Problemas de concentración: Qué son, síntomas, causas y 11 consejos

 

Seguro que todos hemos tenido en algún momento problemas de concentración. La falta de concentración afecta a niños y adultos. Descubre en este artículo todo lo que necesitas saber sobre los problemas de concentración: Qué son, síntomas de una baja capacidad de concentración, posibles causas ¿Deberíamos preocuparnos? 11 consejos que pueden ayudarnos a solucionar los problemas de concentración.

Problemas de Concentración

Problemas de Concentración

La dificultad de concentración es algo bastante frecuente en muchas personas y pueden desarrollarse en cualquier edad. Los niños reflejan estos problemas en sus calificaciones. Los adultos lo notan en su rendimiento en el trabajo y en su vida familiar. Las dificultades de concentración son algo muy molesto que tiene un impacto negativo en nuestra vida diaria. Incluso puede perjudicar nuestras relaciones, escolares, laborales, sociales… Por ello, poner medidas para mejorar nuestros niveles de concentración cuando estos se deterioran, es muy necesario. CogniFit es una plataforma clínica de evaluación y entrenamiento cognitivo que nos propone interesantes baterías de estimulación cognitiva con potentes juegos mentales para entrenar la concentración.

entrenamiento cerebral

¿Qué son los problemas de concentración?

La concentración puede definirse como  la capacidad de focalizar de manera eficaz nuestra atención en la tarea que estamos llevando a cabo. Además, con una buena concentración seremos capaces de bloquear los elementos distractorios que nos lleguen, como sonidos irrelevantes o nuestros propios pensamientos.

Cuando nuestros niveles de concentración están en un estado óptimo, nos encontramos con que nuestro trabajo es más fácil, más rápidamente recordado, nos toma menos tiempo y tendemos a cometer menos errores.

Los problemas de concentración son la incapacidad para centrarnos y atender al estímulo que debemos atender. Puede que nos distraiga el ruido, nuestro móvil, o que nuestro pensamiento divague y dejemos de hacer nuestra tarea.

Los niveles de concentración de una persona van a depender de los factores siguientes:

  • La dedicación o compromiso con la tarea
  • El interés por la tarea
  • La habilidad para realizar la tarea
  • El estado físico y emocional
  • Un ambiente adecuado con pocas distracciones

Una vez que estos factores están equilibrados, se vuelve más fácil para la mente focalizar la atención en los estímulos seleccionados y bloquear los indeseados o los pensamientos irrelevantes.

Problemas de concentración

Problemas de concentración

Síntomas de una baja capacidad de concentración

Problemas de concentración en niños

Los niños no tienen la misma capacidad de concentración que los adultos, ya que su cerebro no está desarrollado completamente. Los niños, en general, no son capaces de mantener la atención o concentración una hora seguida en una clase aburrida. Y no por ello tienen algún trastorno. Muchas veces les exigimos demasiado a nuestros hijos. Los niños tienen que jugar y experimentar. Las clases deben ser dinámicas y divertidas. De esta forma serán capaces de atender toda la hora. Descubre cómo aprende el cerebro y la importancia de la motivación.

Si un niño no es capaz de concentrarse en el aula, y no tiene problemas en otros ámbitos, lo más habitual es que el problema sea la estructura de la clase y la manera de enseñar del profesor, que no se está adaptando a la edad  y necesidades de los alumnos.

Un niño tendrá problemas de concentración cuando:

  • Le cueste mantener la atención en clase.
  • No sea capaz de concentrarse en los deberes.
  • Parezca que no te escucha cuando le estás hablando.
  • No pueda atender a una película.
  • Le cueste concentrarse en una actividad placentera.
  • Esté distraído.
  • Su juego sea desestructurado.
  • Parezca que continuamente está soñando despierto.

Si se dan todos estos síntomas estamos ante un caso grave, y es posible que exista riesgo de padecer TDAH. Descubre aquí qué hacer si tu hijo tiene TDAH.

test tdah cognifit

Problemas de concentración en adultos

Un adulto tendrá problemas de concentración cuando:

  • Se le olviden las cosas. Problemas de memoria, qué son y cuando preocuparnos.
  • No sea capaz de realizar una tarea durante un tiempo prolongado.
  • Le cueste seguir la lectura.
  • Tenga la sensación de tener la cabeza embotada.
  • Se sienta distraído cuando alguien le habla.
  • Se despiste fácilmente con cualquier cosa.
  • Tarde demasiado tiempo en acabar las tareas.

¿Crees que puedes tener TDAH? Descubre los síntomas del TDAH en adultos.

