Archivo de la categoría: Cociente Intelectual (CI)

Toda la información sobre los test de cociente intelectual (CI). Algunas personas lo denominan erróneamente como “coeficiente intelectual”. Diversos profesionales nos ayudan a entender qué es el CI, para qué sirven estos test, cómo se obtienen los resultados, su relación con el nivel de inteligencia o capacidad intelectual, dónde encontrar los mejores test para evaluar tu cociente intelectual, etc…

Superdotados y problemas emocionales ¿Cómo debemos afrontarlos?

Tener un hijo superdotado a menudo se ve como un orgullo y podemos creer que tiene ya el futuro asegurado. Sin embargo, no todo es un camino de rosas para los niños con una alta inteligencia. Y es que tienen un mayor riesgo de sufrir problemas emocionales, estrés, y dificultades de adaptación social. Te contamos aquí las características de las personas con altas capacidades y cómo afrontar los problemas emocionales de un niño superdotado.

¿Cuáles son los rasgos de una persona superdotada?

Además de tener una puntuación en tests de inteligencia por encima de la media, las personas superdotadas tienden a compartir ciertos rasgos. Aunque los rasgos que vamos a enumerar a continuación pueden darnos pistas de que estamos ante alguien con alta inteligencia, hay que tener en cuenta que hay muchos tipos de inteligencia, y reconocer muchos o pocos rasgos de estos en nosotros mismos no tiene por qué significar que tenemos alta o baja inteligencia, y no deben usarse a modo de diagnóstico.

Al final, las puntuaciones en inteligencia de los test, son un mero número, y eso no nos dice nada acerca de cuáles son sus puntos fuertes o débiles ni cómo se desenvuelve en su día a día.

1. Son adaptables

La mayoría de psicólogos están de acuerdo en que la inteligencia implica en cierta medida ser capaz de cambiar la conducta para lidiar de forma más eficaz con el entorno, solucionar problemas o hacer cambios a este entorno.

2. Son curiosos

Según este estudio, hay una relación entre inteligencia en la infancia y apertura a la experiencia (que incluye curiosidad intelectual) en la adultez.

3. Leen mucho

Posiblemente por su curiosidad intelectual, tienden a educarse a si mismos y leer todo lo que pueden.

4. Son abiertos de mente

Según algunos expertos, las personas abiertas de mente, aquellos que son capaces de aceptar y considerar otros puntos de vista, tienden a puntuar más alto en los tests de inteligencia.

5. Les gusta su propia compañía

La idea popular que se tiene acerca de los superdotados suele ser que tienden a la soledad. Y parece ser así. Según un estudio, las personas muy inteligentes sienten más satisfacción vital con menos interacciones sociales, comparado con personas de inteligencia media.

6. Tienen autocontrol

Las personas con alta inteligencia son capaces de superar la impulsividad, planificando, explorando estrategias y considerando las consecuencias antes de hacer algo. De hecho, este estudio mostró que aquellos participantes que mostraban más auto-control, puntuaban más alto en tests de inteligencia.

7. Tienen humor

Las personas con con altos niveles de inteligencia son más divertidas, y entienden y disfrutan el” humor negro”. Así lo sugieren este y este estudio.

Las personas que escriben viñetas más divertidas y los cómicos profesionales, según este estudio, puntúan más alto en medidas de inteligencia verbal.

8. Son sensibles a las experiencias de otras personas

Las personas con una alta inteligencia emocional son capaces de sentir empatía, de comprender las necesidades y emociones de uno mismo y de los demás.

9. Tienen pensamiento divergente

Las personas inteligentes tienden a tener creatividad, y a encontrar soluciones a los problemas que se salen de lo “cotidiano”, esto es lo que se denomina pensamiento divergente o “pensar fuera de la caja”.

¿Tienen los superdotados unas características emocionales diferentes?

Según algunos estudios, como este, las personas con alta inteligencia tienen un mayor riesgo de padecer problemas emocionales, ansiedad, trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), autismo e incluso enfermedades inmunológicas, que personas de inteligencia media.

A raíz de los resultados de este estudio, los investigadores propusieron su teoría de la integración cuerpo-cerebro, que sugiere que las personas con capacidad cognitiva superior, reaccionan emocional y conductualmente de forma mucho más intensa a su entorno. Debido a una consciencia mayor ante su entorno, estas personas tienden a tener un sistema nervioso mucho más reactivo. Esto se traduce en que, ante una incomodidad menor, como una etiqueta de la ropa, o un sonido desagradable, se puede disparar una respuesta de estrés crónico, que puede fomentar trastornos del estado de ánimo, ansiedad, e incluso alteraciones de la respuesta inmunitaria.

Esa tendencia a la reactividad excesiva hace a las personas con alta inteligencia más sensibles al rechazo, a sentir más presión y estrés, lo que empeora la situación de niños que ya de por sí tienen una mayor presión por rendir y dificultad en la adaptación social por el hecho de ser “diferentes” al resto.

Emociones, rechazo y adaptación social

A los estresores habituales de los niños, los niños superdotados tienen dilemas únicos que aumentan su estrés.

Debido a sus altas capacidades cognitivas, estos niños tienden a ser más perceptivos que otros al detectar información del ambiente, por lo que pueden ser más sensibles a los juicios de los demás (tanto reales como percibidos), y también se pueden sentir sobrecargados de información. Esto puede dificultar la adaptación social en la escuela, y pueden sentirse aislados.

Presión y miedo al fracaso personas superdotadas

Los niños superdotados suelen sentir mucha presión escolar. Aunque muchos necesitan cierto tipo de presión para evitar el aburrimiento en clase, las demandas y la competición con otros niños superdotados les puede provocar un estrés excesivo.

Los padres pueden tener también unas altas expectativas con respecto a su hijo, lo que le añade más presión por intentar cumplirlas.

Puede que trabajen muy duro por mantener el ritmo, y mantenerse al frente de la clase, esto puede ser un estado muy perjudicial tanto físicamente como mentalmente. El estrés puede crear un círculo vicioso, ya que dificulta la concentración, la memoria, y el aprendizaje.

Por ello es importante saber cómo detectar el estrés en niños.

Algunos de los síntomas de estrés pueden ser:

  • Síntomas físicos como dolor de tripa, de cabeza, tartamudear, tics…
  • Negatividad hacia el colegio.
  • Problemas de sueño, baja energía, cansancio (en adolescentes los cambios en los patrones del sueño son normales).
  • Irritabilidad, inseguridad, bajo estado de ánimo, problemas para tomar decisiones.
  • Sobre-reacciona ante dificultades del día a día.
  • Busca constantemente apoyo y consuelo.
  • Problemas de conducta, agresividad, intenta llamar la atención.
  • No se muestra emocionado o contento ante logros, actividades o amigos.

Los niños superdotados puede intentar gestionar este estrés y presión de distintas maneras:

  • El niño puede dejar de intentar cosas por miedo a fallar. Vinculan la valía personal y su identidad con grandes logros. Y cualquier fracaso es golpe duro a su autoestima.
  • Intentar ir por el camino “facil”. Algunos niños intentan simplemente ocultar sus altas capacidades para fomentar la aceptación social o ir por el camino más fácil. Esto les hace aburrirse en la escuela y fomentar sensación de culpa y fracaso más adelante en su vida.
  • Intentarlo demasiado, con muchas actividades, y buscando la perfección en cada detalle.
  • El escape, mediante drogas, alcohol, comer demasiado, dormir mucho o muy poco, aislamiento…

¿Cómo evitar los problemas emocionales con los niños con alta capacidad?

Los niños superdotados pueden mostrar una gran madurez en algunos aspectos, pero también tienen un mayor riesgo de sufrir dificultades socio-emocionales si sus necesidades no se ven satisfechas.

Los niños con una gran inteligencia pueden mostrar una mayor consciencia de su entorno, ansiedad, perfeccionismo, estrés y dificultades con las relaciones con sus iguales y preocupaciones con su identidad. Es por ello por lo que los padres, adultos y cuidadores han de ser sensibles a las necesidades específicas del niño y ayudarle a fomentar una buena salud socio-emocional.

Es importante tener en cuenta que:

  • Un niño superdotado en algunas áreas, no significa que lo sea en todas.
  • No todos los niños superdotados son iguales, cada uno tiene características y necesidades particulares.
  • No hay una receta única para mantener el equilibrio emocional.
  • Los progenitores necesitan modelar una buena gestión emocional y guiar a su hijo y darle herramientas para reducir su ansiedad y estrés.
  • Pon el foco en el esfuerzo, más que en el talento innato. A menudo, los niños superdotados están acostumbrados a tener buenos resultados sin esforzarse demasiado. Pero cuando se enfrentan a una tarea que necesita más dedicación, pueden sentirse que han llegado a su límite y sentirse frustrados.
  • No compares a tu hijo con otros. Asegúrate de que tu hijo sabe que le quieres tal y como es y aprecias su singularidad. Apoya el camino que quiera tomar, aunque no sea el más prestigioso.
  • Encuentra un equilibrio en el horario de tu hijo, entre actividades y diversión. Ayúdale a encontrar actividades que disfruten y promuevan su expresión, como la escritura, el arte, la música o actividad física. Favorece oportunidades de tiempo no estructurado (sin normas ni objetivos concretos), y evita que el tiempo libre o el ocio se convierta en una presión más.
  • Piensa si el ambiente educativo de tu hijo encaja con sus necesidades, temperamento y estilo de aprendizaje. Pregúntale acerca de sus profesores y materias favoritas, y sobre lo que le gusta más y menos del colegio.
  • Aunque sea un niño inteligente, sigue necesitando una educación emocional. Descubre aquí consejos para desarrollar la inteligencia emocional de tus hijos.

¿Qué debemos hacer para ayudar con los problemas emocionales si nuestro hijo es superdotado?

¿Cómo ayudar a nuestro hijo superdotado con sus problemas emocionales?

Una dosis de perspectiva, apoyo, humor y motivación pueden marcar la diferencia. Anima a tu hijo a:

  • Tomarse un descanso. Planifica momentos de diversión, de actividades agradables como salir a dar un paseo, escuchar música. Apoya a tu hijo a no hacer nada, para variar, aunque sea solo un rato.
  • Rebajar su perfeccionismo. Céntrate en el esfuerzo y en la mejora personal más que la comparación con otros. No tiene por qué ser excelente en todo, o perfecto. Recuérdale que es valioso por quien es, no por lo que hace o consigue.
  • Pasar tiempo con su familia y amigos. Ayúdale a desarrollar habilidades sociales, animándole a pasar tiempo con personas con las que pueda ser él mismo, que le apoyen, que puedan escucharle y ayudarle a encontrar soluciones.
  • Ser asertivo, aprender a decir que no y a comunicarse correctamente.
  • Encontrar soluciones a sus problemas
  • A hacer ejercicio y alimentarse de forma saludable. La actividad física es una manera estupenda de liberar estrés, mejorar su estado de ánimo y su concentración. La alimentación saludable nos asegura que tenemos los nutrientes adecuados para enfrentarnos al día a día, y mucho más si la alimentación se realiza en familia. Descubre aquí cómo le afecta al cerebro lo que comemos.
  • Seguir siendo un niño. Aunque parezca muy maduro y se pueda hablar de muchas cosas con él, sigue siendo un niño, y necesita límites, valores, y guía por nuestra parte. Está muy bien ayudarles a tomar sus propias decisiones y fomentar su independencia, pero todavía no han vivido lo suficiente como para saber que sus actos tienen consecuencias, y que es importante valorarlas. Tu ayuda y guía va a contribuir a reducir su estrés e inseguridad.

Inteligencia Emocional: entrena tus emociones

Todos conocemos el concepto de Inteligencia Emocional, pero ¿cómo la entrenamos?. Las emociones juegan un papel muy importante en nuestro día a día. ¿De qué manera influyen las emociones en nuestras decisiones diarias? ¿en las decisiones de nuestro trabajo ponemos en marcha nuestra Inteligencia Emocional? ¿y en la educación de nuestros hijos? La Inteligencia Emocional es una capacidad con la que nacemos pero que se debe trabajar cada día. En este artículo aprenderemos nuevas maneras de conocer nuestras emociones.

¿Por qué es importante la inteligencia emocional?

¿Qué es la Inteligencia Emocional? 

El concepto de inteligencia emocional ha sido definido de múltiples maneras, sobre todo debido a los dos términos que la forman: inteligencia y emoción. La inteligencia es la capacidad de resolver problemas, aprender a través de nueva información y crear nueva información. Por otro lado, la emoción es una alteración del ánimo producido por factores externos (al recibir una sorpresa, al darnos una noticia…) o internos (cuando nos preocupa alguna cosa, tenemos un mal día…), y en base a este acontecimiento nuestro cuerpo produce una acción adaptativa. Por tanto, la inteligencia emocional sería la capacidad de conocer y gestionar nuestras propias emociones, y reconocerlos tanto en nosotros mismos como en los demás.

El termino fue popularizado por Daniel Goleman, pero este concepto surgió hace varias décadas y tiene sus inicios con Thorndike quien la define como la habilidad para comprender y dirigir a las personas. Goleman divide la inteligencia emocional en cinco componentes: autoconciencia, autorregulación, automotivación, empatía y habilidades sociales.

 Cambia tu atención y cambiarás tus emociones. Cambia tu emoción y tu atención cambiará de lugar. Frederick Dodson

Este concepto también fue incluido dentro de la teoría de las inteligencias múltiples, en las dos inteligencias denominadas intrapersonal e interpersonal. La inteligencia intrapersonal es la capacidad de percibirnos a nosotros mismos y dirigir nuestra propia vida. Por otro lado, la inteligencia interpersonal es la capacidad de percibir, en base a personas o factores externos, diferencias en relación a sus estados de ánimo, motivaciones o temperamento.

En definitiva, la inteligencia emocional es la capacidad que tenemos para procesar la información sensorial y, adaptar nuestra conductas y pensamiento a una determinada situación o contexto.

Elementos de la Inteligencia Emocional

La inteligencia emocional está formada por cinco componentes:

Autoconocimiento emocional

Es el conocimiento de nuestras propias emociones y en cómo estas nos afectan. Es importante reconocer como nuestro estado de ánimo puede influir en nuestros comportamientos, nuestra capacidad, y cuáles son nuestros puntos fuertes y débiles.

Autocontrol emocional

Es la capacidad que nos permite reflexionar sobre nuestras emociones y llegar cómo poder llegar a dominarla. Esta habilidad permite detectar cómo son nuestros patrones emocionales y cómo actuar ante ellos.

Automotivación 

Consiste en la capacidad para enfocar las emociones hacia unos objetivos, y así ser capaces de mantener la emoción durante todo el proceso. Es importante esta iniciativa para la proactividad y para la resolución de imprevistos.

Reconocimiento de emociones en los demás o empatía

La empatía es la habilidad para la detección de emociones ajenas. Esta aptitud nos permite establecer vínculos más estrechos y duraderos con las personas que nos relacionamos en nuestro entorno.

Relaciones interpersonales  o habilidades sociales

El establecer buenas relaciones con los demás es importante para la propia felicidad y salud emocional. Para ello es importante no sólo la capacidad de empatía, sino otras habilidades sociales más como la asertividad, la escucha activa…

Test Cognitivo Online de CogniFit: Evalúa de forma clínica y rápidamente tu funcionamiento cerebral, identifica tus habilidades cognitivas. Los resultados que proporciona este test neuropsicológico son muy útiles para ayudar a determinar si los cambios cognitivos que experimenta una persona son normales, así como conocer mejor nuestras capacidades. Obtén tus resultados en menos de 30-40 minutos. CogniFit es la herramienta de evaluación cognitiva más recomendada y utilizada por profesionales.

Tipos de Inteligencia Emocional

Cuando hablamos de inteligencia emocional podemos hacer referencia a dos tipos de inteligencia: inteligencia interpersonal e inteligencia intrapersonal o personal.

La inteligencia interpersonal implica la capacidad de establecer relaciones con otras personas. En cambio, la inteligencia intrapersonal es el conocimiento de uno mismo y todos los procesos relacionados, como la autoconfianza ya automotivación.

La inteligencia intrapersonal o personal

Está formada por una serie de competencias que determinan el modo en que nos relacionamos con nosotros mismos. Para ello tendríamos que tener en cuenta cuatro componentes:

  • Conciencia de uno mismo: tomar conciencia de uno mismo y de nuestras capacidades (fortalezas y debilidades), nuestras emociones e impulsos, cómo influyen en los demás nuestras emociones y conductas.
  • Autorregulación o regulación de nuestras propias emociones: es la habilidad de gestionar nuestras propias emociones e impulsos para enfocarlos hacia un foco concreto. Para ello es importante tomar conciencia de nuestra responsabilidad, darnos un tiempo para responder ante los demás (no acción-reacción), encontrar soluciones, afrontar las situaciones etc.
  • Automotivación: capacidad de alcanzar y mantenerse en un estado de continua búsqueda y persistencia en la consecución de los objetivos, hacer frente a los problemas y encontrar soluciones.
  • Autorrefuerzo: bondad y pericia para darse recompensas ante determinadas situaciones y de esta manera conseguir mantener la motivación, un estado de ánimo adecuado etc.

La inteligencia interpersonal

Está compuesta por otras competencias y habilidades que determinan el modo en que nos relacionamos con los demás:

  • Empatía: es una capacidad que nos ayuda a comprender los sentimientos de los otros, facilitando también la comprensión de los motivos de su comportamiento. Este rasgo nos permite prevenir importantes conflictos. No nacemos siento empáticos, sino que vamos adquiriendo esta capacidad en nuestro desarrollo emocional y social comenzando a desarrollarse desde nuestra infancia. La empatía presupone tres condiciones básicas: vivir como pensamos, aceptación incondicional positiva del otro y esfuerzo por ponernos en el lugar del otro sin dejar de ser uno mismo.
  • Habilidades sociales: Es la cualidad que tenemos para relacionarnos con los demás. Dentro de estas habilidades nos encontramos la asertividad que es una estrategia de comunicación que nos permite defender nuestros derechos y expresar nuestra opinión, gustos e intereses, de manera libre y clara, sin agredir a otros y sin permitir que nos agredan.

