Psicología social: Descubre la interacción entre los procesos psicológicos y la sociedad

 

¿Qué es la psicología social? ¿Cuáles son sus aplicaciones prácticas? ¿Quiénes son sus principales autores? ¿Qué temas estudian los psicólogos sociales? En este artículo resolveremos todas estas preguntas y te comentaremos varios ejemplos. Aprende valiosos conocimientos que te ayudarán a explicar científicamente tu día a día. Bienvenido al apasionante mundo de la psicología social.

Psicología social

Psicología social

¿Qué es la psicología social? Definición, significado y concepto

¿Por qué se empeña tanto la gente en pelearse? ¿Qué impulsa a algunas personas a donar todo su dinero a causas benéficas? ¿Por qué nos sentimos tan identificados con determinados colectivos? Si te has planteado estas preguntas, has intentado resolver las inquietudes de los psicólogos sociales.

La psicología social es una popular rama de la psicología que estudia los procesos psicológicos de los individuos en sociedad. A grandes rasgos, podemos decir que se encarga de explicar cómo nos hacen sentir nuestras relaciones sociales, qué pensamos sobre ellas, cuáles son nuestras motivaciones para relacionarnos otras personas, cómo actuamos en compañía, etc.

Esta disciplina nació a principios del siglo XX. El indiscutible peso de los demás en nuestra conducta comenzó a ser tenido en cuenta gracias a algunos psicólogos sociales que comentaremos a continuación. Descubre aquí todo lo que necesitas saber sobre la psicología social.

¿Qué estudia la psicología social?

Los asuntos abordados por los psicólogos sociales son tan diversos como la inmensa variedad de situaciones que se nos presentan a diario en nuestra vida social. Estos son los principales temas estudiados desde este campo y un ejemplo de un problema asociado a cada uno:

  • Construcción de la identidad: ¿Cómo determinamos cuáles son los rasgos que nos definen?
  • Las actitudes y en la psicología social: ¿Qué nos empuja a ser ecologistas?
  • La cognición en las relaciones sociales: ¿Cómo realizamos juicios sobre la conducta de los otros?
  • La comunicación: ¿Qué nos impulsa a difundir nuestras intimidades en las redes sociales?
  • Las relaciones interpersonales: ¿Por qué nos atraen unas personas y otras nos repelen?
  • La cultura desde una perspectiva psicosocial: ¿Cómo damos lugar colectivamente a imágenes que influyen en nuestras emociones?
  • Los estereotipos en la psicología social: ¿Por qué se dice que las rubias son tontas?
  • Los conflictos: ¿Qué puede conducir a alguien a hacer bullying o mobbing a un compañero?
  • La ayuda a los demás: ¿Por qué algunas personas dedican su tiempo al voluntariado?
  • Los grupos: ¿Qué nos incita a considerarnos fans incondicionales de un determinado equipo?

Psicología social: Características

1. Se interrelaciona con varias disciplinas

La sociología es la ciencia más afín a la psicología social. Otras disciplinas, como pedagogía, economía, filosofía, ciencias políticas, historia, antropología u otras ramas de la psicología mantienen una relación bidireccional notablemente enriquecedora con esta área de estudio.

2. Se centra en los procesos psicológicos

A pesar de la necesidad de aunar distintas perspectivas para desvelar los entresijos que esta disciplina explora, no todas las ciencias relacionadas con la sociedad son iguales. La psicología social se distingue de otras materias en su particular énfasis en lo que ocurre dentro de la mente de los individuos y su influencia en la conducta.

3. Es abordada de forma científica

El objeto de estudio de los psicólogos sociales es menos tangible que el de otros científicos como los químicos o los biólogos. Aún así, existen métodos, como los experimentos o los métodos correlacionales (que consisten en observar cómo se afectan determinadas variables), que permiten a los expertos en psicología social elaborar teorías sólidas y aplicables.

4. A veces es confundida con el sentido común

Todos tenemos una teoría sobre los aspectos que los psicólogos sociales estudian. En ocasiones, cuando el público general lee sobre psicología social, opina que sólo trata obviedades o/y opiniones subjetivas. Sin embargo, estos profesionales se encargan de demostrar rigurosamente cuestiones sobre las que la gente está acostumbrada a discurrir basándose en sus experiencias personales.