Causas de los problemas de concentración

Conocer las causas de nuestra falta de concentración es importante, ya que en algunos casos lo más optimo es tratar en primer lugar la causa primaria.

  • El cansancio y el estrés emocional puede causar problemas de concentración. Situaciones que pueden provocarnos estrés y consecuencias del estrés crónico.
  • Los cambios hormonales, como los que se experimentan durante la menopausia o el embarazo pueden afectar a nuestro funcionamiento cognitivo.
  • Ciertas condiciones psicológicas y físicas se asocian a dificultades de concentración, como el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).
  • Descanso y sueño deficientes. Cuando no le damos al cerebro el descanso que necesita, bien por falta de tiempo o por estrés, funciona peor. Uno de los síntomas más claros de la falta de sueño son los problemas de concentración.
  • El hambre y una dieta inadecuada también pueden causar problemas de concentración. El hambre es una sensación muy desagradable que nuestro cuerpo utiliza para advertirnos de que nos faltan nutrientes y energía. Esta sensación va a ocupar casi todos nuestros recursos cognitivos, haciendo difícil que podamos concentrarnos en algo más. La falta de nutrientes también va a afectar al correcto funcionamiento del cerebro.
  • Preocupación excesiva. A todos nos pasa que si estamos preocupados por algo, nos cuesta concentrarnos en otra cosa que no sea el tema de la preocupación. Esto suele ser pasajero. Sin embargo, hay personas que sufren de ansiedad y preocupación excesiva continuamente, dificultándoles el poder centrarse en otra cosa. Descubre los síntomas de la ansiedad.
  • Dolor físico. Nuestra concentración puede verse disminuida cuando sufrimos de algún dolor continuo, porque nos hayamos lesionado o padezcamos dolor crónico o fibromialgia.
  • Medicación y drogas. Algunos medicamentos pueden provocar falta de concentración. Las drogas deterioran nuestro funcionamiento cognitivo y nuestro cerebro, siendo la atención la función más afectada.
  • El ambiente en el que nos desenvolvemos también puede perjudicar nuestra atención. Si hay muchos elementos distractorios, como el ruido, gente, dispositivos multimedia… es más probable que nos distraigamos y perdamos la concentración.
  • Nuestra capacidad personal de concentración. Hay personas que son capaces de concentrarse mejor que otras, igual que hay personas más flexibles que otras. Esto no quiere decir que no se pueda mejorar. La concentración es como un músculo que se puede entrenar.

test depresion

 

¿Cómo solucionar los problemas de concentración? 11 consejos

1. No necesitas suplementos alimenticios para mejorar tu concentración

Algunos suplementos alimenticios que prometen solucionar los problemas de concentración, suelen ser caros e ineficientes. A menudo incluyen alguna vitamina o nutriente que puedes encontrar fácilmente en cualquier otro alimento, en mayor concentración y mucho más barato. Por ello, no necesitas ningún suplemento para mejorar tu concentración, atención o memoria. Lo único que debes tomar es algún medicamento que te haya recetado el médico si tu caso es muy grave. Descubre los minerales y vitaminas que pueden ayudarte a mejorar tu cerebro y en qué alimentos encontrarlos.

2. Utiliza CogniFit, el programa líder en evaluación y estimulación cognitiva para niños y adultos

La concentración es un proceso cognitivo que se puede mejorar si se entrena adecuadamente. La batería de ejercicios clínicos que ofrece CogniFit es una herramienta profesional al alcance de todos. CogniFit permite, a través de sencillos juegos clínicos que pueden practicarse online, evaluar y entrenar las funciones cerebrales implicadas en los problemas de concentración.

El estudio de la plasticidad cerebral nos ha enseñado que cuanto más utilizamos un circuito neuronal, más fuerte se hace. Y esto, es aplicable a las redes neuronales que intervienen en la capacidad concentración: La atención dividida, atención focalizada, flexibilidad cognitiva e Inhibición.

El programa de estimulación cognitiva de CogniFit para problemas de memoria, ha sido creado por un completo equipo de científicos, neurólogos y psicólogos cognitivos. El programa, primero evalúa de forma precisa los problemas de concentración y otras funciones cognitivas fundamentales y, en base a los resultados obtenidos, ofrece de forma automatizada, un completo régimen de entrenamiento cognitivo personalizado. CogniFit está recomendado para niños a partir de 6 años y adultos. Este programa es accesible vía online.

Los diferentes ejercicios interactivos, se presentan como entretenidos juegos mentales que se pueden practicar a través del ordenador. Después de cada sesión, CogniFit presentará un gráfico detallado con la evolución del estado cognitivo. ¡Solamente tienes que registrarte!