Cómo se utiliza la Inteligencia Emocional

El propósito final de todas nuestras acciones como ser humano es la búsqueda del equilibrio emocional. El balance a nivel emocional se obtiene cuando cada emoción y sentimiento crea en nosotros la función para la cual ha sido desarrollada. Por ello es importante el saber distinguir entre nuestras diferentes emociones, saber trabajarlas, aceptarlas y expresarlas.

La importancia del trabajo de la inteligencia emocional se debe a la necesidad de encontrar una estabilidad ante las diferentes situaciones de nuestro día a día. Por ejemplo, ¿qué hacer ante un enfado? Una persona con inteligencia emocional sabría que el enfado tiene como objetivo el poner límites o tomar decisiones y trabajaría en el enfoque hacia ello. También aprenderían a expresar el enfado de manera saludable tanto para sí mismo como para los demás.

La inteligencia emocional ha sido relacionada positivamente con otros conceptos muy importantes. Se ha establecido que las personas con alta inteligencia emocional presentan una mayor extraversión, mayor amabilidad, mayor estabilidad emocional, mayor apertura o conciencia. En cambio, se relaciona de forma negativa con el neuroticismo, consumo de sustancias y problemas psicosociales. En relación con otros conceptos, si presentamos un nivel adecuado de inteligencia emocional se observará:

  • Confianza
  • Curiosidad
  • Intencionalidad
  • Autocontrol
  • Creatividad
  • Capacidad de comunicación y cooperación con los demás: mejora las relaciones personales y ayuda a desarrollar la empatía, la integridad y el respeto hacia los demás.

En definitiva, la inteligencia emocional es una herramienta con la cual obtenemos un mejor funcionamiento emocional en nosotros mismos, y el establecimiento de mejores relaciones sociales con los demás.

Tipos de Inteligencia Emocional

La inteligencia emocional está compuesta por diferentes factores. Solovey lo clasificó denominándolo “esferas de la inteligencia emocional”: conocer las propias emociones, manejar las emociones, la propia motivación, reconocer las emociones de los demás y manejar las emociones.

Entrenamiento de la Inteligencia Emocional

El entrenamiento de la inteligencia emocional no suele ser un proceso único, sino que aparece de manera complementaria a un desarrollo dividido por fases donde se trabajan todas las emociones. Aquí se trabajan los tres pilares fundamentales de la psicología, entre ellos, las sensaciones enfocadas desde la educación emocional y el entrenamiento en inteligencia emocional.

El proceso de puede dividir en 4 etapas:

1. Educación emocional

Es muy importante el procedimiento de psicoeducación donde se aclararía lo que es una emoción, la evolución de éstas y cómo sacarles provecho.

2. Conciencia de la localización de las emociones

Las emociones forman parte de nuestro cuerpo y es importante detectarlas en nuestro cuerpo para escucharlas y aprender a gestionarlas. Por ejemplo: el enfado a veces se detecta por un pequeño dolor de cabeza y la tristeza se detecta como un vacío en la zona del estómago. Aunque tenemos que tener en cuenta que esto es algo muy personal por lo que el terapeuta tiene que individualizar mucho el proceso y ayudar a cada persona a crear su propia enciclopedia de las emociones.

3. Regulación emocional

Esto se llevaría a cabo a través de herramientas psicológicas, como ejercicios de liberación de enfado, aceptación de las emociones (Mindfullness), etc

4. Aprendizaje en habilidades sociales

Dentro de estas habilidades incluiríamos las que hemos hablado anteriormente en el artículo. Principalmente se trabajaría la asertividad y la empatía, redirigiéndolo hacia otras situaciones que hayan surgido a lo largo de las sesiones de terapia. Por ejemplo: cómo gestionar una discusión, tomarme un tiempo para contestar etc.

CogniFit programa científico líder en entrenamiento cerebral online adaptado a tus necesidades específicas. La herramienta clínica mas utilizada y recomendada por profesiones para trabajar las habilidades cognitivas.

¿Por qué entrenar la Inteligencia Emocional?

Entrenar la inteligencia potencia muchas de nuestras capacidades como hemos visto anteriormente. Estas ventajas no sólo se presentan a nivel individual sino también a otros niveles.

Ventajas de la inteligencia emocional para el trabajo

Tenemos que tener en cuenta la variable emocional en el trabajo organizacional. Durante mucho tiempo las emociones han sido ignoradas en el contexto laboral ya que sólo se ha tenido en cuenta que un trabajo está bien hecho en base a pruebas de desempeño (técnica del trabajador) o de su currículo (preparación académica).

En la actualidad las empresas no sólo buscan competencias profesionales, sino también competencias personales, entre ellas destaca la inteligencia emocional y otras capacidades que también se podrían englobar dentro de inteligencia emocional.

En el entorno laboral actual, caracterizado por un ambiente altamente competitivo y una fuerte presión por los resultados y la eficacia, algunos de los aspectos más demandados por las empresas son: tener capacidad de escucha activa y comunicar de manera efectiva, creatividad ante obstáculos y capacidad de resiliencia, capacidad para trabajar en equipo, para negociar y resolver los desacuerdos que se presenten dentro del contexto laboral, confianza en uno mismo, motivación para trabajar…

Como podemos ver, engloba aspectos de la inteligencia emocional, es decir, la habilidad de identificar, comprender y regular las emociones propias y las de los demás.

Muchas empresas se han dado cuenta de que es importante que sus trabajadores conozcan y controlen sus emociones, y sepan reconocer las de los demás. Por ello a día de hoy se realizan actividades en la empresa para incrementar esta capacidad en sus trabajadores.

Las ventajas de la aplicación de la inteligencia emocional en las organizaciones:

  • Optimizar el desenvolvimiento laboral y la productividad
  • Mejora la comunicación y el trabajo en equipo
  • Reduce el nivel de conflicto entre trabajadores y trabajadores con empresa.
  • Mayor adaptación en los procesos de cambio en la empresa (mayor flexibilidad).
  • Disminuyen los abandonos de puesto de trabajo y despidos.
  • Mayor autoestima grupal, incremento en la satisfacción personal y el rendimiento general

Importancia de educar la inteligencia emocional desde la infancia

Es positivo educar a los niños en emociones porque durante los primeros años de vida es destacable la plasticidad cerebral. En esta etapa se producen experiencias y aprendizajes muy importantes para el enriquecimientos y adecuado desarrollo de la cognición y la afectividad.

Educamos a nuestros hijos a nivel intelectual, físico y social, pero es de igual importante la emoción. Es necesario enseñar al niño a expresar y manejar adecuadamente sus emociones a través del juego, y permitirles que vayan incorporando este aprendizaje en las situaciones de su vida cotidiana.

Importancia de la inteligencia emocional en el desarrollo infantil

Un niño o una niña con inteligencia emocional presenta una mayor confianza en sus capacidades, mantiene relaciones satisfactorias, comunica lo que piensa y lo que siente. Este tipo de niños tienen más en cuenta los pensamientos y los sentimientos de los otros, tiene recursos para la solución de conflictos etc. Esto a su vez influye en su desarrollo académico escolar. El progresivo desarrollo de la capacidad cognitiva en el niño permite que las emociones se conviertan en herramientas que ayudan a la atención y el uso del pensamiento de modo racional lógico y creativo.

Importancia de la Inteligencia Emocional

La inteligencia emocional es cada acto de aprendizaje consciente requiere la voluntad de sufrir una lesión a la propia autoestima. Es por eso que los niños pequeños aprenden tan rápido antes de ser conscientes de su propia importancia. Thomas Szasz.

Una herramienta que nos abre puertas y nos conduce hacia el desarrollo como individuos y como sociedad. Esta habilidad la podemos poner en práctica en muchos contextos y situaciones. Nos permiten conocernos un poco más cada día.

Podemos aprender y desarrollar a lo largo de nuestra vida esta capacidad, acercándonos hacia el autoconocimiento, la autorregulación, la motivación y las habilidades sociales.

¡Entrenar la inteligencia emocional es un paso más hacia la felicidad¡

Lenguaje corporal. Aprende 9 trucos de los políticos y ¡conquista el mundo!

Conocer el lenguaje corporal es imprescindible para ser un buen comunicador. ¿Sabías que más del 90% de lo que decimos lo expresamos con el cuerpo, y sólo un 10% lo acaparan las propias palabras? Conocer estos 9 trucos de lenguaje no verbal te ayudará a mejorar tanto tu lenguaje corporal, como aprender a descifrar correctamente lo que quieren decir los demás en realidad.

Lenguaje corporal: Aprende los trucos de los líderes políticos

Cierra los oídos y ¡Abre los ojos!

Habitualmente damos excesiva importancia al lenguaje verbal, prestando escasa o nula atención al lenguaje no corporal. Craso error. Cuando aprendamos el valor que hay en estos conocimientos, dejaremos de oír para ver, y de escuchar para sentir.

¿Cuántas veces has sentido que una persona no te inspira confianza, pero no sabes explicar por qué? Querido amigo; eso es tu intuición que te está mandando señales de alarma. Y habitualmente son muy certeras.

Esto ocurre cuando entre lo que dice una persona y lo que expresa su cuerpo hay contradicciones. Y tu intuición lo percibe, y lo que es más importante, lo rechaza. Podemos estar oyendo a una persona hablar con un discurso coherente e interesante para nosotros, pero no nos cala. Por otro lado, podemos estar ante un discurso que rechazamos, pero completamente cautivados por esa persona. ¿Qué es lo que está influyendo tanto en nosotros? El lenguaje corporal.

A través de este artículo descubriremos algunos trucos de lenguaje corporal de los líderes más carismáticos

La importancia de la comunicación no verbal

Los gestos, las miradas, la manera de andar y sentarse, el tono de voz…. Todo ello constituye el lenguaje no verbal. Este lo utilizamos de una manera absolutamente inconsciente, pero dice mucho más de nosotros de lo que pensamos.

Saber qué decir es tan importante como la forma de hacerlo. En menos de 30 segundos ante un desconocido, ya te has formado una primera impresión de él. Y generalmente, suele ser muy certera.

El lenguaje corporal es un lenguaje universal, de ahí que podamos extraer muchas conclusiones de una persona aunque esté hablando en polaco y no entendamos ni palabra de lo que dice. Como nuestro cerebro no se centra en escuchar el mensaje, se vuelve mucho más receptivo a cualquier movimiento que nos ofrezca información. Este es un proceso muy primitivo, y lo hemos heredado de nuestros antecesores.Si ellos no eran capaces de prestar atención al cuerpo del adversario, no estarían preparados para un ataque sorpresa…

Líderes como Kennedy, Nelson Mandela, Martin Luther King e incluso Hitler, han sabido manejar con perfección el lenguaje no verbal, para influenciar y persuadir a masas

Nuestros líderes saben jugar con el lenguaje corporal perfectamente, transmitiéndonos a cada momento sensaciones. Asesorados por sus gabinetes de imagen, cada movimiento que hacen está meditado y tiene un fin (Aunque como en la vida, unos lo hacen mejor que otros, y algunos ni con asesoramiento…)

9 Trucos de lenguaje de corporal y comunicación no verbal

Las manos y los movimientos que hacemos con ellas son un factor clave en nuestro lenguaje no verbal. Nos ponemos nerviosos cuando no podemos ver las manos de la gente. Desde un punto de vista evolutivo, es de sentido común: Teníamos que vigilar que la persona no llevara un arma en ellas…

1. Truco de lenguaje corporal: La cúpula

Juntar los dedos de ambas manos formando una cúpula es un gesto muy utilizado. Transmite que le persona está concentrada en el discurso. El triángulo que forma el antebrazo le da un aire de misticismo con efectos positivos en los oyentes.

2. Truco de lenguaje corporal: Dar palmaditas

Cuando colocamos la mano en el hombro o la espalda del otro, y le damos unas amistosas palmaditas, estamos mostrando condescendencia y dominio. Los líderes lo utilizan como truco de dominación. Es habitual ver entre saludos de ellos como el que va a recibir la palmadita retira el brazo casi imperceptiblemente hacia atrás y cuadra los hombros.

Truco de lenguaje corporal: Dar palmaditas

3. Truco de lenguaje corporal: Palmas hacia arriba o hacia abajo

Si en un discurso diriges las palmas de tus manos hacia abajo estás mostrando un control absoluto sobre tu discurso. Transmites decisión y poder.

Si por el contrario quieres transmitir confianza y cercanía, muestra las palmas de las manos, y eleva ligeramente el dedo pulgar. Infunde un sentimiento a los oyentes de honestidad. “¿Por qué iba yo a mentirles?” “No tengo nada que esconder”

Gesto muy característico de Obama, que además lo acompaña con camisas con las mangas muy ajustadas, con las que puede mostrar además parte de la muñeca.

Nunca dejes caer la mano hacia atrás doblando la muñeca, transmite inseguridad y debilidad y se carga el discurso.

4. Truco de lenguaje corporal: Abrazar a la audiencia

Con tus palmas vueltas hacia arriba, llévalas hacia afuera y hacia los lados para luego volver sobre tu torso. Este gesto batuta es muy utilizado en discursos cuando se quieres conectar a nivel emocional con la audiencia.

5. Truco de lenguaje corporal: Apretón de manos

Para los políticos es toda una competición. De cara al público y a la prensa, gana el que se le ve la mano en el apretón. Al que no se le ve, pierde.

6. Truco de lenguaje corporal: La importancia del cuerpo

Una anécdota que se cuenta acerca de Bush es como pasaba olímpicamente del protocolo y cuando recibía invitados en la Casa Blanca, se ponía a la izquierda de ellos en vez de a la derecha. Con esto conseguía acaparar todas las miradas y flashes él, mientras que al invitado lo forzaba a dar la espalda al público. Claro que luego también a él le pasaban cosas imprevistas…

7. Truco de lenguaje corporal: Las pequeñas olas

Gesto antiguo donde los haya, pero lo siguen realizando multitud de políticos. Al entrar o salir del atrio, hacen un gesto de reconocimiento o un guiño a la audiencia, de manera que visualmente se transmite un apoyo muy grande por parte del público hacia él.

8. Truco de lenguaje corporal: Jugar con los ojos

Ábrelos para resaltar lo que estás diciendo, y entreciérralos para mostrar decisión y firmeza. También sirve para retar a los oponentes de que no existe discusión alguna sobre ese punto.

9. Truco de lenguaje corporal: Las posturas congruentes

Una forma de análisis corporal divertida es fijarte en la posición corporal cuando hay un debate. Los líderes tienden a “igualar” sus posturas corporales cuando están de acuerdo, y te darás cuenta de que lo hace en forma de espejo.

El principio del todo: Los inicios del lenguaje no verbal

Este debate ha sido el primer debate político televisado en la historia. En 1960, J.F Kennedy y R. Nixon, protagonizaron lo que en su día impuso las bases de la política y el lenguaje no verbal. Nixon subestimó a J.F.K, se negó a maquillarse, se presentó con un traje gris que en aquellos entonces, con la televisión en blanco y negro no resaltaba nada, quedando así en segundo plano tras un Kennedy moreno del sol, con un traje oscuro, y con una pose y gestualidad muy estudiada. Hasta el punto de que consiguió la victoria. Tras la derrota, Nixon afirmó lo siguiente:

“Confiad plenamente en vuestro productor de televisión, dejadle que os ponga maquillaje incluso si lo odiáis, que os diga como sentaros, cuales son vuestros mejores ángulos o qué hacer con vuestro cabello. A mí me desanima, detesto hacerlo, pero habiendo sido derrotado una vez por no hacerlo, nunca volví a cometer el mismo error”

Os animo a que lo veáis y juguéis a encontrar algunos trucos de los que hemos visto anteriormente.

La clave siempre está en ser, hacer, y parecer….

Técnicas de asertividad para mejorar tus relaciones sociales

Seguro que al menos alguna vez has podido sentir que una conversación se te ha ido de las manos, que de repente te ves envuelto en una situación que no te gusta nada. Y, es más, no sabes ni cómo has llegado hasta ella… 

Alguna vez también habrás sentido que deberías haber dicho no a tiempo… que realmente no sabes porque sigues quedando con esa persona…

En el trabajo has podido aceptar culpas o responsabilidades que no te correspondían. ¿Te suenan demasiado estas situaciones? ¿Te sientes identificado con algunas o varias de ellas? 

Entonces quizás ha llegado el momento de que aprendas algunas técnicas que te permitan desarrollar tu asertividad para mejorar tus habilidades sociales

Técnicas de asertividad

En este post aprenderás a identificar cual es tu patrón de conducta ¿Qué pasa si descubres que no es el más adecuado? Aquí te proponemos también, una seria de técnicas de asertividad que te permitirán mejorar tus habilidades sociales. ¡Toma el control y consigue que tus relaciones sociales sean más plenas y sanas! 

¿Qué es la asertividad y cómo utilizarla para mejorar tus habilidades sociales?

¿Qué es la asertividad? La asertividad consiste en la capacidad de expresar nuestros derechos y necesidades de una manera eficaz, sin dejarnos pisar, ni ser agresivos. Se trata de un comportamiento social que permite hacer nuestras relaciones sociales más favorables. ¿Qué ocurre cuando no somos capaces de comunicar nuestras necesidades de una manera asertiva? que incurriremos en estilos de afrontamiento erróneos, como el estilo pasivo o el agresivo.

Cuando no actuamos de forma asertiva, pueden darse dos tipos de conducta ineficaces:

  • Responder de una manera pasiva ante el entorno
  • O responder de una manera agresiva.

Ambas dos son herramientas ineficaces que a la larga te generarán más problemas en tus relaciones sociales. Cambiar de estilo no es una tarea fácil, pero te merecerá la pena.

Técnicas de asertividad para mejorar tus habilidades sociales

¿Qué es el estilo de conducta pasivo?

El estilo de conducta pasivo, sucede cuando la persona es incapaz de expresar abiertamente sus sentimientos, deseos, opiniones o necesidades. Si las expresan, incurren en la auto-justificación, y disculpas. El pánico que tienen al conflicto, es la base de este tipo de conducta, caracterizado además por una baja autoestima y un grado de frustración alto al ver que no respetan sus propios derechos. Estas personas no son conscientes del grado de vulnerabilidad al que llegan.

