¿Se puede tener depresión sin tristeza?

depresión sin tristeza
¿Es posible la depresión sin tristeza?

Muchos de nosotros consideramos que la tristeza es el signo distintivo de la depresión. Sin embargo, algunas personas experimentan la depresión sin tristeza, llanto ni melancolía. Aquí te explicamos por qué, cómo detectarla y algunos consejos para abordarla.

¿Se puede tener depresión sin tristeza?

La depresión sin tristeza suena como una contradicción, pero es una condición real, y especialmente común en adultos mayores. Pero, debido a la presencia de otros síntomas de la depresión como problemas de concentración, problemas de memoria, fatiga, rumiación, a menudo se interpretan erróneamente como síntomas de envejecimiento normal.

Ignorar los signos de depresión en mayores puede ser un error peligroso, ya que las tasas más altas de suicidio ocurren en varones alrededor de los 85 años. Estudios muestran que muchos de esos hombres visitaron a su médico el mes previo a su suicidio, pero la depresión no fue reconocida.

Las personas mayores no dicen habitualmente “Estoy deprimido”. Se suelen centrar en los síntomas físicos en lugar de en los psicológicos, por lo que a menudo, no se diagnostica.

La gente piensa que la depresión es sentir mucha tristeza, y a veces la palabra depresión se utiliza como sinónimo de esta. Pero lo cierto es que es mucho más complicado que eso. Para ser diagnosticado de depresión una persona tiene que cumplir algunos de los síntomas, pero no todos, que describe el Manual Diagnóstico de las enfermedades mentales (DSM). La tristeza es sólo uno de esos síntomas. Por lo que es posible cumplir los requisitos sin que la tristeza esté presente.

Esos síntomas incluyen:

  • Pérdida de interés y placer por actividades que antes sí nos gustaban.
  • Cambio en el patrón de alimentación (incremento o disminución del apetito)
  • Insomnio o sueño excesivo.
  • Inquietud o enlentecimiento físico.
  • Fatiga o baja energía.
  • Sentimientos de inutilidad o culpa excesiva.
  • Incapacidad de pensar, concentrarse o tomar decisiones.
  • Pensamientos suicidas o intentos de suicidio.
  • Sentimiento de desesperanza, vacío o pesimismo.

Signos y síntomas de depresión sin tristeza

La depresión no es una parte normal del envejecimiento, incluso si los síntomas pueden ser confundidos con ello.

Aunque las personas mayores pueden tener síntomas de depresión en su forma clásica, como la desesperanza, pueden expresar también dolores de cabeza y dolores no específicos. Esto puede dar lugar a que les receten medicamentos en lugar ser tratados por su depresión.

depresión sin tristeza
Las personas mayores son las que más sienten la depresión sin tristeza

Los síntomas de la depresión sin tristeza puede incluir los siguientes:

  • Cambios de personalidad
  • Aislamiento y pérdida de motivación
  • Fatiga
  • Pérdida de apetito y pérdida de peso
  • Agitación y agresividad
  • Cambios en los patrones de sueño
  • Poca concentración
  • Olvidos
  • Rumiación
  • Deterioro del hogar y el auto-cuidado

¿Causas de la depresión sin tristeza?

Mucha gente con depresión se siente triste, pero hay muchas razones por las que algunas personas pueden estar deprimidas sin sentirse triste. Esas razones pueden incluir:

  • Entumecimiento emocional: Un escenario que provoca que las personas se sientan deprimidas sin sentirse tristes es cuando la depresión les causa entumecimiento emocional. No sienten tristeza, enfado, alegría, o nada en absoluto. Pueden sentir un malestar inespecífico, pero sólo eso. Pueden vivir su día a día sin las emociones que motivan y satifacen a la gente. Este adormecimiento emocional puede ser experimentado como sufrimiento, pero de una manera tan poco definida que no puede ser identificada como tristeza. También es posible que haya alexitimia, una desconexión con las emociones e incapacidad para identificarlas.
  • Adicciones: Otra razón por la que las personas pueden experimentar depresión sin tristeza es la influencia de las adicciones o dependencia química, que evita que se sientan tristes. Si una persona con depresión abusa de alcohol, drogas y otros químicos, azúcar, sexo, juego, trabajo o cualquier otra cosa, esa persona puede que sienta un alivio temporal de su tristeza o quizá se sienta eufórico. Puede que no se de cuenta de que hay una tristeza subyacente que está siendo suprimida. Puede que sienta altibajos con las variaciones químicas del cerebro mientras los químicos enmascaran la tristeza, depresión o sea lo que sea que haya debajo.
  • Ira: A veces, incluso sin sustancias externas o actividades compulsivas, las personas pueden convertir la tristeza en otras cosas y no reconocer su tristeza. Por ejemplo, la ira. Esta emoción a menudo es la transformación de otra emoción. Hay personas que se sienten más cómodos sintiendo ira que tristeza, ya que a veces se puede ver la tristeza como signo de debilidad.
depresión sin tristeza
  • Obsesiones: Otras veces las personas pueden transformar su tristeza en pensamientos obsesivos (compulsivos y repetitivos). Por ejemplo, una persona pueden pensar de forma obsesiva en un interés romántico, algo de lo que se arrepienten o si se han dejado el gas encendido. Estos o cualquier otros procesos obsesivos de pensamiento pueden apagar la experiencia de tristeza.
  • Somatización: Otra forma en la que las personas pueden convertir la tristeza en otra forma es somatizando. Dolor físico, migrañas, problemas digestivos o en general cualquier otro síntoma físico puede ser una manifestación de tristeza que no se reconoce como tal. Esto puede suceder cuando la persona no se permite, o no se le permite vivir y expresar la tristeza. El dolor físico puede ayudar a distraernos del dolor emocional.
  • Fluctuaciones: Incluso cuando la gente siente tristeza, vacío o desesperanza cuando están deprimidos, es posible que no lo sientan de forma constante. Algunas personas pueden distraerse de su depresión durante periodos cortos y pueden sentirse relativamente normal durante esos periodos. Esto puede ser peligroso, ya qu el ser capaz de sentirse mejor puede disuadir a la persona a buscar ayuda.

¿Cómo abordar la depresión sin tristeza?

Tratamientos y terapias

1. Terapia psicológica

La terapia psicológica suele ser muy eficaz para el tratamiento de la depresión y depresión sin tristeza, y debería ser la terapia de elección principal. Si sospechas que puedes tener depresión o no te sientes del todo bien y no sabes por qué, aunque no experimentes tristeza, no tengas miedo a pedir ayuda. Consúltalo con un psicólogo, muchos ofrecen primeras sesiones gratuitas.

Hay muchos tipos de terapias psicológicas para la depresión: Terapia cognitivo- conductual, Terapia de Aceptación y compromiso, Terapia de activación conductual…

Dentro de la terapia psicológica hay varias estrategias para tratar la depresión. Aquí te contamos algunas que aparecen en la Terapia Cognitivo- Conductual, pero también en otros tipos de terapia.

1. Estrategias cognitivas

Las personas con depresión a menudo muestran un estilo de pensamiento que se centra en lo negativo del mundo. A menudo piensan que son inútiles y que el mundo es un lugar malo o injusto. Carecen de esperanza de que sus vidas mejorarán en el futuro, es posible que se culpen por las cosas malas que ocurren… No son capaces de reconocer y apreciar lo positivo.

Las estrategias cognitivas pretenden ayudar a la persona a identificar esos pensamientos negativos y distorsionados, cuestionarlos y dejar de creérselos tal y como son. A veces se sustituyen por otros pensamientos más realistas, mediante la reestructuración cognitiva y otras veces se intenta que el paciente no los haga caso y se oriente a sus metas y valores vitales.

2. Estrategias conductuales

Una parte muy importante de la terapia psicológica es la intervención conductual, para vencer la inactividad y la falta de motivación. Mediante la activación conductual se va a ayudar a las personas a crear rutinas y actividades poco a poco, de esta forma comenzará a surgir la motivación y se disminuirá la apatía. Esto es una estrategia para aumentar las posibilidades de recibir reforzadores naturales, es decir, la posibilidad de sentir emociones positivas.

3. Estrategias emocionales

A veces, en el caso de depresión sin tristeza es importante llevar a cabo estrategias emocionales que le ayuden a la persona a sentir y entender esa tristeza, sobre todo si está enmascarada.

2. Psicoeducación

Es importante educar a las personas con depresión y también a su entorno acerca de este trastorno. Esto proporciona conocimiento y le da un mayor control sobre la enfermedad. También ayuda a que el entorno sea consciente de el sufrimiento que está viviendo la persona, fomenta la empatía y disminuye la culpabilización. Además mejora la cantidad y calidad del apoyo que recibe de ese entorno.