Aplicaciones de la psicología social

Además de la teoría y la investigación, la psicología social tiene numerosas utilidades que repercuten directamente en nuestro día a día. La psicología social aplicada trata de mejorar la calidad de vida de las personas en un sinfín de dimensiones. A continuación nos aproximaremos a sus principales campos de actuación.

  • Salud: Procura mejorar el bienestar de los individuos mediante labores como promover hábitos saludables o neutralizar las situaciones sociales estresantes.
  • Problemas sociales: El desempleo, la inmigración o la violencia de género son cuestiones analizadas por los psicólogos sociales, que también diseñan planes de intervención con el fin de resolver conflictos.
  • Educación y psicología social: Se centra en cuestiones como la percepción que las personas tienen sobre el sistema educativo o cómo mejorar la convivencia entre los estudiantes.
  • Ambiente: La psicología social se preocupa por la interacción entre el medio ambiente y las personas.
  • Área jurídica: Aborda temas que conectan el mundo del derecho con el de la psicología, como la situación de las víctimas o la prevención de la criminalidad.
  • Organizaciones: Explora el liderazgo, la productividad, las relaciones entre los trabajadores de las empresas, etc.
  • Política y psicología social: Indaga en cuestiones como la efectividad de los discursos políticos o las actitudes de los ciudadanos ante los políticos.
  • Comunicación y consumo: La influencia publicitaria, nuestras competencias comunicativas, la unión entre los individuos y las marcas o la conducta en las redes sociales son ejemplos de temas abordados desde este campo.

En definitiva, la actuación de la psicología social aplicada es indispensable en numerosos y variados ámbitos que requieren progresar. Asimismo, los psicólogos sociales también se preocupan por demostrar empíricamente la validez de las soluciones que proponen e implantan.

Psicología social: Aplicaciones

Psicología social: Aplicaciones

Psicología social: Experimentos

En este apartado te contaremos dos de los experimentos más renombrados de la psicología social para mostrarte cómo trabajan los psicólogos sociales y sus impactantes descubrimientos.

Experimento de la facilitación social

Norman Triplett es el creador, según varios autores, del primer experimento de la psicología social en 1898. Sentía curiosidad por el aumento de velocidad observado en los ciclistas cuando avanzaban en compañía. Su objetivo era averiguar cómo influía en el rendimiento de un sujeto la presencia de otras personas que estuvieran realizando la misma actividad.

Su hipótesis era que nuestro rendimiento se incrementa cuando pensamos que estamos compitiendo con los otros (en labores motoras). Por lo tanto, Triplett intentó comprobar la veracidad de esta afirmación en un laboratorio. Pidió a unos niños que enrollaran carretes de hilo de pescar. Parte de los participantes lo hacían solos y los demás acompañados por otros que cumplían con la misma tarea. El resultado fue que los sujetos del segundo grupo eran notablemente más veloces.

Experimento de la cárcel de Standford

Philip Zimbardo, un aclamado psicólogo social, ideó un experimento que pasó a la historia por sus desconcertantes resultados. Escogió a veinticuatro estudiantes que parecían mentalmente saludables tras una evaluación. Posteriormente, dividió el grupo y realizó aleatoriamente dos grupos; uno compuesto por policías y otro por prisioneros. Además, convirtió el sótano de la Universidad de Standford en una prisión y se encargó de que el vestuario y las normas fuesen lo más realistas posibles.

A medida que pasaban los días, los policías abusaban cada vez más de su poder y deshumanizaban a los presos. Las víctimas eran desvestidas, vejadas, insultadas, etc. De hecho, los policías llegaron a humillar tanto a los prisioneros que el experimento tuvo que ser interrumpido porque Zimbardo vio que lo peligroso que estaba resultando. La explicación de este psicólogo a la situación es que cualquier persona podría actuar vilmente en determinados contextos.

Psicología social casos prácticos: ¿Cómo puedo aplicar la psicología social a mi vida cotidiana?