¿Qué es el estilo de conducta agresivo?

El estilo de conducta agresivo, se da cuando la persona si es capaz de expresar sus necesidades. No obstante, lo hacen de una manera poco apropiada o impositiva, de manera que las personas que interactúan con ellos pueden sentirse pisoteados o no respetados en sus derechos básicos. Pueden incurrir en la violencia verbal y en la amenaza, aunque muchas veces pueden actuar de manera mucho más sutil, como la humillación o la degradación progresiva.

El estilo de conducta pasivo se caracteriza por una violación de los derechos, el estilo agresivo por una defensa de ellos, El estilo asertivo consiste en la exposición directa de estos derechos propios, sin desconsiderar a los demás y sin crear o sentir vergüenza.

La comunicación con los demás puede suponer, a veces, una fuente de estrés al no saber expresar y defender nuestros derechos sin incurrir en los estilos de conducta descritos anteriormente. Aprender a ser asertivo te supondrá una relajación ante las situaciones sociales. El ser asertivo es una filosofía de vida en la que prima el respeto a los demás, y fundamentalmente a ti mismo.

El problema surge cuando entramos en conflicto entre lo que queremos hacer, y lo que creemos que “debemos” hacer.

Por ejemplo, ¿Alguna vez no te apetece nada acudir a una cena, y te sientes egoísta, y fatal, porque piensas que desatiendes a la otra persona si antepones tus necesidades a las suyas?

Este tipo de dilemas, a veces, puede suponer ansiedad o sentimiento de culpabilidad, lo que te deja sumamente vulnerable a manipulaciones emocionales de cualquier tipo. Si interiorizas el siguiente decálogo estarás más preparado para decir no, sin sentirte culpable. Conocer estas técnicas de asertividad te ayudará a mantener tu identidad, tener una autoestima positiva y ser capaz de responder asertivamente a los conflictos de intereses.

Para ser asertivo resulta fundamental que conozcas tus derechos. Muchos autores han elaborado listas más o menos complejas acerca de estos derechos. Yo quiero que conozcas la del psicólogo Manuel J. Smith, publicada por primera vez en su libro “Cuando digo no, me siento culpable”.

Smith, de una manera sencilla y directa, propone un decálogo que te servirá como guía en la que basar tu comportamiento asertivo.

Decálogo de los derechos asertivos Manuel J.Smith

  1. Tenemos derecho a juzgar nuestro propio comportamiento, nuestros pensamientos y nuestras emociones, y a tomar la responsabilidad en su iniciación y de sus consecuencias.
  2. Tenemos derecho a no dar razones o excusas para justificar nuestro comportamiento.
  3. Tenemos derecho a juzgar si nos incumbe la responsabilidad de encontrar soluciones para los problemas de otras personas.
  4. Tenemos derecho a cambiar de parecer.
  5. Tenemos derecho a cometer errores y a ser responsables de ellos.
  6. Tenemos derecho a decir “no lo sé”.
  7. Tenemos derecho a ser independientes de la buena voluntad de los demás antes de enfrentarnos con ellos. (Tenemos derecho a ser independientes del afecto de los demás para relacionarnos con ellos).
  8. Tenemos derecho a tomar decisiones ajenas a la lógica.
  9. Tenemos derecho a decir “no lo entiendo”.
  10. Tenemos derecho a decir “no me importa”.

Una vez que conocemos los estilos de conducta posibles, y el decálogo de los derechos asertivos universales, está en nuestra mano la manera en la que queremos dirigirnos al mundo. Si tu elección es desarrollar un estilo de conducta asertivo, no siempre te va a resultar fácil, pero te aseguro que es el más gratificante de todos ellos. Como al principio cualquier cambio cuesta, a continuación voy a contarte una serie de técnicas de asertividad que te ayudarán a ponerla en práctica de una manera efectiva, para que poco a poco vaya saliéndote más natural. Te serán sumamente eficaces ante situaciones en las que alguien intente imponerte sus criterios, y son una defensa vital contra la manipulación.

Técnicas de Asertividad ante confrontaciones o manipulaciones

1. Técnica del disco rayado para mejorar tu asertividad

Mantén tu punto de vista o tu opinión imperturbable, por mucho que el interlocutor intente llevarte a su terreno. Es fundamental que te mantengas tranquilo, sin cambios en la voz o en tu discurso. Para reconducir la dirección de la conversación provéete de muletillas como “si, pero…” “estoy de acuerdo, pero….” “Si, pero yo decía….” evita las trampas verbales y conseguirás tu objetivo.

2. Técnica del compromiso viable para mejorar tu asertividad

Cuando hay un enfrentamiento de posturas y el “perder” no se hace aconsejable. De esta manera antes que perder, dale un margen de maniobra al interlocutor, de tal manera que sea consciente de las pérdidas que puede acarrearle la discusión y de esta manera llegar a un acuerdo ambos cediendo en algunas partes.

3. Técnica del Fogging o “Banco de niebla” 

Esta técnica de asertividad, consiste en ceder aparentemente terreno, pero sin hacerlo realmente. Procura no negar lo que dice el interlocutor, pero tampoco le ataques. Puedes estar de acuerdo en parte, lo que te permite aceptar opiniones de otros sin compartirlas. Es muy eficaz en casos de manipulación abierta, pero no debes usarla muy a menudo porque perderá eficacia.

4. Técnica de la pregunta asertiva

Cuando estas siendo criticado por el interlocutor, ésta técnica de asertividad te otorgará ventaja. Básicamente lo que tienes que hacer es incitarle a que te critique para obtener más información, para saber si la crítica es constructiva, o por el contrario manipulativa. De esta manera consigues “desarmarle”, sabiendo si la persona pretende un ataque personal, consiguiendo además que se replantee si su crítica es objetiva.

5. Técnica del quebrantamiento del proceso

Si la conversación empieza a ir por derroteros que pueden llevar a la agresividad o la descalificación, es el momento de utilizar esta técnica de asertividad. El objetivo consiste en romper con la espiral de agresividad que genera el interlocutor. Contesta a la provocación con monosílabos; “si…” “quizá…” “no…”

6. Técnica del procesamiento del cambio

Esta técnica de asertividad consiste en desviar el foco de atención. Desplaza el tema para ver qué es lo que ocurre realmente entre el interlocutor y tú.

7. Técnica del aplazamiento asertivo

Utiliza esta técnica de asertividad cuando veas que estás a punto de perder el control de la situación. Si no eres capaz de mantener un tono de voz moderado, o crees que vas a entrar en descalificativos con la otra persona, lo mejor es el aplazamiento asertivo. Gana tiempo para poder responder de una manera inteligente y competente.

8. Técnica de la “XYZ + R” para mejorar tu asertividad

Esta técnica de asertividad, desarrollada por las psicólogas Bach y Forés, sintetiza en una fórmula la esencia del comportamiento asertivo.

Muchas veces la mejor técnica consiste en expresar, de una manera asertiva, que es lo que sentimos ante la actuación del otro, pero no limitarnos sólo a una crítica destructiva. Para convertirla en constructiva, explicaremos como nos hace sentir su comportamiento y además nos comprometeremos a mejorar también el nuestro, de manera que intentaremos que no vuelva a ocurrir esta situación en el futuro.

“Cuando haces o dices X, me siento Y, y me hubiese gustado que hicieses Z. Además, podemos incorporar a la ecuación la R, por mi parte me comprometo a…”

X “Cuando haces o dices…” Procura que al exponer lo que te ha molestado o herido hables del comportamiento y no de la persona. Intenta no utilizar palabras como “nunca” o “siempre” y juzga la conducta de una manera objetiva.

Y” Me siento…” es importante hacerlo sin dramatizar, y también deja que la persona te explique cómo se ha sentido ella ante esa misma conducta. Evita los juicios de valor y céntrate en el sentimiento que te ha producido.

Z “Me hubiese gustado que…” a este paso ya nos cuesta más llegar. Habitualmente nos centramos en la X y en la Y, no dando la oportunidad al interlocutor de saber qué es lo que nos hubiese gustado a nosotros. Nos centramos en la crítica y no vemos más allá, provocando que la misma situación se repita en el futuro. Si proponemos una alternativa de cambio, nos acercaremos más a la solución del problema.

R “Por mi parte me comprometo a…” el gran olvidado en las confrontaciones. Puede parecer que cedemos terreno al comprometernos a R, sin darnos cuenta que los primeros beneficiados vamos a ser nosotros. Es un ejercicio de autocrítica, y muchas veces nos cuesta hacerlo. Si lo conseguimos, adquiriremos responsabilidad ante la situación y aprenderemos a poner un poquito más de nuestra parte.

¿Lo ponemos en práctica?

Recuerda que los demás nos tratan como les enseñamos a tratarnos….

Aprender a tomar decisiones difíciles: 7 pasos para lograr tus metas

Cómo aprender a tomar decisiones difíciles. Tomar decisiones inteligentes en momentos difíciles suele ser todo un reto ¿Alguna vez te has quedado paralizado/a sin saber cómo reaccionar? ¿O has tomado una decisión que no te acerca a la meta que quieres conseguir? La toma de decisiones es una habilidad cognitiva que se puede entrenar: En este artículo conocerás las herramientas, estrategias y recursos, que te ayudarán a reaccionar de de forma más rápida, inteligente y eficaz ante los momentos difíciles. ¡Conseguir lo que deseas es más fácil si sabes tomar las decisiones adecuadas!

Hay muchos tipos de decisiones. Las personas adultas, desde que nos levantamos hasta que nos vamos de nuevo a dormir, afrontamos miles de decisiones diarias. Aprende a reconocer qué decisiones tendrán mayor repercusión y a actuar en consecuencia.

La terapia de solución de problemas que veremos, te permitirá mejorar tus habilidades en la toma de decisiones, y afrontar mejor las situaciones estresantes en tu día a día. Cualquier decisión que tomes encadena nuevos eventos ¡Aprende a tomar mejores decisiones!

Cómo aprender a tomar mejores decisiones en momentos difíciles

La toma de decisiones es una constante en nuestras vidas. Unas decisiones nos llevarán a otras, y en muchas ocasiones no dejarán de ser anécdotas de nuestro día a día: A qué hora nos levantamos un domingo, coger un paraguas cuando vemos nubes grises en el cielo, subir por las escaleras o en ascensor… A priori, no se trata de decisiones que podamos considerar difíciles. Pero, sin dejar de subestimar las pequeñas elecciones diarias, hay un grupo selecto de decisiones que tendrán una gran importancia a medio y largo plazo en nuestras vidas. Por esta razón, aprender a decidir lo que nos conviene en esas situaciones que resultan más difíciles requiere ejercitar el pensamiento racional y lógico.

Por ejemplo, apuntarse al gimnasio, matricularse en una universidad, aceptar un trabajo en otra ciudad a cientos de kilómetros de casa, y elegir el nombre de un hijo o hija son el tipo de decisiones que requerirán un mayor esfuerzo y tiempo de reflexión por nuestra parte.

En Psicología, la toma de decisiones se describe como un proceso cognitivo superior, es decir, que se apoya en otros procesos psicológicos como la atención, la memoria operativa, la capacidad y velocidad de procesamiento, el lenguaje, el pensamiento deductivo, la planificación, la supervisión, la creatividad… Como ves, tomar una decisión inteligente y racional es algo complejo para nuestro cerebro. Pero, gracias a la plasticidad cerebral, y a nuestra capacidad de aprendizaje, podemos mejorar las funciones cerebrales y procesos cognitivos, y aprender nuevas estrategias cerebrales que nos permitan tomar mejores decisiones. 

Cualquier persona tiene la capacidad de entrenar y mejorar sus habilidades cognitivas para afrontar los problemas o decisiones cotidianas de forma más adaptativa. ¡Conoce las estrategias TSP o Terapia de Solución de Problemas.

La TSP o Terapia de Solución de Problemas nos enseña desde una perspectiva cognitivo-conductual a afrontar los conflictos de la vida cotidiana. La persona se involucra de manera activa en un proceso, que comienza mucho antes desde su motivación, para afrontar las diferentes situaciones (novedad, riesgo, incertidumbre), tipos y síntomas de estrés.

Cómo tomar mejores decisiones

7 sencillos pasos para aprender a tomar decisiones difíciles


1. Identificar la decisión a tomar. 2. Definir un objetivo. 3. Orientación positiva hacia el problema. 4. Recopilar información relevante. 5. Generar alternativas. 6. Evaluación de las alternativas. 7. Toma de decisiones.

Esta estrategia, resumida aquí en 7 sencillos pasos, te ayudará a activar la vía del pensamiento racional. El pensamiento racional te permitirá tomar de forma más efectiva decisiones importantes.

Cada persona es diferente. La idea, desde la TSP (Terapia de solución de problemas), es que personalices tu propia estrategia. Puedes hacer el proceso con más o menos pasos hasta que llegues a utilizarlo de forma espontánea cuando te haga falta. Ten en cuenta que el entorno, y las situaciones en las que tendrás que afrontar la toma de decisiones serán complejas y cambiantes. Por tanto, no es una fórmula infalible que te dará la respuesta al problema. Esto es un esquema de acción.

1. ¿Cuál es la decisión a la que te enfrentas?

Definir el problema. Este paso inicial puede parecer bastante evidente pues se supone que ya estamos cara a cara ante el problema y sabemos de que se trata. Sin embargo, la toma de consciencia tiene dos ventajas: por un lado, permitirá que te acerques a esa situación concreta y situarte en el momento presente; y por otro lado, abrirá las puertas para que se inicie el proceso de toma de decisiones, es decir, que serviría de “disparador” para el resto de pasos dentro de una secuencia de acción encadenada.

2. En esta decisión ¿Cuál va a ser tu objetivo o meta?

Pensar en tus intereses en términos de corto, medio y largo plazo. Por ejemplo, ante una pequeña molestia en un diente ¿Qué elementos podrían influir a corto plazo para no acudir al dentista? Ansiedad, anticipación del dolor, miedo, dejadez, evitación, ahorro… Si consideramos la situación a largo plazo veremos que retrasar la visita al dentista puede suponer mayores complicaciones futuras: un aumento de las molestias, una mayor duración e intensidad del tratamiento médico y un coste económico más alto. Veremos que a veces, no requiere de un profundo y exhaustivo análisis o de una alta capacidad intelectual, simplemente se trata de ampliar las perspectivas.

3. ¿Tienes una visión positiva acerca de la decisión que tienes que afrontar?

Efectivamente, es muy importarte intentar tener una actitud positiva. Pero esto no significa que hay que verlo todo de color de rosa. Las personas con una actitud positiva en la toma de decisiones creen en sus capacidades y encuentran en cada situación de la vida una nueva oportunidad para aprender.

4. ¿Has buscado información significativa para la resolución del problema?

Para asegurarse que la información que estás valorando es realmente relevante, sería recomendable:

  • Centrarse en los hechos objetivos y sólo en los hechos.
  • Evitar considerar interpretaciones de tipo subjetivo y juicios con fuerte carga emocional.
  • Evitar posibles sesgos cognitivos.

El “sesgo de confirmación es la tendencia a consultar solamente con personas próximas a nosotros que comparten y apoyan nuestras opiniones. Imagínate que buscas nuevos puntos de vista para decidir si vas un paso más allá en la relación con tu pareja y le preguntas a una amiga con quien compartes opiniones sobre la vida muy similares ¿Crees que vas a obtener una visión más amplia de lo que está ocurriendo?.

Otro sesgo cognitivo es mantener “creencias resistentes”, esto son, opiniones basadas en experiencias previas sin considerar la situación actual. Por ejemplo, yo he conocido a una persona adulta a quien le preguntaron: Tu padre, ¿qué es? Y él respondió: Mi padre es banquero. La realidad era que su padre después de estar 30 años trabajando en un banco hacia dos años que estaba jubilado, y ya estaba en una nueva etapa de su ciclo vital.

5. ¿Serías capaz de pensar varias salidas para resolver una misma situación?

  • Potencia la creatividad. Se trata de generar opciones u alternativas a la situación presente, y cuántas más y más variadas mejor. Al principio no importa que sean válidas, alocadas o perfectas. ¿Has probado la Tormenta de Ideas?
  • No es momento todavía de usar el pensamiento racional o deductivo, así que no hay que juzgar ni desechar ninguna idea inicialmente por disparatada o absurda que te parezca. Es posible que algunos elementos de la idea te sean útiles para hallar una solución a posteriori.
  • Adoptar varios puntos de vista. Para ello puedes recurrir al pensamiento lateral o divergente.

6. ¿Cómo seleccionar la mejor opción?

Cada persona es diferente, ¡pero eso tú ya lo sabes! En la selección de una de las opciones posibles influirán factores personales y socio-culturales. De forma genérica, la evaluación de cada alternativa incluye:

  • Probabilidad de que la característica que estamos considerando finalmente se cumpla. Te pondré un ejemplo. Imagina que decides aceptar un nuevo trabajo porque las oportunidades de crecimiento personal que te ofrece la nueva empresa son más altas que las actuales ¿Cuál es la probabilidad que dentro de unos años tu perfil profesional mejorase y se hayan cumplido tus expectativas?
  • Evaluar las consecuencias en términos de costes-beneficios globales. Se trata de un proceso muy exhaustivo basado en la maximización, es decir, elegir la opción que tenga una puntuación más alta en todas las características comparadas posibles. Sin embargo, para una persona hacer esto es poco probable. En la vida real usamos en mayor medida un criterio de satisfacción, incluyendo en el proceso de evaluación sólo algunas características, por ejemplo, aquellas que nos parecen más deseables o accesibles.

Otros criterios que utilizamos son la satisfacción, el riesgo y la utilidad.

Aquí te dejo un enlace a un video cortito de unos 15 min. (subtitulado en castellano) donde la filósofa Ruth Chang nos enseña, de modo muy simple, una perspicaz manera de mesurar nuestras decisiones en la vida. En el fondo: “eres lo que decides”.

