¿Qué es un ictus? ¿Es lo mismo un ictus que derrame cerebral, embolia, trombosis…?

 

¿Qué es un ictus? ¿Es lo mismo un ictus a un infarto cerebral, un derrame, una embolia, trombosis, apoplegía, ataque cerebral? ¿Existen diferencias?

Seguramente que más de una vez has oído estos términos y te ha generado, en lo que respecta al concepto, gran confusión, haciendo ambigua y compleja su identificación y significado. En este post respondemos a tus preguntas y aclaramos qué es un ictus y si existen, o no, diferencias con el resto de términos:

¿Qué es un ictus? Es lo mismo Ictus, derrame, apoplejía, infarto

¿Que es un ictus? ¿Es lo mismo un ictus a un derrame cerebral, derrame, apoplejía, infarto?

¿Qué es un ictus? Concepto y definición

Definición de ictus: El ictus es una enfermedad cerebrovascular ocasionada por una alteración o interrupción del flujo de sangre que llega al cerebro. Este trastorno se genera por la rotura o el taponamiento de una arteria. Provocando, en el caso de ruptura: que una parte del cerebro se inunde de sangre y, en caso de taponamiento: que no llegue sangre a una parte del cerebro. Como consecuencia de esta alteración, las células cerebrales mueren. Existen numerosos sinónimos que utilizamos para describir este tipo de ataque cerebral, entre los que podemos destacar: infarto cerebral, embolia, trombosis, apoplejía, infarto o derrame cerebral…

Cuando decimos que un persona ha sufrido un ictus o accidente cerebrovascular nos referimos a que se ha producido una interrupción o alteración del flujo sanguíneo que llega al cerebro ¿Por qué puede suceder esto? Esto es debido a que se ha producido un bloqueo en una arteria que impide el paso de sangre, o porque existe una ruptura en algún vaso sanguíneo que produce una hemorragia.

Es lo mismo un ictus que un derrame cerebral, una embolia, trombosis, apoplejía, isquemia derrame, etc.

Sí. Todos estos términos con los que nos referimos a un ictus cerebral no son más que los mecanismos por lo que se llegan a producir estos accidentes cerebrovasculares.

Por ello vamos a explicarte que significan exactamente estos términos que utilizamos como sinónimos.

  1. Coágulo: Son masas semisólidas de sangre, por decirlo de alguna manera. A partir de ahora cada vez que hablemos de coagulo tienes que imaginarte una masa espesa de sangre.
  2. Trombo: son coágulos que se quedan pegados en los laterales de los vasos sanguíneos bloqueando el paso de más sangre. Piensa en una tubería donde la suciedad se atasca en los laterales, ¿qué pasa?. Pues que no pueden pasar por esta tubería otros restos de suciedad porque cada vez se esta haciendo más estrecha.
  3. Émbolo: No es más que un coágulo de sangre que circula por todo nuestro torrente sanguíneo hasta que llega a las arterias y venas más finas, cuyo diámetro es más reducido y provoca por decirlo de forma sencilla “un atasco” que impide que siga la circulación de la sangre.
  4. Isquemia: Se refiere a la falta de circulación de sangre a un órgano. ¡Imagínate cómo de importante es que la sangre este circulando constantemente!. Si no llega sangre a nuestro organismo se produce la muerte de células. Pero tranquilos, si se trata a tiempo puede ser reversible.
  5. Infarto: Seguro que más de una vez has oído está palabra y casi siempre la has relacionado con temas del corazón. Un infarto es la muerte de las células por una falta de circulación de la sangre y puede ocurrir en cualquier ógano de nuestro cuerpo. Piensa que la sangre es la que transporta todos los nutrientes y oxígeno necesario para las células.
  6. Derrame o hemorragia: ambas se refieren a la expulsión de forma rápida de sangre por la ruptura de alguna vena o arteria

La palabra ictus proviene del latín, la cual significa “golpe y que describe perfectamente el carácter brusco y súbito de este proceso. Esta patología es una urgencia médica que requiere una intervención diagnóstica, terapéutica inmediata y supone una oportunidad para evitar o minimizar el daño cerebral.

Ante la diversa existencia de terminología resultaba oportuno establecer los tipos y subtipos de ictus.

Tipos y subtipos de ictus

Los ictus se pueden agrupar o clasificar en dos tipos: isquémicos y los hemorrágicos.

Los ictus de tipo isquémico se producen por el bloqueo en un vaso sanguíneo debido a un coágulo (accidente cerebrovascular isquémico). Los ictus de tipo hemorrágico se producen por un ruptura en un vaso sanguíneo provocan una hemorragia o derrame

Ictus de tipo Isquémico:

Es la patología más frecuente actualmente y suele estar relacionado por la obstrucción  de las arterias debido a que se acumulan el colesterol  e impide que la sangre pueda circular correctamente. Esto termina provocando coágulos dando lugar a:

  1. Ictus trombótico, trombosis cerebral. Es un ictus isquémico causado por un coágulo de sangre , formado en la pared de una arteria importante, que bloquea el paso de la sangre a una parte del cerebro.
  2. Ictus embólico o embolia cerebral. Se trata de un ictus isquémico que, está originado por un coágulo de sangre; éste, sin embargo, se ha formado lejos del lugar de la obstrucción, normalmente en el corazón.
  3. Ictus hemodinámico. Dentro de los ictus isquémicos es el más infrecuente. El déficit de aporte sanguíneo se debe a un descenso en la presión sanguínea; esto ocurre, por ejemplo, cuando se produce una parada cardíaca o una arritmia grave, pero también puede ser debido a problemas con la presion arterial de carácter grave y mantenido.

Ictus de tipo hemorrágico o derrame cerebral:

Estos Ictus se producen en menor medida que los ictus isquémicos pero sus secuelas son mucho más graves. Cuando se produce una hermorragia tenemos que pensar que toda la sangre que sale expulsada de una arteria se derrama por todo todo el cerebro provocando hematomas, aumentando así la presión y provocando una mayor lesión de las neuronas. Para hacerlo más visual, imagínate un globo de agua muy lleno encima de una mesa llena de papeles. ¿Qué pasará cuando explote porque la presión dentro del globo es muy alta? Pues que al final el agua se expanderá y mojará todos nuestros papeles. Pues más o menos pasa es lo mismo que ocurre en los ictus hemorrágicos.

  1. Hemorragia intracerebral. Es el ictus hemorrágico más frecuente. Su principal causa es que una arteria cerebral se rompe y deja salir todo su contenido sanguíneo, que se derrama entre todo el tejido cerebral , lo presiona y lo daña. La gravedad de este tipo de ictus res que no sólo se produce el  daño en una determinada zona sino que debido a que a aumentado la presión dentro del cráneo llega a afectar a todo el cerebro  y por tanto pone en peligro la vida
  2. Hemorragia subaracnoidea. Es una hemorragia que se produce en una zona muy  localizada. Esta hemorragia se caracteriza porque se produce entre la superficie del cerebro y la parte más interna del cráneo. La causa más frecuente es la rotura de un aneurisma arterial que es una porción anormalmente delgada o deformada de la pared de una arteria, que adopta por decirlo de alguna manera forma de globo o saco y que llega un momento en que está aneurisma se rompe produciendo un derrame de sangre.
Psicóloga clínica, especializada en neuropsicología cognitiva y rehabilitación cognitiva, logopedia y trastornos del lenguaje.
Ha trabajado tanto con población infanto-juvenil como adultos y mayores.
Le encanta el contacto con la gente, la música y gran apasionada de la investigación dentro del ámbito de la neurociencia.

This post is also available in: Francés Alemán Ruso