Qué es el Alzheimer y cómo afecta al cerebro: Todo sobre esta enfermedad

 

  Qué es el Alzheimer. Esta enfermedad afecta a 1 de cada 10 personas mayores de 65 años. El riesgo de padecer Alzheimer aumenta a medida que envejecemos. La enfermedad comienza lentamente. Primero afecta a las áreas de nuestro cerebro que controlan nuestra memoria, pensamiento y lenguaje. Las personas que padecen el mal de Alzheimer pueden tener dificultades para recordar acontecimientos que sucedieron recientemente, los nombres de personas que conocen, pueden extraviar cosas y perderse en lugares conocidos. El Alzheimer no es una fase normal del envejecimiento. Esta enfermedad termina afectando gravemente a la capacidad de una persona para llevar a cabo sus tareas cotidianas. En este artículo, resolvemos todas las dudas, descubre qué es el mal de Alzheimer, cómo afecta al cerebro, factores de riesgo y evolución. 

que-es-el-alzheimer

¿Qué es el Alzheimer?

¿Qué es el Alzheimer?

La Enfermedad de Alzheimer (EA) es una enfermedad cerebral asociada a demencia que ocasiona problemas en la memoria, en el pensamiento, y en el comportamiento de la persona que padece esta enfermedad.

Cómo afecta el Alzheimer al cerebro

Los primeros síntomas comienzan en el cerebro a un nivel microscópico, y se verán reflejados en pérdidas de memoria. El cerebro está compuesto por millones de neuronas, en la que cada célula se comunica con otras, para formar redes de conexión. Existen grupos de células especializadas en apoyar y mantener a otras células. Otras contribuyen en la memoria, el aprendizaje..etc. El área del cerebro que se encarga principalmente de la memoria se llama hipocampo.

Las investigaciones apuntan a que la enfermedad de Alzheimer, produce un deterioro en algunas partes de esas células. Aunque aún no hay certeza de donde empiezan exactamente los problemas, lo cierto es que, al producirse un mal funcionamiento de algunas células, esto hace que afecte a otras áreas debido a las múltiples conexiones nerviosas que existen en nuestro cerebro. A medida que la enfermedad se propaga, el daño en las células se extiende, estas dejan de cumplir su trabajo, y generalmente mueren, además de que el cerebro, pierde el tejido. Con el tiempo, el cerebro se va “encogiendo”, afectando así a casi todas sus funciones.

Cerebro Alzheimer

El cerebro de la derecha muestra como la enfermedad de Alzheimer daña las células cerebrales. Foto: Sunnybrook Health Science Centre

Relación entre Alzheimer y demencia

El Alzheimer es la forma más común de demencia, puesto que representa el 60%-80% de los casos de demencia. Demencia es un término general que utilizamos para describir la pérdida de memorias y destreza cognitiva.

¿Qué es una demencia? Antiguamente se utilizaba el término demencia para definir un “fallo o patología en la inteligencia de una persona”. Este término ha estado muy estigmatizado durante muchos años para las personas que sufren demencia.  Ahora, dada la evolución de las investigaciones, demencia significa pérdida o deterioro de la capacidad cognitiva (la capacidad de recordar, aprender, pensar…). Por tanto, una persona que sufre demencia verá afectadas muchas habilidades, que incluso antes de tenerla, podría realizar a la perfección. Este deterioro o pérdida en algunas habilidades, supone que pueda cambiar la personalidad de la persona con Alzheimer

¿Vejez es igual a Alzheimer?

Existe una relación entre la edad y el Alzheimer, pero esto no quiere decir que la edad sea el único factor influyente para que se desencadene esta enfermedad. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) la demencia (la demencia en general, no sólo el Alzheimer) afecta a un 10% de la población mayor de 65 años, una cifra muy elevada en la población mayor, como veremos más adelante. Dentro de ese 10% de personas con demencia, la más frecuente es el Alzheimer.

Aunque esté muy relacionada la enfermedad de Alzheimer con la edad, esta sólo es un factor de riesgo. A partir de los 65 años la incidencia de Alzheimer es mucho mayor, y según avanza la edad, hay mayor número de casos.

No obstante, una vejez normal, no tiene los síntomas del Alzheimer, la enfermedad de Alzheimer es una patología sea cual sea la edad en la que se manifieste.

¿Demencia es igual a vejez?

No, no es lo mismo. Es verdad que existen muchas dificultades conceptuales para distinguir lo que es una vejez normal, de una vejez patológica, pero la clave está en que la demencia afecta a la vida cotidiana de la persona, pudiendo decir que en las demencias, y así mismo en el Alzheimer,  hay un deterioro cognitivo con desadaptación social que con los años afectará a la persona hasta privarse de todo uso de razonamiento para desenvolverse por sí mismo. En la vejez normal, esto no tiene por qué ocurrir, ya que según investigaciones, el 80% de personas que alcanzan edades elevadas, no sufren una pérdida significativa de memoria (por ejemplo, un anciano sin vejez patológica, no se le olvida cómo llegar a su casa, o quién es su mujer), ni aparecen otros síntomas de demencia.