7. ¿Ya has tomado una decisión?

¡OK! Pues llegado a este punto te toca decidir. Elige la opción que consideres más conveniente. Recuerda lo que comentamos anteriormente: las decisiones dependen de la persona y del momento en que se toman. Es posible que dentro de unos años veas las cosas de forma diferente, desde otro tiempo y perspectiva. Pero no te atormentes por esto. No te dejes caer en el bloqueo o en la evitación.

Antes de “pasar a la acción” lleva a cabo un proceso de monitorización o revisión de la opción seleccionada mediante preguntas del tipo: ¿Responde a las necesidades planteadas?, ¿Se adecua a mis intereses u objetivos?, ¿Tengo los recursos necesarios?…

Es tiempo de pasar a la acción: ¿Cómo ejecuto la decisión que he tomado?

Elabora un buen plan con los pasos y tiempos necesarios para llevar a cabo la decisión que has tomado. No hay una regla para esto. Que sea personal y adaptado a la situación.

Por último, te recomiendo algunas técnicas de monitorización. Es conveniente estar sensible al proceso durante todas las fases pero especialmente en la ejecución:

  • Observar tu propia conducta. Supervisar lo que haces y cómo lo haces. Importante mantener la concentración.
  • Programar auto-evaluaciones. Comparar a cada fase si los resultados se van correspondiendo con lo que habías anticipado. En caso negativo, revisa de nuevo el plan.
  • Querese un poquito. Utilizar recompensas si los resultados son los esperados. A veces un refuerzo verbal inmediato es suficiente, ¡Muy bien hecho! También puede funcionar como un anticipo de una recompensa posterior, ¡Muy bien hecho te mereces una cerveza bien fría! O sino, que mejor que celebrar una decisión… ¡con otra decisión!

Aprender a tomar decisiones: auto-recompensas

Esta sería a grandes rasgos una aproximación a la toma de decisiones desde un punto de vista cognitivo-conductual. Aprender a tomar decisiones, buenas decisiones en momentos difíciles, es posible ¿Qué? ¿Qué no se parece mucho a cómo tomas tus decisiones? No te preocupes. Seguramente lo haces de forma muy parecida aunque no te das cuenta, o, quizás no sigues un proceso tan mecánico. Precisamente, el objetivo de la Terapia de solución de problemas (TSP) es que la persona llegue a automatizar el proceso y tomar decisiones, aparentemente, de forma espontánea.

Siendo sinceros, la verdad es que las personas no siempre tenemos tiempo y ganas para comportarnos de un modo tan racional y programado. Así que, en ocasiones, empleamos algo llamado “heurísticos”. Una especie de “atajos” o “intuiciones” que ahorran energía mental. Y además, no siempre lo más lógico es lo más adecuado en ese momento o aquello que finalmente decidimos hacer ¿Por qué nos comportamos así? Para saber más de cómo tomamos decisiones y cómo nos comportamos, hablaremos del papel de las emociones en la toma de decisiones en un próximo post…

Referencias: González Labra (2012). Psicología del Pensamiento. Ruiz, Díaz, y Villalobos (2012). Manual de Técnicas de Intervención Cognitivo Conductuales.

Test de inteligencia: Historia, tipos y los mejores test para medir la inteligencia

El estudio de la inteligencia ha ido desarrollándose durante muchos años y ha ido modificándose hasta el punto de que hoy en día los test de inteligencia se aplican en multitud de situaciones. Descubre en este artículo qué son los test de inteligencia, su historia, los tipos de test que existen y la mejor forma de medir el CI de intelectual de una persona.

Test de inteligencia CI

A lo largo del tiempo ha habido un concepto que a todos los seres humanos les ha parecido de gran importancia y valoración, se trata de la inteligencia. Hoy en día muchas personas quieren saber el coeficiente intelectual que tienen y que grado de inteligencia poseen.

Un test de inteligencia es una prueba más, que mide en concreto los conocimientos, aptitudes y funciones. Su característica principal es hallar el coeficiente intelectual, a través de pruebas que midan la capacidad de asimilar, entender y elaborar información de una manera adecuada. Hay mucha gente que posee una gran capacidad de razonamiento pero que le cuesta mantener la atención, o personas que poseen altas habilidades para los idiomas y sin embargo no destacan en absoluto en otras áreas. Es por este motivo por el que en este articulo se quiere dejar claro que los test de inteligencia son concretos de las pruebas que se pasan para obtener los resultados.

Una mala puntuación en estas pruebas no siempre indica un coeficiente intelectual bajo, algunas veces pueden deberse a que los sujetos que han sido sometidos a la prueba destacan en otras áreas que no miden estos test de inteligencia. Por lo tanto, cabe recalcar la importancia de que los test de inteligencia se encargan de medir una serie de aspectos determinados para ofrecer una resolución de la información en donde puede hallarse el coeficiente intelectual, de acuerdo a las respuestas positivas dadas por el sujeto en relación a las pruebas de inteligencia que ha respondido y no a otras áreas que no se han evaluado. Descubre los diferentes tipos de inteligencia que existen.Un test de inteligencia es una prueba más, que mide en concreto los conocimientos, aptitudes y funciones. Su característica principal es hallar el coeficiente intelectual, a través de pruebas que midan la capacidad de asimilar, entender y elaborar información de una manera adecuada. Hay mucha gente que posee una gran capacidad de razonamiento pero que le cuesta mantener la atención, o personas que poseen altas habilidades para los idiomas y sin embargo no destacan en absoluto en otras áreas. Es por este motivo por el que en este articulo se quiere dejar claro que los test de inteligencia son concretos de las pruebas que se pasan para obtener los resultados.

A continuación se reflejan los rangos a los que pertenecen las puntuaciones de coeficiente intelectual de los distintos test de inteligencia:

CI de 130 o más Muy superior (superdotado)
CI entre 120 y 129 superior
CI entre 110 y 119 Medio-alto
CI entre 90 y 109 medio
CI entre 80 y 89 Medio-bajo
CI entre 70 y 79 bajo
CI de 69 o menos Deficiente
CI entre 50 y 69 Deficiente ligero
CI entre 35 y 49 Deficiente moderado
CI de 35 o menos Deficiente grave

Historia de los test de inteligencia (CI)

1- Los test de inteligencia de Francis Galton

La historia de los test de inteligencia se remonta a Galton. Comenzó a estudiar la relación que existía entre la herencia y la capacidad humana. Además resulto ser el primero en utilizar las estadísticas para medir las características y las capacidades humanas, donde se incluyó la inteligencia comprensiva, es por ello que se le reconoce como el padre de las pruebas psicológicas. Partiendo del supuesto de que la información recibida por los sentidos y tratada eficazmente incide en un buen desarrollo de las habilidades intelectuales, desarrolló los test de inteligencia.

Estos primeros test no fueron válidos pero incitaron al desarrollo de nuevos test de inteligencia que sí han sido validados y se utilizan en la actualidad.

2- Test de inteligencia Lewis Terman y Alfred Binet.

Terman desarrollo durante la Primera Guerra Mundial un test de inteligencia para ayudar al Ejercito a elegir a los nuevos reclutas. Él, junto a Binet, desarrollaron el IQ Test Satanford-Binet, la prueba de coeficiente intelectual estándar en los Estados Unidos que se utiliza hasta la actualidad. Binet por su parte, desarrollo una prueba para medir la inteligencia en niños de edad escolar. Sus pruebas no se hicieron conocidas hasta la aparición de del IQ Test, base para futuras pruebas de coeficiente intelectual.

El IQ Test tubo una gran repercusión a nivel mundial gracias a estos dos autores que para crearlo fueron más allá de lo que se había hecho hasta la fecha. A diferencia de Galton, Binet y sus colaboradores, entre los que se incluye a Terman, se orientaron a medir procesos intelectuales más complejos como la capacidad de juicio,  la memoria, la comprensión y el razonamiento, poniendo énfasis en el lenguaje como principal desarrollador cognoscitivo, algo que no se había hecho hasta el momento.

Las  escalas creadas por Binet en Francia, fueron traducidas posteriormente por Terman en Estados Unidos. Este autor no solamente tradujo el idioma sino que adaptó la escala a la cultura americana. Así el test de inteligencia Terman-Binet se convirtió durante muchos años en la escala más empleada para medir el coeficiente intelectual hasta hoy en día.

CogniFit: Tecnología líder en evaluación y estimulación cognitiva adecuada a cada individúo

3- Test de inteligencia de David Wechesler

Fue en 1930 cuando Wechsler realizo una importante contribución al campo de la evaluación intelectual. Este autor poseía grandes conocimientos acerca de las habilidades clínicas y de la estadística, debido a los estudios realizados anteriormente. Además tenía una basta experiencia en evaluación intelectual ya que él también contribuyó con sus trabajos durante la Primera Guerra Mundial. En el trabajo de Wechsler tiene gran peso el sistema ideado por Stanford Binet y el de otros autores muy conocidos. Wechsler diseño una serie de pruebas:

  1. Escala de Inteligencia Wechsler Bellevue (1938).
  2. Escala WAIS (1939).
  3. Escala de Inteligencia Wechsler Bellevue II (1946).
  4. Escala WISC (para niños de 5 a 15 años de edad) (1949).

La aportación más importante que realizó este autor fue la posibilidad de conjuntar en un solo instrumento las mejores medidas de inteligencia de sus época. Cabe destacar la importancia del test de inteligencia WAIS. Este test de inteligencia nos permite calcular el citado coeficiente intelectual en la población adulta (entre los 16 y los 64 años). Hasta la fecha se ha convertido en la prueba más usada en la clínica gracias a su alta fiabilidad y validez.

4- Test de inteligencia de Henry Goddard

Otro autor que cabe destacar es Henry Goddard. Este autor era el director de la escuela en Nueva Jersey y utilizaba la prueba del coeficiente intelectual de Binet como un examen de ingreso para poder acceder a la escuela. Para él ese examen tenía mucha importancia ya que consideraba que una persona con una baja puntuación en su coeficiente intelectual poseía una incapacidad para aprender. Llevo tan al extremo esta clasificación que el dependiendo de los resultados de la prueba clasificaba a los individuos como  ‘moron’ para aquellos con un CI entre 51-70, imbécil para aquellos entre 16-50 e idiota para aquellos entre 0-25 en función de su coeficiente intelectual.

Es necesario señalar el punto de vista de este autor para poder volver a recalcar la importancia de que los test de inteligencia son un instrumento de medida de ciertas habilidades que se evalúan en dichos test pero que no llegan a evaluar todas las habilidades que una persona posee. Por lo tanto su resolución debe tomarse siempre de una forma específica de dichas áreas y no de todo el individuo en general.

Algunas pruebas de inteligencia

Anteriormente en otros artículos de Cognifit se ha hablado acerca de los test de inteligencia y concretamente en el articulo Tipos de test de inteligencia, se repasa con cautela todos los test de inteligencia con las diferentes medidas y utilidades. Es por ello que en este articulo se añadirán test de inteligencia que no se han mencionado anteriormente para que los lectores podáis tener más referencias sobre los distintos test de inteligencia. Se hará una breve mención a los test de inteligencia que se habló en el anterior articulo citado.

1- Test de inteligencia Stanford-Binet

El test de inteligencia Stanford-Binet es una revisión del test de Binet-Simon. Se aplica principalmente a niños  aunque también se puede utilizar en personas adultas. La duración varia de 30 minutos en niños a una hora y media en adultos.  Este test de inteligencia tiene un fuerte componente verbal y permite obtener un CI en cuatro áreas o dimensiones.

2- Test WAIS

La escala de inteligencia Wechsler para adultos permite obtener el CI, y además ofrece independientemente el CI manipulativo y el CI verbal. Tiene una duración de 90-120 minutos. Se aplica a partir de los 16 años.

3- Test WISCH

El WISC, es otro test de inteligencia desarrollado por el mismo autor que la escala anterior, David Wechsler, como una adaptación del Test WAIS para aplicarlo en niños. No permite obtener puntuaciones en tres escalas: la verbal, la manipulativa y la total.

4- Batería de Kaufman de Evaluación para Niños (K- ABC)

Esta batería de inteligencia fue diseñada con el propósito de evaluar las habilidades de los niños de entre 2 años y medio a 12 años y medio. Se resuelven problemas que requieren un procesamiento mental simultáneo y secuencial.  Las pruebas pueden administrarse en un tiempo muy variable de 35 a 85 minutos.

5- Test de Raven

El test de inteligencia de Raven tiene como finalidad medir el CI. Es un test no verbal, donde el sujeto debe describir piezas faltantes de una serie de láminas impresas. Se aplica en niños, adolescentes y adultos.

6- Pruebas Woodcock-Johnson III de Habilidades Cognitivas (WJ III)

La principal característica de el test de inteligencia WJ III es que tienen un amplio rango de edad, pues se pueden utilizar para todas las edades a partir de los dos años. El test de inteligencia consta de una batería estándar para evaluar 6 áreas, y 14 áreas en la batería ampliada.

7- Matrices

Es un test de inteligencia diseñado para medir la inteligencia en general en toda la población (niños, adolescentes y adultos). Es una prueba de razonamiento inductivo que se basa en estímulos no verbales y nos ayuda a estimar la inteligencia fluida y la capacidad general (o factor G). Su rango de edad va desde los 6 años hasta los 74. Esta prueba tiene gran importancia al pasarla a usuarios que no dominen el idioma, tengan problemas de audición o en la comunicación en general. Esto es debido a que además del carácter no verbal de la misma, se apoya en gestos e ilustraciones. Se puede aplicar de manera individual o colectiva y tiene una duración de 45 minutos.

8- BPR. Batería de pruebas de razonamiento.

Este test de inteligencia permite evaluar la capacidad de razonamiento en niños y adolescentes mediante el razonamiento abstracto, verbal, numérico, práctico, espacial y mecánico. Dispone de tres niveles en total dependiendo de la edad de los sujetos en un rango de 9 a 18 años. La duración de la prueba esta estimada entre 45 y 60 minutos.

9- RIAS. Escala de inteligencia de Reynols.

El RIAS es un test de inteligencia ideado para ganar tiempo a la hora de medir la inteligencia ya que puede aplicarse en una duración de tan solo 40 minutos proporcionando una información completa y fiable sobre la evaluación de la inteligencia y la memoria. Además el rango de edad al que se aplica es muy grande ya que puede comenzar a aplicarse desde los 3 hasta los 94 años. Se compone de seis subtest y ofrece información acerca de la inteligencia general, inteligencia verbal, inteligencia no verbal y memoria general.

10- CogniFit: Evaluación neuropsicológica

Los últimos descubrimientos sobre neuroedicación y el cerebro, muestran que es imposible que un test de inteligencia mida las capacidades cognitivas de una persona con un solo parámetro. El cerebro humano es muy complejo, hay gente que tiene muchísima capacidad de planificación, pero mala memoria. Otros pueden tener un talento especial para hablar idiomas, pero sin embargo el arte se les de mal.

Por tanto, si lo que buscas es evaluar de forma profesional y precisa tus funciones cerebrales, debes elegir programas científicos. CogniFit es la plataforma neurocientífica de evaulación y entrenamiento cerebral líder.

CogniFit es muy fácil de utilizar y está dirigido tanto a profesionales del sector salud, o investigación, como al público en general no especializado. La batería de evaluación y rehabilitación cognitiva cuenta con múltiples tareas validadas clínicamente que permiten medir más de 20 habilidades cognitivas fundamentales del área de la atención, planificación, memoria…

Cada una de estas pruebas está perfectamente definida, validada y sometida a un control de medida objetivo.

Muchas gracias por leer 🙂 No dudes en escribir tus comentarios acerca de este articulo y realizar todas las preguntas que desees, muchas gracias.

Test inteligencia emocional: 24 preguntas para medir tu coeficiente emocional

El cociente intelectual repercute tan sólo en el 20% del éxito laboral y profesional de las personas, sin embargo la inteligencia emocional lo hace en un 80%” ¿Te atreves a realizar este test de inteligencia emocional? 24 sencillas preguntas para descubrir tus aptitudes emocionales. 

Daniel Goleman, uno de los estudiosos de las emociones, publicó en 1995 su bestseller titulado “Inteligencia emocional”, ¿Por qué se convirtió este libro en un bestseller? Porque desveló que los factores que determinarán el éxito de una persona no dependen tanto de su coeficiente intelectual, si no de sus aptitudes emocionales.

Esta información causó admiración y revuelo para muchos, y supuso poner en entredicho las bases actuales del sistema educativo, un sistema basado en el cociente intelectual, que no contempla a la Inteligencia emocional. ¿Te gustaría medir tu inteligencia emocional? Este test, puede ayudarte a predecir tu nivel de éxito profesional 😉

Test de inteligencia emocional. Preguntas para medir tu coeficiente emocional

Test de inteligencia emocional

A continuación os muestro un test para que conozcáis vuestra inteligencia emocional y, si queréis, podéis utilizarlo también para conocer la inteligencia emocional de vuestros familiares y amigos.

El test de inteligencia emocional mide  tres dimensiones clave:

1- Atención: Soy capaz de sentir y expresar los sentimientos de forma adecuada

2- Claridad: Comprendo bien mis estados

3- Reparación: Soy capaz de regular los estados emocionales correctamente

24 preguntas para evaluar tu inteligencia emocional

En primer lugar debéis leer las siguientes afirmaciones sobre vuestras emociones y sentimientos e indicar el grado de acuerdo o de desacuerdo con respecto a las mismas.