Algunas de las piezas de información más importantes que hay que conocer son:

  • La depresión es una enfermedad, no un signo de debilidad ni un defecto de la personalidad. Quien lo sufre no desea estar así, y no es su culpa.
  • La recuperación es la regla, no la excepción.
  • El tratamiento es efectivo, y hay muchos tratamientos disponibles. Hay un tratamiento adecuado para la mayoría de personas.
  • El objetivo del tratamiento es recuperarse por completo y mantenerse bien.
  • La tasa de recaída de la depresión es muy alta. La mitad de las personas que han tenido un episodio de depresión tendrán otro. Y la tasa aumenta con el número de episodios previos.
  • La persona y su familia pueden aprender a reconocer y actuar en las señales de advertencia de la depresión. Con un tratamiento temprano la severidad del episodio puede reducirse bastante.

5. Medicación

depresión sin tristeza

La medicación puede ser de gran ayuda en casos de depresiones graves y como complemento a la terapia psicológica. La terapia farmacológica debe estar siempre supervisada por un médico.

No dejes de tomar la medicación aunque te sientas mejor, a no ser que el médico así lo sugiera.

6. Terapia electroconvulsiva

La terapia electroconvulsiva o electroshock puede ser un tratamiento efectivo para la depresión, especialmente para la depresión resistente al tratamiento, cuando hay riesgo de suicidio, hay síntomas físicos y síntomas psicóticos.

Esta terapia consiste en aplicar breves corrientes eléctricas en el cuerpo cabelludo, aplicando un anestésico. Generalmente tiene un efecto rápido.

Aunque esta terapia puede dar miedo, en parte a cómo se aplicaba hace unos años y en parte por el cine, lo cierto es que es bastante segura y eficaz.

¿Cómo lidiar con los síntomas?

1. Mantente activo

Para una persona con depresión esto puede ser muy difícil. Por ello intenta crear pequeñas actividades, o divide una actividad en pequeños elementos, para que te sea más fácil lidiar con ellas.

Puedes crearte una pequeña lista de actividades para realizar en ese día, e intenta cumplirla al máximo. Es importante que empieces poco a poco, con 1 o dos actividades al día, e ir aumentando poco a poco.

Incluye actividades que te gusten o que solías disfrutar y algo de interacción social también.

Recompénsate por tus esfuerzos y pide a otros que te animen y te feliciten por cada paso que das.

2. Mejora tu sueño

Para mejorar la calidad de tu sueño es importante tener una buena higiene del sueño. Para ello:

  • Levántate y acuéstate a la misma hora cada día,
  • evita las siestas,
  • reduce la ingesta de estimulantes como el café, el té y el azúcar, sobre todo a partir de las 5 de la tarde y evita el alcohol (aunque nos da somnolencia nos hace el sueño más ligero)
  • No te quedes despierto en la cama más de media hora, levántate y encuentra una actividad relajante.
  • Evita las pantallas entorno a la hora de irte a dormir. Los filtros de luz azul puede ser de ayuda para las horas nocturnas.
  • No realices actividades activantes en tu cama o en tu habitación.
  • Aprende ejercicios de relajación o meditaciones guiadas para dormir, como la siguiente:

3. Medita

La meditación para la depresión puede ser muy útil, ya que puede ayudar a ser conscientes de nuestras emociones y para minimizar la aparición e influencia de pensamientos negativos.

Descubre aquí qué es la meditación Mindfulness y cómo practicarla.

4. Pensamientos positivos

Las personas con depresión están sesgadas hacia lo negativo, les cuesta ver la parte positiva de las cosas. Por ello es útil cambiar un poco la visión negativa, y empezar a darse cuenta de que no todo es tan malo. ¿Cómo se puede hacer esto?

  • Cada día intenta encontrar al menos una cosa (3 estaría mejor) positiva que hayas vivido, por pequeña que sea.
  • Escribe todas tus cualidades positivas, si es necesario pide ayuda a una persona cercana que te apoye. Lee esa lista cada vez que te enredes en pensamientos negativos.
  • Considera explicaciones alternativas para las situaciones o pensamientos desagradables.

5. Deja de preocuparte y ocúpate

Algunas personas que sufren depresión sin tristeza experimentan mucha preocupación y ansiedad. La preocupación es un mal amigo. Darle vueltas a un problema una y otra vez nos da la sensación de que nos sirve para resolverlo, pero lo único que hace es generar ansiedad. Si tenemos un problema que resolver necesitamos pensar sobre él, es cierto, pero de una forma eficiente.

Para ello podemos llevar a cabo la técnica de solución de problemas. Consiste en generar multitud de posibles soluciones a un problema e ir descartando las más improbables. Evalúa los pros y los contras de cada una y elige una. Planea los pasos para llevarla a cabo y actúa. Evalúa el resultado, y si no ha sido como pensabas escoge otra solución y hazlo dee nuevo.

Si es muy difícil para ti, pide ayuda a alguien cercano y de confianza.