Problemas de concentración entrenamiento CogniFit

Problemas de concentración entrenamiento CogniFit

3. Programa descansos para reducir los problemas de concentracióm

La concentración muy a menudo se ve afectada por el cansancio y la sobrecarga mental. Al llevar a cabo tareas que requieren mucho esfuerzo mental, como estudiar o trabajar, la concentración se ve perjudicada si no se realizan descansos. Programar descansos de 10 minutos cada hora u hora y media, te ayudará a retomar la tarea con fuerzas renovadas. Puedes usar esos minutos a realizar algunos estiramientos, dar un paseo, ir al baño, prepararte una taza de café…

4. Contacta con la naturaleza

Pasear por zonas arboladas puede mejorar notablemente nuestros niveles de concentración.  En la naturaleza hay menos niveles de estimulación y menos cosas a las que prestar atención, lo que transmite calma a nuestra mente. Lo contrario ocurre en zonas urbanas, en las que hay gente continuamente a nuestro alrededor, tráfico… que nos obliga a estar permanentemente alerta. Estar en contacto con la naturaleza nos ayuda a relajarnos y desconectar, mejorando nuestro rendimiento cognitivo, tal como afirma este estudio.  Por ello, intenta tomarte algún descanso un poco más largo en bosques o parques en los que haya mucha vegetación. Descubre estos hábitos saludables avalados por la ciencia.

5. El Mindfulness mejora nuestra concentración

Los estudios han demostrado que la meditación Mindfulness mejora nuestros niveles de atención, además de reducir los niveles de estrés, ansiedad y depresión. Por tanto es una actividad ideal si quieres mejorar tu concentración. La meditación nos ayuda a mantener los pensamientos indeseados a raya, ayudándonos a centrarnos en una sola cosa. Con que practiques unos 5 o 10 minutos al día, o durante los descansos, ya percibirás una mejora. También hay programas de Mindfulness para los niños, que han demostrado su eficacia.

6. Elimina los elementos distractorios

Si eres de los que se distraen con facilidad, a la hora de realizar las tareas lo mejor es que elimines o minimices aquello estímulos que te puedan distraer. Aleja los dispositivos electrónicos y si trabajas con el ordenador evita abrir páginas irrelevantes con la tarea. Si te distrae el ruido utiliza cascos, auriculares o tapones de los oídos.

7. Prioriza las tareas

Deja las tareas complicadas para cuando estés fresco y descansado. De esta manera podrás resolverlas más eficazmente y luego podrás dedicarte a las sencillas. Si, por el contrario realizas las más fáciles primero, estarás cansado para cuando quieras hacer las actividades más complicadas. Las listas de tareas en orden de relevancia y de complicación te puede ayudar a priorizar.

8. Deja un espacio para responder mensajes o llamadas

Muchas veces nos sentimos esclavos de los emails o las llamadas de teléfono. Tenemos la creencia errónea de que debemos estar disponibles las 24 horas del día. Y esto, lejos de ayudarnos a tener más productividad, está perjudicando nuestra concentración, reduciendo nuestro rendimiento. Por ello, lo mejor es que reserves un sólo momento del día para responder mensajes y llamadas.

9. Mejora tu concentración cuidándote

Una de las mejores inversiones que puedes hacer en mejorar tu rendimiento cognitivo es manteniendo nuestro organismo en perfectas condiciones. Lleva una alimentación saludable y no pases hambre. Descansa lo suficiente, entre 7 y 8 horas de sueño son suficientes. Dedica tiempo al ocio y a la relajación, esto te ayudará a reducir tus niveles de estrés y mejorar tu concentración.

10. Haz una cosa a la vez

La multitarea, si bien no es negativa en sí misma, a veces puede aumentar nuestros niveles de estrés y nuestra tendencia a distraernos. Por ello, en estos casos es mejor realizar una cosa cada vez.

11. Practica juegos para minimizar los problemas de concentración

Existen numerosos juegos que puedes practicar en tu día a día, y pueden ayudarte reducir los problemas de concentración. El juego del vaso de agua, la pared blanca, el pase de los aromas, la vela, la técnica de los dos minutos, el juego de la caja y el limón, etc… Descubre aquí todos estos juegos de concentración.

Muchas gracias por leer. No dudes en dejarnos tus comentarios y preguntas abajo 🙂

Psicóloga General Sanitaria y sexóloga. Deseosa de mejorar la calidad de vida de las personas mediante la práctica clínica y la comunicación a través de la red.

This post is also available in: Francés Alemán Ruso