1

2 3 4 5
Nada de acuerdo Algo de acuerdo Bastante de acuerdo Muy de acuerdo

Totalmente de acuerdo

No olvidéis que no hay respuestas correctas o incorrectas, marcad la que más se aproxime a vuestras preferencias y, !no emplees demasiado tiempo en cada uno de ellas¡

1. Presto mucha atención a los sentimientos. 1 2 3 4 5
2. Normalmente me preocupo por lo que siento. 1 2 3 4 5
3. Normalmente dedico tiempo a pensar en mis emociones. 1 2 3 4 5
4. Pienso que merece la pena prestar atención a mis emociones. 1 2 3 4 5
5. Dejo que mi sentimientos afecten a mis pensamientos. 1 2 3 4 5
6. Pienso en mi estado de ánimo constantemente. 1 2 3 4 5
7. A menudo pienso en mis sentimientos. 1 2 3 4 5
8. Presto mucha atención a cómo me siento. 1 2 3 4 5
9. Tengo claros mis sentimientos. 1 2 3 4 5
10. Frecuentemente puedo definir mis sentimeintos. 1 2 3 4 5
11. Casi siempre sé cómo me siento. 1 2 3 4 5
12. Normalmente conozco mis sentimientos sobre las personas. 1 2 3 4 5
13. A menudo me doy cuenta de mis sentimientos en diferentes situaciones. 1 2 3 4 5
14. Siempre puedo decir cómo me siento. 1 2 3 4 5
15. A veces puedo decir cuáles son mis emociones. 1 2 3 4 5
16. Puedo llegar a comprender mis sentimientos. 1 2 3 4 5
17. Aunque a veces me siento triste, suelo tener una visión positiva. 1 2 3 4 5
18. Aunque me sienta mal, procuro pensar en cosas agradables. 1 2 3 4 5
19. Cuando estoy triste, pienso en todos los placeres de la vida. 1 2 3 4 5
20. Intento tener pensamientos positivos aunque me sienta mal. 1 2 3 4 5
21. Si doy demasiadas vueltas a las cosas, complicándolas, trato de calmarme. 1 2 3 4 5
22. Me preocupo por tener un buen estado de ánimo. 1 2 3 4 5
23. Tengo mucha energía cuando me siento feliz. 1 2 3 4 5
24. Cuando estoy enfadado intento cambiar mi estado de ánimo. 1 2 3 4 5

Una vez rellenado el cuestionario llega el momento de corregirlo para que así podáis hallar vuestra puntuación en el test de Inteligencia emocional.

¡Nos disponemos a corregir el test de inteligencia emocional!

Para corregir y obtener una puntuación en los tres factores de la inteligencia emocional, debéis sumar los items del 1 al 8 para hallar la puntuación del factor atención emocional, los ítems del 9 al 16 para el factor claridad emocional y del 17 al 24 para el factor reparación de las emociones.

A continuación debéis mirar vuestra puntuación en las tablas que os presento, y tened en cuenta que debéis fijaros en las puntuaciones de la izquierda si sois hombres y en las puntuaciones de la derecha si sois mujeres.

Atención
Puntuaciones hombres Puntuaciones mujeres
Debe mejorar su atención: presta poca atención < 21 Debe mejorar su atención: presta poca atención < 24
Adecuada atención 22 a 32 Adecuada atención 25 a 35
Debe mejorar su atención: presta demasiada atención > 33 Debe mejorar su atención: presta demasiada atención > 36
Claridad
Puntuaciones hombres Puntuaciones mujeres
Debe mejorar su claridad < 25 Debe mejorar su claridad < 23
Adecuada atención 26 a 35 Adecuada atención 24 a 34
Excelente claridad > 36 Excelente claridad > 35
Reparación
Puntuaciones hombres Puntuaciones mujeres
Debe mejorar su reparación  < 23 Debe mejorar su reparación < 23
Adecuada atención 24 a 35 Adecuada reparación 24 a 34
Excelente reparación > 36 Excelente reparación > 35

¿Se puede desarrollar la inteligencia emocional?

Independientemente de la puntuación hallada, la buena noticia es que la Inteligencia emocional  se pueda desarrollar y  la podemos trabajar a lo largo de nuestra vida.

Beneficios de la inteligencia emocional

A través de numerosos estudios se ha encontrado que los beneficios de la inteligencia emocional no solo se limitan al ámbito laboral y profesional, sino que estos se extienden a una gran variedad de ámbitos.

Los investigadores han hallado que  personas con altas puntuaciones en inteligencia emocional presentan:

  1. Mayor rendimiento académico
  2. Mejores relaciones familiares e íntimas
  3. Mejores relaciones sociales
  4. Menores niveles de ansiedad y estrés
  5. Menores niveles de depresión
  6. Menor probabilidad de consumo de drogas
  7. Menor probabilidad de conflictos interpersonales

Algunas referencias sobre la utilización de la escala: Carranque, G.A., Fernández-Berrocal, P., Baena, E., Bazán, R., Cárdenas, B., Herraiz, R., y Velasco, B. (2004). Extremera, N. y Fernández-Berrocal, P. (2002). Relation of perceived emotional intelligence and healthrelated quality of life in middle-aged women. Psychological Reports, 91, 47-59. Extremera, N., Fernández-Berrocal, P., y Durán, A. (2003). Extremera, N., y Fernández-Berrocal, P. (2003). La inteligencia emocional en el contexto educativo: hallazgos científicos de sus efectos en el aula. Revista de Educación, 332, 97-116. Inteligencia emocional y depresión. Encuentros en Psicología Social, 1, 251-254. Fernández-Berrocal, P., Extremera, N. y Ramos, N. (2004). Validity and reliability of the Spanish modified version of the Trait Meta-Mood Scale. Psychological Reports, 94, 751-755. 

Gimnasia cerebral: 17 actividades para mantener un cerebro sano por más tiempo

Gimnasia cerebral para un cerebro sano. Hace unos años empezamos a ser conscientes de la importancia de ejercitar nuestro cuerpo. Hoy sabemos que para disfrutar de una vida plena, también necesitamos mantener una buena forma mental. Descubre en este artículo 17 ejercicios de gimnasia cerebral que te ayudarán a mejorar tu salud cerebral.

La esperanza de vida ha aumentado y, a medida que cumplimos años, el cerebro humano se va deteriorando. Unos buenos hábitos de vida pueden ralentizar el proceso de envejecimiento cognitivo y ayudar a mantener nuestro cerebro en forma. En este artículo te proponemos diferentes estrategias de gimnasia cerebral que te permitirán desarrollar nuevas conexiones neuronales y potenciar tu reserva cognitiva. Nuestras acciones y estilo de vida juegan un papel decisivo en cómo nuestro cerebro cambia físicamente. Cuando antes comiences a ejercitar tu cerebro más tiempo se mantendrá en forma. ¡Apúntate a la gimnasia cerebral!

¿Es realmente posible mejorar una capacidad concreta entrenando nuestro cerebro con una rutina de gimnasia cerebral? Algunas veces nos preguntamos si entrenando nuestro cerebro y practicando algunas rutinas de gimnasia cerebral, podríamos ser capaces de mejorar nuestra memoria, capacidad de planificación, orientación espacial, velocidad de procesamiento, nuestra habilidad para razonar, nuestra creatividad…  Aunque no existe una receta mágica para detener el envejecimiento cognitivo, si que puedes poner en marcha diferentes ejercicios para activar tu plasticidad cerebral y mejorar tu reserva cognitiva. Diferentes estudios han demostrado que el deterioro cognitivo que se da forma natural con la edad, se puede compensar si mantenemos a lo largo de nuestra vida nuestro cerebro en forma (es lo que se conoce como plasticidad funcional compensatoria).

Tómate tu cerebro en serio y practica los ejercicios de gimnasia cerebral que te proponemos más abajo. ¡Verás lo que pasa!

Gimnasia cerebral para activar tu plasticidad cerebral. El cerebro tiene una gran capacidad de adaptación, puede cambiar en función de nuestras experiencias. Puede adaptarse y mejorar si lo estimulamos correctamente, la plasticidad cerebral es la capacidad que tiene nuestro cerebro para cambiar su funcionamiento y estructura, adaptándose al entorno y a las circunstancias de la persona. Se ha visto que las personas que estimulan adecuadamente su cerebro a lo largo de su vida

La gimnasia cerebral contribuye a que el cerebro se adapte. El cambio de hábitos, y la práctica de actividades mentalmente desafiantes, ayudan a mantener el cerebro activo, facilitando la creación de nuevas neuronas y conexiones entre ellas. Descubre estas propuestas de gimnasia cerebral y ponlas en marcha.

Gimnasia cerebral: 10 formas de mantener tu cerebro sano

Ejercitando poderosas habilidades generas nuevas conexiones neuronales. La gimnasia cerebral puede ralentizar e incluso revertir el declive cognitivo. Retrasar los efectos de las enfermedades neurodegenerativas, es posible gracias a la creación de una mayor reserva cognitiva.

1. Viaja

¡Qué mejor gimnasia para tu cerebro que viajar! Viajar estimula nuestra mente, nos pone en contacto con culturas nuevas, lugares nuevos y lenguas desconocidas. Según un estudio, estar en contacto con culturas distintas nos da la oportunidad de adquirir nuevos conocimientos culturales, lo que fomenta nuestra creatividad y nos aporta beneficios cognitivos.

Gimnasia cerebral: Si dispones de los recursos suficientes como para viajar, no dudes en hacerlo. Visita lugares desconocidos, sumérgete en la cultura y aprende de los nativos. Si no puedes viajar, rodéate de diferentes culturas, conoce a gente de otros países, o visita nuevos lugares en tu propia ciudad.

2. Escucha música

Escuchar música es una excelente actividad de gimnasia cerebral. La música es un estímulo muy potente para el cerebro. Ciertos estudios muestran cómo al escuchar música, se activa la transmisión de información a través de las neuronas, la capacidad de aprendizaje, y memoria. Escuchar música puede ayudar a ralentizar el proceso neurodegenerativo (este efecto sólo tenía lugar en personas que estaban familiarizadas con la música).

Además, escuchar música tiene un impacto positivo en nuestro estado de ánimo y activa casi todo nuestro cerebro. Por tanto es un gran estimulante cerebral. Escuchar música también puede ayudarte a combatir el insomnio.

Gimnasia cerebral: No dejes de escuchar música cuando estés en casa cocinando o leyendo, en el coche, en el trabajo, cuando haces ejercicio, etc… ¡Nunca es tarde para aprender a cantar o tocar algún instrumento! Hay cientos de videotutoriales en Youtube que te pueden ayudar.

3. Contacta con la naturaleza

El mejor gimnasio cerebral es estar en contacto con la naturaleza. Nos ayuda a desconectar de nuestras obligaciones diarias, reduce nuestro estrés y ansiedad. Según este estudio, el contacto con la naturaleza, bien en un parque o viendo alguna zona verde desde nuestra ventana, nos ayuda a reducir nuestra fatiga atencional. Vivir en zonas con más zonas verdes mejora nuestra atención, nuestra capacidad de retrasar la recompensa e inhibir nuestros impulsos. Además, estar en contacto con la naturaleza nos impulsa a aumentar nuestros niveles de actividad física, a estar en contacto con otras personas y a realizar actividades placenteras.

Gimnasia cerebral: El contacto con la naturaleza nos aporta bienestar y salud. No hace falta que te vayas a vivir al campo. Dar paseos por parques cercanos, e incluso rodearte de cuadros de naturaleza, ya nos aporta ciertos beneficios. Trata de escaparte los fines de semana y realizar alguna ruta de senderismo o actividad en la naturaleza.

4. Escribe a mano

Tomar notas a mano, en lugar de con un ordenador portátil, es una buena gimnasia cerebral porque beneficia a tu cerebro. Incrementa la memoria y potencia el aprendizaje según este estudio. Escribir a mano nos ayuda a procesar mejor la información y a elaborarla.

Gimnasia cerebral: Deja el portátil en casa y llévate un cuaderno de notas. También puedes aprovechar las nuevas tecnologías y usar las nuevas tabletas que te permiten escribir a mano, para luego digitalizar el texto y por poder editarlo.

5. Utiliza CogniFit: El programa líder en evaluación cognitiva y gimnasia cerebral

Este programa clínico de entrenamiento cerebral está normalizado y validado por la comunidad científica. Se trata de una herramienta profesional de gimnasia cerebral que evalúa las fortalezas y debilidades cognitivas de la persona y propone automáticamente un entrenamiento personalizado a las necesidades de cada individuo.

La tecnología de CogniFit se basa en la neuroplasticidad. Esta capacidad de nuestro cerebro nos permite prevenir un futuro deterioro cognitivo y nos proporciona la base para solucionar problemas existentes.

Gimnasia cerebral: CogniFit es muy fácil de utilizar ¡solamente tienes que registrarte! todos sus juegos están basados en estudios clínicos y baterías profesionales de estimulación y rehabilitación neuropsicológica. Han sido creados por profesionales para ayudarte a poner a prueba tu capacidad mental y retar a tu cerebro. ¡Empieza hoy mismo!

6. Realiza actividad física

Según muchos estudios, como este, hacer ejercicio y disfrutar de él potencia la creación de nuevas neuronas, mejora el aprendizaje y el rendimiento cognitivo y potencia la plasticidad cerebral.

El ejercicio moviliza la expresión de los genes que beneficia los procesos de plasticidad cerebral.

Gimnasia cerebral: Según algunos estudios, el ejercicio aeróbico es el más beneficioso. Por tanto, anímate a correr, bailar, nadar, patinar e incluso andar. Descubre aquí cómo empezar a hacer ejercicio.

Realiza actividad física y mantendrás tu cerebro sano

7. Mantén tu lugar de trabajo limpio y ordenado

Un reciente estudio muestra, no solo trabajar en actividades poco desafiantes para la mente, sino que que trabajar en un lugar sucio perjudica a largo plazo la salud cerebral, fomentando el deterioro cognitivo.

Gimnasia cerebral: Un entorno limpio y ordenado nos transmite serenidad y nuestra mente puede trabajar mejor. Tira papeles y cosas que no necesites. Limpia el entorno y despeja las superficies.

8. Aprende idiomas

Según un estudio, hablar dos o más idiomas protege al cerebro del deterioro cognitivo. Se encontó que las personas bilingües obtuvieron mayor puntuación en inteligencia. Además obtuvieron mejor puntuaciones en test cognitivos de lo que era de esperar por edad. Esto ocurre, incluso cuando el idioma se ha aprendido en la adultez.

Gimnasia cerebral: Apúntates a clases de inglés, frances… del idioma que sea. Intenta ver películas en versión original (no importa si tienes que poner subtítulos), tu oído se acostumbrará y el esfurezo adicional por entender será un buen estímulo para tu mente.

9. Duerme lo necesario

Según un estudio, dormir demasiado o demasiado poco está asociado al envejecimiento cognitivo. En la madurez, tanto dormir menos de 6 horas como más de 8, estaba asociado a peores puntuaciones en pruebas cognitivas, como consecuencia del envejecimiento prematuro del cerebro.

Una adecuada calidad de sueño es fundamental para el buen funcionamiento del organismo y nuestro bienestar. Tanto la falta de sueño como la somnolencia excesiva tienen efectos adversos en el rendimiento, tiempos de respuestas, la comisión de errores y atención.

Gimnasia cerebral: Para mantener una adecuada higiene del sueño lo mejor es tener cierta rutina. Intenta acostarte y levantarte siempre a la misma hora. Si tiendes a dormir poco, paulatinamente ve acostándote un poco antes. Olvídate de las tecnologías antes de dormir, ya que la luminosidad de la pantalla puede afectar a tu sueño. Una temperatura agradable, minimizar los ruidos (los tapones para los oídos puede ser una buena estrategia si no podemos eliminar el ruido ambiental) y un ambiente oscuro nos ayudan a dormir mejor.

10. Lee

Las personas que leen poco muestran un rendimiento cognitivo general inferior, según un estudio. Obtienen peores puntuaciones en velocidad de procesamiento, atención, lenguaje y pensamiento abstracto, que aquellas que tienen un alto nivel de lectura.

Según estos investigadores, este rendimiento peor en sujetos que leen poco, tiene un impacto directo en la capacidad del cerebro para adaptarse al daño cerebral. Las personas con mayor nivel educativo utilizan medidas cerebrales para compensar el deterioro cognitivo derivado de la edad, es decir, muestran una mayor plasticidad funcional compensatoria, como hemos mencionado anteriormente. Esto se puede aplicar de la misma manera a las personas que leen habitualmente.

Gimnasia cerebral: Si te gusta leer, lo tienes fácil. Si no te gusta la literatura, no hay problema. Hay multitud de géneros que puedes probar. Puedes leer teatro, mucho más fácil y ameno de leer. Puedes leer prensa, revistas, de las temáticas que más te gusten. Obtendrás el mismo beneficio de leer, tanto si lees Los pilares de la tierra como la revista National Geographic. La cuestión es mantener activa la mente.

Ejercicios mentales para un cerebro sano: Lee

11. Practica yoga y meditación

La práctica de meditación produce a largo plazo cambios en el cerebro, según este estudio. Las personas que llevan años meditando muestran una cantidad superior de giros en el cerebro, (dobleces en la materia cerebral, implicados en un procesamiento más rápido de la información). Esto es una prueba más de la plasticidad cerebral, cómo nuestro cerebro se adapta y cambia según nuestra experiencia.

Según otro estudio, 20 minutos de práctica de yoga mejora la velocidad y precisión en pruebas de memoria de trabajo y control inhibitorio (la capacidad par inhibir la conducta cuando sea necesario). Estas medidas del cerebro se asocian con la habilidad de mantener la atención, retener y usar nueva información.

La práctica de yoga y la meditación nos ayudan a una utilización más eficiente de nuestros recursos mentales. También reducen el estrés y la ansiedad, mejorando nuestro rendimiento.

Gimnasia cerebral: Hoy en día el yoga y la meditación están de moda. No te será difícil encontrar clases para aprender. Si no quieres apuntarte a clases en Youtube hay muchos instructores de yoga y meditación que te enseñará sin necesidad de moverte de casa.

12. Aliméntate bien y evita las drogas

Come saludable

Lo que comes afecta a tu cerebro. Llevar una alimentación saludable nos ayuda a mantener el cerebro joven y previene el deterioro cognitivo. Se sabe que cierto tipos alimentos o “superalimentos”, de manera aislada no aportan ningún beneficio extra a nuestra salud física o mental. Lo que sí se sabe, es que una dieta con alto contenido de frutas, verduras, hortalizas y legumbres y un bajo contenido de alimentos procesados, contribuyen a la mejora de nuestra salud. No solo previenen un gran número de enfermedades, sino que también retrasan el envejecimiento físico y cognitivo.