En la vejez normal, el deterioro fisiológico es mínimo en personas con buena salud, sobre todo antes de los 70 años. Es posible que en la vejez normal, haya “achaques” de la edad, pequeñas pérdidas de memoria a corto plazo, o menos rapidez al realizar alguna tarea; pero esto es normal e incluso los síntomas pueden ser más subjetivos de lo que parece, para la persona que los tiene. En las personas con demencia, la gente cercana a ellos se dan cuenta de ello, y muchas veces el propio sujeto, ya que afecta negativamente en la capacidad de adaptación personal, social y laboral de la persona con demencia, por tanto afecta en su vida de una forma prácticamente total.

¿Puede el Alzheimer afectar a personas jóvenes?

El Alzheimer de inicio precoz existe, aunque sólo afecta a un 5% de las personas que sufren esta enfermedad. Pueden empezar a desarrollarse algunos síntomas en torno a los 40 años, pero el Alzheimer de inicio precoz suele darse en personas de entre 50-60 años.

El diagnóstico precoz puede llevar más tiempo para el médico, porque aunque los síntomas pueden ser parecidos, o iguales, al Alzheimer de inicio tardío, una persona de entre 30 y 40 años tiene menos probabilidades de padecer esta enfermedad, por lo que se hace más improbable diagnosticarla desde el principio. En el Alzheimer de inicio temprano, las personas pueden verse incluso más afectadas, ya que la persona puede tener hijos muy jóvenes, estar totalmente incorporado al mundo laboral, etc. Los estudios revelan que las personas con Alzheimer de inicio temprano, pueden tener mayor confusión, y pueden expresar síntomas afectivos de mayor intensidad.

que-es-el-alzheimer-y-como-afecta-a-las-personas

¿Qué es el Alzheimer y cómo afecta a las personas?

¿Qué es el Alzheimer y cómo afecta a la vida de la persona?

La enfermedad de Alzheimer, ya sea de inicio temprano o tardío, es la demencia más común, generalmente tiene un diagnóstico de 7 a 10 años.  Aunque es una aproximación estadística,  el Alzheimer,  puede progresar rápidamente (de 2 a 4 años), o lentamente (alrededor de 15 años).

Su evolución en las personas

Al principio, en la enfermedad de Alzheimer, las personas que lo padecen pueden comenzar con pérdidas de memoria sobre las cosas nuevas que aprenden recientemente, así que en primer lugar, va a afectar al aprendizaje. A medida que va avanzando la enfermedad, se empiezan a producir síntomas más graves en el comportamiento de la persona, al igual que en sus cambios de ánimo. La evolución frecuente, es que vayan teniendo mucha confusión con respecto a la fijación de eventos, no saben ubicar el lugar, y la hora de ciertos acontecimientos aunque sean recientes.

Finalmente, sobre todo en personas que han tenido Alzheimer durante al menos 10 años,  el deterioro se producirá en cosas tan básicas como tragar, caminar, pensar con coherencia, o valerse por sí mismos. Se les hará difícil nombrar objetos familiares, acordarse de personas, o dar con la palabra adecuada con la que se quieren expresar. Las personas con la enfermedad de Alzheimer pueden tener dificultades para saber que tienen un problema, por lo que es común que sean los familiares o amigos los que más noten este gran deterioro.

¿Qué es el Alzheimer? Curso evolutivo y diferentes estadios

Si bien el Alzheimer es la demencia que afecta en el pensamiento, en el comportamiento, y en la memoria, sin embargo, esta enfermedad hay que clasificarla según la fase en la que se encuentre la evolución de esta enfermedad. Para entender qué es el Alzheimer, hay que saber que hay varios estadios, por lo que esta demencia, sigue un curso evolutivo:

1. Primer estadio (fase inicial):  

Esta fase inicial que suele oscilar entre los 2 y 4 años, presenta como principal característica, fallos en la memoria a corto plazo. También empiezan a aparecer cambios en la personalidad: Los familiares cuentan como los enfermos de Alzheimer se vuelven personas apáticas, descorteses, a veces hacen cosas de mal gusto, o son rígidas. Además en esta fase, los enfermos pueden ser aún conscientes de la enfermedad que tienen, por lo que ellos mismos se dan cuenta del deterioro de algunas de sus facultades. Esto aumenta la posibilidade de que existan trastornos afectivos, generalmente depresión y pensamientos hostiles. En esta fase pueden llevarse a cabo estrategias de estimulación cognitiva para enfermos de alzheimer.

