensa en lo que ha sido de ayuda en el pasado.

Cuestiónate los pensamientos

Preguntándote estas cuestiones puedes averiguar si estos pensamientos están o no justificados.

  • ¿Otras personas pensarían que mis sospechas son realistas?
  • ¿Qué dirían mis amigos?
  • ¿Es posible que haya exagerado la amenaza?
  • ¿Hay evidencia incuestionable de la veracidad de mis sospechas?
  • ¿Están mis preocupaciones basadas en situaciones que pueden ser vistas de otras maneras?
  • ¿Hay evidencia en contra de mis pensamientos?
  • ¿Sigo sospechando incluso cuando otras personas me han asegurado que no hay ninguna razón para ello?

Toma perspectiva de tus pensamientos

Muchas veces nos fusionamos con nuestros pensamientos, nos identificamos con ellos, nos los creemos 100%. A nuestra mente le encanta trabajar constantemente, crea y desarrolla pensamientos que no tienen ninguna certeza. A veces esos pensamientos pueden ser disparatados, otras veces parecen muy reales. Pero es importante aprender a cuestionarnoslos. La meditación mindfulness puede ser de ayuda para tomar distancia.

Nuestros pensamientos no son un reflejo totalmente exacto de la realidad. Ten eso en cuenta, cuando te aparezca un pensamiento de sospecha o desconfianza. Puede ayudarte decirte: “Mi mente dice que no me fíe”, en lugar de “No me fío”.

Busca apoyo a tu alrededor

  • Habla de tus pensamientos con alguien en quien confíes. Esto puede reducir tu estrés y ayudarte a cuestionar y desafíar tus pensamientos paranoides.
  • Mantén el contacto. Contacta con las personas de tu entorno y encuentra tiempo para realizar actividades que te hacen sentir bien. Evitar familiares y amigos y dejar hobbies que disfrutan puede facilitar que te sientas solo y aislado.
  • Prueba redes de apoyo mutuo. Esto une a personas que han vivido experiencias similiares y puede ayudarte a sentirte comprendido y menos solo. Busca redes en tu zona y online.

Aprende a relajarte

Cuídate

  • Duerme lo suficiente. El sueño te da energía par lidiar con emociones y experiencias difíciles.
  • Come de forma saludable. Descubre aquí cómo le afecta al cerebro lo que comes.
  • Realiza actividad física. El ejercicio no sólo tiene buen impacto para nuestra salud física sino también psicológica. Descubre aquí cómo empezar a hacer ejercicio.
  • Hacer cosas prácticas como la jardinería, cocinar, hacer manualidades o salir a la naturaleza puede ayudarte a estar más conectado con el mundo a tu alrededor.

Psicóloga General Sanitaria y sexóloga. Deseosa de mejorar la calidad de vida de las personas mediante la práctica clínica y la comunicación a través de la red.