El alcohol, el tabaco y las drogas en general, además de contribuir al aumento de riesgo de todo tipo de enfermedad, contribuye al envejecimiento prematuro del cerebro.

Gimnasia cerebral: Si quieres aprender a comer saludable, lo mejor es consultar a los profesionales de la salud que se dedican a ello: los Dietistas-Nutricionistas. No te fíes de consejos o dietas milagro. Elige comer frutas, verduras y cereales integrales siempre que puedas. Vigila la ingesta de azúcar y grasas. Cuanto menos alcohol tomes, mejor, y pide ayuda para dejar de fumar.

13. Cuida tu salud mental ¡Controla los niveles de estrés!

Padecer trastornos mentales y tener patrones de pensamiento negativo afecta negativamente a nuestro bienestar. Sin embargo, se ha visto en un estudio que también influye en el estado de nuestro cerebro a largo plazo. Haber padecido depresión, trastornos de ansiedad u otro tipo de patologías, aumenta el riesgo de padecer demencia.

Gimnasia cerebral: Controla los niveles de estrés y la ansiedad mediante técnicas de relajación. Además el yoga, la meditación Mindfulness, escuchar música también puede contribuir a reducir la ansiedad. Cultiva tu autoestimadeja de pensar en negativo y escribe tus sentimientos en un papel (te ayudará a reevaluarlos y a reducir su intensidad). Si tienes algún problema psicológico, no dudes en acudir a un especialista de la salud mental.

14. Realiza actividades nuevas

Nuevos estudios muestran que la inmersión en actividades de ocio que supongan un esfuerzo y resulten desafiantes para la mente facilitan las funciones cognitivas y puede prevenir el deterioro cognitivo.

Además, el aprendizaje promueve la salud mental, según este estudio. Mantener la mente activa y aprender cosas nuevas a lo largo de la vida mantiene el cerebro sano. El cerebro es como un músculo, si no lo usas se atrofia.

Gimnasia cerebral: Aprende a hacer cosas nuevas, no importa si no eres bueno en ellas, lo importante es que te diviertas. Aprende a jugar al ajedrez, a tejer, aprende bricolaje, dibuja, escribe, aprende a tocar un instrumento musical…

15. Sal con tus amigos y seres queridos

Las relaciones sociales estimulan nuestro cerebro, lo ayuda a mantenerse activo y joven por más tiempo. Además, socializar reduce el estrés, mejora nuestro estado de ánimo, contribuyendo a la salud mental.

Gimnasia cerebral: Pasa más tiempo con tus seres queridos (sobre todo si son personas que te transmiten positividad), conoce a personas nuevas, forma parte de grupos sociales…

 16. Utiliza tu cerebro siempre que puedas

Utilizar tu cerebro es la mejor forma de no perderlo. Las nuevas tecnologías están muy bien porque nos han hecho la vida más fácil, pero también han hecho a nuestro cerebro más vago. Antes teníamos que esforzarnos en aprender y recordar. Ahora muchas tareas se han vuelto automatizadas. Trata de dar una oportunidad a tu cerebro antes de tirar de calculadora, GPS, o Google.

Gimnasia cerebral: Trata de resolver operaciones matemáticas sin tirar de calculadora, limita el uso del GPS, e intenta recordar datos por ti mismo/a.

El cálculo está implicado en la mayoría de actividades de la vida diaria: cuando vamos a comprar y tenemos que pagar y comprobar el cambio, para saber si una cantidad es mucho o poco.

Memoriza una lista de palabras, por ejemplo la lista de la compra, y cronometra el tiempo que has tardado en memorizarla.

17. Dale a tu cerebro un rato de silencio

Según un estudio, dos horas de silencio al día potencian la neurogénesis, el nacimiento de nuevas neuronas, en el área del hipocampo (la relacionada con la memoria, el aprendizaje y la emoción).  Además se ha visto que la exposición al ruido constante puede perjudicar el funcionamiento cognitivo.

Gimnasia cerebral: Intenta eliminar todas las fuentes de ruido innecesario. En la medida de lo posible, utiliza electrodomésticos silenciosos, no utilices la televisión como ruido de fondo… Dedícale 2 horas al día, o el tiempo que puedas, a estar en silencio total (los tapones de los oídos pueden ser una buena ayuda). Escucha música, pero también descansa de ella. Se ha visto que pausas de dos minutos entre canciones (lentas y tranquilas), potencian el efecto relajante de estas.

Descubre con el siguiente vídeo que más puedes hacer para ayudar a tu cerebro a funcionar correctamente y mantenerse joven. Realmente podemos ayudar a nuestro cerebro a crear nuevas neuronas, incluso siendo adultos. Sandrine Thuret nos explica qué podemos hacer para fomentar el nacimiento de nuevas neuronas.

¡Muchas gracias por leer! ¿Conoces más ejercicios de gimnasia cerebral? No dudes en dejarnos tus comentarios y preguntas.

Personas inteligentes: Descubre si tienes estas características de la inteligencia

La inteligencia es uno de los rasgos más deseados. Parece que las personas inteligentes tienen más éxito. Y es que, evolutivamente, nuestra especie ha sobrevivido gracias a nuestra inteligencia. ¿Crees que eres más inteligente que la media? Descubre si posees los rasgos de las personas inteligentes en este artículo.

Personas inteligentes

La inteligencia es la habilidad de pensar, razonar y la capacidad de resolver eficazmente problemas nuevos. Y es esta la que nos ha aportado a las especie humana una gran ventaja evolutiva. Sin ella nos habríamos extinguido hace mucho.

Nuestra especie es cada vez más inteligente. Con cada generación se ve un aumento en las puntuaciones de inteligencia de las personas. A esto se le llama Efecto Flynn. La explicación que los expertos le dan a esto es que se debe a los avances en medicina, seguridad y nutrición. También puede deberse a que vivimos en unos ambientes mucho más estimulantes intelectualmente.

Nuestra herencia genética puede influir en la inteligencia, sin embargo, la inteligencia es un rasgo que se puede desarrollar.  ¿Te has preguntado cómo ser más inteligente? Existen muchas estrategias para potenciar el desarrollo intelectual y criar a niños inteligentes. Lo más importante es mantener la mente activa. Recuerda que no hay un único tipo de inteligencia. Descubre los 8 tipos de inteligencia de Gardner.

Rasgos singulares (y curiosos) de las personas inteligentes

Según un estudio, liderado por Satoshi Kanazawa, es más probable que las personas inteligentes tengan ciertos rasgos, gustos y creencias. En concreto estas personas tendrán rasgos evolutivamente diferentes a los de nuestros ancestros. Estos investigadores explican que la inteligencia le dio a nuestros ancestros una ventaja a la hora de resolver problemas evolutivamente nuevos (problemas que nuestra especie nunca tuvo que enfrentar). Por tanto, las personas inteligentes estarán más predispuestas a hacer cosas (incluso cosas estúpidas) para las que no están evolutivamente diseñadas. Es decir, desafiarán lo establecido.

1. Se acuestan más tarde

Según el estudio de Satoshi Kanazawa las personas inteligentes suelen ser más nocturnas. Se acuestan más tarde y se levantan más tarde. Por el contrario, las personas menos inteligentes se acuestan más pronto y se levantan antes. Nuestros ancestros se levantaban al amanecer y se acostaban con la puesta de sol. En nuestro mundo, en el que existe luz artificial, las personas con inteligencia superior ignorarán sus impulsos y se mantendrán despiertos hasta altas horas de la noche. Los investigadores encontraron los siguientes resultados:

Baja inteligencia (CI < 75)
Día de diario 11:41 P.M.-7:20 A.M.
Fin de semana: 12:35 A.M.-10:09 A.M.

Inteligencia normal (90 < CI < 110)
Día de diario: 12:10 A.M.-7:32 A.M.
Fin de semana: 1:13 A.M.-10:14 A.M.

Alta inteligencia (CI > 125)
Día de diario: 12:29 A.M.-7:52 A.M.
Fin de semana: 1:44 A.M.-11:07 A.M.

2. Son hijos únicos o con pocos hermanos

Se ha encontrado, según un estudio, que no es el orden de nacimiento lo que influye en la inteligencia, sino el tamaño de la familia. Durante mucho tiempo se ha dicho que las personas más inteligentes tienden a ser hermanos mayores. Sin embargo, la investigación de  Satoshi Kanazawa ha mostrado que lo que de verdad influye en la inteligencia es el tamaño de la familia. Sin contar con el orden del nacimiento, los hijos de familias mayores (con un gran número de hermanos) son menos inteligentes que los de familias más pequeñas.

Esto también tiene que ver con que la inteligencia se hereda fundamentalmente de los padres y los padres más inteligentes tienden a tener menos hijos. Y tener menos hijos va “en contra de lo establecido”

3. Son más atractivas

En general, percibimos a las personas atractivas como más competentes, simpáticas y exitosas que las menos atractivas. Sin embargo, en general, se ha pensado que esto no es más que un estereotipo. Ahora sabemos que el estereotipo tiene, realmente, algo de verdad. Un estudio ha encontrado que las personas calificadas como más atractivas, de hecho, obtenían mayores puntuaciones en los test de inteligencia, al contrario que las menos atractivas.

Sin embargo, hay que tener cuidado con este tipo de estudios, ya que la belleza es subjetiva y no a todos nos parecen atractivas las mismas personas.

4. Tienen creencias más liberales

Según Kanazawa en este artículo, las personas estamos diseñadas evolutivamente para que seamos conservadoras y que nos preocupemos de nuestra familia y amigos. Ser liberal, preocuparse por miles de personas extrañas sin relación genética con nosotros, es evolutivamente novedoso. Se ha encontrado que las personas que se definen como liberales obtienen puntuaciones de inteligencia por encima de la media. Por el contrario, los que se definen como conservadores, tienen puntuaciones por debajo.

También se ha encontrado que las personas que se consideran como poco religiosas también obtienen mayores puntuaciones en test de inteligencia.

5. Tienden a ser monógamos

Según Kanazawa en este estudio, los humanos siempre hemos sido poligínicos, es decir, un hombre podía tener muchas mujeres pero no al contrario. Por tanto, el hecho de que un hombre varón valore la exclusividad sexual con la pareja es algo evolutivamente novedoso. En las mujeres no es así, ya que a lo largo de la historia, nosotras siempre hemos tendido a la exclusividad sexual. Y, en efecto, se ha encontrado que los hombres (no las mujeres) que apoyan la exclusividad sexual son más inteligentes que los que no.

6. Tienen gatos en vez de perros

Las personas inteligentes tienen gato

Según un estudio llevado a cabo por la universidad de Carroll, las personas que prefieren los gatos son más inteligentes que las que prefieren a los perros. Según la investigadora Denise Guastello esto se debe a que estos animales requieren ambientes diferentes. Las personas con perros tienden a ser más extrovertidas, ya que querrán estar fuera con el perro y hablando con otras personas. Los dueños de gatos tienden a ser más introvertidos y sensibles, quizá porque preferirán quedarse en casa leyendo un libro. Y elegirán un gato de mascota porque no necesita que le saquen a la calle.

Es decir, no es el hecho de tener un perro o un gato los que nos hace más o menos inteligentes. Sino que las características de personalidad de cada uno nos hará más propensos a elegir la mascota que más se asemeje a nosotros.

 

 

Cómo ser más inteligente: 10 estrategias que no te habían contado

Cómo ser más inteligente. ¿Podemos mejorar nuestra inteligencia, o viene configurada de serie en nuestro equipaje genético? ¿Te has preguntado alguna vez cómo podrías ser más inteligente? La neuropsicóloga Cristina Martínez de Toda echa por tierra mitos y te ayuda a conocer técnicas científicamente comprobadas que mejorarán tu cerebro y te ayudarán a ser más inteligente.

Como ser más inteligente

¿Qué es la inteligencia? La inteligencia se ha considerado tradicionalmente desde un plano unidimensional, desde un punto de vista meramente cognitivo, en el que tu cociente intelectual y por ende “tu inteligencia” era un número obtenido que determinaba tu futuro. El famoso IQ o IC en español era como un tatuaje de por vida.

Por suerte, hoy en día y gracias a la investigación científica podemos afirmar que las personas inteligentes poseen un compendio de muchas habilidades, tanto innatas como aprendidas.  En general, y sin entrar en diferentes constructos teóricos, podemos definir la inteligencia como la capacidad que tiene el ser humano para adaptarse al medio y resolver problemas.

Ahora bien, lejos del concepto tradicional de inteligencia como un único factor, actualmente se diferencian hasta ocho tipos de inteligencias diferentes; y son una serie de inteligencias interrelacionadas propuestas por el psicólogo Howard Gardner. De esta manera, Gardner diferencia entre:

–          Inteligencia lingüística

–          Inteligencia lógico-matemática

–          Inteligencia espacial

–          Inteligencia musical

–          Inteligencia corporal- cinestésica

–          Inteligencia naturista

–          Inteligencia intrapersonal

–          Inteligencia interpersonal

¿Cómo ser más inteligente? Gracias a esto, por fin podemos desterrar el mito de que el que es bueno en matemáticas es necesariamente más inteligente que los demás. Y viceversa. Una persona que tiene una habilidad sorprendente tocando un instrumento musical, puede tener dificultades para expresarse con un vocabulario rico y variado. Si quieres conocer más acerca de la Teoría de las Inteligencias Múltiples no te pierdas este artículo: ¿Conoces la teoría de las Inteligencias Múltiples? 8 tipos de inteligencia según Gardner.

No podemos olvidar la Inteligencia Emocional, que también juega un papel fundamental en nuestra adaptación al medio y solución de problemas. Para que profundices en este concepto tan importante y aprendas un poquito más sobre él te invito a que leas mi artículo: 15 claves para mejorar la Inteligencia Emocional: Una guía imprescindible.

En definitiva, nuestra inteligencia es un constructo complejo formado por una serie de habilidades y talentos que nos permiten adaptarnos al medio de una manera eficaz, garantizando nuestra supervivencia.

“Todos somos genios. Pero si juzgas a un pez por su habilidad para trepar árboles, vivirá toda su vida pensando que es estúpido. Albert Einstein”

Además, la investigación pone de relieve que la inteligencia no es un constructo estático e inmutable, sino que puede variar, tanto para bien como para mal. Gracias a la plasticidad cerebral, nuestro cerebro puede reforzar o dejar en desuso conexiones entre neuronas según su uso.

Gracias a la plasticidad cerebral o neuroplasticidad podemos potenciar nuestra inteligencia, el cerebro puede cambiar su estructura y funcionamiento. La plasticidad cerebral nos permite crear nuevas conexiones cerebrales y aumentar los circuitos neuronales, mejorando su funcionalidad.

Si algo nos ha enseñado la neurociencia y el estudio de la plasticidad cerebral es que cuanto más usamos un circuito neuronal, más fuerte se hace.

“Estamos aquí para darle un mordisco al Universo. ¿Sino, para qué estamos aquí? Steve Jobs.

¡Vamos a por una serie de consejos para aprovecharnos de esta plasticidad cerebral y sacar el máximo potencial a nuestra capacidad intelectual!

Cómo ser más inteligente: 10 consejos que nunca te han contado

1-  Para ser más inteligente ten un cerebro hambriento

¿Te has preguntado alguna vez cómo ser más inteligente? Perfecto, ese es el primer paso. Desea el conocimiento. Se curioso. Si no sabes cómo vuela un avión, documéntate acerca de ello. Si te fascinan los trucos de magia, intenta aprenderlos y descubrir el truco. Devora documentales.

Alimenta a tu cerebro de información y conocimientos interesantes para ti, no ya por obtener sabiduría, sino por el simple hecho de sentirte bien contigo mismo.

Recuerda que tu cerebro necesita fomentar y utilizar las conexiones neuronales para estar en su pleno rendimiento, por lo que  cualquier información nueva ayudará a tu agilidad mental en memorización y recuperación.

Nunca te vayas a la cama sin haber aprendido algo nuevo.

2-  Para ser más inteligente lee más, ¡mucho más!

Está científicamente demostrado que la lectura, además de enriquecer nuestro vocabulario y por consiguiente aumentar nuestra inteligencia lingüística, nos ayuda a desarrollar nuestra imaginación y nuestro cerebro vuela, sumergiéndonos en las historias, y sintiendo y empatizando con los personajes, no sólo mejora nuestra inteligencia lingüística, sino también la inteligencia intra-personal y la inteligencia emocional. Si quieres ser más inteligente, devora libros. Leer es una de las actividades de gimnasia cerebral más recomendadas.

3- Mejora tus técnicas de asertividad y mejorará tu inteligencia

¿Cómo ser más inteligente? Como ya sabes, la inteligencia emocional es como mínimo tan importante para el éxito en la vida como la inteligencia racional. Trabajar y mejorar tu inteligencia emocional mejorará notablemente tu capacidad intelectual para adaptarte al medio y resolver los problemas que te surjan de la manera más eficaz.

No te pierdas mi artículo técnicas de asertividad para mejorar tus habilidades sociales, en el que aprenderás una serie de trucos para manejar tu vida personal con una alta inteligencia emocional.

4- Para mejorar tu inteligencia haz las cosas de manera difícil

¿Cómo ser más inteligente? Te parecerá una tontería, pero cepillarte los dientes con la mano contraria es una buena forma de entrenar tu cerebro. Cuando hacemos cualquier rutina de una manera diferente, obligamos a nuestro cerebro a obtener rutas diferentes para obtener el mismo resultado. De esta manera evitamos la oxidación neuronal y conseguimos habilitar y fortalecer nuevas conexiones.

5-  No delegues tanto en la inteligencia en subcontratada

La inteligencia subcontratada es aquella en la que estamos inmersos hoy en día. Con sólo pulsar un botón obtenemos 83645776 definiciones y maneras de hacer las cosas y resultados.

¿Cómo ser más inteligente? Debes evitar dejar toda tu actividad intelectual en mano de los traductores, gps, calculadoras, o buscadores de internet. Deja de ser un vago intelectual, aunque la sociedad te lo ponga tan fácil.

