Cómo usar los pensamientos positivos contra la depresión

El poder para superar una depresión puede estar en nuestro propio cerebro. Un estudio científico llevado a cabo por el Instituto de Ciencias del Cerebro y el Instituto Tecnológico de Massachusetts, ha investigado las propiedades curativas de nuestra memoria y cómo influyen los pensamientos positivos hacia la mejora de los síntomas de la depresión.

Los científicos han demostrado que la reactivación de recuerdos generados por experiencias positivas puede suprimir los síntomas de la depresión provocada por acontecimientos estresantes. De esta forma se hace evidente que los pensamientos positivos influyen en los trastornos anímicos, y recordar nuestras experiencias positivas puede ayudarnos a superar la depresión y otros trastornos similares.

pensamiento positivo contra la depresión

Cómo actúan los pensamientos positivos contra la depresión

Para probar este punto, el principal autor del estudio Susumu Tonegawa, estimuló el grupo de neuronas que contienen los recuerdos positivos en un grupo de ratones que habían sido puestos en situaciones de estrés con anterioridad. Después de pasar cinco días siendo estimulados, los ratones dejaron de padecer los síntomas de la depresión producida por el estrés, los científicos pararon la estimulación y aún así los ratones siguieron mejorando, lo que demuestra que si nos habituamos a pensar en cosas positivas, nuestro cerebro recibe resultados beneficiosos que se mantienen con el tiempo.

El optimismo es una cualidad que se puede entrenar. Las personas que pasan por una depresión se ven desbordadas por pensamientos automáticos y negativos. Con fuerza de voluntad es posible cambiar nuestro diálogo interno y empezar a hablarnos de otra manera, ya que “somos lo que nos decimos”.  Podemos aprender a detectar los pensamientos negativos e irracionales y detenerlos, o al menos detectarlos.  La clave está en aprender a transformar esos pensamientos negativos en otros más positivos y motivadores.

Marisa J. Una paciente que ha pasado por varias etapas depresivas a lo largo de su vida nos habla de cómo afectaron los pensamientos negativos en su rendimiento emocional:

Las causas psicológicas fueron en su mayoría, creo yo, productos de mi baja autoestima y la manera negativa de ver mi vida, que me hacía esperar lo peor de todo cada vez que me embarcaba en algo. Por ejemplo, cuando comenzaba una relación o cuando pasaba algo agradable en mi vida por un tiempo me ilusionaba y le veía un final feliz, pero no faltaba mucho para que me acechasen las dudas y luego comenzaba a estar segura que en un momento dado todo iba a cambiar y que iba a terminar mal, como que yo no me merecía que algo positivo sucediese en mi vida

Sobre las ventajas de los pensamientos positivos contra la depresión, Marisa añade: “Lo más importante para mí ha sido que desde que comencé a creer firmemente en que yo puedo controlar mi destino con pensamientos positivos mi vida ha cambiado totalmente y ya hace cinco años que no sé lo que es estar deprimida. Es increíble el poder que tienen nuestros pensamientos. La realidad de uno es en gran parte lo que uno quiere que sea.”

This post is also available in: Inglés