¿Quién no ha deseado nunca comprender y predecir mejor el comportamiento de los demás? ¿Nunca te has planteado el motivo que te impulsa a fingir que te apetece hacer algo por tu grupo? Afortunadamente, la psicología social nos regala respuestas científicas a nuestras cuestiones más cotidianas.

Dado que vivimos en sociedad y necesitamos adaptarnos lo mejor posible a ella, un poquito de psicología social en nuestras vidas puede ayudarnos a explicar las discusiones en los trabajos en equipo, la locura de los primeros días de rebajas o los prejuicios ante las personas obesas.

Descubre estos consejos y recomendaciones que te ayudarán a aplicar los principios de la psicología social a tu rutina:

Ten cuidado con tus sesgos cognitivos

Los sesgos cognitivos son desviaciones de la realidad que se originan cuando procesamos la información. No tenemos recursos suficientes para dedicar atención a todo lo que nos rodea y nuestro cerebro piensa a una velocidad pasmosa. Por ejemplo, para no perder el tiempo, tendemos a confirmar nuestras creencias y a eludir datos que las desmienten.

Esta predisposición es natural y nos ocurre con frecuencia. Sin embargo, a veces puede conducirnos a equivocarnos, a contemplar nuestro mundo a través de estereotipos inadecuados o a tener prejuicios injustificados. Es preciso que reflexionemos sobre nuestras opiniones y tratemos de ser objetivos.

Aprende a influir en los demás

Todos necesitamos de vez en cuando influenciar los demás para conseguir algo. Esto no implica manipular o tener intenciones malignas. Simplemente, tal vez deseemos que nuestra hermana nos preste un vestido, causar una buena impresión en una entrevista de trabajo o evitar que un amigo tome una pésima decisión.

Acciones como ser agradables con nuestro interlocutor, realizar favores o halagos a los demás o resaltar que varias personas actuaron de cierta forma en un caso similar son tácticas notablemente efectivas para conseguir nuestros propósitos. Robert Cialdini es uno de los mayores expertos en influencia social del mundo y describe lo efectivos que son estos actos en su obra Influencia.

Conecta con la actualidad

Los medios de comunicación son fuentes inagotables de conocimientos sobre psicología social. Los escándalos en las redes sociales, el poder de los innumerables líderes de opinión o los comentarios de nuestros conocidos nos proporcionan una infinidad de datos que debemos procesar.

Por cierto, es preciso que no nos conformemos con conocer la realidad a través de un único canal. Adoptar un punto de vista holístico favorece que seamos capaces de anticipar mejor la conducta de los demás y mejora nuestra capacidad de resolución de problemas. Nuestros conocimientos se enriquecerán si escuchamos las diferentes versiones de las historias y tratamos de interpretar diferentes puntos de vista.

Descubre los apasionantes libros sobre psicología social

Algunos psicólogos sociales, como Robert Cialdini, Elliot Aronson o Philip Zimbardo han escrito libros interesantísimos tanto para los profesionales como para el público no especializado. Sus obras te acercarán de forma práctica, amena y asequible a desentrañar los misterios de nuestro comportamiento en sociedad.

Psicología social: Teóricos y autores principales

La lista de los psicólogos sociales fundamentales que hicieron descubrimientos asombrosos y siguen siendo influyentes en la actualidad es bastante extensa. Aquí te presentaremos cinco autores esenciales y sus aportaciones más relevantes.

Kurt Lewin (1890-1947)

Este padre de la psicología social proclamó la interacción existente entre cada individuo y todos los componentes de su entorno. De hecho, estaba relacionado con la psicología de la Gestalt. Se interesó especialmente por llevar sus ideas a la práctica y una de sus máximas fue “para entender un sistema hay que intentar cambiarlo”.

Lewin creó la teoría de campo, que resalta la importancia de contemplar el espacio vital de las personas. Esta dimensión está constituida por la totalidad de la situación de cada individuo en un determinado momento. Insiste en no aislar los diferentes factores que nos influyen y centrarnos en las dinámicas que se producen entre ellos.