¿Hace cuanto que no haces una operación matemática, por ejemplo dividir el precio de la cena entre los amigos de cabeza?

6- Entrena tu cerebro con CogniFit

Este programa de estimulación cerebral está validado por la comunidad científica, y ha sido diseñado por un completo equipo de neurólogos, y psicólogos cognitivos, que estudian los procesos de plasticidad sináptica y neurogénesis. Únicamente son necesarios 15 minutos al día (2-3 días por semana) para estimular las capacidades y procesos cognitivos.

CogniFit es una herramienta profesional de entrenamiento cerebral accesible vía online y muy fácil de utilizar. A través de diferentes juegos clínicos, la herramienta evalúa las debilidades y fortalezas cognitivas de la persona, y propone automáticamente un régimen de entrenamiento cognitivo adaptado a la las necesidades únicas de cada individuo.

¡solamente tienes que registrarte! todos sus juegos están basados en estudios clínicos y baterías profesionales de estimulación y rehabilitación neuropsicológica. Han sido creados por profesionales para ayudarte a poner a prueba tu capacidad mental y retar a tu cerebro. Los diferentes ejercicios interactivos, se presentan como entretenidos juegos mentales que puedes practicar a través del ordenador. Después de cada sesión, CogniFit presentará un gráfico detallado con la evolución de tu estado. ¡Empieza hoy mismo!

7- Para ser más inteligente habla contigo mismo

Aunque tradicionalmente se ha asociado a las personas que murmuran (o gritan) solas como dementes, la ciencia ha demostrado que el auto-diálogo es muy beneficioso para tu actividad cerebral. Cuando nos dirigimos auto-instrucciones a nosotros mismos, conseguimos simplificar y resumir la tarea que tenemos entre manos, optimizando nuestros recursos y habilidades para resolver el problema de una manera eficaz.

¿Cómo ser más inteligente? No lo dudes y háblate de vez en cuando. Tu cerebro te lo agradecerá.

8- ¿Cómo ser más inteligente? Utiliza Twitter

Como lo lees. Estudios recientes han demostrado que twittear ayuda y mejora nuestra capacidad de síntesis. En Twitter, tenemos que resumir y sintetizar nuestra opinión sobre algo de una manera concisa y coherente en tan sólo 140 caracteres.

Si no quieres utilizar Twitter, puedes simplemente coger papel y lápiz y plantear un pensamiento con esa limitación de espacio. Si lo haces a menudo te sorprenderás de como poco a poco consigues decir en pocas palabras lo que pasa por tu mente.

9- Para ser más inteligente, aprende otro idioma

Sí, es un consejo muy manido, pero yo lo reitero porque realmente te va a ayudar. Ser bilingüe tiene muchas ventajas. Lo ideal es aprender un segundo idioma desde niños.

Cuando aprendes un nuevo idioma, aumenta la densidad de la materia gris de tu cerebro, e intercalas tareas mentales mejor que las personas que sólo saben un idioma. Pensar en otro idioma nos ofrece otro punto de vista y por ende soluciones distintas para un mismo problema, ya que el lenguaje estructura nuestro pensamiento.

Del mismo modo, ver la televisión y leer en un idioma diferente mejora la plasticidad cerebral y te ayuda a ser más inteligente. Cómo ser más inteligente: ¿Por qué no pruebas a ponerte las series o películas en versión original?

10 – ¿Cómo ser más inteligente? Rodéate de personas inteligentes

Dicen que todo se pega, menos la belleza. Si estás rodeado de personas inteligentes, tú mismo te reforzarás para ser más inteligente: Para seguir la conversación o decir tu opinión sobre el tema del que estáis hablando. Además, el rodearte de personas inteligentes hace que cada día puedas aprender algo nuevo e interesante. Si por el contrario en tu entorno habláis de cosas tan trascendentes como el famoso de turno, probablemente tu cerebro se oxide, convirtiéndote en un zombie de cerebro lavado más. Cómo ser más inteligente: Huye de personas banales e intrascendentes, intenta ver menos la tele y leer y viajar más. Tu cerebro te lo agradecerá enormemente.

Cómo ser más inteligente: Recuerda que para ser más inteligente se requiere esfuerzo y dedicación. Mejorar tus capacidades cognitivas para ser más inteligente no es tarea fácil, pero si muy satisfactoria. Anímate poniendo en práctica estos consejos; ¡Y presume de cerebro!

Niño inteligente: 10 consejos para que tu hijo desarrolle todo su potencial intelectual

¿Cómo criar a un niño inteligente y feliz? A los padres les preocupa el desarrollo de sus hijos, y más cuando tiene que ver con su desarrollo intelectual. Todos queremos que nuestros hijos sean inteligentes, pero pocos saben cómo fomentarlo. Aquí te desvelamos una serie de consejos para criar a un niño inteligente.

La inteligencia es una cualidad muy deseada. Parece que las personas más inteligentes son las que tienen más éxito en la vida. Aunque esto no siempre es así. En el éxito intervienen otros muchos factores. Pero lo cierto es que la inteligencia nos ayuda mucho. ¿Qué podemos hacer para fomentar la inteligencia en nuestros hijos?

Cómo criar a un niño inteligente

¿Qué es la inteligencia?

La inteligencia puede definirse como la capacidad de adaptarse al medio y resolver eficazmente los problemas que nos encontramos. Es un habilidad mental implicada en el razonamiento, en el aprendizaje, en la percepción de relaciones entre las cosas.

De alguna manera, la inteligencia es una garantía de supervivencia. Los seres humanos nos habríamos extinguido de no haber sido por nuestra inteligencia.

La inteligencia es un concepto controvertido y existen multitud de teorías que la explican. Inicialmente se pensaba que existía un factor general que explicaba la inteligencia básica (factor g). En esta época se decía que “la inteligencia es lo que miden los test de inteligencia (CI)”. Esta es una definición tautológica que no aporta nada de información, y deja clara la ignorancia y el poco consenso acerca de lo que es la inteligencia.

Pero más tarde, los psicólogos establecieron que la inteligencia es un concepto mucho más complejo que eso, y no podía determinarse a partir de un método tan simplista. Algunos psicólogos dividieron la inteligencia en categorías. Una las teorías más conocidas es la de las inteligencias múltiples de Howard Gardner. Según Gardner, tenemos 7 tipos de inteligencia: musical, lógico-matemática, lingüistica, espacial, interpersonal, intrapersonal y corporal-cinestésica.

Consejos para criar a un niño inteligente

1. Cuida la alimentación

¿Como criar a un niño inteligente? El desarrollo del niño comienza en el vientre materno. Es ahí donde los genes y el ambiente uterino influido por la conducta de la madre van a tener un gran peso en el desarrollo posterior, tanto físico como cerebral y cognitivo.

La alimentación de la madre durante el embarazo influye en el desarrollo cognitivo del niño, según un estudio. Además, alimentar al bebé con leche materna es la mejor garantía de un correcto desarrollo físico y mental. Según este  estudio, alimentar a tu hijo con leche materna, realmente aumenta los niveles de inteligencia.

Además se ha visto que una malnutrición durante los primeros años del niño conduce a un menor cociente intelectual y a conductas agresivas y antisociales. Es importante cuidar el cerebro de los niños.

Niño inteligente: Cuida su alimentación

2. Promueve la actividad física

Una recomendación clave para fomentar la inteligencia del niño/a es la actividad física. El ejercicio estimula el desarrollo cognitivo. En concreto en un estudio de la Universidad de Griffith, se ha visto que los niños que aprenden a nadar con temprana edad adquieren antes un gran rango de habilidades. Además de adquirir antes hitos físicos del desarrollo (aprender a andar, control de esfínteres…), también puntuaban más alto en pruebas viso-motoras como cortar papel, colorear, trazar líneas y forma y muchas pruebas relacionadas con las matemáticas. También su expresión oral era mucho mejor.

3. Llévale a la guardería

Llevar a tu hijo a la guardería puede ayudarle a ser un niño más inteligente. Un contacto temprano con ambientes que estimulen el lenguaje, que le lleven a relacionarse con otros niños, desarrollar la sociabilidad y fomentar su independencia tienen un impacto positivo en su rendimiento e inteligencia posterior.

4. Anímale a ir a clases de música

Bastantes estudios (como este y este) apuntan a que un entrenamiento musical temprano puede incrementar el desarrollo intelectual de los niños preescolares. En concreto, influye positivamente en la memoria, en habilidades de lectoescritura, habilidades visoespaciales y espacio-temporales.

Este otro estudio enfatiza la importancia de que el niño disfrute con estas clases. Todos estos beneficios del aprendizaje musical sólo se obtendrán si es una experiencia placentera. Por ello, anímale a ir a clases de música, no le obligues.

Cómo criar a un niño inteligente: Anímale a ir a clases de música

5. Motívale

Motívale a esforzarse, a aprender de los errores y a no rendirse. Estas son una de las claves para el éxito. Enséñale que no pasa nada por equivocarse, si luego aprendemos de los errores. Prémiale el esfuerzo, no por lo resultados: “Se nota que te has esforzado y has estudiado mucho para este examen. Sigue así”. No dejes que se rinda a la primera dificultad: “Es una tarea difícil, pero si te rindes tan pronto no conseguirás lo que deseas. Prueba a hacerlo de otra manera”.

6. Lee con tu hijo

Criar a tu hijo en un ambiente estimulante es uno de los factores clave para fomentar su desarrollo intelectual. Leer cuentos con él, además de propiciar el gusto por la lectura, le va a enseñar valores, incentivará su imaginación, estimulará la adquisición del lenguaje y fomentará la reflexión. Además, no deja de ser tiempo de calidad en familia, que tiene un impacto positivo en su desarrollo emocional.

7. Selecciona juegos estimulates

¿Cómo criar a un niño inteligente? No hay mejor manera de desarrollarse cognitivamente que mediante el juego. Pero, ojo, hay juegos mejores que otros. Fomenta el uso de juegos educativos, constructivos, que fomenten el razonamiento y la imaginación. Por ejemplo, son ideales los juegos de construcción tipo lego, juegos de memoria como el juego de las parejas, puzles…  A veces los juegos más sencillos son los más divertidos. Dale una caja grande y que se imagine qué puede ser (un cohete, una casa, un barco…). Aquí puedes encontrar una lista de juegos de siempre que ayudan a estimular las capacidades psicomotoras de los niños.

Existen programas específicos que permiten, a través del juego, evaluar y estimular el cerebro de los más pequeños. La plataforma educativa de neuroeducación de CogniFit está dirigida a medir y mejorar más de 20 funciones cognitivas fundamentales que abarcan el área de la atención, memoria, planificación, etc…

Estimula el juego

8. Háblale

¿Cómo criar a un niño inteligente? Tanto si es pequeño y no ha adquirido el lenguaje todavía, como si ya lo tiene, la comunicación es esencial. Hablar con los niños más pequeños estimulan la adquisición del lenguaje y el aprendizaje de vocabulario nuevo. Cuando son mayores, hablar con ellos y preguntarles cómo están, cómo se sienten, qué es lo que más les ha gustado y lo que menos del día, les ayuda a ser más comunicativos y a expresar lo que sienten.

9. Fomenta la inteligencia emocional

Cultivar la inteligencia emocional de nuestros hijos es fundamental para un buen desarrollo. La inteligencia emocional es la capacidad de gestionar nuestras propias emociones y las de los demás.

Ayuda a tu hijo a reconocer sus sentimientos y lo que ello conlleva. Por ejemplo: “Se te ha roto el juguete, es un juguete que te gusta mucho y es normal sentirse triste y enfadado. Pero si estás mucho tiempo así no vas a poder disfrutar de los otros juguetes que tienes”. Tus palabras tienen un gran poder en ellos. Descubre el Efecto Pigmalión.

10. Un niño inteligente debe asumir responsabilidades

Dar a tu hijo pequeñas responsabilidades, siempre acordes a su edad, es muy beneficioso para el desarrollo de su independencia, capacidad de resolución de problemas, autoestima. Si acostumbras a tu hijo a dárselo todo hecho, pensará que no es capaz de hacer las cosas, aprenderá mucho más tarde a hacerlas, y crecerá siendo dependiente de los demás.

Déjale que coma solo desde el momento en que pueda sostener la cuchara, déjale que recoja sus propios juguetes, anímale a que piense para resolver los pequeños problemas a los que se enfrente…

10 Estrategias para aprender cualquier cosa más rápido ¡Así funciona tu cerebro!

Mi intención es que conozcas un poquito más sobre tu cerebro, qué puede hacer y cómo funciona, para que te sea más fácil aprender cualquier cosa más rápido y con menos esfuerzo ¡Sácale provecho a todo tu potencial en situaciones de aprendizaje!

Aprender cualquier cosa más rápido

1. Haz una buena planificación

Muchas personas, a veces por cuestión de tiempo o falta de complejidad de la tarea, subestiman la importancia de la planificación mental. La estrategia más importante para aprender cualquier cosa de manera más rápida y eficaz, es esta etapa inicial: La planificación. Si eres capaz de organizar bien el trabajo, marcarte prioridades y medir adecuadamente el esfuerzo que debes llevar a cabo para cada tarea, conseguirás un rendimiento más alto y una mejor capacidad para la resolución de problemas. Es normal que al principio te pueda costar un poquito más planificar adecuadamente, pero no desesperes, esta habilidad cognitiva se mejora practicando.

¿Cómo puedo aprender cualquier cosa más rápido?
1º-  Recoge toda la información necesaria, investiga y prepara todos los materiales que creas que vas a tener que utilizar. Es importante que realices esta tarea antes de ponerte manos a la obra, recopilar toda la información te ayudará a poder planificar con criterio.
2º- No es lo mismo una prueba escrita que un test: Selecciona tus metas.
3º- Tormenta de ideas. Busca diferentes caminos que puedan llevarte hasta tu objetivo.
4º- Ten en cuenta el número de horas de que dispones, los plazos, posibles contratiempos, el tipo de material… y elabora un plan de estudio.
5º- Crea metas intermedias y objetivos diarios para ir “quemando etapas”.

2. Utilizar un método de estudio para aprender más rápido

Es recomendable seguir un esquema o plan de acción; existen diferentes técnicas de estudio y memorización. Uno de los métodos con los que se obtienen mejores resultados es el clásico PQRST (siglas del inglés que significan prever, preguntarse, leer, resumir, comprobar). Ha dado buenos resultados tanto en aprendices normales como en personas que presentan dificultades de aprendizaje como puede ser dislexia, TDAH, etc…

¿Qué método puede ayudarme a aprender más rápido?
El clásico método PQRST consiste en 5 pasos:
1º- Busca la idea general del texto o tema que quieres aprender, por ejemplo a partir de un resumen o de una introducción al tema, lee información sobre el autor…
2º- Genera preguntas sobre lo que esperas de la lectura antes de comenzar.
3º- Haz una lectura del texto, visualiza tutoriales, etc… e intenta responder a las preguntas objetivo.
4º- Escribe un resumen con las ideas principales.
5º- Repasa el material estudiado para afianzar tu memoria.

3. La curiosidad activa tu cerebro

¿Por qué cuando nos cuentan una historia, vemos una película o leemos una novela interesante somos capaces de recordar sin esfuerzo un montón de datos? La respuesta es muy sencilla: La curiosidad, que junto con la emoción, es la llave del aprendizaje.

Este artículo publicado en Neuron, defiende que la expectación que nos produce un tema, activa nuestro cerebro de tal forma que podemos aprender y retener cualquier tipo información. Tener curiosidad por algo activa el sistema de recompensa de nuestro cerebro, liberando dopamina, una sustancia relacionada con los sistemas de placer.

Sin duda, los seres más ávidos de aprendizaje y con mayor curiosidad por el mundo que podamos conocer son los “peques”

¿Cómo aprender más rápido?
Imagínate que eres un niño pequeño lleno de curiosidad por aprender y absorberlo todo. Pregúntate apasionadamente sobre lo que vas a estudiar. ¿Qué es? ¿Qué conoces del tema? ¿Qué crees que aprenderás? ¿Cómo puedes aplicarlo a la vida real? ¿Cómo será de difícil? ¿A quién se lo puedes contar? ¿Cómo se relaciona con otras cosas que estás aprendiendo?…

4. Atención Mindfulness

La práctica del Mindfulness o conciencia plena incrementa la función de los procesos cognitivos superiores. Esta técnica incluye diversos ejercicios como el body scan, vivir en el momento presente, controlar la ansiedad y regular las emociones, o concentración en la respiración.

¿Cómo integrar la práctica del mindfulness durante el aprendizaje?
Por ejemplo, puedes probar a sincronizar la respiración (inhalación-exhalación) con los movimientos sacádicos de los ojos (saltos) durante la lectura, para mantenerte presente durante la tarea.

5. Aplicar múltiples estrategias mejor que una

Las estrategias son actividades que sirven para mejorar el rendimiento y otorgan control sobre la tarea. El uso de estrategias de aprendizaje es un factor que influye directamente en el desarrollo de la memoria.

¿Qué tipos de estrategias puedo aplicar para aprender más rápido?
1. Las estrategias asociativas son las más simples. Su objetivo es el repaso del material mediante la repetición: repasar, copiar, subrayar, repetir en alto, etc.
2. Las estrategias organizativas permiten agrupar el material de estudio por su significado (“chunks” de información). Las principales son las categorías y los mapas conceptuales.
3. Las estrategias elaborativas requieren de mayor comprensión del texto por tu parte: esquemas, resúmenes, uso de palabras clave…
4. Las estrategias meta-cognitivas de planificación, monitorización, evaluación y revisión sirven para tener control y conciencia sobre el proceso de estudio.

6. Aprendizaje distribuido mejor que continuado

Tanto si estudias dos, cuatro u ocho horas cada día la distribución del tiempo y el material de aprendizaje serán un factor clave.

¿Cómo puedo aprender más rápido y eficazmente?
Por ejemplo, el estudio intensivo durante 5 horas de un mismo tema resulta peor que la repetición espaciada a razón de 1 h. / 5 días.

