¿Qué es la esquizofrenia? Desmontamos 5 mitos sobre esta enfermedad

La esquizofrenia es un trastorno mental que provoca que sea difícil distinguir entre lo que es real y lo que no, lo que provoca un comportamiento social anormal. Entre sus síntomas encontramos delirios, trastornos en el pensamiento y escuchar voces, pero las películas y series de televisión han distorsionado nuestra visión de qué es la esquizofrenia y nos han hecho creer muchos otros mitos sobre esta enfermedad que no son ciertos.

En el cine se suele representar a los esquizofrénicos como personas peligrosas o asesinos en serie, este es el estereotipo más extendido, pero el testimonio de Amanda Davenport, una mujer que sufre este trastorno en la vida real, nos muestra que es lo que tenemos que creer y que no.

Qué es la esquizofrenia

Amy Wilbanks Bad Mommy Morning

1. Las voces no son de personalidades múltiples

“Las ‘voces’ que escucho no son demasiado diferentes de las voces autocríticas que cualquiera tiene en su cabeza, salvo que yo las escucho más claramente, como si fuera alguien que está al lado mío. Ah, y son malvadas. Hay dos voces masculinas distintas que escucho. Una me dice que tengo que lastimarme a mí misma o a otras personas. Otra me insulta”, nos cuenta Amanda.

Muchas películas han hecho creer que los esquizofrénicos tienen personalidades múltiples y esto ha causado bastante confusión sobre este trastorno. En algunas obras de ficción el propio asesino no sabe que lo es porque no se ha dado cuenta de que tiene doble personalidad. Para saber qué es la esquizofrenia en la vida real, tenemos que saber que las voces no se apoderan del enfermo ni lo convierten en una persona distinta, él es consciente de ellas y tiene el control.

2. Las voces no te obligan a ser violento

“Cuando todo esto empezó, una de las voces comenzó a darme gráficas instrucciones para asesinar a un profesor particularmente molesto que tuve. Esto me alteró, por decir lo menos. Fue antes de que yo supiera que todo el mundo me vería como una potencial asesina serial, así que fui a la consejera de la escuela, le conté lo que me sucedía y, en efecto, perdió la cabeza. Es una reacción entendible, pero el miedo a obtener esa reacción es lo que impide a muchos esquizofrénicos obtener ayuda”

Para explicar qué es la esquizofrenia realmente, es importante dejar claro que la tasa de crímenes entre esquizofrénicos no es mayor que en el resto de la población. A la mayoría de esquizofrénicos no les gustan las voces que escuchan, así que lo normal es que eviten hacerles caso a toda costa. Amanda asegura que lo más cerca que ha estado de reaccionar violentamente fue por un medicamento que provocaba cambios de humor.

3. No es fácil saber si alguien padece esquizofrenia

“Muchos de los síntomas en realidad pueden ser confundidos con un comportamiento extraño o torpeza social. Incluso el propio doctor de mi familia se sorprendió al enterarse que yo era esquizofrénica; me dijo ‘pareces tan normal’.”

Lo que dice Amanda es cierto, podrías estar al lado de un esquizofrénico ahora mismo y no darte cuenta.

4. Los esquizofrénicos tienen que tomar una fuerte medicación para controlarse

“En un momento, yo estaba tomando 23 medicamentos distintos. Todos los antipsicóticos tienen horribles efectos secundarios, que a su vez deben ser tratados con nuevos medicamentos, que a su vez tienen otros efectos secundarios, y todo se vuelve un círculo vicioso.”

Aunque esta enfermedad no se puede curar si puede ser tratada, y en ocasiones muchas de las reacciones de los que la sufren se deben a efectos secundarios de su medicación y no a la enfermedad en sí. En algunos casos puede parecer que alguien necesita ayuda, pero quizás esté recibiendo demasiada.

5. La enfermedad la crean los demás

“Todas las cosas horribles que la gente piensa sobre los esquizofrénicos pueden resultar peores de sobrellevar que la propia enfermedad. Yo me quedé embarazada y estaba preocupada por los posibles efectos de los medicamentos durante el embarazo, así que pregunté en un foro online para mujeres embarazadas si alguna había tenido alguna experiencia similar. Las reacciones se dividieron en dos. Por un lado la turba que quería venir a buscarme con antorchas y tridentes, y por otro, las mujeres que me decían que era egoísta por tener un bebé que probablemente se vería expuesto a mi enfermedad y la heredaría”.

Los que padecen enfermedades mentales ya lo pasan demasiado mal como para que alguien que no les conoce trate de hacerles la vida más difícil decidiendo qué es la esquizofrenia sin saber gran cosa del tema. Pese a la opinión que tenían los demás sobre ella, Amanda consiguió graduarse, trabajar desde casa, casarse y tener hijos, lo que en términos generales es una vida normal. Un final feliz para una historia que no tiene nada que ver con las de Hollywood

This post is also available in: Inglés Francés