Solomon Asch (1907-1996) y la psicología social

Su principal área de estudio fue el conformismo, que es elemental para la vida en sociedad. Es el célebre creador del “paradigma de Asch”, que fue demostrado mediante un revolucionario experimento. Este psicólogo reunió en 1951 a grupos de entre cinco y siete personas. Uno de ellos era el sujeto estudiado y el resto eran colaboradores del investigador.

Asch presentaba dos imágenes, en una había una línea y en la otra tres de diferentes longitudes. Posteriormente, se preguntaba qué línea de la segunda tarjeta tenía la misma longitud que la de la primera. El experimento había sido diseñado para que el individuo analizado fuera uno de los últimos en responder. Los colaboradores daban una respuesta errónea y se comprobaba si el participante también lo haría.

La respuesta era tremendamente obvia y sencilla. No obstante, Asch descubrió con sorpresa que tras varios ensayos, una el 50% de los individuos se “equivocaron” como mínimo la mitad de las veces. Asch también mostró que los índices de conformismo varían de una cultura a otra, las colectivistas son más propensas a este fenómeno.

Stanley Milgram (1933-1984)

Milgram llevó a cabo uno de los experimentos más aterradores de la historia. Inspirado por las atrocidades cometidas en la Segunda Guerra Mundial, estudiaba la obediencia a la autoridad y decidió explorar los límites de los individuos ante sus superiores.

Seleccionó a sujetos con una conducta normal que fueron citados en un laboratorio. Pidió a los participantes de su controvertido experimento que administraran descargas eléctricas que aumentaran progresivamente (aunque en realidad sólo alcanzaban los 45 voltios) a otra persona cuando se equivocara al responder una pregunta.

La víctima era un cómplice del psicólogo y tenía que fingir un dolor progresivo a medida que se elevaba la potencia de los castigos. A pesar de sus desesperados gritos y súplicas, el científico que interpretaba el papel de la autoridad insistía a los sujetos para que continuaran. Inesperadamente, el 65% llegó hasta el nivel máximo, que implicaba suministrar 450 voltios al otro “participante”.

Las explicaciones propuestas a este espeluznante hecho son la credibilidad de un supuesto científico de Yale, que el experimentador afirmara que las descargas no eran perjudiciales o la insistencia de la educación desde que somos pequeños en aprender a obedecer a los superiores (padres, profesores, etc.). Y tú, ¿cómo reaccionarías ante esta situación?

Serge Moscovici (1925-2014) y la psicología social

Moscovici se dedicó a investigar cómo comprendemos el mundo que nos rodea. Partió de que conocemos la realidad a partir de representaciones sociales que nos guían y nos permiten desenvolvernos junto a los demás. La comunicación entre las personas es esencial para transmitir valiosos conocimientos e ideas y orientarnos.

Construimos conceptos colectivamente y creamos un sentido común compartido por todos nosotros. Nuestras ideas se interrelacionan permitiéndonos enriquecer nuestros pensamientos y dar sentido a los diferentes hechos que tienen lugar en el día a día. ¿Qué somos sin los demás?

Robert Zajonc (1923-2008)

Este psicólogo reveló el “efecto de mera exposición”, que manifiesta nuestra tendencia a apreciar más un estímulo tras ser expuestos con frecuencia a él. Por ejemplo, puede que la primera vez que escuchemos una canción en la radio nos parezca anodina. No obstante, si nos la ponen cada vez que salimos, en el coche, en la televisión y además se convierte en el éxito del verano, es probable que acabe encantándonos.

Asimismo, Zajonc declara que nuestras preferencias no son completamente racionales. Las emociones siempre acompañan a los pensamientos. Este efecto también nos influencia a la hora de escoger amistades o pareja, dado que nos gusta más la gente que vemos con asiduidad. Los publicistas han sabido aprovecharse de este fenómeno para que creemos vínculos más profundos con las marcas.

 

Muchas gracias por leer este artículo. Esperamos que la psicología social te haya resultado inspiradora. Te invitamos a comentar si deseas preguntarnos algo sobre este tema o si te apetece realizar alguna aportación.

Redactora con formación en diversas áreas como la psicología, la sociología y la comunicación. Especialmente interesada en psicología social.

This post is also available in: Francés