7. Los descansos son sagrados

Las investigaciones en psicología de la atención señalan que la capacidad para mantener la concentración en una tarea comienza a disminuir a partir de 20/25 min. Bebe agua en tus descansos, un cerebro hidratado es imprescindible para mantener una buena concentración y atención.

¿Cómo puedo aprender más rápido?
Este método de aprendizaje basado en el descanso fue diseñado por el neuropsicólogo Francesco Cirillo. Cirillo utilizó un reloj de cocina (con forma de tomate) para marcar tiempos de estudio de 20 min. seguidos de un breve descanso. En cada pausa el estudiante realiza una actividad reconfortante como hablar, comer, mirar el correo electrónico… y de vuelta al estudio.

8. Emoción positiva, experiencia positiva

Las emociones son clave durante el aprendizaje. Un estado emocional positivo mejora el rendimiento de la memoria y facilita el aprendizaje.

¿Cómo puedo aprender más rápido a través de las emociones positivas?
Intenta evitar una actitud negativa frente a la materia a estudiar aunque sea muy extensa o difícil. Siéntete bien contigo mismo y con lo que estás haciendo. Verás como una activación emocional positiva, moderada, favorece el estudio.

9. Utiliza auto-recompensas cada vez que alcances un logro

Los refuerzos positivos hacen que sintamos la actividad realizada como más placentera.

¿Cómo aplicar una auto-recompensa para aprender más rápido?
Se aplican inmediatamente después/a consecuencia de la tarea. El refuerzo puede ser verbal o físico: Desde unas palabras de congratulación por la tarea cumplida hasta una recompensa como un helado, o picar algo (es recomendable seleccionar alimentos que ayuden a cuidar tu cerebro), o llamar a un/a amigo/a….

10. Ten confianza en lo que haces ¡Vas a conseguirlo!

Tienes que dejar de pensar en negativo. Visualizar tu meta cuando estás desarrollando una tarea difícil, confiar en ti es fundamental para lograr aquello que nos propongamos. Descubre estos consejos para mejorar tu autoestima.

¿Cómo la confianza en ti puede ayudarte a aprender más rápido?
En mi etapa de estudiante, durante un año repetí un mantra para darme ánimos y para concentrarme. “Confía en ti y se feliz”. Lo repetía en todas formas y sentidos, hablado o cantado: “Confía”, “Confía en ti”, “en ti, confía”, “se feliz”, “ti, ti, ti, confía”… Te haces una idea de como funciona, ¿verdad?

Los procesos cognitivos se pueden agilizar y mejorar a través del entrenamiento. Actualmente, existen diferentes herramientas neurocientíficas que pueden ayudarte a medir y mejorar de forma precisa tus funciones cognitivas. Si quieres profundizar en este campo y entrenar tus procesos cognitivos de forma profesional, puedes informarte en CogniFit, el programa líder de evaluación y estimulación cognitiva. No es un entrenamiento cerebral cualquiera, es una herramienta validada y utilizada por la comunidad científica, colegios, universidades y diversos grupos de población en todo el mundo. CogniFit se adapta a tus necesidades específicas de aprendizaje.

¡Mucha suerte en tu aprendizaje!

 

¿Conoces la teoría de las inteligencias múltiples? 8 tipos de inteligencia según Gardner

¿Mi hijo es inteligente? Esta es una pregunta que todo padre se cuestiona. Además, todos sabemos que nuestros hijos poseen talentos, habilidades, experiencias e intereses variados. También, sabemos que algunos alumnos aprenden los conceptos con rapidez y otros necesitan más tiempo o repetición. Estas diferencias entre unos y otros son las que nos llevan a plantearnos esta cuestión. Sin embargo, cabría destacar otra cuestión que nos respondería a la anterior ¿Conoces la teoría de las inteligencias múltiples?. En este post le explicamos en qué consiste.

Inteligencias múltiples: Qué cual son según Gardner

¿Qué es la inteligencia?

La inteligencia es una facultad de la mente que nos permite aprender, entender, razonar, tomar decisiones y formar una idea determinada de la realidad. Algunos creen que solamente existe una inteligencia, observando que diferentes componentes, todos ellos presumiblemente relacionados con la inteligencia, están correlacionados. Sin embargo, todos estaremos de acuerdo en que, por ejemplo, un artista está dotado o tiene muy desarrolladas las capacidades y habilidades necesarias para alguna de las bellas artes y sin embargo puede tener problemas para realizar los cálculos más sencillos. Por ello, como decíamos antes, algunos niños poseen talentos, habilidades, experiencias e interesas variados y además, algunos niños aprenden los conceptos con rapidez y otros necesitan más tiempo o repetición. Por ello, podemos asumir que existen múltiples formas de inteligencia independientes unas de las otras.

¿Qué es la teoría de las inteligencias múltiples de Gardner?

Uno de los que apoya esta teoría de las múltiples formas de inteligencia es Howard Gardner.  Gardner creó la teoría de las inteligencias múltiples en contraposición a lo que se creía como “una única inteligencia”. Para este autor, la inteligencia no es un conjunto unitario que agrupe diferentes capacidades específicas, sino que cree en múltiples inteligencias interrelacionadas. Defiende que, así como hay muchos tipos de problemas que resolver, hay diferentes tipos de inteligencias que se pueden adaptar reticularmente a su solución. Hoy en día, Gardner y su equipo creen que cada individuo posee, al menos, ocho habilidades cognoscitivas (inteligencia lingüística, lógico-matemática, cinético-corporal, musical, espacial, naturalista, interpersonal e intrapersonal) que no presentan valor en sí mismas. Ocho inteligencias, al menos, ya que este autor después plantea la existencia de otras dos: la inteligencia existencial y la inteligencia pedagógica o capacidad de comunicar el saber. Estos 8 tipos de inteligencia (al menos) son:

  • 1- Inteligencia linguística:

    Esta inteligencia implica la capacidad para comprender el orden y el significado de las palabras en la lectura, la escritura, hablar y escuchar. Por lo tanto, esta relacionada con la capacidad de nuestros hijos para hablar y escribir eficazmente. Grandes escritores tienen muy desarrollada esta habilidad.

  • 2- Inteligencia lógico-matemática:

    Implica la capacidad para identificar modelos abstractos en el sentido estrictamente matemático, calcular numéricamente, formular y verificar hipótesis, utilizar el método científico y los razonamientos inductivo y deductivo. Ingenieros y matemáticos son los que tienen muy desarrollada esta capacidad y por tanto esta inteligencia lógico-matemática.

  • 3- Inteligencia espacial o visual:

    Capacidad para presentar ideas visualmente,crear imágenes mentales, percibir detalles visuales, dibujar y confeccionar bocetos. El perfil profesional que encaja con este tipo de inteligencia son grandes arquitectos, diseñadores…que tienen grandes habilidades para realizar creaciones visuales y visualizar con precisión.

  • 4- Inteligencia musical:

    Implica la capacidad para escuchar, cantar, tocar instrumentos así como analizar sonido en general. Esta capacidad esta relacionada con crear y analizar música y por tanto grandes compositores y críticos musicales tienen muy desarrollada esta habilidad.

  • 5- Inteligencia corporal-kinestésica:

    Inteligencia que implica la capacidad para realizar actividades que requieren fuerza, rapidez, flexibilidad, coordinación óculo-manual y equilibrio. Grandes deportistas tendría muy desarrollada esta habilidad y por tanto gran capacidad para utilizar las manos para crear o hacer reparaciones, expresarse a través del cuerpo.

  • 6- Inteligencia intrapersonal:

    Capacidad para plantearse metas, evaluar habilidades y desventajas personales y controlar el pensamiento propio. Esta capacidad está relacionada con habilidades para meditar, exhibir disciplina personal, conservar la compostura y dar lo mejor de sí mismo. Por tanto, Individuos maduros que tienen un autoconocimiento rico y profundo tendría muy desarrollada esta habilidad.

  • 7- Inteligencia interpersonal:

    Habilidades para trabajar con gente, ayudar a las personas a identificar y superar problemas y por tanto relacionada con la capacidad para reconocer y responder a los sentimientos y personalidades de los otros. Psicólogos y docentes tendrían muy desarrolladas estas habilidades.

  • 8- Inteligencia naturalista:

    Competencia para percibir las relaciones que existen entre varias especies o grupos de objetos y personas, así como reconocer y establecer si existen distinciones y semejanzas entre ellos. Los naturalistas suelen ser hábiles para observar, identificar y clasificar a los miembros de un grupo o especie, e incluso, para descubrir nuevas especies.

inteligencias múltiples

Por ello, no debemos limitarnos a considerar a nuestro hijo inteligente por el hecho de que se “le den bien los problemas de mates” o ” tenga grandes habilidades en la lectoescritura”, cada niño, como hemos dicho antes posee talentos, habilidades, experiencias e intereses diferentes y no por ello debemos considerar a unos más inteligentes que a otros. En la vida, además del CI (cociente intelectual) existen otras muchas formas de inteligencia. Actualmente, existen test cognitivos diseñados por neurocientíficos que nos permiten medir con precisión las habilidades cognitivas.

 

 

Por qué tu “cuñao” es más listo que tú: desmontamos el test de cociente intelectual

Hace muchos años, los seres humanos inventamos el concepto del cociente intelectual (que no coeficiente intelectual) para poder medir la inteligencia y así descubrir cuáles eran las mentes más privilegiadas de nuestra sociedad. Tiempo después, descubrimos que estas pruebas no son tan fiables como creíamos por dos cosas: la primera es que el ser más inteligente de la creación es tu “cuñao”, él siempre sabe más que tú de todo: política, religión, deportes… y nunca va a dudar en darte su opinión sobre cualquier tema para dejar bien clara su supremacía mental. ¿Quieres saber cuál es la segunda cosa? En nuestro blog desmontamos el mito del test de cociente intelectual.

test de cociente intelectual

Un estudio realizado por los científicos Adrian M. Owen, Adam Hampshire y Roger Highfield, en 2012, sacó a la luz el otro defecto que tienen las pruebas para medir el cociente intelectual.

Nuestro cerebro usa partes diferentes para los distintos procesos del pensamiento, por este motivo serían necesarias pruebas independientes de habilidades de razonamiento, habilidades verbales y memoria si queremos llegar a medir la inteligencia de alguien. El test de cociente intelectual sólo mide aspectos muy concretos de nuestras capacidades cognitivas.

La psicoterapeuta Jeanne Siaud-Facchin opina sobre este tema: “Para saber si una persona es superdotada, no basta con determinar su cociente intelectual (CI). Es como la fiebre en una enfermedad, que no te dice lo que tienes. Lo importante es saber cómo funcionamos, cuáles son los mecanismos que se activaron para producir ese CI, explorar la inteligencia pero también el mundo psicológico y emocional, para poder imbricar ambos aspectos. Se empieza a hablar de superdotados con un CI igual o superior a 130, pero esa cifra no significa nada. Una persona puede dar en un test de inteligencia un nivel más bajo porque sea muy ansiosa, inhibida o depresiva, y aun así ser superdotada.”

La investigación también descubrió que los fumadores y los que padecen ansiedad lo hacen peor en este tipo de pruebas, mientras que las personas que juegan videojuegos sacan mejor calificación en las pruebas de razonamiento y de memoria a corto plazo. Esta es una gran noticia para las actuales generaciones de gamers y youtubers, que también explica como alguien es capaz de ganarse la vida jugando a videojuegos. Tontos no son, desde luego.

Otra crítica a los tests de inteligencia es que los que están habituados a realizar pruebas o exámenes tienen más facilidad para adaptarse a estas evaluaciones y están más relajados y cómodos a la hora de hacerlas. Este suele ser el caso de las personas que han tenido una educación universitaria, para que luego digan que las carreras no valen para nada. Obviamente, la mejor facultad para desarrollar tu cerebro es la Escuela de la Vida, donde tu “cuñao” se graduó magna cum laude.

Las pruebas de cociente intelectual también podrían estar sesgadas hacia algunos grupos raciales o culturales. Es muy difícil crear un test de esta clase sin meter sesgos culturales en ella. En ocasiones se ha intentado diseñar pruebas sólo con demostraciones e imágenes, que no incluyan el lenguaje, pero muchos científicos han declarado que eso es imposible.

En resumen, los nuevos descubrimientos demuestran que es imposible que el test de cociente intelectual mida las capacidades de una persona con un solo parámetro, ya que el cerebro humano es demasiado complejo. Hay gente que tiene mucha capacidad de razonamiento, pero es muy olvidadiza. En cambio, otros puede tener un talento especial para los idiomas, pero no destacar en otras áreas.

Por todo esto, si quieres evaluar tus funciones cerebrales de forma precisa, o estimular tu cerebro de una forma profesional, debes recurrir programas científicos. CogniFit cuenta con una completa batería de tareas online capaz de medir más de 20 funciones cognitivas fundamentales: Atención, memoria, planificación, etc… Cada una de estas habilidades está perfectamente definida y sometidas a un control de medida objetivo. Este sistema de pruebas evalúa varias capacidades cognitivas abarcando distintos tipos de inteligencia. Hagas lo que hagas nunca vas a sacar una nota tan alta como cierto familiar tuyo, pero existen ejercicios para entrenar tu mente que pueden dejarte casi a su altura. ¡Ánimo y a entrenar!

¿Puedes ser más inteligente? Cómo mejorar el cociente intelectual

Ya habíamos explicado en otros artículos qué es el cociente intelectual y cómo se mide, ahora vamos a explicarte que aunque existen niveles de inteligencia innatos, es posible aumentar el nivel de inteligencia que tenemos. Te explicamos cómo mejorar el cociente intelectual de varias formas.

Cómo mejorar el cociente intelectual

Diviértete ejercitando tu mente

Ya sabes que existen algunos juegos que pueden ayudar a incrementar tu inteligencia y mejorar el cociente intelectual como los sudokus, el ajedrez, etc. Cuando te vuelvas un experto en uno de estos juegos prueba otro nuevo y trata de volverte bueno en él. En el momento en que llegas a ser bueno en algo tu cerebro deja de funcionar de forma tan intensa, explorar nuevos juegos mentales o dificultades y retos es importante.

Los videojuegos o juegos de ingenio online también pueden ser una buena manera de estimular tu cerebro y mejorar tu cociente intelectual, busca aquellos que estén diseñados por neurólogos porque son mucho más efectivos y profesionales. CogniFit es un buen recurso porque está dirigido a a estimular tus capacidades cognitivas y plasticidad cerebral. Este programa evalúa tu nivel de ingenio y presenta automáticamente los retos mentales que mejor se adaptan a tu perfil. Estos ejercicios te hacen pensar de forma rápida y generar diferentes estrategias cerebrales para solucionar problemas y puzles. Además, después de cada sesión CogniFit evalúa tus resultados y evolución. Cada vez más empresas privadas y de selección de personal utilizan estos sistemas para examinar a los diferentes candidatos a un puesto. Por lo que no está de más familiarizarse con estas herramientas que pueden ayudarte a que tu actividad cerebral sea más eficiente.

Pon nuevos desafíos a tu cerebro: resuelve acertijos de lógica y de pensamiento lateral, haz ejercicios matemáticos, incluso prueba la criptología que se basa en descifrar un mensaje que está escrito siguiendo un código. En la red hay muchos de estos pasatiempos que te harán pensar de distintas maneras y entrenar varias zonas de tu cerebro.

¿Cómo mejorar el cociente intelectual? Entrena cuerpo y mente

Hacer ejercicio físico ayuda a mantener en forma tanto tu cuerpo como tu mente, ya que el deporte mejora la circulación y aumenta el flujo de sangre que llega al cerebro, lo que ayuda a éste a crear nuevas conexiones entre neuronas.

Al igual que tu cuerpo necesita moverse y sufre cuando está todo el día sin hacer nada, tu mente también necesita algo de actividad, por eso te recomendamos que intentes aprender cosas nuevas continuamente. Puedes estudiar un nuevo idioma o descubrir más sobre alguna actividad que te interese como la pintura, la música, etc. Las experiencias nuevas te hacen liberar dopamina, una hormona que aumenta las neuronas y te causa una sensación de placer.

Cómo mejorar el coeficiente intelectual

También puedes pensar nuevas formas de hacer tus cosas cotidianas. Puedes probar un nuevo camino para ir al trabajo, parece una tontería pero la rutina hace que hagas las cosas sin pensar y sin poner atención por lo que tu cerebro apenas se esfuerza. Intenta evitar rutinas y enfoques mecánicos para mantener a tu mente activa.

Trata de escribir a mano más a menudo, ya que aumenta tu estimulación visual. Si vas a escribir un texto en tu ordenador puedes probar a hacer un borrador a mano antes de escribirlo. Prueba a escribir de vez en cuando con tu mano torpe para estimular también el otro lado del cerebro.

Si estás estudiando esfuérzate mucho en tus estudios ya que muchas carreras requieren un aprendizaje intensivo que mantendrá tu cerebro en forma y mejorará su capacidad cognitiva.

Sé una persona sociable y cultiva tu cultura

Relacionarte con otras personas y descubrir diferentes opiniones y puntos de vista te servirá para aprender y poner a prueba las cosas que ya sabías. En algunas ocasiones tendrás que adaptarte a distintas situaciones sociales e ideas lo que hará que pienses de formas diferentes a las habituales.

Sé una persona observadora y trata de ver la relación entre distintos eventos. Si alguien se ha enfadado contigo no te limites a pensar “mi amigo se ha enfadado”, trata de ver la relación que hay entre esto y eventos recientes, piensa en qué factores son los que desencadenan distintas reacciones y sucesos a tu alrededor, esto te hará pensar a otros niveles y no dejar que tu cerebro se acomode.

Escuchar música tiene muchas ventajas en el cerebro, pero también existen otras expresiones culturales que pueden ayudarte a incrementar tu inteligencia: cine, teatro, lectura… Todas estas actividades son beneficiosas para tu cerebro, especialmente la lectura ya que mejora la capacidad de comprensión y te hace pensar de forma crítica, así que intenta leer todo lo posible.

Estos son algunos consejos para mejorar tu coeficiente intelectual, pero la clave es mantener tu cerebro activo, recuerda que después de todo es un músculo y se puede ejercitar, ¡así que nada de hacer el vago!