2. Segundo estadio (fase moderada):  

Lo normal es que dure de 3 a 5 años desde que evoluciona la enfermedad. Aquí se produce un deterioro tanto en la memoria retrógrada, como en la anterógrada. Se deteriora la capacidad de juicio y el pensamiento abstracto. Pueden dar respuestas ilógicas o muy estereotipadas cuando se les pregunta algo, sin embargo, en esta fase, aún pueden conservar o estar poco deteriorada la capacidad de leer en voz alta. Durante este estadio, se agravan los síntomas en la personalidad, ya que además de poder tener depresión, pueden sufrir síntomas psicóticos como alucinaciones, delirios, etc. Si en esta fase se observa una hiperactividad de confusión y alucinaciones visuales, es importante que se realice una valoración exhaustiva, ya que posiblemente, asociada a la demencia, la persona tenga un cuadro de delirium. La desorientación espacio-temporal es muy acusada.

3. Tercer estadio (fase avanzada):

La duración es variable dependiendo de algunas variables: La prontitud en la que se haya llevado a cabo el tratamiento de los problemas asociados, la intensidad en la que se haya manifestado la enfermedad, así como los cuidados asistenciales. En esta fase, pueden ser incapaces incluso de reconocerse en el espejo, no se reconocen a sí mismos, y a algunas personas allegadas. Las caídas y fracturas son muy frecuentes. Finalmente, el tercer estadio puede acabar con la persona en la cama y que requiera atención para todo tipo de cosas básicas. Muchas veces, no es suficiente la asistencia de los familiares, y se requiere la atención de algún centro especializado.

Algunos factores de riesgo relacionados con el Alzheimer

Si bien aún no se conocen con certeza las razones por las cuales una persona puede padecer Alzheimer, y otras no, las investigaciones han aportado un mejor conocimiento sobre los factores que existen para padecerla. Según la asociación de Alzheimer para España (alz.org), estos son algunos factores de riesgo:

  • Edad: El envejecimiento es el mayor factor de riesgo para las personas con Alzheimer. La mayoría que lo padecen son personas mayores de 65 años, y según aumenta la edad, aumenta su incidencia. Existen casos en menor proporción, el Alzheimer de inicio temprano puede afectar a personas menores de 65 años.
  • Familiares con Alzheimer: Aunque las investigaciones aún han dado con la respuesta de por qué se puede producir Alzheimer en una misma familia, es cierto que hay más casos en los que se manifiesta el Alzheimer cuando ha habido familiares de primer grado con esta enfermedad (padres o hermanos).
  • Genética: El gen APOE-e4, es el gen de riesgo más común en la enfermedad de Alzheimer, los científicos calculan que este gen contribuye en 1/4 al riesgo de Alzheimer.
  • Enfermedades cardiovasculares: La diabetes, la obesidad, niveles altos de colesterol en la edad mediana, así como mayor presión arterial son algunos factores en los que las investigaciones apuntan una relación con el Alzheimer.

Además se han investigado otros factores relacionados con el Alzheimer, como la influencia del ambiente, la educación, y en algunos casos, personas que han sufrido lesiones cerebrales reiteradas (atletas, personas en combates, etc), tienen mayor riesgo de sufrir demencia o algún deterioro cognitivo grave

¿Qué prevalencia tiene el Alzheimer en la población?

Como he mencionado antes, el Alzheimer ocupa el primer lugar en el número de enfermos que padecen demencias. La enfermedad de Alzheimer afecta más de 6 millones en Norteamérica, 5 millones en Europa,  más de 8 millones en Asia, y 1,5 millones en América del sur. Según un informe del 2007, la prevalencia en España es de un 5,5%, siendo la tercera enfermedad con más costes sociales, y económicos en los países desarrollados. Además es la tercera causa de muerte, sólo superada por el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. Los informes de la OMS, mantienen que estas cifras ya en 2015 eran más elevadas, y que sigue en aumento, por lo que se pide continuamente investigaciones, una concienciación y todo tipo de ayudas necesarias para los que sufren Alzheimer, y para sus familiares.

Si bien no existe aún un tratamiento que combata el Alzheimer o retrase su aparición, si existen varios medicamentos que pueden ayudar a mejorar los síntomas de la demencia asociada al Alzheimer, mejorando así la calidad de vida de los pacientes. Tiene tanto impacto en la sociedad que tanto médicos, psicólogos y necesariamente muchos cuidadores y sitios especializados, hacen falta para poder mejorar la calidad de vida de estos pacientes. Esperemos que en un futuro próximo sean más las ayudas necesarias, que las investigaciones sigan avanzando, para mejorar o para  dar con una posible cura y prevención de esta grave enfermedad.

 

Psicóloga en continua formación académica y profesional. Especializada en terapia familiar donde ha estado formándose como coterapeuta en consulta. Apasionada de la psicología social y la neuropsicología. Otros intereses son la filosofía, y la literatura. Tiene muy en cuenta la medicina, viene de familia de médicos: “Es importante no excluir diferentes disciplinas, que a menudo se complementan, así como aportar conocimientos de la medicina y la psicología para tener un buen conocimiento de la misma”.

This post is also available in: Francés Alemán Ruso